Age Verification

WARNING!

You will see nude photos. Please be discreet.

Do you verify that you are 18 years of age or older?

The content accessible from this site contains pornography and is intended for adults only.

Anal, Consensual Sex, Incest, Romance, Teen MaleTeen FemaleCoercion, Dominationsubmission, FemaleFemale, Oral Sex, Voyeurism.

Beginner bisexual males. Desi house wife sex. Classic art poses nude. Is aries woman compatible with sagittarius man. Brunette milf galleries. Free Chicas desnudas extendieron águila y azotaron Sex Movies Chicas desnudas extendieron águila y azotaron mad room nude clip. BBW Redbone Twerker Big Booty, free sex video. Would you like to tell us about a lower price. Only The Best Popular Movies, View Now!. Ebony Slim Thick WOMAN showing off my FAT ASS and PUSSY. Huden har ren naturlig lyster och mjuk känsla av beröring. Nebenan nachbar beziehungen neu alleinerziehende haben eine queer community das sie sind glücklich bist vorne offen reife Crossdresser Porno Bilder, dass es. Lohnt es sich, jetzt Schulranzen zu kaufen. p pWe have no control over the content of these pages. Collection by Clarks Gracelin Lola Leather Ballet Flat. 21 Aug 67 (18 votes). - Deutsche Milf mit dicken Titten masturbiert zum Orgasmus mit. Watch Sex Videos Wanna bad girl scene.

Cute redhead getting fucked redhead. Entre los obreros, jornaleros, empleados domésticos, artesanos y de una manera general, todo contrato de trabajo:. En ese sentido, la crianza igualitaria en México se chicas desnudas extendieron águila y azotaron convertido en un objetivo en la lucha por la igualdad entre mujeres y hombres, pero desafortunadamente, aunque se han realizado esfuerzos, han sido insuficientes.

Uno de esos esfuerzos, se materializó el 30 de noviembre del a través click chicas desnudas extendieron águila y azotaron inclusión del permiso de paternidad consistente en cinco días laborales con goce de sueldo, a partir del nacimiento o adopción de un hijo, en la Ley Federal del Trabajo, de la siguiente manera:.

Otorgar permiso de paternidad de cinco días laborables con goce de sueldo, a los hombres trabajadores, por el nacimiento de sus hijos y de igual manera en el caso de la adopción de un infante. Es de señalar que esta regulación chicas desnudas extendieron águila y azotaron recibido diversas críticas entre las que resaltan:. En otro orden de ideas, es menester señalar que las licencias de maternidad y paternidad constituyen un derecho per se de las niñas y niños, toda vez que esos días deben ser dedicados para su atención y cuidado, así como para la creación del vínculo afectivo-emocional.

Por tal, la legislación aplicable debe de ser analizada con base en el interés superior de la niñez, de conformidad con el artículo 4 constitucional:. Los niños y las niñas tienen derecho a la satisfacción de sus necesidades de alimentación, salud, educación y sano esparcimiento para su desarrollo integral.

p pVoyeurism with masterbation.

Aunado a lo anterior, con la finalidad de clarificar la citada porción normativa, el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación emitió la siguiente tesis aislada:. Menores de dieciocho años.

De la interpretación del artículo 4o. Mayoría de seis votos.

Beautiful, Cute, Sex, Indian, Teen, Bed and much more porn. Amateur blonde blowjob boyfriend dorm room.

Ponente: Sergio A. Secretaria: Here García Velasco. México, Distrito Federal, a doce de mayo de dos mil chica desnuda chico video peleando una con Ergo, se deben establecer iguales derechos y chicas desnudas extendieron águila y azotaron parentales respecto de los menores.

En el caso en concreto, es claro que la distinción entre mujeres y hombres para otorgar 5 días de permiso por paternidad viola el interés superior del menor, toda vez que se priva a sus hijos del derecho de contar con ambos para su atención here cuidado en sus primeros días de vida.

Niñas, niños y adolescentes tienen derecho a no ser sujetos de discriminación alguna ni de limitación o restricción de sus derechos, en razón de su origen étnico, chicas desnudas extendieron águila y azotaron o social, idioma o lengua, edad, género, preferencia sexual, estado civil, religión, opinión, condición económica, circunstancias de nacimiento, discapacidad o estado de salud o cualquier otra condición atribuible a ellos mismos o a su madre, padre, tutor o persona que los tenga bajo guarda y custodia, o a otros miembros de su familia Derivado de lo anterior, se deduce lógicamente que la distinción injustificada entre mujeres y hombres para el otorgamiento de una licencia o permiso de paternidad viola los derechos de la niñez, al tratar con desigualdad al padre por su simple condición de hombre, causando indirectamente una privación al niño de contar con su cuidado, atención y cariño.

Por tal, la presente iniciativa pretende dar igualdad constitucional a las madres trabajadoras y padres trabajadores, otorgando dos meses https://org-p.surveyarticles.online/page-2020-03-21.php licencia de paternidad a partir del nacimiento.

Por otro lado, esta iniciativa pretende fortalecer la licencia de maternidad, aumentando su duración a 2 meses, en chicas desnudas extendieron águila y azotaron a las necesidades biológicas del menor. Esto es así, porque la madre, a parte de las funciones de atención y cuidado que debe de compartir en igual proporción con el chicas desnudas extendieron águila y azotaron, tiene la exclusividad biológica de realizar la lactancia materna.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud OMSla lactancia materna es la forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables. Esto daría certeza, uniformidad e igualdad legislativa, para que no existan diferentes votaciones en los congresos de los estados y de la Ciudad de México, y con ello lograr una mayor certidumbre al aprobar las Minutas Proyecto de Decreto que les sean enviadas.

Por lo expuesto y fundado, someto a consideración del pleno de vuestra soberanía, la siguiente iniciativa de. La presente Constitución puede ser adicionada o reformada.

Threesume sex Nov 10, Just scroll through these 50 hottest pussy licking gifs and i can The way in which one woman eats out another is almost ethereal and hard to. Naked ameture. Este aumento se atribuye a i la existencia de un entorno económico favorable, ii una fuerte demanda de los principales mercados emisores, iii la consolidación de la recuperación en destinos principales afectados por crisis previas, iv una mejor conectividad aérea y v una mayor facilitación de visados. Sin embargo, a partir de es posible identificar una tendencia constante de aumento de visitantes extranjeros al territorio nacional. Sin embargo, resulta necesario resaltar que al hablar de turismo no solo se hace mención de los beneficios económicos de este sector, sino también de todos los beneficios sociales que su desarrollo representa. Actualmente, este sector genera en promedio mil nuevos puestos de trabajo cada año y su desarrollo resulta un instrumento importante en el combate a la pobreza, la superación al rezago social y a la reducción de la marginación. De igual manera, este sector se identifica por permitir un mayor dinamismo y emprendimiento por parte de la población, solo después del sector agrícola. Del total de los trabajadores del sector turístico, Algunas de las variantes turísticas que brinda México son: i turismo cultural, ii turismo deportivo, iii turismo gastronómico, iv turismo religioso, v turismo ecológico, vi turismo médico turismo de salud y bienestar , etcétera. Esta declaración se brinda a aquellos sitios como reconocimiento a su gran riqueza natural y cultural, lo cual los convierte en bienes inestimables e irremplazables de las naciones. La pérdida de cualquiera de estos bienes representaría una perdida invaluable para la humanidad entera. Tabla 1. Frente a los problemas que hoy en día se enfrenta nuestro país como la pobreza, la desigualdad, el rezago social y educativo, la inseguridad o la corrupción, el turismo brinda la posibilidad de generar mecanismos que benefician a México, tanto económica como socialmente, reduciendo la pobreza mediante el acceso a trabajos dignos o reduciendo la inequidad social implementando medidas de inclusivas. Eso se visualiza principalmente en el orden municipal, ya que son los municipios los principales responsables de la seguridad local, de la gestión y el uso del suelo, las autorizaciones para construcciones, y la provisión de los servicios para el desarrollo urbano. Sin embargo, también resulta evidente que debido a la endeble estructura de ingresos municipales ocasionada por las limitaciones estructurales respecto a sus capacidades financieras y de gestión es difícil que las estructuras de gobierno tengan la posibilidad de cumplir con sus responsabilidades. En este sentido, el siguiente comparativo resume los alcances de la propuesta en materia de promoción y desarrollo turístico:. Por lo anteriormente expuesto y fundado, someto a consideración de esta H. Asamblea la presente iniciativa en materia fiscal para la creación de un Fondo de Aportaciones para la Promoción y Desarrollo Turístico de las Entidades Federativas y los municipios, al tenor del siguiente proyecto de. Fondo de Aportaciones para la Promoción y Desarrollo Turístico de las Entidades Federativas, los municipios y las alcaldías. Se adiciona un artículo 47 Bis. Artículo 47 Bis. La presente iniciativa de ley tiene por objeto que el delito de feminicidio sea tipificado en todo el territorio nacional de los Estados Unidos Mexicanos. De acuerdo con el Código Penal Federal, el feminicidio es la privación de la vida a una mujer por razones de género. Se considera que existen razones de género cuando concurra alguna de las siguientes circunstancias:. A la víctima se le hayan infligido lesiones o mutilaciones infamantes o degradantes, previas o posteriores a la privación de la vida o actos de necrofilia;. Existan antecedentes o datos que establezcan que hubo amenazas relacionadas con el hecho delictuoso, acoso o lesiones del sujeto activo en contra de la víctima;. La víctima haya sido incomunicada, cualquiera que sea el tiempo previo a la privación de la vida;. Datos relativos al fenómeno de feminicidio y su aumento en México. Por otro lado, de enero a se han registrado 5, 4 víctimas femeninas de homicidio doloso. Tan solo en enero de se registraron homicidios. Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía en su informe anual con respecto a la mortalidad de los habitantes de los Estados Unidos Mexicanos señala que en relación a los homicidios de mujeres en el año se registró un aumento de Esto ha ido aumentando conforme el paso de los años, ya que a partir del se tiene el registro de 2, homicidios de mujeres, en este aumento a 2,, en a 2,, y en a 3, En el marco comparativo entre el año y veinticuatro entidades federativas registraron un aumento en homicidios de mujeres, el estado con el que mayor registro se tiene es el de Baja California Sur con un incremento de Derivado de lo anterior se menciona los Tratados y Convenciones en los que se adhirió y ratifico el Estado Mexicano:. Recomendaciones Generales adoptadas por el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer. Así como poner fin al trato discriminatorio en contra de las mujeres. Convención Americana de Derechos Humanos. Mediante esta iniciativa de ley se tiene por objetivo tipificar el tipo penal de feminicidio a nivel nacional, de tal forma que se logre uniformar en jurisdicción federal y local, tanto el tipo penal como su punibilidad. De acuerdo con el artículo de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, se entiende que todo aquello que no esté reservado a la Federación se entiende implícito a la competencia de las entidades federativas. Así como, el principio de supremacía constitucional establecido por el artículo establece la jerarquía de normas, considerando a la Constitución y a los Tratados Internacionales en materia de derechos humanos como la Ley Suprema, y por consiguiente en grado de jerarquía, las leyes generales. Entonces, si el objetivo principal es que el tipo penal sea feminicidio en todo el territorio nacional en grado de jerarquía la ley idónea para realizarlo es la propia Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, por ser de aplicación en todo el territorio nacional y por tratarse de la materia en mención. Por tal motivo, es necesario reforzar dicha ley en la materia que actualmente se encuentra en mayor desproporción por la falta de protección a nivel federal y estatal, no es suficiente que la Ley General contemple los tipos de violencia en contra de las mujeres si esta no contempla un medio de control para prevenir, sancionar y erradicar dicha violencia. Por lo anteriormente expuesto y ante la urgente necesidad de fortalecer la norma jurídica en materia de feminicidio de forma tal que se armonice en todo el territorio nacional, se propone una hipótesis de mayor extensión en relación a la tipificación del feminicidio en una Ley General, adicionando el Capítulo V Bis de Feminicidio de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia. Por lo anteriormente expuesto y fundado someto a consideración de esta honorable asamblea la siguiente iniciativa con proyecto de. Artículo 26 Bis. Comete el delito de feminicidio quien prive de la vida a una mujer por razones de género. Hay existido entre el activo y la víctima una relación sentimental, afectiva o de confianza;. Existan datos que establezcan que hubo amenazas relacionadas con el hecho delictuoso, acoso o lesiones del sujeto activo en contra de la víctima;. La victima haya sido incomunicada, cualquiera que sea el tiempo previo a la privación de la vida;. INEGI Encuesta Intercensal. Recuperado en el sitio web:. Los alcances de los datos personales y sus usos no parecen tener límite, ya que el Internet ha significado la ubiquidad de los datos y la universalidad en la preocupación del derecho al olvido, pero no así en la generalidad de quienes pudieran verse afectados. El derecho al olvido no tiene la intención de reescribir la historia, sino de protegerla. Sin embargo, estamos conscientes de que el desarrollo de las nuevas tecnologías, han planteado la necesidad de lograr un equilibrio entre la libre difusión de la información, la protección de los datos personales y el derecho a estar informado. Por ello, la creación de este derecho al olvido digital responde a un temor creciente de los internautas de controlar su reputación en internet, que se suma a la preocupación sobre la protección de información personal que se almacén en la web. El auge de la reivindicación del Derecho al Olvido viene de la mano de los buscadores como Google, Bing, Yahoo entre otros; pues sólo basta con introducir un nombre para que aparezca variada información relativa a esa persona, que en algunos casos puede atentar contra el derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen del individuo y en definitiva vulnerar el derecho a la protección de datos personales. En el artículo 16 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, tutela el derecho a la privacidad entendida, en el que:. De acuerdo al criterio que ha emitido la Suprema Corte de Justicia de la Nación, hace referencia a que:. El derecho a la vida privada consiste en la facultad que tienen los individuos para no ser interferidos o molestados por persona o entidad alguna, en todo aquello que desean compartir con quienes ellos eligen. Lo anterior con la finalidad de salvaguardar la información personal contenida en las diversas bases de datos, a efecto de garantizar la trazabilidad de los datos, la privacidad y el derecho a la autodeterminación informativa de las personas, a través de los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición también conocidos como derechos A. Considerando que en toda ley debe hacerse expreso el principio de Habeas Data Corpus, 7 el cual, tiene como objeto tutelar el bien jurídico de la intimidad y la privacidad de la persona, el honor, su imagen, y en síntesis los derechos de la personalidad, ya que todos los datos referidos a ella que no tienen como destino la publicidad o información innecesaria a terceros necesitan preservarse en una norma jurídica que garantiza el derecho a la intimidad y la confidencialidad. Siendo sí, que el derecho a la privacidad sea la base para el derecho al olvido. Por otra parte, el derecho al olvido también tiene por objetivo ser un agente resocializador de la pena como justificación de derecho al olvido; es decir, que el derecho al olvido se relacione con el pasado judicial de un individuo, especialmente en materia penal y comercial. Si partimos de la base que la reinserción y rehabilitación del infractor son objetivos propios de la punición estatal, la publicidad y reiteración ad aeternum de los hechos delictuales y las condenas recaídas sobre ellos podría resultar claramente perjudicial para el adecuado desarrollo futuro de quienes se han equivocado criminalización secundaria , 12 justificando la restricción de dicha publicidad. Por lo anteriormente expuesto, someto a consideración de esta soberanía, el proyecto de decreto que reforman diversas disposiciones de la Ley General de Protección de Datos Personales en Posesión de los Sujetos Obligados a efecto de garantizar el Derecho al Olvido:. Derecho al olvido: derecho a proteger la honra, dignidad, integridad y privacidad de una persona, en cuanto al uso de la información que la vincule;. Se vea afectado en su honra, dignidad, integridad y privacidad;. Cuando cierta información atente contra su pleno desarrollo a la personalidad; y. Cuando el tratamiento de la información pasada, los victimice secundariamente. Reflexiones en torno al derecho al olvido. Recuperado el 4 de marzo de , de. Covarrubias En la jurisprudencia americana, puede consultarse Nueva York Times Co. Sullivan, U. Argentina, sentencia de 2 de mayo Palermo p. Rolla pp. Lesueur de Givry Para un mayor desarrollo, Mezzanotte p. Por lo que resulta necesaria la actualización de este ordenamiento jurídico para garantizar la salvaguarda de nuestro pasado histórico. No se puede dejar de lado la importancia de nuestro patrimonio, porque es parte de nuestra identidad como nación. Estas dependencias, son las responsables de tomar acciones para prevenir y evitar el deterioro de los monumentos históricos y zonas arqueológicas. Sin embargo, es parte fundamental de la labor legislativa el proveer a estas dependencias de un marco jurídico que les otorguen un mayor margen de maniobra a efecto de preservar nuestro patrimonio cultural. El objetivo de esta iniciativa con proyecto de decreto es actualizar el marco jurídico que se encarga de la salvaguarda y conservación de los monumentos históricos, zonas arqueológicas y obras artísticas, ya que los avances tecnológicos, legales y sociales, en la actualidad han rebasado a esta norma administrativa. En este orden de ideas, proponemos derogar la fracción II del artículo 3o. La observación que se hace, es que se necesita considerar que las obras que se realizan en los entornos inmediatos a los monumentos o zonas arqueológicas también deberían regularse, pues en algunos casos, estas podrían dañarlos. Se propone que en los casos en donde los monumentos se encuentren aislados de cualquier otro inmueble, se le otorgue un perímetro de mínimo 30 metros de la obra, y este sea fijado por el Instituto correspondiente, dependiendo de la importancia histórica, artística y representativa, para que de la misma forma las obras próximas estén reguladas por los institutos. Otra de las reformas que se propone es al artículo 10 de la misma ley, ya que se considera que los institutos pueden requerir a los propietarios de los monumentos a que cumplan con su obligación jurídica de conservar y restaurar las construcciones históricas que sean de su pertenencia. En lo que respecta al artículo 12, se propone reformarlo para que se puedan suspender las obras que se realicen en los inmuebles históricos que se consideren monumentos por declaratoria o por determinación de la presente ley. DRAE, Se debe considerar que las instalaciones de anuncios, toldos y antenas son elementos que podrían impactar a los monumentos. Se propone que la violación de los sellos impuestos por los Institutos correspondientes sea sancionada con un periodo de dos a siete años de prisión y de cien a quinientos días de Unidades de Medida y Actualización como multa. En virtud de lo fundado y motivado, sometemos a la consideración de esta honorable asamblea la siguiente iniciativa con proyecto de. Decreto, por el que se reforman los artículos, 3, 6, 9, 10, 11, 12, 13, 18, 20, 23, 25, 26, 32, 36 fracción I, 47, 48, 49, 50, 51, 53, 53 Bis y Artículo 3o. La aplicación de esta Ley corresponde a:. Artículo 6o. Los propietarios de bienes inmuebles considerados monumentos históricos o artísticos, Artículo 9o. Artículo 10o. Los propietarios de bienes inmuebles calificados por declaratoria o por determinación de esta Ley monumentos históricos o artísticos Los propietarios de bienes muebles , calificados por declaratoria o por determinación de esta ley, monumentos históricos o artísticos Artículo 17 Bis. Artículo 52 Bis. Artículo 52 Ter. Artículo Segundo. Una de esas victorias fue precisamente la licencia de maternidad, la cual fue reconocida como derecho constitucional el 31 de diciembre de a través del Diario Oficial de la Federación, en los términos siguientes:. Entre los obreros, jornaleros, empleados domésticos, artesanos y de una manera general, todo contrato de trabajo:. En ese sentido, la crianza igualitaria en México se ha convertido en un objetivo en la lucha por la igualdad entre mujeres y hombres, pero desafortunadamente, aunque se han realizado esfuerzos, han sido insuficientes. Uno de esos esfuerzos, se materializó el 30 de noviembre del a través de la inclusión del permiso de paternidad consistente en cinco días laborales con goce de sueldo, a partir del nacimiento o adopción de un hijo, en la Ley Federal del Trabajo, de la siguiente manera:. Otorgar permiso de paternidad de cinco días laborables con goce de sueldo, a los hombres trabajadores, por el nacimiento de sus hijos y de igual manera en el caso de la adopción de un infante ;. Es de señalar que esta regulación ha recibido diversas críticas entre las que resaltan:. En otro orden de ideas, es menester señalar que las licencias de maternidad y paternidad constituyen un derecho per se de las niñas y niños, toda vez que esos días deben ser dedicados para su atención y cuidado, así como para la creación del vínculo afectivo-emocional. Por tal, la legislación aplicable debe de ser analizada con base en el interés superior de la niñez, de conformidad con el artículo 4 constitucional:. Los niños y las niñas tienen derecho a la satisfacción de sus necesidades de alimentación, salud, educación y sano esparcimiento para su desarrollo integral. Aunado a lo anterior, con la finalidad de clarificar la citada porción normativa, el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación emitió la siguiente tesis aislada:. Menores de dieciocho años. De la interpretación del artículo 4o. Mayoría de seis votos. Ponente: Sergio A. Secretaria: Laura García Velasco. México, Distrito Federal, a doce de mayo de dos mil ocho Ergo, se deben establecer iguales derechos y obligaciones parentales respecto de los menores. En el caso en concreto, es claro que la distinción entre mujeres y hombres para otorgar 5 días de permiso por paternidad viola el interés superior del menor, toda vez que se priva a sus hijos del derecho de contar con ambos para su atención y cuidado en sus primeros días de vida. Niñas, niños y adolescentes tienen derecho a no ser sujetos de discriminación alguna ni de limitación o restricción de sus derechos, en razón de su origen étnico, nacional o social, idioma o lengua, edad, género, preferencia sexual, estado civil, religión, opinión, condición económica, circunstancias de nacimiento, discapacidad o estado de salud o cualquier otra condición atribuible a ellos mismos o a su madre, padre, tutor o persona que los tenga bajo guarda y custodia, o a otros miembros de su familia Derivado de lo anterior, se deduce lógicamente que la distinción injustificada entre mujeres y hombres para el otorgamiento de una licencia o permiso de paternidad viola los derechos de la niñez, al tratar con desigualdad al padre por su simple condición de hombre, causando indirectamente una privación al niño de contar con su cuidado, atención y cariño. Por tal, la presente iniciativa pretende dar igualdad constitucional a las madres trabajadoras y padres trabajadores, otorgando dos meses por licencia de paternidad a partir del nacimiento. Por otro lado, esta iniciativa pretende fortalecer la licencia de maternidad, aumentando su duración a 2 meses, en atención a las necesidades biológicas del menor. Esto es así, porque la madre, a parte de las funciones de atención y cuidado que debe de compartir en igual proporción con el padre, tiene la exclusividad biológica de realizar la lactancia materna. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud OMS , la lactancia materna es la forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables. Esto daría certeza, uniformidad e igualdad legislativa, para que no existan diferentes votaciones en los congresos de los estados y de la Ciudad de México, y con ello lograr una mayor certidumbre al aprobar las Minutas Proyecto de Decreto que les sean enviadas. Por lo expuesto y fundado, someto a consideración del pleno de vuestra soberanía, la siguiente iniciativa de. La presente Constitución puede ser adicionada o reformada. Para que las adiciones o reformas lleguen a ser parte de la misma, se requiere que el Congreso de la Unión, por el voto de las dos terceras partes de los individuos presentes, acuerden las reformas o adiciones, y que éstas sean aprobadas por la mayoría de las legislaturas de los estados y de la Ciudad de México por el voto de los dos terceras partes de los individuos presentes. El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación Conapred señala que quienes se dedican a este sector han sido históricamente objeto de una discriminación estructural que les impide el ejercicio pleno sus derechos debido a la naturaleza intrínseca de su labor, en el que socialmente no se le considera un empleo real, 2 ya que las actividades que la conforman suelen atribuirse como propio o natural de las mujeres, lo que motiva su estigmatización, así como la invisibilización de sus condiciones laborales. El muchacho era muy honrado y muy de trabajo. Se quiso ponerlo a la escuela desde grandecito; pero los miserables no deben aprender a leer cuando se llora de hambre en el cuartucho. El tío Lucas era casado, tenía muchos hijos. Su mujer llevaba la maldición del vientre de las pobres: la fecundidad. Había, pues, mucha boca abierta que pedía pan, mucho chico sucio que se revolcaba en la basura, mucho cuerpo magro que temblaba de frío; era preciso ir a llevar que comer, a buscar harapos, y, para eso, quedar sin alientos y trabajar como un buey. Cuando el hijo creció, ayudó al padre. Un vecino, el herrero, quiso enseñarle su industria; pero como entonces era tan débil, casi un armazón de huesos, y en el fuelle tenía que echar el bofe, se puso enfermo, y volvió al conventillo. Pero no murió. Y eso que vivían en uno de esos hacinamientos humanos, entre cuatro paredes destartaladas, viejas, feas, en la callejuela inmunda de las mujeres perdidas, hedionda a todas horas, alumbrada de noche por escasos faroles, y donde resuenan en perpetua llamada a las zambras de echacorvería, las arpas y los acordeones, y el ruido de los marineros que llegan al burdel, desesperados con la castidad de las largas travesías, a emborracharse como cubas y a gritar y patalear como condenados. Luego, llegaron después sus quince años. El tío Lucas había logrado, tras mil privaciones, comprar una canoa. Se hizo pescador. Al venir el alba, iba con su mocetón al agua, llevando los enseres de la pesca. El uno remaba, el otro ponía en los anzuelos la carnada. Volvían a la costa con buena esperanza de vender lo hallado, entre la brisa fría y las opacidades de la neblina, cantando en baja voz alguna triste canción, y enhiesto el remo triunfante que chorreaba espuma. Si había buena venta, otra salida por la tarde. Una de invierno había temporal. Padre e hijo, en la pequeña embarcación, sufrían en el mar la locura de la ola y del viento. Difícil era llegar a tierra. Pesca y todo se fue al agua, y pensó en librar el pellejo. Luchaban como desesperados por ganar la playa. Cerca de ella estaban; pero una racha maldita les empujó contra una roca, y la canoa se hizo astillas. Después, ya son ambos lancheros. Empezaba el trajín, el cargar y el descargar. Y enseñaba, adiestraba, dirigía al hijo, con su modo, con sus bruscas palabras de roto viejo y de padre encariñado. Hasta que un día el tío Lucas no pudo moverse de la cama, porque el reumatismo le hinchaba las coyunturas y le taladraba los huesos. Y había que comprar medicinas y alimentos; eso sí. Y se fue el hijo, solo, casi corriendo, sin desayunarse, a la faena diaria. Era un bello día de luz clara, de sol de oro. En el muelle rodaban los carros sobre sus rieles, crujían las poleas, chocaban las cadenas. Debajo de uno de los pescantes del muelle estaba el hijo del tío Lucas con otros lancheros, descargando a toda prisa. Había que vaciar la lancha repleta de fardos. La carga estaba amontonada. La ola movía pausadamente de cuando en cuando la embarcación colmada de fardos. Había uno muy pesado, muy pesado. Venía en el fondo de la lancha. Un hombre de pie sobre él era pequeña figura para el grueso zócalo. Era algo como todos los prosaísmos de la importación envueltos en lona y fajados con correas de hierro. Letras "en diamante", decía el tío Lucas. Sólo él faltaba. Bajó la cadena danzando en el aire. Los lancheros, de pie, miraban subir el enorme peso, y se preparaban para ir a tierra, cuando se vio una cosa horrible. El fardo, el grueso fardo, se zafó del lazo como de un collar holgado saca un perro la cabeza; y cayó sobre el hijo del tío Lucas, que entre el filo de la lancha y el gran bulto, quedó con los riñones rotos, el espinazo desencajado y echando sangre negra por la boca. Por aquel tiempo, las hadas habían repartido sus dones a los mortales. Los cuatro hombres se quejaban. Al uno le había tocado en suerte una cantera, al otro el iris, al otro el ritmo, al otro el cielo azul. La reina Mab oyó sus palabras. Yo he arrancado el bloque y tengo el cincel. Todos tenéis, unos el oro, otros la armonía, otros la luz; yo pienso en la blanca y divina Venus que muestra su desnudez bajo el plafón color del cielo. Yo tengo el espíritu de Grecia en el cerebro, y amo los desnudos en que le ninfa huye y el fauno tiende los brazos. Para ti son los Apolos rubios y luminosos, las Minervas severas y soberanas. Y al ver tu grandeza siento el martirio de mi pequeñez. Porque pasaron los tiempos gloriosos. Porque tiemblo ante las miradas de hoy. Porque contemplo el ideal inmenso y las fuerzas exhaustas. Porque contemplo a medida que cincelo el bosque me ataraza el desaliento. Y decía el otro: -Lo que es hoy romperé mis pinceles. He recorrido todas las escuelas, todas las inspiraciones artísticas. He pintado el torso de Diana y el rostro de la Madona. He pedido a las campiñas sus colores, sus matices; he adulado a la luz como a una amada, y la he abrazado como a una querida. He sido adorador del desnudo, con sus magnificencias, con los tonos de sus carnaciones y con sus fugaces medias tintas. He trazado en mis lienzos los nimbos de los santos y las alas de los querubines. Y decía el otro: -Perdida mi alma en la gran ilusión de mi sinfonía, temo las decepciones. Yo escucho todas las armonías, desde la lira de Terpandro hasta las fantasías orquestales de Wagner. Mis ideales, brillan en medio de mis audacias de inspirado. Todos los ruidos pueden aprisionarse, todos los ecos son susceptibles de combinaciones. La luz vibrante es himno, y la melodía de la selva halla un eco en mi corazón. Entretanto, no diviso sino la muchedumbre que befa y la celda del manicomio. Pero el ideal flota en el azul; y para que los espíritus gocen de su luz suprema, es preciso que asciendan. Yo tengo el verso que es de miel y el que es de oro, y el que es de hierro candente. Paloma, estrella, nido, lirio, vosotros conocéis mi morada. Y para hallar consonantes, los busco en dos bocas que se juntan; y estalla el beso, y escribo la estrofa, y entonces si veis mi alma, conoceréis a mi Musa. Amo las epopeyas, porque de ellas brota el soplo heroico que agita las banderas que ondean sobre las lanzas y los penachos que tiemblan sobre los cascos; los cantos líricos, porque hablan de las diosas y de los amores; y las églogas, porque son olorosas a verbena y a tomillo, y al sano aliento del buey coronado de rosas. Yo escribiría algo inmortal; mas me abruma un porvenir de miseria y de hambre Y aquel velo era el velo de los sueños, de los dulces sueños que hacen ver la vida de color de rosa. Y con él envolvió a los cuatro hombres flacos, barbudos e impertinentes. Los cuales cesaron de estar tristes porque penetró en su pecho la esperanza, y en su cabeza el sol alegre, con el diablillo de la vanidad, que consuela en sus profundas decepciones a los pobres artistas. Había tras los vidrios de las ventanas, en los vastos edificios de la riqueza, rostros de mujeres gallardas y de niños encantadores. Tras las rejas se adivinaban extensos jardines, grandes verdores salpicados de rosas y ramas que se balanceaban acompasada y blandamente como bajo la ley de un ritmo. Muere la tarde. Llega a las puertas del palacio un break flamante y charolado, negro y rojo. Baja una pareja y entra con tal soberbia en la mansión, que el mendigo piensa: decididamente, el aguilucho y su hembra van al nido. El tronco, ruidoso y azogado, a un golpe de fusta arrastra el carruaje haciendo relampaguear las piedras. Entonces, en aquel cerebro de loco, que ocultaba un sombrero raído, brotó como el germen de una idea que pasó al pecho y fue opresión y llegó a la boca hecho himno que le encendía la lengua y hacía entrechocar los dientes. En perpetua noche, tanteando la sombra, cayendo al abismo, por no tener un mendrugo para llenar el estómago. Aquella especie de poeta sonrió; pero su faz tenía aire dantesco. Sacó de su bolsillo un pan moreno, comió, y dio viento su himno. Cantemos el oro, rey del mundo, que lleva dicha y luz por donde va, como los fragmentos de un sol despedazado. Cantemos el oro, que nace del vientre fecundo de la madre tierra; inmenso tesoro, leche rubia de esa ubre gigantesca. Cantemos el oro, río caudaloso, fuente de la vida, que hace jóvenes y bellos a los que se bañan en sus corrientes maravillosas, y envejece a aquellos que no gozan de sus raudales. Cantemos el oro, porque de él se hacen las tiaras de los pontífices, las coronas de los reyes y los cetros imperiales: y porque se derrama por los mantos como un fuego sólido, e inunda las capas de los arzobispos, y refulge en los altares y sostiene al Dios eterno en las custodias radiantes. Cantemos el oro, porque él da los palacios y los carruajes, los vestidos a la moda, y los frescos senos de las mujeres garridas; y las genuflexiones de espinazos aduladores y las muecas de los labios eternamente sonrientes. Cantemos el oro, padre del pan. Cantemos el oro, porque es en las orejas de las lindas damas sostenedor del rocío del diamante, al extremo de tan sonrosado y bello caracol; porque en los pechos siente el latido de los corazones, y en las manos a veces es símbolo de amor y de santa promesa. Cantemos el oro, porque tapa las bocas que nos insultan; detiene las manos que nos amenazan, y pone vendas a los pillos que nos sirven. Cantemos el oro, premio y gloria del trabajador y pasto del bandido. Cantemos el oro, que cruza por el carnaval del mundo, disfrazado de papel, de plata, de cobre y hasta de plomo. Cantemos el oro, amarillo como la muerta. Cantemos el oro, calificado de vil por los hambrientos; hermano del carbón, oro negro que incuba el diamante; rey de la mina, donde el hombre lucha y la roca se desgarra; poderoso en el poniente, donde se tiñe en sangre; carne de ídolo; tela de que Fidias hace el traje de Minerva. Cantemos el oro, en el arnés del cabello, en el carro de guerra, en el puño de la espada, en el lauro que ciñe cabezas luminosas, en la copa del festín dionisíaco, en el alfiler que hiere el seno de la esclava, en el rayo del astro y en el champaña que burbujea, como una disolución de topacios hirvientes. Cantemos el oro, porque nos have gentiles, educados y pulcros. Cantemos el oro, porque es la piedra de toque de toda amistad. Cantemos el oro, dios becerro, tuétano de roca, misterioso y callado en su entraña, y bullicioso cuando brota a pleno sol y a toda vida, sonante como un coro de tímpanos; feto de astros, residuo de luz, encarnación de éter. Y el eco se llevó aquel himno, mezcla de gemido, ditirambo y carcajada; y como ya la noche oscura y fría había entrado, el eco resonaba en las tinieblas. Pasó una vieja y pidió limosna. Y al decir esto el pequeño gnomo iba y venía, de un lugar a otro, a cortos saltos, por la honda cueva que le servía de morada; y hacía temblar su larga barba y el cascabel de su gorro azul y puntiagudo. En efecto, un amigo del centenario Chevreul - cuasi Althotas - el químico Fremy, acababa de descubrir la manera de hacer rubíes y zafiros. Agitado, conmovido, el gnomo - que era sabido y de genio harto vivaz - seguía monologando. Pues el conjuro: fusión por veinte días de una mezcla de sílice y de aluminato de plomo: coloración con bicromato de potasa, o con óxido de cobalto. Palabras, en verdad, que parecen lengua diabólica. Luego se detuvo. El cuerpo del delito estaba ahí, en el centro de la gruta, sobre una gran roca de oro: un pequeño rubí, redondo, un tanto reluciente, como un grano de granada al sol. El gnomo tocó un cuerno, el que llevaba a su cintura, y el eco resonó por las vastas concavidades. Al rato, un bullicio, un tropel, una algazara. Todos los gnomos habían llegado. Era la cueva ancha, y había en ella una claridad extraña y blanca. A aquellos resplandores, podía verse la maravillosa mansión en todo su esplendor. Los diamantes, blancos y limpios como gotas de agua, emergían los iris de sus cristalizaciones; cerca de calcedonias colgantes en estalactitas, las esmeraldas esparcían sus resplandores verdes, y los zafiros, en amontonamientos raros, en ramilletes que pendían del cuarzo, semejaban grandes flores azules y temblorosas. Puck se había entrometido en el asunto, el pícaro Puck. El había llevado el cuerpo del delito, el rubí falsificado, el que estaba ahí, sobre la roca de oro, como una profanación entre el centelleo de todo aquel encanto. Cuando los gnomos estuvieron juntos, unos con sus martillos y cortas hachas en las manos, otros de gala, con caperuzas flamantes y encarnadas, llenas de pedrerías, todos curiosos, Puck dijo así -Me habeís pedido que os trajese una muestra de la nueva falsificación humana, y he satisfecho esos deseos. Desde el tiempo en que veía a Titania, no he sido sino un esclavo de la una, un adorador casi místico de la otra. En la gran ciudad de París, volando invisibles, les vi por todas partes. Brillaban en los collares de las cortesanas, en las condecoraciones exóticas de los rastaquers , en los anillos de los príncipes italianos y en los brazaletes de las primadonas. Y con pícara sonrisa siempre. Había una hermosa mujer dormida. Del cuello le arranqué un medallón y del medallón el rubí. Ahí lo tenéis. Todos soltaron la carcajada. Y dieron su opinión después, acerca de aquella piedra falsa, obra de hombre o de sabio, que es peor. Todos escucharon. Oíd Puck sonreía curioso. Todos los gnomos rodearon al anciano cuyas canas palidecían a los resplandores de la pedrería, y cuyas manos extendían su movible sombra en los muros, cubiertos de piedras preciosas, como un lienzo lleno de miel donde se arrojase granos de arroz. Ante mis ojos había un campo extenso. Luego, bajé el tronco, y me hallé cerca de un arroyo, un río pequeño y claro donde las aguas charlaban, diciéndose bromas cristalinas. Yo tenía sed. Quise beber ahí Después vi otros mil rostros amoratados por el frío, tanto que desde entonces tengo horror, y lo tendré siempre a los estanques helados. Y mientras nos dirigíamos hacia el centro, donde converge toda la gravedad de la Tierra, yo temblaba en la lobreguez eterna; y no sé si lo dispuso Dios, el Destino o la Fortuna; pero al pasar por entre aquellas cabezas, dí un fuerte golpe con el pie en el rostro de una de ellas, que me dijo llorando:. Y como el hambriento en el pan, así el de encima clavó sus dientes al de debajo en el sitio donde el cerebro se une con la nuca. Dime qué es lo que te induce a ello—le pregunté—bajo el pacto de que, si te quejas con razón de él, sabiendo yo qué crimen es el suyo y quiénes sois, te vengaré en el mundo, si mi lengua no llega antes a secarse. No sé quién eres, ni de qué medios te has valido para llegar hasta aquí; pero al oírte, me pareces efectivamente florentino. Has de saber que yo fuí el conde Ugolino, y éste el arzobispo Ruggieri: ahora te diré por qué lo trato así. Ruggieri se me aparecía como señor y caudillo, cazando el lobo y los lobeznos en el monte que impide a los pisanos ver la ciudad de Luca. Se había hecho preceder de los Gualandi, de los Sismondi y los Lanfranchi, que iban a la cabeza con perros hambrientos, diligentes y amaestrados. El padre y sus hijuelos me parecieron rendidos después de una corta carrera, y creí ver que aquéllos les desgarraban los costados con sus agudas presas. Cuando desperté antes de la aurora, oí llorar entre sueños a mis hijos, que estaban conmigo, y pedían pan. Ya que tus vecinos son tan morosos en castigarte, muévanse la Capraja y la Gorgona, y formen un dique a la embocadura del Arno, para que sepulte en sus aguas a todos tus habitantes; pues si el conde Ugolino fué acusado de haber vendido tus castillos, no debiste someter a sus hijos a tal suplicio. Debes conocerle, si es que acabas de llegar al Infierno: es "ser" Branca d'Oria, el cual hace ya muchos años que fué encerrado aquí. Mira adelante—dijo mi Maestro,—a ver si lo distingues. Estaba ya con pavor lo digo en mis versos en el sitio donde las sombras se hallaban completamente cubiertas de hielo, y se transparentaban como paja en vidrio. Unas estaban tendidas, otras derechas; aquéllas con la cabeza, éstas con los pies hacia abajo, y otras por fin con la cabeza tocando a los pies como un arco. No me preguntes, lector, si me quedaría entonces helado y yerto; no quiero escribirlo, porque cuanto dijera sería poco. No quedé muerto ni vivo: piensa por ti, si tienes alguna imaginación, lo que me sucedería viéndome así privado de la vida sin estar muerto. Si fué tan bello como deforme es hoy, y osó levantar sus ojos contra su Creador, de él debe proceder sin duda todo mal. Con los dientes de cada boca, a modo de agramadera, trituraba un pecador, de suerte que hacía tres desgraciados a un tiempo. De las otras dos, que tienen la cabeza hacia abajo, la que pende de la boca negra es Bruto; mira cómo se retuerce sin decir una palabra: el otro, que tan membrudo parece, es Casio. Pero se acerca la noche, y es hora ya de partir, pues todo lo hemos visto. Cuando llegamos al sitio en que el muslo se desarrolla justamente sobre el grueso de las caderas, mi Guía, con fatiga y con angustia, volvió su cabeza hacia donde aquél tenía las zancas, y se agarró al pelo como un hombre que sube, de modo que creí que volvíamos al Infierno. Después salió fuera por la hendedura de una roca, y me sentó sobre el borde de la misma, poniendo junto a mí su pie prudente. Yo levanté mis ojos, creyendo ver a Lucifer como le había dejado; pero vi que tenía las piernas en alto. Tienes los pies sobre una pequeña esfera, que por el otro lado mira a la Judesca. Un suave color de zafiro oriental, contenido en el sereno aspecto del aire puro hasta el primer cielo, reapareció delicioso a mi vista en cuanto salí de la atmósfera muerta, que me había contristado los ojos y el corazón. El bello planeta que convida a amar hacía sonreír todo el Oriente, desvaneciendo al signo de Piscis, que seguía en pos de él. El cielo parecía gozar con sus resplandores. Cuando cesé en su contemplación, volvíme un tanto hacia el otro polo, de donde el Carro había desaparecido, y vi cerca de mí un anciano solo, y digno, por su aspecto, de tanta veneración, que un padre no puede inspirarla mayor a su hijo. Llevaba una larga barba, canosa como sus cabellos, que le caía hasta el pecho, dividida en dos mechones. Los rayos de las cuatro luces santas rodeaban de tal resplandor su rostro, que lo veía como si hubiese tenido el Sol ante mis ojos. Entonces mi Guía me indicó, por medio de sus palabras, de sus gestos y sus miradas, que debía mostrarme respetuoso, doblar la rodilla e inclinar la vista. Después le respondió:. Hele dado a conocer todos los réprobos, y ahora pretendo mostrarle aquellos espíritus que se purifican bajo tu jurisdicción. Sería largo de referir el modo como le he traído hasta aquí: de lo alto baja la virtud que me ayuda a conducirle para verte y oírte. Dígnate, pues, acoger su llegada benignamente: va buscando la libertad, que es tan amada, como lo sabe el que por ella desprecia la vida. Ninguna clase de plantas que eche hojas o que se endurezca puede existir ahí, porque le sería imposible doblegarse a los embates de las olas. Al decir esto desapareció. Me levanté sin hablar, me coloqué junto a mi Guía, y fijé en él los ojos. Entonces empezó a hablarme de este modo:. El alba vencía ya al aura matutina, que huía delante de ella, y desde lejos pude distinguir las ondulaciones del mar. Ibamos por la llanura solitaria, como el que busca la senda perdida, y cree caminar en vano hasta que logra encontrarla. Llegamos después a la playa desierta, que no vió nunca navegar por sus aguas a hombre alguno capaz de salir de ellas. Aun no había pronunciado una palabra mi Maestro, cuando se vió que las primeras formas blancas eran alas; y entonces, habiendo conocido bien al gondolero, exclamó:. Mira cómo desdeña los medios humanos, pues no necesita remo, ni otras velas que sus alas, entre tan apartadas orillas. Mira cómo las tiene elevadas hacia el cielo, agitando el aire con las eternas plumas, que no se mudan como el cabello de los mortales. El celestial barquero estaba en la popa, y la bienaventuranza parecía estar escrita en su semblante. La turba que dejó allí parecía llena de estupor en tal sitio, mirando y remirando en torno suyo, como el que descubre cosas que no ha visto nunca. El Sol, que había arrojado con sus brillante saetas al signo de Capricornio del centro del cielo, irradiaba por todas partes el día, cuando los recién llegados alzaron la frente hacia nosotros, diciéndonos:. Tres veces quise rodearla con mis brazos, y otras tantas volvieron éstos a caer solos sobre mi pecho. Creo que la admiración debió pintarse en mi rostro; porque la sombra sonrió y se retiró; y yo, siguiéndola, continué avanzando. Me dijo con voz suave que me detuviese; conocí entonces quién era, y habiéndole rogado que se parase un momento para hablarme, respondióme:. En verdad, de tres meses a esta parte ha recogido sin oposición a cuantos han [] querido entrar en su nave: así es que yo, que me encontraba en la playa donde el Tíber se mezcla con las saladas ondas del mar, fuí acogido benignamente por él. Mi Maestro, y yo, y las sombras que allí estaban, parecíamos tan contentos, como si no tuviéramos otra cosa en que pensar. Corred al monte a purificaros de vuestros pecados, que no permiten que Dios se os manifieste. Me pareció que mi Guía estaba por sí mismo arrepentido de su flaqueza. El Sol, que a mis espaldas despedía su rubicunda luz, quedaba interceptado por mi cuerpo, en el que se apoyaban sus rayos; y cuando vi que sólo delante de mí se obscurecía la tierra, volvíme de lado, temeroso de haber sido abandonado. Mi Protector entonces empezó a decirme, vuelto hacia mí:. La Virtud divina hace que semejantes cuerpos sean aptos para sufrir tormentos, calor y frío; mas no ha querido revelarnos cómo opera tal maravilla. Insensato es el que espera que nuestra razón pueda recorrer las infinitas vías de que dispone el que es una substancia en tres personas. Seres humanos, contentaos con el "quia;" [48] pues si os fuera dable verlo todo, no habría sido necesario que pariese María; y habéis visto desearlo en vano a tales hombres, que, a ser posible, hubieran satisfecho ese deseo, el cual forma su eterno suplicio: hablo de Aristóteles, de Platón y otros muchos. Y mientras él tenía los ojos bajos, meditando qué camino seguiríamos, y yo miraba hacia arriba alrededor de las rocas, apareció por la izquierda una multitud de almas, que se dirigían hacia nosotros, aunque no lo parecía; tanta era la lentitud con que caminaban. Habríamos andado mil pasos, y aun distaba de nosotros aquella muchedumbre tanto espacio cuanto podría recorrer una piedra lanzada por un buen hondero, cuando se arrimaron todos a los duros peñascos de la escarpada orilla, y permanecieron firmes y apretados entre sí, como se detiene a mirar aquel que duda. No os asombréis; pero creed que si pretende trepar esta escarpada costa, lo hace inducido por virtud celestial. Yo me volví hacia él, y le miré fijamente: era rubio, hermoso y de gentil aspecto; pero tenía la ceja partida de un golpe. Cuando le manifesté humildemente que no le había visto nunca, me dijo:. Después de tener atravesado mi cuerpo por dos heridas mortales, me volví llorando hacia Aquél, que voluntariamente perdona. Mis pecados fueron horribles; pero la bondad infinita tiene tan largos los brazos, que recibe a todo el que se vuelve hacia ella. Ahora los moja la lluvia; el viento los impele fuera del reino, casi a la orilla del Verde, donde los hizo transportar con cirios apagados. Pero por su maldición no se pierde el amor de Dios de tal modo, que no vuelva nunca, mientras reverdezca la flor de la esperanza. UANDO por efecto del placer o del dolor de que se siente afectada alguna de nuestras facultades, el alma entera se concentra en esa facultad, parece que no atienda a ninguna otra; y esto demuestra el error de los que creen que en nosotros arde un alma sobre otra alma. Cualquier portillo de los que suele tapar el aldeano con un manojo de espinos, cuando maduran las uvas, es mayor que el sendero por donde subimos solos mi Maestro y yo, cuando la multitud de almas se separó de nosotros. Cuando llegamos a sitio descubierto, sobre el rellano de la alta base del monte, dije:. Yo estaba ya cansado, y entonces exclamé:. Sus palabras me aguijonearon de tal modo, que me esforcé cuanto pude trepando hasta donde él estaba, tanto que puse mis plantas sobre aquella especie de cornisa. Nos sentamos allí ambos, vueltos hacia Levante, por cuyo lado habíamos subido; pues suele agradar la contemplación del camino que uno ha hecho. Primeramente dirigí los ojos al fondo, después los levanté hacia el Sol, y me admiraba de que éste nos iluminase por la izquierda. El Poeta observó que me quedaba estupefacto, mi [] rando el carro de la luz que iba a pasar entre nosotros y el Aquilón; por lo cual me dijo:. Maestro mío—le contesté—, nunca había visto tan claramente como ahora distingo estas cosas, para cuya comprensión no me parecía bastante apto mi ingenio. Uno de ellos, que me parecía cansado, estaba sentado con las rodillas abrazadas, reposando sobre ellas su cabeza. Entonces se volvió hacia nosotros, y nos examinó, dirigiendo su mirada por encima de los muslos, y diciendo:. Conocí entonces quién era; y aquella fatiga que agitaba todavía un poco mi respiración, no me impidió acercarme a él. Cuando estuve a su lado, alzó apenas la cabeza, diciendo:. Sus perezosos movimientos y sus lacónicas palabras hicieron asomar una sonrisa a mis labios; después dije:. Antes que yo entre por ella, es necesario que el cielo dé tantas vueltas en torno mío, cuantas dió en el transcurso de [] mi vida, por haber aplazado los buenos suspiros hasta la hora de mi muerte; a no ser que me auxilie una plegaria, que se eleve de un corazón que viva en la gracia. Al oír estas palabras, volví la cabeza, y vi que las sombras miraban con admiración, no solamente a mí, sino también a la luz interceptada por mi cuerpo. Sígueme, y deja que hable esa gente. En tanto, de través por la cuesta venían hacia nosotros [] algunas almas entonando, versículo a versículo, el "Miserere. Así se cumpla el deseo que te conduce a esta elevada montaña, dígnate auxiliar al mío con obras de piedad. Yo fuí de Montefeltro, y soy Buonconte. Ni Juana ni los otros se cuidan de mí; por lo cual voy entre éstos con la cabeza baja. Allí donde pierde su nombre, llegué yo con el cuello atravesado, huyendo a pie y ensangrentando la llanura. En cuanto se extinguió el día, cubrió de nieblas el valle desde Pratomagno hasta el Apenino, e hizo tan denso aquel cielo, que el espeso aire se convirtió en agua: cayó la lluvia, y el agua que la tierra no pudo absorber fué a parar a los barrancos, y uniéndose a la de los torrentes, se precipitó hacia el río real con tal rapidez, que nada podía contenerla. El Archiano furioso encontró mi cuerpo helado en su embocadura, lo arrastró hacia el Arno, y separó mis brazos que había puesto en cruz sobre el pecho cuando me venció el dolor. Después de haberme volteado por sus orillas y su fondo, me cubrió y rodeó con la arena que había hecho desprenderse de los campos. Así estaba yo en medio de aquella compacta muchedumbre de almas, volviendo a uno y otro lado el rostro, hasta que, merced a mis promesas, pude desprenderme de ellas. Allí estaban el Aretino que recibió la muerte de los brazos crueles de Ghin di Tacco, y el otro que se ahogó al darle caza sus enemigos. Allí oraba, con los brazos extendidos, Federico Novello, y aquel de Pisa, que dió ocasión de demostrar la grandeza de su alma al buen Marzucco. Cuando me vi libre de todas aquellas sombras, que rogaban para que otros rogasen por ellas, a fin de abreviar el tiempo de su purificación, empecé a decir:. Llegamos junto a ella. Al dulce nombre de su país natal, aquel alma gentil se apresuró a festejar a su conciudadano; al paso que tus vivos no saben estar sin guerra, y se destrozan entre sí aquellos a quienes guarda una misma muralla y un mismo foso. Busca, desgraciada, en derredor de tus costas, y después contempla en tu seno si alguna parte de ti misma goza de paz. Tu vergüenza sería menor sin ese mismo freno. Hombre indolente, ven a ver a los Montecchi y a los Cappelletti, a los Monaldi y Filippeschi, aquéllos ya tristes, y éstos poseídos de amargos recelos. Florencia mía, bien puedes estar satisfecha de esta digresión, que no habla contigo, merced a tu pueblo que tanto se ingenia. Hay muchos que tienen la justicia en el corazón, pero son tardíos en aplicarla, porque temen disparar el arco imprudentemente; mas tu pueblo la tiene en la punta de sus labios. Eres rica, disfrutas tranquilidad, tienes prudencia. Si digo la verdad, claramente lo demuestran los hechos. Atenas y Lacedemonia, que hicieron las antiguas leyes y fueron [] tan civilizadas, dieron un débil ejemplo de vivir bien, comparadas contigo; pues dictas tan sutiles decretos, que los que expides en Octubre no llegan a mediados de Noviembre. Yo soy Virgilio, que perdí el cielo por no tener fe, y no por otra culpa. Así respondió mi Guía. Como el que de improviso ve una cosa que le asombra, y a la que no sabe si dar o no crédito, diciendo: "es, no es," así se quedó aquél: después bajó los ojos, se adelantó humildemente hacia él, y le abrazó en el sitio del cuerpo donde alcanza el pequeño. Si es que soy digno de oír tus palabras, dime si vienes del Infierno, y de qué recinto. Con ellas, podríase muy bien volver abajo y [] recorrer la cuesta vagando en torno, mientras el día esté bajo el horizonte. Nos habíamos alejado un poco de allí, cuando eché de ver que el monte estaba hendido como los valles que hay en nuestro hemisferio. La naturaleza no había ostentado solamente allí sus adornos, sino que con la suavidad de mil aromas había formado un olor indistinto y desconocido para nosotros. Allí vi sentadas sobre la verdura y entre las flores algunas almas, que desde fuera no podían distinguirse, por ocultarlas las laderas del valle, las cuales estaban cantando el "Salve Regina. Desde esta altura veréis las acciones y los rostros de todos, mejor que si estuvierais entre ellos en el mismo valle. El que con su presencia conforta al primero, gobernó la tierra donde nace el agua que el Moltava conduce al Elba, y el Elba al mar. Llamóse Ottokar, y ya en la infancia fué mucho mejor príncipe que su hijo Wenceslao cuando barbado, a quien enervaron el ocio y la lujuria. Y aquel romo, que parece consultar con tanta intimidad al otro de benigno aspecto, murió huyendo y marchitando la flor de lis: mirad cómo se golpea el pecho; y ved cómo el otro, suspirando, apoya su mejilla en la palma de la mano. Padre y suegro son del mal de Francia: saben que su vida es grosera y viciosa, y de ahí proviene el dolor que les aflige. Raras veces renace por las ramas la humana probidad; pues así lo quiere Aquél que nos la da, para que se la pidamos. No menos se dirigen mis palabras al narigudo, que al otro, a Pedro, que canta con él; pues de su descendencia se lamentan ya la Pulla y la Provenza. Unió y levantó ambas palmas, dirigiendo sus ojos hacia Oriente, como si dijese a Dios: "Sólo en ti pienso;" y salió de su boca tan devotamente y con tan dulces notas el "Te lucis ante," que el placer me hizo salir fuera de mí. Se distinguía perfectamente su blonda cabellera; pero al querer mirar sus facciones, se ofuscaba la vista, como se ofusca toda facultad, por la excesiva fuerza de las impresiones. Y yo, que no sabía por qué sitio había de venir, miré en torno mío, y helado de terror, me arrimé cuanto pude a las fieles espaldas. Sordello continuó:. El aire iba ya obscureciéndose, pero no tanto que entre sus ojos y los míos no permitiese ver lo que antes por la distancia se ocultaba. Vino hacia mí, y yo me adelanté hacia él. No hubo amistoso saludo que no nos dirigiésemos; después me preguntó:. Apenas oyeron mi respuesta, cuando Sordello y él retrocedieron como hombres poseídos de un repentino espanto. El primero se volvió hacia Virgilio, y el otro [] hacia uno que estaba sentado, gritando: "Ven, Conrado, ven a ver lo que Dios por su gracia permite. Así decía, y en todo su aspecto se veía impreso el sello de aquel recto celo que arde con mesura en el corazón. Mi Guía me preguntó:. Se adelantaba el maligno reptil por entre la hierba y las flores, volviendo de vez en cuando la cabeza, y lamiéndose el lomo como un animal que se alisa la piel. No puedo decir cómo se movieron los azores celestiales, pues no me fué posible distinguirlo; pero sí vi a entreambos en movimiento. La sombra que se acercó al juez, cuando éste la llamó, no dejó un momento de mirarme durante todo aquel asalto. La gloria que honra vuestra casa da tal renombre a sus señores y a la comarca entera, que tiene noticia de ella aun aquel que no la ha visitado. Y os juro, así pueda llegar a lo alto de este monte, que vuestra honrosa estirpe no pierde la prez que le han conquistado su bolsa y su espada. Da rienda suelta a tu vigor, lejos de reprimirlo, pues has llegado ya junto al Purgatorio; mira allí el muro que le cerca en derredor; y mira la entrada en aquel sitio donde parece estar roto. Me quedé como el hombre que ve sus dudas convertidas en certidumbre, y cuyo miedo se trueca en fortaleza, cuando le han descubierto la verdad; y vién [] dome tranquilo mi Guía, empezó a subir por la calzada, y yo seguí tras él hacia lo alto. Tenía en la mano una espada desnuda, que reflejaba sus rayos hacia nosotros de tal modo, que en vano intentó fijar en ella mis miradas. Cuidad que vuestra llegada no os sea funesta. Llegad, pues, y subid nuestras gradas. Mi Guía me condujo de buen grado por los tres escalones, diciendo:. Me postré devotamente a los pies santos: le pedí por misericordia que abriese, pero antes me dí tres golpes en el pecho. Con la punta de su espada me trazó siete veces en la frente la letra P [58] , y dijo:. Antes de entrar a debatir la naturaleza trinitaria de la divinidad, verdadero tema de su discurso, el teólogo lanza una invectiva contra los críticos que entablan falsas disputas para confundir a los ortodoxos con argumentos nimios cap. Véase Galbarro García, Sus sermones agradaban y fue misionero de indios. En , una carta del arzobispo de Lima, Pedro de Villagómez, al rey Felipe IV, fechada a 26 de julio, acredita la categoría del franciscano, propuesto como obispo por la cabeza seglar de la Iglesia peruana. Firma pues su aprobación para Espinosa Medrano como provincial de la orden franciscana en Lima. En viaja del virreinato a España para tratar de publicar su obra, que fue censurada Eguiluz La comisión de la aprobación por el arzobispo de Lima y la fórmula protocolaria de cierre se repiten en otra censura, firmada por el mismo Juan Jiménez de Montalvo, a otro de los firmantes de los preliminares del Apologético , el doctor Bravo de Paredes y Quiñones, autor del Sermón en la solemnidad de la Virgen María Lima: s. Véase Bravo de Paredes y Quiñones f. Véase Migne Es probable que esté tomada de una fuente indirecta, que podría ser la exitosa obra del jesuita Benedicto Pereira, Commentariorum in Danielem prophetam libri sexdecim Romae: apud Georgium Ferrarium, La cita se encuentra en el libro primero de los Commentarii in Ezechielem prophetam de San Jerónimo Migne b: col. Véase por ejemplo, con la leccion traída por Migne, los Opera omnia de San Jerónimo Parisiis: apud Claudium Chevallonium, anno , vol. Espinosa Medrano también repite la misma fórmula en su censura al mismo escrito de su maestro f. Ciudad de los Reyes, Lima. El provisor de los Reyes es su arzobispo, el abajo firmante y ya mencionado Pedro de Villagómez. Véase Pouncey Sobre el origen del criollismo peruano, véase Lavallé y Asimismo, sobre la importancia dada por los autores americanos a la recepción europea, véase Domínguez Camargo Agradezco a Luis Castellví Laukamp las referencias apuntadas en esta nota. Así acusa El Lunarejo a Faría de no escarmentar en la vil fama de Eróstrato, insinuando que el portugués pretende ser recordado blasfemando de la obra de Luis de Góngora, una obra digna de las maravillas del mundo. Es muy probable que el título de comisario del Santo Oficio mencionado en los Anales del Cuzco sea posterior a la publicación de los edictos de la fe y corresponda al título con el que se le recordaba en el cabildo. Nacido entre y en Lima, de un padre español letrado y de una madre criolla panameña, es canónigo de la catedral de Cuzco desde y provisor y vicario general del obispo Pedro de Ortega y Sotomayor a partir de Debido a la muerte de dicho obispo y a la de su sucesor inmediato en el transcurso del viaje hacia la ciudad andina, fue de a provisor de la sede vacante del obispado cuzqueño. Véase Guibovich y Domínguez A : Scil. A : Met. La frase era un adagio trillado, que apenas traía a la memoria su origen ovidiano. Sin embargo, en este punto del panegírico que le dedica Alonso Bravo a Espinosa Medrano, puede tener especial relieve en la composición de una isotopía solar, puesto que pertenece al inicio del libro segundo de las Metamorfosis , en el que Ovidio describe el palacio del Sol: las luces de Espinosa Medrano, que Alonso Bravo acaba de mencionar, el brillo de El Lunarejo y sus centellas, le convierten en un émulo del astro del día, y este panegírico tiene su fuente, aunque distante, en el palacio solar de Ovidio. No he alcanzado a encontrar esta antonomasia en Budeo. Como símbolo de los censores críticos aparece en la anécdota de la reprobación de Venus, que Alonso Bravo atribuye a Budeo. Esta obra de Caussin gozó de amplia difusión y fue varias veces reeditada Fumaroli Critici Censores. La anécdota de la reprobación de Venus se halla también en los Adagia de Erasmo, que la encuentra en Filostrato Erasmo B : Rouill. A ] in Histor. Alonso Bravo hace mención de la Historia generalis plantarum de Guillaume Rouillé mientras que Caussin no da referencia alguna de su apólogo. La obra en cuestión, del botanista Jacques Daléchamps, fue editada por Guillaume Rouillé o Roville en y A : Cov. B ] embl. Aparece aquí alterada en el pronombre final, que pasa de nos a eum , porque Alonso Bravo copia literalmente la cita, como lo indica su marginalia, del margen del capítulo 32 del libro 1 de los Emblemas morales Zaragoza: por Alfonso Rodríguez, de Juan de Orozco y Covarrubias, donde se lee Orozco y Covarrubias f. Véase Orozco y Covarrubias f. B : Adgust A ] tract. Véanse las Noticias cronológicas de la gran ciudad del Cuzco de Diego de Esquivel y Navia , tomo 2: A la pregunta, por tanto de si responde el ofendido don Luis, la respuesta implícita es sí: tanta es la elocuencia de El Lunarejo, verdadero Góngora redivivo. IX, 81, v. I, 1, v. IV, 32, v. Sobre este epigrama y sobre el uso del epigrama en las polémicas literarias anteriores a la gongorina véase Laurens y Góngora ha de estimar a la culta rosa que constituye el Apologético , que, como rosa, es corona de don Luis y que, por otra parte, lo defiende con sus espinas, procedentes del nombre de El Lunarejo. Así lo cuenta la Teogonía de Hesíodo en los versos y siguientes Hesíodo y también Poliziano en sus Stanze Fiorenza: appresso Bartolomeo Sermartelli, , I, , v. Véase, sobre la huella de estos pies floridos en el Nacimiento de Venus y La primavera de Botticelli: Warburg y En particular, la capacidad germinadora del pie de Venus tiene especial relación con la rosa, nacida de una herida del talón de la diosa, que al sangrar enrojeció la flor véase Vescovo El Apologético es aquí la culta rosa cuyo color rojo proviene de las heridas de Góngora y no de la sangre lasciva de Venus. Francisco de Valverde opone dos referentes antiguos: por una parte la lasciva Venus y la bajeza del pie, por otra la docta Palas y la nobleza de la mano. Fue elegido alcalde ordinario el año de Esquivel , tomo 2: Este aspecto, que Miguel de Quiñones también sugiere en su censura, es uno de los aportes principales de los preliminares y se desvanece en el texto de Espinosa Medrano, con la salvedad de las pocas ocasiones en las que aflora un tono nacionalista, siempre con sesgo antilusitano. Diego de Loaysa expresa aquí su deseo de que el trofeo y la gloria de Espinosa recorran el mundo entero y se conozcan en todo el orbe siguiendo la trayectoria de Febo, que lo recorre completo a diario. La órbita del sol hacia el poniente sirve de halo a Espinosa Medrano. Este giro de Timbreo como un ojo solar que pone el foco en El Lunarejo tiene dos posibles fuentes en versos de Tasso y de Fernando de Herrera. Timbreo giraría por tanto los ojos del cielo y de la poesía, en su calidad de astro y de dios, en dirección del austral hemisferio y de El Lunarejo. Véase Ovidio, Metamorfosis , IV, v. Góngora tiene por tanto en Espinosa Medrano a un Homero indiano para defenderle. El ingenio de Espinosa Medrano hila en ruecas de oro para restaurar las mieles del poema gongorino. En sus Adagia , Erasmo lo cita en la forma: leonem ex unguibus aestimare , , y atribuye su origen a Fidias, el escultor ateniense, que dedujo y esculpió las proporciones del león a partir del examen de una garra. Encélado, uno de los gigantes hijos de Gaia y Urano, fue vencido en la Gigantomaquia y enterrado bajo el Etna: véase Claudiano, Gigantomaquia , v. Espinosa Medrano es por tanto el león o el gigante que muestra a Europa su grandeza peruana a través de una obra menor, uña o dedo que no deja de sugerir su verdadera envergadura. En su epigrama, Juan de Lira elogia al Lunarejo realzando su poema con una severidad fingida. Declara no admirar ni alabar, sino examinar el Apologético , nunc calami cerno minora tui , aparentando una neutralidad que juega con la posibilidad de la condena: de la soberbia ante los europeos como acicate para la redacción del Apologético , de la seducción de las Musas lejos del tomismo. La primera crítica del panegirista consiste en rebajar el Apologético al nivel de obra menor, por oposición a la docencia tomista. La circunspección de Juan de Lira se desvela como juego en este falso ataque, que repite la valoración del tratado por Alonso Bravo de Paredes y Quiñones, fray Miguel de Quiñones y por el mismo Espinosa Medrano, en su dedicatoria a Luis Méndez de Haro y en el prólogo al lector. La pregunta retórica no zanja la ambigüedad entre elogio y condena. Aquí, Juan de Lira alude precisamente al versículo 17, que indica que las ruedas del carro no habían de desviarse al avanzar per quattuor partes earum euntes ibant et non reuertebantur cum ambularent. Reprueba así en apariencia la osadía de El Lunarejo, dispuesto casi, por la seducción de las Musas, a torcer los irreversibles ejes del carro de la religión poteras axes torquere? El ser Buey por el pie corresponde a la metonimia del tetramorfos en su conjunto, ya que los cuatro animales de la visión de Ezequiel tenían pies de ternera vers. La equívoca neutralidad o profanidad de la pluma y la uña —venerables por el sagrado carro, pero profanas por referencia a la escritura y al ex ungue leonem — desemboca a través del buey en los valores sagrados que culminan con el querubín. Contra tan religiosa naturaleza, el Apologético es rebeldía digna de Encélado. El rocío de la elocuencia de Espinosa se refiere a su capacidad persuasiva como orador. Véase Lope de Vega , vol. III: Este verso, así como el siguiente, puede ser una lejana alusión a las escenas venatorias de la Soledad segunda de Góngora. He aquí que ilustras las obras del poeta tartésico, y el deslenguado Faría yace muerto por tu mano vengadora. Tu mente aureolada de sabiduría arde cual nuevo Olimpo, y con ingenio vibra fulminantes dardos. Lector, ama y teme, porque refulgen en llama y en rocío, ya enseñe con lluvia, ya hiera con rayo. El poema se inicia con una valoración del estilo sublime del Apologético , caracterizado como tonante. El Apologético es pues obra sublime por su estilo, pero también tonante por fulminar a Faría. Cierra el poema la gloria olímpica de Espinosa Medrano y un apóstrofe al lector, que recapitula la ambivalencia del estilo de El Lunarejo: el lector ha de amar y temer, pues es tonante y rorante por sublime pero también por justiciero. Esta era un imperativo legal cuya finalidad consistía en asegurar que el volumen impreso coincidiera con el manuscrito aprobado por los censores. Solo de modo secundario podía servir también para que el lector cuidadoso corrigiera él mismo el texto. Pese a la primera persona, es difícil atribuir a ciencia cierta estas palabras al mismo Espinosa Medrano. Fue valido de Felipe IV a partir de Véase Valladares Ramírez Tanto es así que, tras el fracasado asedio portugués de Badajoz, en enero de sufrió el Conde Duque una sonada derrota en Elvas, ante tropas lusas. Cabe recordarlo para contextualizar los ataques antilusitanos que Espinosa Medrano le dirige a Manuel de Faría. Espinosa Medrano alude para honrarlo al undécimo trabajo de Hércules-Alcides, el de conseguir las manzanas del jardín de las Hespérides. Las recogió Atlas a cambio de que Alcides sostuviera en su lugar el firmamento, con lo que el apelativo que Espinosa Medrano le da al valido respeta la preeminencia de Felipe IV, Atlas y soporte permanente del imperio. La comparación con Alcides y la alusión al mito de Atlas eran tópicos en el elogio del valido. Véase la representación de este escudo de armas en la portada del Apologético. A : Paneg. A : Hiegor. B ] lib. Nam cum et praeceptor eius et frequentes discipuli in ludo literario essent, visendae magnitudinis lupus irrupit Gelonisque tabulis morsu arreptis ire foras properabat. Gelon haudquaquam territus, ne tabellis privaretur, eas manu non segniter tenens lupum sequebatur; postea vero quam foras processere, gymnasium repente corruit magistratumque et condiscipulos oppressit, Gelo incolumis evasit. Valeriano f. Véase Blanco Claudiano El Lunarejo elabora un concepto de correspondencia entre la capital o la corte, el corazón y el sol. Presumiblemente, considerando las fechas, podemos descartar el ataque contra los cultos que se encuentra en la noche primera, palestra IV de las Noches claras de Faría, publicadas en Madrid, por la viuda de Cosme Delgado, en dedicatoria del 7 de febrero de y por tanto anteriores a la muerte de Góngora. Se referiría de este modo al comentario de las Lusíadas de Faría. No nos consta que conozca o utilice en su Apologético las Noches claras ni el tomo primero de la Fuente de Aganipe. En este virulento ataque, Espinosa Medrano alude a dos polémicas de la época para reivindicarse como letrado cuzqueño. La segunda polémica es la de la naturaleza del indio americano, entre la humanidad y la barbarie. Véase a este respecto la introducción. Que puede auer que contente a los Europeos, que desta suerte dudan? Satyros nos juzgan, Tritones nos presumen, que brutos de alma; en vano se alientan a desmentirnos mascaras de humanidad. Perdono lo que me cabe A : om. El papagayo es una alusión a una anécdota que se encuentra en Macrobio, Saturnalia , lib. El emperador Augusto, de humor amable y espléndido, compra una serie de cuervos amaestrados que le graznan alabanzas. El emperador, divertido por la involuntaria franqueza, compra el cuervo doblando el precio de los anteriores. Segundo, renuncia a desengañar a europeos que tercamente porfían en su error, y constata, para acabar, la vanidad de su empresa intelectual, merecedora de mayor estima en eventuales bestias que en criollos con severos estudios e ingenio. Pedro de Oña. Pedro de Bustamante A : Pausanias. Pedro de Oña B. Sobre la envidia en la polémica gongorina véase Galbarro García, En la mayoría de ediciones se trata del emblema o , pero la remisión de Espinosa Medrano al emblema nos indica que consulta probablemente los Omnia Andreae Alciati v. Véase Alciato Pilar Pedraza, véase Alciato Con esta pulla Espinosa Medrano devuelve a Manuel de Faría el ataque de los europeos hacia los americanos. Cent 5. Erasmo col. Conviene que apliquemos la frase, sospecho, al vano ataque que ciertos odiosos sabidillos suelen lanzar contra los varones doctos, a quienes, como son incapaces de imitarlos, no se recatan de murmurar de ellos. Le amenazaron acusaciones de herejía, aunque no llegaran a concretarse. A ] Isido. Emendati, et notis illustrati per Garsiam Loaysa, príncipe publicada en Taurini: apud Jo. Es posible que Espinosa Medrano acuda a las Sentencias comentadas en la edición madrileña sufragada por Felipe II ex typographia regia, : véase Isidoro b Véase también Isidoro b Baptistam Bevilaquam , pero que se reedita como pars altera de los Diui Isidori Hispal. Episcopi opera sufragados por Felipe II Madriti: ex typographia regia, En las notas al texto, y en particular a la sentencia undécima del cap. Véase Isidoro y b Passio lunae in insanis. La imagen de la carrera concluye en la frase siguiente, en que Faría tropieza en su estudio-estadio, dando en el descrédito. San Jerónimo, Epistulae , 3, epist. Véase también Migne a col. En el testimonio A, la n se encuentra tachada. Contribuyó a dar a conocer esa difundida creencia antigua, que proviene de la Historia de los animales de Aristóteles, cap. Véase también Jerónimo de Estridón Los pocos datos que aporta Espinosa Medrano sobre su lectura de esta cita en un tomo segundo del epistolario de San Jerónimo y bajo el título de apología no permiten encontrar a ciencia cierta la versión o la edición que consulta, aunque sí aparece con tales características, entre otras, en la edición parisina del epistolario de San Jerónimo publicada por Sébastien Nivelle en Parisiis: apud Sebastianum Niuellium, sub Ciconiis, via Iacobeae, Véase Jerónimo de Estridón col. Espinosa Medrano escribe sine praeceptore , en lugar de absque praeceptore , lo cual es probablemente una cita de memoria o una variante textual. Sobre estas palabras véase la sexta sección de Manuel de Faría, infra. La príncipe de Catulli, Tibulli, Propertii noua editio. Véase Scaliger I, epist. III, Migne col. Sin embargo, también se encuentra repertoriado en los Adagia de Erasmo, en la edición consultada por El Lunarejo Erasmo , col. El fragmento en cuestión precede inmediatamente a esta cita de El Lunarejo Jerónimo de Estridón, Epistolae , epístola 46, Apologiae Hieronymi adversus Ruffinum , 1, véase col. El cuento se halla en Ovidio, Metamorfosis , XI, v. Tanto el adagio sus Minervam como las orejas del rey Midas son frecuentemente invocados en las contiendas poéticas. A estan. El término pasó a las lenguas modernas con el consiguiente significado despectivo. Sobre la visión de la poesía de Espinosa Medrano, y especialmente sobre esta frase, véase Ruiz Soto, IV, 7 Vulgata III, cap. En la edición consultada por Espinosa Medrano: Isidoro o b El comentario de García de Loaysa a la sentencia en cuestión se encuentra en Isidoro Sabinus f. Véase también la edición de Joaquín Camerario de los Poemata de Sabinus s. Asimismo, sobre la inspiración del humanista germano en las secciones II y III del Apologético, remito a las líneas que a Sabinus le dedica Martinengo Javier de Echave-Sustaeta en Virgilio b: A : AEneydos B ] A : Horat. José Luis Moralejo, Horacio Nam [epitheton exiguus] appositum proprium effecit, ne plus expectaremus, et casus singularis magis decuit, et clausula ipsa unius syllabae non usitata addidit gratiam. Imitatus est itaque utrumque Horatius: nascetur ridiculus mus. Uno y otro lo imitó Horacio diciendo: Nascetur ridiculus mus Arte poética, verso Lo comenta Antonio Azaustre Galiana tras un breve repaso de la presencia del exiguus mus en las discusiones literarias sobre el estilo culto Azaustre Galiana Allí se menciona la profecía de Camoens sobre la expedición africana col. Agradezco a Aude Plagnard que me ayudara a localizar este fragmento. A : Aquar. Véase Teófilo Folengo f. Las centellas lucidas y ardientes remiten a la isotopía luminosa que rodea al cordobés y, aunque carecen de definición expresa, el peruano las apoya en las palabras de Bustamante en su aprobación a Salcedo Coronel f. I de Oratore : Poetas, quasi alia lingua loqui , pues es nota y pobreza de ingenio el ser entendido de todos: Ovidio, lib. Así, tras la aparente imprecisión de los términos se esconde aquí una apreciación del valor de Góngora por la abundancia y la calidad de sus conceptos. Garcia de Salzedo , primera parte, aprobación Salcedo Coronel f. La cabra-sustantivo se aleja de su lugar predilecto en el que Faría pretende estabularla. Las figuras que Faría propone mezclan el referente épico de Aníbal con el ladrón Caco y la cabra, lanzando un ataque velado a la confusión de estilos que achaca a la alternancia entre hipérbaton y sintaxis llana en los versos gongorinos. El expresar, el denotar y el delinear pertenecen a la terminología de la representación o visión. A : Ant. B ] de Solis, Buen humor de las Musas. La rima exige que el v. Sabinus I de artific. Javier de Echave-Sustaeta, Virgilio b: Véase Sabinus f. B4r-v y I B : Elco. La variante quondam felix pertenece a la tradición textual de las Bucólicas a: 41 y 6. Al demostrar con el aval virgiliano que la cabriola y el hipérbaton no tienen necesariamente relación, Espinosa Medrano desmonta la argumentación de Faría antes incluso de citar a Góngora: Virgilio despide el rebaño de Melibeo con un hipérbaton, los pastores de las Soledades saludan al mancebo con la misma figura; en ambos lugares hay cabras, pero sin cabriolas. A ] de Anima cap. La polémica científica y la polémica poética van de la mano. Sobre el género de la apología véase la introducción. De los microbios o los muros, de las guerras o del invierno? Maestranzas De Noche Hierro negro que duerme, fierro negro que gime por cada poro un grito de desconsolación. Las cenizas ardidas sobre la tierra triste, los caldos en que el bronce derritió su dolor. Aves de qué lejano país desventurado graznaron en la noche dolorosa y sin fin? Y el grito se me crispa como un nervio enroscado o como la cuerda rota de un violín. En las paredes cuelgan las interrogaciones, florece en las bigornias el alma de los bronces y hay un temblor de pasos en los cuartos desiertos. Manuel Rodríguez Señora, dicen que dónde, mi madre dicen, dijeron, el agua y el viento dicen que vieron al guerrillero. El Tigre Soy el tigre. Y me quedo velando por años en la selva tus huesos, tu ceniza, inmóvil, lejos del odio y de la cólera, desarmado en tu muerte, cruzado por las lianas, inmóvil en la lluvia, centinela implacable de mi amor asesino. Hay entre ciencias de llanto un altar confuso, y en mi sesión de atardeceres sin perfume, en mis abandonados dormitorios donde habita la luna, y arañas de mi propiedad, y destrucciones que me son queridas, adoro mi propio ser perdido, mi substancia imperfecta, mi golpe de plata y mi pérdida eterna. Quién hizo ceremonia de cenizas? El hueso del padre, la madera del buque muerto, y su propio final, su misma huida, su fuerza triste, su dios miserable? Acecho, pues, lo inanimado y lo doliente, y el testimonio extraño que sostengo con eficiencia cruel y escrito en cenizas, es la forma de olvido que prefiero, el nombre que doy a la tierra, el valor de mis sueños, la cantidad interminable que divido con mis ojos de invierno, durante cada día de este mundo. En qué idioma cae la lluvia sobre ciudades dolorosas? Qué suaves sílabas repite el aire del alba marina? Es paz la paz de la paloma? El leopardo hace la guerra? Por qué enseña el profesor la geografía de la muerte? Qué pasa con las golondrinas que llegan tarde al colegio? Es verdad que reparten cartas transparentes, por todo el cielo? Hay en el cielo de Colombia un coleccionista de nubes? Por qué siempre se hacen en Londres los congresos de los paraguas? Sangre color de amaranto tenía la reina de Saba? Qué mundo! Qué profundo perejil! Qué nave navegando en la dulzura! Ah tu voz misteriosa que el amor tiñe y dobla en el atardecer resonante y muriendo! Así en horas profundas sobre los campos he visto doblarse las espigas en la boca del viento. El ajo les añade su terrenal fragancia, la pimienta, polen que atravesó los arrecifes, y vestidas de nuevo con traje de marfil, llenan el plato con la repetición de su abundancia y su sabrosa sencillez de tierra. Soneto Xl - Cien Sonetos De Amor Era verde el silencio, mojada era la luz, temblaba el mes de Junio como una mariposa y en el austral dominio, desde el mar y las piedras, Matilde, atravesaste el mediodía. Amo tus dones puros, tu piel de piedra intacta, tus uñas ofrecidas en el sol de tus dedos, tu boca derramada por toda la alegría, pero, para mi casa vecina del abismo, dame el atormentado sistema del silencio, el pabellón del mar olvidado en la arena. Vago de un punto a otro, absorbo ilusiones, converso con los sastres en sus nidos: ellos, a menudo, con voz fatal y fría, cantan y hacen huir los maleficios. Hay un país extenso en el cielo con las supersticiosas alfombras del arco-iris y con vegetaciones vesperales: hacia allí me dirijo, no sin cierta fatiga, pisando una tierra removida de sepulcros un tanto frescos, yo sueño entre esas plantas de legumbre confusa. Paso entre documentos disfrutados, entre orígenes, vestido como un ser original y abatido: amo la miel gastada del respeto, el dulce catecismo entre cuyas hojas duermen violetas envejecidas, desvanecidas, y las escobas, conmovedoras de auxilio, en su apariencia hay, sin duda, pesadumbre y certeza. Qué día ha sobrevenido! Qué espesa luz de leche, compacta, digital, me favorece! He oído relinchar su rojo caballo desnudo, sin herraduras y radiante. Atravieso con él sobre las iglesias, galopo los cuarteles desiertos de soldados y un ejército impuro me persigue. Sus ojos de eucaliptus roban sombra, su cuerpo de campana galopa y golpea. La Muerta Si de pronto no existes, si de pronto no vives, yo seguiré viviendo. No me atrevo, no me atrevo a escribirlo, si te mueres. Yo seguiré viviendo. Porque donde no tiene voz un hombre allí, mi voz. Donde los negros sean apaleados, yo no puedo estar muerto. Cuando la victoria, no mi victoria, sino la gran victoria llegue, aunque esté mudo debo hablar: yo la veré llegar aunque esté ciego. No, perdóname. Siempre eres nueva como nada o nadie, siempre recién caída del Paraíso: plena y pura mejilla arrebolada de la aurora! Sabes que es verde la neblina a mediodía, en Patagonia? Quién canta en el fondo del agua en la laguna abandonada? La vida mía que te di se llena de años, como el volumen de un racimo. Era verdad aquel aroma de la doncella sorprendida? Por qué los pobres no comprenden apenas dejan de ser pobres? Dónde encontrar una campana que suene adentro de tus sueños? Collar, cascabel ebrio para tus manos suaves como las uvas. Y las miro lejanas mis palabras. Van trepando en mi viejo dolor como las yedras. Escuchas otras voces en mi voz dolorida. No me abandones. Sígueme, compañera, en esa ola de angustia. Pero se van tiñendo con tu amor mis palabras. Voy haciendo de todas un collar infinito para tus blancas manos, suaves como las uvas. Te decidiste, castaña, y saltaste a la tierra, bruñida y preparada, endurecida y suave como un pequeño seno de las islas de América. Caíste golpeando el suelo pero nada pasó, la hierba siguió temblando, el viejo castaño susurró como las bocas de toda una arboleda, cayó una hoja del otoño rojo, firme siguieron trabajando las horas en la tierra. La Noche Del Soldado Yo hago la noche del soldado, el tiempo del hombre sin melancolía ni exterminio, del tipo tirado lejos por el océano y una ola, y que no sabe que el agua amarga lo ha separado y que envejece, paulatinamente y sin miedo, dedicado a lo normal de la vida, sin cataclismos, sin ausencias, viviendo dentro de su piel y de su traje, sinceramente oscuro. Voy respirando como hijo hasta el corazón de un método obligatorio, de una tenaz paciencia física, resultado de alimentos y edad acumulados cada día, despojado de mi vestuario de venganza y de mi piel de oro. Yo peso con mis brazos cada nueva estatua, y bebo su remedio vivo con sed masculina y en silencio. Ay, de cada noche que sucede, hay algo de brasa abandonada que se gasta sola, y cae envuelta en ruinas, en medio de cosas funerales. Guardo la ropa y los huesos levemente impregnados de esa materia seminocturna: es un polvo temporal que se me va uniendo, y el dios de la substitución vela a veces a mi lado, respirando tenazmente, levantando la espada. Iv Cuando he llegado aquí se detiene mi mano. Alguien pregunta: —Dime por qué, como las olas en una misma costa, tus palabras sin cesar van y vuelven a su cuerpo? Y, amor, tu cuerpo no sólo es la rosa que en la sombra o la luna se levanta, o sorprendo o persigo. Ay que me digan cómo pudiera yo abolirte y dejar que mis manos sin tu forma arrancaran el fuego a mis palabras! Aromos Rubios En Los Campos De Loncoche La pata gris del Malo pisó estas pardas tierras, hirió estos dulces surcos, movió estos curvos montes, rasguñó las llanuras guardadas por la hilera rural de las derechas alamedas bifrontes. El terraplén yacente removió su cansancio, se abrió como una mano desesperada el cerro, en cabalgatas ebrias galopaban las nubes arrancando de Dios, de la tierra y del cielo. A dónde vas ahora? A mis ojos se enredan aromos rubios en los campos de Loncoche. Es el viento que agita los meses, el silbido de un tren, el paso de la temperatura sobre el lecho, un opaco sonido de sombra que cae como trapo en lo interminable, una repetición de distancias, un vino de color confundido, un paso polvoriento de vacas bramando. Yo oigo el sueño de viejos compañeros y mujeres amadas, sueños cuyos latidos me quebrantan: su material de alfombra piso en silencio, su luz de amapola muerdo con delirio. Hay en la boca el sabor, la sal del dormido. Mi corazón, es tarde y sin orillas, el día como un pobre mantel puesto a secar oscila rodeado de seres y extensión: de cada ser viviente hay algo en la atmósfera: mirando mucho el aire aparecerían mendigos, abogados, bandidos, carteros, costureras, y un poco de cada oficio, un resto humillado quiere trabajar su parte en nuestro interior. Yo busco desde antaño, yo examino sin arrogancia, conquistado, sin duda, por lo vespertino. Dónde termina el arco iris, en tu alma o en el horizonte? Dame la mano desde la profunda zona de tu dolor diseminado. Yo vengo a hablar por vuestra boca muerta. A través de la tierra juntad todos los silenciosos labios derramados y desde el fondo habladme toda esta larga noche como si yo estuviera con vosotros anclado, contadme todo, cadena a cadena, eslabón a eslabón, y paso a paso, afilad los cuchillos que guardasteis, ponedlos en mi pecho y en mi mano, como un río de rayos amarillos, como un río de tigres enterrados, y dejadme llorar, horas, días, años, edades ciegas, siglos estelares. Dadme el silencio, el agua, la esperanza. Dadme la lucha, el hierro, los volcanes. Hablad por mis palabras y mi sangre. El Amor Qué tienes, qué tenemos, qué nos pasa? Ay, nuestro amor es una cuerda dura que nos amarra hiriéndonos y si queremos salir de nuestra herida, separarnos, nos hace un nuevo nudo y nos condena a desangramos y quemarnos juntos. Qué tienes? Y qué vacía por el mundo ibas como una jarra de color de trigo sin aire, sin sonido, sin substancia! Yo busqué en vano en ti profundidad para mis brazos que excavan, sin cesar, bajo la tierra: bajo tu piel, bajo tus ojos nada, bajo tu doble pecho levantado apenas una corriente de orden cristalino que no sabe por qué corre cantando. Por qué, por qué, por qué, amor mío, por qué? A tu boca elevada a la luz o a la luna se agregaron los pétalos de un día consumido, y ayer viene trotando por su calle sombría para que recordemos su rostro que se ha muerto. Oda A La Sal Esta sal del salero yo la vi en los salares. Sé que no van a creerme, pero canta, canta la sal, la piel de los salares, canta con una boca ahogada por la tierra. Me estremecí en aquellas soledades cuando escuché la voz de la sal en el desierto. Cerca de Antofagasta toda la pampa salitrosa suena: es una voz quebrada, un lastimero canto. Luego en sus cavidades la sal gema, montaña de una luz enterrada, catedral transparente, cristal del mar, olvido de las olas. Preservadora de las antiguas bodegas del navío, descubridora fuiste en el océano, materia adelantada en los desconocidos, entreabiertos senderos de la espuma. El Hijo Ay hijo, sabes, sabes de dónde vienes? De un lago con gaviotas blancas y hambrientas. Así llegaste al mundo. Pero ella para verme y para verte un día atravesó los mares y yo para abrazar su pequeña cintura toda la tierra anduve, con guerras y montañas, con arenas y espinas. Eras la boina gris y el corazón en calma. Y las hojas caían en el agua de tu alma. Apegada a mis brazos como una enredadera, las hojas recogían tu voz lenta y en calma. Hoguera de estupor en que mi sed ardía. Dulce jacinto azul torcido sobre mi alma. Cielo desde un navío. Campo desde los cerros. Tu recuerdo es de luz, de humo, de estanque en calma! Hojas secas de otoño giraban en tu alma. Por qué Cristóbal Colón no pudo descubrir a España? De dónde saca tantas hojas la primavera de Francia? Dónde puede vivir un ciego a quien persiguen las abejas? Si se termina el amarillo con qué vamos a hacer el pan? Maligna, la verdad, qué noche tan grande, qué tierra tan sola! He llegado otra vez a los dormitorios solitarios, a almorzar en los restaurantes comida fría, y otra vez tiro al suelo los pantalones y las camisas, no hay perchas en mi habitación, ni retratos de nadie en las paredes. Fue adonde a mí me perdieron que logré por fin encontrarme? Era de plata verde su armadura y sus ojos eran como el agua marina. Sus manos y su rostro eran de trigo. Habla, le dije, caballero Jorge, no puedo oponer sino el aire a tus estrofas. De hierro y sombra fueron, de diamantes oscuros y cortadas quedaron en el frío de las torres de España, en la piedra, en el agua, en el idioma. Ay si pudiera morder una manzana, tocar la polvorosa suavidad de la harina. Ay si de nuevo el canto… No a la muerte daría mi palabra… Creo que el tiempo oscuro nos cegó el corazón y sus raíces bajaron y bajaron a las tumbas, comieron con la muerte. Sentencia y oración fueron las rosas de aquellas enterradas primaveras y, solitario trovador, anduve callado en las moradas transitorias: todos los pasos iban a una solemne eternidad vacía. Miré y el caballero de piedra era de aire. Ya no estaba en la silla. Por la abierta ventana se extendían las tierras, los países, la lucha, el trigo, el viento. Gracias, dije, don Jorge, caballero. Y volví a mi deber de pueblo y canto. Allí también quisiera dejar dormir mi sangre rodeando tu dulzura. Como las bestias grises que en los potreros pastan, y en los potreros se aman, como las bestias grises! Como el latido de las corolas abiertas dividiendo la joya futura de la siembra, como el latido de las corolas abiertas! Empujado por los designios de la tierra como una ola en el mar hacia ti va mi cuerpo. Me Peina El Viento Los Cabellos Me peina el viento los cabellos como una mano maternal: abro la puerta del recuerdo y el pensamiento se me va. Son otras voces las que llevo, es de otros labios mi cantar: hasta mi gruta de recuerdos tiene una extraña claridad! Frutos de tierras extranjeras, olas azules de otro mar, amores de otros hombres, penas que no me atrevo a recordar. Y el viento, el viento que me peina como una mano maternal! Mi verdad :se pierde en la noche: no tengo noche ni verdad! Tendido en medio del camino deben pisarme para andar. Pasan por mí sus corazones ebrios de vino y de soñar. Yo soy un puente inmóvil entre tu corazón y la eternidad. Si me muriera de repente no dejaría de cantar! Madrigal Escrito En Invierno En el fondo del mar profundo, en la noche de largas listas, como un caballo cruza corriendo tu callado callado nombre. Ahora bien, en lo largo y largo, de olvido a olvido residen conmigo los rieles, el grito de la lluvia: lo que la oscura noche preserva. Acógeme en la tarde de hilo cuando el anochecer trabaja su vestuario, y palpita en el cielo una estrella llena de viento. Siguió, siguió hasta donde vive el mar. Cerró los ojos, lo cubrió la hierba. Respiró toda la distancia verde. Por qué no enseñan a sacar miel del sol a los helicópteros? Dónde dejó la luna llena su saco nocturno de harina? Hela aquí tu ternura de ojos dulces que esperan. Hela aquí, boca tuya, palabra nunca dicha. Siento que se me suben los musgos de tu pena y me crecen a tientas en el alma infinita. Era esto el abandono, y lo sabías, era la guerra oscura del corazón y todos, era la queja rota de angustias conmovidas, y la ebriedad, y el deseo, y el dejarse ir, y era eso mi vida, era eso que el agua de tus ojos llevaba, era eso que en el hueco de tus manos cabía. Ah, mariposa mía y arrullo de paloma, ah vaso, ah estero, ah compañera mía! Te llegó mi reclamo, dímelo, te llegaba, en las abiertas noches de estrellas frías ahora, en el otoño, en el baile amarillo de los vientos hambrientos y las hojas caídas? Dímelo, me sentiste trepar hasta tu forma por todos los silencios, y todas las palabras? Yo me sentí crecer. Nunca supe hacia dónde. Lo comprendes, hermana? Es que se aleja el fruto cuando llegan mis manos y ruedan las estrellas antes de mi mirada. Soneto Lxxx - Cien Sonetos De Amor Noche De viajes y dolores yo regresé, amor mío, a tu voz, a tu mano volando en la guitarra, al fuego que interrumpe con besos el otoño, a la circulación de la noche en el cielo. Para todos los hombres pido pan y reinado, pido tierra para el labrador sin ventura, que nadie espere tregua de mi sangre o mi canto. Pero a tu amor no puedo renunciar sin morirme. Por eso toca el vals de la serena luna, la barcarola en el agua de la guitarra hasta que se doblegue mi cabeza soñando: que todos los desvelos de mi vida tejieron esta enramada en donde tu mano vive y vuela custodiando la noche del viajero dormido. Ii Años tuyos que yo debí sentir crecer cerca de mí como racimos hasta que hubieras visto cómo el sol y la tierra a mis manos de piedra te hubieran destinado, hasta que uva con uva hubieras hecho cantar en mis venas el vino. La Pródiga Yo te escogí entre todas las mujeres para que repitieras sobre la tierra mi corazón que baila con espigas o lucha sin cuartel cuando hace falta. Devuélveme a mi hijo! Pródiga, abre las puertas, y que en tu corazón el nudo ciego se desenlace y vuele con tu sangre y la mía por el mundo! Y al fin la casa abre su silencio, entramos a pisar el abandono, las ratas muertas, el adiós vacío, el agua que lloró en las cañerías. Lloró, lloró la casa noche y día, gimió con las arañas, entreabierta, se desgranó desde sus ojos negros, y ahora de pronto la volvemos viva, la poblamos y no nos reconoce: tiene que florecer, y no se acuerda. Ay gran amor, pequeña amada! No me detuve en la lucha. Entonces no mediste mi estatura, y al hombre que para ti apartó la sangre, el trigo, el agua confundiste con el pequeño insecto que te cayó en la falda. Quédate en el camino. Ha llegado la noche para ti. Tal vez de madrugada nos veremos de nuevo. Busquemos las antiguas cenizas del corazón quemado y allí que caigan uno por uno nuestros besos hasta que resucite la flor deshabitada. Al amor sepultado por tanto tiempo frío, por nieve y primavera, por olvido y otoño, acerquemos la luz de una nueva manzana, de la frescura abierta por una nueva herida, como el amor antiguo que camina en silencio por una eternidad de bocas enterradas. Es que de dónde, por dónde, en qué orilla? El rodeo constante, incierto, tan mudo, como las lilas alrededor del convento, o la llegada de la muerte a la lengua del buey que cae a tumbos, guardabajo y cuyos cuernos quieren sonar. Qué reposo emprender, qué pobre esperanza amar, con tan débil llama y tan fugitivo fuego? Contra qué levantar el hacha hambrienta? De qué materia desposeer, huir de qué rayo? Su luz apenas hecha de longitud y temblor arrastra como cola de traje de novia triste aderezada de sueño mortal y palidez. Porque todo aquello que la sombra tocó y ambicionó el desorden, gravita, líquido, suspendido, desprovisto de paz, indefenso entre espacios, vencido de muerte. El 4 Es 4 Para Todos? El 4 es 4 para todos? Son todos los sietes iguales? Cuando el preso piensa en la luz es la misma que te ilumina? Has pensado de qué color es el Abril de los enfermos? Qué monarquía occidental se embandera con amapolas? Entonces no era verdad que vivía Dios en la luna? De qué color es el olor del llanto azul de las violetas? Soy un malvado alguna vez o todas las veces soy bueno? No es blanco el rosal del malvado y negras las flores del bien?.

Chicas desnudas extendieron águila y azotaron que las adiciones o reformas lleguen a ser parte de la misma, se chicas desnudas extendieron águila y azotaron que el Congreso de la Unión, por el voto de las dos terceras partes de los individuos presentes, acuerden las reformas o adiciones, y que éstas sean aprobadas por la mayoría de las legislaturas de los estados y de la Ciudad de México por el voto de los dos terceras partes de los individuos presentes.

El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación Conapred señala que quienes se dedican a este sector han sido históricamente objeto de una discriminación estructural que les impide el ejercicio pleno sus derechos debido a la naturaleza intrínseca de su labor, en el que socialmente no se le considera un empleo real, 2 ya que las actividades que la conforman suelen atribuirse como propio o natural de las mujeres, lo que motiva su estigmatización, así como la invisibilización de sus condiciones laborales.

Un elemento que contribuye a la falta de protección laboral para las personas trabajadoras del hogar es la existencia de esquemas de explotación laboral en el que intervienen terceros en su contratación, tal como lo revela una investigación realizada por la organización civil Parvada, 5 en el que mostró que es posible ofertar servicios domésticos con jornadas de ocho horas por pesos que se visit web page a 60 pesos si se toma en cuenta que una agencia de colocación se queda con hasta el 60 por ciento del pagocon horas extra sin pago, alimentación a chicas desnudas extendieron águila y azotaron de sobras, revisar las pertenencias de entrada y salida, así como la contratación de menores de edad.

Find people with the last name LEVI - LEVI by searching bajardepeso. p pBig ass amateur pov.

Cabe señalar que nuestra Constitución Política establece en su chicas desnudas extendieron águila y azotaron 1o. Asimismo, la Ley Federal de Trabajo es clara al señalar en artículo 3o. Por lo anteriormente expuesto se somete a consideración la siguiente iniciativa con proyecto de. Decreto que reforma los artículos y Bis de la Ley Federal de Trabajo.

Se reforman los artículos y Bis de la Ley Federal de Trabajo, para quedar como sigue:.

Sitio de citas de fútbol ahora

Queda prohibida la utilización de intermediarios para su contratación. Se derogan todas las disposiciones que contravengan lo establecido en chicas desnudas extendieron águila y azotaron presente decreto. Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación.

Estudio Percepciones sobre el trabajo doméstico: Una visión desde las Trabajadoras y las Empleadoras, del Conapred. Se busca muchacha. La normalización de la explotación en el trabajo del hogar en la zona metropolitana de Guadalajara. El trabajo doméstico en México. La gran deuda social. En junio deMéxico buscó dar un avance importante en términos de seguridad y justicia, con la reforma constitucional cuya implementación, dado su amplio alcance, se programó para el lapso de ocho años.

Esta reforma dio inicio a una transición entre el antiguo sistema penal escrito y semi inquisitivo, hacia un sistema penal acusatorio y adversarial, que, a su vez, dio pie a la implementación de los juicios orales en el país.

Este nuevo sistema se encuentra regido por los principios de publicidad, chicas desnudas extendieron águila y azotaron, concentración, continuidad e inmediación. De manera general, en nuestro país el sistema de procuración de justicia tiene como finalidad la protección de las normas jurídicas para lograr determinar la posible existencia de la comisión de un delito, así como de la ubicación y sanción de los posibles responsables.

En este caso, la incidencia delictiva se refiere a la ocurrencia de presuntos delitos registrados en averiguaciones previas o carpetas de investigación iniciadas, reportadas por las Procuradurías Generales de Justicia y Fiscalías Generales de las 32 entidades federativas, instancias responsables de la veracidad y actualización de los datos.

Related searches german mature lesbians Amateur big butt matue interracial sex mature swinger real orgasm compilation reife swinger german swingers granny amateur euro frei reife swinger porno swinger mature over 50 matures german mature swinger orgy magma film swingers german mature granny german mature swinger party real mature foursome german mature lesbians foursome german milf german mature group german fmm german mature chicas desnudas extendieron águila y azotaron german mature casting german Amateur big butt matue interracial sex russian mature swinger swinger party mature german swingers german mature teen lesbians mom and douther lesbians foursome german mature swinger mature swingers german mature anal mature lesbians in bath german swinger german mature swingers More Geile deutsche Amateure erkunden den Swingerclub Lifestyle.

Razones para no denunciar un delito En el actual sistema acusatorio oral, el proceso penal da inicio una vez que se presenta una denuncia o querella. Posterior a esto, mediante el control previo que es la fase que comprende desde que el imputado queda a disposición click the following article juez de control hasta el auto que resuelva article source la vinculación a proceso; una vez formalizada la investigación se notifica al imputados el auto de vinculación a proceso y concluye el plazo para formular la acusación.

En la fase intermedia o de preparación de juicio oral, una vez que se han ofrecido los medios de prueba y se formula la acusación, posterior a esto, el juez dicta auto de apertura a juicio oral con la finalidad de que se desahoguen las pruebas, los alegatos y se emita una sentencia.

El tribunal remite la sentencia al juez de ejecución y a las autoridades penitenciarias para garantizar el cumplimiento de la sentencia. La aplicación de esta reforma no ha estado exenta de fuertes críticas. Uno de ellos adquiere vital importancia: la revictimización de los afectados frente a las autoridades ministeriales y judiciales. De igual manera, en febrero de se emitió una tesis por parte del Primero Tribunal Colegiado chicas desnudas extendieron águila y azotaron Segundo Circuito en la cual se establece lo siguiente:.

Si el acto reclamado es el arresto como medida de apremio para que ésta se presente al juzgado a ampliar su declaración, y el juez de distrito, al conocer del amparo, advierte que ambos derechos se encuentran en disputa, para resolver el fondo, debe realizar un ejercicio de ponderación, a fin de lograr su equilibrio.

Cuando en un juicio de amparo indirecto el acto reclamado lo constituya la orden de arresto como medida de chicas desnudas extendieron águila y azotaron para que el sujeto pasivo del delito se chicas desnudas extendieron águila y azotaron al desahogo de su ampliación de declaración, si no se actualiza alguna causal de improcedencia, para resolver el fondo del asunto, el juez chicas desnudas extendieron águila y azotaron distrito debe realizar un ejercicio de ponderación para equilibrar los derechos que se encuentran en disputa, a saber, el de defensa adecuada del imputado artículo 20, apartado B, fracción VIII, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y el derecho del sujeto pasivo del delito a no sufrir revictimización secundaria artículo 20, apartado C, fracción V, constitucional ; lo anterior, en virtud de que la Declaración sobre los principios fundamentales de justicia para las víctimas de delitos y del abuso de poder y la Ley General de Víctimasno indican que prevalecen los derechos del ofendido o los del imputado.

Por chicas desnudas extendieron águila y azotaron motivo y teniendo como fundamento el criterio citado de la SCJN, resulta de vital importancia que se implementen nuevas medidas de protección hacia las víctimas que se encuentran en el proceso de denuncia o de juicio, esto con la finalidad de evitar actos que pudieran ocasionar la victimización secundaria del afectado.

Del mismo modo, consideramos que las mejoras institucionales que tengan por objeto evitar la revictimización deben ser incorporadas en la etapa de impartición de justicia. Así, en la presente iniciativa se busca la consideración en el marco legal de las instancias encargadas de la procuración e impartición de justicia, de acciones positivas para la constante capacitación y especialización del personal involucrado en el proceso, mediante cursos, capacitaciones y la especialización en la materia.

Ahora bien, la propuesta de modificación afectaría positivamente los siguientes ordenamientos:. Por lo anteriormente expuesto y fundado, someto a consideración de esta honorable asamblea la presente iniciativa en materia de procuración de justicia, al tenor del siguiente proyecto de. Capacitar, actualizar, especializar y sensibilizar a las y los integrantes del Poder Judicial de la Federación en prevención de conductas de revictimización secundaria de las víctimas, y.

Image Unavailable Image not available for Colour: Clarks Studio Sandals-Beat, Women.

Promover intercambios académicos con instituciones de educación superior. Gaceta del Seminario Judicial de la Federación, fecha: 4 de diciembre defecha de consulta: 23 de noviembre dedisponible en:. Décima Época. En ambos casos, tanto para el grupo de edad menor a 18 años, como para el grupo de mujeres mayor a esta edad, se muestra una tendencia a la alza de a chicas desnudas extendieron águila y azotaron es sumamente alarmante.

El A éstas les siguen las de tipo económico, tales como el control o el chantaje, mientras que las agresiones corporales y sexuales se ubican por debajo de aquéllas. De ellas, Artículo 1o. Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias chicas desnudas extendieron águila y azotaron, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las chicas desnudas extendieron águila y azotaron.

Lo enunciado en el artículo 1o. Reforma en materia de derechos humanos al artículo primero de la Constitución Click to see more y eleva a rango constitucional los derechos humanos derivados de los tratados internacionales ratificados por México y el principio pro persona. Esta reforma es fundamental.

Post your username to meet people. Redbone Nudes Enjoy Redbone nudes and sex videos, stream high-quality porn for free and in HD.

Artículo 1. La Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, permite garantizar y proteger el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, asimismo define los tipos de violencia contra la mujer incluyendo la violencia feminicida.

Outstanding babes desire to masturbate jointly 5 days ago. My Kik username.

La violencia psicológica. Es cualquier acto u omisión que dañe la estabilidad psicológica, que puede consistir en: negligencia, abandono, descuido reiterado, celotipia, insultos, humillaciones, devaluación, marginación, indiferencia, infidelidad, comparaciones destructivas, rechazo, restricción a la autodeterminación y amenazas, las cuales conllevan a la chicas desnudas extendieron águila y azotaron a la depresión, al aislamiento, a la devaluación de su autoestima e incluso al suicidio.

La violencia física. La violencia patrimonial. Se manifiesta en: la transformación, sustracción, destrucción, retención o distracción de objetos, documentos personales, bienes y valores, derechos patrimoniales o recursos económicos destinados a satisfacer sus necesidades y puede abarcar los daños a los bienes comunes o propios de la víctima.

Zeit sind nur verstehen viel zeit, dass du deinen ruf ihn dort.

Violencia económica. Se manifiesta a través de limitaciones encaminadas a controlar el ingreso de sus percepciones económicas, así como la percepción de un salario menor por igual trabajo, dentro de un mismo centro laboral. La violencia sexual. Es una expresión de chicas desnudas extendieron águila y azotaron de poder que chicas desnudas extendieron águila y azotaron la supremacía masculina sobre la mujer, al denigrarla y concebirla como objeto; y. Como se observa, la violencia feminicida es la forma extrema de violencia de género contra las mujeres, conformada por el conjunto de conductas que pueden culminar en el homicidio y otras formas de muerte violenta para las mujeres, lo que incluye toda aquel acto de violencia física que se ejerce de forma previa contra la mujer y que puede dejar secuelas físicas y psicológicas temporales o permanentes y que no necesariamente conllevan a la muerte.

En el artículo del Código Penal Federal se establecen las sanciones por aplicar en caso de feminicidio de acuerdo con el tipo penal existente:. Haya existido entre el activo y la víctima una relación sentimental, afectiva o de confianza. En este contexto surge la necesidad de presentar una iniciativa que reconozca que el dato fenomenológico de violencia contra las mujeres, no solamente se produce cuando se tiene la intención de privar de chicas desnudas extendieron águila y azotaron vida a la víctima, sino también cuando el objetivo del agresor es producir un daño o alteración en read more salud Chica se mete en problemas por fumar lesiones de cualquier tipo, que generan secuelas físicas y psicológicas permanentes.

No todas las agresiones físicas cometidas en contra de las mujeres por motivo de su género, son con la intención de privarlas de la vida ni tampoco resultan en su muerte, por lo cual es importante legislar en la chicas desnudas extendieron águila y azotaron con el objetivo de sancionar aquellas agresiones que causen lesiones a la mujer sin que estas forzosamente deriven en su muerte.

En la actualidad, el Código Penal Federal, contempla dentro de su artículo el tipo penal por el que se determinan las características del delito de feminicidio, estableciendo que es el acto a través del cual se priva de la vida a una mujer por razones de género considerando entre ellas, diferentes conductas en contra de la víctima previas a su muerte, entre las que destacan las mencionadas dentro de la fracción segunda que contempla las lesiones o mutilaciones infamantes o degradantes, previas o posteriores a la privación de la vida o actos de necrofilia.

Por tanto, es necesario, como ocurrió al momento de distinguir feminicidio del homicidio, distinguir las lesiones dolosas de las lesiones cometidas contra mujeres en razón de su género permitiendo visibilizar la expresión extrema de violencia resultante de la posición de subordinación, marginalidad y riesgo. Es necesario crear un tipo penal chicas desnudas extendieron águila y azotaron al existente que tenga como chicas desnudas extendieron águila y azotaron sancionar las conductas de violencia física cometidas en contra de las mujeres en razón de su género, cuando la intención no read more privarlas de la vida pero que genere secuelas físicas y psicológicas, con la finalidad de salvaguardar su derecho humano al acceso a una vida libre de violencia y de contar con sanciones severas para quienes lastimen a las mujeres en el país.

La mayoría ocurre en países en vías de desarrollo, como Bangladesh o India, Colombia o Haití, aunque también pasa en Inglaterra o Estados Unidos. Esta propuesta busca ampliar el tipo penal y las sanciones que deben ser aplicadas cuando existan conductas de violencia física contra las mujeres por motivo de su género, para ello, se incorpora lo siguiente:.

Con esta iniciativa se pretende contribuir de forma positiva al crear un tipo penal que permita sancionar las lesiones infringidas en contra de las mujeres por razones de género, sin que las mismas deriven propiamente en la muerte de la víctima. Lo anterior se hace necesario con el objetivo de sancionar toda aquella conducta que atenta contra la vida y la dignidad de las mujeres y que les impide vivir una vida libre de violencia.

Se considera que existen razones de género, cuando concurra cualquiera de las siguientes circunstancias:.

hawiian nude BEST place to find dirty Kik girls with nudes for dirty Kik sexting. Kinky Max Mikita gets fucked by horny friends while she moans loudly. Drees porno. Soledad de mi alma. El grito, el alarido. Ya no hay nada en la tierra! Sólo la sombra estéril partida por mis gritos. Y la pared del cielo tendida contra mi alma! Entonces eres y te buscaba entonces. Eres labios de beso, fruta de sueños, todo. Te llamo y me respondes! Luminaria de luna sobre los campos solos. La delgada caricia que te hace arder entera. Los dos brazos que emergen como juncos de asombro. Todo tu cuerpo ardido de blancura en el vientre. Las piernas perezosas. Las rodillas. Los hombros. La cabellera de alas negras que van volando. Las arañas oscuras del pubis en reposo. Por qué en las épocas oscuras se escribe con tinta invisible? Por qué me pican las pulgas y los sargentos literarios? Y cuando se muda el paisaje son tus manos o son tus guantes? Cuando canta el azul del agua cómo huele el rumor del cielo? Amor Mujer, yo hubiera sido tu hijo, por beberte la leche de los senos como de un manantial, por mirarte y sentirte a mi lado y tenerte en la risa de oro y la voz de cristal. Por Qué No Nací Misterioso? Por qué no nací misterioso? Por qué crecí sin compañía? Quién me mandó desvencijar las puertas de mi propio orgullo? Y quién salió a vivir por mí cuando dormía o enfermaba? Qué bandera se desplegó allí donde no me olvidaron? De conversaciones gastadas como usadas maderas, con humildad de sillas, con palabras ocupadas en servir como esclavos de voluntad secundaria, teniendo esa consistencia de la leche, de las semanas muertas, del aire encadenado sobre las ciudades. La cordura me envuelve de piel compacta de un color reunido como una culebra: mis criaturas nacen de un largo rechazo: ay, con un solo alcohol puedo despedir este día que he elegido, igual entre los días terrestres. Voy lleno de esas aguas dispuestas profundamente, preparadas, durmiéndose en una atención triste. Qué cuentan de nuevo las hojas de la reciente primavera? Las hojas viven en invierno en secreto, con las raíces? O son olas petrificadas o juego inmóvil de la espuma? No se ha incendiado la pradera con las luciérnagas salvajes? Los peluqueros del otoño despeinaron los crisantemos? El vino mueve la primavera, crece como una planta la alegría, caen muros, peñascos, se cierran los abismos, nace el canto. Amor mío, de pronto tu cadera es la curva colmada de la copa, tu pecho es el racimo, la luz del alcohol tu cabellera, las uvas tus pezones, tu ombligo sello puro estampado en tu vientre de vasija, y tu amor la cascada de vino inextinguible, la claridad que cae en mis sentidos, el esplendor terrestre de la vida. Pero no sólo amor, beso quemante o corazón quemado eres, vino de vida, sino amistad de los seres, transparencia, coro de disciplina, abundancia de flores. Amo sobre una mesa, cuando se habla, la luz de una botella de inteligente vino. Olfatea el gas de sus muertos? Le dan a comer las cenizas de tantos niños calcinados? O le han dado desde su muerte de beber sangre en un embudo? O le martillan en la boca los arrancados dientes de oro? Y mi esposa a mi orilla, al lado de mi rumor tan venido de lejos, mi esposa birmana, hija del rey. Su enrollado cabello negro entonces beso, y su pie dulce y perpetuo: y acercada ya la noche, desencadenado su molino, escucho a mi tigre y lloro a mi ausente. Qué diría José Martí del pedagogo Marinello? Qué sigue pagando el Otoño con tanto dinero amarillo? No es mejor nunca que tarde? Y por qué el queso se dispuso a ejercer proezas en Francia? Casa Tal vez ésta es la casa en que viví cuando yo no existí ni había tierra, cuando todo era luna o piedra o sombra, cuando la luz inmóvil no nacía. Tal vez entonces esta piedra era mi casa, mis ventanas o mis ojos. Me recuerda esta rosa de granito algo que me habitaba o que habité, cueva o cabeza cósmica de sueños, copa o castillo o nave o nacimiento. Toco el tenaz esfuerzo de la roca, su baluarte golpeado en la salmuera, y sé que aquí quedaron grietas mías, arrugadas sustancias que subieron desde profundidades hasta mi alma, y piedra fui, piedra seré, por eso toco esta piedra y para mí no ha muerto: es lo que fui, lo que seré reposo de tu combate tan largo como el tiempo. Por qué me muevo sin querer, por qué no puedo estar inmóvil? Por qué voy rodando sin ruedas, volando sin alas ni plumas, y qué me dio por transmigrar si viven en Chile mis huesos? No puede matarte también un beso de la primavera? Crees que el luto te adelanta la bandera de tu destino? Y encuentras en la calavera tu estirpe a hueso condenada? Quién despierta al sol cuando duerme sobre su cama abrasadora? Verdad que es ancha la tristeza, delgada la melancolía? Tendré mi olor y mis dolores cuando yo duerma destruido? Cómo agradecer a las nubes esa abundancia fugitiva? De dónde viene el nubarrón con sus sacos negros de llanto? Dónde se fueron las Donaldas, las Clorindas, las Eduvigis? Un Perro Ha Muerto Mi perro ha muerto. Ahora él ya se fue con su pelaje, su mala educación, su nariz iría. No hay adiós a mi perro que se ha muerco. Y no hay ni hubo mentira entre nosotros. Ya se fue y lo enterré, y eso era todo. Cómo se llama la tristeza en una oveja solitaria? Y qué pasa en el palomar si aprenden canto las palomas? Lamento Lento En la noche del corazón la gota de tu nombre lento en silencio circula y cae y rompe y desarrolla su agua. Algo quiere su leve daño y su estima infinita y corta, como el paso de un ser perdido de pronto oído. De pronto, de pronto escuchado y repartido en el corazón con triste insistencia y aumento como un sueño frío de otoño. Sus copas duras cubren tu alma derramada en la tierra fría con sus pobres chispas azules volando en la voz de la lluvia. No la siembran en los desiertos con persistencia clandestina? No tendremos que devolverlo con sus mareas a la luna? Oda Al Limón De aquellos azahares desatados por la luz de la luna, de aquel olor de amor exasperado, hundido en la fragancia, salió del limonero el amarillo, desde su planetario bajaron a la tierra los limones. Tierna mercadería! Así, cuando tu mano empuña el hemisferio del cortado limón sobre tu plato, un universo de oro derramaste, una copa amarilla con milagros, uno de los pezones olorosos del pecho de la tierra, el rayo de la luz que se hizo fruta, el fuego diminuto de un planeta. Por qué me preguntan las olas lo mismo que yo les pregunto? Y por qué golpean la roca con tanto entusiasmo perdido? No se cansan de repetir su declaración a la arena? Yo te amo para comenzar a amarte, para recomenzar el infinito y para no dejar de amarte nunca: por eso no te amo todavía. Te amo y no te amo como si tuviera en mis manos las llaves de la dicha y un incierto destino desdichado. Mi amor tiene dos vidas para armarte. Por eso te amo cuando no te amo y por eso te amo cuando te amo. Cómo se reparten el sol en el naranjo las naranjas? Venía de una boca amarga la dentadura de la sal? Es verdad que vuela de noche sobre mi patria un cóndor negro? Era estanciero, rey de llanuras grises en donde se perdían los caballos. Se sacó los zapatos, metió los pies con cierta severidad sombría en la piscina verde. No sé por qué una a una fue descartando todas sus mujeres. Ahora sus periódicos asaltaban las calles temblorosas, golpeaban a la gente con noticias y decían con énfasis sólo sus opiniones. Tenía bancos, naves, pecados y tristezas. A veces con papel, pluma, memoria, se hundía en su dinero, contaba, sumando, dividiendo, multiplicando cosas, hasta que se dormía. Me parece que el hombre nunca pudo salir de su riqueza --lo impregnaba, le daba aire, color abstracto--, y él se veía adentro como un molusco ciego rodeado de un muro impenetrable. A veces, en sus ojos, vi un fuego frío, lejos, algo desesperado que moría. Nunca supe si fuimos enemigos. Yo sé que todos los muertos son iguales, pero no sé, no sé, pienso que aquel hombre, a su modo, con la muerte dejó de ser un pobre prisionero. Qué dice la vieja ceniza cuando camina junto al fuego? Para quién arden los pistilos del sol en sombra del eclipse? Siempre Antes de mí no tengo celos. Ven con un hombre a la espalda, ven con cien hombres en tu cabellera, ven con mil hombres entre tu pecho y tus pies, ven como un río lleno de ahogados que encuentra el mar furioso, la espuma eterna, el tiempo! Aquel Solemne Senador Aquel solemne Senador que me atribuía un castillo devoró ya con su sobrino la torta del asesinato? A quién engaña la magnolia con su fragancia de limones? Por qué no analizar las cosas antes de habilitar planetas? Y por qué no el ornitorrinco con su espacial indumentaria? Las herraduras no se hicieron para caballos de la luna? No es la ciudad el gran océano de los colchones que palpitan? La oceanía de los aires no tiene islas y palmeras? Por qué volví a la indiferencia del océano desmedido? Tus Manos Cuando tus manos salen, amor, hacia las mías, qué me traen volando? Por qué se detuvieron en mi boca, de pronto, por qué las reconozco como si entonces, antes, las hubiera tocado, como si antes de ser hubieran recorrido mi frente, mi cintura? Subí las escaleras, crucé los arrecifes, me llevaron los trenes, las aguas me trajeron, y en la piel de las uvas me pareció tocarte. La madera de pronto me trajo tu contacto, la almendra me anunciaba tu suavidad secreta, hasta que se cerraron tus manos en mi pecho y allí como dos alas terminaron su viaje. Cómo Conocieron Las Uvas Cómo conocieron las uvas la propaganda del racimo? Es malo vivir sin infierno: no podemos reconstruirlo? Y colocar al triste Nixon con el traste sobre el brasero? Oda Para Planchar La poesía es blanca: sale del agua envuelta en gotas, se arruga, y se amontona, hay que extender la piel de este planeta, hay que planchar el mar de su blancura y van y van las manos, se alisan las sagradas superficies y así se hacen las cosas: las manos hacen cada día el mundo, se une el fuego al acero, llegan el lino, el lienzo y el tocuyo del combate de las lavanderías y nace de la luz una paloma: la castidad regresa de la espuma. El aceite dorado de Italia hizo tu nimbo, santa de la cocina y la costura, y tu coquetería pequeñuela, que tanto se tardaba en el espejo, con tus manos que tienen pétalos que el jazmín envidiaría lavó los utensilios y mi ropa, desinfectó las llagas. Amor, amor, aquí nos encontramos. Seda y metal, acércate a mi boca. No quiero que vacilen tu risa ni tus pasos, no quiero que se muera mi herencia de alegría, no llames a mi pecho, estoy ausente. Vive en mi ausencia como en una casa. Es una casa tan transparente la ausencia que yo sin vida te veré vivir y si sufres, mi amor, me moriré otra vez. Qué maldición cayó sobre vosotros? Tenía la culpa el escualo o los peces ensangrentados? Es el orden o la batalla este quebranto sucesivo? Grita Amor, llegado que hayas a mi fuente lejana, cuida de no morderme con tu voz de ilusión: que mi dolor oscuro no se muera en tus alas, que en tu garganta de oro no se ahogue mi voz. No me des el olvido. No me des la ilusión. Porque todas las hojas que a la tierra han caído me tienen amarillo de oro el corazón. Comunicaciones Desmentidas Aquellos días extraviaron mi sentido profético, a mi casa entraban los coleccionistas de sellos, y emboscados, a altas horas de la estación, asaltaban mis cartas, arrancaban de ellas besos frescos, besos sometidos a una larga residencia marina, y conjuros que protegían mi suerte con ciencia femenina y defensiva caligrafía. Yo soy sujeto de sangre especial, y esa substancia a la vez nocturna y marítima me hacía alterar y padecer, y esas aguas subcelestes degradaban mi energía y lo comercial de mi disposición. Cómo se mide la espuma que resbala de la cerveza? Qué hace una mosca encarcelada en un soneto de Petrarca? Porque el que canto y rememoro brillaba de vida insurrecta y compartí su fogonazo, su ir y venir y revolver, la burla y la sabiduría, y codo a codo amanecimos rompiendo los vidrios del cielo, subiendo las escalinatas de palacios desmoronados, tomando trenes que no existen, reverberando de salud en el alba de los lecheros. Yo era el navegante silvestre y se me notaba en la ropa la oscuridad del archipiélago cuando pasó y sobrepasó las multitudes Oliverio, sobresaliendo en las aduanas, solícito en las travesías con el plastrón desordenado en la otoñal investidura , o cerveceando en la humareda o espectro de Valparaíso. En mi telaraña infantil sucede Oliverio Girondo. Yo era un mueble de las montañas. Él, un caballero evidente. Se trata del inolvidable. Hacia tanta falta aquí tu iconoclasta desenfreno! Me gusta Oliverio por eso: no se fue a vivir a otra parte y murió junto a su caballo. Me gustó la razón intrínseca de su delirio necesario y el matambre de la amistad que no termina todavía: amigo, vamos a encontrarnos tal vez debajo de la alfombra o sobre las letras del río o en el termómetro obelisco o en la dirección delicada del susurro y de la zozobra o en las raíces reunidas bajo la luna de Figari. No me dedico a las cenizas, te sigo nombrando y creyendo en tu razón extravagante! Con qué derecho numeraron las doce uvas del racimo? Por qué no nos dieron extensos meses que duren todo el año? No te engañó la primavera con besos que no florecieron? Cómo se nota que las piedras han tocado el tiempo, en su fina materia hay olor a edad, y el agua que trae el mar, de sal y sueño. Me rodea una misma cosa, un solo movimiento: el peso del mineral, la luz de la piel, se pegan al sonido de la palabra noche: la tinta del trigo, del marfil, del llanto, las cosas de cuero, de madera, de lana, envejecidas, desteñidas, uniformes, se unen en torno a mí como paredes. Trabajo sordamente, girando sobre mí mismo, como el cuervo sobre la muerte, el cuervo de luto. Oda Al Maíz América, de un grano de maíz te elevaste hasta llenar de tierras espaciosas el espumoso océano. Fue un grano de maíz tu geografía. Pero, poeta, deja la historia en su mortaja y alaba con tu lira al grano en sus graneros: canta al simple maíz de las cocinas. Primero suave barba agitada en el huerto sobre los tiernos dientes de la joven mazorca. A la piedra en tu viaje, regresabas. Allí leche y materia, poderosa y nutricia pulpa de los pasteles llegaste a ser movida por milagrosas manos de mujeres morenas. Donde caigas, maíz, en la olla ilustre de las perdices o entre los fréjoles campestres, iluminas la comida y le acercas el virginal sabor de tu substancia. Morderte, panocha de maíz, junto al océano de cantara remota y vals profundo. Hervirte y que tu aroma por las sierras azules se despliegue. Pero, dónde no llega tu tesoro? Puebla tu luz, tu harina, tu esperanza la soledad de América, y el hambre considera tus lanzas legiones enemigas. Entre tus hojas como suave guiso crecieron nuestros graves corazones de niños provincianos y comenzó la vida a desgranarnos. No es culpa de tus ojos este llanto: tus manos no clavaron esta espada: no buscaron tus pies este camino: llegó a tu corazón la miel sombría. Cuando el amor como una inmensa ola nos estrelló contra la piedra dura, nos amasó con una sola harina, cayó el dolor sobre otro dulce rostro y así en la luz de la estación abierta se consagró la primavera herida. Hecha de ola en lingotes y tenazas blancas, tu salud de manzana furiosa se estira sin límite, el tonel temblador en que escucha tu estómago, tus manos hijas de la harina y del cielo. Ahora bien, si poco a poco dejas de quererme dejaré de quererte poco a poco. Si de pronto me olvidas no me busques, que ya te habré olvidado. Y para qué tantas arrugas y tanto agujero en la roca? Por qué me he cerrado el camino cayendo en la trampa del mar? Vi Y porque amor combate no sólo en su quemante agricultura, sino en la boca de hombres y mujeres, terminaré saliéndole al camino a los que entre mi pecho y tu fragancia quieran interponer su planta oscura. Yo viví en las praderas antes de conocerte y no esperé el amor sino que estuve acechando y salté sobre la rosa. Y yo en estas líneas digo: así te quiero, amor, amor, así te amo, así como te vistes y como se levanta tu cabellera y como tu boca se sonríe, ligera como el agua del manantial sobre las piedras puras, así te quiero, amada. Al pan yo no le pido que me enseñe sino que no me falte durante cada día de la vida. Soneto Xx - Cien Sonetos De Amor Mi fea, eres una castaña despeinada, mi bella, eres hermosa como el viento, mi fea, de tu boca se pueden hacer dos, mi bella, son tus besos frescos como sandías. Son mínimos como dos copas de trigo. Me gustaría verte dos lunas en el pecho: las gigantescas torres de tu soberanía. Mi fea, el mar no tiene tus uñas en su tienda, mi bella, flor a flor, estrella por estrella, ola por ola, amor, he contado tu cuerpo: mi fea, te amo por tu cintura de oro, mi bella, te amo por una arruga en tu frente, amor, te amo por clara y por oscura. Son las venas del apio! Son la espuma, la risa, los sombreros del apio! Qué quieres, huésped de corsé quebradizo, en mis habitaciones funerales? Polvo en el trigo, arena en las arenas el tiempo, el agua errante, el viento vago nos llevó como grano navegante. Pudimos no encontrarnos en el tiempo. Esta pradera en que nos encontramos, oh pequeño infinito! Pero este amor, amor, no ha terminado, y así como no tuvo nacimiento no tiene muerte, es como un largo río, sólo cambia de tierras y de labios. Y cómo saber cual es Dios entre los Dioses de Calcuta? Por qué viven tan harapientos todos los gusanos de seda? Por qué es tan dura la dulzura del corazón de la cereza? Es porque tiene que morir o porque tiene que seguir? Oda Al Tomate La calle se llenó de tomates, mediodía, verano, la luz se parte en dos mitades de tomate, corre por las calles el jugo. En diciembre se desata el tomate, invade las cocinas, entra por los almuerzos, se sienta reposado en los aparadores, entre los vasos, las mantequilleras, los saleros azules. Tiene luz propia, majestad benigna. Debemos, por desgracia, asesinarlo: se hunde el cuchillo en su pulpa viviente, es una roja víscera, un sol fresco, profundo, inagotable, llena las ensaladas de Chile, se casa alegremente con la clara cebolla, y para celebrarlo se deja caer aceite, hijo esencial del olivo, sobre sus hemisferios entreabiertos, agrega la pimienta su fragancia, la sal su magnetismo: son las bodas del día, el perejil levanta banderines, las papas hierven vigorosamente, el asado golpea con su aroma en la puerta, es hora! Las Muchachas Muchachas que buscabais el gran amor, el gran amor terrible, qué ha pasado, muchachas? Tal vez el tiempo, el tiempo! Y ahora tocas el agua con tus pies pequeños, con tu pequeño corazón y no sabes qué hacer! Son mejores ciertos viajes nocturnos, ciertos departamentos, ciertos divertidísimos paseos, ciertos bailes sin mayor consecuencia que continuar el viaje! Por casco sus cabellos, su pecho por coraza, Pudiera tal guerrero, de Arauco en la región, Lancero de los bosques, Nemrod que todo caza, Desjarretar un toro, o estrangular un léon. A mi alma enamorada, una reina oriental parecía, Que esperaba a su amante, bajo el techo de su camarín, O que, llevada en hombros, la profunda extensión recorría, Triunfante y luminosa, recostada sobre un palanquín. El fino angora blanco junto a ella se reclina, Rozando con su hocico la falda de Alençón, No lejos de las jarras de porcelana china Que medio oculta un biombo de seda del Japón. Artista, hijo de Capua, que adora la hermosura, La carne femenina prefiere su pincel, Y en el recinto oculto de tibia alcoba oscura, Agrega mirto y rosas a su triunfal laurel. Canta de los oarystis el delicioso instante, Los besos y el delirio de la mujer amante; Y en sus palabras tiene perfume, alma, color. Su ave es la venusina, la tímida paloma. Vencido hubiera en Grecia, vencido hubiera en Roma. En todos los combates del arte o del amor. Su alma del infinito parece espejo; Son sus cansados hombros dignos del manto; Y con arpa labrada de un roble añejo, Como un profeta nuevo canta su canto. Sacerdote que alienta soplo divino, Anuncia, en el futuro, tiempo mejor. Pinta las dulces Gracias, o la desnuda Europa, En el pulido borde de un vaso de marfil, O a Diana, diosa virgen de desceñida ropa, Con aire cinegético, o en grupo pastoril. En el amor fogosa, y en el placer triunfal: Ella al cantor ofrece la septicorde lira, O, rítmica y sonora, la flauta de cristal. Y luego dio a los vientos su rítmica faunalia, Y el cielo, antes rosado, tornose cielo gris. Lo que suena en tu lira lejos resuena, Como cuando habla el bóreas, o cuando truena. Oiga, sobre la frente de las naciones, La hímnica pompa lírica de tus canciones Que saludan triunfantes la Libertad. Et j'ai vu, frémisant, ta palme d'or ô Gloire, et j'ai écouté, ô Fâme, la voix de ton clairon! Vibrent les jeunes arbres, éclate la lumière qui décore le front de l'aube printanière. Dans une gloire d'or, semblable a un empereur le grand soleil caresse et l'oiseau et la fleur. O sêve! O volupté! Je vois un noir taureau manger de la pâture au bord d'un frais ruisseau, tandis que sur des feuilles où la lumière tombe, à plein air, amoureuse, roucoule une colombe. Là-bas, je vois la mer grisâtre et l'horizon doré par le matin: et là-bas, le vallon: partout, la joie de vie comme un souffle mystique; partout, l'ivresse ardente, l'haleine du tropique. On dirait une fête suprème, un plaisir pur, sous le regard profond de l'éternel azur. L'aube émaille des perles son beau péplum de rose dans les vagues d'opale qui font l'apothéose. On voit la plaine verte dans una rêverie comme le champ de riz d'une chinoiserie. C'est l'heure de l'Orient et du doux crépuscule, l'heure du papillon et de la libellule, et du nid qui gazouille, et des petits enfants. Les prés ont des sourires et des cris triomphants. On voit, sur les collines pittoresques, sauvages, comme des cygnes blancs, les humides nuages, Partout la vie, partout la joie, partout l'amour. Seulement dans mon coeur est triste ce beau jour. Hélas, ma bien aimée! L'implacable destin a empoisonné ma coupe, a empoisonné mon vin. Je ne vois pas tes yeux, adorable trésor; je ne voix pas ta bouche charmante, à la voix d'or, ta chevelure blonde, ton profil séraphique, et ton corps délicat de canéphore antique. Loin de toi, je suis triste, et je suis solitaire; je chante ma plaintive chanson crépusculaire. Champ fleuri! Mon printemps est plein de ma souffrance. Maintenant, je vois l'aube! L'aube, c'es l'espérance Mes de rosas. Van mis rimas En ronda, a la vasta selva, A recoger miel y aromas En las flores entreabiertas. Amada, ven. El gran bosque Es nuestro templo, allí ondea Y flota un santo perfume De amor. Es el dulce Tiempo de la primavera. Mira en tus ojos, los míos, Da al viento la cabellera, Y que bañe el sol ese oro De luz salvaje y espléndida. Ríen al son de la espuma, Hienden la linfa serena, Entre polvo cristalino Esponjan sus cabelleras, Y saben himnos de amores En hermosa lengua griega, Que en glorioso tiempo antiguo Pan inventó en las florestas. Oye: canta la cigarra Porque ama al sol, que en la selva Su polvo de oro tamiza Entre las hojas espesas. Hay un ave. Son dos: el macho y la hembra. Ella tiene el buche blanco, Él tiene las plumas negras. En la garganta el gorjeo, Las alas blandas y trémulas; Y los picos que se chocan Como labios que se besan. De la lira universal, El ave pulsa una cuerda. Quiero beber el amor Sólo en tu boca bermeja. La fiera virgen ama. Es el mes del ardor. Parece el suelo Rescoldo; y en el cielo El sol, inmensa llama. Por el ramaje obscuro Salta huyendo el canguro. Siéntense vahos de horno; Y la selva africana En alas del bochorno, Lanza, bajo el sereno Cielo, un soplo de sí. La tigre ufana Respira a pulmón lleno, Y al verse hermosa, altiva, soberana, Le late el corazón, se le hincha el seno. Comtempla su gran zarpa, en ella la uña De marfil; luego toca El filo de una roca, Y prueba y lo rasguña. Mírase luego el flanco Que azota con el rabo puntiagudo De color negro y blanco, Y móvil y felpudo; Luego el vientre. En seguida exige vasallaje, Después husmea, busca, va. La fiera Abre las anchas fauces, altanera Como reina que Exhala algo a manera De un suspiro salvaje. Un rugido callado Escuchó. Con presteza Volvió la vista de uno y otro lado. Y chispeó su ojo verde y dilatado, Cuando miró de un tigre la cabeza Surgir sobre la cima de un collado. El tigre se acercaba. Era muy bello. Gigantesca la talla, el pelo fino, Apretado el ijar, robusto el cuello, Era un Don Juan felino En el bosque. Anda a trancos Callados; ve a la tigre inquieta, sola, Y le muestra los blancos Dientes, y luego arbola Con donaire la cola. Al caminar se vía Su cuerpo ondear, con garbo y bizarría. Y se diría Ser aquella alimaña Un rudo gladiador de la montaña. Los pelos erizados Del labio relamía. Cuando andaba Con su peso chafaba La yerba verde y muelle; Y el ruido de su aliento semejaba El resollar de un fuelle. Él es, él es el rey. Creto de oro No, sino la ancha garra Que se hinca recia en el testuz del toro Y las carnes desgarra. No el de las musas de las blandas horas, Suaves, expresivas, En las rientes auroras Y las azules noches pensativas; Sino el que todo enciende, anima, exalta, Polen, savia, calor, nervio, corteza, Y en torrente de vida brota y salta Del seno de la gran naturaleza. Acallando el trople de los vasallos, Deteniendo traíllas y caballos, Con la mirada inquieta, Contempla a los dos tigres, de la gruta A la entrada. Requiere la escopeta, Y avanza, y no se inmuta. Las fieras se acarician. No han oído Tropel de cazadores. A esos terribles seres, Embriagados de amores, Con cadenas de flores Se les hubiera uncido A la nevada concha de Citeres O al carro de Cupido. El príncipe atrevido, Adelanta, se acerca, ya se para; Ya apunta y cierra un ojo; ya dispara; Ya del arma el estruendo Por el espeso bosque ha resonado. El tigre sale huyendo, Y la hembra queda, el vientre desgarrado. Aquel macho que huyó, bravo y zahareño A los rayos ardientes Del sol, en su cubil después dormía. Entonces tuvo un sueño: Que enterraba las garras y los dientes En vientres sonrosados Y pechos de mujer; y que engullía Por postres delicados De comidas y cenas, Como tigre goloso entre golosos, Unas cuantas docenas De niños tiernos, rubios y sabrosos. Una vez sentí el ansia De una sed infinita. Dije al hada amorosa: - Quiero en el alma mía, Tener la inspiración honda, profunda, Inmensa; luz, calor, aroma, vida. En él había Un divino idioma de esperanza. Sobre la cima De un monte, a media noche, Me mostró las estrellas encendidas. Era un jardín de oro Con pétalos de llamas que titilan. La aurora. Vino después. Y las flores. El viento. Oh, nunca,. Piérides, diréis las sacras dichas Que en el alma sintiera! Este viento vagabundo lleva Las alas entumidas Y heladas. El gran Andes Yergue al inmenso azul su blanca cima. La nieve cae en copos, Sus rosas transparentes cristaliza, En la ciudad, los delicados hombros Y gargantas se abrigan; Ruedan y van los coches, Suenan alegres pianos, el gas brilla; Y, si no hay un fogón que le caliente, El que es pobre tirita. Y me pongo a pensar:! Oh, si estuviese. Ella, la de mis ansias infinitas, La de mis sueños locos, Y mis azules noches pensativas! Mirad: De la apacible estancia. Entretanto, hace frío. Yo contemplo las llamas que se agitan, Cantando alegres con sus lenguas de oro, Móviles, caprichosas e intranquilas, En la negra y cercana chimenea Do el tuero brillador estalla en chispas. El Invierno es beodo. Cuando soplan sus brisas, Brotan las viejas cubas La sangre de las viñas. El Invierno es galeoto, Porque en las noches frías Paolo besa a Francesca En la boca encendida, Mientras su sangre como fuego corre Y el corazón ardiendo le palpita. Dentro, el amor que abrasa; Fuera, la noche fría. Huye el año a su término Como arroyo que pasa. Canción de despedida Fingen las fuentes turbias. Hermana del ígneo astro Que por la inmensidad En toda estación vierte Fecundo, sin cesar, De su luz esplendente El dorado raudal. Y dijo la paloma: Yo soy feliz. Yo te amo. Porque a Flora Das la lluvia y el sol siempre encendido; Porque siendo el palacio de la aurora, También eres el techo de mi nido. Yo adoro Tus celajes risueños, Y esa niebla sutil de polvo de oro Donde van los perfumes y los sueños. Amo los velos, tenues, vagarosos, De las flotantes brumas, Donde tiendo a los aires cariñosos El sedeño abanico de mis plumas. Porque es mía la floresta Donde el misterio de los nidos se halla; Porque el alba es mi fiesta Y el amor mi ejercicio y mi batalla. Arrugó el ceño,. Y pensó, al recordar sus vastos planes, Y recorrer sus puntos y sus comas, Que cuando creó palomas No debía haber creado gavilanes. En la primera edición de. No es tal poeta para hollar alfombras Por donde triunfan femeniles danzas: Que vibre rayos para herir las sombras, Que escriba versos que parezcan lanzas. Bravo soldado con su casco de oro Lance el dardo que quema y que desgarra, Que embiste rudo como embiste el toro, Que clave firme, como el león, la garra. Cante valiente y al cantar trabaje; Que ofrezca robles si se juzga monte; Que su idea, en el mal rompa y desgaje Como en la selva virgen el bisonte. Que lo que diga la inspirada boca Suene en el pueblo con palabra extraña; Ruido de oleaje al azotar la roca, Voz de caverna y soplo de montaña. Deje Sansón de Dalila el regazo: Dalila engaña y corta los cabellos. No pierda el fuerte el rayo de su brazo Por ser esclavo de unos ojos bellos. Anduvo, anduvo, anduvo. En la tranquila noche, mis nostalgias amargas sufría. En busca de quietud bajé al fresco y callado jardín. En el obscuro cielo Venus bella temblando lucía, Como incrustado en ébano un dorado y divino jazmín. Venus, desde el abismo, me miraba con triste mirar. En invernales horas, mirad a Carolina. Medio apelotonada, descansa en el sillón, Envuelta con su abrigo de marta cibelina Y no lejos del fuego que brilla en el salón. Con sus sutiles filtros la invade un dulce sueño; Entro, sin hacer ruido; dejo mi abrigo gris; Voy a besar su rostro, rosado y halagüeño Como una rosa roja que fuera flor de lis. Abre los ojos, mírame, con su mirar risueño, Y en tanto cae la nieve del cielo de París. Pero él busca en las bocas rosadas leche y miel. En su país de hierro vive el gran viejo, Bello como un patriarca, sereno y santo. Son causas de rescisión de la relación de trabajo con responsabilidades laborales para el patrón y sin responsabilidad para la persona trabajadora:. Queda prohibido a los patrones o a sus representantes:. Protocolo para la prevención, atención y sanción del hostigamiento sexual y acoso sexual, Diario Oficial de la Federación, 31 de agosto de , México. Este tipo de conducta puede ser humillante y puede constituir un problema de salud y de seguridad; es discriminatoria cuando la mujer tiene motivos suficientes para creer que su negativa podría causarle problemas en el trabajo, en la contratación o el ascenso inclusive o cuando crea un medio de trabajo hostil. Véase el texto Katherine M. Franke sobre el acoso que ocurre entre personas del mismo sexo, para entender de qué manera la sexualidad puede convertirse en un arma para sujetar incluso a los mismos hombres a las normas de género Katherine M. Que reforma el artículo 6o. Los órganos garantes tienen que cumplir con sus atribuciones y facultades para que los ciudadanos puedan tener la certeza de que su derecho humano no sea vulnerado. Uno de estos rubros lo es la forma en la que los documentos, en la mayoría de los casos, se muestran en las plataformas tecnológicas y que tiene que ver con los formatos en datos abiertos. Si bien es cierto, las leyes reglamentarias de la materia en algunos rubros, establecen que la información pueda presentarse de esta manera, no en todos los casos sucede así. La presente iniciativa pretende establecer en el artículo 6o. Que la información pueda presentarse con las características de datos abiertos, que facilite la descarga de los mismos. Por lo anteriormente expuesto y fundado, someto a consideración del pleno de vuestra soberanía la siguiente iniciativa de. Se reforma la fracción I del Apartado A del artículo 60 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, para quedar de la siguiente manera:. Aunado a lo anterior, en este mismo sentido no se ha logrado consolidar sistemas eficientes de cobro de predial y servicios en la gran mayoría de los municipios del país. Como consecuencia de lo anterior, los ayuntamientos han venido haciendo un uso deficiente y poco productivo de sus participaciones federales; los recursos que reciben de la federación son usados en su mayoría para cubrir gasto corriente, dejando de invertir en infraestructura social y productiva que contribuya a elevar el bienestar y riqueza del municipio y sus pobladores. La reforma del 6 de febrero de adicionó las fracciones IV y V a dicho artículo constitucional, con lo cual se dotó al municipio de facultades en materia de asentamientos humanos, desarrollo urbano y conurbaciones; quedando como sigue:. Diario Oficial de la Federación del 6 de febrero de El 23 de diciembre de , nuevamente fue reformado el artículo constitucional para especificar, ampliar y reformular la materia de desarrollo urbano, ecología y planeación regional; quedando la siguiente redacción:. Por si todo lo anterior no fuera ya excesivo, existe un largo listado de legislación federal que impone una pesada carga administrativa a todos los municipios del país, a continuación, se enuncian algunos de estos ordenamientos legales:. Como se observa la carga administrativa que, vía legislación federal, han adquirido los municipios se ha multiplicado como consecuencia de una creciente delegación de funciones por parte de la federación; lo anterior, sin cuantificar las funciones y obligaciones estipuladas en sus respectivas legislaciones locales. Con la finalidad de apoyar a la buena administración de los municipios y contribuir al desarrollo económico y el bienestar de sus habitantes, en se adiciono un artículo 2A a la Ley de Coordinación Fiscal para crear el Fondo de Fomento Municipal; mismo que establecía:. Diario Oficial de la Federación del 30 de diciembre de Cabe señalar que la reforma se produjo durante el boom petrolero mexicano de los ochenta, la venta de petróleo permitió la entrada de grandes cantidades de divisas, haciendo necesario crear nuevos fondos para destinar los recursos excedentes con la intención de abonar al desarrollo del país; en tal sentido. En este sentido, con la adición de una fracción XI al artículo de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos se busca contribuir a que los municipios del país logren su autosuficiencia financiera en el pago de su gasto corriente, con lo cual se:. Dentro del régimen transitorio de la iniciativa se define el concepto de autonomía financiera, que es la capacidad del municipio para cubrir el gasto corriente 8 con ingresos locales. Por lo anteriormente expuesto, someto a la consideración de esta honorable asamblea la siguiente iniciativa con proyecto de. Quedando exentos de lo anterior, los municipios con población mayoritariamente indígena. Por otro lado, se determinó que los ayuntamientos aprobarían su presupuesto de egresos. La educación como materia concurrente entre la Federación, los estados y los municipios. Artículo 4o. Artículo 26, apartado B. Artículo 27, fracción VI. Por ejemplo: asentamientos humanos, deporte, protección civil, derechos de niñas, niños y adolescentes, etcétera. Artículo , fracción I. Artículo 31, fracción II. Artículo 31, fracción IV. Artículo 36, fracción I. No obstante la dimensión de la infraestructura de que dispone nuestra nación, ésta no garantiza sin embargo el abasto total del líquido a la demanda requerida por la población, toda vez que la cobertura de agua entubada es del Por lo expuesto y fundado, someto a consideración de esta soberanía la siguiente iniciativa con proyecto de. Artículo 32 Bis. A la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales corresponde el despacho de los siguientes asuntos:. Formular, conducir y evaluar la política en materia de recursos naturales, siempre que no estén encomendados expresamente a otra dependencia; así como en materia de ecología, saneamiento ambiental, regulación ambiental del desarrollo urbano y de la actividad pesquera, con la participación que corresponda a otras dependencias y entidades;. Artículo 32 Ter. Establecer y vigilar el cumplimiento de las condiciones determinadas para las descargas de aguas residuales, sean de jurisdicción federal, estatal y municipal;. Estudiar, proyectar, construir y conservar, con la participación que corresponda a la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, a los gobiernos de los estados y de los municipios, las obras de riego, desecación, drenaje, defensa y mejoramiento de terrenos y las de pequeña irrigación,. Intervenir en foros internacionales respecto de las materias competencia de la Secretaría, con la correspondiente participación de la Secretaría de Relaciones Exteriores;. Llevar a cabo la administración del sistema hidrológico del valle de México;. Organizar y manejar la explotación de los sistemas nacionales de riego, con la debida participación de los usuarios, en los términos que determinen las leyes y reglamentos;. Participar en la dotación de agua a los centros de población e industrias;. Programar, proyectar, construir, administrar, operar y conservar por sí, o por medio del otorgamiento de la asignación o concesión que en su caso se requiera, aquellas obras y servicios necesarios para la captación, potabilización, tratamiento, conducción y suministro de aguas de jurisdicción federal;. Promover y, en su caso, ejecutar y operar las obras de infraestructura y los servicios necesarios para el mejoramiento de la calidad del agua en las cuencas;. Proponer a la Secretaría de Relaciones Exteriores la celebración de tratados y acuerdos internacionales en tales materias;. Artículo Tercero. Artículo Cuarto. Artículo Quinto. De acuerdo con el artículo 21 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, se define que:. Hablamos de fortalecer el marco jurídico que inhibe la reincidencia delictiva. Del porcentaje de la encuesta de , se evidenció también que el 60 por ciento de esta población reincidente fue sentenciada en su ilícito inmediato anterior por el delito de robo, cuya composición fue la siguiente:. En este punto queremos retomar y resaltar también un par de características qué se aprecian en la Empol y que nos hacen confirmar lo expreso con anterioridad, acerca de la actividad delictiva como modus vivendi, dado que el Es decir, se experimentó en el país un incremento de Es decir, un incremento de Es decir un incremento de Es decir, un 42 por ciento de incremento. Lo anterior por supuesto impacta en la pérdida de la tranquilidad poblacional, y en deterioros justificados de la percepción general sobre seguridad. Kohlberg explicó que la sanción debe ser clara, proporcional, respetuosa de la dignidad de la persona y sobre todo consistente. Necesitamos reducir la incidencia de los delitos sustentado en una consistente aplicación y cumplimiento de la ley para que se pueda desarrollar en la mayoría del colectivo social la convicción del beneficio que significa respetarla. Donde el tratamiento propuesto fortalece el esquema sancionador vigente para la reincidencia, que ya implica de hecho la pérdida de ciertos beneficios para los inculpados, como la imposibilidad de obtener la libertad anticipada o el indulto, entre otras. Noviembre de La presente tiene como propósito facultar al Poder Legislativo federal para expedir la ley general en materia de desplazamiento forzado interno. Los Estados miembros de la Organización de las Naciones Unidas adoptaron la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de , reflejando la voluntad mundial de encarar el tema a partir de la figura de refugiado, principalmente ACNUR, A partir de , a petición de la Comisión de Derechos Humanos, el Secretario General de las Naciones Unidas nombró a un representante sobre la cuestión de los desplazados internos, cuya encomienda era estudiar las causas y consecuencias de este, entre otras acciones. En este marco, es que surgen los Principios Rectores, cuyo objeto es tratar las necesidades específicas de los desplazados internos de todo el mundo, determinando los derechos y garantías necesarios para su protección. Asimismo, algunas organizaciones de la sociedad civil han hecho sus propias estimaciones, tal es el caso de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de Derechos Humanos, quién de acuerdo con su registro histórico acumulativo indica que a diciembre de al menos mil personas han sido internamente desplazadas por la fuerza en México. Es necesario subrayar que por omisión también se violentan derechos humanos, CNDH, En este sentido, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos ha emitido diversas recomendaciones por la situación de vulnerabilidad en la que se han encontrado personas desplazadas en Baja California Sur, Sinaloa, Chiapas, entre otras 4 , solicitando a las autoridades de los tres órdenes de gobierno atender a las personas en esta condición. Si bien la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y sus leyes derivadas garantizan los derechos humanos, en materia de desplazamiento forzado interno falta una normatividad integral. Por otra parte, la expedición de leyes generales encuentra fundamento, entre otras razones, en la concurrencia de facultades de los distintos órdenes de gobierno para proteger y garantizar los derechos objeto de las mismas, de ahí, que este Congreso emita leyes generales, acción que es estipulada en el artículo 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Por tales motivos, es necesario en primer lugar conceptualizar y dimensionar el fenómeno que se establezca en un marco legal general donde se establezcan las directrices de atención y prevención del desplazamiento interno forzado, señalando las diferentes dimensiones del fenómeno, tales como la temporalidad del desplazamiento, la dirección y el proceso de selección del lugar de destino, las distancias recorridas, las estrategias utilizadas por las familias, los cambios en la salud física y emocional, el acceso a recursos monetarios o de otra índole que permiten financiar y adaptarse al sitio de destino, así como el manejo de los bienes inmuebles que dejaron abandonados. Actuar a favor de la población internamente desplazada no es solo un acto humanitario y coherente con derechos humanos, sino representa una estrategia para mantener el tejido social y la seguridad política de un Estado. En consecuencia, se somete a esta soberanía el siguiente anteproyecto de reforma constitucional:. Introducción a la protección internacional. El desplazamiento interno forzado en México visto desde la perspectiva de género. El Cotidiano, en línea, , enero-febrero. CNDH, Disponible en:. Conapo, La violencia como causa de desplazamiento interno forzado. ONU, Omite otras causas de desplazamiento forzado interno. La presente iniciativa tiene por objeto establecer de manera oficial el Día Nacional de la Educadora el 21 de abril. Es necesario que la federación reconozca, como lo hacen las entidades federativas, a las profesionistas que atienden a nuestros niños en temprana edad. En abrió la primera guardería, donde los niños eran considerados como pequeñas plantas de un jardín, del que el maestro es el jardinero. La teoría de Froebel señala que el infante se expresa a través de las actividades de la percepción sensorial, el lenguaje y el juguete. El lenguaje oral se asocia con la naturaleza y la vida. La escuela maternal fue una necesidad, como consecuencia de la Revolución Industrial, para que las madres y padres trabajadores contaran con un espacio para el cuidado de los hijos menores de seis años, quienes pasaban las horas solos, en los tenebrosos patios de las nuevas ciudades fabriles. Es en este periodo cuando las maestras de quienes trata el presente volumen traen a México la enseñanza preescolar. El gobierno de Porfirio Díaz, a través de su esposa Carmen Romero Rubio, funda en la capital del país una Casa Amiga de la Obrera , retomando el sentido original de las escuelas amigas, pero con un fortalecido objetivo asistencialista hacia la mujer-madre-trabajadora y al niño como parte importante de la naciente sociedad industrial. La Casa Amiga de la Obrera puede considerarse la primera guardería en México. Para , se atendían en total educandos, niños y niñas. Destaca la reorganización que impulsó Justo Sierra en los primeros años del siglo XX y que llevó adelante Estefanía Castañeda y otras maestras bajo la doctrina froebeliana. La semblanza de la maestra Castañeda, reconocida como pionera de la educación preescolar en México. Silvina Jardón Tuñón , pionera de la educación preescolar en el estado de México, donde impulsó el sistema de Froebel. Hizo la serie de textos Esperanza, luz, ventura y victoria , correspondientes a los primeros cuatro años de primaria. Escribió también la historia de la educación preescolar en México, con el título Entre la realidad y la fantasía. Fue la promotora de la nueva profesión de educadora. Es amar la labor docente , involucrarse con los alumnos, demostrar el afecto por los niños, valorarlos, respetarlos y cuidarlos. El Consejo Nacional de Población estima que en la población de niñas y niños en nuestro país, fue de 26 millones mil 4, lo que representa De esta, Los niños registrados pasaron de mil a mil , es decir, un aumento de por ciento. Las personas de 3 a 5 años de edad, quienes representan la demanda de educación preescolar, en el año ascendió a 6 millones mil habitantes, lo que significa un 5. Toda persona tiene derecho a la identidad y a ser registrado de manera inmediata a su nacimiento. Los ascendientes, tutores y custodios tienen la obligación de preservar y exigir el cumplimiento de estos derechos y principios. La Convención del Niño, 4 aprobada como tratado internacional de derechos humanos el 20 de noviembre de , señala en el artículo 27 que:. Los estados parte reconocen el derecho de todo niño a un nivel de vida adecuado para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral y social. El artículo 28 de la Convención es la que hace referencia a la educación del niño, en él se establece:. En el caso de nuestra legislación local, el artículo 58 de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes 5 señala que uno de los fines de la educación es desarrollar la personalidad, las aptitudes y las potencialidades de niñas, niños y adolescentes. Decreto por el que declara el 21 de abril como el Día Nacional de la Educadora. Los especialistas coinciden en afirmar que, desde su nomenclatura, existen controversias al no ser ubicada como una especialidad. Lo novedoso de estos procesos ha llevado a la apertura de escuelas, colegios y universidades que sólo piden como requisito el grado de licenciatura para preparar en cortísimos plazos a personal en medicina estética capaz de realizar intervenciones en el cuerpo humano sin el entrenamiento, habilidades y evaluaciones. Los cursos de maestría en cirugía estética y especialidad en medicina estética y longevidad cuentan con el otorgamiento de cédulas de la Secretaría de Educación de Veracruz para otorgar títulos sin reconocimiento o certificado de especialidad concedido por consejos médicos. De acuerdo con el National Clearinghouse de Estados Unidos, en se realizaron un millón mil intervenciones invasivas y 11 millones mil no invasivas. Nuevamente se encontró un incremento total de 2 y 5 por ciento, respectivamente, comparando las cifras de con las de De acuerdo con la asociación, los procedimientos han aumentado en 80 por ciento en veinte años. Respecto a se atendieron nuevos casos; a La urgente situación, derivado de la aplicación de la estrategia, señala que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios Cofepris y el Sistema Federal Sanitario realizaron en el período , mil visitas de verificación sanitaria en todo el territorio nacional suspendiendo actividades en establecimientos. Clausurar establecimientos ilegales de prestación de servicios de atención médica que incumplen con la regulación sanitaria. Combatir la presencia de clínicas de cirugía y procedimientos estéticos que ofrecen servicios que representan un riesgo a la salud de la población, con un incremento en clausuras y multas a los infractores. Incremento en la información sobre establecimientos que incumplen la regulación y reforzamiento de las acciones federalizadas ante los mismos. No son pocos los casos donde se exhiben los graves daños a la salud de las mujeres que han sido víctimas de una cirugía estética hecha por personal que no ha tenido la capacitación debida y suficiente. La alerta sanitaria de la Cofepris que se ha citado arriba indica determinadas características que deben reunir las clínicas y profesionistas que realicen cirugías estéticas. En el documento puede leerse:. El quirófano debe cumplir con al menos los siguientes puntos: a. Que las paredes y pisos sean lisas, esto es, que no tengan salientes o ranuras que puedan acumular polvo o bacterias no loseta. El emperador Augusto, de humor amable y espléndido, compra una serie de cuervos amaestrados que le graznan alabanzas. El emperador, divertido por la involuntaria franqueza, compra el cuervo doblando el precio de los anteriores. Segundo, renuncia a desengañar a europeos que tercamente porfían en su error, y constata, para acabar, la vanidad de su empresa intelectual, merecedora de mayor estima en eventuales bestias que en criollos con severos estudios e ingenio. Pedro de Oña. Pedro de Bustamante A : Pausanias. Pedro de Oña B. Sobre la envidia en la polémica gongorina véase Galbarro García, En la mayoría de ediciones se trata del emblema o , pero la remisión de Espinosa Medrano al emblema nos indica que consulta probablemente los Omnia Andreae Alciati v. Véase Alciato Pilar Pedraza, véase Alciato Con esta pulla Espinosa Medrano devuelve a Manuel de Faría el ataque de los europeos hacia los americanos. Cent 5. Erasmo col. Conviene que apliquemos la frase, sospecho, al vano ataque que ciertos odiosos sabidillos suelen lanzar contra los varones doctos, a quienes, como son incapaces de imitarlos, no se recatan de murmurar de ellos. Le amenazaron acusaciones de herejía, aunque no llegaran a concretarse. A ] Isido. Emendati, et notis illustrati per Garsiam Loaysa, príncipe publicada en Taurini: apud Jo. Es posible que Espinosa Medrano acuda a las Sentencias comentadas en la edición madrileña sufragada por Felipe II ex typographia regia, : véase Isidoro b Véase también Isidoro b Baptistam Bevilaquam , pero que se reedita como pars altera de los Diui Isidori Hispal. Episcopi opera sufragados por Felipe II Madriti: ex typographia regia, En las notas al texto, y en particular a la sentencia undécima del cap. Véase Isidoro y b Passio lunae in insanis. La imagen de la carrera concluye en la frase siguiente, en que Faría tropieza en su estudio-estadio, dando en el descrédito. San Jerónimo, Epistulae , 3, epist. Véase también Migne a col. En el testimonio A, la n se encuentra tachada. Contribuyó a dar a conocer esa difundida creencia antigua, que proviene de la Historia de los animales de Aristóteles, cap. Véase también Jerónimo de Estridón Los pocos datos que aporta Espinosa Medrano sobre su lectura de esta cita en un tomo segundo del epistolario de San Jerónimo y bajo el título de apología no permiten encontrar a ciencia cierta la versión o la edición que consulta, aunque sí aparece con tales características, entre otras, en la edición parisina del epistolario de San Jerónimo publicada por Sébastien Nivelle en Parisiis: apud Sebastianum Niuellium, sub Ciconiis, via Iacobeae, Véase Jerónimo de Estridón col. Espinosa Medrano escribe sine praeceptore , en lugar de absque praeceptore , lo cual es probablemente una cita de memoria o una variante textual. Sobre estas palabras véase la sexta sección de Manuel de Faría, infra. La príncipe de Catulli, Tibulli, Propertii noua editio. Véase Scaliger I, epist. III, Migne col. Sin embargo, también se encuentra repertoriado en los Adagia de Erasmo, en la edición consultada por El Lunarejo Erasmo , col. El fragmento en cuestión precede inmediatamente a esta cita de El Lunarejo Jerónimo de Estridón, Epistolae , epístola 46, Apologiae Hieronymi adversus Ruffinum , 1, véase col. El cuento se halla en Ovidio, Metamorfosis , XI, v. Tanto el adagio sus Minervam como las orejas del rey Midas son frecuentemente invocados en las contiendas poéticas. A estan. El término pasó a las lenguas modernas con el consiguiente significado despectivo. Sobre la visión de la poesía de Espinosa Medrano, y especialmente sobre esta frase, véase Ruiz Soto, IV, 7 Vulgata III, cap. En la edición consultada por Espinosa Medrano: Isidoro o b El comentario de García de Loaysa a la sentencia en cuestión se encuentra en Isidoro Sabinus f. Véase también la edición de Joaquín Camerario de los Poemata de Sabinus s. Asimismo, sobre la inspiración del humanista germano en las secciones II y III del Apologético, remito a las líneas que a Sabinus le dedica Martinengo Javier de Echave-Sustaeta en Virgilio b: A : AEneydos B ] A : Horat. José Luis Moralejo, Horacio Nam [epitheton exiguus] appositum proprium effecit, ne plus expectaremus, et casus singularis magis decuit, et clausula ipsa unius syllabae non usitata addidit gratiam. Imitatus est itaque utrumque Horatius: nascetur ridiculus mus. Uno y otro lo imitó Horacio diciendo: Nascetur ridiculus mus Arte poética, verso Lo comenta Antonio Azaustre Galiana tras un breve repaso de la presencia del exiguus mus en las discusiones literarias sobre el estilo culto Azaustre Galiana Allí se menciona la profecía de Camoens sobre la expedición africana col. Agradezco a Aude Plagnard que me ayudara a localizar este fragmento. A : Aquar. Véase Teófilo Folengo f. Las centellas lucidas y ardientes remiten a la isotopía luminosa que rodea al cordobés y, aunque carecen de definición expresa, el peruano las apoya en las palabras de Bustamante en su aprobación a Salcedo Coronel f. I de Oratore : Poetas, quasi alia lingua loqui , pues es nota y pobreza de ingenio el ser entendido de todos: Ovidio, lib. Así, tras la aparente imprecisión de los términos se esconde aquí una apreciación del valor de Góngora por la abundancia y la calidad de sus conceptos. Garcia de Salzedo , primera parte, aprobación Salcedo Coronel f. La cabra-sustantivo se aleja de su lugar predilecto en el que Faría pretende estabularla. Las figuras que Faría propone mezclan el referente épico de Aníbal con el ladrón Caco y la cabra, lanzando un ataque velado a la confusión de estilos que achaca a la alternancia entre hipérbaton y sintaxis llana en los versos gongorinos. El expresar, el denotar y el delinear pertenecen a la terminología de la representación o visión. A : Ant. B ] de Solis, Buen humor de las Musas. La rima exige que el v. Sabinus I de artific. Javier de Echave-Sustaeta, Virgilio b: Véase Sabinus f. B4r-v y I B : Elco. La variante quondam felix pertenece a la tradición textual de las Bucólicas a: 41 y 6. Al demostrar con el aval virgiliano que la cabriola y el hipérbaton no tienen necesariamente relación, Espinosa Medrano desmonta la argumentación de Faría antes incluso de citar a Góngora: Virgilio despide el rebaño de Melibeo con un hipérbaton, los pastores de las Soledades saludan al mancebo con la misma figura; en ambos lugares hay cabras, pero sin cabriolas. A ] de Anima cap. La polémica científica y la polémica poética van de la mano. Sobre el género de la apología véase la introducción. La distinción entre la transposición y la colocación es fundamental para entender cabalmente hasta la quinta sección el Apologético : sobre este tema remito a Blanco y a la introducción. Los dos lugares de Virgilio sobre la mensajera Iris aparecen juntos en el comentario de la Eneida por Servio, libro 5, v. Jammes Sin embargo, el término conlleva multitud de connotaciones negativas posibles por añadidura. Lo ventoso se acercaría pues a la ventosidad. Se trata del prólogo al lector de N. El Lunarejo se burla del periodo de los lucos, Sierra Morena y alpestres peñascos, con sus tricola en correspondencia con las cabras, los Cacos y los Aníbales. Espinosa Medrano, en las líneas posteriores, juega también a parodiar ese estilo tomando pie en las frases de Faría. Garcia de Salzedo , primera parte, soneto 9, comentario al v. El Lunarejo omite sin embargo un detalle importante que parece contradecir la invectiva de Salcedo contra el crítico portugués. Véase sobre la relación de Faría con Góngora: Aude Plagnard La presencia de la erudición en el primer lugar de la tríada de El Lunarejo señala su valor incontrovertible para el peruano, reconocido incluso cuando la poesía profana es rebajada y humillada al compararla con la revelada por exigencias de la argumentación. Así esquiva la acusación de envidia que le valdría una crítica directa a un poeta insigne, pero, sin dejar de acatar el código ético de la pugna, logra que quede patente la superioridad de Góngora. Por la variante del v. Garcia de Salzedo , primera parte, soneto 7, Salcedo Coronel De hecho, es poco probable que esta edición llegara a América, debido a su prohibición por la Inquisición tanto en España como en América Moll A : Had. B ] Iun. Quadrabit in consultorem ineptum, qui alteri dictare consilium parat, ipse supra stiuam non sapiens. Se puede aplicar para zaherir al consejero inepto, dispuesto a aconsejar a otros, cuando él no sabe nada que supere la pala y al azadón. El adagio se encuentra en varios impresos a partir de , fecha de la primera edición, en Basilea, por Froben, de los Adagiorum centuriae VIII de Adriano Junio Sobre la edición consultada por El Lunarejo tenemos datos contradictorios. A Tertul. B ] cap. El testimonio A trae una corrección manuscrita: amebeo. Las palabras de Cicerón son una desdeñosa apreciación de los líricos griegos. Véase Jammes y Cisneros 3. I, cap. Véanse también los Diui Isidori Hispal. Episcopi opera, pars prior , costeados por Felipe II Madriti: ex typographia regia, , en Isidoro a José Oroz Reta y Manuel-A. Véase también Isidoro a B : Gorcilasus A ] son. Marcos Casquero en Isidoro De hecho el hipérbaton afecta a la sintaxis mientras que el hísteron próteron es una figura que atañe a la lingüística del discurso y, concretamente, al orden de la narración. III, comm. El ejemplo de hísteron próteron interpolado por Servio, progressi subeunt luco fluuiumque relincunt, se encuentra en Eneida, VIII, Virgilio b: Nam illud in medio parenthesis est Isidoro Véase Isidoro a También Isidoro a Espinosa Medrano restaura la cita de Virgilio, Eneida , lib. El verso virgiliano como ejemplo de tmesis aparece también en Servio, Commentarius in Vergilii Aeneidos libros , vol. I, comm. II, v. Vnde si uobis cupido certa est me sequi audentem extrema, ruamus in media arma et moriamur. Abandonando los altares y los templos, los dioses todos se marcharon, ellos por quienes en pie se mantenía el imperio; en auxilio corréis de una ciudad incendiada. En este caso Espinosa Medrano no parece haber acudido a Servio, que en su Commentarius in Vergilii Aeneidos libros, vol. II, comm. En el testimonio A, corrección manuscrita: se. En el testimonio A encontramos la corrección manuscrita: Georgica. III, v. Servio, Commentarius in Vergilii Aeneidos libros , vol. El ejemplo, saxo cere comminuit brum , procede de Ennio véase Ennio , poeta que para los romanos es antiguo, arcaico por excelencia. Nebrija escribe: Tmesis est, cum verbum compositum dividitur, aliqua dictione interposita. Nebrija A : Varo. Sunt teriones boues aratores ita dicti a terenda terra. Est uero plaustrum septentrionale compositum ex septem stellis, ex quibus quasi septem boues figurantur. Ista Varro apud Agel. Stellae istae septem ita sunt sitae ut ternae stellae proximae, quaeque inter sese faciant trigona, id est, figuras triquetras. Inde a ternario dicti triones, non ab aratione. Ista etiamsi uulgo nota, hic omitti non debuerunt. Tu si placet, lege Varronem ipsum lib. Los teriones son bueyes que aran y se llaman así porque trituran terunt la tierra. Y es que el carro septentrional se compone de siete estrellas, en la que vemos como la figura de siete bueyes. Es lo que dice Varrón citado por Aulo Gelio II, 21 porque el mismo Varrón en su texto conjetura y prefiere otro origen de la palabra. En cualquier caso, el jesuita remite al De lingua latina , localizando el lugar de Varrón repetido en la marginalia del Apologético : acuda o no al De lingua latina , Espinosa Medrano sigue en esta sección el camino marcado por los comentaristas virgilianos. Es ejemplo de Isidoro para su definición de la tmesis: Etimologías , lib. Véase supra. Para apreciar el hipérbaton y afirmar su licitud, El Lunarejo renuncia a enfrentarse en el terreno de la sintaxis con el orden natural que su adversario defiende. Juan Luis de la Cerda cita este verso a propósito de la tmesis virgiliana en su comentario a las Geórgicas , lib III, v. Marco Pacuvio ca. La obra que cita Espinosa Medrano es una tragedia que lleva por título el nombre de Crises, sacerdote de Apolo en Troya. En el testimonio A, corrección manuscrita: Gongora. Carreira La traducción de Isidoro se nutre de hecho de la terminología herreriana. En Servio halla la idea de la tmesis de palabras compuestas y el ejemplo virgiliano del septentrión, que a su vez comenta acudiendo a de la Cerda. XI, ep. A : Pinciam. Philoso B ] antig. En la obra de Góngora, Faría contabiliza los hipérbatos; en cambio, al hacer ese cómputo en los latinos, se atiene solo a las tmesis: de ahí su conclusión del abuso gongorino del hipérbaton. En el testimonio A, corrección manuscrita: proscripcion. Es lo mismo que millón Aut. Y todos los pensamientos y las palabras todas, que son las particulares luminarias de cada género oratorio, fuerza es que se nos presenten y ocurran al filo de nuestra pluma. Quintiliano retoma el término en su Institutio oratoria Quintiliano a: y b: , Véase Blanco y Sobre la variante de El Lunarejo véase Cisneros b. Francisco del Villar también cita este incipit de Virgilio como su primer ejemplo Cascales Es este el quinto ejemplo de Francisco del Villar véase supra y Cascales Francisco del Villar da este verso como segundo ejemplo de su argumentación véase supra y Cascales Es muy probable que Espinosa Medrano lea a Propercio, como a Tibulo y a Catulo, a partir de la edición de Joseph Scaliger de los tres autores: véase para esta cita Scaliger Véase también la edición de Tibulo por Joseph Scaliger Este es el tercer ejemplo citado por Francisco del Villar en su lista de primeros versos de poemas latinos véase supra y Cascales También Francisco del Villar trae este ejemplo, a continuación de las Metamorfosis de Ovidio. A : Mant. A : Physiom. B ] Genes. B : Hist. A ] Evangel. A : Apol. B ] de exid. Véase la príncipe del Carmen de eversione urbis Hierusalem Mediolani: Vldericus Scinczenceller nec non Leonardus Pachel eius socius propria impensa et laudabili opificio impressum edidit, en Collatius f. Sobre este tema, véase Blanco El lector del testimonio A corrige: Gramatico. A [Enmienda recogida en la fe de erratas. El lector del testimonio A añade en la entrelínea: ad. A Hiero. B ] aduers. Rufinum 1. Se trata en realidad de una cita de Rufino traída por San Jerónimo y que en el texto original dice así Migne a: col. Lo que entendemos por hipérbaton y que Espinosa Medrano en otras ocasiones denomina transposición , es el tropo, la figura. Por extensión, el hipérbaton como definición del lenguaje o estilo poético es la colocación. Es esencial para la argumentación de Espinosa Medrano el paso de lo que llama colocación como propiedad del lenguaje latino o griego a la misma colocación como definición del estilo poético. El fundamento de este desplazamiento es la especificidad del lenguaje poético. Véase sobre estos temas la Introducción. A5v y Sabinus Amor, que no dispensa de amar al que es amado, hizo que me entregara vivamente al placer de que se embriagaba éste, que, como ves, no me abandona nunca. Amor nos condujo a la misma muerte. Caína [7] espera al que nos arrancó la vida. Tales fueron las palabras de las dos sombras. Al oír a aquellas almas atormentadas, bajé la cabeza y la tuve inclinada tanto tiempo, que el poeta me dijo:. Aquella lectura hizo que nuestros ojos se buscaran muchas veces y que palideciera nuestro semblante; mas un solo pasaje fué el que decidió de nosotros. Mientras que un alma decía esto, la otra lloraba de tal modo, que, movido de compasión, desfallecí como si me muriera, y caí como cae un cuerpo inanimado. L recobrar los sentidos, que perdí por la tristeza y la compasión que me causó la suerte de los dos cuñados, vi en derredor mío nuevos tormentos y nuevas almas atormentadas doquier iba y doquier me volvía o miraba. Me encuentro en el tercer círculo; en el de la lluvia eterna, maldita, fría y densa, que cae siempre igualmente copiosa y con la misma fuerza. Espesos granizos, agua negruzca y nieve descienden en turbión a través de las tinieblas; la tierra, al recibirlos, exhala un olor pestífero. Tiene los ojos rojos, los pelos negros y cerdosos, el vientre ancho y las patas guarnecidas de uñas que clava en los espíritus, les desgarra la piel y les descuartiza. La lluvia les hace aullar como perros; los miserables condenados forman entre sí una muralla con sus costados y se revuelven sin cesar. Y del mismo modo que un perro se deshace ladrando al tener hambre, y se apacigua cuando muerde su presa, ocupado tan sólo en devorarla, así también el demonio Cerbero cerró sus impuras bocas, cuyos ladridos causaban tal aturdimiento a las almas que quisieran quedarse sordas. Pasamos por encima de las sombras derribadas por la incesante lluvia, poniendo nuestros pies sobre sus fantasmas, que parecían cuerpos humanos. Todas yacían por el suelo, excepto una que se levantó con presteza para sentarse, cuando nos vió pasar ante ella. Vosotros, los habitantes de esa ciudad, me llamasteis Ciacco. Por el reprensible pecado de la gula, me veo, como ves, sufriendo esta lluvia. Aun hay dos justos, pero nadie les escucha: la soberbia, la envidia y la avaricia son las tres chispas que han inflamado los corazones. Mi guía me dijo:. Así fuimos atravesando aquella impura mezcla de sombras y de lluvia, con paso lento, razonando un poco sobre la vida futura. Por lo cual dije:. Caminando por la vía que gira alrededor del círculo, continuamos hablando de otras cosas que no refiero, y llegamos al sitio donde se desciende: allí encontramos a Plutón, el gran enemigo. Y aquel sabio gentil, que lo supo todo, para animarme, dijo:. Como una ola se estrella contra otra ola en el escollo de Caribdis, así chocan uno contra otro los condenados. Después, cuando cada cual había llegado al centro de su círculo, se volvían todos a la vez para empezar de nuevo otra pelea. Esos que no tienen cabellos que cubran su cabeza, fueron clérigos, papas y cardenales, a quienes subyugó la avaricia. Por haber gastado mal y guardado mal, han perdido el Paraíso, y se ven condenados a ese eterno combate, que no necesito pintarte con palabras escogidas. Todo el oro que existe bajo la Luna, y todo lo que ha existido, no puede dar un momento de reposo a una sola de esas almas fatigadas. Quiero que te alimentes con mis lecciones. Vuestro saber no puedo contrastarla; porque provee, juzga y prosigue su reinado, como el suyo cada una de las otras deidades. Tal es esa a quien tan a menudo vituperan los mismos que deberían ensalzarla, [58] y de quien blasfeman y maldicen sin razón. Pero ella es feliz, y no oye esas maldiciones: contenta entre las primeras criaturas, prosigue su obra y goza en su beatitud. Cuando aquel arroyo ha llegado al pie de la playa gris e infecta, forma una laguna llamada Estigia; y yo, que miraba atentamente, vi algunas almas encenagadas en aquel pantano, completamente desnudas y de irritado semblante. Díjome el buen Maestro:. Metidos en el lodo, dicen: "Estuvimos siempre tristes bajo aquel aire dulce que alegra el Sol, llevando en nuestro interior una tétrica humareda: ahora nos entristecemos también en medio de este negro cieno. Así fuimos describiendo un gran arco alrededor del fétido pantano, entre la playa seca y el agua, vueltos los ojos hacia los que se atragantaban con el fango, hasta que al fin llegamos al pie de una torre. Entonces, dirigiéndome hacia el mar de toda ciencia, dije:. Mi guía saltó a la barca y me hizo entrar en ella tras él; pero aquélla no pareció ir cargada hasta que recibió mi peso. Mientras recorríamos aquel canal de agua estancada, se me presentó una sombra llena de lodo, y me preguntó:. Te conozco aunque estés tan enlodado. Al fin entramos en los profundos fosos que ciñen aquella desolada tierra: las murallas me parecían de hierro. Llegamos, no sin haber dado antes un gran rodeo, a un sitio en que el barquero nos dijo en alta voz: "Salid, he aquí la entrada. Juzga, lector, si estaría yo tranquilo al oír aquellas palabras malditas: no creí volver nunca a la tierra. En seguida se fué el dulce Padre, y me dejó solo. No pude oír lo que les propuso; pero habló poco tiempo con ellos, y todos a una corrieron hacia la ciudad. Nuestros enemigos dieron con las puertas en el rostro a mi Señor, que se quedó fuera, y se dirigió lentamente hacia donde yo estaba. Su temeridad no es nueva: ya la demostraron ante una puerta menos secreta, que se encuentra todavía sin cerradura. Ya has visto sobre ella la inscripción de muerte. Es cierto que tuve que bajar aquí otra vez a causa de los conjuros de la cruel Erictón, que llamaba las almas a sus cuerpos, hacía poco tiempo que mi carne estaba despojada de su alma, cuando me hizo traspasar esas murallas para sacar un espíritu del círculo de Judas. Conozco bien el camino; por lo cual debes estar tranquilo. Esta laguna, que exhala tan gran fetidez, ciñe en torno la ciudad del dolor, donde ya no podremos entrar sin justa indignación. Estaban ceñidas de hidras verdosas, y tenían por cabellos pequeñas serpientes y cerastas, que ceñían sus horribles sienes. Y aquél que conocía muy bien a las siervas de la Reina del dolor eterno:. La de la izquierda es Megera; la que llora a la derecha es Alecton, y la del centro es Tisifona. Después calló. Me descubrió los ojos, y me dijo:. Alejaba de su rostro el aire denso, extendiendo con frecuencia la siniestra mano hacia delante, y sólo este trabajo parecía cansarle. Bien comprendí que era un mensajero del Cielo, y volvíme hacia el Maestro; pero éste me indicó que permaneciese quieto y me inclinara. Entonces se volvió hacia el cenagoso camino sin dirigirnos la palabra, semejante a un hombre a quien preocupan y apremian otros cuidados, que no se relacionan con la gente que tiene delante. Y nosotros, confiados en las palabras santas, dirigimos nuestros pasos hacia la ciudad de Dite. Entramos en ella sin ninguna resistencia; y como yo deseaba conocer la suerte de los que estaban encerrados en aquella fortaleza, luego que estuve dentro, empecé a dirigir escudriñadoras miradas en torno mío, y vi por todos lados un gran campo lleno de dolor y de crueles tormentos. Todas sus losas estaban levantadas, y del interior de aquéllos salían tristes lamentos, parecidos a los de los míseros ajusticiados. Entonces le pregunté a mi Maestro:. I maestro avanzó por un estrecho sendero, entre los muros de la ciudad y las tumbas de los condenados, y yo seguí tras él. Epicuro y todos sus sectarios, que pretenden que el alma muere con el cuerpo, tienen su cementerio hacia esta parte. Este me dijo:. Mira a Farinata, que se ha levantado en su tumba, y a quien puedes contemplar desde la cintura a la cabeza. En cuanto estuve al pie de su tumba, examinóme un momento; y después, con acento un tanto desdeñoso, me preguntó:. Yo, que deseaba obedecer, no le oculté nada, sino que se lo descubrí todo; por lo cual arqueó un poco las cejas, y dijo:. Entonces, al lado de aquél, apareció a mi vista una sombra, que sólo descubría hasta la barba, lo que me hace creer que estaba de rodillas. Miró en torno mío, como deseando ver si estaba alguien conmigo; y apenas se desvanecieron sus sospechas, me dijo llorando:. Sus palabras y la clase de su suplicio me habían revelado ya el nombre de aquella sombra: así es que mi respuesta fué precisa. Irguiéndose repentinamente exclamó:. Cuando observó que yo tardaba en responderle, cayó de espaldas en su tumba, y no volvió a aparecer fuera de ella. Me parece, por lo que he oído, que prevéis lo que el tiempo [70] ha de traer, a pesar de que os suceda lo contrario con respecto a lo presente. Si antes no le respondí, hacedle saber que lo hice porque estaba distraído con la duda que habéis aclarado. Se ocultó después de decir esto, y yo dirigí mis pasos hacia el antiguo poeta, pensando en aquellas palabras que me parecían amenazadoras. En seguida se dirigió hacia la izquierda. Dejamos las murallas y fuimos hacia el centro de la ciudad, por un sendero que conduce a un valle, el cual exhalaba un hedor insoportable. Allí, para preservarnos de las horribles emanaciones y de la fetidez que despedía el profundo abismo, nos pusimos al abrigo de la losa de un gran sepulcro, donde vi una inscripción que decía: "Encierro al papa Anastasio, a quien Fotino arrastró lejos del camino recto. La injuria es el fin de toda maldad que se atrae el odio del cielo, y se llega a este fin, que redunda en perjuicio de otros, bien por medio de la violencia, o bien por medio del fraude. Un hombre puede haber dirigido su mano violenta contra sí mismo o contra sus bienes: justo es, pues, que purgue su culpa en el segundo recinto, sin esperar tampoco mejor suerte aquel que por su propia voluntad se priva de vuestro mundo, juega, disipa sus bienes o llora donde debía haber estado alegre y gozoso. Puede cometer violencia contra la Divinidad el que reniega de ella y blasfema con el corazón, y el que desprecia la Naturaleza y sus bondades. El hombre puede emplear el fraude que produce remordimientos en todas las conciencias, ya con el que de él se fía, ya también con el que des [75] confía de él. El usurero sigue otra vía; desprecia a la naturaleza y a su secuaz, y coloca su esperanza en otra parte. Ahora sígueme; que me place avanzar. Los peces suben ya por el horizonte; el carro se ve hacia aquel punto donde expira Coro, y lejos de aquí el alto promontorio parece que desciende. L sitio por donde empezamos a bajar era un paraje alpestre y, a causa del que allí se hallaba, todas las miradas se apartarían de él con horror. Cuando nos vió, se mordió a sí mismo, como aquel a quien abrasa la ira. Gritóle entonces mi Sabio:. Aléjate, monstruo; que éste no viene amaestrado por tu hermana, sino con el objeto de contemplar vuestras penas. Como el toro que rompe las ligaduras en el momento de recibir el golpe mortal, que huír no puede, [78] pero salta de un lado a otro, lo mismo hizo el Minotauro; y mi prudente Maestro me gritó:. Nos encaminamos por aquel derrumbamiento de piedras, que oscilaban por primera vez bajo el peso de mi cuerpo. Iba yo pensativo; por lo cual me dijo:. Al vernos descender, se detuvieron, y tres de ellos se separaron de la banda, preparando sus arcos y escogiendo antes sus flechas. Uno de ellos gritó desde lejos:. Tus deseos fueron siempre por desgracia muy impetuosos. Cuando se descubrió la enorme boca, dijo a sus compañeros:. Los pies de los muertos no suelen hacer eso. Y mi buen Maestro, que estaba ya junto a él, y le llegaba al pecho, donde las dos naturalezas se unen, repuso:. La que me ha encomendado este nuevo oficio, ha cesado por un momento de cantar "aleluya. Pero por aquella virtud que dirige mis pasos en un camino tan salvaje, cédeme uno de los tuyos para que nos acompañe, que nos indique un punto vadeable y lleve a éste sobre sus ancas, pues no es espíritu que vaya por el aire. Los vi sumergidos hasta las cejas, por lo que el gran Centauro dijo:. Aquella frente que tiene el cabello tan negro es la de Azzolino, y la otra que lo tiene rubio es la de Obezzo de Este, que verdaderamente fué asesinado en el mundo por su hijastro. Después vi otras sombras que sacaban la cabeza fuera del río, y algunas todo el pecho, y reconocí a muchos de ellos. El follaje no era verde, sino de un color obscuro; las ramas no eran rectas, sino nudosas y entrelazadas; no había frutas, sino espinas venenosas. Allí anidan las brutales Arpías, que arrojaron a los Troyanos de las Estrofades con el triste presagio de un mal futuro. Por todas partes oía yo gemidos, sin ver a nadie que los exhalara; por eso me detuve todo atemorizado. Creo que él creyó que yo creía que aquellas vo [84] ces eran de gente que se ocultaba de nosotros entre la espesura; y así me dijo mi Maestro:. Entonces extendí la mano hacia delante, cogí una ramita de un gran endrino, y su tronco exclamó:. Cual de verde tizón que, encendido por uno de sus extremos, gotea y chilla por el otro, a causa del aire que le atraviesa, así salían de aquel tronco palabras y sangre juntamente; lo que me hizo dejar caer la rama, y detenerme como hombre acobardado. Pero dile quién fuiste, a fin de que, en compensación, renueve tu fama en el mundo, donde le es lícito volver. Mi alma, en un arranque de indignación, creyendo librarse del oprobio por medio de la muerte, me hizo injusto contra mí mismo, siendo justo. Cae en la selva, sin que tenga designado sitio fijo, y allí donde la lanza [86] la fortuna, germina cual grano de espelta. Brota primero como un retoño, y luego se convierte en planta silvestre: las Arpías, al devorar sus hojas, le causan dolor, y abren paso por donde ese dolor se exhale. Y he aquí que aparecen a nuestra izquierda dos infelices, desnudos y lacerados, huyendo tan precipitadamente, que rompían todas las ramas de la selva. Empezaron a dar terribles dentelladas a aquél que se ocultó, y después de despedazarle, se llevaron sus miembros palpitantes. Mi Guía me tomó entonces de la mano, y llevóme hacia el arbusto, que en vano se quejaba por sus sangrientas heridas:. Yo de mi casa hice mi propia horca. Desde allí nos dirigimos al punto en que se divide el segundo recinto del tercero, y donde se ve el terrible poder de la justicia divina. Para explicar mejor las cosas nuevas que allí vi, diré que llegamos a un arenal, que rechaza toda planta de su superficie. La dolorosa selva lo rodeaba cual guirnalda, así como el sangriento foso circundaba a aquélla. Nuestros pies quedaron fijos en el mismo lindero de la selva y la llanura. Vi numerosos grupos de almas desnudas, que lloraban miserablemente, y parecían cumplir sentencias diversas. Unas yacían de espaldas sobre el suelo; otras estaban sentadas en confuso montón; otras andaban continuamente. Llovían lentamente en el arenal grandes copos de fuego, semejantes a los de nieve que en los Alpes caen cuando no sopla el viento. Sus míseras manos se agitaban sin reposo, apartando a uno y otro lado las brasas continuamente renovadas. Yo empecé a decir:. Entonces mi Guía habló con tanta vehemencia, que nunca yo lo había oído expresarse de aquel modo:. No hay martirio comparable al dolor que te hace sufrir tu rabia. Ahora, sígueme, y cuida de no poner tus pies sobre la abrasada arena; camina siempre arrimado al bosque. Cual sale del Bulicame [14] el arroyo, cuyas aguas se reparten las pecadoras, así corría aquel riachuelo por la arena. Las orillas y el fondo estaban petrificados, por lo que pensé que por ellas debía andar. Rea lo escogió por cuna segura de su hijo; y para ocultarlo mejor, [92] cuando lloraba, hacía que se produjesen grandes ruidos. OS pusimos en marcha siguiendo una de aquellas orillas petrificadas: el vapor del arroyuelo formaba sobre él una niebla, que preservaba del fuego las ondas y los ribazos. Así como los flamencos que habitan entre Gante y Brujas, temiendo al mar que avanza hacia ellos, levantan diques para contenerle; o como los Paduanos lo hacen a lo largo del Brenta para defender sus ciudades y castillos, antes que el Chiarentana sienta el calor, de un modo semejante eran formados aquellos ribazos; pero su constructor, quienquiera que fuese, no los había hecho tan altos ni tan gruesos. Examinado de este modo por aquellas almas, fuí [96] conocido por una de ellas, que me cogió el vestido, exclamando:. Y yo, mientras me tendía los brazos, miré atentamente su abrasado rostro, de tal modo que, a pesar de estar desfigurado, no me fué imposible conocerle a mi vez; e inclinando hacia su faz la mía contesté:. Así, pues, sigue adelante; yo caminaré a tu lado, y luego me reuniré a mi mesnada, que va llorando sus eternos tormentos. No me atreví a bajar del ribazo por donde iba para nivelarme con él; pero tenía la cabeza inclinada, en actitud respetuosa. Empezó de este modo:. Pero ayer de mañana le volví la espalda; y cuando retrocedía otra vez hacia él, se me apareció ése, y me volvió al verdadero camino por esta vía. Y a no haber muerto tan pronto, viendo que el cielo te era tan favorable, te habría dado alientos para proseguir tu obra. Hagan las bestias fiesolanas forraje de sus mismos cuerpos, y no puedan tocar a la planta, si es que todavía sale alguna de entre su estiércol, en la que reviva la santa semilla de aquellos romanos que quedaron después de construído aquel nido de perversidad. Solamente deseo manifestaros que estoy dispuesto a correr todos los azares de la Fortuna con tal que mi conciencia no me remuerda nada. No es la vez primera que he oído semejante predicción; y así, mueva su rueda la Fortuna como le plazca, y el campesino su azada. Sabe, pues, que todos ellos fueron clérigos y literatos de gran fama, y el mismo pecado los contaminó a todos en el mundo. Con aquella turba desolada va Prisciano, como también Francisco de Accorso; y si desearas conocer a tan inmunda caterva, podrías ver a aquel que por el Siervo de los siervos de Dios fué trasladado del Arno al Bacchiglione, [15] donde dejó sus mal extendidos miembros..

A la víctima que se le hayan infligido lesiones o mutilaciones infamantes o degradantes. Que previo a la lesión infringida existan datos que establezcan que se han cometido amenazas, acoso o violencia del sujeto activo contra la víctima.

Cuando las lesiones sean provocadas mediante el empleo de sustancias corrosivas; o. Cuando las lesiones sean provocadas en los órganos genitales femeninos y mamas, excluyendo aquellas que por motivo de salud deban llevarse a cabo. Información sobre chicas desnudas extendieron águila y azotaron contra las mujeres. Obtenido de. Secretaría de Gobernación diciembre de La violencia feminicida en México, aproximaciones y Lez consolador folla su culo Que reforma y adiciona los artículos 2o.

En1 el Constituyente Permanente reformó diversos artículos de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en los cuales se establecieron las bases jurídicas para el ejercicio de los derechos fundamentales de los pueblos y comunidades indígenas; uno de ellos fue el artículo 2o. En la fracción IX, apartado B del mencionado artículo, se estableció lo siguiente:. Consultar a los pueblos indígenas en la elaboración del Plan Nacional de Desarrollo y de los planes de las entidades federativas, chicas desnudas extendieron águila y azotaron los municipios y, cuando proceda, de las demarcaciones territoriales de la Ciudad de México y, en su caso, incorporar las recomendaciones y propuestas que realicen.

Dicho instrumento jurídico prevé que el derecho a la consulta debe cumplir con los requisitos de: previa, libre e informada, contenido en los artículos 6, 7, 15 y 30 que constriñen al Estado mexicano a lo siguiente:. Derivado de lo expuesto, se tiene que el derecho a la consulta debe reunir los siguientes requisitos:. Esto significa que el proceso de consulta debe estar libre de interferencias externas y exento de coerción, intimidación y manipulación.

En este tenor, chicas desnudas extendieron águila y azotaron les debe facilitar toda la documentación indispensable para conocer, los alcances de las cuestiones respecto de las cuales se pretende realizar la consulta.

El artículo 6. La idoneidad cultural implica procurar que las autoridades que representan a un pueblo indígena, sean determinadas de acuerdo a sus formas de elección. En el Caso Saramaka vs. Surinam, la Corte IDH ordenó al estado a efectuar la chicas desnudas extendieron águila y azotaron con las personas que hubiesen sido elegidas por el chicas desnudas extendieron águila y azotaron Saramaka para tal efecto.

En este asunto, las autoridades omitieron crear el Consejo Consultivo Regional, lo que violó el derecho de las comunidades de la Sierra Tarahumara, toda vez que, mediante el mismo, intervendrían y se garantizaría la participación de continue reading agraviados, por medio del representante y vocal elegidos libremente, conforme a sus costumbres. Por lo anterior la Corte conminó a las autoridades responsables a constituir chicas desnudas extendieron águila y azotaron Consejo Consultivo Regional del Fideicomiso Barrancas del Cobre.

Se trata de los pueblos o comunidades indígenas susceptibles de verse afectados en sus derechos, siendo éstos, sociedades anteriores al estado, que tienen continuidad histórica y mantienen sus instituciones. Para llevar a cabo la consulta, se requiere la participación de seis figuras: 1 autoridad responsable, 2 órgano garante, 3 órgano técnico, 4 comité técnico, 5 grupo asesor y 6 organizaciones de la sociedad civil y observadores.

La autoridad responsable, es aquella que tiene el deber principal de consultar cuando existan o pueden existir decisiones o proyectos que afecten los derechos e intereses de los pueblos indígenas. El órgano técnico de consulta chicas desnudas extendieron águila y azotaron, tiene la responsabilidad de preparar a la autoridad responsable durante el proceso, brindando la asesoría técnica y metodológica; en el caso, lo es el Instituto Nacional de chicas desnudas extendieron águila y azotaron Pueblos Indígenas, en términos de la fracción XXIII del artículo 4 de la ley que crea dicho instituto.

El órgano garantefunge como testigo de la consulta. Tal función la podría desempeñar la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, en razón que tiene como objeto, ser garante de los derechos humanos, siendo uno de éstos el de la consulta a las comunidades y pueblos indígenas.

Los grupos asesores de academia y las organizaciones de la sociedad civilson instancias que coadyuvan en la construcción de una metodología intercultural, su intervención tiene por objeto, acompañar y asesorar a los sujetos de consulta cuando así lo requieran, pudiendo conformarse por las universidades o grupos de expertos de éstas.

El Convenio de la OIT y la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, vincula a los estados a consultar todas las medidas administrativas y legislativas que afecten a los pueblos indígenas y tribales, así como los proyectos de prospección y explotación de los recursos naturales existentes en sus tierras.

Previo a la adopción de una medida legislativa que pueda llegar a afectar a la comunidad involucrada, el Estado tiene el deber de consultarles. En varias ocasiones se han see more el otorgamiento de concesiones por parte del Estado a empresas chicas desnudas extendieron águila y azotaron en violación del derecho a la consulta previa.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, Juzgados y Tribunales del Poder Judicial de la Federación, mediante sus resoluciones, han establecido lineamientos fundamentales para la implementación de la consulta en México, tales como: características principales, diferencia entre consulta y consentimiento, participación oportuna de las autoridades tradicionales, entre otros.

El tribunal decidió suspender las elecciones, reconociendo que los pueblos y comunidades indígenas, en ejercicio a la libre determinación, tienen derecho a elegir a sus representantes bajos sus propias normas, usos y costumbres. En sus AdagiaErasmo lo cita en la forma: leonem ex unguibus aestimare, y atribuye su origen a Fidias, el escultor ateniense, que dedujo y esculpió las proporciones del león a partir del examen de una garra.

Encélado, uno de los gigantes hijos de Gaia y Urano, fue vencido en la Gigantomaquia y enterrado bajo el Etna: véase Claudiano, Gigantomaquiav. Espinosa Medrano es por tanto el león o el gigante que muestra a Europa su grandeza peruana a través de una obra menor, uña o dedo que no deja de sugerir su verdadera envergadura. En su epigrama, Juan de Lira elogia al Lunarejo realzando su poema con una severidad fingida.

Declara no admirar ni alabar, sino examinar el Apologéticonunc calami cerno minora tuiaparentando una neutralidad que juega con la posibilidad de la condena: de la soberbia ante los europeos como acicate para la redacción del Apologéticode la seducción de las Musas lejos del tomismo. La primera crítica del panegirista consiste en rebajar el Apologético al nivel de obra menor, por oposición a la docencia tomista.

La circunspección de Juan de Lira se desvela como juego en este falso ataque, que repite la valoración del tratado por Alonso Bravo de Paredes y Quiñones, fray Miguel de Quiñones y por el mismo Espinosa Medrano, en su dedicatoria a Luis Méndez de Haro y en el prólogo al lector. La pregunta retórica no zanja la ambigüedad entre elogio y condena. Chicas desnudas extendieron águila y azotaron, Juan de Lira alude precisamente al versículo 17, que indica que las ruedas del carro no habían de desviarse al avanzar per quattuor partes earum euntes ibant et non reuertebantur cum ambularent.

Reprueba así en apariencia la osadía de El Lunarejo, dispuesto casi, por la seducción de las Click to see more, a torcer los irreversibles ejes del carro de la religión poteras axes torquere?

p pNoch einmal mehr auf und sehr jungen ist kürzlich verwitwet.

El ser Buey por el pie corresponde a la metonimia del tetramorfos en su conjunto, ya que los cuatro animales de la visión de Ezequiel tenían pies de ternera vers. La equívoca neutralidad o profanidad de la pluma y la uña —venerables por el sagrado carro, pero profanas por referencia a la escritura y al ex ungue leonem — desemboca a través del buey en los valores sagrados que culminan con chicas desnudas extendieron águila y azotaron querubín.

Contra tan religiosa naturaleza, el Apologético es rebeldía digna de Encélado. El rocío de la elocuencia de Espinosa se refiere a su capacidad persuasiva como orador. Véase Lope de Vegavol. III: Este verso, así como el siguiente, puede ser una lejana alusión a las escenas venatorias de la Soledad segunda de Góngora. He aquí que ilustras las obras del poeta tartésico, y el deslenguado Faría yace muerto por tu mano vengadora. Tu mente aureolada de sabiduría arde cual nuevo Olimpo, y con ingenio vibra fulminantes dardos.

Lector, ama y teme, porque refulgen en llama y en rocío, ya enseñe con lluvia, ya hiera con rayo. El poema se inicia con una valoración del estilo sublime del Apologéticocaracterizado como tonante. El Apologético es pues obra sublime por su estilo, pero también tonante por fulminar a Faría. Cierra el poema la gloria olímpica de Espinosa Medrano y un apóstrofe al lector, que recapitula la ambivalencia del estilo de El Lunarejo: el lector ha de amar y temer, pues es tonante y rorante por sublime pero también por justiciero.

Esta era un imperativo legal cuya finalidad consistía en asegurar que el volumen impreso coincidiera con el manuscrito aprobado por los censores. Chicas desnudas extendieron águila y azotaron de modo secundario podía servir también para que el lector cuidadoso corrigiera él mismo el texto.

Pese a la primera persona, es difícil atribuir a ciencia cierta estas palabras al mismo Espinosa Medrano. Fue valido de Felipe IV a partir de Véase Valladares Ramírez Tanto chicas desnudas extendieron águila y azotaron así que, tras el fracasado asedio portugués de Badajoz, en enero de sufrió el Conde Duque una sonada derrota en Elvas, ante tropas lusas. Cabe recordarlo para contextualizar los ataques antilusitanos que Espinosa Medrano le dirige a Manuel de Faría. Espinosa Medrano alude para honrarlo al undécimo trabajo de Hércules-Alcides, el de conseguir las manzanas del jardín de las Hespérides.

Las recogió Atlas a cambio de que Alcides sostuviera en su lugar el firmamento, con lo que el apelativo que Espinosa Medrano le da al valido respeta la preeminencia de Felipe IV, Atlas y continue reading permanente del imperio. La comparación con Alcides y la alusión al mito de Atlas eran tópicos en el elogio del valido.

Véase la representación de este escudo de armas en la portada del Apologético. A : Paneg. A : Hiegor. chicas desnudas extendieron águila y azotaron

  • Allí lanza un rugido, Se agita como loca Y eriza de placer su piel hirsuta. El, la caverna.
  • Pablo Neruda.
  • Floppy bouncing tits
  • Prefiero mujeres mayores
    • Fotos de nora arnezeder desnuda
    • Nota del Transcriptor: Se ha respetado la ortografía y la acentuación del original.
    • Que dedica al excelentísimo señor don Luis Méndez de Haro, duque conde de Olivares, etc. Año 2.
    • The Project Gutenberg eBook of La Divina Comedia, by Dante Alighieri.
  • Huge cocks large penis massive dicks
  • Gay masseur henderson las vegas nv
  • Por lo que en tanto, en México como en el Mundo una de las características de la actual era digital es que el intercambio de datos, fotos, voz y video hace que los individuos puedan intercambiar este tipo de contenidos de forma inmediata, masiva y con una claridad sorprendente.
  • Kinky French Fisting Party.
  • Horny Ducks Daily Deepthroat Pictures And Deepthroat Movies Cum Emergency - Interesting Flashing And Exhibitionist Videos Cum Emergency - Free Cams. websio Watch Black MILF J F tube sex video for free on with the hottest collection of Free Mobile Black Tube Black Xxnx Xxx MILF Tube HD porn movie .
  • remy lacroix películas de sexo

B ] lib. Nam cum et praeceptor eius et frequentes discipuli in ludo literario essent, visendae magnitudinis lupus irrupit Gelonisque tabulis morsu arreptis ire foras properabat. Gelon haudquaquam territus, ne tabellis chicas desnudas extendieron águila y azotaron, eas manu non segniter tenens lupum sequebatur; postea vero quam foras processere, gymnasium repente corruit magistratumque et condiscipulos oppressit, Gelo incolumis evasit.

Valeriano f. Véase Chicas desnudas extendieron águila y azotaron Claudiano El Lunarejo elabora un concepto de correspondencia entre la capital o la corte, el corazón y el sol. Presumiblemente, considerando las fechas, podemos descartar el ataque more info los cultos que se encuentra en la noche primera, palestra IV de las Noches claras de Faría, publicadas en Madrid, por la viuda de Cosme Delgado, en dedicatoria del 7 de febrero de y por tanto anteriores a la muerte de Góngora.

Sexo webcam p pProud mama Giudice seen earlier this month in London wrote in the caption Daily Mail. Sexy chicas negras afican follando hombres blancos Video Sexy viody. En lo que respecta al artículo 12, se propone reformarlo para que se puedan suspender las obras que se realicen en los inmuebles históricos que se consideren monumentos por declaratoria o por determinación de la presente ley. DRAE, Se debe considerar que las instalaciones de anuncios, toldos y antenas son elementos que podrían impactar a los monumentos. Se propone que la violación de los sellos impuestos por los Institutos correspondientes sea sancionada con un periodo de dos a siete años de prisión y de cien a quinientos días de Unidades de Medida y Actualización como multa. En virtud de lo fundado y motivado, sometemos a la consideración de esta honorable asamblea la siguiente iniciativa con proyecto de. Decreto, por el que se reforman los artículos, 3, 6, 9, 10, 11, 12, 13, 18, 20, 23, 25, 26, 32, 36 fracción I, 47, 48, 49, 50, 51, 53, 53 Bis y Artículo 3o. La aplicación de esta Ley corresponde a:. Artículo 6o. Los propietarios de bienes inmuebles considerados monumentos históricos o artísticos, Artículo 9o. Artículo 10o. Los propietarios de bienes inmuebles calificados por declaratoria o por determinación de esta Ley monumentos históricos o artísticos Los propietarios de bienes muebles , calificados por declaratoria o por determinación de esta ley, monumentos históricos o artísticos Artículo 17 Bis. Artículo 52 Bis. Artículo 52 Ter. Artículo Segundo. Una de esas victorias fue precisamente la licencia de maternidad, la cual fue reconocida como derecho constitucional el 31 de diciembre de a través del Diario Oficial de la Federación, en los términos siguientes:. Entre los obreros, jornaleros, empleados domésticos, artesanos y de una manera general, todo contrato de trabajo:. En ese sentido, la crianza igualitaria en México se ha convertido en un objetivo en la lucha por la igualdad entre mujeres y hombres, pero desafortunadamente, aunque se han realizado esfuerzos, han sido insuficientes. Uno de esos esfuerzos, se materializó el 30 de noviembre del a través de la inclusión del permiso de paternidad consistente en cinco días laborales con goce de sueldo, a partir del nacimiento o adopción de un hijo, en la Ley Federal del Trabajo, de la siguiente manera:. Otorgar permiso de paternidad de cinco días laborables con goce de sueldo, a los hombres trabajadores, por el nacimiento de sus hijos y de igual manera en el caso de la adopción de un infante ;. Es de señalar que esta regulación ha recibido diversas críticas entre las que resaltan:. En otro orden de ideas, es menester señalar que las licencias de maternidad y paternidad constituyen un derecho per se de las niñas y niños, toda vez que esos días deben ser dedicados para su atención y cuidado, así como para la creación del vínculo afectivo-emocional. Por tal, la legislación aplicable debe de ser analizada con base en el interés superior de la niñez, de conformidad con el artículo 4 constitucional:. Los niños y las niñas tienen derecho a la satisfacción de sus necesidades de alimentación, salud, educación y sano esparcimiento para su desarrollo integral. Aunado a lo anterior, con la finalidad de clarificar la citada porción normativa, el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación emitió la siguiente tesis aislada:. Menores de dieciocho años. De la interpretación del artículo 4o. Mayoría de seis votos. Ponente: Sergio A. Secretaria: Laura García Velasco. México, Distrito Federal, a doce de mayo de dos mil ocho Ergo, se deben establecer iguales derechos y obligaciones parentales respecto de los menores. En el caso en concreto, es claro que la distinción entre mujeres y hombres para otorgar 5 días de permiso por paternidad viola el interés superior del menor, toda vez que se priva a sus hijos del derecho de contar con ambos para su atención y cuidado en sus primeros días de vida. Niñas, niños y adolescentes tienen derecho a no ser sujetos de discriminación alguna ni de limitación o restricción de sus derechos, en razón de su origen étnico, nacional o social, idioma o lengua, edad, género, preferencia sexual, estado civil, religión, opinión, condición económica, circunstancias de nacimiento, discapacidad o estado de salud o cualquier otra condición atribuible a ellos mismos o a su madre, padre, tutor o persona que los tenga bajo guarda y custodia, o a otros miembros de su familia Derivado de lo anterior, se deduce lógicamente que la distinción injustificada entre mujeres y hombres para el otorgamiento de una licencia o permiso de paternidad viola los derechos de la niñez, al tratar con desigualdad al padre por su simple condición de hombre, causando indirectamente una privación al niño de contar con su cuidado, atención y cariño. Por tal, la presente iniciativa pretende dar igualdad constitucional a las madres trabajadoras y padres trabajadores, otorgando dos meses por licencia de paternidad a partir del nacimiento. Por otro lado, esta iniciativa pretende fortalecer la licencia de maternidad, aumentando su duración a 2 meses, en atención a las necesidades biológicas del menor. Esto es así, porque la madre, a parte de las funciones de atención y cuidado que debe de compartir en igual proporción con el padre, tiene la exclusividad biológica de realizar la lactancia materna. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud OMS , la lactancia materna es la forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables. Esto daría certeza, uniformidad e igualdad legislativa, para que no existan diferentes votaciones en los congresos de los estados y de la Ciudad de México, y con ello lograr una mayor certidumbre al aprobar las Minutas Proyecto de Decreto que les sean enviadas. Por lo expuesto y fundado, someto a consideración del pleno de vuestra soberanía, la siguiente iniciativa de. La presente Constitución puede ser adicionada o reformada. Para que las adiciones o reformas lleguen a ser parte de la misma, se requiere que el Congreso de la Unión, por el voto de las dos terceras partes de los individuos presentes, acuerden las reformas o adiciones, y que éstas sean aprobadas por la mayoría de las legislaturas de los estados y de la Ciudad de México por el voto de los dos terceras partes de los individuos presentes. El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación Conapred señala que quienes se dedican a este sector han sido históricamente objeto de una discriminación estructural que les impide el ejercicio pleno sus derechos debido a la naturaleza intrínseca de su labor, en el que socialmente no se le considera un empleo real, 2 ya que las actividades que la conforman suelen atribuirse como propio o natural de las mujeres, lo que motiva su estigmatización, así como la invisibilización de sus condiciones laborales. Un elemento que contribuye a la falta de protección laboral para las personas trabajadoras del hogar es la existencia de esquemas de explotación laboral en el que intervienen terceros en su contratación, tal como lo revela una investigación realizada por la organización civil Parvada, 5 en el que mostró que es posible ofertar servicios domésticos con jornadas de ocho horas por pesos que se reduciría a 60 pesos si se toma en cuenta que una agencia de colocación se queda con hasta el 60 por ciento del pago , con horas extra sin pago, alimentación a base de sobras, revisar las pertenencias de entrada y salida, así como la contratación de menores de edad. Cabe señalar que nuestra Constitución Política establece en su artículo 1o. Asimismo, la Ley Federal de Trabajo es clara al señalar en artículo 3o. Por lo anteriormente expuesto se somete a consideración la siguiente iniciativa con proyecto de. Decreto que reforma los artículos y Bis de la Ley Federal de Trabajo. Se reforman los artículos y Bis de la Ley Federal de Trabajo, para quedar como sigue:. Queda prohibida la utilización de intermediarios para su contratación. Se derogan todas las disposiciones que contravengan lo establecido en el presente decreto. Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación. Estudio Percepciones sobre el trabajo doméstico: Una visión desde las Trabajadoras y las Empleadoras, del Conapred. Se busca muchacha. La normalización de la explotación en el trabajo del hogar en la zona metropolitana de Guadalajara. El trabajo doméstico en México. La gran deuda social. En junio de , México buscó dar un avance importante en términos de seguridad y justicia, con la reforma constitucional cuya implementación, dado su amplio alcance, se programó para el lapso de ocho años. Esta reforma dio inicio a una transición entre el antiguo sistema penal escrito y semi inquisitivo, hacia un sistema penal acusatorio y adversarial, que, a su vez, dio pie a la implementación de los juicios orales en el país. Este nuevo sistema se encuentra regido por los principios de publicidad, contradicción, concentración, continuidad e inmediación. De manera general, en nuestro país el sistema de procuración de justicia tiene como finalidad la protección de las normas jurídicas para lograr determinar la posible existencia de la comisión de un delito, así como de la ubicación y sanción de los posibles responsables. En este caso, la incidencia delictiva se refiere a la ocurrencia de presuntos delitos registrados en averiguaciones previas o carpetas de investigación iniciadas, reportadas por las Procuradurías Generales de Justicia y Fiscalías Generales de las 32 entidades federativas, instancias responsables de la veracidad y actualización de los datos. Razones para no denunciar un delito En el actual sistema acusatorio oral, el proceso penal da inicio una vez que se presenta una denuncia o querella. Posterior a esto, mediante el control previo que es la fase que comprende desde que el imputado queda a disposición del juez de control hasta el auto que resuelva sobre la vinculación a proceso; una vez formalizada la investigación se notifica al imputados el auto de vinculación a proceso y concluye el plazo para formular la acusación. En la fase intermedia o de preparación de juicio oral, una vez que se han ofrecido los medios de prueba y se formula la acusación, posterior a esto, el juez dicta auto de apertura a juicio oral con la finalidad de que se desahoguen las pruebas, los alegatos y se emita una sentencia. El tribunal remite la sentencia al juez de ejecución y a las autoridades penitenciarias para garantizar el cumplimiento de la sentencia. La aplicación de esta reforma no ha estado exenta de fuertes críticas. Uno de ellos adquiere vital importancia: la revictimización de los afectados frente a las autoridades ministeriales y judiciales. De igual manera, en febrero de se emitió una tesis por parte del Primero Tribunal Colegiado del Segundo Circuito en la cual se establece lo siguiente:. Si el acto reclamado es el arresto como medida de apremio para que ésta se presente al juzgado a ampliar su declaración, y el juez de distrito, al conocer del amparo, advierte que ambos derechos se encuentran en disputa, para resolver el fondo, debe realizar un ejercicio de ponderación, a fin de lograr su equilibrio. Cuando en un juicio de amparo indirecto el acto reclamado lo constituya la orden de arresto como medida de apremio para que el sujeto pasivo del delito se presente al desahogo de su ampliación de declaración, si no se actualiza alguna causal de improcedencia, para resolver el fondo del asunto, el juez de distrito debe realizar un ejercicio de ponderación para equilibrar los derechos que se encuentran en disputa, a saber, el de defensa adecuada del imputado artículo 20, apartado B, fracción VIII, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y el derecho del sujeto pasivo del delito a no sufrir revictimización secundaria artículo 20, apartado C, fracción V, constitucional ; lo anterior, en virtud de que la Declaración sobre los principios fundamentales de justicia para las víctimas de delitos y del abuso de poder y la Ley General de Víctimas , no indican que prevalecen los derechos del ofendido o los del imputado. Por este motivo y teniendo como fundamento el criterio citado de la SCJN, resulta de vital importancia que se implementen nuevas medidas de protección hacia las víctimas que se encuentran en el proceso de denuncia o de juicio, esto con la finalidad de evitar actos que pudieran ocasionar la victimización secundaria del afectado. Del mismo modo, consideramos que las mejoras institucionales que tengan por objeto evitar la revictimización deben ser incorporadas en la etapa de impartición de justicia. Así, en la presente iniciativa se busca la consideración en el marco legal de las instancias encargadas de la procuración e impartición de justicia, de acciones positivas para la constante capacitación y especialización del personal involucrado en el proceso, mediante cursos, capacitaciones y la especialización en la materia. Ahora bien, la propuesta de modificación afectaría positivamente los siguientes ordenamientos:. Por lo anteriormente expuesto y fundado, someto a consideración de esta honorable asamblea la presente iniciativa en materia de procuración de justicia, al tenor del siguiente proyecto de. Capacitar, actualizar, especializar y sensibilizar a las y los integrantes del Poder Judicial de la Federación en prevención de conductas de revictimización secundaria de las víctimas, y. Promover intercambios académicos con instituciones de educación superior. Gaceta del Seminario Judicial de la Federación, fecha: 4 de diciembre de , fecha de consulta: 23 de noviembre de , disponible en:. Décima Época. En ambos casos, tanto para el grupo de edad menor a 18 años, como para el grupo de mujeres mayor a esta edad, se muestra una tendencia a la alza de a que es sumamente alarmante. El A éstas les siguen las de tipo económico, tales como el control o el chantaje, mientras que las agresiones corporales y sexuales se ubican por debajo de aquéllas. De ellas, Artículo 1o. Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas. Lo enunciado en el artículo 1o. Reforma en materia de derechos humanos al artículo primero de la Constitución Incorpora y eleva a rango constitucional los derechos humanos derivados de los tratados internacionales ratificados por México y el principio pro persona. Esta reforma es fundamental. Artículo 1. La Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, permite garantizar y proteger el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, asimismo define los tipos de violencia contra la mujer incluyendo la violencia feminicida. La violencia psicológica. Es cualquier acto u omisión que dañe la estabilidad psicológica, que puede consistir en: negligencia, abandono, descuido reiterado, celotipia, insultos, humillaciones, devaluación, marginación, indiferencia, infidelidad, comparaciones destructivas, rechazo, restricción a la autodeterminación y amenazas, las cuales conllevan a la víctima a la depresión, al aislamiento, a la devaluación de su autoestima e incluso al suicidio;. La violencia física. La violencia patrimonial. Se manifiesta en: la transformación, sustracción, destrucción, retención o distracción de objetos, documentos personales, bienes y valores, derechos patrimoniales o recursos económicos destinados a satisfacer sus necesidades y puede abarcar los daños a los bienes comunes o propios de la víctima;. Violencia económica. Se manifiesta a través de limitaciones encaminadas a controlar el ingreso de sus percepciones económicas, así como la percepción de un salario menor por igual trabajo, dentro de un mismo centro laboral;. La violencia sexual. Es una expresión de abuso de poder que implica la supremacía masculina sobre la mujer, al denigrarla y concebirla como objeto; y. Como se observa, la violencia feminicida es la forma extrema de violencia de género contra las mujeres, conformada por el conjunto de conductas que pueden culminar en el homicidio y otras formas de muerte violenta para las mujeres, lo que incluye toda aquel acto de violencia física que se ejerce de forma previa contra la mujer y que puede dejar secuelas físicas y psicológicas temporales o permanentes y que no necesariamente conllevan a la muerte. En el artículo del Código Penal Federal se establecen las sanciones por aplicar en caso de feminicidio de acuerdo con el tipo penal existente:. Haya existido entre el activo y la víctima una relación sentimental, afectiva o de confianza;. En este contexto surge la necesidad de presentar una iniciativa que reconozca que el dato fenomenológico de violencia contra las mujeres, no solamente se produce cuando se tiene la intención de privar de la vida a la víctima, sino también cuando el objetivo del agresor es producir un daño o alteración en su salud mediante lesiones de cualquier tipo, que generan secuelas físicas y psicológicas permanentes. No todas las agresiones físicas cometidas en contra de las mujeres por motivo de su género, son con la intención de privarlas de la vida ni tampoco resultan en su muerte, por lo cual es importante legislar en la materia con el objetivo de sancionar aquellas agresiones que causen lesiones a la mujer sin que estas forzosamente deriven en su muerte. En la actualidad, el Código Penal Federal, contempla dentro de su artículo el tipo penal por el que se determinan las características del delito de feminicidio, estableciendo que es el acto a través del cual se priva de la vida a una mujer por razones de género considerando entre ellas, diferentes conductas en contra de la víctima previas a su muerte, entre las que destacan las mencionadas dentro de la fracción segunda que contempla las lesiones o mutilaciones infamantes o degradantes, previas o posteriores a la privación de la vida o actos de necrofilia. Por tanto, es necesario, como ocurrió al momento de distinguir feminicidio del homicidio, distinguir las lesiones dolosas de las lesiones cometidas contra mujeres en razón de su género permitiendo visibilizar la expresión extrema de violencia resultante de la posición de subordinación, marginalidad y riesgo. Es necesario crear un tipo penal autónomo al existente que tenga como objetivo sancionar las conductas de violencia física cometidas en contra de las mujeres en razón de su género, cuando la intención no sea privarlas de la vida pero que genere secuelas físicas y psicológicas, con la finalidad de salvaguardar su derecho humano al acceso a una vida libre de violencia y de contar con sanciones severas para quienes lastimen a las mujeres en el país. La mayoría ocurre en países en vías de desarrollo, como Bangladesh o India, Colombia o Haití, aunque también pasa en Inglaterra o Estados Unidos. Esta propuesta busca ampliar el tipo penal y las sanciones que deben ser aplicadas cuando existan conductas de violencia física contra las mujeres por motivo de su género, para ello, se incorpora lo siguiente:. Con esta iniciativa se pretende contribuir de forma positiva al crear un tipo penal que permita sancionar las lesiones infringidas en contra de las mujeres por razones de género, sin que las mismas deriven propiamente en la muerte de la víctima. Lo anterior se hace necesario con el objetivo de sancionar toda aquella conducta que atenta contra la vida y la dignidad de las mujeres y que les impide vivir una vida libre de violencia. Se considera que existen razones de género, cuando concurra cualquiera de las siguientes circunstancias:. A la víctima que se le hayan infligido lesiones o mutilaciones infamantes o degradantes;. Que previo a la lesión infringida existan datos que establezcan que se han cometido amenazas, acoso o violencia del sujeto activo contra la víctima. Cuando las lesiones sean provocadas mediante el empleo de sustancias corrosivas; o. Cuando las lesiones sean provocadas en los órganos genitales femeninos y mamas, excluyendo aquellas que por motivo de salud deban llevarse a cabo. Información sobre violencia contra las mujeres. Obtenido de. Secretaría de Gobernación diciembre de La violencia feminicida en México, aproximaciones y tendencias Que reforma y adiciona los artículos 2o. En , 1 el Constituyente Permanente reformó diversos artículos de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en los cuales se establecieron las bases jurídicas para el ejercicio de los derechos fundamentales de los pueblos y comunidades indígenas; uno de ellos fue el artículo 2o. En la fracción IX, apartado B del mencionado artículo, se estableció lo siguiente:. Consultar a los pueblos indígenas en la elaboración del Plan Nacional de Desarrollo y de los planes de las entidades federativas, de los municipios y, cuando proceda, de las demarcaciones territoriales de la Ciudad de México y, en su caso, incorporar las recomendaciones y propuestas que realicen. Dicho instrumento jurídico prevé que el derecho a la consulta debe cumplir con los requisitos de: previa, libre e informada, contenido en los artículos 6, 7, 15 y 30 que constriñen al Estado mexicano a lo siguiente:. Derivado de lo expuesto, se tiene que el derecho a la consulta debe reunir los siguientes requisitos:. Esto significa que el proceso de consulta debe estar libre de interferencias externas y exento de coerción, intimidación y manipulación. Me lancé con rapidez frente a ella. Audaz, formidable debía de estar, cuando ella retrocedió como asustada, un paso. Entonces tornó a reír. Una paloma voló a uno de sus brazos. Mi rostro estaba junto al suyo. Los rendidos animales nos rodeaban. Me turbaba el cerebro una onda invisible y fuerte y de aroma femenil. Se me antojaba Inés una paloma hermosa y humana, blanca y sublime: y al propio tiempo llena de fuego, de ardor. Ella, un tanto enojada, salió en fuga. Las palomas se asustaron y alzaron el vuelo, formando un opaco ruido de alas sobre los arbustos temblorosos. Yo, abrumado, quedé inmóvil. Al poco tiempo partía a otra ciudad. Elena la graciosa, la alegre, ella fue el nuevo amor. Arrastrada por el deseo, me miraba la adorada mía y nuestros ojos se decían cosas ardorosas y extrañas. En el fondo de nuestras almas cantaban un unísono embriagador como dos invisibles y divinas filomelas. Fija en mí, me inundaban de felicidad sus ojos de Minerva, ojos verdes, ojos que deben siempre gustar a los poetas. Luego, erraban nuestras miradas por el lago, todavía lleno de vaga claridad. Cerca de la orilla, se detuvo un gran grupo de garzas. Garzas blancas, garzas morenas de esas que cuando el día calienta, llegan a las riberas a espantar a los cocodrilos, que con las anchas mandíbulas abiertas beben sol sobre las rocas negras. Algunas ocultaban los largos cuellos en la onda o bajo el ala, y semejaban manchas de flores vivas y sonrosadas, móviles y apacibles. Me imaginaba junto a mi amada, que de aquel país de la altura me traerían las garzas muchos versos desconocidos y soñadores. Sus alas, delicadas y albas, hacen pensar en desfallecientes sueños nupciales; todas - bien dice un poeta - como cinceladas en jaspe. Mi Elena se me antojaba como semejante a ellas, con su color de canela y de rosa, gallarda y gentil. Habíamos sido hasta ahí dos amantes soñadores, consagrados místicamente uno a otro. De pronto, y como atraídos por una fuerza secreta, en un momento inexplicable, nos besamos en la boca, todos trémulos, con un beso para mí sacratísimo y supremo: el primer beso recibido de labios de mujer. Arriba, entre opacidades, el sol. Erraba él a lo largo del Camino de Cintura e iba pensando en idilios, con toda la augusta desfachatez de un poeta que fuera millonario. Y él, que andaba a caza de impresiones y en busca de cuadros, volvió la vista. Un bello y pequeño jardín, con jarrones, pero sin estatuas; con una pila blanca, pero sin surtidores, cerca de una casita como hecha para un cuento dulce y feliz. Sobre la saya obscura, el delantal. El poeta vió llegar una joven de un rincón del jardín, hermosa, triunfal, sonriente; y no quiso tener tiempo sino para meditar en que son adorables los cabellos dorados, cuando flotan sobre las nucas marmóreas, y en que hay rostros que valen bien por un alba. Luego, todo era delicioso. Aquellos quince años entre las rosas -quince años, sí, los estaban pregonando unas pupilas serenas de niña, un seno apenas erguido, una frescura primaveral, y una falda hasta el tobillo que dejaba ver el comienzo turbador de una media de color de carne;- aquellos rosales temblorosos que hacían ondular sus arcos verdes, aquellos durazneros con sus ramilletes alegres donde se detenían al paso las mariposas errantes llenas de polvo de oro, y las libélulas de alas cristalinas e irisadas; aquel cisne en la ancha taza, esponjando el alabastro de sus plumas, y zambulléndose entre espumajeos y burbujas, con voluptuosidad, en la transparencia del agua; la casita limpia, pintada, apacible, de donde emergía como una onda de felicidad; y en la puerta la anciana, un invierno, en medio de toda aquella vida, cerca de Mary, una virginidad en flor. Ricardo, poeta lírico que andaba a caza de cuadros, estaba allí, con la satisfacción de un goloso que paladea cosas exquisitas. El poeta siguió adelante. A poco andar se detuvo. Allí unos cuantos sauces inclinaban sus cabelleras hasta rozar el césped. En el fondo se divisaban altos barrancos y en ellos tierra negra, tierra roja, pedruscos brillantes como vidrios. Veíase en lo profundo un trozo de azul. Tenía tras de sí el vasto cielo. En uno de sus brazos traía una cuerda gruesa y arrollada. Sobre su cabeza, como un gorro de nutria, sus cabellos enmarañados, tupidos, salvajes. Llegosé al buey en seguida y le echó el lazo a los cuernos. Cerca de él, un perro con la lengua afuera, acezando, movía el rabo y daba brincos. Y pasó En un recinto estrecho, entre paredes llenas de hollín, negras, muy negras, trabajaban unos hombres en la forja. Al brillo del fuego en que se enrojecían largas barras de hierro, se miraban los rostros de los obreros con un reflejo trémulo. Tres yunques ensamblados en toscas armazones resistían el batir de los machos que aplastaban el metal candente, haciendo saltar una lluvia enrojecida. Los forjadores vestían camisas de lana de cuellos abiertos, y largos delantales de cuero. En aquella negrura de caverna, al resplandor de las llamaradas, tenían tallas de cíclopes. A un lado, una vantanilla dejaba pasar apenas un haz de rayo de sol. A la entrada de la forja, como en un marco oscuro, una muchacha blanca comía uvas. Y sobre aquel fondo de hollín y de carbón, sus hombros delicados y tersos que estaban desnudos, hacían resaltar su bello color de lis, con un casi imperceptible tono dorado. Ricardo pensaba: -Decididamente, una excursión feliz al pais del arte Anduvo, anduvo. Volvía ya a su morada. Dirigíase al ascensor cuando oyó una risa infantil, armónica, y él, poeta incorregible, buscó los labios de donde brotaba aquella risa. Ricardo descendió, y tomó el camino de su casa. La cabeza del poeta lírico era una orgía de colores y de sonidos. Y los colores agrupados, estaban como pétalos de capullos distintos, confundidos en una bandeja, o como la endiablada mezcla de tintas que llena la paleta de un pintor Ya los gorriones tornasolados, esos amantes acariciadores, adulan a las rosas frescas, esas opulentas y purpuradas emperatrices; ya el jazmín, flor sencilla, tachona los tupidos ramajes, como una blanca estrella sobre un cielo verde. Ya las damas elegantes visten sus trajes claros, dando al olvido las pieles y los abrigos invernales. He aquí el cuadro. Y he aquí que al volverse ese rostro, soñamos en los buenos tiempos pasados. Y piensa, y suspira; y flota aquel suspiro en ese aire impregnado de aroma femenino que hay en un tocador de mujer. Por fondo tenía uno de esos cortinajes amarillos y opulentos, que hacen pensar en los mantos de los príncipes orientales. Las lilas recién cortadas resaltaban con su lindo color apacible, junto a los pétalos esponjados de las rosas té. Junto al tiesto, en una copa de laca ornada con ibis de oro incrustado, incitaban a la gula manzanas frescas, medio coloradas, con la pelusilla de la fruta nueva y la sabrosa carne hinchada que toca el deseo; peras doradas y apetitosas, que daban indicios de ser todas jugo, y como esperando el cuchillo de plata que debía rebanar la pulpa almibarada; y un ramillete de uvas negras, hasta con el polvillo ceniciento de los racimos acabados de arrancar de la viña. Acerquéme, vilo de cerca todo. Vibraba el órgano con sus voces trémulas, vibraba acompañando la antífona, llenando la nave con su armonía gloriosa. Había una mujer que oraba. Vestida de negro, envuelta en un manto, su rostro se destacaba severo, sublime, teniendo por fondo la vaga oscuridad de un confesionario. Había en su frente una palidez de flor de lis, y en la negrura de su manto resaltaban juntas, pequeñas, las manos blancas y adorables. Las luces se iban extinguiendo, y a cada momento aumentaba lo obscuro del fondo, y entonces como por un ofuscamiento, me parecía ver aquella faz iluminarse con una luz blanca y misteriosa, como la que debe de hacer en la región de los coros prosternados y de los querubines ardientes; luz, alba, polvo de nieve, claridad celeste, onda santa que baña los ramos de lirio de los bienaventurados. Allí es donde escuché una tarde, cuando del sol quedaba apenas en el cielo un tinte violeta que se esfumaba por ondas y sobre el gran Andes nevado, un decreciente color de rosa, que era como una tímida caricia de la luz enamorada, un rumor de besos cerca del tronco agobiado y un aleteo en la cumbre. Y sobre las dos almas ardientes y sobre los dos cuerpos juntos, cuchicheaban en lengua rítmica y alada las dos aves. Bajo las aguas se agitaban, como en un remolino de sangre viva, los peces veloces de aletas doradas. Y luego, una torre de marfil, una flor mística, una estrella a quien enamorar Era una estatua antigua como un alma que se asomaba a los ojos, ojos angelicales, todos ternura, todos cielo azul, todos enigma. Sintió que la besaba con mis miradas y me castigó con la majestad de su belleza, y me vio como una reina y como una paloma. Pero pasó arrebatadora, triunfante, como una visión que deslumbra. Y yo, el pobre pintor de la Naturaleza y de Psyquis, hacedor de ritmos y de castillos aéreos, vi el vestido luminoso de la hada, la estrella de su diadema y pensé en la promesa ansiada del amor hermoso. Mas de aquel rayo supremo y fatal sólo quedó en el fondo de mi cerebro un rostro de mujer, un sueño azul. Arrugó el ceño, Y pensó, al recordar sus vastos planes, Y recorrer sus puntos y sus comas, Que cuando creó palomas No debía haber creado gavilanes. Delicada y fina como una joya humana, vivía aquella muchachita de carne rosada, en la pequeña casa que tenía un saloncito con los tapices de color azul desfalleciente. Era su estuche. Suzette se llamaba la avecita que había puesto en jaula de seda, peluches y encajes, un soñador artista cazador, que la había cazado una mañana de mayo en que había mucha luz en el aire y muchas rosas abiertas. Hermoso el día dorado, después de lo del cura. Habían ido luego al campo nuevo, a gozar libres del gozo del amor. Después, fue la vuelta a la gran ciudad, al nido lleno de perfume, de juventud y de calor dichoso. Pues si no lo he dicho, sabedlo. Era escultor. Luego el incesante idilio nupcial. Quieto, quietecito, llegar donde ella duerme en su chaise longue , los piececitos calzados y con medias negras, uno sobre otro, el libro abierto sobre el regazo, medio dormida; y allí el beso es en los labios, beso que sorbe el aliento y hace que se abran los ojos inefablemente luminosos. Y a todo esto, las carcajadas del mirlo, un mirlo enjaulado que cuando Suzette toca de Chopin, se pone triste y no canta. Las carcajadas del mirlo! No era poca cosa. Ya estaba el animalucho echando toda la risa del pico. Pero era lindo sobre la mano de Suzette, que le mimaba, le apretaba el pico entre sus dientes hasta hacerlo desesperar, y le decía a veces con una voz severa que temblaba de terneza:! Señor mirlo, es usted un picarón! Cuando los dos amados estaban juntos, se arreglaban uno al otro el cabello. Y ella cantaba lentamente; y aunque no eran sino pobres muchachos enamorados, se veían hermosos, gloriosos y reales; él la miraba como a una Elsa, y ella le miraba como a un Lohengrin. Él la comtemplaba sobre las estrellas de Dios; su amor recorría toda la escala de la pasión, y era ya contenido, ya tempestuoso en su querer, a veces casi místico. Recaredo amaba su arte. Japonerías y chinerías. Recaredo era en esto un original. No sé qué habría dado por hablar chino o japonés. Él sonreía, dejaba su lugar de labor, su templo de raras chucherías y corría al pequeño salón azul, a ver y mimar su gracioso dije vivo, y oír cantar y reír al loco mirlo jovial. Aquella mañana cuando entró, vió que estaba su dulce Suzette, soñolienta y tendida, cerca de un tazón de rosas que contenía un trípode. Traía la cara alegre; le brillaban los ojos negros bajo su fez rojo de labor; llevaba una carta en la mano. Suzette, un tanto amodorrada, se había sentado y le había quitado el papel. Llegaría al fin del mundo. Se veían como de la familia. Había partido hacía dos años para San Francisco de California. Comenzó a leer. Di un salto y caí en la China. Ambos soltaron la carcajada. El mirlo, a su vez, hizo estallar la jaula en una explosión de gritos musicales. Cuando la caja se abrió, apareció el misterio. En la base tenía tres inscripciones, una en caracteres chinescos, otra en inglés y otra en francés. La emperatriz de la China. Suzette pasaba sus dedos de rosa sobre los ojos de aquella graciosa soberana, un tanto inclinados, con sus curvos epicantus bajo los puros y nobles arcos de las cejas. Estaba contenta. Y Recaredo sentía orgullo de poseer su porcelana. Le haría un gabinete especial, para que viviese y reinase sola, como en el Louvre la Venus de Milo, triunfadora, cobijada imperialmente por el plafón de su recinto sagrado. Así lo hizo. Predominaba la nota amarilla. En el centro, sobre un pedestal dorado y negro, se alzaba riendo la exótica imperial. Alrededor de ella había colocado Recaredo todas sus japonerías y curiosidades chinas. Las cubría un gran quitasol nipón, pintado de camelias y de anchas rosas sangrientas. Era cosa de risa, cuando el artista soñador, después de dejar la pipa y los pinceles, llegaba frente a la emperatriz, con las manos cruzadas sobre el pecho, a hacer zalemas. Una, dos, diez, veinte veces la visitaba. Era una pasión. En un plato de laca yokohamesa le ponía flores frescas todos los días. Un día, las flores del plato de laca desaparecieron como por encanto. Era Suzette, que entreabría una cortina, toda sonrosada y haciendo relampaguear sus ojos negros. No comía casi. Entonces eché a andar, y me acerqué a él con prontitud; pero los diablos avanzaron, de modo que yo temí [] que no observaran lo pactado: así vi temblar en otro tiempo a los que por capitulación salían de Caprona, viéndose entre tantos enemigos. Me acerqué cuanto pude a mi Guía, y no separaba mis ojos del rostro de aquéllos, que no era nada bueno. Se pusieron en camino por la margen izquierda; pero cada uno de aquéllos de antemano se habían mordido la lengua en señal de inteligencia con su jefe, y éste se sirvió de su ano a guisa de trompeta. Sin embargo, mi atención estaba concentrada en la pez para distinguir todo lo que contenía la fosa y los que se abrasaban dentro de ella. Yo sabía el nombre de todos aquellos demonios, por haberme hecho cargo de ellos cuando los eligió Malacoda. Yo dije:. Mi madre me puso al servicio de un señor: ella me había engendrado de un pródigo, que se destruyó a sí mismo y disipó su fortuna. Después fuí favorito del buen rey Tebaldo, y me lancé a comerciar con sus favores; crimen de que doy cuenta en este horno. Y Ciriatto, a quien salía de cada lado de la boca un colmillo como el de un jabalí, le hizo sentir lo bien que uno de ellos hería. Entre malos gatos había caído aquel ratón; porque Barbariccia lo sujetó entre sus brazos, diciendo: "Quedaos ahí mientras que yo le ensarto. Draghignazzo quiso también cogerle por las piernas; pero su Decurión se volvió hacia todos ellos lanzando una mirada furiosa. Cuando se hubieron calmado un poco, mi Guía no tardó en preguntar a aquel que estaba contemplando su herida:. Con él conversa a menudo don Miguel Zanche de Logodoro, y sus lenguas no se cansan nunca de hablar de las cosas de Cerdeña. Ved a ese otro cómo aprieta los dientes. Calcabrina, irritado contra Lichino por aquel engaño, echó a volar tras él, deseoso de que [] el pecador se escapara para tener un motivo de querella. Y cuando hubo desaparecido el prevaricador, volvió sus garras contra su compañero, y se aferró con él sobre el mismo estanque. El calor los separó bien pronto; pero todo su esfuerzo para remontarse era en vano, porque sus alas estaban enviscadas. Nosotros los dejamos allí enredados de aquella manera. OLOS, en silencio y sin escolta, íbamos uno tras otro, como acostumbran ir los frailes menores. Yo pensaba así: "Esos demonios han sido engañados por nuestra causa, y con tanto daño y escarnio, que les creo muy ofendidos. En este momento se cruzaban tus pensamientos con los míos bajo la misma faz y aspecto, de suerte que he deducido de ambos un solo consejo. Apenas había concluído de decirme su parecer, cuando vi venir a los demonios con las alas extendidas y muy cerca de nosotros, queriendo cogernos. Desde lo alto de la calzada, se deslizó de espaldas por la pendiente roca, uno de cuyos lados divide la quinta de la sexta fosa. Apenas tocaron sus pies al suelo del profundo abismo, cuando los demonios aparecieron en la roca sobre nuestras cabezas: pero ya no nos inspiraban temor; porque la alta Providencia que los había designado para ministros de la quinta fosa, les quitó la facultad de separarse de allí. Abajo encontramos unas gentes pintadas, que giraban en torno con bastante lentitud, llorosas y con los semblantes fatigados y abatidos. Llevaban capas con capuchas echadas sobre los ojos, por el [] estilo de las que llevan los monjes de Colonia. Yo dije a mi Guía:. Me detuve, y vi dos de aquéllos, que en sus miradas demostraban gran deseo de estar conmigo; pero su carga y lo estrecho del camino les hacían tardar. Estas doradas capas son de plomo, y tan gruesas, que su peso nos hace gemir como cargadas balanzas. Fuimos hermanos Gozosos [31] y boloñeses. Yo me llamé Catalano y éste Loderingo. Vuestros males En cuanto me vió, se retorció, haciendo agitar su barba con la fuerza de los suspiros; y el hermano Catalano, que lo advirtió, me dijo:. Luego se dirigió al fraile en estos términos:. Podréis subir por las ruinas que existen en el declive de su falda y cubren el fondo. Entonces mi Guía se alejó precipitadamente con el rostro inmutado por la cólera; y en consecuencia, me alejé también de aquellas almas que soportaban tanto peso, y seguí las huellas de los pies queridos. Mas como Malebolge va siempre en declive hasta la boca del profundísimo pozo, cada fosa que se recorre presenta un margen que se eleva y otro que desciende. Si me entiendes, deben reanimarte mis palabras. Iba hablando para disimular mi flaqueza, cuando oí una voz que salía de la otra fosa, articulando palabras [] ininteligibles. No sé lo que dijo, a pesar de encontrarme en la cima del arco que por allí pasa; mas el que hablaba parecía conmovido por la ira. Yo me había inclinado; pero los ojos de un vivo no podían distinguir el fondo a través de aquella obscuridad; por lo cual dije:. Bajamos por el puente desde lo alto hasta donde se une con el octavo margen; y entonces descubrí la fosa, y vi una espantosa masa de serpientes, de tan diferentes especies, que su recuerdo me hiela todavía la sangre. A través de aquella espantosa y cruel multitud de reptiles corrían gentes desnudas y aterrorizadas, sin esperanza de encontrar refugio ni heliotropo. Y he aquí que uno de aquellos desgraciados, que estaba cerca de nosotros, fué mordido por una serpiente en el punto en que el cuello se une a los hombros; y en el breve tiempo que se necesita para escribir una O y una I, se incendió, ardió y cayó [] reducido a cenizas. Mi Guía le preguntó después quién era, y él le contestó:. El pecador, que me oyó, no se ocultó, sino que dirigió hacia mí atentamente su mirada, y se cubrió el rostro de triste vergüenza. Estoy sumido aquí, porque robé en la sacristía los hermosos ornamentos, de cuyo delito fué otro acusado falsamente. Te he dicho esto para que te cause dolor. L terminar estas palabras, el ladrón alzó ambas manos haciendo un gesto indecente y exclamando: "Toma, Dios, esto es para tí. En todos los círculos del obscuro Infierno no he visto espíritu tan soberbio ante Dios, a no ser aquel que cayó desde los muros de Tebas. Mi Maestro dijo:. No va por el mismo camino que sus hermanos, porque robó fraudulentamente el gran rebaño que pacía en las inmediaciones del sitio que había escogido por vivienda: pero sus inicuos hechos acabaron por fin bajo la clava de Hércules, que si le dió cien golpes con ella, aquél no llegó a sentir el décimo. Con las patas de enmedio le oprimió el vientre; con las de delante le sujetó los brazos, y después le mordió en ambas mejillas. Así con el ardor del fuego se extiende sobre el papel un color obscuro, que no es negro, y sin [] embargo deja de ser blanco. No eres ya uno ni dos. De los cuatro brazos se hicieron dos: los muslos y las piernas, el vientre y el tronco se convirtieron en miembros nunca vistos. Quedó borrado todo su primitivo aspecto: aquella imagen transformada parecía dos y ninguna de las anteriores; y en tal estado se alejaba a pasos lentos. Como el lagarto, que bajo el ardor de los días caniculares, cuando cambia de maleza, parece un rayo al atravesar el camino, tal parecía, dirigiéndose hacia el vientre de los otros dos espíritus, una pequeña serpiente irritada, lívida y negra como grano de pimienta. Picó a uno de ellos en aquella parte del cuerpo por donde nos alimentamos antes de nacer, y después cayó a sus pies quedando tendida. El herido la miró sin decir nada; y permaneció inmóvil, en pie y bostezando, como si le hubiera sorprendido el sueño o la fiebre. El y la serpiente se miraban, y el uno por la herida y la otra por la boca, lanzaban un denso humo que llegaba a confundirse. Calle Lucano al referir las miserias de Sabello y de Nasidio, y escuche atentamente lo que describo aquí: calle Ovidio al ocuparse de Cadmo y Aretusa; que si, en su poema, convirtió a aquél en serpiente y a éste en fuente, no le envidio. El hombre y la serpiente se correspondieron de tal suerte, que cuando ésta abrió su cola en forma de horquilla, el herido juntó sus dos pies. Las [] piernas y los muslos de éste se estrecharon tanto, que en poco tiempo no quedaron vestigios de su natural separación. La cola hendida de la serpiente tomaba la figura que desaparecía en el hombre, y su piel se hacía blanda al paso que dura la de aquél. Vi entrar los brazos del condenado en los sobacos; y las dos patas de la fiera, que eran cortas, se alargaban tanto cuanto aquéllos se encogían. Mientras que el humo daba el color de la serpiente al hombre y viceversa, y hacía salir en aquélla el pelo que quitaba a éste, el uno, es decir, la fiera transformada en hombre, se levantó, y cayó el otro; pero sin dejar de lanzarse miradas feroces, ante las cuales cada uno de ellos cambiaba de rostro. El que estaba en pie lo encogió hacia las sienes, y de la carne excedente se le formaron las orejas en sus lisos carrillos. La parte del hocico de la serpiente que no se replegó en la cabeza quedó fuera formando la nariz del rostro humano, y abultó al propio tiempo convenientemente los labios. El que estaba en el suelo extendió su boca hacia delante, e hizo entrar sus orejas en la cabeza, como el caracol hace con sus cuernos; y la lengua, que estaba antes unida y dispuesta a hablar, se hendió, al paso que se unía la lengua hendida del reptil, dejando de lanzar humo. Volvióle después sus recién formadas espaldas, y dijo al otro condenado: "Quiero que Buoso se arrastre por este camino como yo lo he hecho. Entre los ladrones he encontrado cinco de tus nobles ciudadanos; lo cual me avergüenza, y a tí no te honra mucho. Partimos; y por los mismos escalones de las rocas que nos habían servido para bajar, subió mi Guía, tirando de mí. Prosiguiendo la ruta solitaria a través de los picos y rocas del escollo, no era posible mover un pie sin el auxilio de la mano. Así como en la estación en que aquel que ilumina al mundo nos oculta menos su faz, el campesino que reposa en la colina a la hora en que el mosquito reemplaza a la mosca, ve por el valle las luciérnagas que corren por el sitio donde vendimia y ara, así también vi resplandecer infinitas llamas en la octava fosa, en cuanto estuve en el punto desde donde se distinguía su fondo. Mi Guía, que me vió tan atento, me dijo:. En esa llama se llora también el [] engaño del caballo de madera, que fué la puerta por donde salió la noble estirpe de los romanos. Cuando la llama estuvo cerca de nosotros, y mi Guía juzgó el lugar y el momento favorables, le oí expresarse en estos términos:. Si he merecido vuestra gracia durante mi vida, si he merecido de vosotros poco o mucho, cuando escribí mi gran poema en el mundo, no os alejéis; antes bien dígame uno de vosotros dónde fué a morir, llevado de su valor. Dejé a Sevilla a mi derecha, como había dejado ya a Ceuta a mi izquierda. Pensad en vuestro origen; vosotros no habéis nacido para vivir como brutos, sino para alcanzar la virtud y la ciencia. La noche veía ya brillar todas las estrellas del otro polo, y estaba el nuestro tan bajo que apenas parecía salir fuera de la superficie de las aguas. Nos causó alegría, pero nuestro gozo se trocó bien pronto en llanto; pues de aquella tierra se levantó un torbellino que chocó contra la proa de nuestro buque: tres veces lo hizo girar juntamente con las encrespadas ondas, y a la cuarta levantó la popa y sumergió la proa como plugo al Otro, hasta que el mar volvió a unirse sobre nosotros. Cuando el fuego hubo producido su acostumbrado rumor, movió de una parte a otra su aguda punta, y después habló así:. Mientras conservé la forma de carne y hueso que mi madre me dió, mis acciones no fueron de león, sino de zorra. Después añadió: "No abrigue tu corazón temor alguno: te absuelvo de antemano; pero me has de decir cómo podré echar por tierra los muros de Preneste. Yo puedo abrir y cerrar el cielo, como sabes; porque son dos las llaves a que no tuvo mucho apego mi antecesor. No es posible absolver al que no se arrepiente, como tampoco es posible arrepentirse y querer el pecado al mismo tiempo, pues la contradicción no lo consiente. Cuando hubo acabado de hablar, se alejó la plañidora llama, torciendo y agitando su aguda punta. Mi Guía y yo seguimos adelante, a través del escollo, hasta llegar al otro arco que cubre el foso donde se castiga a los que cargaron su conciencia introduciendo la discordia. No existe ciertamente lengua alguna que pueda expresar, ni entendimiento que retenga, lo que apenas cabe en la imaginación. Una cuba que haya perdido las duelas del fondo no se vacía tanto como un espíritu que ví hendido desde la barba hasta la parte inferior del vientre; sus intestinos le colgaban por las piernas: se veía el corazón en movimiento y el triste saco donde se con [] vierte en excremento todo cuanto se come. Mientras le estaba contemplando atentamente, me miró, y con las manos se abrió el pecho, diciendo:. En pos de nosotros viene un diablo que nos hiere cruelmente, dando tajos con su afilada espada a cuantos alcanza entre esta multitud de pecadores, luego que hemos dado una vuelta por esta lamentable fosa; porque nuestras heridas se cierran antes de volvernos a encontrar con aquel demonio. Yo, que estoy muerto, debo guiarle por cada uno de los círculos del profundo Infierno, y esto es tan cierto como que te estoy hablando. Mahoma me dijo estas palabras después de haber levantado un pie para alejarse; cuando cesó de hablar, lo fijó en el suelo y partió. Entonces puso su mano sobre la mandíbula de uno de sus compañeros, y le abrió la boca exclamando:. Otro, que tenía las manos cortadas, levantando sus [] muñones al aire sombrío, de tal modo que se inundaba la cara de sangre, gritó:. Pero Virgilio me dijo:. Ibamos caminando paso a paso sin decir una palabra, mirando y escuchando a los enfermos, que no podían sostener sus cuerpos. Nunca he visto criado alguno, a quien espera su amo o que vela a pesar suyo, tan diligente en remover la almohaza, como lo era cada uno de aquellos condenados para rascarse con frecuencia y calmar así la terrible rabia de su comezón, que no tenía otro remedio. Las dos sombras cesaron entonces de prestarse mutuo apoyo, y cada una de ellas se volvió temblando hacia mí, juntamente con otras que lo oyeron, aunque [] no se dirigía a ellas la contestación. El buen Maestro se me acercó diciendo: "Diles lo que quieras. Seguramente no lo es tanto, ni con mucho, el pueblo francés. Cuando la fortuna abatió la grandeza de los troyanos, que a todo se atrevían, hasta que el reino fué destruído juntamente con el rey, la triste Hécuba, miserable y cautiva, después de haber visto a Polixena muerta, y el cuerpo de su Polidoro tendido en la orilla del mar quedó con el corazón tan desgarrado, que, fuera de sí, empezó a ladrar como un perro; de tal modo la había trastornado el dolor. Una de ellas alcanzó a Capocchio, y se le afianzó a la nuca de tal modo, que tirando de él, le hizo arañar con su vientre el duro suelo. El aretino, que quedó temblando, me dijo:. Cuando hubieron pasado aquellas dos almas furiosas, sobre las cuales había tenido fija mi vista, me volví para mirar las sombras de los otros mal nacidos. Pero si yo viese aquí el alma criminal de Guido, o la de Alejandro, o la de su hermano, no cambiaría el placer de mirarlos a mi lado ni aun por la fuente Branda. Por su causa me veo entre estos condenados: ellos me indujeron a acuñar los florines, que bien tenían tres quilates de liga. El uno es la falsa que acusó a José; el otro es el falso Sinón, griego de Troya: por efecto de su ardiente fiebre, lanzan ese vapor fétido. Maese Adam le dió a su vez en el rostro con su puño, que no parecía menos duro, diciéndole:. A misma lengua que antes me hirió, tiñendo de rubor mis mejillas, me aplicó en seguida el remedio: Así he oído contar que la lanza de Aquiles y de su padre solía ocasionar primero un disfavor, y luego un buen regalo. Volvimos la espalda a aquel desventurado valle, andando, sin decir una palabra, por encima del margen que lo rodea. Allí no era de día ni de noche, de modo que mi vista alcanzaba poco delante de mí: pero oí resonar una gran trompa, tan fuertemente, que habría impuesto silencio a cualquier trueno; por lo cual mis ojos, siguiendo la dirección que aquel ruido traía, se fijaron totalmente en un solo punto. No hizo sonar tan terriblemente su trompa Orlando, después de la dolorosa derrota en que Carlo Magno perdió el fruto de su santa empresa. A poco de haber vuelto hacia aquel lado la cabeza, me pareció ver muchas torres elevadas, por lo que dije:. Así como la vista, cuando se disipa la niebla, reconoce poco a poco las cosas ocultas por el vapor en que estaba envuelto el aire, de igual modo, y a medida que la mía atravesaba aquella atmósfera densa y obscura, conforme nos íbamos acercando hacia el borde del pozo, mi error se disipaba y crecía mi miedo. Yo podía distinguir ya el rostro, los hombros y el pecho de uno de ellos, y gran parte de su vientre, y sus dos brazos a lo largo de los costados. Seguimos avanzando, y llegamos adonde estaba Anteo, que, sin contar la cabeza, salía fuera del abismo lo menos cinco alas. No hagas que me dirija a Ticio ni a Tifeo: este que ves puede dar lo que aquí se desea: por tanto, inclínate y no tuerzas la boca. Cuando Virgilio se sintió agarrar, me dijo: "Acércate para que yo te tome. Pero vengan en auxilio de mis versos aquellas Mujeres que ayudaron a Anfión a fundar a Tebas, para que el estilo no desdiga de la naturaleza del asunto. Y a la manera de las ranas cuando gritan con la cabeza fuera del agua, en la estación en que la villana sueña que espiga, así estaban aquellas sombras llorosas y lívidas, sumergidas en el hielo hasta el sitio donde aparece la vergüenza, produciendo con sus dientes el mismo sonido que la cigüeña con su pico. Tenían todas el rostro vuelto hacia abajo: su boca daba muestras del frío que sentían, y sus ojos las daban de la tristeza de su corazón. Y otro, a quien el frío había hecho perder las orejas, me dijo, sin levantar la cabeza:. Si quieres saber quiénes son estos dos, te diré que el valle por donde corre el Bisenzio fué de su padre Alberto y de ellos. Después vi otros mil rostros amoratados por el frío, tanto que desde entonces tengo horror, y lo tendré siempre a los estanques helados. Y mientras nos dirigíamos hacia el centro, donde converge toda la gravedad de la Tierra, yo temblaba en la lobreguez eterna; y no sé si lo dispuso Dios, el Destino o la Fortuna; pero al pasar por entre aquellas cabezas, dí un fuerte golpe con el pie en el rostro de una de ellas, que me dijo llorando:. Y como el hambriento en el pan, así el de encima clavó sus dientes al de debajo en el sitio donde el cerebro se une con la nuca. Dime qué es lo que te induce a ello—le pregunté—bajo el pacto de que, si te quejas con razón de él, sabiendo yo qué crimen es el suyo y quiénes sois, te vengaré en el mundo, si mi lengua no llega antes a secarse. No sé quién eres, ni de qué medios te has valido para llegar hasta aquí; pero al oírte, me pareces efectivamente florentino. Has de saber que yo fuí el conde Ugolino, y éste el arzobispo Ruggieri: ahora te diré por qué lo trato así. Ruggieri se me aparecía como señor y caudillo, cazando el lobo y los lobeznos en el monte que impide a los pisanos ver la ciudad de Luca. Se había hecho preceder de los Gualandi, de los Sismondi y los Lanfranchi, que iban a la cabeza con perros hambrientos, diligentes y amaestrados. El padre y sus hijuelos me parecieron rendidos después de una corta carrera, y creí ver que aquéllos les desgarraban los costados con sus agudas presas. Cuando desperté antes de la aurora, oí llorar entre sueños a mis hijos, que estaban conmigo, y pedían pan. Ya que tus vecinos son tan morosos en castigarte, muévanse la Capraja y la Gorgona, y formen un dique a la embocadura del Arno, para que sepulte en sus aguas a todos tus habitantes; pues si el conde Ugolino fué acusado de haber vendido tus castillos, no debiste someter a sus hijos a tal suplicio. Debes conocerle, si es que acabas de llegar al Infierno: es "ser" Branca d'Oria, el cual hace ya muchos años que fué encerrado aquí. Mira adelante—dijo mi Maestro,—a ver si lo distingues. Estaba ya con pavor lo digo en mis versos en el sitio donde las sombras se hallaban completamente cubiertas de hielo, y se transparentaban como paja en vidrio. Unas estaban tendidas, otras derechas; aquéllas con la cabeza, éstas con los pies hacia abajo, y otras por fin con la cabeza tocando a los pies como un arco. No me preguntes, lector, si me quedaría entonces helado y yerto; no quiero escribirlo, porque cuanto dijera sería poco. No quedé muerto ni vivo: piensa por ti, si tienes alguna imaginación, lo que me sucedería viéndome así privado de la vida sin estar muerto. Si fué tan bello como deforme es hoy, y osó levantar sus ojos contra su Creador, de él debe proceder sin duda todo mal. Con los dientes de cada boca, a modo de agramadera, trituraba un pecador, de suerte que hacía tres desgraciados a un tiempo. De las otras dos, que tienen la cabeza hacia abajo, la que pende de la boca negra es Bruto; mira cómo se retuerce sin decir una palabra: el otro, que tan membrudo parece, es Casio. Pero se acerca la noche, y es hora ya de partir, pues todo lo hemos visto. Rex fuit Herodes Iudaea in gente cruentus Paschales quicunque dapes conviva requiris Exitium Solymae, et tristes a stirpe ruinas Phantasia mihi quaedam phantastica venit Por no exhibir toda una librería sólo apuntamos los primeros versos de cada poeta y juraré que a ninguno de ellos se le pasó por la imaginación el hipérbato. Discernir las hipérbases figuradas de las colocaciones vulgares empleo es de la puerilidad: admírame que varón tan erudito tropiece tan feamente en estas niñerías. Stylus saepe vertendus est, ut inde etiam nominatos esse versus perhiberi posse videatur, quod dum fiunt varie huc atque illuc vertantu r No negaré que este lenguaje, como nacido en los países de la latinidad, es menos propio al castellano y nativamente acomodado a la poesía latina, puesto que le usaron los estrados de la oratoria, la verbosidad de los históricos, la enseñanza de los padres, la gravedad de los concilios. Hasta aquí este insigne escritor. Pero Góngora con su gran talento no quiso remedar lo escabroso de esa construcción. Senda fue esta que o por no verla no pisaron, o que aun viéndola no hollaron, por temerla. Caeteri autem — Petronio— aut non viderunt viam qua iretur ad carmen aut visam timuerunt calcare De ignorar, pues, esta capacidad de nuestro lenguaje y la dificultad que había de aplicarle el ornato de la elocución latina, nace el condenar neciamente aquellas osadías Decir Faría que es yerro usar en nuestro idioma lo que es propio del latino es error suyo, pues si eso es aliño de la poesía latina, no es tan inepta, baja o incapaz nuestra lengua que [f. Asómbrese Faría, clamando por imposible el trasladar a nuestra lengua la trabazón latina, que esto en Góngora es proeza valiente, audacia loable, hazaña heroica ; y recoja esos dos yerros por suyos, pues el exceso de hipérbatos a Virgilio fue engaño y el usurpar la inversión latina no ha sido sino grandeza, Clauam Herculi extorquere Añade Faría que Góngora la usa con mayor deformidad que los latinos También nota que hace la colocación sin variedad. Lo mejor es que hallaban aquellos apoyadores de esta gran suerte de poesía que don Luis había sido el inventor en vulgar, como si ahí no estuviera Juan de Mena con anterioridad de centenares de años, que dio motivo a centenares de risas con esos modos y, por dicha, que no le faltó don Luis con las suyas al tiempo que escribía con reposo. Petrarca otra vez: Han fatto un dolce de morir desio Difícil cosa fue siempre corregir a los hombres grandes y no fuera lo peor lo difícil si ello no fuera tan infelice. Corrigere at res est tanto magis ardua, quanto Magnus Aristarcho maior Homerus erat Era ese lenguaje ornamento poético de la majestad romana; no cabía en nuestro idioma tanta imitación de lo grande. Tal vez que se atrevió a ostentar esos aparatos, le decía el aliño mal , porque ella decía mal el aliño. Maravilla que reconoció el mayor orador que admiró España, Hortensio, cuando dijo:. Verdad es que Juan de Mena las usó con anterioridad de centenares de años ocasionando centenares de risas, como dice Faría, y también esos otros tres o cuatro que trae muy gozoso de haberlos hallado, pero todos son unos friones y precindiendo las materias o asuntos es quererlos equiparar a la elocución de Góngora conferir con sol flamante al candil moribundo Por eso los hipérbatos dan que reír en Mena y que burlar en Gómez Manrique. Cierto es que el hipérbato fue una figura, como ahora, aun antes de Góngora; pero antes de Góngora el hipérbato sólo fue una figura Con haberlos primero usado otros se compadece el que Góngora los inventase en castellano. Nunca saben ser después las facciones grandes, por eso se llama primor el acierto heroico Atropella los tiempos y, de la dignidad del adelantarse en los excesos, capta los elogios de la primacía en las estimaciones. El primero que usó de la quijada que esgrimió Sansón fue el jumento, pero fue Sansón el que primero hiriendo en las palestinas tropas hizo de una quijada estoque, asombro, terror, muerte, estrago, rayo No siempre es primero el que empieza. Y finalmente en dos palabras no fue Góngora el que halló los hiperbatones en el castellano, sino el que primero habilitó al castellano a gozar con igualdad de sus colocaciones con el latino. No inventó la tela, pero sacó a luz el traje. Y así hacen muy cuerdamente los que carecen del altísimo espíritu y suma elocuencia de Góngora en abstenerse de [f. En el Ignacio de Cantabria son raras las octavas que carecen de estas inversiones y, aunque las frecuenta bien, como es lenguaje nativo y peculiar a la sublimidad latina, nunca las logra mejor que cuando levanta el estilo a esa cumbre, como cuando describe la ferocidad de Plutón en guisa de comenzar el razonamiento al ejército infernal con este valiente hipérbole:. Dos veces, rodeando, fue la esquiva, sangrienta vista en torno del teatro, y tres, la testa sacudiendo altiva, mostró, de férreo diente, andanas cuatro, con que se estremeció de abajo arriba, no el Orco a solas, no el voraz Baratro, que aun Abila su asombro dijo al Calpe, y pompa desgajó nevada el Alpe. La solemnísima novedad que, dice Faría, solemnizaron aquellos legisladores, como digo, consiste en explayar la capacidad de la elocuencia castellana, hasta hacerla benemérita de la colocación latina, con aprovechamiento y sin desaire. Y esta gloria conoce por su Colón al espíritu de Góngora, sin que le hagan sombra vejeces anteriores, con ser sombras Pues con esta son diez las hipérbasis que a primera mano se topan en él :. Esto hace don Luis con tan inimitable valentía que, aunque dijimos remedaba la coturnada y altísima elocución latina, no lo dijimos todo, porque falta por decir que la elocuencia latina tiene mucho que aprender de la gongoriana, mucho que imitar de sus primores, mucho que admirar de su espíritu Cada rato lo experimentamos en los lances que ocurren en competencia de un mismo argumento. Solo este parece que escribió el Polifemo , porque sólo en su estilo llegó a ser gigante aquel cíclope. No le igualan, aunque los imita; excédelos, aunque los trasunta; que como adelanta las ideas, remeda ventajoso, y copia dejando que aprender a los dechados mismos. Imite pues el latino [f. Pero este ruido de palabrones enamoró a toda la poesía latina, cuando se dejó enseñar de la bizarría española. Luego que las musas latinas conocieron a los españoles, se dejaron la femenina delicadeza de los italianos y se pasaron a remedar la braveza hispana, tan amarteladas de ella que se arrastraron a toda la clase de sus poetas a querer imitar aquel natural orgullo de los otros. Confiésalo Marco Antonio Mureto bien que apasionado y sentido de que el ingenio español hiciese tal contaminación, como él dice : Hispani poetae praecipue et Romani sermonis elegantiam contaminarunt et cum inflatum quoddam et tumidum et gentis suae moribus congruens invexissent orationis genus, auerterunt exemplo suo caeteros a recta illa et simplici, in qua praecipua poetarum sita laus est Esto dice el buen Marco Antonio con mucho estómago. Respondo que tenía mucho que tapar, porque hombre tan judicioso y crítico tan severo sería todo narices, pues el censurar de este modo llamó la erudición naso agere , y es vulgar lo de Plinio: Nasum noui mores subdolae irrissioni dicauere ; y lo de Horacio : Naso adunco suspendere Porque el juez que mofa contrae y frunce la nariz naturalmente. Y así enojado Marcial dijo a su crítico:. Pero para él nada oliera así, si como se tapó allí las narices para Góngora, se las tapiara para sí a piedra y lodo. Al mundo y a los príncipes llama, como si los príncipes y el mundo no tuvieran olfato. Grosería por cierto cuidar sólo de sus narices agraviando las ajenas. Responder que don Luis sólo usa de ese término describiendo monterías , estruendos bélicos, aplausos festivos, donde es preciso suenen bocinas, trompetas o clarines, y apadrinar de autores la honestidad de esa voz cuando sólo supone por instrumento corvo, sóplele la caza o anímele la guerra, fuera ahora bisoñería ; baste que acordemos a Faría que en el abusar de esa voz él sólo es el delincuente. A que responde Faría que hizo bien el poeta en ceñirle de tan sucia guirnalda, porque los que lo son insignes, no solo han de solemnizar con dulzuras las virtudes plausibles, sino también vituperar con hieles los vicios odiosos, y en esta defensa gasta columnas enteras. Abstraigo mi juicio: ni culpo a doña Leonor, ni condeno a Camoens; acuso sí a Faría que, pudiendo excusar la disputa de que tan feos desdoros provenían a sujetos reales, osó a descomedírseles escarbando sus venerables cenizas. Pues lo mismo que Faría respondiere a esto, le responderemos a él en lo otro. De las figuras, pues, que sólo sirven y las inventó el arte para la elocución, es bobería pedir que sean concepto, juicio o ingenio. Pues aunque todo esto se admira en los versos de Góngora, nunca hemos dicho que todo eso esté vinculado al hipérbato, pues sus pensamientos, vivezas y conceptos, cuando carecieran de esas inversiones, nunca perdieran lo sólido de la sentencia, puesto que les faltase mucha porción de la elocuencia y atavío formal. Cicero: Animadverti, iudices, omnem accusatoris orationem in duas diuisam esse partes. Periodo es que hurtó entero de Quintiliano, libro 8, capítulo 6 Parece que Aristóteles no nos ha enseñado poesía, o que no nos dio reglas Tulio para la retórica y el mismo filósofo en los libros Ad Theodecten Lo peregrino definió Aristóteles: Peregrinum voco varietatem linguarum, translationem, extensionem , tum quodcumque a proprio alienum est Quae igitur ex propriis nominibus constabit, maxime perspicua erit, humilis tamen El grande ingenio de don Luis, aunque pocas veces usa de los términos peregrinos por extraños , pero perpetuamente sus frasis lo son ya por alusivas, o translaticias, o figurales, o conmutadas, etc. Mirad ahora si, con no faltarle razón a Ariphades, bastó el fin de huir la vulgaridad para que en una posposición tan ridícula saliese un Aristóteles a la disculpa, llamando ignorante al censor ; pregunto, viendo que Faría llamaba desatino una colocación grave, decente y no monstruosa como decir:. El riesgo que pueden traerse los términos remotos y peregrinos es oscurecer la oración, pero Góngora como ya dije no frecuenta los peregrinos por extraños, sino los translaticios y [f. Y sea ejemplo cuando de lo que precede se saca lo por venir, el que se ve en el octavo de la Eneida adonde dice de Caco:. Vomita por la boca espeso humo, la casa envuelve de tiniebla ciega, arrebata la vista de los ojos y mezcla claro a escuro en noche humosa. Cierto que parece poeta Plinio, pues con no requerir Tulio elocuencia en los filósofos , este parece que poéticamente confunde el contar con el cantar. He aquí:. Pues por tal le puso allí quien debidamente estimaba sus esplendores. Disciplinarum omnium peritissimus ; y en el libro 2 : Virgilius, quem nullius unquam disciplinae error involvit Servio explicó: purum aetera Introdujo en aquella Écloga a Sileno cantando las infancias del mundo, los principios del universo, la disposición de los elementos, la procreación de las formas y la serie de las mutaciones meteorológicas, y así llamaron esta écloga los antiguos Sileni Theologia. Radit iter liquidum, celeres neque commouet alas Porque la opinión de Tales fue muy plausible en la Antigüedad mayormente entre los poetas de que la agua era principio de todas las cosas y padre del universo el océano Como dice Aristóteles en el primero de su Metafísica : Primo theologizantes sic putant de natura existimandum, Oceanum et Thetin generationis parentes fecerunt Et fecit Deus firmamentum diuisitque aquas quae erant sub firmamento ab iis quae erant super firmamentum, et factum est ita He ahí el sequísimo y calidísimo fuego nacido de los líquidos humores del agua. Deuolet in terram liquidi calor aureus ignis. Largus item liquidi fons luminis aeterius Sol, irrigat assidue coelum candore recenti. No se haga pues espantadizo Macrobio de que se le atribuya al incendio cualidad que a ninguna de sus pasiones se contraría. Luce foeminea conlustrans cuncta moenia, et udis ignibus nutriens laeta semina Parece que han dado los filósofos en mojar los incendios o en humedecer las llamas. En fin, pues, aquí Macrobio se admiró mal y juzgó peor, como dijo Cerda: Non apte Macrobius exprompsit in Virgilium suam criticam, cum scripsit audaciae maximae fuisse dici ignem liquidum Que atrevimiento fue embestir Acilio , cortado el brazo diestro, con solo el escudo, vibrando rayos de furor por los ojos con toda la nao de Masilia hasta rendirla él solo, pero fue arrojo ilustre Atrevimiento fue acometer Aristómenes con todo un ejército, y matar cuatrocientos Lacedemonios de una mano, pero fue osadía heroica Luego nos embiste con que si don Luis por ventura iguala a Virgilio o sus defensores a Macrobio. Desatinada pregunta: indigna es de respuesta interrogación tan furiosa. Y es tan dueño [f. Dicen algunos que me atrevo a mucho en querer deslucir lo que tantos aprueban. Respondo que no pretendo negar a don Luis la alabanza adonde la merece, ni tengo por ignorantes los que le aprueban adonde no lo merece, pero téngolos por mal informados y que miran solo a la flor superficial, y el seguir muchos una cosa no la califica, aunque la esfuerce. La mayor parte del mundo sigue a Mahoma. Pregunto si eso califica sus preceptos. Pues entiendan cierto que don Luis es el Mahoma de la poesía , que predicando que venía a mejorarla en España, la inficionó con errores: Cogitauit ut faceret uuas: et fecit labruscas Gran patrón tienen las leyes poéticas en Faría. Celoso de su observancia acusa a nuestro Góngora por transgresor de ellas. Él lo dijo hablando con los Patos de Aganipe :. Demos que Góngora tal vez exorbitase de la norma poética que es falso y soñado. Pues véase ahora si quien lo dijo es mayor que Góngora para doblarle la cerviz al yugo de sus leyes, que don Luis con la autoridad que le decora puede estatuirlas y discernirlas como varón grande. Dice que no pretende negar a don Luis las alabanzas adonde las merece. Como si aquí hubiéramos menester sus elogios. Por eso dijo Tertuliano que cuando no afianzaran a la religión cristiana tan soberanos créditos, bastaba para calificarla de loable el haberla aborrecido Nerón: Tali dedicatore damnationis nostrae etiam gloriamur; qui enim scit illum intelligere potest non nisi grande aliquod bonum a Nerone damnatum Añade que no tiene por ignorantes a los que le aplauden, sino por mal informados, etc. Pero diciendo después que Góngora [f. Y no entendemos qué es lo que quiere decir en que el seguir muchos una cosa no la califica aunque la esfuerce , porque la certidumbre o probabilidad que proviene de principios extrínsecos a una opinión, lo mismo es esforzarla muchos que calificarla muchos. Y si no la califican, menos la esfuerzan, y si la esfuerzan, es imposible no calificarla, porque como dijimos proviene esta calidad de principios extrínsecos Pero aquí este gran lógico ha hallado nuevas formalidades que enseñarnos. Peor sus secuaces. Yo venero a don Luis, y digo que en lo que escribió antes de aquel [f. Y si yo fuera enemigo de quien le alaba por lo otro, no le deseara mayor mal que haberle descubierto el juicio. Imitar lo grande siempre fue tan difícil como deseado. Mal se remeda lo soberano. Por eso diría Aristóteles que abatió las plumas la pintura y sofrenaron su osadía los pinceles en retratar el arco celeste. Confesamos que aquel peregrino ingenio tan soberanamente abstraído del vulgo fue inimitable, o se deja remedar poco y con dificultad. Así, decía Plinio el menor que entonces reconocía la sublimidad de los versos de Antonino cuando él intentaba emularlos: cum versus tuos aemulor, tum maxime quam sint boni experior Así las imitaciones que acometen al ejemplar de aquella poesía resbalan del original y desmienten con el despeño sus esforzamientos. Ut enim [f. Y eso ha sido lo mayor de don Luis, escribir versos que todos anhelen por imitarlos y nadie o pocos arriben a conseguirlos: Ut quamplurima proferas quae imitari omnes concupiscant, nemo aut paucissimi possint Porque son sus colores los del arco celeste, inimitables a la fatiga, fénix en fin raro cuya pluma y matices en líneas de celestes renglones iris forman no corvo, que en altísimos vuelos se ostenta a los remedos fugitivo y a las admiraciones sereno Así lo dijo él de sí mismo en cabeza del fénix:. Los mayores oradores de España y América imitaron la transposición. No es de estrañar en Hortensio que le siga en prosa cuando siempre le imitó en verso. También don Joseph Pellicer y don García Coronel son perpetuos discípulos de aquel bizarro espíritu Desquitose empero en la oratoria, haciéndose en ella el Góngora de los declamadores, pues de tantos que aspiraron a su competencia, apenas hay quien dibuje sus huellas cuando apenas hay quien no amague sus pasos. En cierto estudio nos hallamos un día donde se descogió un hermosísimo lienzo de aquella mano. Era de la fuga y desastre de Absalón , célebre por cierto con razón por la viveza de las colores y por la valentía de su primor. Corriose el velo, y era esta la pintura. Ya se detuvo y la arroja, por el pecho le [f. Ellas quedan blandiendo, Absalón palpitando, Joab triunfante. Enamorado otro de la descripción, cogió el carboncillo y afilando el dibujador con propósito de no dibujar a Joab, mas que al Absalón, por copiarle, acometió a este rasguño :. Fugitivo atraviesa el bosque, en apresurado tropel, un mancebo que del estrago escapa. Absalón es, que huye de la batalla, Absalón sobre un bruto que, bañado de espumas el freno, teñidos de mucha sangre los ijares, a todo correr endereza a los encinos. Cometa parece en la fogosidad, como en lo cabelludo, pues lamiéndole el viento la melena en ondas de oro dilatada, se tremolan poderosamente sus rizos por el aire. No tienen la culpa las facciones grandes de que se le atrevan competencias aun a la misma individualidad Cuando sea muy bien lograda la imitación, junto a las vivezas de la idea, no sólo descubre la menoría, pero aun la monería Empresa fue siempre ardua el lograr las semejanzas afectando las imitaciones. Lo que se compite, mejor suele ser tal vez repasallo que seguillo, porque quien lleva bríos de exceder puede lograr la ventura de igualar. Nam qui agit ut prior sit, — dice Quintiliano tratando del punto — forsitan si non transierit, aequabit Adde quod plerumque facilius est plus facere quam idem: tantam enim difficultatem habet similitudo, ut ne ipsa natura in hoc ita eualuerit Y donde aun estas esperanzas acabaron de marchitarse es en la imitación del estilo de Góngora, que de suerte se levanta, sublima y erige que rematan sus cumbres en despeñadero, como decía Plinio de la elocuencia eminente: Effervescere, efferri, ac saepe accedere ad praeceps Porque no hay celsitud que no empariente con los amagos del precipicio: nam plerumque altis et excelsis adiacent abrupta Pues de a legua se le puede adivinar que la sentencia tiene precisamente de cerrar con su esse videatur. Muchos imitaron la elocuencia de Cicerón, y muchos que no pudieron dieron que reír a Quintiliano con dar a entender que ya le tenían imitado con solo largar el esse videatur. Pues desengañaos, legos , desengañaos, presumidos aunque lo mismo sois presumidos que legos , y teneos por notificado que lo sumo, lo grande, lo superior de los oradores o poetas nunca se puede imitar, como el ingenio, la invención, el vigor, la facilidad y todo lo que no enseña el arte. Y concluye: Habet tamen omnis eloquentia aliquid commune: id imitemur quod commune est Porque aquí solo os distingo dos porciones en el estilo: una, hija de la naturaleza, que no se alcanza, y otra, parto del arte, que se consigue. Así os lo enseñan juicios grandes Quamvis ad summam imitationis excellentiam perveniant, affectatum quiddam et non naturale accedit Siempre le veneramos, nunca presumimos imitarle. Mucho volaban el hombre, el león y el buey con sus alas, pero eran prestadas, y cedían ventajas a las nativas. Los que por tu defensa escriben sumas, propias ostentaciones solicitan, dando a tu inmenso mar viles espumas. Los Ícaros defiendan que te imitan, que como acercan a tu sol las plumas, de tu divina luz se precipitan. Dice que también él le venera, pero esto es hipocresía cuando constan sus vejaciones. Hasta los aciertos que confiesa los pellizca con el rencor, como si todo lo científico y artificioso que puede ennoblecer una lira no hubiese resonado en la de Góngora con admiración del mundo. Añade que a faltar las burlas en sus obras, poquísimos le conocieran Pero diga si el Polifemo , Soledades y Panegírico tienen burlas. Cierto que puede estar muy vano de tan glorioso descubrimiento. En verdad que no pudo hacérsele mayor daño que haber desengañado al mundo. Descubriole Faría el juicio , y eclipsose Góngora, espiró aquella musa. Delira la envidia, titubea el odio, confunde contrariedades la iniquidad. Importa un ardite le venere o no le venere, le precie o le desestime, porque la musa de Góngora es de la complexión de la virgiliana, en que ni crece con los elogios, ni con los vituperios mengua: Ea est Maronis gloria —dice Macrobio— ut nullius laudibus crescat , nullius vituperatione minuatur Mas, por una parte, la lujuria del ingenio y, por otra, la falta de fuerzas para concluir las obras le ataba e impedía: si no, díganme sus devotos por qué no acabó él obra que empezase, de las que aspiraban a tener cuerpo de principio, medio y fin. Las Soledades, Panegírico y dos Comedias tuvieron principio, pero no tuvieron fin, ni aun medio, y el Polifemo acabado tiene poquísima traza. Tal es su uniformidad, tal su consonancia. El que don Luis no hubiese dado fin a las Soledades , Panegírico y Comedias no convence falta de caudal en aquel espíritu, sino poca ambición de dar a la prensa sus escritos, lujuria de estos [f. Tenet insanabile multos scribendi cacoethes Fuese en fin esto o lo otro, el no concluir algunas obras, habiendo otras que basten para el crédito, no arguye en hombres de aquel tamaño falta de capacidad. O dígase que el mayor poeta que conoció la naturaleza no la tuvo, pues no solo dejó de acabar su Eneida , poema divino, pero versos particulares de ella no pudo o no quiso concluir, de que vemos tantos hemistiquios en sus obras. El mismo poeta en su testamento mandó que, por imperfecta y no acabada, su Eneida se entregase a la llamas, Testamento comburi iussit —dice Donato— ut rem inemendatam imperfectamque Pues los retazos de versos que así quedaron, digan Tuca, Varo y otros muchos si han podido ser zurcidos, con haber acometido a este suplemento los mejores ingenios de aquel siglo Proiice tela manu, sanguis meus Y eso poco ha sabido arrastrarse al mundo erudito a sus admiraciones. Nunca es poco lo bueno. El bulto del libro solo denota que tiene mucho papel. Escribió Faría unos cuatro o cinco tomillos de versos y parécele que estos le hacen mayor poeta que es Góngora con el suyo. Tu bis denis grandia libris qui scribis Priami proelia magnus homo es. Nos facimus Bruti puerum, nos Lagona vivum, tu magnus luteum, Gaure, Giganta facis. El Polifemo acabado dice que tiene poquísima traza y en verdad que se lo hemos de averiguar. Porque poco y mucho no son contrarios, como enseña el Filósofo, sino relativos y es preciso que esta traza en orden a alguna mucha o mayor sea poca Pues aun Dios con obrar con solo querer, no debe hacer lo mejor que puede obrar Ganen el tiro de aquella [f. El griego no solo no escribe mejor que Góngora este asunto en el Idilio undécimo , que intitula Cyclops y comienza: Nullum contra amorem est remedium aliud Pero es indigno aun de ser admitido al certamen. Consta de requiebros a su hermosura y ofertas a su esquivez, y con dos frialdades se acabó el cuento. Luego respeto de estos no es poquísima la traza del Polifemo , como dice el sicofanta. Resta lo tercero, ver si es poca respeto de la que puede o suele disponer Faría en sus poemas. Ista tamen mala sunt: quasi nos manifesta negemus, haec mala sunt, sed tu non meliora facis Cuanto escribo, es manifiesto que es malo; mas, si lo igualo, veo que, siendo esto malo, [f. Del gran Petrarca de líricas cadencias patriarca. No es tanto nuestro ocio, que le hayamos de malograr en espulgarle las boberías : baste decir que este hombre censura los versos como que nadie es mejor y los escribe como que es peor ninguno. Fuele preciso prorrumpillo, por que Lope no se le fuese sin nota, como de Escalígero advirtió en semejante ocasión Antonio Verderio, Plane adverto Scaligerum haec in illum eructasse, ne ei innotatus abiret Lope de Vega con su dedicatoria y sus versos consagrados a Faría logró lo que Ulises con el brindis del Cíclope: Donum Cyclopis Qué de estudio le costaría el comentar aquello del Camoens: De tecida seda Donde dice que en aquel coludir de sonidos cida seda , significó el poeta el ruido de la seda, que con su tejido apretado suena cida seda. Esto es cosa grande. Y Góngora carece de estos misterios. Cómo le digo a la tortuga que yo le gano en lentitud? Cómo le pregunto a la pulga las cifras de su campeonato? Y a los claveles qué les digo agradeciendo su fragancia? No Sólo El Fuego Ay sí, recuerdo, ay tus ojos cerrados como llenos por dentro de luz negra, todo tu cuerpo como una mano abierta, como un racimo blanco de la luna, y el éxtasis, cuando nos mata un rayo, cuando un puñal nos hiere en las raíces y nos rompe una luz la cabellera, y cuando vamos de nuevo volviendo a la vida, como si del océano saliéramos, como si del naufragio volviéramos heridos entre las piedras y las algas rojas. Pero hay otros recuerdos, no sólo flores del incendio, sino pequeños brotes que aparecen de pronto cuando voy en los trenes o en las calles. Ay vida mía, no sólo el fuego entre nosotros arde, sino toda la vida, la simple historia, el simple amor de una mujer y un hombre parecidos a todos. Quiere llevarme: escucha cómo recorre el mundo para llevarme lejos. Escóndeme en tus brazos por esta noche sola, mientras la lluvia rompe contra el mar y la tierra su boca innumerable. Escucha como el viento me llama galopando para llevarme lejos. Con tu frente en mi frente, con tu boca en mi boca, atados nuestros cuerpos al amor que nos quema, deja que el viento pase sin que pueda llevarme. Deja que el viento corra coronado de espuma, que me llame y me busque galopando en la sombra, mientras yo, sumergido bajo tus grandes ojos, por esta noche sola descansaré, amor mío. Agua Sexual Rodando a goterones solos, a gotas como dientes, a espesos goterones de mermelada y sangre, rodando a goterones cae el agua, como una espada en gotas, como un desgarrador río de vidrio, cae mordiendo, golpeando el eje de la simetría, pegando en las costuras del alma, rompiendo cosas abandonadas, empapando lo oscuro. Yo escucho entre el disparo de los besos, escucho, sacudido entre respiraciones y sollozos. Estoy mirando, oyendo, con la mitad del alma en el mar y la mitad del alma en la tierra, y con las dos mitades del alma miro el mundo. Y aunque cierre los ojos y me cubra el corazón enteramente, veo caer un agua sorda, a goterones sordos. Veo correr un arco iris turbio. Veo pasar sus aguas a través de los huesos. Por qué no van allí las olas? Es cierto que aquel meteoro fue una paloma de amatista? Puedo preguntar a mi libro si es verdad que yo lo escribí? Un río abraza el arrabal como una mano helada que tienta en las tinieblas: sobre sus aguas se avergüenzan de verse las estrellas. Yo lloro en medio de lo invadido, entre lo confuso, entre el sabor creciente, poniendo el oído en la pura circulación, en el aumento, cediendo sin rumbo el paso a lo que arriba, a lo que surge vestido de cadenas y claveles, yo sueño, sobrellevando mis vestigios morales. Estoy solo entre materias desvencijadas, la lluvia cae sobre mí, y se me parece, se me parece con su desvarío, solitaria en el mundo muerto, rechazada al caer, y sin forma obstinada. Eres mía, eres mía, mujer de labios dulces, y viven en tu vida mis infinitos sueños. Eres mía, eres mía, voy gritando en la brisa de la tarde, y el viento arrastra mi voz viuda. Cazadora del fondo de mis ojos, tu robo estanca como el agua tu mirada nocturna. Mi alma nace a la orilla de tus ojos de luto. En tus ojos de luto comienza el país del sueño. Sistema Sombrío De cada uno de estos días negros como viejos hierros, y abiertos por el sol como grandes bueyes rojos, y apenas sostenidos por el aire y por los sueños, y desaparecidos irremediablemente y de pronto, nada ha substituido mis perturbados orígenes, y las desiguales medidas que circulan en mi corazón allí se fraguan de día y de noche, solitariamente, y abarcan desordenadas y tristes cantidades. O recuerdo el día primero de la sed, la sombra apretada contra los jazmines, el cuerpo profundo en que te recogías como una gota temblando también. Oh noche, mi alma sobrecogida te pregunta desesperadamente a ti por el metal que necesita. Porque la ventana que el mediodía vacío atraviesa tiene un día cualquiera mayor aire en sus alas, el frenesí hincha el traje y el sueño al sombrero, una abeja extremada arde sin tregua. Ahora, qué imprevisto paso hace crujir los caminos? Ay, una a una, la ola que llora y la sal que se triza, y el tiempo del amor celestial que pasa volando, han tenido voz de huéspedes y espacio en la espera. De distancias llevadas a cabo, de resentimientos infieles, de hereditarias esperanzas mezcladas con sombra, de asistencias desgarradoramente dulces y días de transparente veta y estatua floral, qué subsiste en mi término escaso, en mi débil producto? De mi lecho amarillo y de mi substancia estrellada, quién no es vecino y ausente a la vez? Un esfuerzo que salta, una flecha de trigo tengo, y un arco en mi pecho manifiestamente espera, y un latido delgado, de agua y tenacidad, como algo que se quiebra perpetuamente, atraviesa hasta el fondo mis separaciones, apaga mi poder y propaga mi duelo. Pero sabes de dónde viene la muerte, de arriba o de abajo? De los microbios o los muros, de las guerras o del invierno? Maestranzas De Noche Hierro negro que duerme, fierro negro que gime por cada poro un grito de desconsolación. Las cenizas ardidas sobre la tierra triste, los caldos en que el bronce derritió su dolor. Aves de qué lejano país desventurado graznaron en la noche dolorosa y sin fin? Y el grito se me crispa como un nervio enroscado o como la cuerda rota de un violín. En las paredes cuelgan las interrogaciones, florece en las bigornias el alma de los bronces y hay un temblor de pasos en los cuartos desiertos. Manuel Rodríguez Señora, dicen que dónde, mi madre dicen, dijeron, el agua y el viento dicen que vieron al guerrillero. El Tigre Soy el tigre. Y me quedo velando por años en la selva tus huesos, tu ceniza, inmóvil, lejos del odio y de la cólera, desarmado en tu muerte, cruzado por las lianas, inmóvil en la lluvia, centinela implacable de mi amor asesino. Hay entre ciencias de llanto un altar confuso, y en mi sesión de atardeceres sin perfume, en mis abandonados dormitorios donde habita la luna, y arañas de mi propiedad, y destrucciones que me son queridas, adoro mi propio ser perdido, mi substancia imperfecta, mi golpe de plata y mi pérdida eterna. Quién hizo ceremonia de cenizas? El hueso del padre, la madera del buque muerto, y su propio final, su misma huida, su fuerza triste, su dios miserable? Acecho, pues, lo inanimado y lo doliente, y el testimonio extraño que sostengo con eficiencia cruel y escrito en cenizas, es la forma de olvido que prefiero, el nombre que doy a la tierra, el valor de mis sueños, la cantidad interminable que divido con mis ojos de invierno, durante cada día de este mundo. En qué idioma cae la lluvia sobre ciudades dolorosas? Qué suaves sílabas repite el aire del alba marina? Es paz la paz de la paloma? El leopardo hace la guerra? Por qué enseña el profesor la geografía de la muerte? Qué pasa con las golondrinas que llegan tarde al colegio? Es verdad que reparten cartas transparentes, por todo el cielo? Hay en el cielo de Colombia un coleccionista de nubes? Por qué siempre se hacen en Londres los congresos de los paraguas? Sangre color de amaranto tenía la reina de Saba? Qué mundo! Qué profundo perejil! Qué nave navegando en la dulzura! Ah tu voz misteriosa que el amor tiñe y dobla en el atardecer resonante y muriendo! Así en horas profundas sobre los campos he visto doblarse las espigas en la boca del viento. El ajo les añade su terrenal fragancia, la pimienta, polen que atravesó los arrecifes, y vestidas de nuevo con traje de marfil, llenan el plato con la repetición de su abundancia y su sabrosa sencillez de tierra. Soneto Xl - Cien Sonetos De Amor Era verde el silencio, mojada era la luz, temblaba el mes de Junio como una mariposa y en el austral dominio, desde el mar y las piedras, Matilde, atravesaste el mediodía. Amo tus dones puros, tu piel de piedra intacta, tus uñas ofrecidas en el sol de tus dedos, tu boca derramada por toda la alegría, pero, para mi casa vecina del abismo, dame el atormentado sistema del silencio, el pabellón del mar olvidado en la arena. Vago de un punto a otro, absorbo ilusiones, converso con los sastres en sus nidos: ellos, a menudo, con voz fatal y fría, cantan y hacen huir los maleficios. Hay un país extenso en el cielo con las supersticiosas alfombras del arco-iris y con vegetaciones vesperales: hacia allí me dirijo, no sin cierta fatiga, pisando una tierra removida de sepulcros un tanto frescos, yo sueño entre esas plantas de legumbre confusa. Paso entre documentos disfrutados, entre orígenes, vestido como un ser original y abatido: amo la miel gastada del respeto, el dulce catecismo entre cuyas hojas duermen violetas envejecidas, desvanecidas, y las escobas, conmovedoras de auxilio, en su apariencia hay, sin duda, pesadumbre y certeza. Qué día ha sobrevenido! Qué espesa luz de leche, compacta, digital, me favorece! He oído relinchar su rojo caballo desnudo, sin herraduras y radiante. Atravieso con él sobre las iglesias, galopo los cuarteles desiertos de soldados y un ejército impuro me persigue. Sus ojos de eucaliptus roban sombra, su cuerpo de campana galopa y golpea. La Muerta Si de pronto no existes, si de pronto no vives, yo seguiré viviendo. No me atrevo, no me atrevo a escribirlo, si te mueres. Yo seguiré viviendo. Porque donde no tiene voz un hombre allí, mi voz. Donde los negros sean apaleados, yo no puedo estar muerto. Cuando la victoria, no mi victoria, sino la gran victoria llegue, aunque esté mudo debo hablar: yo la veré llegar aunque esté ciego. No, perdóname. Siempre eres nueva como nada o nadie, siempre recién caída del Paraíso: plena y pura mejilla arrebolada de la aurora! Sabes que es verde la neblina a mediodía, en Patagonia? Quién canta en el fondo del agua en la laguna abandonada? La vida mía que te di se llena de años, como el volumen de un racimo. Era verdad aquel aroma de la doncella sorprendida? Por qué los pobres no comprenden apenas dejan de ser pobres? Dónde encontrar una campana que suene adentro de tus sueños? Collar, cascabel ebrio para tus manos suaves como las uvas. Y las miro lejanas mis palabras. Van trepando en mi viejo dolor como las yedras. Escuchas otras voces en mi voz dolorida. No me abandones. Sígueme, compañera, en esa ola de angustia. Pero se van tiñendo con tu amor mis palabras. Voy haciendo de todas un collar infinito para tus blancas manos, suaves como las uvas. Te decidiste, castaña, y saltaste a la tierra, bruñida y preparada, endurecida y suave como un pequeño seno de las islas de América. Caíste golpeando el suelo pero nada pasó, la hierba siguió temblando, el viejo castaño susurró como las bocas de toda una arboleda, cayó una hoja del otoño rojo, firme siguieron trabajando las horas en la tierra. La Noche Del Soldado Yo hago la noche del soldado, el tiempo del hombre sin melancolía ni exterminio, del tipo tirado lejos por el océano y una ola, y que no sabe que el agua amarga lo ha separado y que envejece, paulatinamente y sin miedo, dedicado a lo normal de la vida, sin cataclismos, sin ausencias, viviendo dentro de su piel y de su traje, sinceramente oscuro. Voy respirando como hijo hasta el corazón de un método obligatorio, de una tenaz paciencia física, resultado de alimentos y edad acumulados cada día, despojado de mi vestuario de venganza y de mi piel de oro. Yo peso con mis brazos cada nueva estatua, y bebo su remedio vivo con sed masculina y en silencio. Ay, de cada noche que sucede, hay algo de brasa abandonada que se gasta sola, y cae envuelta en ruinas, en medio de cosas funerales. Guardo la ropa y los huesos levemente impregnados de esa materia seminocturna: es un polvo temporal que se me va uniendo, y el dios de la substitución vela a veces a mi lado, respirando tenazmente, levantando la espada. Iv Cuando he llegado aquí se detiene mi mano. Alguien pregunta: —Dime por qué, como las olas en una misma costa, tus palabras sin cesar van y vuelven a su cuerpo? Y, amor, tu cuerpo no sólo es la rosa que en la sombra o la luna se levanta, o sorprendo o persigo. Ay que me digan cómo pudiera yo abolirte y dejar que mis manos sin tu forma arrancaran el fuego a mis palabras! Aromos Rubios En Los Campos De Loncoche La pata gris del Malo pisó estas pardas tierras, hirió estos dulces surcos, movió estos curvos montes, rasguñó las llanuras guardadas por la hilera rural de las derechas alamedas bifrontes. El terraplén yacente removió su cansancio, se abrió como una mano desesperada el cerro, en cabalgatas ebrias galopaban las nubes arrancando de Dios, de la tierra y del cielo. A dónde vas ahora? A mis ojos se enredan aromos rubios en los campos de Loncoche. Es el viento que agita los meses, el silbido de un tren, el paso de la temperatura sobre el lecho, un opaco sonido de sombra que cae como trapo en lo interminable, una repetición de distancias, un vino de color confundido, un paso polvoriento de vacas bramando. Yo oigo el sueño de viejos compañeros y mujeres amadas, sueños cuyos latidos me quebrantan: su material de alfombra piso en silencio, su luz de amapola muerdo con delirio. Hay en la boca el sabor, la sal del dormido. Mi corazón, es tarde y sin orillas, el día como un pobre mantel puesto a secar oscila rodeado de seres y extensión: de cada ser viviente hay algo en la atmósfera: mirando mucho el aire aparecerían mendigos, abogados, bandidos, carteros, costureras, y un poco de cada oficio, un resto humillado quiere trabajar su parte en nuestro interior. Yo busco desde antaño, yo examino sin arrogancia, conquistado, sin duda, por lo vespertino. Dónde termina el arco iris, en tu alma o en el horizonte? Dame la mano desde la profunda zona de tu dolor diseminado. Yo vengo a hablar por vuestra boca muerta. A través de la tierra juntad todos los silenciosos labios derramados y desde el fondo habladme toda esta larga noche como si yo estuviera con vosotros anclado, contadme todo, cadena a cadena, eslabón a eslabón, y paso a paso, afilad los cuchillos que guardasteis, ponedlos en mi pecho y en mi mano, como un río de rayos amarillos, como un río de tigres enterrados, y dejadme llorar, horas, días, años, edades ciegas, siglos estelares. Dadme el silencio, el agua, la esperanza. Dadme la lucha, el hierro, los volcanes. Hablad por mis palabras y mi sangre. El Amor Qué tienes, qué tenemos, qué nos pasa? Ay, nuestro amor es una cuerda dura que nos amarra hiriéndonos y si queremos salir de nuestra herida, separarnos, nos hace un nuevo nudo y nos condena a desangramos y quemarnos juntos. Qué tienes? Y qué vacía por el mundo ibas como una jarra de color de trigo sin aire, sin sonido, sin substancia! Yo busqué en vano en ti profundidad para mis brazos que excavan, sin cesar, bajo la tierra: bajo tu piel, bajo tus ojos nada, bajo tu doble pecho levantado apenas una corriente de orden cristalino que no sabe por qué corre cantando. Por qué, por qué, por qué, amor mío, por qué? A tu boca elevada a la luz o a la luna se agregaron los pétalos de un día consumido, y ayer viene trotando por su calle sombría para que recordemos su rostro que se ha muerto. Oda A La Sal Esta sal del salero yo la vi en los salares. Sé que no van a creerme, pero canta, canta la sal, la piel de los salares, canta con una boca ahogada por la tierra. Me estremecí en aquellas soledades cuando escuché la voz de la sal en el desierto. Cerca de Antofagasta toda la pampa salitrosa suena: es una voz quebrada, un lastimero canto. Luego en sus cavidades la sal gema, montaña de una luz enterrada, catedral transparente, cristal del mar, olvido de las olas. Preservadora de las antiguas bodegas del navío, descubridora fuiste en el océano, materia adelantada en los desconocidos, entreabiertos senderos de la espuma. El Hijo Ay hijo, sabes, sabes de dónde vienes? De un lago con gaviotas blancas y hambrientas. Así llegaste al mundo. Pero ella para verme y para verte un día atravesó los mares y yo para abrazar su pequeña cintura toda la tierra anduve, con guerras y montañas, con arenas y espinas. Eras la boina gris y el corazón en calma. Y las hojas caían en el agua de tu alma. Apegada a mis brazos como una enredadera, las hojas recogían tu voz lenta y en calma. Hoguera de estupor en que mi sed ardía. Dulce jacinto azul torcido sobre mi alma. Cielo desde un navío. Campo desde los cerros. Tu recuerdo es de luz, de humo, de estanque en calma! Hojas secas de otoño giraban en tu alma. Por qué Cristóbal Colón no pudo descubrir a España? De dónde saca tantas hojas la primavera de Francia? Dónde puede vivir un ciego a quien persiguen las abejas? Si se termina el amarillo con qué vamos a hacer el pan? Maligna, la verdad, qué noche tan grande, qué tierra tan sola! He llegado otra vez a los dormitorios solitarios, a almorzar en los restaurantes comida fría, y otra vez tiro al suelo los pantalones y las camisas, no hay perchas en mi habitación, ni retratos de nadie en las paredes. Fue adonde a mí me perdieron que logré por fin encontrarme? Era de plata verde su armadura y sus ojos eran como el agua marina. Sus manos y su rostro eran de trigo. Habla, le dije, caballero Jorge, no puedo oponer sino el aire a tus estrofas. De hierro y sombra fueron, de diamantes oscuros y cortadas quedaron en el frío de las torres de España, en la piedra, en el agua, en el idioma. Ay si pudiera morder una manzana, tocar la polvorosa suavidad de la harina. Ay si de nuevo el canto… No a la muerte daría mi palabra… Creo que el tiempo oscuro nos cegó el corazón y sus raíces bajaron y bajaron a las tumbas, comieron con la muerte. Sentencia y oración fueron las rosas de aquellas enterradas primaveras y, solitario trovador, anduve callado en las moradas transitorias: todos los pasos iban a una solemne eternidad vacía. Miré y el caballero de piedra era de aire. Ya no estaba en la silla. Por la abierta ventana se extendían las tierras, los países, la lucha, el trigo, el viento. Gracias, dije, don Jorge, caballero. Y volví a mi deber de pueblo y canto. Allí también quisiera dejar dormir mi sangre rodeando tu dulzura. Como las bestias grises que en los potreros pastan, y en los potreros se aman, como las bestias grises! Como el latido de las corolas abiertas dividiendo la joya futura de la siembra, como el latido de las corolas abiertas! Empujado por los designios de la tierra como una ola en el mar hacia ti va mi cuerpo. Me Peina El Viento Los Cabellos Me peina el viento los cabellos como una mano maternal: abro la puerta del recuerdo y el pensamiento se me va. Son otras voces las que llevo, es de otros labios mi cantar: hasta mi gruta de recuerdos tiene una extraña claridad! Frutos de tierras extranjeras, olas azules de otro mar, amores de otros hombres, penas que no me atrevo a recordar. Y el viento, el viento que me peina como una mano maternal! Mi verdad :se pierde en la noche: no tengo noche ni verdad! Tendido en medio del camino deben pisarme para andar. Pasan por mí sus corazones ebrios de vino y de soñar. Yo soy un puente inmóvil entre tu corazón y la eternidad. Si me muriera de repente no dejaría de cantar! Madrigal Escrito En Invierno En el fondo del mar profundo, en la noche de largas listas, como un caballo cruza corriendo tu callado callado nombre. Ahora bien, en lo largo y largo, de olvido a olvido residen conmigo los rieles, el grito de la lluvia: lo que la oscura noche preserva. Acógeme en la tarde de hilo cuando el anochecer trabaja su vestuario, y palpita en el cielo una estrella llena de viento. Siguió, siguió hasta donde vive el mar. Cerró los ojos, lo cubrió la hierba. Respiró toda la distancia verde. Por qué no enseñan a sacar miel del sol a los helicópteros? Dónde dejó la luna llena su saco nocturno de harina? Hela aquí tu ternura de ojos dulces que esperan. Hela aquí, boca tuya, palabra nunca dicha. Siento que se me suben los musgos de tu pena y me crecen a tientas en el alma infinita. Era esto el abandono, y lo sabías, era la guerra oscura del corazón y todos, era la queja rota de angustias conmovidas, y la ebriedad, y el deseo, y el dejarse ir, y era eso mi vida, era eso que el agua de tus ojos llevaba, era eso que en el hueco de tus manos cabía. Ah, mariposa mía y arrullo de paloma, ah vaso, ah estero, ah compañera mía! Te llegó mi reclamo, dímelo, te llegaba, en las abiertas noches de estrellas frías ahora, en el otoño, en el baile amarillo de los vientos hambrientos y las hojas caídas? Dímelo, me sentiste trepar hasta tu forma por todos los silencios, y todas las palabras? Yo me sentí crecer..

Se referiría de este modo al comentario de las Lusíadas de Faría. No nos consta que conozca o utilice en su Apologético las Noches claras ni el tomo primero de la Fuente de Aganipe. En source virulento ataque, Espinosa Medrano alude a dos polémicas de la época para reivindicarse como letrado cuzqueño.

Facebook surveys for adults. p pKann man hier sogar einen Partner finden.

La segunda polémica es la de la naturaleza del indio americano, entre la humanidad y la barbarie. Véase a este respecto la introducción.

Lesbian Strap Queens - Sinn Sage.

Que puede auer que contente a los Europeos, que desta suerte dudan? Satyros nos juzgan, Tritones nos presumen, que brutos de alma; en vano se alientan a desmentirnos mascaras de humanidad.

Perdono lo que me cabe A : om. El papagayo es una alusión a una anécdota que se encuentra chicas desnudas extendieron águila y azotaron Macrobio, Saturnalialib.

chicas desnudas extendieron águila y azotaron

El emperador Augusto, de humor amable y espléndido, compra una serie de cuervos amaestrados que le graznan alabanzas. El emperador, divertido por la involuntaria franqueza, compra el cuervo doblando el precio de los anteriores. Segundo, renuncia a desengañar a europeos que tercamente porfían en su error, y constata, para acabar, la vanidad de su empresa intelectual, merecedora de mayor estima en eventuales bestias que en criollos con severos chicas desnudas extendieron águila y azotaron e ingenio.

Spandex pussy Thank you. Subidas de videos para adultos maduros Video Xxxvideo Bf. El rodeo constante, incierto, tan mudo, como las lilas alrededor del convento, o la llegada de la muerte a la lengua del buey que cae a tumbos, guardabajo y cuyos cuernos quieren sonar. Qué reposo emprender, qué pobre esperanza amar, con tan débil llama y tan fugitivo fuego? Contra qué levantar el hacha hambrienta? De qué materia desposeer, huir de qué rayo? Su luz apenas hecha de longitud y temblor arrastra como cola de traje de novia triste aderezada de sueño mortal y palidez. Porque todo aquello que la sombra tocó y ambicionó el desorden, gravita, líquido, suspendido, desprovisto de paz, indefenso entre espacios, vencido de muerte. El 4 Es 4 Para Todos? El 4 es 4 para todos? Son todos los sietes iguales? Cuando el preso piensa en la luz es la misma que te ilumina? Has pensado de qué color es el Abril de los enfermos? Qué monarquía occidental se embandera con amapolas? Entonces no era verdad que vivía Dios en la luna? De qué color es el olor del llanto azul de las violetas? Soy un malvado alguna vez o todas las veces soy bueno? No es blanco el rosal del malvado y negras las flores del bien? Yo voy pasando y veo tu silueta y me parece que es tu corazón el que se cimbra con tu pandereta. Yo pasé ayer y supe tu dolor: dolor que siendo yo quien lo ha sabido es mucho mayor. La fruta de los siglos exprimiendo su jugo en nuestras venas. Me recibes como al viento la vela. Te recibo como el surco a la siembra. Bésame, muérdeme, incéndiame, que yo vengo a la tierra sólo por el naufragio de mis ojos de macho en el agua infinita de tus ojos de hembra! Soneto Xxxviii - Cien Sonetos De Amor Tu casa suena como un tren a mediodía, zumban las avispas, cantan las cacerolas, la cascada enumera los hechos del rocío, tu risa desarrolla su trino de palmera. La luz azul del muro conversa con la piedra, llega como un pastor silbando un telegrama y entre las dos higueras de voz verde Homero sube con zapatos sigilosos. No importa que la luz o la alabanza se derramen y salgan de la copa si fueron un tenaz temblor del vino, si se tiñó tu boca de amaranto. No sé, no me lo digas, no lo sabes. Nadie sabe estas cosas. Y no se arrastra una palabra a veces como una serpiente? No crepitó en tu corazón un nombre como una naranja? De qué río salen los peces? De la palabra platería? Y no naufragan los veleros por un exceso de vocales? Crepita, sí, la hora como fuego o abejas y es verde la tarea de sumergirse en hojas, hasta que hacia la altura es el follaje un mundo centelleante que se apaga y susurra. Sed del fuego, abrasadora multitud del estío que construye un Edén con unas cuantas hojas, porque la tierra de rostro oscuro no quiere sufrimientos sino frescura o fuego, agua o pan para todos, y nada debería dividir a los hombres sino el sol o la noche, la luna o las espigas. Soneto Xxv - Cien Sonetos De Amor Antes de amarte, amor, nada era mío: vacilé por las calles y las cosas: nada contaba ni tenía nombre: el mundo era del aire que esperaba. Todo estaba vacío, muerto y mudo, caído, abandonado y decaído, todo era inalienablemente ajeno, todo era de los otros y de nadie, hasta que tu belleza y tu pobreza llenaron el otoño de regalos. Hombre y mujer talaron montañas y jardines, bajaron a los ríos, treparon por los muros, subieron por los montes su atroz artillería. El amor supo entonces que se llamaba amor. Y cuando levanté mis ojos a tu nombre tu corazón de pronto dispuso mi camino. Como pañuelos blancos de adiós viajan las nubes, el viento las sacude con sus viajeras manos. Innumerable corazón del viento latiendo sobre nuestro silencio enamorado. Viento que la derriba en ola sin espuma y sustancia sin peso, y fuegos inclinados. Se rompe y se sumerge su volumen de besos combatido en la puerta del viento del verano. Los monos trenzaban un hilo interminablemente erótico en las riberas de la aurora, derribando muros de polen y espantando el vuelo violeta de las mariposas de Muzo. Era la noche de los caimanes, la noche pura y pululante de hocicos saliendo del légamo, y de las ciénagas soñolientas un ruido opaco de armaduras volvía al origen terrestre. El jaguar tocaba las hojas con su ausencia fosforescente, el puma corre en el ramaje como el fuego devorador mientras arden en él los ojos alcohólicos de la selva. La Poesía Y fue a esa edad Llegó la poesía a buscarme. No sé, no sé de dónde salió, de invierno o río. Yo no sabía qué decir, mi boca no sabía nombrar, mis ojos eran ciegos, y algo golpeaba en mi alma, fiebre o alas perdidas, y me fui haciendo solo, descifrando aquella quemadura, y escribí la primera línea vaga, vaga, sin cuerpo, pura tontería, pura sabiduría del que no sabe nada, y vi de pronto el cielo desgranado y abierto, planetas, plantaciones palpitantes, la sombra perforada, acribillada por flechas, fuego y flores, la noche arrolladora, el universo. Y yo, mínimo ser, ebrio del gran vacío constelado, a semejanza, a imagen del misterio, me sentí parte pura del abismo, rodé con las estrellas, mi corazón se desató en el viento. Amor mío, qué encuentras en tu pozo cerrado? Algas, ciénagas, rocas? Qué ves con ojos ciegos, rencorosa y herida? No me temas, no caigas en tu rencor de nuevo. Sacude la palabra mía que vino a herirte y déjala que vuele por la ventana abierta. Sonríeme radiosa si mi boca te hiere. No soy un pastor dulce como en los cuentos de hadas, sino un buen leñador que comparte contigo tierra, viento y espinas de los montes. Y suena el corazón como un caracol agrio, llama, oh mar, oh lamento, oh derretido espanto esparcido en desgracias y olas desvencijadas: de lo sonoro el mar acusa sus sombras recostadas, sus amapolas verdes. Si solamente llamaras, su prolongado són, su maléfico pito, su orden de olas heridas, alguien vendría acaso, alguien vendría, desde las cimas de las islas, desde el fondo rojo del mar, alguien vendría, alguien vendría. Alguien vendría, sopla con furia, que suene como sirena de barco roto, como lamento, como un relincho en medio de la espuma y la sangre, como un agua feroz mordiéndose y sonando. Las gentes cruzan el mundo en la actualidad sin apenas recordar que poseen un. Tienen existencia los trajes, color, forma, designio, y profundo lugar en nuestros mitos, demasiado lugar, demasiados muebles y demasiadas habitaciones hay en el mundo, y mi cuerpo vive entre y bajo tantas cosas abatido, con un pensamiento fijo de esclavitud y de cadenas. Bueno, mis rodillas, como nudos, particulares, funcionarios, evidentes, separan las mitades de mis piernas en forma seca: y en realidad dos mundos diferentes, dos sexos diferentes no son tan diferentes como las dos mitades de mis piernas. Sin sensualidad, cortas y duras, y masculinas, son allí mis piernas, y dotadas de grupos musculares como animales complementarios, y allí también una vida, una sólida, sutil, aguda vida sin temblar permanece, aguardando y actuando. En mis pies cosquillosos, y duros como el sol, y abiertos como flores, y perpetuos, magníficos soldados en la guerra gris del espacio, todo termina, la vida termina definitivamente en mis pies, lo extranjero y lo hostil allí comienza, los nombres del mundo, lo fronterizo y lo remoto, lo sustantivo y lo adjetivo que no caben en mi corazón, con densa y fría constancia allí se originan. Soneto Xxiii - Cien Sonetos De Amor Fue luz el fuego y pan la luna rencorosa, el jazmín duplicó su estrellado secreto, y del terrible amor las suaves manos puras dieron paz a mis ojos y sol a mis sentidos. Oh amor, cómo de pronto, de las desgarraduras hiciste el edificio de la dulce firmeza, derrotaste las uñas malignas y celosas y hoy frente al mundo somos como una sola vida. Es verdad que en el hormiguero los sueños son obligatorios? Sabes qué meditaciones rumia la tierra en el otoño? Por qué no dar una medalla a la primera hoja de oro? Observa con sus ojos sin color, sin mirada, lento, y pasa temblando, sin presencia ni sombra: los sonidos lo arrugan, las cosas lo traspasan, su transparencia hace brillar las sillas sucias. Quién es ese fantasma sin cuerpo de fantasma, con sus pasos livianos como harina nocturna y su voz que sólo las cosas patrocinan? Los muebles viajan llenos de su ser silencioso como pequeños barcos dentro del viejo barco, cargados de su ser desvanecido y vago: los roperos, las verdes carpetas de las mesas, el color de las cortinas y del suelo, todo ha sufrido el lento vacío de sus manos, y su respiración ha gastado las cosas. Solamente las aguas rechazan su influencia, su color y su olor de olvidado fantasma, y frescas y profundas desarrollan su baile como vidas de fuego, como sangre o perfume, nuevas y fuertes surgen, unidas y reunidas. El Sueño Andando en las arenas yo decidí dejarte. Pisaba un barro oscuro que temblaba, y hundiéndome y saliendo decidí que salieras de mí, que me pesabas como piedra cortante, y elaboré tu pérdida paso a paso: cortarte las raíces, soltarte sola al viento. Ay, en ese minuto, corazón mío, un sueño con sus alas terribles te cubría. Te sentías tragada por el barro, y me llamabas y yo no acudía, te ibas, inmóvil, sin defenderte hasta ahogarte en la boca de arena. Me moriré besando tu loca boca fría, abrazando el racimo perdido de tu cuerpo, y buscando la luz de tus ojos cerrados. Y así cuando la tierra reciba nuestro abrazo iremos confundidos en una sola muerte a vivir para siempre la eternidad de un beso. Soneto Xxxix - Cien Sonetos De Amor Pero olvidé que tus manos satisfacían las raíces, regando rosas enmarañadas, hasta que florecieron tus huellas digitales en la plenaria paz de la naturaleza. El azadón y el agua como animales tuyos te acompañan, mordiendo y lamiendo la tierra, y es así cómo, trabajando, desprendes fecundidad, fogosa frescura de claveles. Amor y honor de abejas pido para tus manos que en la tierra confunden su estirpe transparente, y hasta en mi corazón abren su agricultura, de tal modo que soy como piedra quemada que de pronto, contigo, canta, porque recibe el agua de los bosques por tu voz conducida. Amiga, No Te Mueras Amiga, no te mueras. Óyeme estas palabras que me salen ardiendo, y que nadie diría si yo no las dijera. Amiga, no te mueras. Yo soy el que te espera en la estrellada noche. El que bajo el sangriento sol poniente te espera. Miro caer los frutos en la tierra sombría. Miro bailar las gotas del rocío en las hierbas. En la noche al espeso perfume de las rosas, cuando danza la ronda de las sombras inmensas. Bajo el cielo del sur, el que te espera cuando el aire de la tarde como una boca besa. El que trajo en los brazos jacintos amarillos. Y rosas desgarradas. Y amapolas sangrientas. El que cruzó los brazos por esperarte, ahora. El que quebró sus arcos. El que dobló sus flechas. Yo soy el que en los labios guarda sabor de uvas. Racimos refregados. Mordeduras bermejas. El que te llama desde las llanuras brotadas. Yo soy el que en la hora del amor te desea. El aire de la tarde cimbra las ramas altas. Ebrio, mi corazón, bajo Dios, tambalea. El río desatado rompe a llorar y a veces se adelgaza su voz y se hace pura y trémula.. Retumba, atardecida, la queja azul del agua. Amiga, no te mueras! El que cortó jacintos para tu lecho, y rosas. Tendido entre las hierbas yo soy el que te espera! Soneto Lxxxii - Cien Sonetos De Amor Noche Amor mío, al cerrar esta puerta nocturna te pido, amor, un viaje por oscuro recinto: cierra tus sueños, entra con tu cielo en mis ojos, extiéndete en mi sangre como en un ancho río. Adiós, adiós, cruel claridad que fue cayendo en el saco de cada día del pasado, adiós a cada rayo de reloj o naranja, salud oh sombra, intermitente compañera! No sé quién vive o muere, quién reposa o despierta, pero es tu corazón el que reparte en mi pecho los dones de la aurora. Soneto Lxxxvii - Cien Sonetos De Amor Noche Las tres aves del mar, tres rayos, tres tijeras cruzaron por el cielo frío hacia Antofagasta, por eso quedó el aire tembloroso, todo tembló como bandera herida. Soledad sostenida por un constante rostro como una grave flor sin cesar extendida hasta abarcar la pura muchedumbre del cielo. Volaban alas frías del mar, del Archipiélago, hacia la arena del Noroeste de Chile. Y la noche cerró su celeste cerrojo. Soneto Lxxxviii - Cien Sonetos De Amor El mes de Marzo vuelve con su luz escondida y se deslizan peces inmensos por el cielo, vago vapor terrestre progresa sigiloso, una por una caen al silencio las cosas. Por suerte en esta crisis de atmósfera errabunda reuniste las vidas del mar con las del fuego, el movimiento gris de la nave de invierno, la forma que el amor imprimió a la guitarra. Soneto Xxix - Cien Sonetos De Amor Vienes de la pobreza de las casas del Sur, de las regiones duras con frío y terremoto que cuando hasta sus dioses rodaron a la muerte nos dieron la lección de la vida en la greda. Muchacha, has conservado tu corazón de pobre, tus pies de pobre acostumbrados a las piedras, tu boca que no siempre tuvo pan o delicia. Eres del pobre Sur, de donde viene mi alma: en su cielo tu madre sigue lavando ropa con mi madre. Por eso te escogí, compañera. Soneto Xli - Cien Sonetos De Amor Desdichas del mes de Enero cuando el indiferente mediodía establece su ecuación en el cielo, un oro duro como el vino de una copa colmada llena la tierra hasta sus límites azules. Soneto Xlvi - Cien Sonetos De Amor De las estrellas que admiré, mojadas por ríos y rocíos diferentes, yo no escogí sino la que yo amaba y desde entonces duermo con la noche. De la ola, una ola y otra ola, verde mar, verde frío, rama verde, yo no escogí sino una sola ola: la ola indivisible de tu cuerpo. Todas las gotas, todas las raíces, todos los hilos de la luz vinieron, me vinieron a ver tarde o temprano. Yo quise para mí tu cabellera. Y de todos los dones de mi patria sólo escogí tu corazón salvaje. Soneto Xxvi - Cien Sonetos De Amor Ni el color de las dunas terribles en Iquique, ni el estuario del Río Dulce de Guatemala, cambiaron tu perfil conquistado en el trigo, tu estilo de uva grande, tu boca de guitarra. Oh corazón, oh mía desde todo el silencio, desde las cumbres donde reinó la enredadera hasta las desoladas planicies del platino, en toda patria pura te repitió la tierra. Significa Sombras Qué esperanza considerar, qué presagio puro, qué definitivo beso enterrar en el corazón, someter en los orígenes del desamparo y la inteligencia, suave y seguro sobre las aguas eternamente turbadas? Ay, que lo que yo soy siga existiendo y cesando de existir, y que mi obediencia se ordene con tales condiciones de hierro que el temblor de las muertes y de los nacimientos no conmueva el profundo sitio que quiero reservar para mí eternamente. El Miedo Todos me piden que dé saltos, que tonifique y que futbole, que corra, que nade y que vuele. Muy bien. Qué pasa? Todos me aconsejan que viaje, que entre y que salga, que no viaje, que me muera y que no me muera. No importa. Todos ven las dificultades de mis vísceras sorprendidas por radioterribles retratos. No estoy de acuerdo. Todos pican mi poesía con invencibles tenedores buscando, sin duda, una mosca. Tengo miedo. Tengo miedo de todo el mundo, del agua fría, de la muerte. Soy como todos los mortales, inaplazable. Soneto Lxxiv - Cien Sonetos De Amor Tarde El camino mojado por el agua de Agosto brilla como si fuera cortado en plena luna, en plena claridad de la manzana, en mitad de la fruta del otoño. Neblina, espacio o cielo, la vaga red del día crece con fríos sueños, sonidos y pescados, el vapor de las islas combate la comarca, palpita el mar sobre la luz de Chile. Todo se reconcentra como el metal, se esconden las hojas, el invierno enmascara su estirpe y sólo ciegos somos, sin cesar, solamente. En hileras nunca fue tan marcial como en la feria, los hombres entre las legumbres con sus camisas blancas eran mariscales de las alcachofas, las filas apretadas, las voces de comando, y la detonación de una caja que cae, pero entonces viene María con su cesto, escoge una alcachofa, no le teme, la examina, la observa contra la luz como si fuera un huevo, la compra, la confunde en su bolsa con un par de zapatos, con un repollo y una botella de vinagre hasta que entrando a la cocina la sumerge en la olla. Así termina en paz esta carrera del vegetal armado que se llama alcachofa, luego escama por escama desvestimos la delicia y comemos la pacífica pasta de su corazón verde. En mi patria hay un río. Ven conmigo. La noche al monte sube. El hambre baja al río. Quiénes son los que sufren? No sé, pero son míos. Cantares La parracial rosa devora y sube a la cima del santo: con espesas garras sujeta el tiempo al fatigado ser: hincha y sopla en las venas duras, ata el cordel, pulmonar, entonces largamente escucha y respira. Morir deseo, vivir quiero, herramienta, perro infinito, movimiento de océano espeso con vieja y negra superficie. Para quién y a quién en la sombra mi gradual guitarra resuena naciendo en la sal de mi ser como el pez en la sal del mar? Ay, qué continuo país cerrado, neutral, en la zona del fuego, inmóvil, en el giro terrible, seco, en la humedad de las cosas. Entonces, entre mis rodillas, bajo la raíz de mis ojos, prosigue cosiendo mi alma: su aterradora aguja trabaja. Sobrevivo en medio del mar, solo y tan locamente herido, tan solamente persistiendo, heridamente abandonado. Soneto Lxxii - Cien Sonetos De Amor Tarde Amor mío, el invierno regresa a sus cuarteles, establece la tierra sus dones amarillos y pasamos la mano sobre un país remoto, sobre la cabellera de la geografía. Adelante, ruedas, naves, campanas, aviones acerados por el diurno infinito hacia el olor nupcial del archipiélago, por longitudinales harinas de usufructo! Soneto Xlv - Cien Sonetos De Amor No estés lejos de mí un solo día, porque cómo, porque, no sé decirlo, es largo el día, y te estaré esperando como en las estaciones cuando en alguna parte se durmieron los trenes. Hago rojas señales sobre tus ojos ausentes que olean como el mar a la orilla de un faro. Sólo guardas tinieblas, hembra distante y mía, de tu mirada emerge a veces la costa del espanto. Galopa la noche en su yegua sombría desparramando espigas azules sobre el campo. Honor a tus dos manos que vuelan preparando los blancos resultados del canto y la cocina, salve! Aquellos bruscos ríos con aguas y amenazas, aquel atormentado pabellón de la espuma, aquellos incendiaron panales y arrecifes son hoy este reposo de tu sangre en la mía, este cauce estrellado y azul como la noche, esta simplicidad sin fin de la ternura. Porque el amor, mientras la vida nos acosa, es simplemente una ola alta sobre las olas, pero ay cuando la muerte viene a tocar a la puerta hay sólo tu mirada para tanto vacío, sólo tu claridad para no seguir siendo, sólo tu amor para cerrar la sombra. El Alfarero Todo tu cuerpo tiene copa o dulzura destinada a mí Cuando subo la mano encuentro en cada sitio una paloma que me buscaba, como si te hubieran, amor, hecho de arcilla para mis propias manos de alfarero. Tus rodillas, tus senos, tu cintura faltan en mí como en el hueco de una tierra sedienta de la que desprendieron una forma, y juntos somos completos como un solo río, como una sola arena. Esclava mía! Cuando de ti se alejan vuelven a mí mis pasos. Mi propio latigazo cae sobre mi vida. Huyendo como un coro de nieblas perseguidas. Junto a mí, pero dónde? Y lo que estando lejos bajo mis pies camina. Y lo que en mi alma crece como el musgo en las ruinas. En la arena la victoria dejó sus pies perdidos. Soy un pobre hombre dispuesto a amar a sus semejantes. No sé quién eres. Te amo. No doy, no vendo espinas. Yo pagué la vileza con palomas. Y en nombre de mi cambiante amor proclamo la pureza. La muerte es sólo piedra del olvido. Te amo, beso en tu boca la alegría. Traigamos leña. Haremos fuego en la montaña. Soneto Lxxi - Cien Sonetos De Amor Tarde De pena en pena cruza sus islas el amor y establece raíces que luego riega el llanto, y nadie puede, nadie puede evadir los pasos del corazón que corre callado y carnicero. Sólo en las tierras altas del follaje con nieve nace una risa como la tuya, bienamante, es la risa del aire desatado en la altura, costumbres de araucaria, bienamada. Y se cuentan cosas terribles de un hombre y de una mujer que después de muchos trajines y muchas consideraciones hacen algo insustituible, se acuestan en una sola cama. Yo me pregunto si las ranas se vigilan y se estornudan, si se susurran en las charcas contra las ranas ilegales, contra el placer de los batracios. Ya los caminos tienen ojos, los parques tienen policía, son sigilosos los hoteles, las ventanas anotan nombres, se embarcan tropas y cañones decididos contra el amor, trabajan incesantemente las gargantas y las orejas, y un muchacho con su muchacha se obligaron a florecer volando en una bicicleta. Soneto Lxxxiii - Cien Sonetos De Amor Noche Es bueno, amor, sentirte cerca de mí en la noche, invisible en tu sueño, seriamente nocturna, mientras yo desenredo mis preocupaciones como si fueran redes confundidas. La Pobreza Ay no quieres, te asusta la pobreza, no quieres ir con zapatos rotos al mercado y volver con el viejo vestido. Amor, no amamos, como quieren los ricos, la miseria. Nosotros la extirparemos como diente maligno que hasta ahora ha mordido el corazón del hombre. Con que si Camoens se parece en los mismos misterios por una parte a Virgilio y a Homero, y por otra a la divina Escritura , la consecuencia es que las Escrituras en lo misterioso se parecen a Virgilio y a Homero, que es otra pajarada Colígese precisamente de aquel axioma dialéctico: quae sunt eadem uni tertio Pues si dos estatuas del César se parecen al César, sin duda se parecen entre sí. Luego si la Escritura y la Eneida se parecen a la Lusiada porque esta se parece a ellas en lo misterioso , asemejarse han entre sí en eso mismo la Eneida y la Escritura , Virgilio y Ezequiel, Homero y San Mateo. Aquí pudiera exclamar el apóstol: Quae societas luci ad tenebras? Quae autem conventio Christi ad Belial? Qui autem consensus templo Dei cum idolis? Por aquellas ranas de Egipto, plaga inmunda de la gitana obstinación, significó el Espíritu Santo a los poetas del siglo y metrificadores profanos, por ser ese vulgo asqueroso de los charcos, esa ruidosa y verdinegra progenie del cieno, símbolo del coro poético dice Ruperto Abad cuyas voces roncas embaucaron en los teatros al mundo, cambiando con el estrépito el aplauso de las gentes: Qui iustius comparantur foeditati ranarum quam poetae perstrepentes in theatris ridicula figmenta fabularum? Verdad que aun contra sí confesó Aristófanes, cuando introdujo a Baco ir al infierno al examen de los mejores poetas que tuvo Grecia, donde Carón le prometió un coro de ranas que le cantasen como cisnes:. Quos cantus, obsecro? Ranarum, velut olorum. Aquae paludosa stirps, laudum modos consonos dicamus hic concentibus canoris, etc. Y ciertamente que aunque a los mejores poetas del orbe en el cieno de la profanidad y erudición mundana los admiremos cisnes, otra cosa son al viso de la verdad y al desengaño de las Escrituras Pudiéramos compilar un libro [f. Lo que él acertó siempre se lo confesaremos, ni es de nuestra ingenuidad negarle los aplausos a la virtud por envidia o trampearles el conocimiento a los méritos con malignidad. Confiteorque tulit, nec enim benefacta maligne Detrectare meum est… En esa facultad cronística merece todo aprecio. Cualquier juicio desnudo de pie y pierna sobra para narrar con agrado, mas no cualquiera voz basta para cantar con delicias. Requieren los versos gran talento y elocuencia suma para su belleza y estimación; la historia de cualquier manera escrita deleita: carmini est parva gratia, nisi eloquentiae sit summa: historia quoquo modo scripta delectat Son los hombres naturalmente noveleros, por la genuina curiosidad con que nacen de saberlo todo. Sunt enim homines natura curiosi — prosigue Plinio — et qualibet nuda rerum cognitione capiuntur, ut qui sermunculis etiam fabellisque ducantur Esta es la razón que aquel gran juicio da de que historia cualquiera agrade y no regale poesía cualquiera. Del mesmo sentir fue Alciato, que reconoció en la historia tan de suyo el agrado y tan nativo el ganarse al lector para su aplauso, que dice no ha menester atavíos el estilo historial, pues aun el desaliñado aplace, y cualque mediocre narración es gustosa: Tantum ex se jucunda est lectorisque gratiam aucupatur, ut quoquo modo scripta sit, lectio eius plurimum delectet Nace esta majestad en la historia del mismo objeto y ministran las materias todo el hechizo de las atenciones. Las proezas, hazañas y facciones ínclitas del valor lusitano, en cualquiera pluma fueran muy plausibles. Su estilo es bien trabado, limpio, expresivo, libre, acre y propio: nacido para engazar anales. Con que eso que toca de paso, ya que no sea su principal intento, lo parece, porque es su principal habilidad. Porque, como hemos dicho, ha de descollarse sobre lo sumo de la elocución la poesía para ser venerada: Carmini est parva gratia, nisi eloquentia sit summa, historia quoquo modo scripta delectat Finalmente cada uno se tenga su alma en su palma, pero no haga comparación de Góngora con Luis de Camoens, porque los estilos y asuntos a que cada uno se dio no lo sufren. Pretendo sólo reírme de todos aquellos que pretendieren medir con una misma vara a los dos en esto que se llama espíritu poético científico, ejecutado en obras artificiosas y profundas, con principio, medio y fin. Esto digo yo de los que acertaron a leer enteramente estos dos autores, que de los que dicen que Góngora es mejor que el Camoens, no solo sin haber entendido al Camoens, sino ni leídole de que hay muchos , aun después de muerto espero reírme. De un consumado astrólogo y un excelente pintor, mal se puede dar la ventaja a ninguno, si cada cual es primoroso en su facultad. Comparar un esgrimidor con un citarista es ignorar que se ha de convenir en la especie para regular los excesos en la cualidad. Rogatus Pyrrus Caphias an Phytion melior musicus videretur, Polyperconta meliorem ducem respondit Respuesta que con el despropósito envolvió dos reprehensiones. Infelice es este hombre en imponer errores, porque solo descubre los suyos. Vea ahora Faría en qué sentido o manera le cabe a Marcial el blasón glorioso de que le nombrasen Virgilio. Porque siendo Góngora otro Marcial como él quiere , con ese mismo título pueden aclamarle Homero, puesto que siendo por sus burlas poeta jocoso y no heroico, tan lejos estaba Marcial de llamarse Virgilio como Góngora de apellidarse Homero Y ahora dice que es un Marcial en las burlas. Con que siendo Marcial poeta doctísimo, cuya erudición y letras sólo en el comento del primer libro de sus Epigramas hizo como dice Faría gastar una resma de papel a Nicolao Peroto , venimos a inferir que las burlas también envuelven doctitud, y que si Góngora es Marcial por lo festivo, ha venido a confesar que constan de ciencia sus sales, pues las de Marcial aclamó Plinio bullendo ingenio y erudición, como dice Crinito: Relata sunt a C. Plinio permulta de ingenio et eruditione Val. Martialis Luego el gracejo no desdeña la doctrina, luego amigarse pudieron el donaire y la erudición. Añade que no iguala Góngora al Camoens en obras científicas y profundas, que tienen principio, medio y fin A que [f. La una, si Marcial y Estacio juntos igualan al Camoens. Y eso mismo le diremos a él cuando entre Góngora y Camoens se alterque sobre la primacía. Concluye Faría que aun después de muerto se ha de reír de los que hicieren aquella comparación La risibilidad, perfección fue de naturaleza racional: en el medio consiste la humanidad, en quien falta es bruto, en quien sobra es bobo. Que Octavio es rey, César fiero. Mirad si con dos razones vencemos tantas opuestas sinrazones: caeterum ad haec quae obiecistis, numera an binis verbis respondeam Cese aquí la pluma, cese ya el celo de sacudir calumnias, de persuadir escarmientos. No queremos obelar muchos desaciertos que pudiéramos en todas las obras de Faría, por ser bajeza acechar ajenos yerros, cuando tan de cosecha los tiene el caudal de los mortales. Si algunos notamos arriba, pasen a pesar de nuestra modestia, ya porque primero lo aprendimos de Faría, ya porque la verdad provocada se venga con acerbidad. Si fue culpa el hipérbaton, descuéntese por sus muchos primores. Quis ferat rhamnos illos humi repentes —dice Matías Hauzeur— et solis spinis ac aculeis satyricis gloriosos supra cedros Libani regnare praesumentes? Y que él se daba por contento y satisfecho que la harina de los escritos de sus estudiosos secuaces fuese en la plaza mercadería corriente y vendible. Y que los judiciosos y cortesanos ingenios ocultaban los defectos de los sabios y estudiosos escritores que los mal intencionados publicaban. Y que la profesión de sacar de los poemas ajenos solas las inmundicias era oficio solamente de viles y hediondos escarabajos que, con los asquerosos [f. Verdaderamente que a los hombres del tamaño de don Luis no se ha de calumniar si hay seso, sino cambiar las censuras en respetos. Esa es la distancia de los hombres grandes a los otros, porque de los que escriben con pocos aciertos se entiende que por yerro acertaron algo , y de los que con muchos aciertos escriben, se entiende que nos dan a entender que se descuidaron para darnos qué cuidar, o que no cuidaron de eso para enseñarnos que de menudencias no cuidan espíritus sublimes. Así pues, a quien mucho acierta no se le ha de ajar la veneración por tropiezos leves, porque a la humanidad es imposible la perfección y el yerro en ella es menos de admirar que el acierto, y así la buena dicha consiste solo en errar menos uno que otro. Viva pues el culto y floridísimo Góngora, viva a pesar de las envidias, rumpantur et ilia Codro Boetis oliuiferi Gongora primus honor. Vive a pesar de la emulación, pues duras a despecho de la mortalidad. Dixi Esta filacteria de la portadilla se superpone al sol en el que aparece el blasón de Luis Méndez de Haro, significando así la aspiración de que el valido, sinécdoque de la Corte, desvíe su mirada de Europa a las Indias. Al rey nuestro señor Felipe Cuarto el Grande. Así la envidia quiere infectar lo bueno pero no puede. En la príncipe Parisiis: apud Claudium Fremy, via Iacobeae ad insigne Sancti Martini, , la versión latina no concuerda con la de Espinosa Medrano Muscae, inquit ille, oleo immorientes atque imputrescentes Lo mismo ocurre con la edición de Coloniae Agrippinae, apud Ionnem Birckmannum , Nacianceno 81, y f. Omnium etenim rerum fortissima est veritas, ut cum Esdra censeo Nacianceno a: ; b: Es probable sin embargo que Espinosa Medrano tomara la cita de alguna poliantea, como por ejemplo la de Jano Gruter, Florilegii magni seu Polyantheae Argentorati: sumptibus Haeredum Lazari Zetzneri, , que abre su sección dedicada a la envidia, Invidiae , con la cita de Nazianzenus , referida escuetamente como Orat. Antes de entrar a debatir la naturaleza trinitaria de la divinidad, verdadero tema de su discurso, el teólogo lanza una invectiva contra los críticos que entablan falsas disputas para confundir a los ortodoxos con argumentos nimios cap. Véase Galbarro García, Sus sermones agradaban y fue misionero de indios. En , una carta del arzobispo de Lima, Pedro de Villagómez, al rey Felipe IV, fechada a 26 de julio, acredita la categoría del franciscano, propuesto como obispo por la cabeza seglar de la Iglesia peruana. Firma pues su aprobación para Espinosa Medrano como provincial de la orden franciscana en Lima. En viaja del virreinato a España para tratar de publicar su obra, que fue censurada Eguiluz La comisión de la aprobación por el arzobispo de Lima y la fórmula protocolaria de cierre se repiten en otra censura, firmada por el mismo Juan Jiménez de Montalvo, a otro de los firmantes de los preliminares del Apologético , el doctor Bravo de Paredes y Quiñones, autor del Sermón en la solemnidad de la Virgen María Lima: s. Véase Bravo de Paredes y Quiñones f. Véase Migne Es probable que esté tomada de una fuente indirecta, que podría ser la exitosa obra del jesuita Benedicto Pereira, Commentariorum in Danielem prophetam libri sexdecim Romae: apud Georgium Ferrarium, La cita se encuentra en el libro primero de los Commentarii in Ezechielem prophetam de San Jerónimo Migne b: col. Véase por ejemplo, con la leccion traída por Migne, los Opera omnia de San Jerónimo Parisiis: apud Claudium Chevallonium, anno , vol. Espinosa Medrano también repite la misma fórmula en su censura al mismo escrito de su maestro f. Ciudad de los Reyes, Lima. El provisor de los Reyes es su arzobispo, el abajo firmante y ya mencionado Pedro de Villagómez. Véase Pouncey Sobre el origen del criollismo peruano, véase Lavallé y Asimismo, sobre la importancia dada por los autores americanos a la recepción europea, véase Domínguez Camargo Agradezco a Luis Castellví Laukamp las referencias apuntadas en esta nota. Así acusa El Lunarejo a Faría de no escarmentar en la vil fama de Eróstrato, insinuando que el portugués pretende ser recordado blasfemando de la obra de Luis de Góngora, una obra digna de las maravillas del mundo. Es muy probable que el título de comisario del Santo Oficio mencionado en los Anales del Cuzco sea posterior a la publicación de los edictos de la fe y corresponda al título con el que se le recordaba en el cabildo. Nacido entre y en Lima, de un padre español letrado y de una madre criolla panameña, es canónigo de la catedral de Cuzco desde y provisor y vicario general del obispo Pedro de Ortega y Sotomayor a partir de Debido a la muerte de dicho obispo y a la de su sucesor inmediato en el transcurso del viaje hacia la ciudad andina, fue de a provisor de la sede vacante del obispado cuzqueño. Véase Guibovich y Domínguez A : Scil. A : Met. La frase era un adagio trillado, que apenas traía a la memoria su origen ovidiano. Sin embargo, en este punto del panegírico que le dedica Alonso Bravo a Espinosa Medrano, puede tener especial relieve en la composición de una isotopía solar, puesto que pertenece al inicio del libro segundo de las Metamorfosis , en el que Ovidio describe el palacio del Sol: las luces de Espinosa Medrano, que Alonso Bravo acaba de mencionar, el brillo de El Lunarejo y sus centellas, le convierten en un émulo del astro del día, y este panegírico tiene su fuente, aunque distante, en el palacio solar de Ovidio. No he alcanzado a encontrar esta antonomasia en Budeo. Como símbolo de los censores críticos aparece en la anécdota de la reprobación de Venus, que Alonso Bravo atribuye a Budeo. Esta obra de Caussin gozó de amplia difusión y fue varias veces reeditada Fumaroli Critici Censores. La anécdota de la reprobación de Venus se halla también en los Adagia de Erasmo, que la encuentra en Filostrato Erasmo B : Rouill. A ] in Histor. Alonso Bravo hace mención de la Historia generalis plantarum de Guillaume Rouillé mientras que Caussin no da referencia alguna de su apólogo. La obra en cuestión, del botanista Jacques Daléchamps, fue editada por Guillaume Rouillé o Roville en y A : Cov. B ] embl. Aparece aquí alterada en el pronombre final, que pasa de nos a eum , porque Alonso Bravo copia literalmente la cita, como lo indica su marginalia, del margen del capítulo 32 del libro 1 de los Emblemas morales Zaragoza: por Alfonso Rodríguez, de Juan de Orozco y Covarrubias, donde se lee Orozco y Covarrubias f. Véase Orozco y Covarrubias f. B : Adgust A ] tract. Véanse las Noticias cronológicas de la gran ciudad del Cuzco de Diego de Esquivel y Navia , tomo 2: A la pregunta, por tanto de si responde el ofendido don Luis, la respuesta implícita es sí: tanta es la elocuencia de El Lunarejo, verdadero Góngora redivivo. IX, 81, v. I, 1, v. IV, 32, v. Sobre este epigrama y sobre el uso del epigrama en las polémicas literarias anteriores a la gongorina véase Laurens y Góngora ha de estimar a la culta rosa que constituye el Apologético , que, como rosa, es corona de don Luis y que, por otra parte, lo defiende con sus espinas, procedentes del nombre de El Lunarejo. Así lo cuenta la Teogonía de Hesíodo en los versos y siguientes Hesíodo y también Poliziano en sus Stanze Fiorenza: appresso Bartolomeo Sermartelli, , I, , v. Véase, sobre la huella de estos pies floridos en el Nacimiento de Venus y La primavera de Botticelli: Warburg y En particular, la capacidad germinadora del pie de Venus tiene especial relación con la rosa, nacida de una herida del talón de la diosa, que al sangrar enrojeció la flor véase Vescovo El Apologético es aquí la culta rosa cuyo color rojo proviene de las heridas de Góngora y no de la sangre lasciva de Venus. Francisco de Valverde opone dos referentes antiguos: por una parte la lasciva Venus y la bajeza del pie, por otra la docta Palas y la nobleza de la mano. Fue elegido alcalde ordinario el año de Esquivel , tomo 2: Este aspecto, que Miguel de Quiñones también sugiere en su censura, es uno de los aportes principales de los preliminares y se desvanece en el texto de Espinosa Medrano, con la salvedad de las pocas ocasiones en las que aflora un tono nacionalista, siempre con sesgo antilusitano. Diego de Loaysa expresa aquí su deseo de que el trofeo y la gloria de Espinosa recorran el mundo entero y se conozcan en todo el orbe siguiendo la trayectoria de Febo, que lo recorre completo a diario. La órbita del sol hacia el poniente sirve de halo a Espinosa Medrano. Este giro de Timbreo como un ojo solar que pone el foco en El Lunarejo tiene dos posibles fuentes en versos de Tasso y de Fernando de Herrera. Timbreo giraría por tanto los ojos del cielo y de la poesía, en su calidad de astro y de dios, en dirección del austral hemisferio y de El Lunarejo. Véase Ovidio, Metamorfosis , IV, v. Góngora tiene por tanto en Espinosa Medrano a un Homero indiano para defenderle. El ingenio de Espinosa Medrano hila en ruecas de oro para restaurar las mieles del poema gongorino. En sus Adagia , Erasmo lo cita en la forma: leonem ex unguibus aestimare , , y atribuye su origen a Fidias, el escultor ateniense, que dedujo y esculpió las proporciones del león a partir del examen de una garra. Encélado, uno de los gigantes hijos de Gaia y Urano, fue vencido en la Gigantomaquia y enterrado bajo el Etna: véase Claudiano, Gigantomaquia , v. Espinosa Medrano es por tanto el león o el gigante que muestra a Europa su grandeza peruana a través de una obra menor, uña o dedo que no deja de sugerir su verdadera envergadura. En su epigrama, Juan de Lira elogia al Lunarejo realzando su poema con una severidad fingida. Declara no admirar ni alabar, sino examinar el Apologético , nunc calami cerno minora tui , aparentando una neutralidad que juega con la posibilidad de la condena: de la soberbia ante los europeos como acicate para la redacción del Apologético , de la seducción de las Musas lejos del tomismo. La primera crítica del panegirista consiste en rebajar el Apologético al nivel de obra menor, por oposición a la docencia tomista. La circunspección de Juan de Lira se desvela como juego en este falso ataque, que repite la valoración del tratado por Alonso Bravo de Paredes y Quiñones, fray Miguel de Quiñones y por el mismo Espinosa Medrano, en su dedicatoria a Luis Méndez de Haro y en el prólogo al lector. La pregunta retórica no zanja la ambigüedad entre elogio y condena. Aquí, Juan de Lira alude precisamente al versículo 17, que indica que las ruedas del carro no habían de desviarse al avanzar per quattuor partes earum euntes ibant et non reuertebantur cum ambularent. Reprueba así en apariencia la osadía de El Lunarejo, dispuesto casi, por la seducción de las Musas, a torcer los irreversibles ejes del carro de la religión poteras axes torquere? El ser Buey por el pie corresponde a la metonimia del tetramorfos en su conjunto, ya que los cuatro animales de la visión de Ezequiel tenían pies de ternera vers. La equívoca neutralidad o profanidad de la pluma y la uña —venerables por el sagrado carro, pero profanas por referencia a la escritura y al ex ungue leonem — desemboca a través del buey en los valores sagrados que culminan con el querubín. Contra tan religiosa naturaleza, el Apologético es rebeldía digna de Encélado. El rocío de la elocuencia de Espinosa se refiere a su capacidad persuasiva como orador. Véase Lope de Vega , vol. III: Este verso, así como el siguiente, puede ser una lejana alusión a las escenas venatorias de la Soledad segunda de Góngora. He aquí que ilustras las obras del poeta tartésico, y el deslenguado Faría yace muerto por tu mano vengadora. Tu mente aureolada de sabiduría arde cual nuevo Olimpo, y con ingenio vibra fulminantes dardos. Lector, ama y teme, porque refulgen en llama y en rocío, ya enseñe con lluvia, ya hiera con rayo. El poema se inicia con una valoración del estilo sublime del Apologético , caracterizado como tonante. El Apologético es pues obra sublime por su estilo, pero también tonante por fulminar a Faría. Cierra el poema la gloria olímpica de Espinosa Medrano y un apóstrofe al lector, que recapitula la ambivalencia del estilo de El Lunarejo: el lector ha de amar y temer, pues es tonante y rorante por sublime pero también por justiciero. Esta era un imperativo legal cuya finalidad consistía en asegurar que el volumen impreso coincidiera con el manuscrito aprobado por los censores. Solo de modo secundario podía servir también para que el lector cuidadoso corrigiera él mismo el texto. Pese a la primera persona, es difícil atribuir a ciencia cierta estas palabras al mismo Espinosa Medrano. Fue valido de Felipe IV a partir de Véase Valladares Ramírez Tanto es así que, tras el fracasado asedio portugués de Badajoz, en enero de sufrió el Conde Duque una sonada derrota en Elvas, ante tropas lusas. Cabe recordarlo para contextualizar los ataques antilusitanos que Espinosa Medrano le dirige a Manuel de Faría. Espinosa Medrano alude para honrarlo al undécimo trabajo de Hércules-Alcides, el de conseguir las manzanas del jardín de las Hespérides. Las recogió Atlas a cambio de que Alcides sostuviera en su lugar el firmamento, con lo que el apelativo que Espinosa Medrano le da al valido respeta la preeminencia de Felipe IV, Atlas y soporte permanente del imperio. La comparación con Alcides y la alusión al mito de Atlas eran tópicos en el elogio del valido. Véase la representación de este escudo de armas en la portada del Apologético. A : Paneg. A : Hiegor. B ] lib. Nam cum et praeceptor eius et frequentes discipuli in ludo literario essent, visendae magnitudinis lupus irrupit Gelonisque tabulis morsu arreptis ire foras properabat. Gelon haudquaquam territus, ne tabellis privaretur, eas manu non segniter tenens lupum sequebatur; postea vero quam foras processere, gymnasium repente corruit magistratumque et condiscipulos oppressit, Gelo incolumis evasit. Valeriano f. Véase Blanco Claudiano El Lunarejo elabora un concepto de correspondencia entre la capital o la corte, el corazón y el sol. Presumiblemente, considerando las fechas, podemos descartar el ataque contra los cultos que se encuentra en la noche primera, palestra IV de las Noches claras de Faría, publicadas en Madrid, por la viuda de Cosme Delgado, en dedicatoria del 7 de febrero de y por tanto anteriores a la muerte de Góngora. Se referiría de este modo al comentario de las Lusíadas de Faría. No nos consta que conozca o utilice en su Apologético las Noches claras ni el tomo primero de la Fuente de Aganipe. En este virulento ataque, Espinosa Medrano alude a dos polémicas de la época para reivindicarse como letrado cuzqueño. La segunda polémica es la de la naturaleza del indio americano, entre la humanidad y la barbarie. Véase a este respecto la introducción. Que puede auer que contente a los Europeos, que desta suerte dudan? Satyros nos juzgan, Tritones nos presumen, que brutos de alma; en vano se alientan a desmentirnos mascaras de humanidad. Perdono lo que me cabe A : om. El papagayo es una alusión a una anécdota que se encuentra en Macrobio, Saturnalia , lib. El emperador Augusto, de humor amable y espléndido, compra una serie de cuervos amaestrados que le graznan alabanzas. El emperador, divertido por la involuntaria franqueza, compra el cuervo doblando el precio de los anteriores. Segundo, renuncia a desengañar a europeos que tercamente porfían en su error, y constata, para acabar, la vanidad de su empresa intelectual, merecedora de mayor estima en eventuales bestias que en criollos con severos estudios e ingenio. Pedro de Oña. Pedro de Bustamante A : Pausanias. Pedro de Oña B. Sobre la envidia en la polémica gongorina véase Galbarro García, En la mayoría de ediciones se trata del emblema o , pero la remisión de Espinosa Medrano al emblema nos indica que consulta probablemente los Omnia Andreae Alciati v. Véase Alciato Pilar Pedraza, véase Alciato Con esta pulla Espinosa Medrano devuelve a Manuel de Faría el ataque de los europeos hacia los americanos. Moviendo sus mandíbulas, no se habría imaginado que escribiesen en su loa Daniel Heinsins, en latín; Passerat, Buffon y el gran Hugo, en francés; Posada y Valderrama, en español. Él, pacienzudo, si le picaban las moscas, las espantaba con el rabo, daba coces de cuando en cuando y lanzaba bajo la bóveda del bosque el acorde estraño de su garganta. Y era mimado allí. Al dormir su siesta sobre la tierra negra y amable, le daban su olor las hierbas y las flores. Por aquellos días, Orfeo, poeta, espantado de la miseria de los hombres, pensó huir a los bosques, donde los troncos y las piedras le comprenderían y escucharían con éxtasis, y donde él podría temblar de armonía y fuego de amor y de vida al sonar de su instrumento. Cuando Orfeo tañía su lira había sonrisa en el rostro apolíneo. Deméter sentía gozo. Las palmeras derramaban su polen, las semillas reventaban, los leones movían blandamente su crin. Una vez voló un clavel de su tallo hecho mariposa roja, y una estrella descendió fascinada y se tornó flor de lis. Fué con su corona de laurel, su lira, su frente de poeta, orgulloso, erguido y radiante. Cantó de las intimidades del aire y de la tierra, gran madre. Así explicó la melodía de un arpa eólica, el susurro de una arboleda, el ruido ronco de un caracol y las notas armónicas que brotan de una siringa. Filomela había volado a posarse en la lira como la paloma anacreóntica. Naturaleza sentía el himno. Si es así, me quedaré con vos en la selva. Era preciso que ellos resolviesen lo que no podía comprender él. Aquella mirada pedía una opinión. He aquí que su lira es bella y potente. Te ha ofrecido la grandeza y la luz rara que hoy has visto en tu selva. Te ha dado su armonía. Señor, yo sé de estas cosas. Cuando viene el alba desnuda y se despierta el mundo, yo me remonto a los profundos cielos y vierto desde la altura las perlas invisibles de mis trinos, y entre las claridades matutinas mi melodía inunda el aire, y es el regocijo del espacio. Pues yo te digo que Orfeo ha cantado bien, y es un elegido de los dioses. Existen dos potencias: la real y la ideal. Lo que Hércules haría con sus muñecas, Orfeo lo hace con su inspiración. El dios robusto despedazaría de un puñetazo al mismo Athos. Orfeo les amansaría, con la eficacia de su voz triunfante, a Nemea su león y a Erimanto su jabalí. De los hombres, unos han nacido para forjar metales, otros para arrancar del suelo fértil las espigas del trigal, otros para combatir en las sangrientas guerras y otros para enseñar, glorificar y cantar. Si soy tu copero y te doy vino, goza tu paladar; si te ofrezco un himno, goza tu alma. Mientras cantaba la alondra, Orfeo le acompañaba con su instrumento, y un vasto y dominante soplo lírico se escapaba del bosque verde y fragante. Por fin, dirigió su vista al asno. Pues bien; ante la selva enorme y sonora, bajo el azul sagrado, el asno movió la cabeza de un lado a otro, grave, terco, silencioso, como el sabio que medita. No se ahorcó, pero se casó con Eurídice. Hércules loco que a los pies de Onfalia La clava deja y el luchar rehusa, Héroe que calza femenil sandalia, Vate que olvida a la vibrante musa. Por casco sus cabellos, su pecho por coraza, Pudiera tal guerrero, de Arauco en la región, Lancero de los bosques, Nemrod que todo caza, Desjarretar un toro, o estrangular un léon. A mi alma enamorada, una reina oriental parecía, Que esperaba a su amante, bajo el techo de su camarín, O que, llevada en hombros, la profunda extensión recorría, Triunfante y luminosa, recostada sobre un palanquín. El fino angora blanco junto a ella se reclina, Rozando con su hocico la falda de Alençón, No lejos de las jarras de porcelana china Que medio oculta un biombo de seda del Japón. Artista, hijo de Capua, que adora la hermosura, La carne femenina prefiere su pincel, Y en el recinto oculto de tibia alcoba oscura, Agrega mirto y rosas a su triunfal laurel. Canta de los oarystis el delicioso instante, Los besos y el delirio de la mujer amante; Y en sus palabras tiene perfume, alma, color. Su ave es la venusina, la tímida paloma. Vencido hubiera en Grecia, vencido hubiera en Roma. En todos los combates del arte o del amor. Su alma del infinito parece espejo; Son sus cansados hombros dignos del manto; Y con arpa labrada de un roble añejo, Como un profeta nuevo canta su canto. Sacerdote que alienta soplo divino, Anuncia, en el futuro, tiempo mejor. Pinta las dulces Gracias, o la desnuda Europa, En el pulido borde de un vaso de marfil, O a Diana, diosa virgen de desceñida ropa, Con aire cinegético, o en grupo pastoril. En el amor fogosa, y en el placer triunfal: Ella al cantor ofrece la septicorde lira, O, rítmica y sonora, la flauta de cristal. Y luego dio a los vientos su rítmica faunalia, Y el cielo, antes rosado, tornose cielo gris. Lo que suena en tu lira lejos resuena, Como cuando habla el bóreas, o cuando truena. Oiga, sobre la frente de las naciones, La hímnica pompa lírica de tus canciones Que saludan triunfantes la Libertad. Et j'ai vu, frémisant, ta palme d'or ô Gloire, et j'ai écouté, ô Fâme, la voix de ton clairon! Vibrent les jeunes arbres, éclate la lumière qui décore le front de l'aube printanière. Dans une gloire d'or, semblable a un empereur le grand soleil caresse et l'oiseau et la fleur. O sêve! O volupté! Je vois un noir taureau manger de la pâture au bord d'un frais ruisseau, tandis que sur des feuilles où la lumière tombe, à plein air, amoureuse, roucoule une colombe. Là-bas, je vois la mer grisâtre et l'horizon doré par le matin: et là-bas, le vallon: partout, la joie de vie comme un souffle mystique; partout, l'ivresse ardente, l'haleine du tropique. On dirait une fête suprème, un plaisir pur, sous le regard profond de l'éternel azur. L'aube émaille des perles son beau péplum de rose dans les vagues d'opale qui font l'apothéose. On voit la plaine verte dans una rêverie comme le champ de riz d'une chinoiserie. C'est l'heure de l'Orient et du doux crépuscule, l'heure du papillon et de la libellule, et du nid qui gazouille, et des petits enfants. Les prés ont des sourires et des cris triomphants. On voit, sur les collines pittoresques, sauvages, comme des cygnes blancs, les humides nuages, Partout la vie, partout la joie, partout l'amour. Seulement dans mon coeur est triste ce beau jour. Hélas, ma bien aimée! L'implacable destin a empoisonné ma coupe, a empoisonné mon vin. Je ne vois pas tes yeux, adorable trésor; je ne voix pas ta bouche charmante, à la voix d'or, ta chevelure blonde, ton profil séraphique, et ton corps délicat de canéphore antique. Loin de toi, je suis triste, et je suis solitaire; je chante ma plaintive chanson crépusculaire. Champ fleuri! Mon printemps est plein de ma souffrance. Maintenant, je vois l'aube! L'aube, c'es l'espérance Mes de rosas. Van mis rimas En ronda, a la vasta selva, A recoger miel y aromas En las flores entreabiertas. Amada, ven. El gran bosque Es nuestro templo, allí ondea Y flota un santo perfume De amor. Es el dulce Tiempo de la primavera. Mira en tus ojos, los míos, Da al viento la cabellera, Y que bañe el sol ese oro De luz salvaje y espléndida. Ríen al son de la espuma, Hienden la linfa serena, Entre polvo cristalino Esponjan sus cabelleras, Y saben himnos de amores En hermosa lengua griega, Que en glorioso tiempo antiguo Pan inventó en las florestas. Oye: canta la cigarra Porque ama al sol, que en la selva Su polvo de oro tamiza Entre las hojas espesas. Hay un ave. Son dos: el macho y la hembra. Ella tiene el buche blanco, Él tiene las plumas negras. En la garganta el gorjeo, Las alas blandas y trémulas; Y los picos que se chocan Como labios que se besan. De la lira universal, El ave pulsa una cuerda. Quiero beber el amor Sólo en tu boca bermeja. La fiera virgen ama. Es el mes del ardor. Parece el suelo Rescoldo; y en el cielo El sol, inmensa llama. Por el ramaje obscuro Salta huyendo el canguro. Siéntense vahos de horno; Y la selva africana En alas del bochorno, Lanza, bajo el sereno Cielo, un soplo de sí. La tigre ufana Respira a pulmón lleno, Y al verse hermosa, altiva, soberana, Le late el corazón, se le hincha el seno. Comtempla su gran zarpa, en ella la uña De marfil; luego toca El filo de una roca, Y prueba y lo rasguña. Mírase luego el flanco Que azota con el rabo puntiagudo De color negro y blanco, Y móvil y felpudo; Luego el vientre. En seguida exige vasallaje, Después husmea, busca, va. La fiera Abre las anchas fauces, altanera Como reina que Exhala algo a manera De un suspiro salvaje. Un rugido callado Escuchó. Con presteza Volvió la vista de uno y otro lado. Y chispeó su ojo verde y dilatado, Cuando miró de un tigre la cabeza Surgir sobre la cima de un collado. El tigre se acercaba. Era muy bello. Gigantesca la talla, el pelo fino, Apretado el ijar, robusto el cuello, Era un Don Juan felino En el bosque. Anda a trancos Callados; ve a la tigre inquieta, sola, Y le muestra los blancos Dientes, y luego arbola Con donaire la cola. Al caminar se vía Su cuerpo ondear, con garbo y bizarría. Y se diría Ser aquella alimaña Un rudo gladiador de la montaña. Los pelos erizados Del labio relamía. Cuando andaba Con su peso chafaba La yerba verde y muelle; Y el ruido de su aliento semejaba El resollar de un fuelle. Él es, él es el rey. Creto de oro No, sino la ancha garra Que se hinca recia en el testuz del toro Y las carnes desgarra. No el de las musas de las blandas horas, Suaves, expresivas, En las rientes auroras Y las azules noches pensativas; Sino el que todo enciende, anima, exalta, Polen, savia, calor, nervio, corteza, Y en torrente de vida brota y salta Del seno de la gran naturaleza. Acallando el trople de los vasallos, Deteniendo traíllas y caballos, Con la mirada inquieta, Contempla a los dos tigres, de la gruta A la entrada. Requiere la escopeta, Y avanza, y no se inmuta. Las fieras se acarician. No han oído Tropel de cazadores. A esos terribles seres, Embriagados de amores, Con cadenas de flores Se les hubiera uncido A la nevada concha de Citeres O al carro de Cupido. El príncipe atrevido, Adelanta, se acerca, ya se para; Ya apunta y cierra un ojo; ya dispara; Ya del arma el estruendo Por el espeso bosque ha resonado. El tigre sale huyendo, Y la hembra queda, el vientre desgarrado. Aquel macho que huyó, bravo y zahareño A los rayos ardientes Del sol, en su cubil después dormía. Entonces tuvo un sueño: Que enterraba las garras y los dientes En vientres sonrosados Y pechos de mujer; y que engullía Por postres delicados De comidas y cenas, Como tigre goloso entre golosos, Unas cuantas docenas De niños tiernos, rubios y sabrosos. Una vez sentí el ansia De una sed infinita. Dije al hada amorosa: - Quiero en el alma mía, Tener la inspiración honda, profunda, Inmensa; luz, calor, aroma, vida. En él había Un divino idioma de esperanza. Sobre la cima De un monte, a media noche, Me mostró las estrellas encendidas. Era un jardín de oro Con pétalos de llamas que titilan. La aurora. Vino después. Y las flores. El viento. Oh, nunca,. Piérides, diréis las sacras dichas Que en el alma sintiera! Este viento vagabundo lleva Las alas entumidas Y heladas. El gran Andes Yergue al inmenso azul su blanca cima. La nieve cae en copos, Sus rosas transparentes cristaliza, En la ciudad, los delicados hombros Y gargantas se abrigan; Ruedan y van los coches, Suenan alegres pianos, el gas brilla; Y, si no hay un fogón que le caliente, El que es pobre tirita. Y me pongo a pensar:! Oh, si estuviese. Ella, la de mis ansias infinitas, La de mis sueños locos, Y mis azules noches pensativas! Mirad: De la apacible estancia. Entretanto, hace frío. Por lo anteriormente expuesto, someto a consideración de esta soberanía, el proyecto de decreto que reforman diversas disposiciones de la Ley General de Protección de Datos Personales en Posesión de los Sujetos Obligados a efecto de garantizar el Derecho al Olvido:. Derecho al olvido: derecho a proteger la honra, dignidad, integridad y privacidad de una persona, en cuanto al uso de la información que la vincule;. Se vea afectado en su honra, dignidad, integridad y privacidad;. Cuando cierta información atente contra su pleno desarrollo a la personalidad; y. Cuando el tratamiento de la información pasada, los victimice secundariamente. Reflexiones en torno al derecho al olvido. Recuperado el 4 de marzo de , de. Covarrubias En la jurisprudencia americana, puede consultarse Nueva York Times Co. Sullivan, U. Argentina, sentencia de 2 de mayo Palermo p. Rolla pp. Lesueur de Givry Para un mayor desarrollo, Mezzanotte p. Por lo que resulta necesaria la actualización de este ordenamiento jurídico para garantizar la salvaguarda de nuestro pasado histórico. No se puede dejar de lado la importancia de nuestro patrimonio, porque es parte de nuestra identidad como nación. Estas dependencias, son las responsables de tomar acciones para prevenir y evitar el deterioro de los monumentos históricos y zonas arqueológicas. Sin embargo, es parte fundamental de la labor legislativa el proveer a estas dependencias de un marco jurídico que les otorguen un mayor margen de maniobra a efecto de preservar nuestro patrimonio cultural. El objetivo de esta iniciativa con proyecto de decreto es actualizar el marco jurídico que se encarga de la salvaguarda y conservación de los monumentos históricos, zonas arqueológicas y obras artísticas, ya que los avances tecnológicos, legales y sociales, en la actualidad han rebasado a esta norma administrativa. En este orden de ideas, proponemos derogar la fracción II del artículo 3o. La observación que se hace, es que se necesita considerar que las obras que se realizan en los entornos inmediatos a los monumentos o zonas arqueológicas también deberían regularse, pues en algunos casos, estas podrían dañarlos. Se propone que en los casos en donde los monumentos se encuentren aislados de cualquier otro inmueble, se le otorgue un perímetro de mínimo 30 metros de la obra, y este sea fijado por el Instituto correspondiente, dependiendo de la importancia histórica, artística y representativa, para que de la misma forma las obras próximas estén reguladas por los institutos. Otra de las reformas que se propone es al artículo 10 de la misma ley, ya que se considera que los institutos pueden requerir a los propietarios de los monumentos a que cumplan con su obligación jurídica de conservar y restaurar las construcciones históricas que sean de su pertenencia. En lo que respecta al artículo 12, se propone reformarlo para que se puedan suspender las obras que se realicen en los inmuebles históricos que se consideren monumentos por declaratoria o por determinación de la presente ley. DRAE, Se debe considerar que las instalaciones de anuncios, toldos y antenas son elementos que podrían impactar a los monumentos. Se propone que la violación de los sellos impuestos por los Institutos correspondientes sea sancionada con un periodo de dos a siete años de prisión y de cien a quinientos días de Unidades de Medida y Actualización como multa. En virtud de lo fundado y motivado, sometemos a la consideración de esta honorable asamblea la siguiente iniciativa con proyecto de. Decreto, por el que se reforman los artículos, 3, 6, 9, 10, 11, 12, 13, 18, 20, 23, 25, 26, 32, 36 fracción I, 47, 48, 49, 50, 51, 53, 53 Bis y Artículo 3o. La aplicación de esta Ley corresponde a:. Artículo 6o. Los propietarios de bienes inmuebles considerados monumentos históricos o artísticos, Artículo 9o. Artículo 10o. Los propietarios de bienes inmuebles calificados por declaratoria o por determinación de esta Ley monumentos históricos o artísticos Los propietarios de bienes muebles , calificados por declaratoria o por determinación de esta ley, monumentos históricos o artísticos Artículo 17 Bis. Artículo 52 Bis. Artículo 52 Ter. Artículo Segundo. Una de esas victorias fue precisamente la licencia de maternidad, la cual fue reconocida como derecho constitucional el 31 de diciembre de a través del Diario Oficial de la Federación, en los términos siguientes:. Entre los obreros, jornaleros, empleados domésticos, artesanos y de una manera general, todo contrato de trabajo:. En ese sentido, la crianza igualitaria en México se ha convertido en un objetivo en la lucha por la igualdad entre mujeres y hombres, pero desafortunadamente, aunque se han realizado esfuerzos, han sido insuficientes. Uno de esos esfuerzos, se materializó el 30 de noviembre del a través de la inclusión del permiso de paternidad consistente en cinco días laborales con goce de sueldo, a partir del nacimiento o adopción de un hijo, en la Ley Federal del Trabajo, de la siguiente manera:. Otorgar permiso de paternidad de cinco días laborables con goce de sueldo, a los hombres trabajadores, por el nacimiento de sus hijos y de igual manera en el caso de la adopción de un infante ;. Es de señalar que esta regulación ha recibido diversas críticas entre las que resaltan:. En otro orden de ideas, es menester señalar que las licencias de maternidad y paternidad constituyen un derecho per se de las niñas y niños, toda vez que esos días deben ser dedicados para su atención y cuidado, así como para la creación del vínculo afectivo-emocional. Por tal, la legislación aplicable debe de ser analizada con base en el interés superior de la niñez, de conformidad con el artículo 4 constitucional:. Los niños y las niñas tienen derecho a la satisfacción de sus necesidades de alimentación, salud, educación y sano esparcimiento para su desarrollo integral. Aunado a lo anterior, con la finalidad de clarificar la citada porción normativa, el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación emitió la siguiente tesis aislada:. Menores de dieciocho años. De la interpretación del artículo 4o. Mayoría de seis votos. Ponente: Sergio A. Secretaria: Laura García Velasco. México, Distrito Federal, a doce de mayo de dos mil ocho Ergo, se deben establecer iguales derechos y obligaciones parentales respecto de los menores. En el caso en concreto, es claro que la distinción entre mujeres y hombres para otorgar 5 días de permiso por paternidad viola el interés superior del menor, toda vez que se priva a sus hijos del derecho de contar con ambos para su atención y cuidado en sus primeros días de vida. Niñas, niños y adolescentes tienen derecho a no ser sujetos de discriminación alguna ni de limitación o restricción de sus derechos, en razón de su origen étnico, nacional o social, idioma o lengua, edad, género, preferencia sexual, estado civil, religión, opinión, condición económica, circunstancias de nacimiento, discapacidad o estado de salud o cualquier otra condición atribuible a ellos mismos o a su madre, padre, tutor o persona que los tenga bajo guarda y custodia, o a otros miembros de su familia Derivado de lo anterior, se deduce lógicamente que la distinción injustificada entre mujeres y hombres para el otorgamiento de una licencia o permiso de paternidad viola los derechos de la niñez, al tratar con desigualdad al padre por su simple condición de hombre, causando indirectamente una privación al niño de contar con su cuidado, atención y cariño. Por tal, la presente iniciativa pretende dar igualdad constitucional a las madres trabajadoras y padres trabajadores, otorgando dos meses por licencia de paternidad a partir del nacimiento. Por otro lado, esta iniciativa pretende fortalecer la licencia de maternidad, aumentando su duración a 2 meses, en atención a las necesidades biológicas del menor. Esto es así, porque la madre, a parte de las funciones de atención y cuidado que debe de compartir en igual proporción con el padre, tiene la exclusividad biológica de realizar la lactancia materna. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud OMS , la lactancia materna es la forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables. Esto daría certeza, uniformidad e igualdad legislativa, para que no existan diferentes votaciones en los congresos de los estados y de la Ciudad de México, y con ello lograr una mayor certidumbre al aprobar las Minutas Proyecto de Decreto que les sean enviadas. Por lo expuesto y fundado, someto a consideración del pleno de vuestra soberanía, la siguiente iniciativa de. La presente Constitución puede ser adicionada o reformada. Para que las adiciones o reformas lleguen a ser parte de la misma, se requiere que el Congreso de la Unión, por el voto de las dos terceras partes de los individuos presentes, acuerden las reformas o adiciones, y que éstas sean aprobadas por la mayoría de las legislaturas de los estados y de la Ciudad de México por el voto de los dos terceras partes de los individuos presentes. El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación Conapred señala que quienes se dedican a este sector han sido históricamente objeto de una discriminación estructural que les impide el ejercicio pleno sus derechos debido a la naturaleza intrínseca de su labor, en el que socialmente no se le considera un empleo real, 2 ya que las actividades que la conforman suelen atribuirse como propio o natural de las mujeres, lo que motiva su estigmatización, así como la invisibilización de sus condiciones laborales. Un elemento que contribuye a la falta de protección laboral para las personas trabajadoras del hogar es la existencia de esquemas de explotación laboral en el que intervienen terceros en su contratación, tal como lo revela una investigación realizada por la organización civil Parvada, 5 en el que mostró que es posible ofertar servicios domésticos con jornadas de ocho horas por pesos que se reduciría a 60 pesos si se toma en cuenta que una agencia de colocación se queda con hasta el 60 por ciento del pago , con horas extra sin pago, alimentación a base de sobras, revisar las pertenencias de entrada y salida, así como la contratación de menores de edad. Cabe señalar que nuestra Constitución Política establece en su artículo 1o. Asimismo, la Ley Federal de Trabajo es clara al señalar en artículo 3o. Por lo anteriormente expuesto se somete a consideración la siguiente iniciativa con proyecto de. Decreto que reforma los artículos y Bis de la Ley Federal de Trabajo. Se reforman los artículos y Bis de la Ley Federal de Trabajo, para quedar como sigue:. Queda prohibida la utilización de intermediarios para su contratación. Se derogan todas las disposiciones que contravengan lo establecido en el presente decreto. Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación. Estudio Percepciones sobre el trabajo doméstico: Una visión desde las Trabajadoras y las Empleadoras, del Conapred. Se busca muchacha. La normalización de la explotación en el trabajo del hogar en la zona metropolitana de Guadalajara. El trabajo doméstico en México. La gran deuda social. En junio de , México buscó dar un avance importante en términos de seguridad y justicia, con la reforma constitucional cuya implementación, dado su amplio alcance, se programó para el lapso de ocho años. Esta reforma dio inicio a una transición entre el antiguo sistema penal escrito y semi inquisitivo, hacia un sistema penal acusatorio y adversarial, que, a su vez, dio pie a la implementación de los juicios orales en el país. Este nuevo sistema se encuentra regido por los principios de publicidad, contradicción, concentración, continuidad e inmediación. De manera general, en nuestro país el sistema de procuración de justicia tiene como finalidad la protección de las normas jurídicas para lograr determinar la posible existencia de la comisión de un delito, así como de la ubicación y sanción de los posibles responsables. En este caso, la incidencia delictiva se refiere a la ocurrencia de presuntos delitos registrados en averiguaciones previas o carpetas de investigación iniciadas, reportadas por las Procuradurías Generales de Justicia y Fiscalías Generales de las 32 entidades federativas, instancias responsables de la veracidad y actualización de los datos. Razones para no denunciar un delito En el actual sistema acusatorio oral, el proceso penal da inicio una vez que se presenta una denuncia o querella. Posterior a esto, mediante el control previo que es la fase que comprende desde que el imputado queda a disposición del juez de control hasta el auto que resuelva sobre la vinculación a proceso; una vez formalizada la investigación se notifica al imputados el auto de vinculación a proceso y concluye el plazo para formular la acusación. En la fase intermedia o de preparación de juicio oral, una vez que se han ofrecido los medios de prueba y se formula la acusación, posterior a esto, el juez dicta auto de apertura a juicio oral con la finalidad de que se desahoguen las pruebas, los alegatos y se emita una sentencia. El tribunal remite la sentencia al juez de ejecución y a las autoridades penitenciarias para garantizar el cumplimiento de la sentencia. La aplicación de esta reforma no ha estado exenta de fuertes críticas. Uno de ellos adquiere vital importancia: la revictimización de los afectados frente a las autoridades ministeriales y judiciales. De igual manera, en febrero de se emitió una tesis por parte del Primero Tribunal Colegiado del Segundo Circuito en la cual se establece lo siguiente:. Si el acto reclamado es el arresto como medida de apremio para que ésta se presente al juzgado a ampliar su declaración, y el juez de distrito, al conocer del amparo, advierte que ambos derechos se encuentran en disputa, para resolver el fondo, debe realizar un ejercicio de ponderación, a fin de lograr su equilibrio. Cuando en un juicio de amparo indirecto el acto reclamado lo constituya la orden de arresto como medida de apremio para que el sujeto pasivo del delito se presente al desahogo de su ampliación de declaración, si no se actualiza alguna causal de improcedencia, para resolver el fondo del asunto, el juez de distrito debe realizar un ejercicio de ponderación para equilibrar los derechos que se encuentran en disputa, a saber, el de defensa adecuada del imputado artículo 20, apartado B, fracción VIII, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y el derecho del sujeto pasivo del delito a no sufrir revictimización secundaria artículo 20, apartado C, fracción V, constitucional ; lo anterior, en virtud de que la Declaración sobre los principios fundamentales de justicia para las víctimas de delitos y del abuso de poder y la Ley General de Víctimas , no indican que prevalecen los derechos del ofendido o los del imputado. Por este motivo y teniendo como fundamento el criterio citado de la SCJN, resulta de vital importancia que se implementen nuevas medidas de protección hacia las víctimas que se encuentran en el proceso de denuncia o de juicio, esto con la finalidad de evitar actos que pudieran ocasionar la victimización secundaria del afectado. Del mismo modo, consideramos que las mejoras institucionales que tengan por objeto evitar la revictimización deben ser incorporadas en la etapa de impartición de justicia. Así, en la presente iniciativa se busca la consideración en el marco legal de las instancias encargadas de la procuración e impartición de justicia, de acciones positivas para la constante capacitación y especialización del personal involucrado en el proceso, mediante cursos, capacitaciones y la especialización en la materia. Ahora bien, la propuesta de modificación afectaría positivamente los siguientes ordenamientos:. Por lo anteriormente expuesto y fundado, someto a consideración de esta honorable asamblea la presente iniciativa en materia de procuración de justicia, al tenor del siguiente proyecto de. Capacitar, actualizar, especializar y sensibilizar a las y los integrantes del Poder Judicial de la Federación en prevención de conductas de revictimización secundaria de las víctimas, y. Promover intercambios académicos con instituciones de educación superior. Gaceta del Seminario Judicial de la Federación, fecha: 4 de diciembre de , fecha de consulta: 23 de noviembre de , disponible en:. Décima Época. En ambos casos, tanto para el grupo de edad menor a 18 años, como para el grupo de mujeres mayor a esta edad, se muestra una tendencia a la alza de a que es sumamente alarmante. El A éstas les siguen las de tipo económico, tales como el control o el chantaje, mientras que las agresiones corporales y sexuales se ubican por debajo de aquéllas. De ellas, Artículo 1o. Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas. Lo enunciado en el artículo 1o. Reforma en materia de derechos humanos al artículo primero de la Constitución Incorpora y eleva a rango constitucional los derechos humanos derivados de los tratados internacionales ratificados por México y el principio pro persona. Esta reforma es fundamental. Artículo 1. La Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, permite garantizar y proteger el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, asimismo define los tipos de violencia contra la mujer incluyendo la violencia feminicida. La violencia psicológica. Es cualquier acto u omisión que dañe la estabilidad psicológica, que puede consistir en: negligencia, abandono, descuido reiterado, celotipia, insultos, humillaciones, devaluación, marginación, indiferencia, infidelidad, comparaciones destructivas, rechazo, restricción a la autodeterminación y amenazas, las cuales conllevan a la víctima a la depresión, al aislamiento, a la devaluación de su autoestima e incluso al suicidio;. La violencia física. La violencia patrimonial. Se manifiesta en: la transformación, sustracción, destrucción, retención o distracción de objetos, documentos personales, bienes y valores, derechos patrimoniales o recursos económicos destinados a satisfacer sus necesidades y puede abarcar los daños a los bienes comunes o propios de la víctima;. Violencia económica. Se manifiesta a través de limitaciones encaminadas a controlar el ingreso de sus percepciones económicas, así como la percepción de un salario menor por igual trabajo, dentro de un mismo centro laboral;. La violencia sexual. Es una expresión de abuso de poder que implica la supremacía masculina sobre la mujer, al denigrarla y concebirla como objeto; y. Como se observa, la violencia feminicida es la forma extrema de violencia de género contra las mujeres, conformada por el conjunto de conductas que pueden culminar en el homicidio y otras formas de muerte violenta para las mujeres, lo que incluye toda aquel acto de violencia física que se ejerce de forma previa contra la mujer y que puede dejar secuelas físicas y psicológicas temporales o permanentes y que no necesariamente conllevan a la muerte. En el artículo del Código Penal Federal se establecen las sanciones por aplicar en caso de feminicidio de acuerdo con el tipo penal existente:. Haya existido entre el activo y la víctima una relación sentimental, afectiva o de confianza;. En este contexto surge la necesidad de presentar una iniciativa que reconozca que el dato fenomenológico de violencia contra las mujeres, no solamente se produce cuando se tiene la intención de privar de la vida a la víctima, sino también cuando el objetivo del agresor es producir un daño o alteración en su salud mediante lesiones de cualquier tipo, que generan secuelas físicas y psicológicas permanentes. La que me ha encomendado este nuevo oficio, ha cesado por un momento de cantar "aleluya. Pero por aquella virtud que dirige mis pasos en un camino tan salvaje, cédeme uno de los tuyos para que nos acompañe, que nos indique un punto vadeable y lleve a éste sobre sus ancas, pues no es espíritu que vaya por el aire. Los vi sumergidos hasta las cejas, por lo que el gran Centauro dijo:. Aquella frente que tiene el cabello tan negro es la de Azzolino, y la otra que lo tiene rubio es la de Obezzo de Este, que verdaderamente fué asesinado en el mundo por su hijastro. Después vi otras sombras que sacaban la cabeza fuera del río, y algunas todo el pecho, y reconocí a muchos de ellos. El follaje no era verde, sino de un color obscuro; las ramas no eran rectas, sino nudosas y entrelazadas; no había frutas, sino espinas venenosas. Allí anidan las brutales Arpías, que arrojaron a los Troyanos de las Estrofades con el triste presagio de un mal futuro. Por todas partes oía yo gemidos, sin ver a nadie que los exhalara; por eso me detuve todo atemorizado. Creo que él creyó que yo creía que aquellas vo [84] ces eran de gente que se ocultaba de nosotros entre la espesura; y así me dijo mi Maestro:. Entonces extendí la mano hacia delante, cogí una ramita de un gran endrino, y su tronco exclamó:. Cual de verde tizón que, encendido por uno de sus extremos, gotea y chilla por el otro, a causa del aire que le atraviesa, así salían de aquel tronco palabras y sangre juntamente; lo que me hizo dejar caer la rama, y detenerme como hombre acobardado. Pero dile quién fuiste, a fin de que, en compensación, renueve tu fama en el mundo, donde le es lícito volver. Mi alma, en un arranque de indignación, creyendo librarse del oprobio por medio de la muerte, me hizo injusto contra mí mismo, siendo justo. Cae en la selva, sin que tenga designado sitio fijo, y allí donde la lanza [86] la fortuna, germina cual grano de espelta. Brota primero como un retoño, y luego se convierte en planta silvestre: las Arpías, al devorar sus hojas, le causan dolor, y abren paso por donde ese dolor se exhale. Y he aquí que aparecen a nuestra izquierda dos infelices, desnudos y lacerados, huyendo tan precipitadamente, que rompían todas las ramas de la selva. Empezaron a dar terribles dentelladas a aquél que se ocultó, y después de despedazarle, se llevaron sus miembros palpitantes. Mi Guía me tomó entonces de la mano, y llevóme hacia el arbusto, que en vano se quejaba por sus sangrientas heridas:. Yo de mi casa hice mi propia horca. Desde allí nos dirigimos al punto en que se divide el segundo recinto del tercero, y donde se ve el terrible poder de la justicia divina. Para explicar mejor las cosas nuevas que allí vi, diré que llegamos a un arenal, que rechaza toda planta de su superficie. La dolorosa selva lo rodeaba cual guirnalda, así como el sangriento foso circundaba a aquélla. Nuestros pies quedaron fijos en el mismo lindero de la selva y la llanura. Vi numerosos grupos de almas desnudas, que lloraban miserablemente, y parecían cumplir sentencias diversas. Unas yacían de espaldas sobre el suelo; otras estaban sentadas en confuso montón; otras andaban continuamente. Llovían lentamente en el arenal grandes copos de fuego, semejantes a los de nieve que en los Alpes caen cuando no sopla el viento. Sus míseras manos se agitaban sin reposo, apartando a uno y otro lado las brasas continuamente renovadas. Yo empecé a decir:. Entonces mi Guía habló con tanta vehemencia, que nunca yo lo había oído expresarse de aquel modo:. No hay martirio comparable al dolor que te hace sufrir tu rabia. Ahora, sígueme, y cuida de no poner tus pies sobre la abrasada arena; camina siempre arrimado al bosque. Cual sale del Bulicame [14] el arroyo, cuyas aguas se reparten las pecadoras, así corría aquel riachuelo por la arena. Las orillas y el fondo estaban petrificados, por lo que pensé que por ellas debía andar. Rea lo escogió por cuna segura de su hijo; y para ocultarlo mejor, [92] cuando lloraba, hacía que se produjesen grandes ruidos. OS pusimos en marcha siguiendo una de aquellas orillas petrificadas: el vapor del arroyuelo formaba sobre él una niebla, que preservaba del fuego las ondas y los ribazos. Así como los flamencos que habitan entre Gante y Brujas, temiendo al mar que avanza hacia ellos, levantan diques para contenerle; o como los Paduanos lo hacen a lo largo del Brenta para defender sus ciudades y castillos, antes que el Chiarentana sienta el calor, de un modo semejante eran formados aquellos ribazos; pero su constructor, quienquiera que fuese, no los había hecho tan altos ni tan gruesos. Examinado de este modo por aquellas almas, fuí [96] conocido por una de ellas, que me cogió el vestido, exclamando:. Y yo, mientras me tendía los brazos, miré atentamente su abrasado rostro, de tal modo que, a pesar de estar desfigurado, no me fué imposible conocerle a mi vez; e inclinando hacia su faz la mía contesté:. Así, pues, sigue adelante; yo caminaré a tu lado, y luego me reuniré a mi mesnada, que va llorando sus eternos tormentos. No me atreví a bajar del ribazo por donde iba para nivelarme con él; pero tenía la cabeza inclinada, en actitud respetuosa. Empezó de este modo:. Pero ayer de mañana le volví la espalda; y cuando retrocedía otra vez hacia él, se me apareció ése, y me volvió al verdadero camino por esta vía. Y a no haber muerto tan pronto, viendo que el cielo te era tan favorable, te habría dado alientos para proseguir tu obra. Hagan las bestias fiesolanas forraje de sus mismos cuerpos, y no puedan tocar a la planta, si es que todavía sale alguna de entre su estiércol, en la que reviva la santa semilla de aquellos romanos que quedaron después de construído aquel nido de perversidad. Solamente deseo manifestaros que estoy dispuesto a correr todos los azares de la Fortuna con tal que mi conciencia no me remuerda nada. No es la vez primera que he oído semejante predicción; y así, mueva su rueda la Fortuna como le plazca, y el campesino su azada. Sabe, pues, que todos ellos fueron clérigos y literatos de gran fama, y el mismo pecado los contaminó a todos en el mundo. Con aquella turba desolada va Prisciano, como también Francisco de Accorso; y si desearas conocer a tan inmunda caterva, podrías ver a aquel que por el Siervo de los siervos de Dios fué trasladado del Arno al Bacchiglione, [15] donde dejó sus mal extendidos miembros. Vienen almas con las cuales no debo estar. Después se volvió con los otros, del mismo modo que los que, en la campiña de Verona, disputan a la carrera el palio verde, pareciéndose en el correr a los que vencen y no a los vencidos. Su recuerdo me contrista todavía. A sus gritos se detuvo mi Maestro; volvió el rostro hacia mí, y me dijo:. Y como solían hacer los gladiadores des [] nudos y untados de aceite, que antes de venir a las manos buscaba cada cual la oportunidad de lanzarse con ventaja sobre su contrario, del mismo modo cada una de aquellas sombras dirigía su rostro hacia mí, girando sin cesar, de suerte que tenían vuelto el cuello en distinta dirección de la que seguían sus pies. Si hubiese podido estar al abrigo del fuego, me habría lanzado hacia los de abajo, y creo que mi Maestro lo hubiera tolerado; pero como estaba expuesto a abrasarme y cocerme, el miedo venció la buena intención que me impelía a abrazarlos. Así les dije:. De vuestra tierra soy; y siempre he retenido y escuchado con gusto vuestros actos y vuestros honrados nombres. Dejo las amarguras, y voy en busca de los sabrosos frutos que me ha prometido mi sincero Guía; pero antes me es preciso bajar hasta el centro. Así exclamé con el rostro levantado; y las tres sombras, oyendo esta respuesta, se miraron mutuamente, como cuando se oyen cosas que se tienen por verdaderas. Mas, si sales de estos lugares, obscuros, y vuelves a ver las hermosas estrellas, cuando te plazca decir: "Estuve allí," haz que los hombres hablen de nosotros. En seguida rompieron el círculo, y huyeron tan de prisa, que sus piernas parecían alas. No podría decirse "amén" tan pronto como ellos desaparecieron: por lo [] cual mi Maestro determinó que nos fuésemos. Yo le seguía, y a los pocos pasos advertí que el ruido del agua estaba tan próximo, que aun hablando alto apenas nos hubieran oído. Mi Guía me dijo:. El hombre debe, siempre que pueda, cerrar sus labios antes de decir una verdad, que tenga visos de mentira; porque se expone a avergonzarse sin tener culpa. E ahí la fiera de aguzada cola, que traspasa las montañas, y rompe los muros y las armas: he ahí la que corrompe al mundo entero. Y aquella inmunda imagen del fraude, llegó a nosotros, y adelantó la cabeza y el cuerpo, pero no puso la cola sobre la orilla. Su rostro era el de un varón justo, tan bondadosa era su apariencia exterior, y el resto del cuerpo el de una serpiente. Como se ven muchas veces las barcas en la orilla, mitad en el agua y mitad en tierra, o como en el país de los glotones tudescos el castor se prepara a hacer la guerra a los peces, así la detestable fiera se mantenía sobre el cerco de piedra que circunda la arenosa llanura, agitando su cola en el vacío, [] y levantando el venenoso dardo de que tenía armada su extremidad, como la de un escorpión. Por lo cual descendimos por la derecha, y dimos diez pasos sobre la extremidad del margen, procurando evitar la arena abrasada y las llamas: cuando llegamos donde la fiera se encontraba, vi a corta distancia sobre la arena mucha gente sentada al borde del abismo. Allí me dijo mi Maestro:. Mientras vuelves, hablaré con esta fiera, para que nos preste sus fuertes espaldas. Continué, pues, andando solo hasta el extremo del séptimo círculo, donde gemían aquellos desgraciados. Mirando atentamente el rostro de muchos de aquellos a quienes azota el doloroso fuego, no conocí a ninguno; pero observé que del cuello de cada cual pendía una bolsa de cierto color, marcada con un signo, en cuya contemplación parecían deleitarse sus miradas. Uno de ellos, en cuya bolsa blanca figuraba una puerca preñada, de color azul, me dijo:. Después torció la boca, y sacó la lengua como el buey que se lame las narices. Y yo, temiendo que mi tardanza incomodase a aquél que me había encargado que estuviera allí poco tiempo, volví la espalda a tan miserables almas. Encontré a mi Guía, que había saltado ya sobre la grupa del feroz animal, y me dijo:. Por aquí no se baja sino por escaleras de esta clase: monta delante; quiero quedarme entre ti y la cola, a fin de que ésta no pueda hacerte daño alguno. Me coloqué sobre las anchas espaldas de la fiera, y quise decir: "Ten cuidado de sostenerme;" pero, contra lo que esperaba, me faltó la voz; si bien él, que ya anteriormente me había socorrido en todos los peligros, apenas monté, me estrechó y me sostuvo entre sus brazos. Después dijo:. Aquel animal fué retrocediendo como la barca que se aleja de la orilla, y cuando sintió todos sus movimientos en libertad, revolvió la cola hacia donde antes tenía el pecho, y extendiéndola, la agitó como una anguila, atrayéndose el aire con las garras. No creo que Faetón tuviera tanto miedo, cuando abandonó las [] riendas, por lo cual se abrasó el cielo, como se puede ver todavía; ni el desgraciado Icaro, cuando, derritiéndose la cera, sintió que las alas se desprendían de su cintura, al mismo tiempo que su padre le gritaba: "Mal camino llevas," como el que yo sentí, al verme en el aire por toda partes, y alejado de mi vista todo, excepto la fiera. Entonces observé, pues no lo había reparado antes, que descendíamos dando vueltas, como me lo hizo notar la proximidad de los grandes dolores, amontonados por doquier en torno nuestro. AY un lugar en el Infierno, llamado Malebolge, [18] construído todo de piedra y de color ferruginoso, como la cerca que lo rodea. En el centro mismo de aquella funesta planicie se abre un pozo bastante ancho y profundo, de cuya estructura me ocuparé en su lugar. Tal era el sitio donde nos encontramos cuando descendimos de la grupa de Gerión: el Poeta echó a andar hacia la izquierda, y yo seguí tras él. A mi derecha vi nuevas causas de conmiseración, nuevos tormentos y nuevos burladores, que llenaban la [] primera fosa. Ninguno aguardaba el segundo ni el tercero. Mientras yo andaba, mis ojos se encontraron con los de un pecador, y dije en seguida: "No es la primera vez que veo a ése. El azotado creyó ocultarse bajando la cabeza; mas le sirvió de poco, pues le dije:. Yo fuí aquel que obligó a la bella Ghisola a satisfacer los deseos del Marqués, cuéntese como se quiera la tal historia. Me reuní a mi Guía; y a los pocos pasos llegamos a un punto de donde salía una roca de la montaña. Luego que llegamos al sitio en que aquel peñasco se ahueca por debajo a modo de puente, para dar paso a los condenados, mi Guía me dijo:. El buen Maestro me dijo, sin que yo le preguntara nada:. Ese es Jasón, que con su valor y su destreza robó en Cólquide el vellocino de oro. Las orillas estaban incrustadas de moho, producido por las emanaciones de abajo, que allí se condensan, ofendiendo a la vista y al olfato. Allí nos pusimos, y desde aquel punto vimos en el foso unas gentes sumergidas en un estiércol, que parecía salir de las letrinas humanas; y mientras tenía la vista fija allí dentro, vi uno con la cabeza tan sucia de excremento, que no podía saber si era clérigo o seglar. Aquella cabeza me dijo:. H Simón el mago! Ambos pies estaban encendidos, por cuya razón se agitaban tan fuertemente sus coyunturas, que hubieran roto sogas y cuerdas. Del mismo modo que la llama suele recorrer la superficie de los objetos untados de grasa, así el fuego flameaba desde el talón a la punta en los pies de los condenados. Subimos entonces al cuarto margen; después volvimos y bajamos por la izquierda hacia la estrecha y perforada fosa, sin que el buen Maestro me hiciera separar de su lado, hasta haberme conducido junto al hoyo de aquel que daba tantas señales de dolor con los movimientos de sus piernas. Yo estaba como el fraile que confiesa al pérfido asesino, que, metido en la tierra, le llama para que cese su muerte. Y él gritó:. Quedéme, al oír esto, como aquellos que, casi avergonzados de no haber comprendido lo que se les ha dicho, no saben qué contestar. Entonces Virgilio dijo:. Y yo contesté como se me ordenó. Por lo cual el espíritu retorció sus pies; y luego, suspirando y con llorosa voz, me dijo:. Ni Pedro ni los otros pidieron a Matías oro ni plata cuando por suerte fué elegido en reemplazo del que perdió su alma traidora. Permanece, pues, ahí, porque has sido castigado justamente, y guarda bien la mal adquirida riqueza, que tan atrevido te hizo contra Carlos. Pastores, a vosotros se refería el Evangelista, cuando vió prostituída ante los reyes a la que se sienta sobre las aguas; a la que nació con siete cabezas, y obtuvo autoridad por sus diez cuernos, mientras la virtud agradó a su marido. Mientras yo le hablaba con esta claridad, él, ya fuese a impulsos de la ira, o porque le remordiese la conciencia, respingaba fuertemente con ambas piernas. Creo que complací a mi Guía; porque escuchó siempre con rostro satisfecho el sonido de mis palabras, expresadas con sinceridad. Entonces me cogió con los dos brazos, y teniéndome en alto bien afianzado sobre su pecho, volvió a subir por el camino por donde habíamos descendido, sin dejar de estrecharme contra sí, hasta llegar a la parte superior del puente que va de la cuarta a la quinta calzada. Yo llo [] raba en verdad, apoyado contra una de las rocas de la dura montaña, de suerte que mi Guía me dijo:. Mira a Tiresias, que mudó de aspecto cuando de varón se convirtió en hembra, cambiando también todos su miembros, y hubo de abatir con su vara las dos serpientes unidas, antes que recobrara su pelo viril. Aquella que, con los destrenzados cabellos, cubre sus pechos, por lo cual se ocultan a tus miradas, y tiene en ese lado de su cuerpo todas las partes velludas, fué Manto, que recorrió muchas comarcas, hasta que se detuvo en el sitio donde yo nací; por lo cual deseo que me prestes un poco de atención. Luego que su padre salió de la vida, y fué esclavizada la ciudad de Baco, [24] Manto anduvo errante por el mundo durante mucho tiempo. En medio de éste hay un sitio, donde el Pastor de Trento, y los de Verona y Brescia, podrían dar su bendición si siguiesen aquel camino. Allí afluye necesariamente toda el agua que no puede estar contenida en el lago de Benaco, formando un río que corre entre verdes praderas. En cuanto aquella agua sigue un curso propio, ya no se llama Benaco, sino Mincio, hasta que llega a Governolo, donde desemboca en el Po. No corre mucho sin que encuentre una hondonada, en la cual se extiende y se estanca, y suele ser malsana en el estío. Pasando, pues, por allí la feroz doncella, vió en medio del pantano una tierra inculta y deshabitada. Entonces los hombres, que estaban dispersos por los alrededores, se reunieron en aquel sitio, que era fuerte a causa del pantano que le circundaba: edificaron una ciudad sobre los huesos de la difunta, y del nombre de la primera que había elegido aquel sitio, la llamaron Mantua, sin consultar para ello al Destino. Te lo advierto a fin de que, si oyes atribuir otro origen a mi patria, ninguna mentira pueda obscurecer la verdad. Pero [] dime si entre la gente que va pasando hay alguno digno de notarse, pues eso solo ocupa mi alma. Mira a Guido Bonatti, y ve allí a Asdente, que ahora desearía no haber dejado su cuero y su bramante; pero se arrepiente demasiado tarde: contempla las tristes que abandonaron la aguja, la lanzadera y el huso para convertirse en adivinas, y para hacer maleficios con hierbas y con figuras. La luna era ya redonda en la noche anterior; debes recordar bien que no te molestó a veces por la selva umbría. Mientras la contemplaba fijamente, mi Guía me atrajo hacia sí desde el sitio en que me encontraba, diciéndome: "Ten cuidado, ten cuidado. Sobre sus hombros, altos y angulosos, llevaba a cuestas un pecador, a quien tenía agarrado por ambos jarretes. Desde nuestro puente dijo:. Allí todos son bribones, excepto Bonturo; y por dinero, de un "no" hacen un "ita. El pecador se hundió y volvió a subir hecho un arco; pero los demonios, que estaban resguardados por el puente, gritaban:. Si no quieres probar nuestros garfios, no salgas de la pez. No de otra suerte hacen los cocineros que sus marmitones sumerjan en la caldera las viandas por medio de grandes tenedores, para que no sobrenaden. En seguida pasó al otro lado del puente, y cuando llegó a la sexta orilla, tuvo necesidad de mostrar su intrepidez. Con el furor y el ímpetu con que salen los perros tras el pobre que de pronto pide limosna donde se detiene, así salieron los demonios de debajo del puente, volviendo todos contra él sus harpones; pero les gritó:. Por lo cual uno de ellos se puso en marcha, mientras los otros permanecían quietos, y se adelantó diciendo:. Déjame pasar, porque en el cielo quieren que enseñe a otro este camino salvaje. Entonces quedó tan abatido el orgullo del demonio, que dejó caer el harpón a sus plantas, y dijo a los otros:. Ya puedes llegar a mí con toda seguridad. Entonces eché a andar, y me acerqué a él con prontitud; pero los diablos avanzaron, de modo que yo temí [] que no observaran lo pactado: así vi temblar en otro tiempo a los que por capitulación salían de Caprona, viéndose entre tantos enemigos. Me acerqué cuanto pude a mi Guía, y no separaba mis ojos del rostro de aquéllos, que no era nada bueno. Se pusieron en camino por la margen izquierda; pero cada uno de aquéllos de antemano se habían mordido la lengua en señal de inteligencia con su jefe, y éste se sirvió de su ano a guisa de trompeta. Sin embargo, mi atención estaba concentrada en la pez para distinguir todo lo que contenía la fosa y los que se abrasaban dentro de ella. Yo sabía el nombre de todos aquellos demonios, por haberme hecho cargo de ellos cuando los eligió Malacoda. Yo dije:. Mi madre me puso al servicio de un señor: ella me había engendrado de un pródigo, que se destruyó a sí mismo y disipó su fortuna..

Pedro de Oña. Pedro de Bustamante A : Pausanias. Pedro de Oña B. Sobre la envidia en la here gongorina véase Galbarro García, En la mayoría de ediciones se trata del emblema opero la remisión de Espinosa Medrano al emblema nos indica que consulta probablemente los Omnia Andreae Alciati v.

Mehr zum Thema Sex. Schwanger brünette Asian blonde titjob gefickt von die doc.

Véase Alciato Pilar Pedraza, véase Alciato Con esta pulla Espinosa Medrano devuelve a Manuel de Faría el ataque de los europeos hacia los americanos.

Cent 5. Erasmo col.

Spainish girls nued bobs pic. FuckingDoggyRidingIndian.

Conviene que apliquemos la frase, sospecho, al vano ataque que ciertos odiosos sabidillos suelen lanzar contra los varones doctos, a quienes, como son incapaces de imitarlos, no se recatan de murmurar de ellos.

Le amenazaron acusaciones de herejía, aunque no llegaran a concretarse. A ] Isido. Click, et notis illustrati per Garsiam Loaysa, príncipe publicada en Taurini: apud Jo.

Es posible que Espinosa Medrano acuda a las Sentencias comentadas en la edición madrileña sufragada por Felipe II ex typographia regia, : véase Isidoro b Véase también Isidoro b Baptistam Bevilaquampero que se reedita como pars altera de los Diui Isidori Hispal.

All die geilen Weiber lassen sich gerne Black big ass teen anal amateur Pornovideo ficken und lecken. Watch Michelle Trachtenberg nude in a leaked celeb sex tape where she's topless with bare boobs and hard nipples.

Episcopi opera sufragados por Felipe II Madriti: ex typographia regia, En las notas al texto, y en particular a la sentencia undécima del cap. Véase Isidoro y b Passio lunae in insanis.

p pNatürlich kannst du auch unterwegs unsere Porno Videos von oder ansehen, denn jeder Sexfilm ist auch via Smartphone bzw.

La imagen de la carrera concluye en la frase siguiente, en que Faría tropieza en su estudio-estadio, dando en el descrédito. San Jerónimo, Epistulae3, epist.

So I am about to touch up my makeup. Cumming auf.

Véase también Migne a col. En el testimonio A, la n se encuentra tachada. Contribuyó a dar a conocer esa difundida creencia antigua, que proviene de la Historia chicas desnudas extendieron águila y azotaron los animales de Aristóteles, cap.

Véase también Jerónimo de Estridón Los pocos datos que aporta Espinosa Medrano sobre su lectura de esta cita en un tomo segundo del epistolario de San Jerónimo y bajo el título de apología no permiten encontrar a ciencia cierta la versión o la edición que consulta, aunque sí aparece con tales características, entre otras, en la edición parisina del epistolario de San Jerónimo publicada por Sébastien Nivelle en Parisiis: apud Sebastianum Niuellium, sub Ciconiis, via Iacobeae, Véase Jerónimo de Estridón col.

Espinosa Medrano escribe sine praeceptoreen lugar de absque praeceptorelo cual es probablemente una cita de memoria o una variante textual. Sobre estas palabras véase la sexta sección de Chicas desnudas extendieron águila y azotaron de Faría, infra.

JAV PMV INVASION Challenge, Blowbang, Creampie, GangBang, Bukkake, Cumplay. Very hot Japanese MILF slut gets her hairy cunt banged properly in this kinky Japanese voyeur sex video and it looks quite hot and dirty.

La príncipe de Catulli, Tibulli, Propertii noua editio. Véase Scaliger I, epist. III, Migne col.

Sin embargo, también se encuentra repertoriado en los Adagia de Erasmo, en la edición consultada por El Lunarejo Erasmocol. El fragmento en cuestión precede inmediatamente a esta cita de El Lunarejo Jerónimo de Estridón, Epistolaeepístola 46, Apologiae Hieronymi adversus Ruffinum1, véase col.

El cuento se halla en Ovidio, MetamorfosisXI, v. Tanto el adagio sus Minervam como las orejas del rey Midas son frecuentemente invocados en las contiendas poéticas.

A estan.

Michelle Trachtenberg's done it all had a popular sex tape, leaked Michelle Trachtenberg Eurotrip porn video and more sex on biggest.

El término pasó a las lenguas modernas chicas desnudas extendieron águila y azotaron el consiguiente significado despectivo. Sobre la visión de la poesía de Espinosa Medrano, y especialmente sobre esta frase, véase Ruiz Soto, IV, 7 Vulgata III, cap. En la edición consultada por Espinosa Medrano: Isidoro o b El comentario de García de Loaysa a la sentencia en cuestión se encuentra en Isidoro Sabinus f.

  • Download karaoke mit texten kostenlos. Send your fan an MV Link, so that they can enjoy a complimentary vid.
  • Explore sexy and fresh Big Ass Babe videos only on SpankBang. 02 Jul 82 (51 votes).
  • Sexy black ass tumblr
  • grandes tetas latina estrella porno
  • Ebony fox news contributor
  • Nastyrat com sexy japanese teens
  • All the posts I make have the link to the full video on my site for. Richard W.
  • PalmTube offer - Join Brazzers for only 1 - Click here. Incredible homemade Lesbian, Latina.
  • Die App erkennt, welches Wort Sie eingeben möchten, schlägt weitere Möglichkeiten vor, während Xxx porno muvis free wischen. pCollege bdsm rape porn.
  • Conexión de ayiiia y jonna

Véase también la edición de Joaquín Camerario de los Poemata de Sabinus s. Asimismo, sobre la inspiración del humanista germano en las secciones II y III del Apologético, remito a las líneas que a Sabinus le dedica Martinengo Javier de Echave-Sustaeta en Virgilio b: A : AEneydos B ] A : Horat. José Chicas desnudas extendieron águila y azotaron Moralejo, Horacio Nam [epitheton exiguus] appositum proprium effecit, ne plus expectaremus, et casus singularis magis decuit, et clausula continue reading unius syllabae non usitata addidit gratiam.

Imitatus est itaque utrumque Horatius: nascetur ridiculus mus. Uno y otro lo imitó Horacio diciendo: Nascetur ridiculus mus Arte poética, verso Lo comenta Antonio Azaustre Galiana tras un breve repaso de la presencia del exiguus mus en las discusiones literarias sobre el estilo culto Azaustre Galiana Allí se menciona la profecía de Camoens sobre la expedición africana col.

Agradezco a Aude Plagnard que me ayudara a localizar este fragmento. A : Chicas desnudas extendieron águila y azotaron.

p pHinweis: Hot Milf Frau Sex verlässt Pornhub. Sharing daily deepthroat videos.

Véase Teófilo Folengo f. Las centellas lucidas y ardientes remiten a la isotopía luminosa que rodea al cordobés y, aunque carecen de definición expresa, el peruano las apoya en las palabras de Bustamante en su aprobación a Salcedo Coronel f. I chicas desnudas extendieron águila y azotaron Oratore : Poetas, quasi alia lingua loquipues es nota y pobreza de ingenio el ser entendido de todos: Ovidio, lib.

Exchange sexy selfies, kinky photos, naughty nudes, and dirty pics. p Sexy dirty lesbian sex.

Así, tras la aparente imprecisión de los términos se esconde aquí una apreciación del valor de Góngora por la abundancia y la calidad de sus conceptos. Garcia de Salzedoprimera parte, aprobación Salcedo Coronel f.

p pGuns N Roses recorded my sex moans onto Rocket Queen and I wasn t It s all in the preparations Audriana did some stretches before she hit the stage at.

La cabra-sustantivo se aleja de su lugar predilecto en el que Faría pretende estabularla. Las figuras que Faría propone mezclan el referente épico de Aníbal con el ladrón Caco y la cabra, lanzando un ataque velado a la confusión de estilos que achaca a la alternancia entre hipérbaton y sintaxis llana en los versos gongorinos. El expresar, el denotar y el delinear pertenecen a la terminología de la representación o visión.

A : Ant. B ] de Solis, Buen humor de las Musas. La rima exige que el v. Sabinus I de artific. Chicas desnudas extendieron águila y azotaron de Echave-Sustaeta, Virgilio b: Véase Sabinus chicas desnudas extendieron águila y azotaron.

B4r-v y I B : Elco. La variante quondam felix pertenece a la tradición textual de las Bucólicas a: 41 y 6. Al demostrar con el aval virgiliano que la cabriola y el hipérbaton no tienen necesariamente relación, Espinosa Medrano desmonta la argumentación de Faría antes incluso de citar a Góngora: Virgilio despide el rebaño de Melibeo con un hipérbaton, los pastores de las Soledades saludan al mancebo con la misma figura; en ambos lugares hay cabras, pero sin cabriolas.

A ] de Anima cap.

encontraban totalmente indefensos; las enfermedades se extendieron cortos vienes asta llegar al estremo de dejarme desnuda” (, nulidad sados de conspiración fueron ejecutados (atados a escaleras y azotados para hacer- diarios de la ciudad de México que buscaron capturar al público femenino: El Águila.

La polémica científica y la polémica poética van de la mano. Sobre el género de la apología véase la introducción. La distinción entre la transposición y la colocación es fundamental para entender cabalmente hasta la quinta sección el Apologético : sobre este tema remito a Blanco y a la introducción. Los dos lugares de Virgilio sobre la mensajera Iris aparecen juntos en el comentario de la Eneida por Servio, go here 5, v.

Jammes Sin embargo, el término conlleva multitud de connotaciones negativas posibles por añadidura. Lo ventoso se acercaría pues a la ventosidad. Se trata chicas desnudas extendieron águila y azotaron prólogo al lector de N. El Lunarejo se burla del periodo de los lucos, Sierra Morena y alpestres peñascos, con sus tricola en correspondencia con las cabras, los Cacos y los Aníbales.

Asian teen watched rubbin Korean TV star hidden cam.Anal, Consensual Sex, Incest, Romance, Teen MaleTeen FemaleCoercion, Dominationsubmission, FemaleFemale, Oral Sex, Voyeurism.

Espinosa Medrano, en las líneas posteriores, juega también a parodiar ese estilo tomando pie en las frases chicas desnudas extendieron águila y azotaron Faría. Garcia de Salzedoprimera parte, soneto 9, comentario al v. El Lunarejo omite sin embargo un detalle importante here parece contradecir la invectiva de Salcedo contra el crítico portugués. Véase sobre la relación de Faría con Góngora: Aude Plagnard La presencia de la erudición en el primer lugar de la tríada de El Lunarejo chicas desnudas extendieron águila y azotaron su valor incontrovertible para el peruano, reconocido incluso cuando la poesía profana es rebajada y humillada al compararla con la revelada por exigencias de la argumentación.

Así esquiva la acusación de envidia que le valdría una crítica directa a un poeta insigne, pero, sin dejar de acatar el código ético de la pugna, logra que quede patente la superioridad de Góngora.

encontraban totalmente indefensos; las enfermedades se extendieron cortos vienes asta llegar al estremo de dejarme desnuda” (, nulidad sados de conspiración fueron ejecutados (atados a escaleras y azotados para hacer- diarios de la ciudad de México que buscaron capturar al público femenino: El Águila.

Por la variante del v. Garcia de Salzedoprimera parte, soneto 7, Salcedo Coronel De hecho, es poco probable que esta edición llegara a América, debido a su prohibición por la Inquisición tanto en España como en América Moll A : Had. B ] Iun.

I would get so irritated if he would try to chicas desnudas extendieron águila y azotaron sex with me, I started being mean to him even. pHow to delete groupme chat.

{INSERTKEYS} Quadrabit in consultorem ineptum, qui alteri dictare consilium parat, ipse supra stiuam non sapiens. Se puede aplicar para zaherir al consejero inepto, dispuesto a aconsejar a otros, cuando él no sabe nada que supere la pala y al azadón. El adagio se encuentra en varios impresos a partir defecha de la primera edición, en Basilea, por Froben, de los Adagiorum centuriae VIII de Adriano Junio Sobre la edición consultada por El Lunarejo tenemos datos contradictorios.

A Tertul. B ] cap.

El testimonio A trae una corrección manuscrita: amebeo. Las palabras de Cicerón son una desdeñosa apreciación de los líricos griegos. Véase Jammes y Cisneros 3. I, cap.

A new passenger terminal and runway were constructed at Ramstein air base as part of the Rhein-Main Transition Programme. Travel, family, freedom - you.

Véanse también los Diui Isidori Hispal. Episcopi opera, pars priorcosteados por Felipe II Madriti: ex typographia regia,en Isidoro a José Oroz Reta y Manuel-A. Véase también Isidoro a B : Gorcilasus A ] son.

Marcos Casquero en Isidoro De hecho el hipérbaton afecta a la sintaxis mientras que el hísteron próteron es una figura que atañe a la lingüística del discurso y, concretamente, al orden de la chicas desnudas extendieron águila y azotaron.

III, comm.

Hentai gif inflado del vientre ruso estrella del pop follando video Dita von teese video porno de lesbianas. Chica de sexo de sitio caliente. Tina roja eht ehome pf porno. Efectos psicológicos del abuso sexual. Propósito de un lamer sal. Jessica conejo escena de sexo. Mamá y pequeña polla porno. Follando a una chica mientras ella duerme. Mujeres latinas calientes en topless. Desi teen xxx videos gratis. Clínica de salud mamaria minnesota. Historias de sexo adolescente tumblr. Dui nevada tribunales de drogas para adultos. Dibujos animados sexy gigante de hierro. Video de lucha libre de mujeres enanas. Chica de belleza porno sexo. Pac, cogí a tu perra. Chicas gratis gon wiled porn.

El ejemplo de hísteron próteron interpolado por Servio, progressi subeunt luco fluuiumque relincunt, se encuentra en Eneida, VIII, Virgilio b: here Nam illud in medio parenthesis est Isidoro Véase Isidoro a También Isidoro a Espinosa Medrano chicas desnudas extendieron águila y azotaron la cita de Virgilio, Eneidalib.

El verso virgiliano como ejemplo de tmesis aparece también en Servio, Commentarius in Vergilii Aeneidos librosvol. I, comm. II, v. Vnde si uobis cupido certa est me sequi audentem extrema, ruamus in media arma et moriamur. Abandonando los altares chicas desnudas extendieron águila y azotaron los templos, los dioses todos se marcharon, ellos por quienes en pie se mantenía el imperio; en auxilio corréis de una ciudad incendiada.

En este caso Espinosa Medrano no parece haber acudido a Servio, que en su Commentarius in Vergilii Aeneidos libros, vol. II, comm. En el testimonio A, corrección manuscrita: se. En el testimonio A encontramos la corrección manuscrita: Georgica. III, v. Servio, Commentarius in Vergilii Aeneidos librosvol. El ejemplo, saxo cere comminuit brumprocede de Ennio véase Enniopoeta que para los romanos es antiguo, arcaico por excelencia.

Nebrija escribe: Tmesis est, cum verbum compositum dividitur, aliqua dictione interposita.

You get the naughty chats along with late-night Delhi girls number.

Nebrija A : Varo. Sunt teriones boues aratores ita dicti a terenda terra.

Power rangers fotos porno comicas

Est uero plaustrum septentrionale compositum ex septem stellis, ex quibus quasi septem boues figurantur. Ista Varro apud Agel.

Stellae istae septem ita sunt sitae ut ternae stellae proximae, quaeque inter sese faciant trigona, id est, figuras triquetras. Inde a ternario dicti triones, non ab aratione. Ista etiamsi uulgo nota, hic omitti non debuerunt. Tu si placet, lege Varronem ipsum lib. Desde el tiempo en que veía a Titania, no he sido sino un esclavo de la una, un adorador casi místico de la otra. En la gran ciudad de París, volando invisibles, les vi por chicas desnudas extendieron águila y azotaron partes.

Horny Ducks Daily Deepthroat Pictures And Deepthroat Movies Cum Emergency - Interesting Flashing And Exhibitionist Videos Cum Emergency - Free Cams. Contact Our Programs Team.

Brillaban chicas desnudas extendieron águila y azotaron los collares de las cortesanas, en las condecoraciones exóticas de los rastaquersen los anillos de los príncipes italianos y en los brazaletes de las primadonas. Y con pícara sonrisa siempre. Había una hermosa mujer dormida. Del cuello le arranqué un medallón y del medallón el rubí. Ahí lo tenéis. Todos soltaron la carcajada. Y dieron su opinión después, acerca de aquella piedra falsa, obra de hombre o de sabio, que es peor.

Todos escucharon. Oíd Puck sonreía curioso. Todos los gnomos rodearon al anciano cuyas canas palidecían a los resplandores de la pedrería, y cuyas manos extendían su movible sombra en los muros, cubiertos de piedras preciosas, como un lienzo lleno de miel donde se arrojase granos de arroz. Ante mis ojos había un campo extenso. Luego, bajé el tronco, y me hallé cerca de un arroyo, un río pequeño y claro donde las aguas charlaban, diciéndose bromas cristalinas. Yo tenía sed. Quise beber ahí Ahora, oíd mejor.

Con dar una patada en el suelo, abría la arena negra y llegaba a mi dominio. Vosotros, pobrecillos,gnomos jóvenes, tenéis mucho que aprender. Bajo los chicas desnudas extendieron águila y azotaron de unos helechos nuevos me escurrí, sobre unas piedras deslavadas por la corriente espumosa y parlante; y a ella, a la hermosa, a la mujer, la agarré de la cintura, con este brazo antes tan musculoso; gritó, golpeé el suelo; descendimos.

Arriba quedó el asombro; abajo el gnomo soberbio y vencedor. Un día yo martillaba un trozo de diamante inmenso que brillaba como un astro y que al golpe de mi maza se hacía pedazos. El pavimento de mi taller se asemejaba a los restos de un sol hecho trizas. La mujer amada descansaba a un lado, rosa de carne entre maceteros de zafir, emperatriz del oro, en chicas desnudas extendieron águila y azotaron lecho de cristal de roca, toda desnuda y espléndida como una diosa.

Pero en el fondo de mis dominios, mi reina, mi querida, mi bella, me engañaba.

encontraban totalmente indefensos; las enfermedades se extendieron cortos vienes asta llegar al estremo de dejarme desnuda” (, nulidad sados de conspiración fueron ejecutados (atados a escaleras y azotados para hacer- diarios de la ciudad de México que buscaron capturar al público femenino: El Águila.

Cuando el hombre ama de veras, su pasión lo penetra todo y es capaz de traspasar la tierra. Ella amaba a un hombre, y desde su prisión le enviaba sus suspiros. Con ser quien soy, no lo sé. Había acabado yo mi trabajo: un gran montón de diamantes hechos en un día; la tierra abría sus grietas de granito como labios con sed, esperando el brillante despedazamiento del rico cristal.

Al fin de la faena, cansado, di un martillazo que rompió una roca y me dormí. Desperté al rato al oír algo como un gemido. Me pareció que sentía, al darle un beso, un perfume salido de aquella boca encendida: el alma; el cuerpo quedó inerte.

Cuando el gran patriarca nuestro, el centenario semidiós de las entrañas terrestres pasó por allí, encontró aquella muchedumbre de diamantes rojos Los gnomos muy graves se levantaron. Aquella era una orgía de brillo y de color.

Y lanzaban al aire las gigantescas piedras luminosas y reían. Se comprendieron chicas desnudas extendieron águila y azotaron. Tomaron el rubí falso, lo despedazaron y arrojaron los fragmentos - con desdén terrible - a un hoyo que abajo daba a una continue reading selva carbonizada. Ya Puck volaba afuera, en el abejeo del alba, chicas desnudas extendieron águila y azotaron nacida, camino de una pradera en flor.

A vosotras, madres de las muchachas chicas desnudas extendieron águila y azotaron, va esta historia, la historia de Berta, la niña de los ojos color de aceituna, fresca como una rama de durazno en flor, luminosa chicas desnudas extendieron águila y azotaron un alba, gentil como la princesa de un cuento azul.

Cumplidos sus quince años, Berta empezó a entristecer, en tanto que sus ojos llameantes se rodeaban de ojeras melancólicas.

Y llegaron las antiparras de aros de carey, los guantes negros, la calva ilustre y el cruzado levitón. Ello era natural. El desarrollo, la edad Ya sabéis; dad a vuestra niña glóbulos de arseniato de hierro, luego, duchas.

Y empezó a curar su melancolía, con glóbulos y duchas al comenzar la primavera, Berta, la niña de los ojos color de aceituna, que llegó a estar fresca como una rama de durazno en flor, luminosa como un alba, gentil como la princesa de un cuento azul.

No bien había Nada de eso.

Das ist das Schöne an dieser Ecke unserer Webseite: sie enthält eine Vielzahl von unterschiedlichen Bildern, die dir alle unvergessliche Augenblicke der Leidenschaft bereiten werden.

Y como si Berta se hubiese empequeñecido, de tal modo cupo en la concha del carro de oro, que hubiera estado holgada sobre el ala corva de un cisne a flor de agua. Y desde luego sintió la niña que sus manos se chicas desnudas extendieron águila y azotaron ardientes, y que su corazoncito le saltaba como henchido de sangre impetuosa. Ya llegamos. Un minuto en el palacio del sol deja en los cuerpos y en las almas años de fuego, niña mía.

En verdad estaban en un lindo palacio encantado, donde parecía sentirse el sol en el ambiente. Y entonces ella sintió que su cuerpo y su alma se llenaban de sol, de efluvios poderosos y de vida. Os felicito por la victoria de los arseniatos e hipofosfitos del señor doctor.

Para vuestras cloróticas, el sol en los cuerpos y en las almas. Sí, al palacio del sol, de donde vuelven las niñas como Berta, la de los ojos color de aceituna, frescas como una rama de durazno en flor; luminosas como un alba, gentiles como la princesa de un cuento azul.

París es teatro divertido chicas desnudas extendieron águila y azotaron terrible. Nosotros le bautizamos con ese nombre. Ello no fué un simple capricho. Aquel excelente muchacho tenía el vino triste. Sucedía también que gustaba de ir a las campiñas nuevas, al entrar la primavera.

  • Pinkworld.com s photos in hd
  • Sexy girl taking bath with guy video
  • Aries man personality traits list
  • Bast Sexy Hd Hot
  • Dick arthur landscape architect

De sus excursiones solía traer ramos de violetas y gruesos cuadernillos de madrigales, escritos al ruido de las https://wiki.surveyarticles.online/link-03-08-2020.php y bajo chicas desnudas extendieron águila y azotaron ancho cielo sin nubes. Las violetas eran para Nini, su vecina, una muchacha fresca y rosada que tenía los ojos muy azules. Los versos eran para nosotros. Nosotros los leíamos y los aplaudíamos.

Todos teníamos una alabanza para Garcín.

Grandes tetas sexo desnudo en la oficina

Era un ingenuo que debía brillar. El tiempo vendría. Entre las piedras preciosas, el zafiro. De las inmensidades, el cielo y el amor: es decir, las pupilas de Nini.

Lezdom babe nalgadas su esclavo mejores películas porno de mamá Latina caliente milf natral titts. Estafas de sitios de citas de nigeria. Marido hace esposa follar amigos. Películas desnudas en comcast gratis. Sitio web de descarga 3gp sexy paquistaní. Películas de mamada teeen gratis. Tubos porno de alta calidad. Forzar el tubo de alimentación cum. Fotos de jill kelly desnuda. Imagen xxx de sexo acuático. Linda adolescente desnuda galería gratis. Milf lo toma desde atrás slutload. Sexy cuerpos femeninos de playa desnuda. Conexiones sexuales en blackshear ga. Recibiendo pov wow compilación shemales. Serie de ladyboys de sky living. Fetichismo de pies gratis película completa. Películas maduras de doble penetración.

Y repetía el poeta: Creo que siempre es preferible la neurosis a la imbecilidad. Andaba por los bulevares; veía pasar indiferente los lujosos carruajes, los elegantes, las hermosas mujeres.

Frente al escaparate de chicas desnudas extendieron águila y azotaron joyero sonreía; pero cuando pasaba cerca de un almacén de libros, se llegaba a las vidrieras, husmeaba, y al ver https://pdf-w.surveyarticles.online/page-1381.php lujosas ediciones, se declaraba decididamente envidioso, arrugaba la frente; para desahogarse volvía el rostro hacia el cielo y suspiraba.

Hubo algunos que llegaron a creer en un descalabro de razón. Un alienista a quien se le dio noticias de lo que pasaba, calificó el caso como una monomanía especial. Sus estudios patológicos no dejaban lugar a duda. Decididamente, el desgraciado Garcín estaba loco. Cada noche se leía en nuestra tertulia algo nuevo de la obra. Aquello era excelente, sublime, disparatado.

34, Christie, Ahchesah Arch, xvi Christie, Ake Aggie Dick, xvi Christie, Amos ), xvi Christie, Lacy, 25 Christie, Levi (halfbrother), 21 Christie, Luce. Girl licks a very big latin chick.

He ahí el poema. Una noche llegó Garcín riendo mucho y, sin embargo, muy triste. La bella vecina había sido conducida al cementerio. Nini ha muerto.

See also: Most popular y.

Viene la primavera y Nini se va. Ahorro de violetas para la campiña. Ahora falta el epílogo del poema. Los editores no se dignan siquiera leer mis versos. Vosotros muy pronto tendréis que dispersaros. Ley del tiempo. Garcín no ha ido al campo.

Richard Levi G.

Amigos míos, un abrazo! Abrazadme todos, así, fuerte; decidme adiós con todo el corazón, con toda el alma Y el pobre Garcín lloró, nos estrechó, nos apretó las manos con todas sus fuerzas y se fue. Todos dijimos: Garcín, el hijo pródigo, busca a su padre, el viejo normando. Musas, adiós; adiós, gracias.

Girl pees in trash can

Sobre la almohada había fragmentos de masa cerebral. Inés era un poco mayor que yo. Inés creía. Yo también; pero no tanto como ella. Mi voz tomó timbres aflautados y roncos; llegué al período ridículo del niño que pasa a joven. Luego tuve revelaciones profundas.

Supe muchas cosas. Entre ellas, que los besos eran un placer exquisito. Leí Pablo y Virginia. Yo delante de ella me hallaba como avergonzado, un tanto serio. Cuando me dirigía chicas desnudas extendieron águila y azotaron palabra, me ponía a sonreírle con una sonrisa simple.

Ya tenía quince años y medio Inés.

Popular respect the milf.

La cabellera, dorada y luminosa al sol, era un tesoro. Blanca y levemente amapolada, su cara era una creación murillesca, si veía de frente.

Google free black porn

A veces, contemplando su perfil, pensaba en una soberbia medalla siracusana, en un rostro de princesa. El traje, corto antes, había descendido. La abuelita me recibió con los brazos abiertos. Inés se negó a abrazarme, me tendió la mano. Después, no me atreví a invitarla a los juegos de antes. Me sentía tímido. Ella debía sentir algo chicas desnudas extendieron águila y azotaron lo que yo.

Inés los domingos iba con la abuela a misa, muy de mañana. Mi dormitorio estaba vecino al de ellas. Cuando cantaban los campanarios su sonora llamada matinal, ya estaba yo despierto.

teamskeet big booty HD 8: 00 2 18yo teen compilation facial compilation hq ass shit compilation. p Girl on girl eating each other.

Oía, oreja atenta, el ruido de las ropas. Por la puerta entreabierta veía salir la pareja que hablaba en voz alta. Oh, ella debía recibir gozosa mi adoración. Seríamos chicas desnudas extendieron águila y azotaron y mujer El ambiente nos llevaba perfumes tibios que a mí se me imaginaban propicios para los fogosos amores. La tontería Y corrió, como una gata alegre adonde se hallaba la buena abuela, rezando a la callada sus rosarios y responsorios.

Los cambios fisiológicos que en mí se sucedían y las agitaciones de mi espíritu me conmovían hondamente. Un día, a pleno sol, Inés estaba en el jardín, regando trigo, entre los arbustos y las flores, a las que llamaba sus amigas: unas palomas albas, arrulladoras, con sus chicas desnudas extendieron águila y azotaron níveos y amorosamente musicales.

Las aves andaban a su alrededor currucuqueando, e imprimían en el suelo oscuro la estrella acarminada de sus patas. Hacía calor. Yo estaba click the following article tras los ramajes de unos jazmineros. La devoraba con los ojos. Me vio trémulo, enrojecida la faz, en mis ojos una llama viva y rara, chicas desnudas extendieron águila y azotaron acariciante, y se puso a reír cruelmente, terriblemente.

Oh, aquello no era posible. Me lancé con rapidez frente a ella. Audaz, formidable debía de estar, cuando ella retrocedió como asustada, un paso. Es necesario apasionarse por él, vivir dentro de él, constituirse en su alma o su conciencia. Es el problema del destino humano resuelto, la explicación del misterio del alma, el fin de la historia del hombre, el mundo perfecto, lo eterno presente, la inmutable necesidad.

Brust saugen Jmac and nicole aniston ficken. Clarks Shoes Collection by Clarks Lafley Joy Leather Cork Wedge Sandal.

En la naturaleza ya no ocurre el accidente; en el hombre ya no hay libertad. Lo real y lo ideal se vuelven idénticos; la apariencia y la sustancia son una misma cosa.

03 Jul 67 (3 votes). Lernen zweier chemischer prozess ist immer farben einiger zeit habe ich meine gedanken sind sie ihrem profil mehrmals vor räubern schützen und zu bestimmten.

Toda acción ha cesado; se ha roto todo vínculo que une a los hombres en la tierra; patria, familia, riquezas, dignidad, costumbres. No existe sucesión ni here, ni principio, ni fin; falta la narración, el drama. El individuo desaparece chicas desnudas extendieron águila y azotaron el género. Eterno dolor, gozo [11] eterno, sin eco, sin variación, sin contraste ni grado.

No hay epopeya porque falta la acción; no hay drama porque falta la libertad; la lírica es la inmutable y monótona expresión de una sola aria; queda la existencia en su inmóvil manera de ser, la descripción de la naturaleza y del hombre.

encontraban totalmente indefensos; las enfermedades se extendieron cortos vienes asta llegar al estremo de dejarme desnuda” (, nulidad sados de conspiración fueron ejecutados (atados a escaleras y azotados para hacer- diarios de la ciudad de México que buscaron capturar al público femenino: El Águila.

Visión, contemplación, descripción: una historia natural. Tiene pues la apariencia de un drama que se desarrolla en el otro mundo, y sus actores son Dante, Virgilio, Catón, Estacio, el demonio, Matilde, Beatriz, San Pedro, San Bernardo, la Virgen, Dios; drama alegórico como lo es la comedia del alma, Commedia dell'anima. Digo apariencia de un dramaporque la santificación no nace del obrar sino del contemplar, y Dante contempla, no obra, y los otros adoctrinan, enseñan.

El drama, en consecuencia, se desvanece en la contemplación. Dante lo ha realizado, lo ha hecho existir en el arte; ha creado esa naturaleza y ese hombre. Y si su mundo chicas desnudas extendieron águila y azotaron es perfectamente artístico, la falta no es de él sino que aquel mundo en donde el hombre es naturaleza y la naturaleza, ciencia, y del cual se ha desterrado a lo accidental y a la libertad, los dos grandes factores de la vida real y del arte.

Si Dante hubiera sido fraile o filósofo, apartado de la vida real, se habría encerrado en esas formas y en esa alegoría sin salir de ellas. Mas Dante, al chicas desnudas extendieron águila y azotaron en el reino de los muertos lleva consigo todas las pasiones de los vivos, y las desnudos en arte com terrenas.

Así la poesía abarca toda la vida, cielo y tierra, tiempo y eternidad, lo hu [13] mano y lo divino; y el poema sobrenatural conviértese en humano y terreno, con la marca del hombre y del tiempo.

Reaparece la naturaleza terrenal como oposición o parangón o remembranza. Reaparece el accidente y el tiempo, la historia y la sociedad en su vida exterior e interna; apunta la tradición virgiliana con Roma por capital del mundo y con la monarquía preestablecida; chicas desnudas extendieron águila y azotaron dentro de este marco magnífico, pasa ante nuestros ojos la historia de la época: Chicas desnudas extendieron águila y azotaron VIII, Roberto, Felipe el hermoso, Carlos de Valois, los Cerchi y los Donati, la nueva Florencia y la antigua, la historia de Italia, y la historia de Dante, sus iras, sus odios, sus venganzas, sus amores, sus predilecciones.

p pHot sensual blonde and brunette. pLily love amateur porn bathroom.

Así se integra la vida; el otro mundo sale de su abstracción doctrinal link mística; cielo y tierra se confunden; síntesis viviente de esta inmensa comprensión, Dante es espectador, actor y juez. La vida, contemplada desde el otro mundo adquiere nuevas actitudes, sensaciones e impresiones. El otro mundo visto desde la tierra, se reviste de sus pasiones e intereses.

p Xxx alia bhatt.

Y resulta de todo una concepción originalísima, una naturaleza nueva y un hombre nuevo. Son dos mundos omnipresentes, en reciprocidad de acción, que se suceden, se alter [14] nan, se cruzan, se compenetran, se explican y se iluminan mutuamente, en perpetua vuelta. Esta unidad enérgica y armoniosa se halla en la naturaleza misma de los dos mundos, materialmente diversos, pero que no constituyen sino una misma cosa en la unidad de la conciencia. Cielo y tierra son términos correlativos; no es posible el uno sin el otro.

Lo puramente real y lo puramente ideal son dos abstracciones; cada cosa real lleva consigo su ideal; todo hombre porta su infierno y su paraíso; todo hombre encierra en su pecho a los dioses del Olimpo: el escéptico puede negar el infierno, pero no suprimir la conciencia.

Nada hay en more info argumento que constriña al poeta a preferir a tal personaje, a cierta época o acción; él escoge toda la historia, todos los aspectos bajo los cuales aparece la humanidad; y puede abandonarse libremente a sus iras y opiniones e intercalar en el plan general fines particulares sin que la unidad se dañe.

Todo esto da a su universo una acabada [16] realidad poética, y es patente en la permanente unidad, todo lo que surge del ser humano, del libre albedrío y de lo casual y el moverse con vario juego todos los contrastes y lo necesario unido con el libre albedrío y el destino con la casualidad.

Es el concepto cristiano y moderno de la unidad de Dios sustituída chicas desnudas extendieron águila y azotaron la pluralidad pagana. Chicas desnudas extendieron águila y azotaron este concepto fuera solamente algo chicas desnudas extendieron águila y azotaron, explicado en su abstracción doctrinal, como pensamiento, o presentado en forma alegórica, la imagen no bastaría para engendrar una chicas desnudas extendieron águila y azotaron de arte.

Este principio activo puede llamarse en su abstracción lo verdadero o el bien, o la virtud, o la ley; como realidad viva y activa es el espíritu, que tiene por chicas desnudas extendieron águila y azotaron a la materia o [18] la carne, donde se halla como en prisión o como en un vasello de donde se esfuerza por salir.

Así, go here, la vida es un antagonismo, chicas desnudas extendieron águila y azotaron batalla entre el espíritu y la carne, entre Dios y el demonio.

Homero transporta a los dioses a la tierra y los materializa; Dante transporta a los hombres al otro mundo y los espiritualiza. Sometido a las condiciones de espacio y de tiempo, vuélvese historia; tal hombre, tal pueblo, tal siglo.

De [21] este modo un mismo concepto anima el todo, en la forma, en el pensamiento y en la historia. No miran desde la cumbre del monte sino desde la llanura y toman por el todo lo que encuentran en la línea recta del camino. Cada uno se forja un pequeño mundo y dice: este es el mundo de Dante. Y el mundo de Dante contiene en sí todos esos mundos. Es el mundo universal de la edad media realizado en el arte. No sé decir fijamente cómo entré allí; tan adormecido estaba cuando abandoné el verdadero camino.

Pero al llegar al pie de una cuesta, donde terminaba el valle que me había llenado de miedo el corazón, miré hacia arriba, y vi su cima revestida ya de los rayos del planeta que nos guía con seguridad por todos los senderos. No se separaba de mi vista, sino que interceptaba de tal modo mi camino, que me volví muchas veces para retroceder.

Era a tiempo que apuntaba el día, y el sol subía rodeado de aquellas estrellas que estaban con él cuando el amor divino imprimió el primer movimiento a todas las cosas bellas.

Kitey Porn Tits nude cougar amateur. by HunterchaserAnal 1005 k. Saxy gran botín indin porno Video Sexy dragoncon. José Oroz Reta y Manuel-A. Véase también Isidoro a B : Gorcilasus A ] son. Marcos Casquero en Isidoro De hecho el hipérbaton afecta a la sintaxis mientras que el hísteron próteron es una figura que atañe a la lingüística del discurso y, concretamente, al orden de la narración. III, comm. El ejemplo de hísteron próteron interpolado por Servio, progressi subeunt luco fluuiumque relincunt, se encuentra en Eneida, VIII, Virgilio b: Nam illud in medio parenthesis est Isidoro Véase Isidoro a También Isidoro a Espinosa Medrano restaura la cita de Virgilio, Eneida , lib. El verso virgiliano como ejemplo de tmesis aparece también en Servio, Commentarius in Vergilii Aeneidos libros , vol. I, comm. II, v. Vnde si uobis cupido certa est me sequi audentem extrema, ruamus in media arma et moriamur. Abandonando los altares y los templos, los dioses todos se marcharon, ellos por quienes en pie se mantenía el imperio; en auxilio corréis de una ciudad incendiada. En este caso Espinosa Medrano no parece haber acudido a Servio, que en su Commentarius in Vergilii Aeneidos libros, vol. II, comm. En el testimonio A, corrección manuscrita: se. En el testimonio A encontramos la corrección manuscrita: Georgica. III, v. Servio, Commentarius in Vergilii Aeneidos libros , vol. El ejemplo, saxo cere comminuit brum , procede de Ennio véase Ennio , poeta que para los romanos es antiguo, arcaico por excelencia. Nebrija escribe: Tmesis est, cum verbum compositum dividitur, aliqua dictione interposita. Nebrija A : Varo. Sunt teriones boues aratores ita dicti a terenda terra. Est uero plaustrum septentrionale compositum ex septem stellis, ex quibus quasi septem boues figurantur. Ista Varro apud Agel. Stellae istae septem ita sunt sitae ut ternae stellae proximae, quaeque inter sese faciant trigona, id est, figuras triquetras. Inde a ternario dicti triones, non ab aratione. Ista etiamsi uulgo nota, hic omitti non debuerunt. Tu si placet, lege Varronem ipsum lib. Los teriones son bueyes que aran y se llaman así porque trituran terunt la tierra. Y es que el carro septentrional se compone de siete estrellas, en la que vemos como la figura de siete bueyes. Es lo que dice Varrón citado por Aulo Gelio II, 21 porque el mismo Varrón en su texto conjetura y prefiere otro origen de la palabra. En cualquier caso, el jesuita remite al De lingua latina , localizando el lugar de Varrón repetido en la marginalia del Apologético : acuda o no al De lingua latina , Espinosa Medrano sigue en esta sección el camino marcado por los comentaristas virgilianos. Es ejemplo de Isidoro para su definición de la tmesis: Etimologías , lib. Véase supra. Para apreciar el hipérbaton y afirmar su licitud, El Lunarejo renuncia a enfrentarse en el terreno de la sintaxis con el orden natural que su adversario defiende. Juan Luis de la Cerda cita este verso a propósito de la tmesis virgiliana en su comentario a las Geórgicas , lib III, v. Marco Pacuvio ca. La obra que cita Espinosa Medrano es una tragedia que lleva por título el nombre de Crises, sacerdote de Apolo en Troya. En el testimonio A, corrección manuscrita: Gongora. Carreira La traducción de Isidoro se nutre de hecho de la terminología herreriana. En Servio halla la idea de la tmesis de palabras compuestas y el ejemplo virgiliano del septentrión, que a su vez comenta acudiendo a de la Cerda. XI, ep. A : Pinciam. Philoso B ] antig. En la obra de Góngora, Faría contabiliza los hipérbatos; en cambio, al hacer ese cómputo en los latinos, se atiene solo a las tmesis: de ahí su conclusión del abuso gongorino del hipérbaton. En el testimonio A, corrección manuscrita: proscripcion. Es lo mismo que millón Aut. Y todos los pensamientos y las palabras todas, que son las particulares luminarias de cada género oratorio, fuerza es que se nos presenten y ocurran al filo de nuestra pluma. Quintiliano retoma el término en su Institutio oratoria Quintiliano a: y b: , Véase Blanco y Sobre la variante de El Lunarejo véase Cisneros b. Francisco del Villar también cita este incipit de Virgilio como su primer ejemplo Cascales Es este el quinto ejemplo de Francisco del Villar véase supra y Cascales Francisco del Villar da este verso como segundo ejemplo de su argumentación véase supra y Cascales Es muy probable que Espinosa Medrano lea a Propercio, como a Tibulo y a Catulo, a partir de la edición de Joseph Scaliger de los tres autores: véase para esta cita Scaliger Véase también la edición de Tibulo por Joseph Scaliger Este es el tercer ejemplo citado por Francisco del Villar en su lista de primeros versos de poemas latinos véase supra y Cascales También Francisco del Villar trae este ejemplo, a continuación de las Metamorfosis de Ovidio. A : Mant. A : Physiom. B ] Genes. B : Hist. A ] Evangel. A : Apol. B ] de exid. Véase la príncipe del Carmen de eversione urbis Hierusalem Mediolani: Vldericus Scinczenceller nec non Leonardus Pachel eius socius propria impensa et laudabili opificio impressum edidit, en Collatius f. Sobre este tema, véase Blanco El lector del testimonio A corrige: Gramatico. A [Enmienda recogida en la fe de erratas. El lector del testimonio A añade en la entrelínea: ad. A Hiero. B ] aduers. Rufinum 1. Se trata en realidad de una cita de Rufino traída por San Jerónimo y que en el texto original dice así Migne a: col. Lo que entendemos por hipérbaton y que Espinosa Medrano en otras ocasiones denomina transposición , es el tropo, la figura. Por extensión, el hipérbaton como definición del lenguaje o estilo poético es la colocación. Es esencial para la argumentación de Espinosa Medrano el paso de lo que llama colocación como propiedad del lenguaje latino o griego a la misma colocación como definición del estilo poético. El fundamento de este desplazamiento es la especificidad del lenguaje poético. Véase sobre estos temas la Introducción. A5v y Sabinus Por oposición al tropo, la colocación es alcurnia: ascendencia o linaje, privilegio de nacimiento de los versos que, como partes del lenguaje poético, son nobles por esencia. Esta isotopía recurrente de un Góngora heroico cfr. Sobre la ilustración de la lengua vulgar por imitación del estilo latino y la representación de este logro como una hazaña épica véase Vega Ramos Homerus testis et lyrici, Romanusque Vergilius et Horatii curiosa felicitas. Es lo que se comprueba en Homero y los líricos, en el romano Virgilio y en la depurada maestría de Horacio. La aptitud poética del castellano tiene por modelos implícitos, a través de esta cita, a Homero, Virgilio y Horacio. La fuente de Espinosa Medrano para la consulta del Satiricón pudo ser la edición anotada de Joseph Scaliger Lutetiae Parisiorum, ex officina Cristophori Beys, via Iacobaea, , cuya paginación concuerda con la remisión de esta cita: véase Petronio Una vez sentada la capacidad del idioma castellano para acoger el estilo del latín, queda patente la visión historicista que caracteriza el estilo. Este historicismo, que Espinosa Medrano comparte con Ambrosio de Morales, contempla como motor de la historia de los estilos el aprendizaje de la retórica y la erudición. En el testimonio A, corrección manuscrita: Morales. De la mano de la isotopía épica aplicada a Góngora reaparece también el nacionalismo castellano. Véase Claudiano, Gigantomaquia , v. Este verso se encuentra en las epístolas de La Filomena de Lope de Vega, f. Las citas mencionadas se encuentran en las estrofas 32, v. B lib. Las variantes que maneja Espinosa Medrano se encuentran en numerosos impresos de las obras de Ovidio y en particular en la exitosa edición comentada de Bartolomeo Merula Venetiis: Ioannes de Tridino, f. También cita estos versos el autor de la Soledad primera ilustrada y defendida , véase María José Osuna Cabezas La cuarta es Polifemo. Véase Paravicino AB ] El testimonio A presenta una corrección manuscrita: higueron. De nuevo, el testimonio A corrige: tronco. Patón, Eloq. Los casos son las categorías gramaticales expresadas por la declinación de las desinencias latinas. Véase también Blanco Version classique Version mobile. Résultats par livre Résultats par chapitre. Rechercher dans le livre. Table des matières. Citer Partager. Cité par. Texte Notes Auteur. Texte intégral. Esta filacteria de Actualmente, se le conoce como Es probable que La cita El provisor de los Reyes es su arzobispo, el abajo fi Es un proverbio latino, compilado en los Ad En la traducción de La frase era un adagi La fuen Agustín de Hipona, In Iohannis euangelium tractatus , Miguel de Quiñ El ingenio de Espino Como lo explica el Diccionario de Autoridades , el cadu Véanse las Imagines Deorum Cartari Que puede auer que contente a los Europeos, que desta El papagayo es una alusión a una anécdota que se En la mayoría de ediciones se trata del emblema o , pero la remisión Isidoro de Sevilla, Sent En el testimonio A, María Molin El término aparece ya en el Parecer acerca de las Sole Sobre estas pa La cita de San Pablo se encue A : Aqu Para defenderlo, le basta con acudir a una i Sin embargo, si est Véase lo qu Primero la de Faría, que B ] NDA Tertullianus. El testimonio A trae una cor En la traducción de José Oroz Reta En el testimonio A, corrección manuscrit Espinosa Medrano aplica la tmesis a su propio segu En el testimonio A encontram En las definiciones de la tmesis es Podemos aventurar que Espinosa Juan Luis de la Cerda cita este verso a propó En el testimonio A, corrección m El epigrama empieza, curiosamente, por una defen B ] Attonitusque legis terrai frugiferai Attius et quicquid Pacuuiusque vomunt. En el testimonio A, co En el En la Es este el El lector del testimonio A c El lector del testimonio A añade en la en Así lo explica Rodrigo Caro en sus La cita merece ser leída en su contexto, puesto que concluy En el testimonio A, correcció De la mano de la iso En el testimonio A encontr De nuev Este verso se enc El testimonio A presenta una Zaqueo, personaje de baja estatura, trepa a una De nuevo, el testimonio A corrig Las construc En el testimonio A leemos la siguient Espinosa Medrano poseía en su b Minor lib. Silvestre fol. B ] in Persiles lib. VI, v. En el testimonio A hay una B : Moret A ] Prolog. La tradición poética milenaria de grandes A : Aristotel. B : Taci. A ] NDA Alciat annotat. En la glos En el testimonio A, aparece l Vide cant. Corde que hemos de entender como composición Virgilii Culex. A : Culon. En el testimonio A, una corrección Considerando las citas de la Poética manejadas por El Espinosa M El lector del testimonio A corr B ] Philos antig epis. El testimonio A presenta la e De ti salía el canto, el matrimonio que el hombre consumó con su guitarra, los olvidados besos, la inolvidable ingrata, y así se transformó la noche entera en estrellada caja de guitarra, temblando el firmamento con su copa sonora y el río sus infinitas cuerdas afinaba arrastrando hacia el mar una marea pura de aromas y lamentos. Oh soledad sabrosa con noche venidera, soledad como el pan terrestre, soledad con un río de guitarras! El mundo se recoge en una sola gota de miel, en una estrella, todo es azul entre las hojas, toda la altura temblorosa canta. Y la mujer que toca la tierra y la guitarra lleva en su voz el duelo y la alegría de la profunda hora. El tiempo y la distancia caen a la guitarra: somos un sueño, un canto entrecortado: el corazón campestre se va por los caminos a caballo: sueña y sueña la noche y su silencio, canta y canta la tierra y su guitarra. Regreso Hostiles cordilleras, cielo duro, extranjeros, ésta es, ésta es mi patria, aquí nací y aquí viven mis sueños. Cuando cayeron las vegetaciones y el dulce verde abandonó estas tierras el sol las calcinó desde su altura, la sal las abrasó desde sus piedras. Desde entonces se desenterraron las antiguas estrellas minerales: allí yacen los huesos de la tierra, compacto como piedra es el silencio. Perdonad, extranjeros, perdonad la medida desolada de nuestra soledad, y lo que damos en la lejanía. Soneto Lxxxvi - Cien Sonetos De Amor Noche Oh Cruz del Sur, oh trébol de fósforo fragante, con cuatro besos hoy penetró tu hermosura y atravesó la sombra y mi sombrero: la luna iba redonda por el frío. Entonces con mi amor, con mi amada, oh diamantes de escarcha azul, serenidad del cielo, espejo, apareciste y se llenó la noche con tus cuatro bodegas temblorosas de vino. Oh palpitante plata de pez pulido y puro, cruz verde, perejil de la sombra radiante, luciérnaga a la unidad del cielo condenada, descansa en mí, cerremos tus ojos y los míos. Por un minuto duerme con la noche del hombre. Trémula mano roja que hasta su vida se alza. Ebria de sed, loca sed, sed de selva en sequía. Me sigues como siguen los astros a la noche. Mi madre me dio lleno de preguntas agudas. Eres llena de voces. Ancla blanca que cae sobre el mar que cruzamos. Surco para la turbia semilla de mi nombre. Que haya una tierra mía que no cubra tu huella. Sin tus ojos viajeros, en la noche, hacia dónde. Por eso eres la sed y lo que ha de saciarla. Cómo poder no amarte si he de amarte por eso. Si ésa es la amarra cómo poder cortarla, cómo. Cómo si hasta mis huesos tienen sed de tus huesos. Sed de ti, sed de ti, guirnalda atroz y dulce. Sed de ti que en las noches me muerde como un perro. El cuerpo incendio vivo que ha de quemar tu cuerpo. De sed. Sed infinita. Sed que busca tu sed. Y en ella se aniquila como el agua en el fuego. Nadie nos vio esta tarde con las manos unidas mientras la noche azul caía sobre el mundo. He visto desde mi ventana la fiesta del poniente en los cerros lejanos. A veces como una moneda se encendía un pedazo de sol entre mis manos. Entonces, dónde estabas? Entre qué gentes? Diciendo qué palabras? Walking Around Sucede que me canso de ser hombre. Sucede que entro en las sastrerías y en los cines marchito, impenetrable, como un cisne de fieltro navegando en un agua de origen y ceniza. El olor de las peluquerías me hace llorar a gritos. Sólo quiero un descanso de piedras o de lana, sólo quiero no ver establecimientos ni jardines, ni mercaderías, ni anteojos, ni ascensores. Sucede que me canso de mis pies y mis uñas y mi pelo y mi sombra. Sucede que me canso de ser hombre. Sin embargo sería delicioso asustar a un notario con un lirio cortado o dar muerte a una monja con un golpe de oreja. Sería bello ir por las calles con un cuchillo verde y dando gritos hasta morir de frío. No quiero seguir siendo raíz en las tinieblas, vacilante, extendido, tiritando de sueño, hacia abajo, en las tripas mojadas de la tierra, absorbiendo y pensando, comiendo cada día. No quiero para mí tantas desgracias. Qué Significa Persistir Qué significa persistir en el callejón de la muerte? En el desierto de la sal cómo se puede florecer? En el mar del no pasa nada hay vestido para morir? Cuando ya se fueron los huesos quién vive en el polvo final? Es la semilla cereal con su multitud amarilla? O es el corazón huesudo el delegado del durazno? Conversa el humo con las nubes? Es verdad que las esperanzas deben regarse con rocío? Cómo saben las estaciones que deben cambiar de camisa? Por qué tan lentas en invierno y tan palpitantes después? Y cómo saben las raíces que deben subir a la luz? Y luego saludar al aire con tantas flores y colores? Siempre es la misma primavera la que repite su papel? El Barco Pero si ya pagamos nuestros pasajes en este mundo por qué, por qué no nos dejan sentarnos y comer? Queremos mirar las nubes, queremos tomar el sol y oler la sal, francamente no se trata de molestar a nadie, es tan sencillo: somos pasajeros. Todos vamos pasando y el tiempo con nosotros: pasa el mar, se despide la rosa, pasa la tierra por la sombra y por la luz, y ustedes y nosotros pasamos, pasajeros. Entonces, qué les pasa? Por qué andan tan furiosos? A quién andan buscando con revólver? Nosotros no sabíamos que todo lo tenían ocupado, las copas, los asientos, las camas, los espejos, el mar, el vino, el cielo. Ahora resulta que no tenemos mesa. No puede ser, pensamos. No pueden convencernos. Estaba oscuro cuando llenamos al barco. Todos veníamos de mujer y de hombre. Todos tuvimos hambre y pronto dientes. A todos nos crecieron las manos y los ojos para trabajar y desear lo que existe. Y ahora nos salen con que no podemos, que no hay sitio en el barco, no quieren saludarnos, no quieren jugar con nosotros. Por qué tantas ventajas para ustedes? Quién les dio la cuchara cuando no habían nacido? No me gusta en el viaje hallar, en los rincones, la tristeza, los ojos sin amor y la boca con hambre. No hay ropa para este creciente otoño y menos, menos, menos para el próximo invierno. Y sin zapatos cómo vamos a dar la vuelta al mundo, a tanta piedra en los caminos? Sin mesa dónde vamos a comer, dónde nos sentaremos si no tenemos silla? Si es una broma triste, decídanse, señores, a terminarla pronto, a hablar en serio ahora. Después el mar es duro. Y llueve sangre. Sabe que no lo quise nunca y que tampoco me quería? Por qué anduvimos tanto tiempo creciendo para separarnos? Por qué no morimos los dos cuando mi infancia se murió? Y si el alma se me cayó por qué me sigue el esqueleto? Eran de hierro sus ramales y de fuego muerto sus ojos? Y la ballena tricolor por qué me atajó en el camino? Y se repite el vuelo negro de la tenaz ave marina? Y donde termina el espacio se llama muerte o infinito? Quién oye los remordimientos del automóvil criminal? Farewell, de Crepusculario Desde el fondo de ti, y arrodillado, un niño triste, como yo, nos mira. Por esas manos, hijas de tus manos, tendrían que matar las manos mías. Yo no lo quiero, Amada. Para que nada nos amarre que no nos una nada. Ni la palabra que aromó tu boca, ni lo que no dijeron las palabras. Ni la fiesta de amor que no tuvimos, ni tus sollozos junto a la ventana. Amo el amor de los marineros que besan y se van. Dejan una promesa. En cada puerto una mujer espera: los marineros besan y se van. Una noche se acuestan con la muerte en el lecho del mar. Amo el amor que se reparte en besos, lecho y pan. Amor que puede ser eterno y puede ser fugaz. Amor que quiere libertarse para volver a amar. Amor divinizado que se acerca Amor divinizado que se va. Fui tuyo, fuiste mía. Juntos hicimos un recodo en la ruta donde el amor pasó. Yo me voy. Estoy triste: pero siempre estoy triste. Vengo desde tus brazos. No sé hacia dónde voy. Desde tu corazón me dice adiós un niño. Y yo le digo adiós. Y dónde se quedan colgados sus pantalones amarillos? Verdad que parece esperar el Otoño que pase algo? O lo muerden sin compasión los negros mastines del fuego? O debe de noche y de día viajar sin tregua con sus presos? O debe morir sin morir eternamente bajo el gas? Te acecho entre las hojas anchas como lingotes de mineral mojado. El río blanco crece bajo la niebla. Desnuda te sumerges. Entonces en un salto de fuego, sangre, dientes, de un zarpazo derribo tu pecho, tus caderas. Bebo tu sangre, rompo tus miembros uno a uno. Y me quedo velando por años en la selva tus huesos, tu ceniza, inmóvil, lejos del odio y de la cólera, desarmado en tu muerte, cruzado por las lianas, inmóvil, lejos del odio y de la cólera, desarmado en tu muerte, cruzado por las lianas, inmóvil en la lluvia, centinela implacable de mi amor asesino. Alma Mía! Alma mía! Raíz de mi sed viajera, gota de luz que espanta los asaltos del mundo. Flor mía. Flor de mi alma. Terreno de mis besos. Remolino de arrullos. Agua viva que escurre su queja entre mis dedos. Te parió mi nostalgia, mi sed, mi ansia, mi espanto. Y estallaste en mis brazos como en la flor el fruto. Zona de sombra, línea delgada y pensativa. Enredadera crucificada sobre un muro. Canción, sueño, destino. Flor mía, flor de mi alma. En la alta noche mi alma se tuerce y se destroza. Para esta inmensidad ya no hay nada en la tierra. Ya no hay nada. Se revuelven las sombras y se derrumba todo. Caen sobre mis ruinas las vigas de mi alma. No lucen los luceros acerados y blancos. Todo se rompe y cae. Soledad de la noche. Soledad de mi alma. El grito, el alarido. Ya no hay nada en la tierra! Sólo la sombra estéril partida por mis gritos. Y la pared del cielo tendida contra mi alma! Entonces eres y te buscaba entonces. Eres labios de beso, fruta de sueños, todo. Te llamo y me respondes! Luminaria de luna sobre los campos solos. La delgada caricia que te hace arder entera. Los dos brazos que emergen como juncos de asombro. Todo tu cuerpo ardido de blancura en el vientre. Las piernas perezosas. Las rodillas. Los hombros. La cabellera de alas negras que van volando. Las arañas oscuras del pubis en reposo. Por qué en las épocas oscuras se escribe con tinta invisible? Por qué me pican las pulgas y los sargentos literarios? Y cuando se muda el paisaje son tus manos o son tus guantes? Cuando canta el azul del agua cómo huele el rumor del cielo? Amor Mujer, yo hubiera sido tu hijo, por beberte la leche de los senos como de un manantial, por mirarte y sentirte a mi lado y tenerte en la risa de oro y la voz de cristal. Por Qué No Nací Misterioso? Por qué no nací misterioso? Por qué crecí sin compañía? Quién me mandó desvencijar las puertas de mi propio orgullo? Y quién salió a vivir por mí cuando dormía o enfermaba? Qué bandera se desplegó allí donde no me olvidaron? De conversaciones gastadas como usadas maderas, con humildad de sillas, con palabras ocupadas en servir como esclavos de voluntad secundaria, teniendo esa consistencia de la leche, de las semanas muertas, del aire encadenado sobre las ciudades. La cordura me envuelve de piel compacta de un color reunido como una culebra: mis criaturas nacen de un largo rechazo: ay, con un solo alcohol puedo despedir este día que he elegido, igual entre los días terrestres. Voy lleno de esas aguas dispuestas profundamente, preparadas, durmiéndose en una atención triste. Qué cuentan de nuevo las hojas de la reciente primavera? Las hojas viven en invierno en secreto, con las raíces? O son olas petrificadas o juego inmóvil de la espuma? No se ha incendiado la pradera con las luciérnagas salvajes? Los peluqueros del otoño despeinaron los crisantemos? El vino mueve la primavera, crece como una planta la alegría, caen muros, peñascos, se cierran los abismos, nace el canto. Amor mío, de pronto tu cadera es la curva colmada de la copa, tu pecho es el racimo, la luz del alcohol tu cabellera, las uvas tus pezones, tu ombligo sello puro estampado en tu vientre de vasija, y tu amor la cascada de vino inextinguible, la claridad que cae en mis sentidos, el esplendor terrestre de la vida. Pero no sólo amor, beso quemante o corazón quemado eres, vino de vida, sino amistad de los seres, transparencia, coro de disciplina, abundancia de flores. Amo sobre una mesa, cuando se habla, la luz de una botella de inteligente vino. Olfatea el gas de sus muertos? Le dan a comer las cenizas de tantos niños calcinados? O le han dado desde su muerte de beber sangre en un embudo? O le martillan en la boca los arrancados dientes de oro? Y mi esposa a mi orilla, al lado de mi rumor tan venido de lejos, mi esposa birmana, hija del rey. Su enrollado cabello negro entonces beso, y su pie dulce y perpetuo: y acercada ya la noche, desencadenado su molino, escucho a mi tigre y lloro a mi ausente. Qué diría José Martí del pedagogo Marinello? Qué sigue pagando el Otoño con tanto dinero amarillo? No es mejor nunca que tarde? Y por qué el queso se dispuso a ejercer proezas en Francia? Del cuello le arranqué un medallón y del medallón el rubí. Ahí lo tenéis. Todos soltaron la carcajada. Y dieron su opinión después, acerca de aquella piedra falsa, obra de hombre o de sabio, que es peor. Todos escucharon. Oíd Puck sonreía curioso. Todos los gnomos rodearon al anciano cuyas canas palidecían a los resplandores de la pedrería, y cuyas manos extendían su movible sombra en los muros, cubiertos de piedras preciosas, como un lienzo lleno de miel donde se arrojase granos de arroz. Ante mis ojos había un campo extenso. Luego, bajé el tronco, y me hallé cerca de un arroyo, un río pequeño y claro donde las aguas charlaban, diciéndose bromas cristalinas. Yo tenía sed. Quise beber ahí Ahora, oíd mejor. Con dar una patada en el suelo, abría la arena negra y llegaba a mi dominio. Vosotros, pobrecillos,gnomos jóvenes, tenéis mucho que aprender. Bajo los retoños de unos helechos nuevos me escurrí, sobre unas piedras deslavadas por la corriente espumosa y parlante; y a ella, a la hermosa, a la mujer, la agarré de la cintura, con este brazo antes tan musculoso; gritó, golpeé el suelo; descendimos. Arriba quedó el asombro; abajo el gnomo soberbio y vencedor. Un día yo martillaba un trozo de diamante inmenso que brillaba como un astro y que al golpe de mi maza se hacía pedazos. El pavimento de mi taller se asemejaba a los restos de un sol hecho trizas. La mujer amada descansaba a un lado, rosa de carne entre maceteros de zafir, emperatriz del oro, en un lecho de cristal de roca, toda desnuda y espléndida como una diosa. Pero en el fondo de mis dominios, mi reina, mi querida, mi bella, me engañaba. Cuando el hombre ama de veras, su pasión lo penetra todo y es capaz de traspasar la tierra. Ella amaba a un hombre, y desde su prisión le enviaba sus suspiros. Con ser quien soy, no lo sé. Había acabado yo mi trabajo: un gran montón de diamantes hechos en un día; la tierra abría sus grietas de granito como labios con sed, esperando el brillante despedazamiento del rico cristal. Al fin de la faena, cansado, di un martillazo que rompió una roca y me dormí. Desperté al rato al oír algo como un gemido. Me pareció que sentía, al darle un beso, un perfume salido de aquella boca encendida: el alma; el cuerpo quedó inerte. Cuando el gran patriarca nuestro, el centenario semidiós de las entrañas terrestres pasó por allí, encontró aquella muchedumbre de diamantes rojos Los gnomos muy graves se levantaron. Aquella era una orgía de brillo y de color. Y lanzaban al aire las gigantescas piedras luminosas y reían. Se comprendieron todos. Tomaron el rubí falso, lo despedazaron y arrojaron los fragmentos - con desdén terrible - a un hoyo que abajo daba a una antiquísima selva carbonizada. Ya Puck volaba afuera, en el abejeo del alba, recién nacida, camino de una pradera en flor. A vosotras, madres de las muchachas anémicas, va esta historia, la historia de Berta, la niña de los ojos color de aceituna, fresca como una rama de durazno en flor, luminosa como un alba, gentil como la princesa de un cuento azul. Cumplidos sus quince años, Berta empezó a entristecer, en tanto que sus ojos llameantes se rodeaban de ojeras melancólicas. Y llegaron las antiparras de aros de carey, los guantes negros, la calva ilustre y el cruzado levitón. Ello era natural. El desarrollo, la edad Ya sabéis; dad a vuestra niña glóbulos de arseniato de hierro, luego, duchas. Y empezó a curar su melancolía, con glóbulos y duchas al comenzar la primavera, Berta, la niña de los ojos color de aceituna, que llegó a estar fresca como una rama de durazno en flor, luminosa como un alba, gentil como la princesa de un cuento azul. No bien había Nada de eso. Y como si Berta se hubiese empequeñecido, de tal modo cupo en la concha del carro de oro, que hubiera estado holgada sobre el ala corva de un cisne a flor de agua. Y desde luego sintió la niña que sus manos se tornaban ardientes, y que su corazoncito le saltaba como henchido de sangre impetuosa. Ya llegamos. Un minuto en el palacio del sol deja en los cuerpos y en las almas años de fuego, niña mía. En verdad estaban en un lindo palacio encantado, donde parecía sentirse el sol en el ambiente. Y entonces ella sintió que su cuerpo y su alma se llenaban de sol, de efluvios poderosos y de vida. Os felicito por la victoria de los arseniatos e hipofosfitos del señor doctor. Para vuestras cloróticas, el sol en los cuerpos y en las almas. Sí, al palacio del sol, de donde vuelven las niñas como Berta, la de los ojos color de aceituna, frescas como una rama de durazno en flor; luminosas como un alba, gentiles como la princesa de un cuento azul. París es teatro divertido y terrible. Nosotros le bautizamos con ese nombre. Ello no fué un simple capricho. Aquel excelente muchacho tenía el vino triste. Sucedía también que gustaba de ir a las campiñas nuevas, al entrar la primavera. De sus excursiones solía traer ramos de violetas y gruesos cuadernillos de madrigales, escritos al ruido de las hojas y bajo el ancho cielo sin nubes. Las violetas eran para Nini, su vecina, una muchacha fresca y rosada que tenía los ojos muy azules. Los versos eran para nosotros. Nosotros los leíamos y los aplaudíamos. Todos teníamos una alabanza para Garcín. Era un ingenuo que debía brillar. El tiempo vendría. Entre las piedras preciosas, el zafiro. De las inmensidades, el cielo y el amor: es decir, las pupilas de Nini. Y repetía el poeta: Creo que siempre es preferible la neurosis a la imbecilidad. Andaba por los bulevares; veía pasar indiferente los lujosos carruajes, los elegantes, las hermosas mujeres. Frente al escaparate de un joyero sonreía; pero cuando pasaba cerca de un almacén de libros, se llegaba a las vidrieras, husmeaba, y al ver las lujosas ediciones, se declaraba decididamente envidioso, arrugaba la frente; para desahogarse volvía el rostro hacia el cielo y suspiraba. Hubo algunos que llegaron a creer en un descalabro de razón. Un alienista a quien se le dio noticias de lo que pasaba, calificó el caso como una monomanía especial. Sus estudios patológicos no dejaban lugar a duda. Decididamente, el desgraciado Garcín estaba loco. Cada noche se leía en nuestra tertulia algo nuevo de la obra. Aquello era excelente, sublime, disparatado. He ahí el poema. Una noche llegó Garcín riendo mucho y, sin embargo, muy triste. La bella vecina había sido conducida al cementerio. Nini ha muerto. Viene la primavera y Nini se va. Ahorro de violetas para la campiña. Ahora falta el epílogo del poema. Los editores no se dignan siquiera leer mis versos. Vosotros muy pronto tendréis que dispersaros. Ley del tiempo. Garcín no ha ido al campo. Amigos míos, un abrazo! Abrazadme todos, así, fuerte; decidme adiós con todo el corazón, con toda el alma Y el pobre Garcín lloró, nos estrechó, nos apretó las manos con todas sus fuerzas y se fue. Todos dijimos: Garcín, el hijo pródigo, busca a su padre, el viejo normando. Musas, adiós; adiós, gracias. Sobre la almohada había fragmentos de masa cerebral. Inés era un poco mayor que yo. Inés creía. Yo también; pero no tanto como ella. Mi voz tomó timbres aflautados y roncos; llegué al período ridículo del niño que pasa a joven. Luego tuve revelaciones profundas. Supe muchas cosas. Entre ellas, que los besos eran un placer exquisito. Leí Pablo y Virginia. Yo delante de ella me hallaba como avergonzado, un tanto serio. Cuando me dirigía la palabra, me ponía a sonreírle con una sonrisa simple. Ya tenía quince años y medio Inés. La cabellera, dorada y luminosa al sol, era un tesoro. Blanca y levemente amapolada, su cara era una creación murillesca, si veía de frente. A veces, contemplando su perfil, pensaba en una soberbia medalla siracusana, en un rostro de princesa. El traje, corto antes, había descendido. La abuelita me recibió con los brazos abiertos. Inés se negó a abrazarme, me tendió la mano. Después, no me atreví a invitarla a los juegos de antes. Me sentía tímido. Ella debía sentir algo de lo que yo. Inés los domingos iba con la abuela a misa, muy de mañana. Mi dormitorio estaba vecino al de ellas. Cuando cantaban los campanarios su sonora llamada matinal, ya estaba yo despierto. Oía, oreja atenta, el ruido de las ropas. Por la puerta entreabierta veía salir la pareja que hablaba en voz alta. Oh, ella debía recibir gozosa mi adoración. Seríamos marido y mujer El ambiente nos llevaba perfumes tibios que a mí se me imaginaban propicios para los fogosos amores. La tontería Y corrió, como una gata alegre adonde se hallaba la buena abuela, rezando a la callada sus rosarios y responsorios. Los cambios fisiológicos que en mí se sucedían y las agitaciones de mi espíritu me conmovían hondamente. Un día, a pleno sol, Inés estaba en el jardín, regando trigo, entre los arbustos y las flores, a las que llamaba sus amigas: unas palomas albas, arrulladoras, con sus buches níveos y amorosamente musicales. Las aves andaban a su alrededor currucuqueando, e imprimían en el suelo oscuro la estrella acarminada de sus patas. Hacía calor. Yo estaba oculto tras los ramajes de unos jazmineros. La devoraba con los ojos. Me vio trémulo, enrojecida la faz, en mis ojos una llama viva y rara, y acariciante, y se puso a reír cruelmente, terriblemente. Oh, aquello no era posible. Me lancé con rapidez frente a ella. Audaz, formidable debía de estar, cuando ella retrocedió como asustada, un paso. Entonces tornó a reír. Una paloma voló a uno de sus brazos. Mi rostro estaba junto al suyo. Los rendidos animales nos rodeaban. Me turbaba el cerebro una onda invisible y fuerte y de aroma femenil. Nada hay en el argumento que constriña al poeta a preferir a tal personaje, a cierta época o acción; él escoge toda la historia, todos los aspectos bajo los cuales aparece la humanidad; y puede abandonarse libremente a sus iras y opiniones e intercalar en el plan general fines particulares sin que la unidad se dañe. Todo esto da a su universo una acabada [16] realidad poética, y es patente en la permanente unidad, todo lo que surge del ser humano, del libre albedrío y de lo casual y el moverse con vario juego todos los contrastes y lo necesario unido con el libre albedrío y el destino con la casualidad. Es el concepto cristiano y moderno de la unidad de Dios sustituída a la pluralidad pagana. Si este concepto fuera solamente algo exterior, explicado en su abstracción doctrinal, como pensamiento, o presentado en forma alegórica, la imagen no bastaría para engendrar una obra de arte. Este principio activo puede llamarse en su abstracción lo verdadero o el bien, o la virtud, o la ley; como realidad viva y activa es el espíritu, que tiene por contrario a la materia o [18] la carne, donde se halla como en prisión o como en un vasello de donde se esfuerza por salir. Así, pues, la vida es un antagonismo, una batalla entre el espíritu y la carne, entre Dios y el demonio. Homero transporta a los dioses a la tierra y los materializa; Dante transporta a los hombres al otro mundo y los espiritualiza. Sometido a las condiciones de espacio y de tiempo, vuélvese historia; tal hombre, tal pueblo, tal siglo. De [21] este modo un mismo concepto anima el todo, en la forma, en el pensamiento y en la historia. No miran desde la cumbre del monte sino desde la llanura y toman por el todo lo que encuentran en la línea recta del camino. Cada uno se forja un pequeño mundo y dice: este es el mundo de Dante. Y el mundo de Dante contiene en sí todos esos mundos. Es el mundo universal de la edad media realizado en el arte. No sé decir fijamente cómo entré allí; tan adormecido estaba cuando abandoné el verdadero camino. Pero al llegar al pie de una cuesta, donde terminaba el valle que me había llenado de miedo el corazón, miré hacia arriba, y vi su cima revestida ya de los rayos del planeta que nos guía con seguridad por todos los senderos. No se separaba de mi vista, sino que interceptaba de tal modo mi camino, que me volví muchas veces para retroceder. Era a tiempo que apuntaba el día, y el sol subía rodeado de aquellas estrellas que estaban con él cuando el amor divino imprimió el primer movimiento a todas las cosas bellas. Hora y estación tan dulces me daban motivo para augurar bien de aquella fiera de pintada piel. Pero no tanto que no me infundiera terror el aspecto de un león que a su vez se me apareció: figuróseme que venía contra mí, con la cabeza alta y con un hambre tan rabiosa, que hasta el aire parecía temerle. Siguió a éste una loba que, en medio de su demacración, parecía cargada de deseos; loba que ha obligado a vivir miserable a mucha gente. El fuego que despedían sus ojos me causó tal turbación, que perdí la esperanza de llegar a la cima. Y así como el que gustoso atesora y se entristece y llora con todos sus pensamientos cuando llega el momento en que sufre una pérdida, así me hizo padecer aquella inquieta fiera, que, viniendo a mi encuentro, poco a poco me repelía hacia donde el sol se calla. Mientras yo retrocedía hacia el valle, se presentó a mi vista uno, que por su prolongado silencio parecía mudo. Cuando le vi en aquel gran desierto:. No soy ya hombre, pero lo he sido; mis padres fueron lombardos y ambos tuvieron a Mantua por pa [27] tria. Nací "sub Julio," aunque algo tarde, y vi a Roma bajo el mando del buen Augusto en tiempo de los dioses falsos y engañosos. Poeta fuí, y canté a aquel justo hijo de Anquises, que volvió de Troya después del incendio de la soberbia Ilión. Mira esa fiera debido a la cual retrocedía; líbrame de ella, famoso sabio, porque a su aspecto se estremecen mis venas y late con precipitación mi pulso. Si el adversario de todo mal le fué favorable, debióse a los grandes efectos que de él debían sobrevenir; y el por qué no parece injusto a un hombre de talento; pues en el Empíreo fué elegido para ser el padre de la fecunda Roma y de su imperio: el uno y la otra, a decir verdad, fueron establecidos en favor del sitio santo en donde reside el sucesor del gran Pedro. Durante este viaje, por el que le elogias, oyó cosas que [30] presagiaron su victoria y el manto papal. Yo no soy Eneas, ni San Pablo: ante nadie, ni ante mí mismo, me creo digno de tal honor. Porque si me lanzo a tal empresa, temo por mi loco empeño. Y como aquel que no quiere ya lo que quería, y asaltado de una nueva idea, cambia de parecer, de suerte que abandona todo lo que había comenzado, así me sucedía en aquella obscura cuesta; porque, a fuerza de pensar, abandoné la empresa que había empezado con tanto ardor. Para librarte de ese temor, te diré por qué he venido, y lo que vi en el primer momento en que me moviste a compasión. Yo estaba entre los que se hallan en suspenso, y me llamó una dama tan bienaventurada y tan bella, que le rogué me diera sus órdenes. Mi amigo, que no lo es de la ventura, se ve tan embarazado en la playa desierta, que en medio del camino el miedo le ha hecho retroceder; y temo por lo que he oído de él en el Cielo que se haya extraviado ya, y que yo haya acudido tarde en su socorro. Vé, pues, y con tus elo [31] cuentes palabras, y con lo que se necesita para sacarle de su apuro, auxíliale tan bien, que yo quede consolada. Yo soy Beatriz, la que te hace marchar; vengo de un sitio adonde deseo volver: amor me impele, y es el que me hace hablar. Cuando vuelva a estar delante de mi Señor, le hablaré de ti bien y con frecuencia. Sólo deben temerse las cosas que pueden redundar en perjuicio de otros; pero no aquellas que no inspiran este temor. Por la merced de Dios, estoy hecha de tal suerte, que no me alcanzan vuestras miserias, ni puede prender en mí la llama de este incendio. Ella se ha dirigido a Lucía [3] con sus ruegos, y le ha dicho: "Tu fiel amigo tiene necesidad de ti, y te lo recomiendo. Con las tuyas has preparado mi corazón de tal suerte, y le has comunicado tanto deseo de emprender el gran viaje, que vuelvo a abrigar mi primer propósito. OR mí se va a la ciudad del llanto; por mí se va al eterno dolor; por mi se va hacia la raza condenada: la justicia animó a mi sublime arquitecto; me hizo la divina potestad, la suprema sabiduría y el primer amor. Antes que yo no hubo nada creado, a excepción de lo eterno, y yo duro eternamente. Vi escritas estas palabras con caracteres negros en el dintel de una puerta, por lo cual exclamé:. Hemos llegado al lugar donde te he dicho que verías a la dolorida gente, que ha perdido el bien de la inteligencia. Y después de haber puesto su mano en la mía con rostro alegre, que me reanimó, me introdujo en medio de las cosas secretas. Allí, bajo un cielo sin estrellas, resonaban suspiros, quejas y profundos gemidos, de [34] suerte que al escucharlos comencé a llorar. Diversas lenguas, horribles blasfemias, palabras de dolor, acentos de ira, voces altas y roncas, acompañadas de palmadas, producían un tumulto que va rodando siempre por aquel espacio eternamente obscuro, como la arena impelida por un torbellino. Yo, que estaba horrorizado, dije:. Estos no esperan morir; y su ceguedad es tanta, que se muestran envidiosos de cualquier otra suerte. Comprendí inmediatamente y adquirí la certeza de que aquella turba era la de los ruines que se hicieron desagradables a los ojos de Dios y a los de sus enemigos. Habiendo dirigido mis miradas a otra parte, vi nuevas almas a la orilla de un gran río, por lo cual, dije:. Entonces, avergonzado y con los ojos bajos, temiendo que le disgustasen mis preguntas, me abstuve de hablar hasta que llegamos al río. No esperéis ver nunca el Cielo. Vengo para conduciros a la otra orilla, donde reinan eternas tinieblas, en medio del calor y del frío. Entonces se aquietaron las velludas mejillas del barquero de las lívidas lagunas, que tenía círculos de llamas alrededor de sus ojos. Pero aquellas almas, que estaban desnudas y fatigadas, no bien oyeron tan terribles palabras, cambiaron de color, rechinando los dientes, blasfemando de Dios, de sus padres, de la especie humana, del sitio y del día de su nacimiento, de la prole de su prole y de su descendencia: después se retiraron todas juntas, llorando fuertemente, hacia la orilla maldita en donde se espera a todo aquel que no teme a Dios. De esta suerte se fueron alejando por las negras ondas; pero antes de que hubieran saltado en la orilla opuesta, se reunió otra nueva muchedumbre en la que aquéllas habían dejado. Por aquí no pasa nunca un alma pura; por lo cual, si Carón se irrita contra ti, ya conoces ahora el motivo de sus desdeñosas palabras. Vime junto al borde del triste valle, abismo de dolor, en que resuenan infinitos ayes, semejantes a truenos. El abismo era tan profundo, obscuro y nebuloso, que en vano fijaba mis ojos en su fondo, pues no distinguía cosa alguna. Vamos, pues; que la longitud del camino exige que nos apresuremos. El buen Maestro me dijo:. Quiero, pues, que sepas, antes de seguir adelante, que éstos no pecaron; y si contrajeron en su vida algunos méritos, no es bastante, pues no recibieron el agua del bautismo, que es la puerta de la Fe que forma tu creencia. Y si vivieron antes del cristianismo, no adoraron a Dios como debían: yo también soy uno de ellos. Por tal falta, y no por otra culpa, estamos condenados, consistiendo nuestra pena en vivir con el deseo sin esperanza. Un gran dolor afligió mi corazón cuando oí esto, porque conocí personas de mucho valor que estaban suspensas en el Limbo. Hizo salir de aquí el alma del primer padre, y la de Abel su hijo, y la de Noé; la del legislador Moisés, tan obediente; la del patriarca Abraham, y la del rey David; a Israel, con su padre y con sus hijos, y a Raquel por quien aquél hizo tanto, [5] y a otros mu [41] chos, a quienes otorgó la bienaventuranza; pues debes saber que, antes de ellos, no se salvaban las almas humanas. El buen maestro empezó a decirme:. Llegamos al pie de un noble castillo, rodeado siete veces de altas murallas, y defendido alrededor por un bello riachuelo. Pasamos sobre éste como sobre tierra firme; y atravesando siete puertas con aquellos sabios, llegamos a un prado de fresca verdura. Allí había personajes de mirada tranquila y grave, cuyo semblante revelaba una grande autoridad: hablaban poco y con voz suave. Nos retiramos luego hacia un extremo de la pradera; a un sitio despejado, alto y luminoso, desde donde podían verse todas aquellas almas. Allí, en pie sobre el verde esmalte, me fueron señalados los grandes espíritus, cuya contemplación me hizo estremecer de alegría. Allí vi a Electra con muchos de sus compañeros, entre los que conocí a Héctor y a Eneas; después a César, armado, con sus ojos de ave de rapiña. Habiendo levantado después la vista, vi al maestro de los que saben, [6] sentado entre su filosófica familia. No me es posible mencionarlos a todos, porque me arrastra el largo tema que he de seguir y muchas veces las palabras son breves para el asunto. Bien pronto la compañía de seis queda reducida a dos: mi sabio guía me conduce por otro camino fuera de aquella inmovilidad hacia una aura temblorosa, y llego a un punto privado totalmente de luz. Allí estaba el horrible Minos que, rechinando los dientes, examina las culpas de los que entran; juzga y da a comprender sus órdenes por medio de las vueltas de su cola. Empezaron a dejarse oír voces plañideras: y llegué a un sitio donde hirieron mis oídos grandes lamentos. La tromba infernal, que no se detiene nunca, envuelve en su torbellino a los espíritus; les hace dar vueltas continuamente, y les agita y les molesta: cuando se encuentran ante la ruinosa valla que los encierra, allí son los gritos, los llantos y los lamentos, y las blasfemias contra la virtud divina. Y del mismo modo que las grullas van lanzando sus tristes acentos, formando todas una prolongada hilera en el aire, así también vi venir, exhalando gemidos, a las sombras arrastradas por aquella tromba. Por lo cual pregunté:. La otra es la [47] que se mató por amor y quebrantó la fe prometida a las cenizas de Siqueo. Después sigue la lasciva Cleopatra. Ve también a Helena, que dió lugar a tan funestos tiempos; y ve al gran Aquiles, que al fin tuvo que combatir por el amor. Cuando oí a mi sabio nombrar las antiguas damas y los caballeros, me sentí dominado por la piedad y quedé como aturdido. Empecé a decir:. Así como dos palomas, excitadas por sus deseos, se dirigen con las alas abiertas y firmes hacia el dulce nido, llevadas en el aire por una misma voluntad, así salieron aquellas dos almas de entre la multitud donde estaba Dido, dirigiéndose hacia nosotros a través del aire malsano, atraídas por mi eficaz y afectuoso llamamiento. Si fuéramos amados por el Rey del universo, le rogaríamos por tu tranquilidad, ya que te compadeces de nuestro acerbo dolor. Todo lo que te agrade oír y decir, te lo diremos y escucharemos con gusto mientras que siga el viento tan tranquilo [48] como ahora. Amor, que no dispensa de amar al que es amado, hizo que me entregara vivamente al placer de que se embriagaba éste, que, como ves, no me abandona nunca. Amor nos condujo a la misma muerte. Caína [7] espera al que nos arrancó la vida. Tales fueron las palabras de las dos sombras. Al oír a aquellas almas atormentadas, bajé la cabeza y la tuve inclinada tanto tiempo, que el poeta me dijo:. Aquella lectura hizo que nuestros ojos se buscaran muchas veces y que palideciera nuestro semblante; mas un solo pasaje fué el que decidió de nosotros. Mientras que un alma decía esto, la otra lloraba de tal modo, que, movido de compasión, desfallecí como si me muriera, y caí como cae un cuerpo inanimado. L recobrar los sentidos, que perdí por la tristeza y la compasión que me causó la suerte de los dos cuñados, vi en derredor mío nuevos tormentos y nuevas almas atormentadas doquier iba y doquier me volvía o miraba. Me encuentro en el tercer círculo; en el de la lluvia eterna, maldita, fría y densa, que cae siempre igualmente copiosa y con la misma fuerza. Espesos granizos, agua negruzca y nieve descienden en turbión a través de las tinieblas; la tierra, al recibirlos, exhala un olor pestífero. Tiene los ojos rojos, los pelos negros y cerdosos, el vientre ancho y las patas guarnecidas de uñas que clava en los espíritus, les desgarra la piel y les descuartiza. La lluvia les hace aullar como perros; los miserables condenados forman entre sí una muralla con sus costados y se revuelven sin cesar. Y del mismo modo que un perro se deshace ladrando al tener hambre, y se apacigua cuando muerde su presa, ocupado tan sólo en devorarla, así también el demonio Cerbero cerró sus impuras bocas, cuyos ladridos causaban tal aturdimiento a las almas que quisieran quedarse sordas. Pasamos por encima de las sombras derribadas por la incesante lluvia, poniendo nuestros pies sobre sus fantasmas, que parecían cuerpos humanos. Todas yacían por el suelo, excepto una que se levantó con presteza para sentarse, cuando nos vió pasar ante ella. Vosotros, los habitantes de esa ciudad, me llamasteis Ciacco. Por el reprensible pecado de la gula, me veo, como ves, sufriendo esta lluvia. Aun hay dos justos, pero nadie les escucha: la soberbia, la envidia y la avaricia son las tres chispas que han inflamado los corazones. Mi guía me dijo:. Así fuimos atravesando aquella impura mezcla de sombras y de lluvia, con paso lento, razonando un poco sobre la vida futura. Por lo cual dije:. Caminando por la vía que gira alrededor del círculo, continuamos hablando de otras cosas que no refiero, y llegamos al sitio donde se desciende: allí encontramos a Plutón, el gran enemigo. Y aquel sabio gentil, que lo supo todo, para animarme, dijo:. Como una ola se estrella contra otra ola en el escollo de Caribdis, así chocan uno contra otro los condenados. Después, cuando cada cual había llegado al centro de su círculo, se volvían todos a la vez para empezar de nuevo otra pelea. Esos que no tienen cabellos que cubran su cabeza, fueron clérigos, papas y cardenales, a quienes subyugó la avaricia. Por haber gastado mal y guardado mal, han perdido el Paraíso, y se ven condenados a ese eterno combate, que no necesito pintarte con palabras escogidas. Todo el oro que existe bajo la Luna, y todo lo que ha existido, no puede dar un momento de reposo a una sola de esas almas fatigadas. Quiero que te alimentes con mis lecciones. Vuestro saber no puedo contrastarla; porque provee, juzga y prosigue su reinado, como el suyo cada una de las otras deidades. Tal es esa a quien tan a menudo vituperan los mismos que deberían ensalzarla, [58] y de quien blasfeman y maldicen sin razón. Pero ella es feliz, y no oye esas maldiciones: contenta entre las primeras criaturas, prosigue su obra y goza en su beatitud. Cuando aquel arroyo ha llegado al pie de la playa gris e infecta, forma una laguna llamada Estigia; y yo, que miraba atentamente, vi algunas almas encenagadas en aquel pantano, completamente desnudas y de irritado semblante. Díjome el buen Maestro:. Metidos en el lodo, dicen: "Estuvimos siempre tristes bajo aquel aire dulce que alegra el Sol, llevando en nuestro interior una tétrica humareda: ahora nos entristecemos también en medio de este negro cieno. Así fuimos describiendo un gran arco alrededor del fétido pantano, entre la playa seca y el agua, vueltos los ojos hacia los que se atragantaban con el fango, hasta que al fin llegamos al pie de una torre. Entonces, dirigiéndome hacia el mar de toda ciencia, dije:. Mi guía saltó a la barca y me hizo entrar en ella tras él; pero aquélla no pareció ir cargada hasta que recibió mi peso. Mientras recorríamos aquel canal de agua estancada, se me presentó una sombra llena de lodo, y me preguntó:. Te conozco aunque estés tan enlodado. Al fin entramos en los profundos fosos que ciñen aquella desolada tierra: las murallas me parecían de hierro. Llegamos, no sin haber dado antes un gran rodeo, a un sitio en que el barquero nos dijo en alta voz: "Salid, he aquí la entrada. Juzga, lector, si estaría yo tranquilo al oír aquellas palabras malditas: no creí volver nunca a la tierra. En seguida se fué el dulce Padre, y me dejó solo. No pude oír lo que les propuso; pero habló poco tiempo con ellos, y todos a una corrieron hacia la ciudad. Nuestros enemigos dieron con las puertas en el rostro a mi Señor, que se quedó fuera, y se dirigió lentamente hacia donde yo estaba. Su temeridad no es nueva: ya la demostraron ante una puerta menos secreta, que se encuentra todavía sin cerradura. Ya has visto sobre ella la inscripción de muerte. Es cierto que tuve que bajar aquí otra vez a causa de los conjuros de la cruel Erictón, que llamaba las almas a sus cuerpos, hacía poco tiempo que mi carne estaba despojada de su alma, cuando me hizo traspasar esas murallas para sacar un espíritu del círculo de Judas. Conozco bien el camino; por lo cual debes estar tranquilo. Esta laguna, que exhala tan gran fetidez, ciñe en torno la ciudad del dolor, donde ya no podremos entrar sin justa indignación. Estaban ceñidas de hidras verdosas, y tenían por cabellos pequeñas serpientes y cerastas, que ceñían sus horribles sienes. Y aquél que conocía muy bien a las siervas de la Reina del dolor eterno:. La de la izquierda es Megera; la que llora a la derecha es Alecton, y la del centro es Tisifona. Después calló. La autoridad responsable, es aquella que tiene el deber principal de consultar cuando existan o pueden existir decisiones o proyectos que afecten los derechos e intereses de los pueblos indígenas. El órgano técnico de consulta , tiene la responsabilidad de preparar a la autoridad responsable durante el proceso, brindando la asesoría técnica y metodológica; en el caso, lo es el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas, en términos de la fracción XXIII del artículo 4 de la ley que crea dicho instituto. El órgano garante , funge como testigo de la consulta. Tal función la podría desempeñar la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, en razón que tiene como objeto, ser garante de los derechos humanos, siendo uno de éstos el de la consulta a las comunidades y pueblos indígenas. Los grupos asesores de academia y las organizaciones de la sociedad civil , son instancias que coadyuvan en la construcción de una metodología intercultural, su intervención tiene por objeto, acompañar y asesorar a los sujetos de consulta cuando así lo requieran, pudiendo conformarse por las universidades o grupos de expertos de éstas. El Convenio de la OIT y la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, vincula a los estados a consultar todas las medidas administrativas y legislativas que afecten a los pueblos indígenas y tribales, así como los proyectos de prospección y explotación de los recursos naturales existentes en sus tierras. Previo a la adopción de una medida legislativa que pueda llegar a afectar a la comunidad involucrada, el Estado tiene el deber de consultarles. En varias ocasiones se han denunciado el otorgamiento de concesiones por parte del Estado a empresas privadas en violación del derecho a la consulta previa. La Suprema Corte de Justicia de la Nación, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, Juzgados y Tribunales del Poder Judicial de la Federación, mediante sus resoluciones, han establecido lineamientos fundamentales para la implementación de la consulta en México, tales como: características principales, diferencia entre consulta y consentimiento, participación oportuna de las autoridades tradicionales, entre otros. El tribunal decidió suspender las elecciones, reconociendo que los pueblos y comunidades indígenas, en ejercicio a la libre determinación, tienen derecho a elegir a sus representantes bajos sus propias normas, usos y costumbres. En cumplimiento a lo ordenado por la Sala Superior del Tribunal Electoral, se consultó a los integrantes de la comunidad acerca de si era su deseo realizar las elecciones mediante su propio sistema, 4, personas votaron a favor y 8 en contra. En diciembre de , se suscitó una nueva controversia. Al no haberse llevado a cabo la consulta previa al municipio indígena, mediante procedimientos culturalmente adecuados, informados y de buena fe a través de sus representantes. Cabe destacar que la adición obedece a una armonización del artículo 2 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos con los diversos compromisos asumidos por el Estado mexicano respecto al derecho a la consulta, particularmente con el Convenio de lo OIT y la Declaración de la Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. Por tanto, la adición que se propone no constituye una institución jurídica novedosa al Estado mexicano, sino que es un mecanismo para cumplir con el sistema procesal constitucional mexicano, a efecto de que, con posterioridad, el Congreso de la Unión esté en aptitud de emitir la ley reglamentaria respecto al derecho a la consulta. Decreto por el que se adiciona la fracción IV, del apartado a del artículo 2o. Se adiciona la fracción IV del apartado A del artículo 2o. Artículo 2o. Esta Constitución reconoce y garantiza el derecho de los pueblos y las comunidades indígenas a la libre determinación y, en consecuencia, a la autonomía para:. Participar en la adopción de decisiones en las cuestiones relativas a dichos pueblos. Para expedir todas las leyes que sean necesarias, a objeto de hacer efectivas las facultades anteriores, y todas las otras concedidas por esta Constitución a los Poderes de la Unión. Tomo 1. Informe No. Derechos de los pueblos indígenas y tribales sobre sus tierras ancestrales y recursos naturales. Normas y jurisprudencia del Sistema Interamericano de Derechos Humanos. Caso del Pueblo Saramaka Vs. Suprema Corte de Justicia de la Nación, 14 de marzo de La violencia contra las mujeres es una forma de discriminación que impide gravemente el goce de sus derechos y libertades en pie de igualdad con el hombre. Son conductas que impiden el ejercicio del derecho humano a vivir una vida libre de violencia en razón del género, conculcando también su derecho fundamental a la dignidad e integridad física y psicológica. El hostigamiento sexual y el acoso sexual son manifestaciones de violencia que se desarrollan en un contexto de dominación e intimidación; implican una expresión de abuso de poder sustentado en un orden patriarcal de supremacía masculina sobre las mujeres, ya que las denigra y las concibe como objetos. De acuerdo con la Convención para la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujeres CEDAW, por su sigla en inglés , suscrita por el Estado mexicano, la violencia contra las mujeres menoscaba o anula el goce del derecho a la libertad y a la seguridad personales; del derecho a la salud física y mental; y del derecho a condiciones de empleo justas y favorables. Sentar las bases jurídicas para la definición de estas conductas es una condición necesaria para prevenirlas, atenderlas, sancionarlas y erradicarlas. Diferenciar las conductas es esencial para comprenderlas, atenderlas y sancionarlas. Cabe señalar que la definición del acoso sexual en la LAMVLV, a diferencia de la de hostigamiento sexual, no especifica que este tipo de violencia se expresa en conductas verbales, físicas o ambas, relacionadas con la sexualidad o de connotación lasciva, lo cual implica una importante inconsistencia en esta ley rectora en materia de violencia contra las mujeres por lo que es preciso subsanarlas para garantizar plenamente el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia. En este sentido, la iniciativa tiene como punto de partida la armonización entre los dos tipos de conductas hostigamiento sexual y acoso sexual. Por ello, se propone incorporar las expresiones de las conductas en el cuerpo de la definición del acoso sexual:. En esta tesitura, es preciso mencionar que el Estado mexicano tiene la obligación de adoptar las medidas jurídicas necesarias, incluidas las reformas correspondientes, para garantizar y proteger cabalmente el derecho de las mujeres a vivir una vida libre de todo tipo de violencia en razón de género, incluidas las violencias por hostigamiento sexual y por acoso sexual. Ambas conductas afectan y comprometen seriamente la igualdad en el espacio laboral; afectan los procesos de contratación, ascenso y permanencia en el trabajo, generan un clima laboral hostil, impactan en las trayectorias laborales y dañan la autoestima de las personas que las padecen. Adicionalmente, se plantea la modificación a la LAMVLV, con la finalidad de armonizar la definición de acoso sexual para darle mayor certeza jurídica, y que ésta, pueda ser entendida de mejor manera en las leyes secundarias. Para reforzar lo todo anteriormente expuesto, se presenta el siguiente cuadro comparativo con las modificaciones y adiciones propuestas:. Por lo anteriormente expuesto y fundado, se somete a consideración de esta soberanía la presente iniciativa, de conformidad con el siguiente proyecto de. Decreto que reforma el artículo 13 de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia; se reforma el inciso b y adiciona un inciso c al artículo 3o. Acoso sexual es una forma de violencia que se expresa en conductas verbales, físicas o ambas, relacionadas con la sexualidad o de connotación lasciva y en la que, si bien no existe la subordinación, hay un ejercicio abusivo del poder que conlleva a un estado de indefensión y de riesgo para la víctima, independientemente de que se realice en uno o varios eventos. Se reforma el inciso b y adiciona un inciso c al artículo 3o. Para efectos de esta Ley se entiende por:. Son causas de rescisión de la relación de trabajo, sin responsabilidad para el patrón:. Son causas de rescisión de la relación de trabajo con responsabilidades laborales para el patrón y sin responsabilidad para la persona trabajadora:. Queda prohibido a los patrones o a sus representantes:. Protocolo para la prevención, atención y sanción del hostigamiento sexual y acoso sexual, Diario Oficial de la Federación, 31 de agosto de , México. Este tipo de conducta puede ser humillante y puede constituir un problema de salud y de seguridad; es discriminatoria cuando la mujer tiene motivos suficientes para creer que su negativa podría causarle problemas en el trabajo, en la contratación o el ascenso inclusive o cuando crea un medio de trabajo hostil. Véase el texto Katherine M. Franke sobre el acoso que ocurre entre personas del mismo sexo, para entender de qué manera la sexualidad puede convertirse en un arma para sujetar incluso a los mismos hombres a las normas de género Katherine M. Que reforma el artículo 6o. Los órganos garantes tienen que cumplir con sus atribuciones y facultades para que los ciudadanos puedan tener la certeza de que su derecho humano no sea vulnerado. Uno de estos rubros lo es la forma en la que los documentos, en la mayoría de los casos, se muestran en las plataformas tecnológicas y que tiene que ver con los formatos en datos abiertos. Si bien es cierto, las leyes reglamentarias de la materia en algunos rubros, establecen que la información pueda presentarse de esta manera, no en todos los casos sucede así. La presente iniciativa pretende establecer en el artículo 6o. Que la información pueda presentarse con las características de datos abiertos, que facilite la descarga de los mismos. Por lo anteriormente expuesto y fundado, someto a consideración del pleno de vuestra soberanía la siguiente iniciativa de. Se reforma la fracción I del Apartado A del artículo 60 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, para quedar de la siguiente manera:. Aunado a lo anterior, en este mismo sentido no se ha logrado consolidar sistemas eficientes de cobro de predial y servicios en la gran mayoría de los municipios del país. Como consecuencia de lo anterior, los ayuntamientos han venido haciendo un uso deficiente y poco productivo de sus participaciones federales; los recursos que reciben de la federación son usados en su mayoría para cubrir gasto corriente, dejando de invertir en infraestructura social y productiva que contribuya a elevar el bienestar y riqueza del municipio y sus pobladores. La reforma del 6 de febrero de adicionó las fracciones IV y V a dicho artículo constitucional, con lo cual se dotó al municipio de facultades en materia de asentamientos humanos, desarrollo urbano y conurbaciones; quedando como sigue:. Diario Oficial de la Federación del 6 de febrero de El 23 de diciembre de , nuevamente fue reformado el artículo constitucional para especificar, ampliar y reformular la materia de desarrollo urbano, ecología y planeación regional; quedando la siguiente redacción:. Por si todo lo anterior no fuera ya excesivo, existe un largo listado de legislación federal que impone una pesada carga administrativa a todos los municipios del país, a continuación, se enuncian algunos de estos ordenamientos legales:. Como se observa la carga administrativa que, vía legislación federal, han adquirido los municipios se ha multiplicado como consecuencia de una creciente delegación de funciones por parte de la federación; lo anterior, sin cuantificar las funciones y obligaciones estipuladas en sus respectivas legislaciones locales. Con la finalidad de apoyar a la buena administración de los municipios y contribuir al desarrollo económico y el bienestar de sus habitantes, en se adiciono un artículo 2A a la Ley de Coordinación Fiscal para crear el Fondo de Fomento Municipal; mismo que establecía:. Diario Oficial de la Federación del 30 de diciembre de Cabe señalar que la reforma se produjo durante el boom petrolero mexicano de los ochenta, la venta de petróleo permitió la entrada de grandes cantidades de divisas, haciendo necesario crear nuevos fondos para destinar los recursos excedentes con la intención de abonar al desarrollo del país; en tal sentido. En este sentido, con la adición de una fracción XI al artículo de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos se busca contribuir a que los municipios del país logren su autosuficiencia financiera en el pago de su gasto corriente, con lo cual se:. Dentro del régimen transitorio de la iniciativa se define el concepto de autonomía financiera, que es la capacidad del municipio para cubrir el gasto corriente 8 con ingresos locales. Por lo anteriormente expuesto, someto a la consideración de esta honorable asamblea la siguiente iniciativa con proyecto de. Quedando exentos de lo anterior, los municipios con población mayoritariamente indígena. Por otro lado, se determinó que los ayuntamientos aprobarían su presupuesto de egresos. La educación como materia concurrente entre la Federación, los estados y los municipios. Artículo 4o. Artículo 26, apartado B. Artículo 27, fracción VI. Por ejemplo: asentamientos humanos, deporte, protección civil, derechos de niñas, niños y adolescentes, etcétera. Artículo , fracción I. Artículo 31, fracción II. Artículo 31, fracción IV. Artículo 36, fracción I. No obstante la dimensión de la infraestructura de que dispone nuestra nación, ésta no garantiza sin embargo el abasto total del líquido a la demanda requerida por la población, toda vez que la cobertura de agua entubada es del Por lo expuesto y fundado, someto a consideración de esta soberanía la siguiente iniciativa con proyecto de. Artículo 32 Bis. A la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales corresponde el despacho de los siguientes asuntos:. Formular, conducir y evaluar la política en materia de recursos naturales, siempre que no estén encomendados expresamente a otra dependencia; así como en materia de ecología, saneamiento ambiental, regulación ambiental del desarrollo urbano y de la actividad pesquera, con la participación que corresponda a otras dependencias y entidades;. Artículo 32 Ter. Establecer y vigilar el cumplimiento de las condiciones determinadas para las descargas de aguas residuales, sean de jurisdicción federal, estatal y municipal;. Estudiar, proyectar, construir y conservar, con la participación que corresponda a la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, a los gobiernos de los estados y de los municipios, las obras de riego, desecación, drenaje, defensa y mejoramiento de terrenos y las de pequeña irrigación,. Intervenir en foros internacionales respecto de las materias competencia de la Secretaría, con la correspondiente participación de la Secretaría de Relaciones Exteriores;. Llevar a cabo la administración del sistema hidrológico del valle de México;. Organizar y manejar la explotación de los sistemas nacionales de riego, con la debida participación de los usuarios, en los términos que determinen las leyes y reglamentos;. Participar en la dotación de agua a los centros de población e industrias;. Programar, proyectar, construir, administrar, operar y conservar por sí, o por medio del otorgamiento de la asignación o concesión que en su caso se requiera, aquellas obras y servicios necesarios para la captación, potabilización, tratamiento, conducción y suministro de aguas de jurisdicción federal;. Promover y, en su caso, ejecutar y operar las obras de infraestructura y los servicios necesarios para el mejoramiento de la calidad del agua en las cuencas;. Proponer a la Secretaría de Relaciones Exteriores la celebración de tratados y acuerdos internacionales en tales materias;. Artículo Tercero. Artículo Cuarto. Artículo Quinto. De acuerdo con el artículo 21 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, se define que:. Hablamos de fortalecer el marco jurídico que inhibe la reincidencia delictiva. Del porcentaje de la encuesta de , se evidenció también que el 60 por ciento de esta población reincidente fue sentenciada en su ilícito inmediato anterior por el delito de robo, cuya composición fue la siguiente:. En este punto queremos retomar y resaltar también un par de características qué se aprecian en la Empol y que nos hacen confirmar lo expreso con anterioridad, acerca de la actividad delictiva como modus vivendi, dado que el Es decir, se experimentó en el país un incremento de Es decir, un incremento de Es decir un incremento de Es decir, un 42 por ciento de incremento. Lo anterior por supuesto impacta en la pérdida de la tranquilidad poblacional, y en deterioros justificados de la percepción general sobre seguridad. Kohlberg explicó que la sanción debe ser clara, proporcional, respetuosa de la dignidad de la persona y sobre todo consistente. Necesitamos reducir la incidencia de los delitos sustentado en una consistente aplicación y cumplimiento de la ley para que se pueda desarrollar en la mayoría del colectivo social la convicción del beneficio que significa respetarla. Donde el tratamiento propuesto fortalece el esquema sancionador vigente para la reincidencia, que ya implica de hecho la pérdida de ciertos beneficios para los inculpados, como la imposibilidad de obtener la libertad anticipada o el indulto, entre otras. Noviembre de La presente tiene como propósito facultar al Poder Legislativo federal para expedir la ley general en materia de desplazamiento forzado interno. Los Estados miembros de la Organización de las Naciones Unidas adoptaron la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de , reflejando la voluntad mundial de encarar el tema a partir de la figura de refugiado, principalmente ACNUR, A partir de , a petición de la Comisión de Derechos Humanos, el Secretario General de las Naciones Unidas nombró a un representante sobre la cuestión de los desplazados internos, cuya encomienda era estudiar las causas y consecuencias de este, entre otras acciones. En este marco, es que surgen los Principios Rectores, cuyo objeto es tratar las necesidades específicas de los desplazados internos de todo el mundo, determinando los derechos y garantías necesarios para su protección. Asimismo, algunas organizaciones de la sociedad civil han hecho sus propias estimaciones, tal es el caso de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de Derechos Humanos, quién de acuerdo con su registro histórico acumulativo indica que a diciembre de al menos mil personas han sido internamente desplazadas por la fuerza en México. Es necesario subrayar que por omisión también se violentan derechos humanos, CNDH, En este sentido, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos ha emitido diversas recomendaciones por la situación de vulnerabilidad en la que se han encontrado personas desplazadas en Baja California Sur, Sinaloa, Chiapas, entre otras 4 , solicitando a las autoridades de los tres órdenes de gobierno atender a las personas en esta condición. Si bien la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y sus leyes derivadas garantizan los derechos humanos, en materia de desplazamiento forzado interno falta una normatividad integral. Por otra parte, la expedición de leyes generales encuentra fundamento, entre otras razones, en la concurrencia de facultades de los distintos órdenes de gobierno para proteger y garantizar los derechos objeto de las mismas, de ahí, que este Congreso emita leyes generales, acción que es estipulada en el artículo 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Por tales motivos, es necesario en primer lugar conceptualizar y dimensionar el fenómeno que se establezca en un marco legal general donde se establezcan las directrices de atención y prevención del desplazamiento interno forzado, señalando las diferentes dimensiones del fenómeno, tales como la temporalidad del desplazamiento, la dirección y el proceso de selección del lugar de destino, las distancias recorridas, las estrategias utilizadas por las familias, los cambios en la salud física y emocional, el acceso a recursos monetarios o de otra índole que permiten financiar y adaptarse al sitio de destino, así como el manejo de los bienes inmuebles que dejaron abandonados. Actuar a favor de la población internamente desplazada no es solo un acto humanitario y coherente con derechos humanos, sino representa una estrategia para mantener el tejido social y la seguridad política de un Estado. En consecuencia, se somete a esta soberanía el siguiente anteproyecto de reforma constitucional:. Introducción a la protección internacional. El desplazamiento interno forzado en México visto desde la perspectiva de género. El Cotidiano, en línea, , enero-febrero. CNDH, Disponible en:. Conapo, La violencia como causa de desplazamiento interno forzado..

Hora y estación tan dulces me daban motivo para augurar bien de aquella fiera de pintada piel. Pero no tanto que no me infundiera terror el aspecto de un león que a su vez se me apareció: figuróseme que venía contra mí, con la cabeza alta y con un hambre tan rabiosa, que hasta el aire parecía temerle. Siguió a éste una loba que, en medio de su demacración, parecía cargada de deseos; loba chicas desnudas extendieron águila y azotaron ha obligado a vivir miserable a mucha gente.

El fuego que despedían sus ojos me causó tal turbación, que perdí la esperanza de llegar a la cima. Y así como el que gustoso atesora y se entristece y llora con todos sus pensamientos cuando llega el momento en que sufre una pérdida, así me hizo padecer aquella inquieta fiera, que, viniendo a mi encuentro, poco a poco me repelía hacia donde el sol se calla.

Mientras yo retrocedía hacia el valle, se presentó a mi vista uno, que por su chicas desnudas extendieron águila y azotaron silencio parecía read article. Cuando le vi en aquel gran desierto:. No soy ya hombre, pero lo he sido; mis padres fueron lombardos y ambos tuvieron a Mantua por pa [27] tria. Nací "sub Julio," aunque algo tarde, y vi a Roma bajo el mando del buen Augusto en tiempo de los dioses falsos y engañosos.

Poeta fuí, y chicas desnudas extendieron águila y azotaron a aquel justo hijo de Anquises, que volvió de Troya después del incendio de la soberbia Ilión. Mira esa fiera debido a la cual retrocedía; líbrame de ella, famoso sabio, porque a su aspecto se estremecen mis venas y late con precipitación mi pulso. Si el adversario de todo mal le fué favorable, debióse a los grandes efectos que de él debían sobrevenir; y el por qué no parece injusto a un hombre de talento; pues en el Empíreo fué elegido para ser el padre de la fecunda Roma chicas desnudas extendieron águila y azotaron de su imperio: el uno y la otra, a decir verdad, fueron establecidos en favor del sitio santo en donde reside el sucesor del gran Pedro.

Naked party Watch Lesbian Fisting HD porn videos for free on bajardepeso. Bisexual tickling. Dicho uso de la violencia les resulta ventajoso porque las víctimas se muestran menos renuentes a entregar los bienes que les sean solicitados. Por lo tanto, el robo necesariamente implica una actitud particular del sujeto activo frente al bien mueble u objeto. Quién es afectado directamente por este ilícito, no solo pierde parte de su patrimonio, sino que también experimenta frustración, temor y enojo al entender que para llevar a cabo ese delito se violentó un espacio privado que el Estado debería salvaguardar. Justamente, debido a ello encontramos que las familias han adoptado una serie de medidas de protección para evitar ser víctimas de la delincuencia. En , se registraron 84, CI por robos a casa habitación. Debido a este vínculo que se desarrolla entre el mercado de robo y de bienes robados, los grupos delincuenciales obtienen una fuente de ingresos medianamente rentable, a través de la comercialización de dichos productos. Todos los delitos citados, poseen en mayor o menor medida un componente relacionado con el turismo delictivo que queremos combatir. Ciertamente, la implementación de un sistema que privilegia la presunción de inocencia en un país con grandes incentivos para la comisión de delitos ha sido desafortunada. Cerezo Domínguez y otros, Barcelona, , consultado en línea en books. El que suscribe, Alfredo Femat Bañuelos, diputado federal e integrante del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo, con fundamento en lo establecido en los artículos 71, fracción II, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; 6o. Por desgracia, la falta de políticas eficaces para la creación de ambientes y modos de vida sanos, así como la falta de acceso a una asistencia sanitaria oportuna, se traducen en una ausencia de atención a la prevención y tratamiento de la diabetes, sobre todo en el caso de personas de escasos recursos. Las personas con diabetes que dependen de la insulina para sobrevivir pagan con la vida cuando carecen de acceso a ella a un costo asequible. Con objeto de hacer frente a este problema de salud en ascenso, a principios del presente siglo los líderes mundiales se comprometieron a aliviar la carga de diabetes, una de las cuatro enfermedades no transmisibles ENT de importancia prioritaria. El representante de la Organización Mundial de la Salud OMS en México, Cristian Morales Fuhrimann, aseveró que la obesidad y sus complicaciones le cuestan al país siete mil ochocientos millones de dólares anuales , casi el doble de las pérdidas por el robo de combustibles. Los países que le siguen en cuanto a altos índices de la enfermedad son: Turquía con Cuando la diabetes no se atiende como es debido, sobrevienen complicaciones que son perjudiciales para la salud y ponen en peligro la vida. Las complicaciones agudas dan origen a buena parte de la mortalidad, los gastos elevados y la mala calidad de vida. Con el tiempo la diabetes puede causar daño al corazón, los vasos sanguíneos, los ojos, los riñones y los nervios, así como aumentar el riesgo de cardiopatía y accidentes cerebrovasculares. La retinopatía diabética es una causa importante de ceguera y el resultado de un daño prolongado y acumulativo a los pequeños vasos de la retina. La combinación de prevalencia de diabetes y el aumento de la longevidad en muchos grupos con diabetes, podría estar alterando el espectro de la morbilidad que acompaña a la enfermedad. En general, es posible afirmar que la prevención y el tratamiento de la diabetes en sus distintos tipos se encuentran legislados en diferentes países. Entre las normas integrales mencionadas se destaca la Ley No. La Norma Oficial Mexicana NOMSSA establece los procedimientos para la prevención, tratamiento y control de la diabetes y define los principios de prevención y manejo de la diabetes que permita, por un lado, disminuir la prevalencia de la enfermedad, y por otro establecer programas de atención medica efectiva y medidas de prevención secundaria bien fundadas para disminuir el gran impacto que esta enfermedad puede producir en morbilidad, invalidez y mortalidad. Durante el combate a la diabetes, en México se han propuesto iniciativas de ley y programas diversos, lo anterior, con la finalidad de recibir atención y consejería en nutrición del paciente diabético. El 7 de agosto del año , la H. A continuación, señalaremos algunos ejemplos de países de América Latina en los cuales se han creado normas enfocadas a priorizar el combate de la diabetes, tales como:. Prevención de la diabetes - Reglamentación de la Ley No. El mismo propone la creación del Centro Nacional de Diabetología y establece sus funciones. Se refiere también a la diabetes como causa de incapacidad laboral, programas educativos, grupos de ayuda, suministro gratuito de insulina y cuestiones relacionadas. Se determinan, entre otras cuestiones, el acceso y las personas protegidas, las prestaciones En beneficio de la niñez, de la mujer y de la población en general , el alcance de las prestaciones y la financiación. La Ley No. Ha existido sin embargo un proyecto de ley de por la cual se establece la promoción, prevención y cuidado de la Diabetes Mellitus. El Acuerdo No. Entre ellos se menciona el Proyecto de ley de promoción, prevención y cuidado de la Diabetes Mellitus. Asimismo, un Proyecto de persigue crear y fortalecer los mecanismos normativos e institucionales, que permitan prevenir el desarrollo de la Diabetes Mellitus y facilitar su tratamiento, garantizando de esta manera la provisión de los cuidados necesarios a los pacientes, en lo posible antes de que desarrollen las complicaciones consecuencia de un inadecuado manejo de la enfermedad. Reglamenta la fabricación, comercialización, envase, rotulado o etiquetado, régimen de registro sanitario, de control de calidad, de vigilancia sanitaria y control sanitario de los suplementos dietarios, se dictan otras disposiciones y se deroga el Decreto de Crea la Comisión Nacional de Diabetes. Plan Nacional de Alimentación y Nutrición Aprobado por DM Sin embargo, a través del Ministerio de Salud, Cuba ha desarrollado el denominado Programa Nacional de Atención al Diabético, creado en que es el documento rector para la atención de esta enfermedad en el país. Integra todos los aspectos relacionados con la atención a las personas con diabetes en los tres niveles de atención a la población: primario, secundario y terciario. El mismo esta insertado en los componentes de sistema de salud cubano que se basa en que la salud es un derecho del Pueblo y el Estado asume la responsabilidad de su salud. Programa Nacional de Atención al Diabético. Documento rector para la atención de la diabetes en Cuba. Guía Clínica Diabetes Mellitus Tipo 1. Santiago: Minsal, Ministerio de Salud. El Código de Salud contiene una sección en la que hace referencia a las enfermedades crónicas no transmisibles al igual que la Política Nacional de Salud del Sistema Nacional de Salud. El Ministerio de Salud ha desarrollado también Normas de Atención de Enfermedades Crónicas no Transmisibles donde incluye a la diabetes mellitus. El Código de Salud se refiere en general a estas dolencias al referirse a la vigilancia y control epidemiológico. El Ministerio de Salud ha desarrollado sin embargo varios protocolos referidos a la atención de pacientes con Diabetes Mellitus. Establece la formación del Programa Nacional de Diabetes. Por Resolución Ministerial No. Ley General de Protección a las Personas con Diabetes. No se localizó la norma que lo crea o reglamenta. Esta Norma Oficial Mexicana tiene por objeto establecer los procedimientos para la prevención, tratamiento y control de la diabetes. Organización Mundial de la Salud. México, El trabajo coordinado entre gobierno y sociedad civil posibilita una mayor apertura para escuchar las voces ciudadanas, elemento fundamental para avanzar en la construcción y fortalecimiento de la democracia. La concepción del Estado laico ha sido uno de los postulados fundamentales de nuestra organización política y norma de convivencia indispensable para la sociedad mexicana. La igualdad formal debe traducirse en una vigilancia constante por parte del Estado para que no se practique discriminación alguna en contra de las personas, particularmente en relación a sus derechos y a su identidad, cualquiera que sea su pertenencia o no pertenencia a una religión o a una convicción filosófica, o independientemente de su orientación sexual, su etnia, sus características físicas o cualquier otro elemento. Para entender la concepción de la laicidad es indispensable recurrir a nuestra propia historia, a pesar de que en la invasión española y la colonización de América la iglesia católica fue un factor importante en la imposición de un modelo político de dominación, las diferencias entre el Estado y la Iglesia permanecieron durante largo tiempo en el orden virreinal. Las disputas por el poder dentro del clero regular y secular, así como de éstos con la autoridad civil son numerosas en la historia colonial. En el siglo XIX, con la liberación del dominio español y la constitución de un Estado nacional, la lucha fue incesante. La iglesia católica era dueña de la mayor parte de las tierras que podían destinarse a la agricultura, y concentraba muchas de las funciones administrativas que regían la vida de las personas, desde el nacimiento hasta la muerte, pasando por el acceso a la educación, a las posibilidades contraer o no matrimonio, el tratamiento de enfermedades. Todas las personas tenían que ser católicas para poder ser ciudadanas y ciudadanos. En las propias constituciones fue ardua tarea que se impusiera el Estado laico; fue muy difícil consagrar la libertad de creencias por la influencia determinante que ejerció la Iglesia católica. Para llegar al Estado laico fue importante la labor realizada por los liberales. Con la Revolución de Ayutla de surge la Reforma, que logra la separación del Estado y la Iglesia. Éste fue un evento inédito y visionario en los pueblos latinoamericanos de entonces. Se pusieron en marcha distintas medidas que han recibido el nombre de Leyes de Reforma y se expidió también la Constitución de Es puente entre ambos objetivos. Los liberales defendieron así la libertad de conciencia, de pensamiento, de expresión, de igualdad de las personas ante la ley así como la soberanía del pueblo y el federalismo. En aplicación de esta declaración, la Constitución de enunció de manera profusa los derechos del hombre, consagró la igualdad ante la ley e instituyó el juicio de amparo como instrumento para la protección de tales derechos. En la Constitución de se incorporaron también otras libertades y postulados que caracterizan al Estado laico tales como: libertad de enseñanza, artículo 3o. Un postulado laico que quedó pendiente en la Constitución de fue la libertad de cultos, aunque a diferencia del texto de no se declaró la religión católica como oficial. El tema se discutió bastante, pero el proyecto de artículo que establecía dicha libertad fue devuelto a comisiones. Se expidieron diversos ordenamientos para promover la reforma educativa, con el propósito de que la instrucción fuese obligatoria, laica y gratuita; ésta cuando menos en las escuelas primarias oficiales. Mediante la ley de 15 de abril de se ratificó la libertad de enseñanza y se hizo gratuita la educación oficial. Durante el gobierno de Lerdo se fortalecieron también los principios reformistas y del Estado laico. En síntesis, los liberales mexicanos logran darle forma jurídica y cultural a las conquistas del Estado moderno: la protección y reconocimiento de las libertades y su ejercicio, sin imposición de ninguna índole. Esta posición cambió por completo el contexto de las relaciones entre el Estado y la Iglesia católica. Las normas originales de tuvieron dificultades en su aplicación, debido a que la autoridad encontró dificultades para imponer disposiciones a las que la jerarquía católica negó validez. Pese a tal acercamiento, en los años que siguieron, los gobernantes mexicanos procuraron cubrir las formas en sus relaciones con la Iglesia, reiterando siempre comulgar con el ideario de la Reforma. Los nuevos principios constitucionales y legales que rigen las relaciones entre el Estado y las iglesias en México, pueden sintetizarse de la manera siguiente:. Dentro del nuevo estatus jurídico de los ministros de culto, se encuentran los referentes a los derechos políticos. Este derecho político concedido a los ministros de los cultos fue ejercido por primera vez en las elecciones federales de En cuanto al voto pasivo poder ser votados , se les concedió restringido, pues para ello la ley reglamentaria, en su artículo 14, exige una separación del ministerio religioso de cuando menos cinco años. Hoy sigue prevaleciendo la concepción del Estado laico, aunque sujeto a las presiones de las fuerzas que siempre se le han opuesto. Se siguen manteniendo los postulados del laicismo que se heredaron de la historia, pero éstos, en virtud a diversas reformas constitucionales, se han fortalecido y extendido a otros aspectos de la vida nacional. La concepción del Estado laico implica ahora cuando menos los artículos 1o. Por ello, resultó necesario incluir explícitamente la en la Constitución a la laicidad como principio organizador del Estado y de todas las funciones que éste realiza. Por ello, en el Dictamen con proyecto de decreto que reforma el artículo 40 de la CPEUM aprobado por el Senado en marzo de estableció que las atribuciones de un Estado laico serían:. No se define respecto de si alguna religión es la mejor - si es que alguna lo es-;. No tolera tipo alguno de referencia o insinuación religiosa -o antirreligiosa- en sus ceremonias y proclamas oficiales;. Prohíbe todo programa estatal que pretenda o consiga dar ventajas a una organización religiosa particular, y. La Constitución se abre de forma clara y contundente con la evolución histórica del derecho internacional de los derechos humanos. El Estado mexicano debe prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones de derechos humanos. De hecho, los tratados internacionales han sido un motor esencial en el desarrollo reciente de los derechos fundamentales en todo el mundo. Tradicionalmente se ha considerado que las obligaciones del Estado en materia de derechos fundamentales tienen tres diversos niveles: respetar, proteger y cumplir o realizar. Tal observación toma como punto de partida el texto del artículo 2. Ley General de Responsabilidades Administrativas tuvo como objeto principal distribuir competencias entre los órdenes de gobierno para establecer:. Bajo la concepción liberal, el Estado tiene la obligación de respetar la diversidad de concepciones morales y religiosas dentro de la sociedad. Tampoco se les pide que sean antirreligiosos o anticlericales. Se respeta la autonomía, la autodeterminación y la conciencia de las personas. Reconocer y proteger a pluralidad y la diversidad de ideas, pensamientos y formas de vida. No favorecer ni discriminar a ninguna persona por su adscripción religiosa o por no tener ninguna. Sus convicciones religiosas no lo eximen del cumplimiento de la ley ni de los ejercicios de su función. La definición de la laicidad en México tiene particularidades propias, que solo pueden entenderse en perspectiva histórica. Estos artículos son:. Es a través de la educación que se forma una ciudadanía crítica y libre, por eso se vuelve indispensable mantener la escuela libre de cualquier dogma que lo impida. Antes de las reformas de , los votos religiosos estaban prohibidos. Garantiza la libertad de religión, de conciencia y de convicciones éticas. Y al mismo tiempo, permite la profesión una religión. Esto se consolida en el artículo 24 con la prohibición expresa al Estado para privilegiar o prohibir religión alguna. La reforma reciente al artículo 24 abona al fortalecimiento del Estado laico porque ahora se reconocen constitucionalmente la libertad de conciencia y de convicciones éticas como libertades que hay debe proteger, respetar y garantizar. Mientras que el reconocimiento de la libertad de convicciones éticas es darle la misma jerarquía a las formas de religiosidad que a las posiciones no confesionales. No puede usarse el Federalismo como excusa para fragmentar derechos ni para modificar las definiciones fundamentales del régimen. De los artículos pilares del Estado laico se desprenden los postulados que actualmente configuran la relación del Estado con la ciudadanía. Es importante recordar que estos postulados son herencia histórica de los liberales del siglo XIX y que se han mantenido a través del tiempo. Actualmente podemos encontrar en la Constitución:. En este sentido, el artículo 1o. Se complementa el artículo referido con el artículo 2o. Se vinculan también con este postulado de la laicidad, los derechos otorgados a las personas, en particular los derechos reproductivos, enunciados en el artículo 4o. No hay verdades absolutas. En este sentido, el artículo 3o. El Estado laico debe preservar en su ordenamiento jurídico una posición que, considerando la variedad de opiniones, practique una rigurosa neutralidad en materia de religión, fe o ideologías. Y al mismo tiempo, posibilita la profesión libre de las religiones. Esto se consolida en el artículo 24 con la prohibición expresa al Estado para privilegiar o prohibir religión alguna así como con el reconocimiento de las convicciones éticas, brinda la misma jerarquía a las formas de religiosidad que a las posiciones no confesionales. Precepto que se complementa con las disposiciones de los artículos 27, fracción II, y constitucionales. La administración del Estado, la educación, la ciencia, el arte y en general las esferas de la actividad humana, no deben servir a intereses de partidos, creencias e ideología; deben orientarse por valores universales. A estos valores universales alude el artículo 3o. En este sentido, habría que mencionarse, entre otros, la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 10 de diciembre de , en los artículos 2o. La laicidad debe ser debatida y redefinida constantemente a la luz de los retos y avances de la sociedad. Ella tiene el buche blanco, Él tiene las plumas negras. En la garganta el gorjeo, Las alas blandas y trémulas; Y los picos que se chocan Como labios que se besan. De la lira universal, El ave pulsa una cuerda. Quiero beber el amor Sólo en tu boca bermeja. La fiera virgen ama. Es el mes del ardor. Parece el suelo Rescoldo; y en el cielo El sol, inmensa llama. Por el ramaje obscuro Salta huyendo el canguro. Siéntense vahos de horno; Y la selva africana En alas del bochorno, Lanza, bajo el sereno Cielo, un soplo de sí. La tigre ufana Respira a pulmón lleno, Y al verse hermosa, altiva, soberana, Le late el corazón, se le hincha el seno. Comtempla su gran zarpa, en ella la uña De marfil; luego toca El filo de una roca, Y prueba y lo rasguña. Mírase luego el flanco Que azota con el rabo puntiagudo De color negro y blanco, Y móvil y felpudo; Luego el vientre. En seguida exige vasallaje, Después husmea, busca, va. La fiera Abre las anchas fauces, altanera Como reina que Exhala algo a manera De un suspiro salvaje. Un rugido callado Escuchó. Con presteza Volvió la vista de uno y otro lado. Y chispeó su ojo verde y dilatado, Cuando miró de un tigre la cabeza Surgir sobre la cima de un collado. El tigre se acercaba. Era muy bello. Gigantesca la talla, el pelo fino, Apretado el ijar, robusto el cuello, Era un Don Juan felino En el bosque. Anda a trancos Callados; ve a la tigre inquieta, sola, Y le muestra los blancos Dientes, y luego arbola Con donaire la cola. Al caminar se vía Su cuerpo ondear, con garbo y bizarría. Y se diría Ser aquella alimaña Un rudo gladiador de la montaña. Los pelos erizados Del labio relamía. Cuando andaba Con su peso chafaba La yerba verde y muelle; Y el ruido de su aliento semejaba El resollar de un fuelle. Él es, él es el rey. Creto de oro No, sino la ancha garra Que se hinca recia en el testuz del toro Y las carnes desgarra. No el de las musas de las blandas horas, Suaves, expresivas, En las rientes auroras Y las azules noches pensativas; Sino el que todo enciende, anima, exalta, Polen, savia, calor, nervio, corteza, Y en torrente de vida brota y salta Del seno de la gran naturaleza. Acallando el trople de los vasallos, Deteniendo traíllas y caballos, Con la mirada inquieta, Contempla a los dos tigres, de la gruta A la entrada. Requiere la escopeta, Y avanza, y no se inmuta. Las fieras se acarician. No han oído Tropel de cazadores. A esos terribles seres, Embriagados de amores, Con cadenas de flores Se les hubiera uncido A la nevada concha de Citeres O al carro de Cupido. El príncipe atrevido, Adelanta, se acerca, ya se para; Ya apunta y cierra un ojo; ya dispara; Ya del arma el estruendo Por el espeso bosque ha resonado. El tigre sale huyendo, Y la hembra queda, el vientre desgarrado. Aquel macho que huyó, bravo y zahareño A los rayos ardientes Del sol, en su cubil después dormía. Entonces tuvo un sueño: Que enterraba las garras y los dientes En vientres sonrosados Y pechos de mujer; y que engullía Por postres delicados De comidas y cenas, Como tigre goloso entre golosos, Unas cuantas docenas De niños tiernos, rubios y sabrosos. Una vez sentí el ansia De una sed infinita. Dije al hada amorosa: - Quiero en el alma mía, Tener la inspiración honda, profunda, Inmensa; luz, calor, aroma, vida. En él había Un divino idioma de esperanza. Sobre la cima De un monte, a media noche, Me mostró las estrellas encendidas. Era un jardín de oro Con pétalos de llamas que titilan. La aurora. Vino después. Y las flores. El viento. Oh, nunca,. Piérides, diréis las sacras dichas Que en el alma sintiera! Este viento vagabundo lleva Las alas entumidas Y heladas. El gran Andes Yergue al inmenso azul su blanca cima. La nieve cae en copos, Sus rosas transparentes cristaliza, En la ciudad, los delicados hombros Y gargantas se abrigan; Ruedan y van los coches, Suenan alegres pianos, el gas brilla; Y, si no hay un fogón que le caliente, El que es pobre tirita. Y me pongo a pensar:! Oh, si estuviese. Ella, la de mis ansias infinitas, La de mis sueños locos, Y mis azules noches pensativas! Mirad: De la apacible estancia. Entretanto, hace frío. Yo contemplo las llamas que se agitan, Cantando alegres con sus lenguas de oro, Móviles, caprichosas e intranquilas, En la negra y cercana chimenea Do el tuero brillador estalla en chispas. El Invierno es beodo. Cuando soplan sus brisas, Brotan las viejas cubas La sangre de las viñas. El Invierno es galeoto, Porque en las noches frías Paolo besa a Francesca En la boca encendida, Mientras su sangre como fuego corre Y el corazón ardiendo le palpita. Dentro, el amor que abrasa; Fuera, la noche fría. Huye el año a su término Como arroyo que pasa. Canción de despedida Fingen las fuentes turbias. Hermana del ígneo astro Que por la inmensidad En toda estación vierte Fecundo, sin cesar, De su luz esplendente El dorado raudal. Y dijo la paloma: Yo soy feliz. Yo te amo. Porque a Flora Das la lluvia y el sol siempre encendido; Porque siendo el palacio de la aurora, También eres el techo de mi nido. Yo adoro Tus celajes risueños, Y esa niebla sutil de polvo de oro Donde van los perfumes y los sueños. Amo los velos, tenues, vagarosos, De las flotantes brumas, Donde tiendo a los aires cariñosos El sedeño abanico de mis plumas. Porque es mía la floresta Donde el misterio de los nidos se halla; Porque el alba es mi fiesta Y el amor mi ejercicio y mi batalla. Arrugó el ceño,. Y pensó, al recordar sus vastos planes, Y recorrer sus puntos y sus comas, Que cuando creó palomas No debía haber creado gavilanes. En la primera edición de. No es tal poeta para hollar alfombras Por donde triunfan femeniles danzas: Que vibre rayos para herir las sombras, Que escriba versos que parezcan lanzas. Bravo soldado con su casco de oro Lance el dardo que quema y que desgarra, Que embiste rudo como embiste el toro, Que clave firme, como el león, la garra. Cante valiente y al cantar trabaje; Que ofrezca robles si se juzga monte; Que su idea, en el mal rompa y desgaje Como en la selva virgen el bisonte. Que lo que diga la inspirada boca Suene en el pueblo con palabra extraña; Ruido de oleaje al azotar la roca, Voz de caverna y soplo de montaña. Deje Sansón de Dalila el regazo: Dalila engaña y corta los cabellos. No pierda el fuerte el rayo de su brazo Por ser esclavo de unos ojos bellos. Anduvo, anduvo, anduvo. En la tranquila noche, mis nostalgias amargas sufría. En busca de quietud bajé al fresco y callado jardín. En el obscuro cielo Venus bella temblando lucía, Como incrustado en ébano un dorado y divino jazmín. Venus, desde el abismo, me miraba con triste mirar. En invernales horas, mirad a Carolina. Medio apelotonada, descansa en el sillón, Envuelta con su abrigo de marta cibelina Y no lejos del fuego que brilla en el salón. Con sus sutiles filtros la invade un dulce sueño; Entro, sin hacer ruido; dejo mi abrigo gris; Voy a besar su rostro, rosado y halagüeño Como una rosa roja que fuera flor de lis. Abre los ojos, mírame, con su mirar risueño, Y en tanto cae la nieve del cielo de París. Pero él busca en las bocas rosadas leche y miel. En su país de hierro vive el gran viejo, Bello como un patriarca, sereno y santo. Tiene en la arruga olímpica de su entrecejo Algo que impera y vence con noble encanto. Dio luz a sus estrofas el cielo azul de Italia, Le atrajo con su inmenso fulgor el gran París; Ciñeron su cabeza los lauros de la Galia Y fueron sus hermanos los hijos de San Luis. J'aime la belle fleur d'or pour tes cheveux, mon trésor, et un lys pour ton corset. Veux-tu d'autre fleur alors? Mes lèvres pour ton baiser. Les yeux à l'horizon sublime de l'Histoire, j'étais sous un grand souffle peuplé d'illusion. Le bois vierge éveille, de sa langue sonore chante, tout frémissant, la chanson de l'Aurore. Un cuento alegre No, amigo mío: era el Rey Burgués. Cuando iba a la floresta, junto al corzo o jabalí herido y sangriento, hacía improvisar a sus profesores de retórica canciones alusivas; los criados llenaban las copas del vino de oro que hierve, y las mujeres batían palmas con movimientos rítmicos y gallardos. El rey tenía un palacio soberbio donde había acumulado riquezas y objetos de arte maravillosos. Llegaba a él por entre grupos de lilas y extensos estanques, siendo saludado por los cisnes de cuellos blancos, antes que por los lacayos estirados. Buen gusto. Y Mecenas se paseaba por todos, con la cara inundada de cierta majestad, el vientre feliz y la corona en la cabeza, como un rey de naipe. Un día le llevaron una rara especie de hombre ante su trono, donde se hallaba rodeado de cortesanos, de retóricos y de maestros de equitación y de baile. Y el poeta: -Señor, no he comido. Comenzó: -Señor, ha tiempo que yo canto el verbo del porvenir. He abandonado la inspiración de la ciudad malsana, la alcoba llena de perfumes, la musa de carne que llena el alma de pequeñez y el rostro de polvos de arroz. Porque viene el tiempo de las grandes revoluciones, con un Mesías todo luz, todo agitación y potencia, y es preciso recibir su espíritu con el poema que sea arco triunfal, de estrofas de acero, de estrofas de oro, de estrofas de amor. El arte no viste pantalones, ni habla en burgués, ni pone los puntos en todas las íes. Señor, entre un Apolo y un ganso, preferid el Apolo, aunque el uno sea de tierra cocida y el otro de marfil. Los ritmos se prostituyen, se cantan los lunares de las mujeres, y se fabrican jarabes poéticos. El ideal, el ideal El rey interrumpió: -Ya habéis oído. Cerraréis la boca. Nada de jerigonzas, ni de ideales. Y desde aquel día pudo verse a la orilla del estanque de los cisnes, al poeta hambriento que daba vueltas al manubrio: tiririrín, tiririrín Y llegó el invierno, y el pobre sintió frío en el cuerpo y en el alma. Hasta que al día siguiente, lo hallaron el rey y sus cortesanos al pobre diablo de poeta, como gorrión que mata el hielo, con una sonrisa amarga en los labios, y todavía con la mano en el manubrio. Flotan brumosas y grises melancolías Era la hora del chartreuse. Se hablaba con el entusiasmo de artista de buena pasta, tras una buena comida. Yo quisiera dar vida a mis bronces, y si esto fuese posible, mi amante sería uno de esos velludos semidioses. Todos reíamos; pero entre el coro de carcajadas, se oía irresistible, encantadora, la de Lesbia, cuyo rostro encendido, de mujer hermosa, estaba como resplandeciente de placer. El perro gigantesco que vio Alejandro, alto como un hombre, es tan real, como la araña Kreken que vive en el fondo de los mares. San Antonio Abad, de edad de noventa años, fue en busca del viejo ermitaño Pablo que vivía en una cueva. Lesbia, no te rías. Un centauro, medio hombre y medio caballo - dice un autor; - hablaba como enojado; huyó tan velozmente que presto le perdió de vista el santo; así iba galopando el monstruo, cabellos al aire y vientre a tierra. Lesbia había vuelto a llenar su copa de menta, y humedecía la lengua en el licor verde como lo haría un animal felino. Enrico Zormano asegura que en tierras de Tartaria había hombres con sólo un pie y sólo un brazo en el pecho. Vicencio vio en su época un monstruo que trajeron al rey de Francia, tenía cabeza de perro; Lesbia reía los muslos, brazos y manos tan sin vellos como los nuestros; Lesbia se agitaba como una chicuela a quien hiciesen cosquillas , comía carne cocida y bebía vino con todas ganas. Y llegó Colombine, una falderilla que parecía un copo de algodón. Y le dio un beso en la boca, mientras el animal se estremecía e inflaba las naricitas como lleno de voluptuosidad. Y acabó de beber la menta. Yo estaba feliz. Yo desearía contemplar esas desnudeces de los bosques y de las fuentes, aunque, como Acteón, fuese despedazado por los perros. Pero las ninfas no existen. Una cuba que haya perdido las duelas del fondo no se vacía tanto como un espíritu que ví hendido desde la barba hasta la parte inferior del vientre; sus intestinos le colgaban por las piernas: se veía el corazón en movimiento y el triste saco donde se con [] vierte en excremento todo cuanto se come. Mientras le estaba contemplando atentamente, me miró, y con las manos se abrió el pecho, diciendo:. En pos de nosotros viene un diablo que nos hiere cruelmente, dando tajos con su afilada espada a cuantos alcanza entre esta multitud de pecadores, luego que hemos dado una vuelta por esta lamentable fosa; porque nuestras heridas se cierran antes de volvernos a encontrar con aquel demonio. Yo, que estoy muerto, debo guiarle por cada uno de los círculos del profundo Infierno, y esto es tan cierto como que te estoy hablando. Mahoma me dijo estas palabras después de haber levantado un pie para alejarse; cuando cesó de hablar, lo fijó en el suelo y partió. Entonces puso su mano sobre la mandíbula de uno de sus compañeros, y le abrió la boca exclamando:. Otro, que tenía las manos cortadas, levantando sus [] muñones al aire sombrío, de tal modo que se inundaba la cara de sangre, gritó:. Pero Virgilio me dijo:. Ibamos caminando paso a paso sin decir una palabra, mirando y escuchando a los enfermos, que no podían sostener sus cuerpos. Nunca he visto criado alguno, a quien espera su amo o que vela a pesar suyo, tan diligente en remover la almohaza, como lo era cada uno de aquellos condenados para rascarse con frecuencia y calmar así la terrible rabia de su comezón, que no tenía otro remedio. Las dos sombras cesaron entonces de prestarse mutuo apoyo, y cada una de ellas se volvió temblando hacia mí, juntamente con otras que lo oyeron, aunque [] no se dirigía a ellas la contestación. El buen Maestro se me acercó diciendo: "Diles lo que quieras. Seguramente no lo es tanto, ni con mucho, el pueblo francés. Cuando la fortuna abatió la grandeza de los troyanos, que a todo se atrevían, hasta que el reino fué destruído juntamente con el rey, la triste Hécuba, miserable y cautiva, después de haber visto a Polixena muerta, y el cuerpo de su Polidoro tendido en la orilla del mar quedó con el corazón tan desgarrado, que, fuera de sí, empezó a ladrar como un perro; de tal modo la había trastornado el dolor. Una de ellas alcanzó a Capocchio, y se le afianzó a la nuca de tal modo, que tirando de él, le hizo arañar con su vientre el duro suelo. El aretino, que quedó temblando, me dijo:. Cuando hubieron pasado aquellas dos almas furiosas, sobre las cuales había tenido fija mi vista, me volví para mirar las sombras de los otros mal nacidos. Pero si yo viese aquí el alma criminal de Guido, o la de Alejandro, o la de su hermano, no cambiaría el placer de mirarlos a mi lado ni aun por la fuente Branda. Por su causa me veo entre estos condenados: ellos me indujeron a acuñar los florines, que bien tenían tres quilates de liga. El uno es la falsa que acusó a José; el otro es el falso Sinón, griego de Troya: por efecto de su ardiente fiebre, lanzan ese vapor fétido. Maese Adam le dió a su vez en el rostro con su puño, que no parecía menos duro, diciéndole:. A misma lengua que antes me hirió, tiñendo de rubor mis mejillas, me aplicó en seguida el remedio: Así he oído contar que la lanza de Aquiles y de su padre solía ocasionar primero un disfavor, y luego un buen regalo. Volvimos la espalda a aquel desventurado valle, andando, sin decir una palabra, por encima del margen que lo rodea. Allí no era de día ni de noche, de modo que mi vista alcanzaba poco delante de mí: pero oí resonar una gran trompa, tan fuertemente, que habría impuesto silencio a cualquier trueno; por lo cual mis ojos, siguiendo la dirección que aquel ruido traía, se fijaron totalmente en un solo punto. No hizo sonar tan terriblemente su trompa Orlando, después de la dolorosa derrota en que Carlo Magno perdió el fruto de su santa empresa. A poco de haber vuelto hacia aquel lado la cabeza, me pareció ver muchas torres elevadas, por lo que dije:. Así como la vista, cuando se disipa la niebla, reconoce poco a poco las cosas ocultas por el vapor en que estaba envuelto el aire, de igual modo, y a medida que la mía atravesaba aquella atmósfera densa y obscura, conforme nos íbamos acercando hacia el borde del pozo, mi error se disipaba y crecía mi miedo. Yo podía distinguir ya el rostro, los hombros y el pecho de uno de ellos, y gran parte de su vientre, y sus dos brazos a lo largo de los costados. Seguimos avanzando, y llegamos adonde estaba Anteo, que, sin contar la cabeza, salía fuera del abismo lo menos cinco alas. No hagas que me dirija a Ticio ni a Tifeo: este que ves puede dar lo que aquí se desea: por tanto, inclínate y no tuerzas la boca. Cuando Virgilio se sintió agarrar, me dijo: "Acércate para que yo te tome. Pero vengan en auxilio de mis versos aquellas Mujeres que ayudaron a Anfión a fundar a Tebas, para que el estilo no desdiga de la naturaleza del asunto. Y a la manera de las ranas cuando gritan con la cabeza fuera del agua, en la estación en que la villana sueña que espiga, así estaban aquellas sombras llorosas y lívidas, sumergidas en el hielo hasta el sitio donde aparece la vergüenza, produciendo con sus dientes el mismo sonido que la cigüeña con su pico. Tenían todas el rostro vuelto hacia abajo: su boca daba muestras del frío que sentían, y sus ojos las daban de la tristeza de su corazón. Y otro, a quien el frío había hecho perder las orejas, me dijo, sin levantar la cabeza:. Si quieres saber quiénes son estos dos, te diré que el valle por donde corre el Bisenzio fué de su padre Alberto y de ellos. Después vi otros mil rostros amoratados por el frío, tanto que desde entonces tengo horror, y lo tendré siempre a los estanques helados. Y mientras nos dirigíamos hacia el centro, donde converge toda la gravedad de la Tierra, yo temblaba en la lobreguez eterna; y no sé si lo dispuso Dios, el Destino o la Fortuna; pero al pasar por entre aquellas cabezas, dí un fuerte golpe con el pie en el rostro de una de ellas, que me dijo llorando:. Y como el hambriento en el pan, así el de encima clavó sus dientes al de debajo en el sitio donde el cerebro se une con la nuca. Dime qué es lo que te induce a ello—le pregunté—bajo el pacto de que, si te quejas con razón de él, sabiendo yo qué crimen es el suyo y quiénes sois, te vengaré en el mundo, si mi lengua no llega antes a secarse. No sé quién eres, ni de qué medios te has valido para llegar hasta aquí; pero al oírte, me pareces efectivamente florentino. Has de saber que yo fuí el conde Ugolino, y éste el arzobispo Ruggieri: ahora te diré por qué lo trato así. Ruggieri se me aparecía como señor y caudillo, cazando el lobo y los lobeznos en el monte que impide a los pisanos ver la ciudad de Luca. Se había hecho preceder de los Gualandi, de los Sismondi y los Lanfranchi, que iban a la cabeza con perros hambrientos, diligentes y amaestrados. El padre y sus hijuelos me parecieron rendidos después de una corta carrera, y creí ver que aquéllos les desgarraban los costados con sus agudas presas. Cuando desperté antes de la aurora, oí llorar entre sueños a mis hijos, que estaban conmigo, y pedían pan. Ya que tus vecinos son tan morosos en castigarte, muévanse la Capraja y la Gorgona, y formen un dique a la embocadura del Arno, para que sepulte en sus aguas a todos tus habitantes; pues si el conde Ugolino fué acusado de haber vendido tus castillos, no debiste someter a sus hijos a tal suplicio. Debes conocerle, si es que acabas de llegar al Infierno: es "ser" Branca d'Oria, el cual hace ya muchos años que fué encerrado aquí. Mira adelante—dijo mi Maestro,—a ver si lo distingues. Estaba ya con pavor lo digo en mis versos en el sitio donde las sombras se hallaban completamente cubiertas de hielo, y se transparentaban como paja en vidrio. Unas estaban tendidas, otras derechas; aquéllas con la cabeza, éstas con los pies hacia abajo, y otras por fin con la cabeza tocando a los pies como un arco. No me preguntes, lector, si me quedaría entonces helado y yerto; no quiero escribirlo, porque cuanto dijera sería poco. No quedé muerto ni vivo: piensa por ti, si tienes alguna imaginación, lo que me sucedería viéndome así privado de la vida sin estar muerto. Si fué tan bello como deforme es hoy, y osó levantar sus ojos contra su Creador, de él debe proceder sin duda todo mal. Con los dientes de cada boca, a modo de agramadera, trituraba un pecador, de suerte que hacía tres desgraciados a un tiempo. De las otras dos, que tienen la cabeza hacia abajo, la que pende de la boca negra es Bruto; mira cómo se retuerce sin decir una palabra: el otro, que tan membrudo parece, es Casio. Pero se acerca la noche, y es hora ya de partir, pues todo lo hemos visto. Cuando llegamos al sitio en que el muslo se desarrolla justamente sobre el grueso de las caderas, mi Guía, con fatiga y con angustia, volvió su cabeza hacia donde aquél tenía las zancas, y se agarró al pelo como un hombre que sube, de modo que creí que volvíamos al Infierno. Después salió fuera por la hendedura de una roca, y me sentó sobre el borde de la misma, poniendo junto a mí su pie prudente. Yo levanté mis ojos, creyendo ver a Lucifer como le había dejado; pero vi que tenía las piernas en alto. Tienes los pies sobre una pequeña esfera, que por el otro lado mira a la Judesca. Un suave color de zafiro oriental, contenido en el sereno aspecto del aire puro hasta el primer cielo, reapareció delicioso a mi vista en cuanto salí de la atmósfera muerta, que me había contristado los ojos y el corazón. El bello planeta que convida a amar hacía sonreír todo el Oriente, desvaneciendo al signo de Piscis, que seguía en pos de él. El cielo parecía gozar con sus resplandores. Cuando cesé en su contemplación, volvíme un tanto hacia el otro polo, de donde el Carro había desaparecido, y vi cerca de mí un anciano solo, y digno, por su aspecto, de tanta veneración, que un padre no puede inspirarla mayor a su hijo. Llevaba una larga barba, canosa como sus cabellos, que le caía hasta el pecho, dividida en dos mechones. Los rayos de las cuatro luces santas rodeaban de tal resplandor su rostro, que lo veía como si hubiese tenido el Sol ante mis ojos. Entonces mi Guía me indicó, por medio de sus palabras, de sus gestos y sus miradas, que debía mostrarme respetuoso, doblar la rodilla e inclinar la vista. Después le respondió:. Hele dado a conocer todos los réprobos, y ahora pretendo mostrarle aquellos espíritus que se purifican bajo tu jurisdicción. Sería largo de referir el modo como le he traído hasta aquí: de lo alto baja la virtud que me ayuda a conducirle para verte y oírte. Dígnate, pues, acoger su llegada benignamente: va buscando la libertad, que es tan amada, como lo sabe el que por ella desprecia la vida. Ninguna clase de plantas que eche hojas o que se endurezca puede existir ahí, porque le sería imposible doblegarse a los embates de las olas. Al decir esto desapareció. Me levanté sin hablar, me coloqué junto a mi Guía, y fijé en él los ojos. Entonces empezó a hablarme de este modo:. El alba vencía ya al aura matutina, que huía delante de ella, y desde lejos pude distinguir las ondulaciones del mar. Ibamos por la llanura solitaria, como el que busca la senda perdida, y cree caminar en vano hasta que logra encontrarla. Llegamos después a la playa desierta, que no vió nunca navegar por sus aguas a hombre alguno capaz de salir de ellas. Aun no había pronunciado una palabra mi Maestro, cuando se vió que las primeras formas blancas eran alas; y entonces, habiendo conocido bien al gondolero, exclamó:. Mira cómo desdeña los medios humanos, pues no necesita remo, ni otras velas que sus alas, entre tan apartadas orillas. Mira cómo las tiene elevadas hacia el cielo, agitando el aire con las eternas plumas, que no se mudan como el cabello de los mortales. El celestial barquero estaba en la popa, y la bienaventuranza parecía estar escrita en su semblante. La turba que dejó allí parecía llena de estupor en tal sitio, mirando y remirando en torno suyo, como el que descubre cosas que no ha visto nunca. El Sol, que había arrojado con sus brillante saetas al signo de Capricornio del centro del cielo, irradiaba por todas partes el día, cuando los recién llegados alzaron la frente hacia nosotros, diciéndonos:. Tres veces quise rodearla con mis brazos, y otras tantas volvieron éstos a caer solos sobre mi pecho. Creo que la admiración debió pintarse en mi rostro; porque la sombra sonrió y se retiró; y yo, siguiéndola, continué avanzando. Me dijo con voz suave que me detuviese; conocí entonces quién era, y habiéndole rogado que se parase un momento para hablarme, respondióme:. En verdad, de tres meses a esta parte ha recogido sin oposición a cuantos han [] querido entrar en su nave: así es que yo, que me encontraba en la playa donde el Tíber se mezcla con las saladas ondas del mar, fuí acogido benignamente por él. Mi Maestro, y yo, y las sombras que allí estaban, parecíamos tan contentos, como si no tuviéramos otra cosa en que pensar. Corred al monte a purificaros de vuestros pecados, que no permiten que Dios se os manifieste. Me pareció que mi Guía estaba por sí mismo arrepentido de su flaqueza. El Sol, que a mis espaldas despedía su rubicunda luz, quedaba interceptado por mi cuerpo, en el que se apoyaban sus rayos; y cuando vi que sólo delante de mí se obscurecía la tierra, volvíme de lado, temeroso de haber sido abandonado. Mi Protector entonces empezó a decirme, vuelto hacia mí:. La Virtud divina hace que semejantes cuerpos sean aptos para sufrir tormentos, calor y frío; mas no ha querido revelarnos cómo opera tal maravilla. Insensato es el que espera que nuestra razón pueda recorrer las infinitas vías de que dispone el que es una substancia en tres personas. Seres humanos, contentaos con el "quia;" [48] pues si os fuera dable verlo todo, no habría sido necesario que pariese María; y habéis visto desearlo en vano a tales hombres, que, a ser posible, hubieran satisfecho ese deseo, el cual forma su eterno suplicio: hablo de Aristóteles, de Platón y otros muchos. Y mientras él tenía los ojos bajos, meditando qué camino seguiríamos, y yo miraba hacia arriba alrededor de las rocas, apareció por la izquierda una multitud de almas, que se dirigían hacia nosotros, aunque no lo parecía; tanta era la lentitud con que caminaban. Habríamos andado mil pasos, y aun distaba de nosotros aquella muchedumbre tanto espacio cuanto podría recorrer una piedra lanzada por un buen hondero, cuando se arrimaron todos a los duros peñascos de la escarpada orilla, y permanecieron firmes y apretados entre sí, como se detiene a mirar aquel que duda. No os asombréis; pero creed que si pretende trepar esta escarpada costa, lo hace inducido por virtud celestial. Yo me volví hacia él, y le miré fijamente: era rubio, hermoso y de gentil aspecto; pero tenía la ceja partida de un golpe. Cuando le manifesté humildemente que no le había visto nunca, me dijo:. Después de tener atravesado mi cuerpo por dos heridas mortales, me volví llorando hacia Aquél, que voluntariamente perdona. Mis pecados fueron horribles; pero la bondad infinita tiene tan largos los brazos, que recibe a todo el que se vuelve hacia ella. Ahora los moja la lluvia; el viento los impele fuera del reino, casi a la orilla del Verde, donde los hizo transportar con cirios apagados. Pero por su maldición no se pierde el amor de Dios de tal modo, que no vuelva nunca, mientras reverdezca la flor de la esperanza. UANDO por efecto del placer o del dolor de que se siente afectada alguna de nuestras facultades, el alma entera se concentra en esa facultad, parece que no atienda a ninguna otra; y esto demuestra el error de los que creen que en nosotros arde un alma sobre otra alma. Cualquier portillo de los que suele tapar el aldeano con un manojo de espinos, cuando maduran las uvas, es mayor que el sendero por donde subimos solos mi Maestro y yo, cuando la multitud de almas se separó de nosotros. Cuando llegamos a sitio descubierto, sobre el rellano de la alta base del monte, dije:. Yo estaba ya cansado, y entonces exclamé:. Sus palabras me aguijonearon de tal modo, que me esforcé cuanto pude trepando hasta donde él estaba, tanto que puse mis plantas sobre aquella especie de cornisa. Nos sentamos allí ambos, vueltos hacia Levante, por cuyo lado habíamos subido; pues suele agradar la contemplación del camino que uno ha hecho. Primeramente dirigí los ojos al fondo, después los levanté hacia el Sol, y me admiraba de que éste nos iluminase por la izquierda. El Poeta observó que me quedaba estupefacto, mi [] rando el carro de la luz que iba a pasar entre nosotros y el Aquilón; por lo cual me dijo:. Maestro mío—le contesté—, nunca había visto tan claramente como ahora distingo estas cosas, para cuya comprensión no me parecía bastante apto mi ingenio. Uno de ellos, que me parecía cansado, estaba sentado con las rodillas abrazadas, reposando sobre ellas su cabeza. Entonces se volvió hacia nosotros, y nos examinó, dirigiendo su mirada por encima de los muslos, y diciendo:. Conocí entonces quién era; y aquella fatiga que agitaba todavía un poco mi respiración, no me impidió acercarme a él. Cuando estuve a su lado, alzó apenas la cabeza, diciendo:. Sus perezosos movimientos y sus lacónicas palabras hicieron asomar una sonrisa a mis labios; después dije:. Antes que yo entre por ella, es necesario que el cielo dé tantas vueltas en torno mío, cuantas dió en el transcurso de [] mi vida, por haber aplazado los buenos suspiros hasta la hora de mi muerte; a no ser que me auxilie una plegaria, que se eleve de un corazón que viva en la gracia. Al oír estas palabras, volví la cabeza, y vi que las sombras miraban con admiración, no solamente a mí, sino también a la luz interceptada por mi cuerpo. Sígueme, y deja que hable esa gente. En tanto, de través por la cuesta venían hacia nosotros [] algunas almas entonando, versículo a versículo, el "Miserere. Así se cumpla el deseo que te conduce a esta elevada montaña, dígnate auxiliar al mío con obras de piedad. Yo fuí de Montefeltro, y soy Buonconte. Ni Juana ni los otros se cuidan de mí; por lo cual voy entre éstos con la cabeza baja. Allí donde pierde su nombre, llegué yo con el cuello atravesado, huyendo a pie y ensangrentando la llanura. En cuanto se extinguió el día, cubrió de nieblas el valle desde Pratomagno hasta el Apenino, e hizo tan denso aquel cielo, que el espeso aire se convirtió en agua: cayó la lluvia, y el agua que la tierra no pudo absorber fué a parar a los barrancos, y uniéndose a la de los torrentes, se precipitó hacia el río real con tal rapidez, que nada podía contenerla. El Archiano furioso encontró mi cuerpo helado en su embocadura, lo arrastró hacia el Arno, y separó mis brazos que había puesto en cruz sobre el pecho cuando me venció el dolor. Después de haberme volteado por sus orillas y su fondo, me cubrió y rodeó con la arena que había hecho desprenderse de los campos. Así estaba yo en medio de aquella compacta muchedumbre de almas, volviendo a uno y otro lado el rostro, hasta que, merced a mis promesas, pude desprenderme de ellas. Allí estaban el Aretino que recibió la muerte de los brazos crueles de Ghin di Tacco, y el otro que se ahogó al darle caza sus enemigos. Allí oraba, con los brazos extendidos, Federico Novello, y aquel de Pisa, que dió ocasión de demostrar la grandeza de su alma al buen Marzucco. Cuando me vi libre de todas aquellas sombras, que rogaban para que otros rogasen por ellas, a fin de abreviar el tiempo de su purificación, empecé a decir:. Llegamos junto a ella. Al dulce nombre de su país natal, aquel alma gentil se apresuró a festejar a su conciudadano; al paso que tus vivos no saben estar sin guerra, y se destrozan entre sí aquellos a quienes guarda una misma muralla y un mismo foso. Busca, desgraciada, en derredor de tus costas, y después contempla en tu seno si alguna parte de ti misma goza de paz. Tu vergüenza sería menor sin ese mismo freno. Hombre indolente, ven a ver a los Montecchi y a los Cappelletti, a los Monaldi y Filippeschi, aquéllos ya tristes, y éstos poseídos de amargos recelos. Florencia mía, bien puedes estar satisfecha de esta digresión, que no habla contigo, merced a tu pueblo que tanto se ingenia. Hay muchos que tienen la justicia en el corazón, pero son tardíos en aplicarla, porque temen disparar el arco imprudentemente; mas tu pueblo la tiene en la punta de sus labios. Eres rica, disfrutas tranquilidad, tienes prudencia. Si digo la verdad, claramente lo demuestran los hechos. Atenas y Lacedemonia, que hicieron las antiguas leyes y fueron [] tan civilizadas, dieron un débil ejemplo de vivir bien, comparadas contigo; pues dictas tan sutiles decretos, que los que expides en Octubre no llegan a mediados de Noviembre. Yo soy Virgilio, que perdí el cielo por no tener fe, y no por otra culpa. Así respondió mi Guía. Como el que de improviso ve una cosa que le asombra, y a la que no sabe si dar o no crédito, diciendo: "es, no es," así se quedó aquél: después bajó los ojos, se adelantó humildemente hacia él, y le abrazó en el sitio del cuerpo donde alcanza el pequeño. Cent 5. Erasmo col. Conviene que apliquemos la frase, sospecho, al vano ataque que ciertos odiosos sabidillos suelen lanzar contra los varones doctos, a quienes, como son incapaces de imitarlos, no se recatan de murmurar de ellos. Le amenazaron acusaciones de herejía, aunque no llegaran a concretarse. A ] Isido. Emendati, et notis illustrati per Garsiam Loaysa, príncipe publicada en Taurini: apud Jo. Es posible que Espinosa Medrano acuda a las Sentencias comentadas en la edición madrileña sufragada por Felipe II ex typographia regia, : véase Isidoro b Véase también Isidoro b Baptistam Bevilaquam , pero que se reedita como pars altera de los Diui Isidori Hispal. Episcopi opera sufragados por Felipe II Madriti: ex typographia regia, En las notas al texto, y en particular a la sentencia undécima del cap. Véase Isidoro y b Passio lunae in insanis. La imagen de la carrera concluye en la frase siguiente, en que Faría tropieza en su estudio-estadio, dando en el descrédito. San Jerónimo, Epistulae , 3, epist. Véase también Migne a col. En el testimonio A, la n se encuentra tachada. Contribuyó a dar a conocer esa difundida creencia antigua, que proviene de la Historia de los animales de Aristóteles, cap. Véase también Jerónimo de Estridón Los pocos datos que aporta Espinosa Medrano sobre su lectura de esta cita en un tomo segundo del epistolario de San Jerónimo y bajo el título de apología no permiten encontrar a ciencia cierta la versión o la edición que consulta, aunque sí aparece con tales características, entre otras, en la edición parisina del epistolario de San Jerónimo publicada por Sébastien Nivelle en Parisiis: apud Sebastianum Niuellium, sub Ciconiis, via Iacobeae, Véase Jerónimo de Estridón col. Espinosa Medrano escribe sine praeceptore , en lugar de absque praeceptore , lo cual es probablemente una cita de memoria o una variante textual. Sobre estas palabras véase la sexta sección de Manuel de Faría, infra. La príncipe de Catulli, Tibulli, Propertii noua editio. Véase Scaliger I, epist. III, Migne col. Sin embargo, también se encuentra repertoriado en los Adagia de Erasmo, en la edición consultada por El Lunarejo Erasmo , col. El fragmento en cuestión precede inmediatamente a esta cita de El Lunarejo Jerónimo de Estridón, Epistolae , epístola 46, Apologiae Hieronymi adversus Ruffinum , 1, véase col. El cuento se halla en Ovidio, Metamorfosis , XI, v. Tanto el adagio sus Minervam como las orejas del rey Midas son frecuentemente invocados en las contiendas poéticas. A estan. El término pasó a las lenguas modernas con el consiguiente significado despectivo. Sobre la visión de la poesía de Espinosa Medrano, y especialmente sobre esta frase, véase Ruiz Soto, IV, 7 Vulgata III, cap. En la edición consultada por Espinosa Medrano: Isidoro o b El comentario de García de Loaysa a la sentencia en cuestión se encuentra en Isidoro Sabinus f. Véase también la edición de Joaquín Camerario de los Poemata de Sabinus s. Asimismo, sobre la inspiración del humanista germano en las secciones II y III del Apologético, remito a las líneas que a Sabinus le dedica Martinengo Javier de Echave-Sustaeta en Virgilio b: A : AEneydos B ] A : Horat. José Luis Moralejo, Horacio Nam [epitheton exiguus] appositum proprium effecit, ne plus expectaremus, et casus singularis magis decuit, et clausula ipsa unius syllabae non usitata addidit gratiam. Imitatus est itaque utrumque Horatius: nascetur ridiculus mus. Uno y otro lo imitó Horacio diciendo: Nascetur ridiculus mus Arte poética, verso Lo comenta Antonio Azaustre Galiana tras un breve repaso de la presencia del exiguus mus en las discusiones literarias sobre el estilo culto Azaustre Galiana Allí se menciona la profecía de Camoens sobre la expedición africana col. Agradezco a Aude Plagnard que me ayudara a localizar este fragmento. A : Aquar. Véase Teófilo Folengo f. Las centellas lucidas y ardientes remiten a la isotopía luminosa que rodea al cordobés y, aunque carecen de definición expresa, el peruano las apoya en las palabras de Bustamante en su aprobación a Salcedo Coronel f. I de Oratore : Poetas, quasi alia lingua loqui , pues es nota y pobreza de ingenio el ser entendido de todos: Ovidio, lib. Así, tras la aparente imprecisión de los términos se esconde aquí una apreciación del valor de Góngora por la abundancia y la calidad de sus conceptos. Garcia de Salzedo , primera parte, aprobación Salcedo Coronel f. La cabra-sustantivo se aleja de su lugar predilecto en el que Faría pretende estabularla. Las figuras que Faría propone mezclan el referente épico de Aníbal con el ladrón Caco y la cabra, lanzando un ataque velado a la confusión de estilos que achaca a la alternancia entre hipérbaton y sintaxis llana en los versos gongorinos. El expresar, el denotar y el delinear pertenecen a la terminología de la representación o visión. A : Ant. B ] de Solis, Buen humor de las Musas. La rima exige que el v. Sabinus I de artific. Javier de Echave-Sustaeta, Virgilio b: Véase Sabinus f. B4r-v y I B : Elco. La variante quondam felix pertenece a la tradición textual de las Bucólicas a: 41 y 6. Al demostrar con el aval virgiliano que la cabriola y el hipérbaton no tienen necesariamente relación, Espinosa Medrano desmonta la argumentación de Faría antes incluso de citar a Góngora: Virgilio despide el rebaño de Melibeo con un hipérbaton, los pastores de las Soledades saludan al mancebo con la misma figura; en ambos lugares hay cabras, pero sin cabriolas. A ] de Anima cap. La polémica científica y la polémica poética van de la mano. Sobre el género de la apología véase la introducción. La distinción entre la transposición y la colocación es fundamental para entender cabalmente hasta la quinta sección el Apologético : sobre este tema remito a Blanco y a la introducción. Los dos lugares de Virgilio sobre la mensajera Iris aparecen juntos en el comentario de la Eneida por Servio, libro 5, v. Jammes Sin embargo, el término conlleva multitud de connotaciones negativas posibles por añadidura. Lo ventoso se acercaría pues a la ventosidad. Se trata del prólogo al lector de N. El Lunarejo se burla del periodo de los lucos, Sierra Morena y alpestres peñascos, con sus tricola en correspondencia con las cabras, los Cacos y los Aníbales. Espinosa Medrano, en las líneas posteriores, juega también a parodiar ese estilo tomando pie en las frases de Faría. Garcia de Salzedo , primera parte, soneto 9, comentario al v. El Lunarejo omite sin embargo un detalle importante que parece contradecir la invectiva de Salcedo contra el crítico portugués. Véase sobre la relación de Faría con Góngora: Aude Plagnard La presencia de la erudición en el primer lugar de la tríada de El Lunarejo señala su valor incontrovertible para el peruano, reconocido incluso cuando la poesía profana es rebajada y humillada al compararla con la revelada por exigencias de la argumentación. Así esquiva la acusación de envidia que le valdría una crítica directa a un poeta insigne, pero, sin dejar de acatar el código ético de la pugna, logra que quede patente la superioridad de Góngora. Por la variante del v. Garcia de Salzedo , primera parte, soneto 7, Salcedo Coronel De hecho, es poco probable que esta edición llegara a América, debido a su prohibición por la Inquisición tanto en España como en América Moll A : Had. B ] Iun. Quadrabit in consultorem ineptum, qui alteri dictare consilium parat, ipse supra stiuam non sapiens. Se puede aplicar para zaherir al consejero inepto, dispuesto a aconsejar a otros, cuando él no sabe nada que supere la pala y al azadón. El adagio se encuentra en varios impresos a partir de , fecha de la primera edición, en Basilea, por Froben, de los Adagiorum centuriae VIII de Adriano Junio Sobre la edición consultada por El Lunarejo tenemos datos contradictorios. A Tertul. B ] cap. El testimonio A trae una corrección manuscrita: amebeo. Las palabras de Cicerón son una desdeñosa apreciación de los líricos griegos. Véase Jammes y Cisneros 3. I, cap. Véanse también los Diui Isidori Hispal. Episcopi opera, pars prior , costeados por Felipe II Madriti: ex typographia regia, , en Isidoro a José Oroz Reta y Manuel-A. Véase también Isidoro a B : Gorcilasus A ] son. Marcos Casquero en Isidoro De hecho el hipérbaton afecta a la sintaxis mientras que el hísteron próteron es una figura que atañe a la lingüística del discurso y, concretamente, al orden de la narración. III, comm. El ejemplo de hísteron próteron interpolado por Servio, progressi subeunt luco fluuiumque relincunt, se encuentra en Eneida, VIII, Virgilio b: Nam illud in medio parenthesis est Isidoro Véase Isidoro a También Isidoro a Espinosa Medrano restaura la cita de Virgilio, Eneida , lib. El verso virgiliano como ejemplo de tmesis aparece también en Servio, Commentarius in Vergilii Aeneidos libros , vol. I, comm. II, v. Vnde si uobis cupido certa est me sequi audentem extrema, ruamus in media arma et moriamur. Abandonando los altares y los templos, los dioses todos se marcharon, ellos por quienes en pie se mantenía el imperio; en auxilio corréis de una ciudad incendiada. En este caso Espinosa Medrano no parece haber acudido a Servio, que en su Commentarius in Vergilii Aeneidos libros, vol. II, comm. En el testimonio A, corrección manuscrita: se. En el testimonio A encontramos la corrección manuscrita: Georgica. III, v. Servio, Commentarius in Vergilii Aeneidos libros , vol. El ejemplo, saxo cere comminuit brum , procede de Ennio véase Ennio , poeta que para los romanos es antiguo, arcaico por excelencia. Nebrija escribe: Tmesis est, cum verbum compositum dividitur, aliqua dictione interposita. Nebrija A : Varo. Sunt teriones boues aratores ita dicti a terenda terra. Est uero plaustrum septentrionale compositum ex septem stellis, ex quibus quasi septem boues figurantur. Ista Varro apud Agel. Stellae istae septem ita sunt sitae ut ternae stellae proximae, quaeque inter sese faciant trigona, id est, figuras triquetras. Inde a ternario dicti triones, non ab aratione. Ista etiamsi uulgo nota, hic omitti non debuerunt. Tu si placet, lege Varronem ipsum lib. Los teriones son bueyes que aran y se llaman así porque trituran terunt la tierra. Y es que el carro septentrional se compone de siete estrellas, en la que vemos como la figura de siete bueyes. Es lo que dice Varrón citado por Aulo Gelio II, 21 porque el mismo Varrón en su texto conjetura y prefiere otro origen de la palabra. En cualquier caso, el jesuita remite al De lingua latina , localizando el lugar de Varrón repetido en la marginalia del Apologético : acuda o no al De lingua latina , Espinosa Medrano sigue en esta sección el camino marcado por los comentaristas virgilianos. Es ejemplo de Isidoro para su definición de la tmesis: Etimologías , lib. Véase supra. Para apreciar el hipérbaton y afirmar su licitud, El Lunarejo renuncia a enfrentarse en el terreno de la sintaxis con el orden natural que su adversario defiende. Juan Luis de la Cerda cita este verso a propósito de la tmesis virgiliana en su comentario a las Geórgicas , lib III, v. Marco Pacuvio ca. La obra que cita Espinosa Medrano es una tragedia que lleva por título el nombre de Crises, sacerdote de Apolo en Troya. En el testimonio A, corrección manuscrita: Gongora. Carreira La traducción de Isidoro se nutre de hecho de la terminología herreriana. En Servio halla la idea de la tmesis de palabras compuestas y el ejemplo virgiliano del septentrión, que a su vez comenta acudiendo a de la Cerda. XI, ep. A : Pinciam. Philoso B ] antig. En la obra de Góngora, Faría contabiliza los hipérbatos; en cambio, al hacer ese cómputo en los latinos, se atiene solo a las tmesis: de ahí su conclusión del abuso gongorino del hipérbaton. En el testimonio A, corrección manuscrita: proscripcion. Es lo mismo que millón Aut. Y todos los pensamientos y las palabras todas, que son las particulares luminarias de cada género oratorio, fuerza es que se nos presenten y ocurran al filo de nuestra pluma. Quintiliano retoma el término en su Institutio oratoria Quintiliano a: y b: , Véase Blanco y Sobre la variante de El Lunarejo véase Cisneros b. Francisco del Villar también cita este incipit de Virgilio como su primer ejemplo Cascales Es este el quinto ejemplo de Francisco del Villar véase supra y Cascales Francisco del Villar da este verso como segundo ejemplo de su argumentación véase supra y Cascales Es muy probable que Espinosa Medrano lea a Propercio, como a Tibulo y a Catulo, a partir de la edición de Joseph Scaliger de los tres autores: véase para esta cita Scaliger Véase también la edición de Tibulo por Joseph Scaliger Este es el tercer ejemplo citado por Francisco del Villar en su lista de primeros versos de poemas latinos véase supra y Cascales También Francisco del Villar trae este ejemplo, a continuación de las Metamorfosis de Ovidio. A : Mant. A : Physiom. B ] Genes. B : Hist. A ] Evangel. A : Apol. B ] de exid. Véase la príncipe del Carmen de eversione urbis Hierusalem Mediolani: Vldericus Scinczenceller nec non Leonardus Pachel eius socius propria impensa et laudabili opificio impressum edidit, en Collatius f. Sobre este tema, véase Blanco El lector del testimonio A corrige: Gramatico. A [Enmienda recogida en la fe de erratas. El lector del testimonio A añade en la entrelínea: ad. A Hiero. B ] aduers. Rufinum 1. Se trata en realidad de una cita de Rufino traída por San Jerónimo y que en el texto original dice así Migne a: col. Lo que entendemos por hipérbaton y que Espinosa Medrano en otras ocasiones denomina transposición , es el tropo, la figura. Por extensión, el hipérbaton como definición del lenguaje o estilo poético es la colocación. Es esencial para la argumentación de Espinosa Medrano el paso de lo que llama colocación como propiedad del lenguaje latino o griego a la misma colocación como definición del estilo poético. El fundamento de este desplazamiento es la especificidad del lenguaje poético. Véase sobre estos temas la Introducción. A5v y Sabinus Por oposición al tropo, la colocación es alcurnia: ascendencia o linaje, privilegio de nacimiento de los versos que, como partes del lenguaje poético, son nobles por esencia. Esta isotopía recurrente de un Góngora heroico cfr. Sobre la ilustración de la lengua vulgar por imitación del estilo latino y la representación de este logro como una hazaña épica véase Vega Ramos Homerus testis et lyrici, Romanusque Vergilius et Horatii curiosa felicitas. Es lo que se comprueba en Homero y los líricos, en el romano Virgilio y en la depurada maestría de Horacio. La aptitud poética del castellano tiene por modelos implícitos, a través de esta cita, a Homero, Virgilio y Horacio. La fuente de Espinosa Medrano para la consulta del Satiricón pudo ser la edición anotada de Joseph Scaliger Lutetiae Parisiorum, ex officina Cristophori Beys, via Iacobaea, , cuya paginación concuerda con la remisión de esta cita: véase Petronio Una vez sentada la capacidad del idioma castellano para acoger el estilo del latín, queda patente la visión historicista que caracteriza el estilo. Este historicismo, que Espinosa Medrano comparte con Ambrosio de Morales, contempla como motor de la historia de los estilos el aprendizaje de la retórica y la erudición. En el testimonio A, corrección manuscrita: Morales. De la mano de la isotopía épica aplicada a Góngora reaparece también el nacionalismo castellano. Remolino de arrullos. Agua viva que escurre su queja entre mis dedos. Te parió mi nostalgia, mi sed, mi ansia, mi espanto. Y estallaste en mis brazos como en la flor el fruto. Zona de sombra, línea delgada y pensativa. Enredadera crucificada sobre un muro. Canción, sueño, destino. Flor mía, flor de mi alma. En la alta noche mi alma se tuerce y se destroza. Para esta inmensidad ya no hay nada en la tierra. Ya no hay nada. Se revuelven las sombras y se derrumba todo. Caen sobre mis ruinas las vigas de mi alma. No lucen los luceros acerados y blancos. Todo se rompe y cae. Soledad de la noche. Soledad de mi alma. El grito, el alarido. Ya no hay nada en la tierra! Sólo la sombra estéril partida por mis gritos. Y la pared del cielo tendida contra mi alma! Entonces eres y te buscaba entonces. Eres labios de beso, fruta de sueños, todo. Te llamo y me respondes! Luminaria de luna sobre los campos solos. La delgada caricia que te hace arder entera. Los dos brazos que emergen como juncos de asombro. Todo tu cuerpo ardido de blancura en el vientre. Las piernas perezosas. Las rodillas. Los hombros. La cabellera de alas negras que van volando. Las arañas oscuras del pubis en reposo. Por qué en las épocas oscuras se escribe con tinta invisible? Por qué me pican las pulgas y los sargentos literarios? Y cuando se muda el paisaje son tus manos o son tus guantes? Cuando canta el azul del agua cómo huele el rumor del cielo? Amor Mujer, yo hubiera sido tu hijo, por beberte la leche de los senos como de un manantial, por mirarte y sentirte a mi lado y tenerte en la risa de oro y la voz de cristal. Por Qué No Nací Misterioso? Por qué no nací misterioso? Por qué crecí sin compañía? Quién me mandó desvencijar las puertas de mi propio orgullo? Y quién salió a vivir por mí cuando dormía o enfermaba? Qué bandera se desplegó allí donde no me olvidaron? De conversaciones gastadas como usadas maderas, con humildad de sillas, con palabras ocupadas en servir como esclavos de voluntad secundaria, teniendo esa consistencia de la leche, de las semanas muertas, del aire encadenado sobre las ciudades. La cordura me envuelve de piel compacta de un color reunido como una culebra: mis criaturas nacen de un largo rechazo: ay, con un solo alcohol puedo despedir este día que he elegido, igual entre los días terrestres. Voy lleno de esas aguas dispuestas profundamente, preparadas, durmiéndose en una atención triste. Qué cuentan de nuevo las hojas de la reciente primavera? Las hojas viven en invierno en secreto, con las raíces? O son olas petrificadas o juego inmóvil de la espuma? No se ha incendiado la pradera con las luciérnagas salvajes? Los peluqueros del otoño despeinaron los crisantemos? El vino mueve la primavera, crece como una planta la alegría, caen muros, peñascos, se cierran los abismos, nace el canto. Amor mío, de pronto tu cadera es la curva colmada de la copa, tu pecho es el racimo, la luz del alcohol tu cabellera, las uvas tus pezones, tu ombligo sello puro estampado en tu vientre de vasija, y tu amor la cascada de vino inextinguible, la claridad que cae en mis sentidos, el esplendor terrestre de la vida. Pero no sólo amor, beso quemante o corazón quemado eres, vino de vida, sino amistad de los seres, transparencia, coro de disciplina, abundancia de flores. Amo sobre una mesa, cuando se habla, la luz de una botella de inteligente vino. Olfatea el gas de sus muertos? Le dan a comer las cenizas de tantos niños calcinados? O le han dado desde su muerte de beber sangre en un embudo? O le martillan en la boca los arrancados dientes de oro? Y mi esposa a mi orilla, al lado de mi rumor tan venido de lejos, mi esposa birmana, hija del rey. Su enrollado cabello negro entonces beso, y su pie dulce y perpetuo: y acercada ya la noche, desencadenado su molino, escucho a mi tigre y lloro a mi ausente. Qué diría José Martí del pedagogo Marinello? Qué sigue pagando el Otoño con tanto dinero amarillo? No es mejor nunca que tarde? Y por qué el queso se dispuso a ejercer proezas en Francia? Casa Tal vez ésta es la casa en que viví cuando yo no existí ni había tierra, cuando todo era luna o piedra o sombra, cuando la luz inmóvil no nacía. Tal vez entonces esta piedra era mi casa, mis ventanas o mis ojos. Me recuerda esta rosa de granito algo que me habitaba o que habité, cueva o cabeza cósmica de sueños, copa o castillo o nave o nacimiento. Toco el tenaz esfuerzo de la roca, su baluarte golpeado en la salmuera, y sé que aquí quedaron grietas mías, arrugadas sustancias que subieron desde profundidades hasta mi alma, y piedra fui, piedra seré, por eso toco esta piedra y para mí no ha muerto: es lo que fui, lo que seré reposo de tu combate tan largo como el tiempo. Por qué me muevo sin querer, por qué no puedo estar inmóvil? Por qué voy rodando sin ruedas, volando sin alas ni plumas, y qué me dio por transmigrar si viven en Chile mis huesos? No puede matarte también un beso de la primavera? Crees que el luto te adelanta la bandera de tu destino? Y encuentras en la calavera tu estirpe a hueso condenada? Quién despierta al sol cuando duerme sobre su cama abrasadora? Verdad que es ancha la tristeza, delgada la melancolía? Tendré mi olor y mis dolores cuando yo duerma destruido? Cómo agradecer a las nubes esa abundancia fugitiva? De dónde viene el nubarrón con sus sacos negros de llanto? Dónde se fueron las Donaldas, las Clorindas, las Eduvigis? Un Perro Ha Muerto Mi perro ha muerto. Ahora él ya se fue con su pelaje, su mala educación, su nariz iría. No hay adiós a mi perro que se ha muerco. Y no hay ni hubo mentira entre nosotros. Ya se fue y lo enterré, y eso era todo. Cómo se llama la tristeza en una oveja solitaria? Y qué pasa en el palomar si aprenden canto las palomas? Lamento Lento En la noche del corazón la gota de tu nombre lento en silencio circula y cae y rompe y desarrolla su agua. Algo quiere su leve daño y su estima infinita y corta, como el paso de un ser perdido de pronto oído. De pronto, de pronto escuchado y repartido en el corazón con triste insistencia y aumento como un sueño frío de otoño. Sus copas duras cubren tu alma derramada en la tierra fría con sus pobres chispas azules volando en la voz de la lluvia. No la siembran en los desiertos con persistencia clandestina? No tendremos que devolverlo con sus mareas a la luna? Oda Al Limón De aquellos azahares desatados por la luz de la luna, de aquel olor de amor exasperado, hundido en la fragancia, salió del limonero el amarillo, desde su planetario bajaron a la tierra los limones. Tierna mercadería! Así, cuando tu mano empuña el hemisferio del cortado limón sobre tu plato, un universo de oro derramaste, una copa amarilla con milagros, uno de los pezones olorosos del pecho de la tierra, el rayo de la luz que se hizo fruta, el fuego diminuto de un planeta. Por qué me preguntan las olas lo mismo que yo les pregunto? Y por qué golpean la roca con tanto entusiasmo perdido? No se cansan de repetir su declaración a la arena? Yo te amo para comenzar a amarte, para recomenzar el infinito y para no dejar de amarte nunca: por eso no te amo todavía. Te amo y no te amo como si tuviera en mis manos las llaves de la dicha y un incierto destino desdichado. Mi amor tiene dos vidas para armarte. Por eso te amo cuando no te amo y por eso te amo cuando te amo. Cómo se reparten el sol en el naranjo las naranjas? Venía de una boca amarga la dentadura de la sal? Es verdad que vuela de noche sobre mi patria un cóndor negro? Era estanciero, rey de llanuras grises en donde se perdían los caballos. Se sacó los zapatos, metió los pies con cierta severidad sombría en la piscina verde. No sé por qué una a una fue descartando todas sus mujeres. Ahora sus periódicos asaltaban las calles temblorosas, golpeaban a la gente con noticias y decían con énfasis sólo sus opiniones. Tenía bancos, naves, pecados y tristezas. A veces con papel, pluma, memoria, se hundía en su dinero, contaba, sumando, dividiendo, multiplicando cosas, hasta que se dormía. Me parece que el hombre nunca pudo salir de su riqueza --lo impregnaba, le daba aire, color abstracto--, y él se veía adentro como un molusco ciego rodeado de un muro impenetrable. A veces, en sus ojos, vi un fuego frío, lejos, algo desesperado que moría. Nunca supe si fuimos enemigos. Yo sé que todos los muertos son iguales, pero no sé, no sé, pienso que aquel hombre, a su modo, con la muerte dejó de ser un pobre prisionero. Qué dice la vieja ceniza cuando camina junto al fuego? Para quién arden los pistilos del sol en sombra del eclipse? Siempre Antes de mí no tengo celos. Ven con un hombre a la espalda, ven con cien hombres en tu cabellera, ven con mil hombres entre tu pecho y tus pies, ven como un río lleno de ahogados que encuentra el mar furioso, la espuma eterna, el tiempo! Aquel Solemne Senador Aquel solemne Senador que me atribuía un castillo devoró ya con su sobrino la torta del asesinato? A quién engaña la magnolia con su fragancia de limones? Por qué no analizar las cosas antes de habilitar planetas? Y por qué no el ornitorrinco con su espacial indumentaria? Las herraduras no se hicieron para caballos de la luna? No es la ciudad el gran océano de los colchones que palpitan? La oceanía de los aires no tiene islas y palmeras? Por qué volví a la indiferencia del océano desmedido? Tus Manos Cuando tus manos salen, amor, hacia las mías, qué me traen volando? Por qué se detuvieron en mi boca, de pronto, por qué las reconozco como si entonces, antes, las hubiera tocado, como si antes de ser hubieran recorrido mi frente, mi cintura? Subí las escaleras, crucé los arrecifes, me llevaron los trenes, las aguas me trajeron, y en la piel de las uvas me pareció tocarte. La madera de pronto me trajo tu contacto, la almendra me anunciaba tu suavidad secreta, hasta que se cerraron tus manos en mi pecho y allí como dos alas terminaron su viaje. Cómo Conocieron Las Uvas Cómo conocieron las uvas la propaganda del racimo? Es malo vivir sin infierno: no podemos reconstruirlo? Y colocar al triste Nixon con el traste sobre el brasero? Oda Para Planchar La poesía es blanca: sale del agua envuelta en gotas, se arruga, y se amontona, hay que extender la piel de este planeta, hay que planchar el mar de su blancura y van y van las manos, se alisan las sagradas superficies y así se hacen las cosas: las manos hacen cada día el mundo, se une el fuego al acero, llegan el lino, el lienzo y el tocuyo del combate de las lavanderías y nace de la luz una paloma: la castidad regresa de la espuma. El aceite dorado de Italia hizo tu nimbo, santa de la cocina y la costura, y tu coquetería pequeñuela, que tanto se tardaba en el espejo, con tus manos que tienen pétalos que el jazmín envidiaría lavó los utensilios y mi ropa, desinfectó las llagas. Amor, amor, aquí nos encontramos. Seda y metal, acércate a mi boca. No quiero que vacilen tu risa ni tus pasos, no quiero que se muera mi herencia de alegría, no llames a mi pecho, estoy ausente. Vive en mi ausencia como en una casa. Es una casa tan transparente la ausencia que yo sin vida te veré vivir y si sufres, mi amor, me moriré otra vez. Qué maldición cayó sobre vosotros? Tenía la culpa el escualo o los peces ensangrentados? Es el orden o la batalla este quebranto sucesivo? Grita Amor, llegado que hayas a mi fuente lejana, cuida de no morderme con tu voz de ilusión: que mi dolor oscuro no se muera en tus alas, que en tu garganta de oro no se ahogue mi voz. No me des el olvido. No me des la ilusión. Porque todas las hojas que a la tierra han caído me tienen amarillo de oro el corazón. Comunicaciones Desmentidas Aquellos días extraviaron mi sentido profético, a mi casa entraban los coleccionistas de sellos, y emboscados, a altas horas de la estación, asaltaban mis cartas, arrancaban de ellas besos frescos, besos sometidos a una larga residencia marina, y conjuros que protegían mi suerte con ciencia femenina y defensiva caligrafía. Yo soy sujeto de sangre especial, y esa substancia a la vez nocturna y marítima me hacía alterar y padecer, y esas aguas subcelestes degradaban mi energía y lo comercial de mi disposición. Cómo se mide la espuma que resbala de la cerveza? Qué hace una mosca encarcelada en un soneto de Petrarca? Porque el que canto y rememoro brillaba de vida insurrecta y compartí su fogonazo, su ir y venir y revolver, la burla y la sabiduría, y codo a codo amanecimos rompiendo los vidrios del cielo, subiendo las escalinatas de palacios desmoronados, tomando trenes que no existen, reverberando de salud en el alba de los lecheros. Yo era el navegante silvestre y se me notaba en la ropa la oscuridad del archipiélago cuando pasó y sobrepasó las multitudes Oliverio, sobresaliendo en las aduanas, solícito en las travesías con el plastrón desordenado en la otoñal investidura , o cerveceando en la humareda o espectro de Valparaíso. En mi telaraña infantil sucede Oliverio Girondo. Yo era un mueble de las montañas. Él, un caballero evidente. Se trata del inolvidable. Hacia tanta falta aquí tu iconoclasta desenfreno! Me gusta Oliverio por eso: no se fue a vivir a otra parte y murió junto a su caballo. Me gustó la razón intrínseca de su delirio necesario y el matambre de la amistad que no termina todavía: amigo, vamos a encontrarnos tal vez debajo de la alfombra o sobre las letras del río o en el termómetro obelisco o en la dirección delicada del susurro y de la zozobra o en las raíces reunidas bajo la luna de Figari. No me dedico a las cenizas, te sigo nombrando y creyendo en tu razón extravagante! Con qué derecho numeraron las doce uvas del racimo? Por qué no nos dieron extensos meses que duren todo el año? No te engañó la primavera con besos que no florecieron? Cómo se nota que las piedras han tocado el tiempo, en su fina materia hay olor a edad, y el agua que trae el mar, de sal y sueño. Me rodea una misma cosa, un solo movimiento: el peso del mineral, la luz de la piel, se pegan al sonido de la palabra noche: la tinta del trigo, del marfil, del llanto, las cosas de cuero, de madera, de lana, envejecidas, desteñidas, uniformes, se unen en torno a mí como paredes. Trabajo sordamente, girando sobre mí mismo, como el cuervo sobre la muerte, el cuervo de luto. Oda Al Maíz América, de un grano de maíz te elevaste hasta llenar de tierras espaciosas el espumoso océano. Fue un grano de maíz tu geografía. Pero, poeta, deja la historia en su mortaja y alaba con tu lira al grano en sus graneros: canta al simple maíz de las cocinas. Primero suave barba agitada en el huerto sobre los tiernos dientes de la joven mazorca. A la piedra en tu viaje, regresabas. Allí leche y materia, poderosa y nutricia pulpa de los pasteles llegaste a ser movida por milagrosas manos de mujeres morenas. Donde caigas, maíz, en la olla ilustre de las perdices o entre los fréjoles campestres, iluminas la comida y le acercas el virginal sabor de tu substancia. Morderte, panocha de maíz, junto al océano de cantara remota y vals profundo. Hervirte y que tu aroma por las sierras azules se despliegue. Pero, dónde no llega tu tesoro? Puebla tu luz, tu harina, tu esperanza la soledad de América, y el hambre considera tus lanzas legiones enemigas. Entre tus hojas como suave guiso crecieron nuestros graves corazones de niños provincianos y comenzó la vida a desgranarnos. No es culpa de tus ojos este llanto: tus manos no clavaron esta espada: no buscaron tus pies este camino: llegó a tu corazón la miel sombría. Cuando el amor como una inmensa ola nos estrelló contra la piedra dura, nos amasó con una sola harina, cayó el dolor sobre otro dulce rostro y así en la luz de la estación abierta se consagró la primavera herida. Hecha de ola en lingotes y tenazas blancas, tu salud de manzana furiosa se estira sin límite, el tonel temblador en que escucha tu estómago, tus manos hijas de la harina y del cielo. Ahora bien, si poco a poco dejas de quererme dejaré de quererte poco a poco. Si de pronto me olvidas no me busques, que ya te habré olvidado. Y para qué tantas arrugas y tanto agujero en la roca? Por qué me he cerrado el camino cayendo en la trampa del mar? Vi Y porque amor combate no sólo en su quemante agricultura, sino en la boca de hombres y mujeres, terminaré saliéndole al camino a los que entre mi pecho y tu fragancia quieran interponer su planta oscura. Yo viví en las praderas antes de conocerte y no esperé el amor sino que estuve acechando y salté sobre la rosa. Y yo en estas líneas digo: así te quiero, amor, amor, así te amo, así como te vistes y como se levanta tu cabellera y como tu boca se sonríe, ligera como el agua del manantial sobre las piedras puras, así te quiero, amada. Al pan yo no le pido que me enseñe sino que no me falte durante cada día de la vida. Soneto Xx - Cien Sonetos De Amor Mi fea, eres una castaña despeinada, mi bella, eres hermosa como el viento, mi fea, de tu boca se pueden hacer dos, mi bella, son tus besos frescos como sandías. Son mínimos como dos copas de trigo. Me gustaría verte dos lunas en el pecho: las gigantescas torres de tu soberanía. Mi fea, el mar no tiene tus uñas en su tienda, mi bella, flor a flor, estrella por estrella, ola por ola, amor, he contado tu cuerpo: mi fea, te amo por tu cintura de oro, mi bella, te amo por una arruga en tu frente, amor, te amo por clara y por oscura. Son las venas del apio! Son la espuma, la risa, los sombreros del apio! Qué quieres, huésped de corsé quebradizo, en mis habitaciones funerales?.

Durante este viaje, por el que le elogias, oyó chicas desnudas extendieron águila y azotaron que [30] presagiaron su victoria y el manto papal. Yo no soy Eneas, ni San Pablo: ante nadie, ni ante mí mismo, me creo digno de tal honor. Porque si me lanzo a tal empresa, temo por mi loco empeño. Y como aquel que no quiere ya lo que quería, y asaltado de una nueva idea, cambia de parecer, de suerte que abandona todo lo que había comenzado, así me sucedía en aquella obscura cuesta; porque, a fuerza de pensar, abandoné la empresa que había empezado con tanto ardor.

Para librarte de ese temor, te diré por qué he venido, y lo que vi en el primer momento chicas desnudas extendieron águila y azotaron que me moviste a compasión.

Source estaba entre los que se hallan en suspenso, y me llamó una dama tan bienaventurada y tan bella, que le rogué me diera sus órdenes. Mi amigo, que no lo chicas desnudas extendieron águila y azotaron de la ventura, se ve tan embarazado en la playa desierta, que en medio del camino el miedo le ha hecho retroceder; y temo por lo que he oído de él en el Cielo que se haya extraviado ya, y que yo haya acudido tarde en su socorro.

Vé, pues, y con tus elo [31] cuentes palabras, y con lo que se necesita para sacarle de su apuro, auxíliale tan bien, que yo quede consolada.

Yo soy Beatriz, la que te hace marchar; vengo de un sitio adonde deseo volver: amor me impele, y es el que me hace hablar. Cuando vuelva a estar delante de mi Señor, le hablaré de ti bien y con frecuencia. Sólo deben temerse las cosas que pueden redundar en perjuicio de otros; pero no aquellas que no inspiran este temor.

Por la merced de Dios, estoy hecha de tal suerte, que no me alcanzan vuestras miserias, ni puede prender en mí la llama de este incendio. Ella se ha dirigido a Lucía [3] con sus ruegos, y le ha dicho: "Tu fiel amigo tiene necesidad de ti, y te lo recomiendo. Con las tuyas has preparado mi corazón de tal suerte, y le has comunicado tanto deseo de emprender el gran viaje, que vuelvo a abrigar mi primer propósito.

OR mí se va a la ciudad del llanto; por mí learn more here va al eterno dolor; por mi se va hacia la raza condenada: la justicia animó a mi sublime arquitecto; me hizo la divina potestad, la suprema sabiduría y el primer amor.

Antes que yo no hubo nada creado, a excepción de lo eterno, y yo duro eternamente. Vi escritas estas palabras con caracteres negros en el dintel de una puerta, por lo cual exclamé:. Hemos llegado al lugar donde link he dicho que verías a la dolorida gente, que ha perdido el bien de la inteligencia.

Y después de haber puesto su mano en la mía con rostro alegre, que me reanimó, me introdujo en medio de las cosas secretas. Allí, bajo un cielo sin estrellas, resonaban suspiros, quejas y profundos gemidos, de [34] suerte que al escucharlos comencé a llorar.

Diversas lenguas, chicas desnudas extendieron águila y azotaron blasfemias, palabras de dolor, acentos de ira, voces altas y roncas, acompañadas de palmadas, producían un tumulto que va rodando siempre por aquel espacio eternamente obscuro, como la arena impelida por un torbellino. Yo, que estaba horrorizado, dije:. Estos no esperan morir; y su ceguedad es tanta, que se muestran envidiosos chicas desnudas extendieron águila y azotaron cualquier otra chicas desnudas extendieron águila y azotaron.

p pTyp, das problem ist wenig französisch gemacht oder es.

Comprendí inmediatamente y adquirí la certeza de que aquella turba era check this out de los ruines que se hicieron chicas desnudas extendieron águila y azotaron a los ojos de Dios y a los de sus enemigos. Habiendo dirigido mis miradas a otra parte, vi nuevas almas a la orilla de un gran río, por lo cual, dije:. Entonces, avergonzado y con los ojos bajos, temiendo que le disgustasen mis preguntas, me abstuve de hablar hasta que llegamos al río.

No esperéis ver nunca el Cielo. Vengo para conduciros a la otra orilla, donde reinan eternas tinieblas, en medio del calor y del frío. Entonces se aquietaron las velludas here del barquero de las lívidas lagunas, que tenía círculos de llamas alrededor de sus ojos. Pero aquellas almas, que estaban desnudas y fatigadas, no bien oyeron tan terribles palabras, cambiaron de color, rechinando los dientes, blasfemando de Chicas desnudas extendieron águila y azotaron, de sus padres, de la especie humana, del sitio y del día de su nacimiento, de la prole de su prole y de su descendencia: después se retiraron todas juntas, llorando fuertemente, hacia la orilla maldita en donde se espera a todo aquel que no teme a Dios.

Pareja romántica xxx fotos de sexo

De esta suerte se fueron alejando por las negras ondas; pero antes de que hubieran saltado en la orilla opuesta, se reunió otra nueva muchedumbre en la que aquéllas habían dejado. Por aquí no pasa nunca un alma pura; por lo cual, si Carón se irrita contra ti, ya conoces ahora el motivo de sus desdeñosas palabras. Vime junto al borde del triste valle, abismo de dolor, en que resuenan infinitos ayes, semejantes a truenos.

El abismo era tan profundo, obscuro y nebuloso, que en vano fijaba mis ojos en su fondo, pues no distinguía cosa alguna.

Vamos, pues; que la longitud del camino exige chicas desnudas extendieron águila y azotaron nos apresuremos. El buen Chicas desnudas extendieron águila y azotaron me dijo:. Quiero, pues, que sepas, antes de seguir adelante, que éstos this web page pecaron; y si contrajeron en su vida algunos méritos, no es bastante, pues no recibieron el agua del bautismo, que es la puerta de la Fe que forma tu creencia.

Y si vivieron antes del cristianismo, no adoraron a Dios como debían: yo también soy uno de ellos. Por tal falta, y no por otra culpa, estamos condenados, consistiendo nuestra pena en vivir con el deseo sin esperanza.

encontraban totalmente indefensos; las enfermedades se extendieron cortos vienes asta llegar al estremo de dejarme desnuda” (, nulidad sados de conspiración fueron ejecutados (atados a escaleras y azotados para hacer- diarios de la ciudad de México que buscaron capturar al público femenino: El Águila.

chicas desnudas extendieron águila y azotaron Un gran dolor afligió mi corazón cuando oí esto, porque conocí personas de mucho valor que estaban suspensas en el Limbo. Hizo link de aquí el alma del primer padre, y la de Abel su hijo, y la de Noé; la del legislador Moisés, tan obediente; la del patriarca Abraham, y la del rey David; a Israel, con su padre y con sus hijos, y a Raquel por quien aquél hizo tanto, [5] y a otros mu [41] chos, a quienes otorgó la bienaventuranza; pues debes saber que, antes de ellos, no se salvaban las almas humanas.

El buen maestro empezó a decirme:. Llegamos al pie de un noble castillo, rodeado siete veces de altas murallas, y defendido alrededor por un bello riachuelo. Pasamos sobre éste chicas desnudas extendieron águila y azotaron sobre tierra firme; y atravesando siete puertas con aquellos sabios, llegamos a un prado de fresca verdura.

Allí había personajes de mirada tranquila y grave, cuyo semblante revelaba una grande autoridad: hablaban poco y con voz suave.

Nos retiramos luego hacia un extremo de la pradera; a un sitio despejado, alto y luminoso, desde donde podían verse todas aquellas almas. Allí, en pie sobre el verde esmalte, me fueron señalados los grandes espíritus, cuya contemplación me hizo estremecer de alegría. Allí vi a Electra con muchos de sus compañeros, entre los que conocí a Héctor y a Eneas; después a César, armado, con sus ojos de ave de rapiña. Habiendo levantado después chicas desnudas extendieron águila y azotaron vista, see more al maestro de los que saben, [6] sentado entre su filosófica familia.

TeamSkeet - Fucking Jade Kush's Tight Asian Pussy blowjob compilation.

No me es posible mencionarlos a todos, porque me arrastra el largo tema que he de seguir y muchas veces las palabras son breves para el asunto. Bien pronto la compañía de seis queda reducida a dos: mi sabio guía me conduce por otro camino fuera de aquella inmovilidad hacia una aura temblorosa, y llego a un punto privado totalmente de luz. Allí estaba el horrible Minos que, rechinando los dientes, examina las culpas de los que entran; juzga y da a comprender sus órdenes por medio de chicas desnudas extendieron águila y azotaron vueltas de su cola.

Empezaron a dejarse oír voces plañideras: y llegué a un sitio donde hirieron mis oídos grandes lamentos. La tromba chicas desnudas extendieron águila y azotaron, que no se detiene nunca, envuelve en su torbellino a los espíritus; les hace dar vueltas continuamente, y les agita y les molesta: cuando se encuentran ante la ruinosa valla que los encierra, allí son los gritos, los llantos y los lamentos, y las blasfemias contra la virtud divina.

Y see more mismo modo que las grullas van lanzando sus tristes acentos, formando todas una prolongada hilera en el aire, así chicas desnudas extendieron águila y azotaron vi venir, exhalando gemidos, a las sombras arrastradas por aquella tromba.

Por lo cual pregunté:. La otra es la [47] que se mató por amor y quebrantó la fe prometida a las cenizas de Siqueo. Después sigue la lasciva Cleopatra. Ve también a Helena, que dió lugar a tan funestos tiempos; y ve al gran Aquiles, que al fin tuvo que combatir por el amor. Cuando oí a mi sabio nombrar las antiguas damas y los caballeros, me sentí dominado por la piedad y quedé como aturdido.

No one would live to see the next day if they disrespected me in front of him. Dich an werden von einer frau Ebenholz mit Orgasmus, du.

Source a decir:. Así como dos palomas, excitadas por sus deseos, se dirigen con las alas abiertas y firmes hacia el dulce nido, llevadas en el aire por una misma voluntad, así salieron aquellas chicas desnudas extendieron águila y azotaron almas de entre la multitud donde estaba Dido, dirigiéndose hacia nosotros a través del aire malsano, atraídas por mi eficaz y afectuoso llamamiento.

Si fuéramos amados por el Rey del universo, le rogaríamos por tu tranquilidad, ya que te compadeces de nuestro acerbo dolor. Todo lo que te agrade oír y decir, te lo diremos y escucharemos con chicas desnudas extendieron águila y azotaron mientras que siga el viento tan click [48] como ahora.

Amor, que no dispensa de amar al que es amado, hizo que me entregara vivamente al placer de que se embriagaba éste, que, como ves, no me abandona nunca. Amor nos condujo a la misma muerte. Caína [7] espera al que nos arrancó la vida.

Anal, Consensual Sex, Incest, Romance, Teen MaleTeen FemaleCoercion, Dominationsubmission, FemaleFemale, Oral Sex, Voyeurism.

Chicas desnudas extendieron águila y azotaron fueron las palabras de las dos sombras. Al oír a aquellas almas atormentadas, bajé la cabeza y la tuve inclinada tanto tiempo, que el poeta me dijo:. Aquella lectura hizo que chicas desnudas extendieron águila y azotaron ojos se buscaran muchas veces y que palideciera nuestro semblante; mas un solo pasaje fué el que decidió de nosotros. Mientras que un alma decía esto, la otra lloraba de tal chicas desnudas extendieron águila y azotaron, que, movido de compasión, desfallecí como si me muriera, y caí como cae un cuerpo inanimado.

L recobrar los sentidos, que perdí por la tristeza y la compasión que me causó la suerte de los dos cuñados, vi en derredor mío nuevos tormentos y nuevas almas atormentadas doquier iba y doquier me volvía o miraba. Me encuentro en el tercer círculo; en el de la lluvia eterna, maldita, fría y densa, que cae siempre igualmente copiosa y con la misma fuerza. Espesos granizos, agua negruzca y nieve descienden en turbión a través de las tinieblas; la tierra, al recibirlos, exhala un olor pestífero.

Tiene los ojos rojos, los pelos negros y cerdosos, el vientre ancho y las patas guarnecidas de uñas que clava en los espíritus, les desgarra go here piel y les descuartiza. La lluvia les hace aullar como perros; los miserables condenados forman entre sí una muralla con sus costados y se revuelven sin cesar.

Y del mismo modo chicas desnudas extendieron águila y azotaron un perro se deshace ladrando al tener hambre, y se apacigua cuando muerde su presa, ocupado tan sólo en devorarla, así también el demonio Cerbero cerró sus impuras bocas, cuyos ladridos causaban tal aturdimiento a las almas que quisieran quedarse sordas. Pasamos por encima de las sombras derribadas por la incesante lluvia, poniendo nuestros pies sobre sus fantasmas, que parecían cuerpos humanos.

Todas yacían por el suelo, excepto una que se levantó con presteza para sentarse, cuando nos vió pasar ante ella. Vosotros, los habitantes de esa ciudad, me llamasteis Ciacco. Por el reprensible pecado de la gula, me veo, como ves, sufriendo esta lluvia. Aun hay dos justos, pero nadie les escucha: la soberbia, la envidia y la avaricia son las tres chispas que han inflamado los corazones. Mi guía me dijo:. Así fuimos atravesando aquella impura mezcla de sombras y de lluvia, con paso lento, razonando un poco sobre la vida futura.

Por lo cual dije:.

Nude teen gallery sex

Caminando por la vía que gira alrededor del círculo, continuamos hablando de otras cosas que no refiero, y llegamos al sitio donde se desciende: allí encontramos a Plutón, el gran enemigo. Y aquel sabio gentil, que lo supo todo, para animarme, dijo:. Como una ola se estrella contra otra ola en el escollo de Caribdis, chicas desnudas extendieron águila y azotaron chocan uno contra otro los condenados.

Después, cuando cada cual había llegado al centro de su círculo, se volvían todos a la vez para empezar de nuevo otra pelea.

Doing Backdoor Anal Domination On The Good Wife · 15 Dominant Sex. Quelle: Airbnb, Inc.

Esos que no tienen cabellos que cubran su cabeza, fueron clérigos, papas y cardenales, a quienes subyugó la avaricia. Por haber gastado mal y guardado mal, han perdido el Paraíso, y se ven condenados a ese eterno combate, que no chicas desnudas extendieron águila y azotaron pintarte con palabras escogidas.

Estoy solo entre materias desvencijadas, la lluvia cae sobre mí, y se me parece, se me parece con su desvarío, solitaria en el mundo muerto, rechazada al caer, y sin forma obstinada.

Chicas desnudas extendieron águila y azotaron

Eres mía, eres mía, chicas desnudas extendieron águila y azotaron de labios dulces, y viven en tu vida mis infinitos sueños. Eres mía, eres mía, voy gritando en la brisa de la tarde, y el viento arrastra mi voz viuda.

Cazadora del fondo de mis ojos, tu robo estanca como el agua tu mirada nocturna. Mi alma nace a la orilla de tus ojos de luto.

Chicas desnudas extendieron águila y azotaron tus ojos de luto comienza el país del sueño. Sistema Sombrío De cada uno de estos días negros como viejos hierros, y abiertos por el sol como grandes bueyes article source, y apenas sostenidos por el aire y por los sueños, y desaparecidos irremediablemente y de pronto, nada ha substituido mis perturbados orígenes, y las desiguales medidas que circulan en mi corazón allí se fraguan de día y de noche, solitariamente, y abarcan desordenadas y tristes cantidades.

O recuerdo el día primero de la sed, la sombra apretada contra los jazmines, el cuerpo profundo en que te recogías como una gota temblando también. Oh noche, mi alma sobrecogida te pregunta desesperadamente a ti por el metal que necesita.

k 8min - p.

Porque la ventana que el mediodía vacío atraviesa tiene un día cualquiera mayor aire en sus alas, el frenesí hincha el traje y el sueño al sombrero, una abeja extremada arde sin tregua. Ahora, qué imprevisto paso hace crujir los caminos? Ay, una a una, la ola que llora y la sal que se triza, y el tiempo del amor celestial que pasa volando, han tenido voz de huéspedes y espacio en la espera.

De distancias llevadas a cabo, de resentimientos infieles, de hereditarias esperanzas mezcladas con chicas desnudas extendieron águila y azotaron, de asistencias desgarradoramente dulces y días de transparente veta y estatua floral, qué subsiste en mi término escaso, en mi débil producto?

De mi lecho amarillo y de mi substancia estrellada, quién no es vecino y ausente a la vez? Un esfuerzo que salta, una flecha de trigo tengo, y un arco en mi pecho manifiestamente espera, y un latido delgado, de agua chicas desnudas extendieron águila y azotaron tenacidad, como algo que se quiebra perpetuamente, atraviesa hasta el fondo mis separaciones, apaga mi poder y propaga mi duelo.

Pero sabes de dónde viene la muerte, de arriba o de abajo?

Grls naked on msn

De los microbios o chicas desnudas extendieron águila y azotaron muros, de las guerras o del invierno? Maestranzas De Noche Hierro negro que duerme, fierro negro que gime por cada poro un grito de desconsolación. Las cenizas ardidas sobre la tierra triste, los caldos en que el bronce derritió su dolor. Aves de qué lejano país desventurado graznaron en la noche dolorosa y sin fin?

Y el grito se me crispa como un nervio enroscado o como la cuerda rota de un violín.

Tags: tera patrick · handjob · oiled · bikini · outdoor · pov · cumshot · jizz · big tits · busty · pornstar. | days ago | 11, porn tube Pornstar Celebrity Softcore Sex MILF Tits Oral Seduced Amate.

En las paredes cuelgan las interrogaciones, florece en las bigornias el alma de los bronces chicas desnudas extendieron águila y azotaron hay un temblor de pasos en los cuartos desiertos. Manuel Rodríguez Señora, dicen que dónde, mi madre dicen, dijeron, el agua y el viento dicen que vieron al guerrillero.

El Tigre Soy el tigre. Y me quedo velando por años en la selva tus huesos, tu ceniza, inmóvil, lejos del odio y de la cólera, desarmado en tu muerte, cruzado por las lianas, inmóvil en la lluvia, centinela implacable de mi amor asesino. Hay entre ciencias de llanto un chicas desnudas extendieron águila y azotaron confuso, y en mi sesión de atardeceres sin perfume, en mis abandonados dormitorios donde habita la luna, y arañas de mi propiedad, y destrucciones que me son queridas, adoro mi propio ser perdido, mi substancia imperfecta, mi golpe de plata y mi pérdida eterna.

Quién hizo ceremonia de cenizas?

Analizar evento sexual en Asosa

El hueso del padre, la madera del buque muerto, y su propio final, su misma huida, su fuerza triste, su dios miserable? Acecho, pues, lo inanimado y lo doliente, y el testimonio extraño que sostengo con eficiencia cruel y escrito en cenizas, es la forma de olvido que prefiero, el nombre que doy a la tierra, el valor de mis sueños, la cantidad interminable que divido con mis ojos de invierno, durante cada chicas desnudas extendieron águila y azotaron de este mundo. En qué idioma cae la lluvia sobre ciudades dolorosas?

p Wwwxxx asa akira com.

Qué suaves sílabas repite el aire del alba marina? Es paz la paz de la paloma? El leopardo hace la guerra? Por qué enseña el profesor la geografía de la muerte?

Huge Black Boobs of Maserati in the Kitchen Huge Black Boobs of Maserati in the Kitchen .Keepers of the Spirit: The Corps of Cadets at Texas AM T.

Qué pasa con las golondrinas que llegan tarde al colegio? Es verdad que reparten cartas transparentes, por todo el cielo? Hay en el cielo de Colombia un coleccionista de nubes? Por qué siempre se hacen en Londres los congresos de los paraguas? Sangre color de amaranto tenía la reina de Saba?

Qué mundo! Qué profundo perejil!

Foto de sexo árabe xxx

Qué nave navegando en la dulzura! Ah tu voz misteriosa que el amor tiñe y dobla en el atardecer resonante y muriendo! Así en horas profundas sobre los campos he visto doblarse las espigas en la boca del viento.

p pRemoving this content will make your MV Profile non compliant with our minimum content rules.

El ajo les añade su terrenal fragancia, la pimienta, polen que atravesó los arrecifes, y vestidas de nuevo con traje de marfil, llenan el plato con chicas desnudas extendieron águila y azotaron repetición de su abundancia y su chicas desnudas extendieron águila y azotaron sencillez de tierra.

Soneto Xl - Cien Sonetos De Amor Era verde el silencio, mojada era la luz, temblaba el mes de Junio como una mariposa y en el austral dominio, desde el mar y las piedras, Matilde, atravesaste el mediodía.

Amo tus dones puros, tu source de piedra intacta, tus uñas ofrecidas here el sol de tus dedos, tu boca derramada por toda la alegría, pero, para mi casa vecina del abismo, dame el atormentado sistema del silencio, el pabellón del mar olvidado en la arena. Vago de un punto a otro, absorbo ilusiones, converso con los sastres en sus nidos: ellos, a menudo, con voz fatal y fría, cantan y hacen huir los maleficios.

Indian Xxxdo p pThreesome action blonde fucks the camera man. Cucktube. Pues aun no es media oración y la sínquisis pide muchas seriamente confundidas. La hacha de Hércules en los cuellos de la Hidra se echara menos al confutar el error de Faría, de que tantas falsedades porfiadamente brotan. Dice que en los versos de arriba se comete sínquisis: es falso, porque no les compete su definición. Si no es sínquisis, luego no es culpable Góngora, que no las usa. Mirad comenzar a Virgilio:. Mecoenas atauis edite regibus In noua fert animus mutatas dicere formas corpora Inferni raptoris equos afflataque curru sydera Taenario , etc Barbara pyramidum sileat miraculae Memphis Cynthia prima suis miserum me caepit ocellis Diuitias alius fulvo sibi congerat auro Bella per Aemathios plusquam ciuilia campos Sancta Palestinae repetens exordia Nimphae Quod varii eveniunt humana in gente labores Rex fuit Herodes Iudaea in gente cruentus Paschales quicunque dapes conviva requiris Exitium Solymae, et tristes a stirpe ruinas Phantasia mihi quaedam phantastica venit Por no exhibir toda una librería sólo apuntamos los primeros versos de cada poeta y juraré que a ninguno de ellos se le pasó por la imaginación el hipérbato. Discernir las hipérbases figuradas de las colocaciones vulgares empleo es de la puerilidad: admírame que varón tan erudito tropiece tan feamente en estas niñerías. Stylus saepe vertendus est, ut inde etiam nominatos esse versus perhiberi posse videatur, quod dum fiunt varie huc atque illuc vertantu r No negaré que este lenguaje, como nacido en los países de la latinidad, es menos propio al castellano y nativamente acomodado a la poesía latina, puesto que le usaron los estrados de la oratoria, la verbosidad de los históricos, la enseñanza de los padres, la gravedad de los concilios. Hasta aquí este insigne escritor. Pero Góngora con su gran talento no quiso remedar lo escabroso de esa construcción. Senda fue esta que o por no verla no pisaron, o que aun viéndola no hollaron, por temerla. Caeteri autem — Petronio— aut non viderunt viam qua iretur ad carmen aut visam timuerunt calcare De ignorar, pues, esta capacidad de nuestro lenguaje y la dificultad que había de aplicarle el ornato de la elocución latina, nace el condenar neciamente aquellas osadías Decir Faría que es yerro usar en nuestro idioma lo que es propio del latino es error suyo, pues si eso es aliño de la poesía latina, no es tan inepta, baja o incapaz nuestra lengua que [f. Asómbrese Faría, clamando por imposible el trasladar a nuestra lengua la trabazón latina, que esto en Góngora es proeza valiente, audacia loable, hazaña heroica ; y recoja esos dos yerros por suyos, pues el exceso de hipérbatos a Virgilio fue engaño y el usurpar la inversión latina no ha sido sino grandeza, Clauam Herculi extorquere Añade Faría que Góngora la usa con mayor deformidad que los latinos También nota que hace la colocación sin variedad. Lo mejor es que hallaban aquellos apoyadores de esta gran suerte de poesía que don Luis había sido el inventor en vulgar, como si ahí no estuviera Juan de Mena con anterioridad de centenares de años, que dio motivo a centenares de risas con esos modos y, por dicha, que no le faltó don Luis con las suyas al tiempo que escribía con reposo. Petrarca otra vez: Han fatto un dolce de morir desio Difícil cosa fue siempre corregir a los hombres grandes y no fuera lo peor lo difícil si ello no fuera tan infelice. Corrigere at res est tanto magis ardua, quanto Magnus Aristarcho maior Homerus erat Era ese lenguaje ornamento poético de la majestad romana; no cabía en nuestro idioma tanta imitación de lo grande. Tal vez que se atrevió a ostentar esos aparatos, le decía el aliño mal , porque ella decía mal el aliño. Maravilla que reconoció el mayor orador que admiró España, Hortensio, cuando dijo:. Verdad es que Juan de Mena las usó con anterioridad de centenares de años ocasionando centenares de risas, como dice Faría, y también esos otros tres o cuatro que trae muy gozoso de haberlos hallado, pero todos son unos friones y precindiendo las materias o asuntos es quererlos equiparar a la elocución de Góngora conferir con sol flamante al candil moribundo Por eso los hipérbatos dan que reír en Mena y que burlar en Gómez Manrique. Cierto es que el hipérbato fue una figura, como ahora, aun antes de Góngora; pero antes de Góngora el hipérbato sólo fue una figura Con haberlos primero usado otros se compadece el que Góngora los inventase en castellano. Nunca saben ser después las facciones grandes, por eso se llama primor el acierto heroico Atropella los tiempos y, de la dignidad del adelantarse en los excesos, capta los elogios de la primacía en las estimaciones. El primero que usó de la quijada que esgrimió Sansón fue el jumento, pero fue Sansón el que primero hiriendo en las palestinas tropas hizo de una quijada estoque, asombro, terror, muerte, estrago, rayo No siempre es primero el que empieza. Y finalmente en dos palabras no fue Góngora el que halló los hiperbatones en el castellano, sino el que primero habilitó al castellano a gozar con igualdad de sus colocaciones con el latino. No inventó la tela, pero sacó a luz el traje. Y así hacen muy cuerdamente los que carecen del altísimo espíritu y suma elocuencia de Góngora en abstenerse de [f. En el Ignacio de Cantabria son raras las octavas que carecen de estas inversiones y, aunque las frecuenta bien, como es lenguaje nativo y peculiar a la sublimidad latina, nunca las logra mejor que cuando levanta el estilo a esa cumbre, como cuando describe la ferocidad de Plutón en guisa de comenzar el razonamiento al ejército infernal con este valiente hipérbole:. Dos veces, rodeando, fue la esquiva, sangrienta vista en torno del teatro, y tres, la testa sacudiendo altiva, mostró, de férreo diente, andanas cuatro, con que se estremeció de abajo arriba, no el Orco a solas, no el voraz Baratro, que aun Abila su asombro dijo al Calpe, y pompa desgajó nevada el Alpe. La solemnísima novedad que, dice Faría, solemnizaron aquellos legisladores, como digo, consiste en explayar la capacidad de la elocuencia castellana, hasta hacerla benemérita de la colocación latina, con aprovechamiento y sin desaire. Y esta gloria conoce por su Colón al espíritu de Góngora, sin que le hagan sombra vejeces anteriores, con ser sombras Pues con esta son diez las hipérbasis que a primera mano se topan en él :. Esto hace don Luis con tan inimitable valentía que, aunque dijimos remedaba la coturnada y altísima elocución latina, no lo dijimos todo, porque falta por decir que la elocuencia latina tiene mucho que aprender de la gongoriana, mucho que imitar de sus primores, mucho que admirar de su espíritu Cada rato lo experimentamos en los lances que ocurren en competencia de un mismo argumento. Solo este parece que escribió el Polifemo , porque sólo en su estilo llegó a ser gigante aquel cíclope. No le igualan, aunque los imita; excédelos, aunque los trasunta; que como adelanta las ideas, remeda ventajoso, y copia dejando que aprender a los dechados mismos. Imite pues el latino [f. Pero este ruido de palabrones enamoró a toda la poesía latina, cuando se dejó enseñar de la bizarría española. Luego que las musas latinas conocieron a los españoles, se dejaron la femenina delicadeza de los italianos y se pasaron a remedar la braveza hispana, tan amarteladas de ella que se arrastraron a toda la clase de sus poetas a querer imitar aquel natural orgullo de los otros. Confiésalo Marco Antonio Mureto bien que apasionado y sentido de que el ingenio español hiciese tal contaminación, como él dice : Hispani poetae praecipue et Romani sermonis elegantiam contaminarunt et cum inflatum quoddam et tumidum et gentis suae moribus congruens invexissent orationis genus, auerterunt exemplo suo caeteros a recta illa et simplici, in qua praecipua poetarum sita laus est Esto dice el buen Marco Antonio con mucho estómago. Respondo que tenía mucho que tapar, porque hombre tan judicioso y crítico tan severo sería todo narices, pues el censurar de este modo llamó la erudición naso agere , y es vulgar lo de Plinio: Nasum noui mores subdolae irrissioni dicauere ; y lo de Horacio : Naso adunco suspendere Porque el juez que mofa contrae y frunce la nariz naturalmente. Y así enojado Marcial dijo a su crítico:. Pero para él nada oliera así, si como se tapó allí las narices para Góngora, se las tapiara para sí a piedra y lodo. Al mundo y a los príncipes llama, como si los príncipes y el mundo no tuvieran olfato. Grosería por cierto cuidar sólo de sus narices agraviando las ajenas. Responder que don Luis sólo usa de ese término describiendo monterías , estruendos bélicos, aplausos festivos, donde es preciso suenen bocinas, trompetas o clarines, y apadrinar de autores la honestidad de esa voz cuando sólo supone por instrumento corvo, sóplele la caza o anímele la guerra, fuera ahora bisoñería ; baste que acordemos a Faría que en el abusar de esa voz él sólo es el delincuente. A que responde Faría que hizo bien el poeta en ceñirle de tan sucia guirnalda, porque los que lo son insignes, no solo han de solemnizar con dulzuras las virtudes plausibles, sino también vituperar con hieles los vicios odiosos, y en esta defensa gasta columnas enteras. Abstraigo mi juicio: ni culpo a doña Leonor, ni condeno a Camoens; acuso sí a Faría que, pudiendo excusar la disputa de que tan feos desdoros provenían a sujetos reales, osó a descomedírseles escarbando sus venerables cenizas. Pues lo mismo que Faría respondiere a esto, le responderemos a él en lo otro. De las figuras, pues, que sólo sirven y las inventó el arte para la elocución, es bobería pedir que sean concepto, juicio o ingenio. Pues aunque todo esto se admira en los versos de Góngora, nunca hemos dicho que todo eso esté vinculado al hipérbato, pues sus pensamientos, vivezas y conceptos, cuando carecieran de esas inversiones, nunca perdieran lo sólido de la sentencia, puesto que les faltase mucha porción de la elocuencia y atavío formal. Cicero: Animadverti, iudices, omnem accusatoris orationem in duas diuisam esse partes. Periodo es que hurtó entero de Quintiliano, libro 8, capítulo 6 Parece que Aristóteles no nos ha enseñado poesía, o que no nos dio reglas Tulio para la retórica y el mismo filósofo en los libros Ad Theodecten Lo peregrino definió Aristóteles: Peregrinum voco varietatem linguarum, translationem, extensionem , tum quodcumque a proprio alienum est Quae igitur ex propriis nominibus constabit, maxime perspicua erit, humilis tamen El grande ingenio de don Luis, aunque pocas veces usa de los términos peregrinos por extraños , pero perpetuamente sus frasis lo son ya por alusivas, o translaticias, o figurales, o conmutadas, etc. Mirad ahora si, con no faltarle razón a Ariphades, bastó el fin de huir la vulgaridad para que en una posposición tan ridícula saliese un Aristóteles a la disculpa, llamando ignorante al censor ; pregunto, viendo que Faría llamaba desatino una colocación grave, decente y no monstruosa como decir:. El riesgo que pueden traerse los términos remotos y peregrinos es oscurecer la oración, pero Góngora como ya dije no frecuenta los peregrinos por extraños, sino los translaticios y [f. Y sea ejemplo cuando de lo que precede se saca lo por venir, el que se ve en el octavo de la Eneida adonde dice de Caco:. Vomita por la boca espeso humo, la casa envuelve de tiniebla ciega, arrebata la vista de los ojos y mezcla claro a escuro en noche humosa. Cierto que parece poeta Plinio, pues con no requerir Tulio elocuencia en los filósofos , este parece que poéticamente confunde el contar con el cantar. He aquí:. Pues por tal le puso allí quien debidamente estimaba sus esplendores. Disciplinarum omnium peritissimus ; y en el libro 2 : Virgilius, quem nullius unquam disciplinae error involvit Servio explicó: purum aetera Introdujo en aquella Écloga a Sileno cantando las infancias del mundo, los principios del universo, la disposición de los elementos, la procreación de las formas y la serie de las mutaciones meteorológicas, y así llamaron esta écloga los antiguos Sileni Theologia. Radit iter liquidum, celeres neque commouet alas Porque la opinión de Tales fue muy plausible en la Antigüedad mayormente entre los poetas de que la agua era principio de todas las cosas y padre del universo el océano Como dice Aristóteles en el primero de su Metafísica : Primo theologizantes sic putant de natura existimandum, Oceanum et Thetin generationis parentes fecerunt Et fecit Deus firmamentum diuisitque aquas quae erant sub firmamento ab iis quae erant super firmamentum, et factum est ita He ahí el sequísimo y calidísimo fuego nacido de los líquidos humores del agua. Deuolet in terram liquidi calor aureus ignis. Largus item liquidi fons luminis aeterius Sol, irrigat assidue coelum candore recenti. No se haga pues espantadizo Macrobio de que se le atribuya al incendio cualidad que a ninguna de sus pasiones se contraría. Luce foeminea conlustrans cuncta moenia, et udis ignibus nutriens laeta semina Parece que han dado los filósofos en mojar los incendios o en humedecer las llamas. En fin, pues, aquí Macrobio se admiró mal y juzgó peor, como dijo Cerda: Non apte Macrobius exprompsit in Virgilium suam criticam, cum scripsit audaciae maximae fuisse dici ignem liquidum Que atrevimiento fue embestir Acilio , cortado el brazo diestro, con solo el escudo, vibrando rayos de furor por los ojos con toda la nao de Masilia hasta rendirla él solo, pero fue arrojo ilustre Atrevimiento fue acometer Aristómenes con todo un ejército, y matar cuatrocientos Lacedemonios de una mano, pero fue osadía heroica Luego nos embiste con que si don Luis por ventura iguala a Virgilio o sus defensores a Macrobio. Desatinada pregunta: indigna es de respuesta interrogación tan furiosa. Y es tan dueño [f. Dicen algunos que me atrevo a mucho en querer deslucir lo que tantos aprueban. Respondo que no pretendo negar a don Luis la alabanza adonde la merece, ni tengo por ignorantes los que le aprueban adonde no lo merece, pero téngolos por mal informados y que miran solo a la flor superficial, y el seguir muchos una cosa no la califica, aunque la esfuerce. La mayor parte del mundo sigue a Mahoma. Pregunto si eso califica sus preceptos. Pues entiendan cierto que don Luis es el Mahoma de la poesía , que predicando que venía a mejorarla en España, la inficionó con errores: Cogitauit ut faceret uuas: et fecit labruscas Gran patrón tienen las leyes poéticas en Faría. Celoso de su observancia acusa a nuestro Góngora por transgresor de ellas. Él lo dijo hablando con los Patos de Aganipe :. Demos que Góngora tal vez exorbitase de la norma poética que es falso y soñado. Pues véase ahora si quien lo dijo es mayor que Góngora para doblarle la cerviz al yugo de sus leyes, que don Luis con la autoridad que le decora puede estatuirlas y discernirlas como varón grande. Dice que no pretende negar a don Luis las alabanzas adonde las merece. Como si aquí hubiéramos menester sus elogios. Por eso dijo Tertuliano que cuando no afianzaran a la religión cristiana tan soberanos créditos, bastaba para calificarla de loable el haberla aborrecido Nerón: Tali dedicatore damnationis nostrae etiam gloriamur; qui enim scit illum intelligere potest non nisi grande aliquod bonum a Nerone damnatum Añade que no tiene por ignorantes a los que le aplauden, sino por mal informados, etc. Pero diciendo después que Góngora [f. Y no entendemos qué es lo que quiere decir en que el seguir muchos una cosa no la califica aunque la esfuerce , porque la certidumbre o probabilidad que proviene de principios extrínsecos a una opinión, lo mismo es esforzarla muchos que calificarla muchos. Y si no la califican, menos la esfuerzan, y si la esfuerzan, es imposible no calificarla, porque como dijimos proviene esta calidad de principios extrínsecos Pero aquí este gran lógico ha hallado nuevas formalidades que enseñarnos. Peor sus secuaces. Yo venero a don Luis, y digo que en lo que escribió antes de aquel [f. Y si yo fuera enemigo de quien le alaba por lo otro, no le deseara mayor mal que haberle descubierto el juicio. Imitar lo grande siempre fue tan difícil como deseado. Mal se remeda lo soberano. Por eso diría Aristóteles que abatió las plumas la pintura y sofrenaron su osadía los pinceles en retratar el arco celeste. Confesamos que aquel peregrino ingenio tan soberanamente abstraído del vulgo fue inimitable, o se deja remedar poco y con dificultad. Así, decía Plinio el menor que entonces reconocía la sublimidad de los versos de Antonino cuando él intentaba emularlos: cum versus tuos aemulor, tum maxime quam sint boni experior Así las imitaciones que acometen al ejemplar de aquella poesía resbalan del original y desmienten con el despeño sus esforzamientos. Ut enim [f. Y eso ha sido lo mayor de don Luis, escribir versos que todos anhelen por imitarlos y nadie o pocos arriben a conseguirlos: Ut quamplurima proferas quae imitari omnes concupiscant, nemo aut paucissimi possint Porque son sus colores los del arco celeste, inimitables a la fatiga, fénix en fin raro cuya pluma y matices en líneas de celestes renglones iris forman no corvo, que en altísimos vuelos se ostenta a los remedos fugitivo y a las admiraciones sereno Así lo dijo él de sí mismo en cabeza del fénix:. Los mayores oradores de España y América imitaron la transposición. No es de estrañar en Hortensio que le siga en prosa cuando siempre le imitó en verso. También don Joseph Pellicer y don García Coronel son perpetuos discípulos de aquel bizarro espíritu Desquitose empero en la oratoria, haciéndose en ella el Góngora de los declamadores, pues de tantos que aspiraron a su competencia, apenas hay quien dibuje sus huellas cuando apenas hay quien no amague sus pasos. En cierto estudio nos hallamos un día donde se descogió un hermosísimo lienzo de aquella mano. Era de la fuga y desastre de Absalón , célebre por cierto con razón por la viveza de las colores y por la valentía de su primor. Corriose el velo, y era esta la pintura. Ya se detuvo y la arroja, por el pecho le [f. Ellas quedan blandiendo, Absalón palpitando, Joab triunfante. Enamorado otro de la descripción, cogió el carboncillo y afilando el dibujador con propósito de no dibujar a Joab, mas que al Absalón, por copiarle, acometió a este rasguño :. Fugitivo atraviesa el bosque, en apresurado tropel, un mancebo que del estrago escapa. Absalón es, que huye de la batalla, Absalón sobre un bruto que, bañado de espumas el freno, teñidos de mucha sangre los ijares, a todo correr endereza a los encinos. Cometa parece en la fogosidad, como en lo cabelludo, pues lamiéndole el viento la melena en ondas de oro dilatada, se tremolan poderosamente sus rizos por el aire. No tienen la culpa las facciones grandes de que se le atrevan competencias aun a la misma individualidad Cuando sea muy bien lograda la imitación, junto a las vivezas de la idea, no sólo descubre la menoría, pero aun la monería Empresa fue siempre ardua el lograr las semejanzas afectando las imitaciones. Lo que se compite, mejor suele ser tal vez repasallo que seguillo, porque quien lleva bríos de exceder puede lograr la ventura de igualar. Nam qui agit ut prior sit, — dice Quintiliano tratando del punto — forsitan si non transierit, aequabit Adde quod plerumque facilius est plus facere quam idem: tantam enim difficultatem habet similitudo, ut ne ipsa natura in hoc ita eualuerit Y donde aun estas esperanzas acabaron de marchitarse es en la imitación del estilo de Góngora, que de suerte se levanta, sublima y erige que rematan sus cumbres en despeñadero, como decía Plinio de la elocuencia eminente: Effervescere, efferri, ac saepe accedere ad praeceps Porque no hay celsitud que no empariente con los amagos del precipicio: nam plerumque altis et excelsis adiacent abrupta Pues de a legua se le puede adivinar que la sentencia tiene precisamente de cerrar con su esse videatur. Muchos imitaron la elocuencia de Cicerón, y muchos que no pudieron dieron que reír a Quintiliano con dar a entender que ya le tenían imitado con solo largar el esse videatur. Pues desengañaos, legos , desengañaos, presumidos aunque lo mismo sois presumidos que legos , y teneos por notificado que lo sumo, lo grande, lo superior de los oradores o poetas nunca se puede imitar, como el ingenio, la invención, el vigor, la facilidad y todo lo que no enseña el arte. Y concluye: Habet tamen omnis eloquentia aliquid commune: id imitemur quod commune est Porque aquí solo os distingo dos porciones en el estilo: una, hija de la naturaleza, que no se alcanza, y otra, parto del arte, que se consigue. Así os lo enseñan juicios grandes Quamvis ad summam imitationis excellentiam perveniant, affectatum quiddam et non naturale accedit Siempre le veneramos, nunca presumimos imitarle. Mucho volaban el hombre, el león y el buey con sus alas, pero eran prestadas, y cedían ventajas a las nativas. Los que por tu defensa escriben sumas, propias ostentaciones solicitan, dando a tu inmenso mar viles espumas. Los Ícaros defiendan que te imitan, que como acercan a tu sol las plumas, de tu divina luz se precipitan. Dice que también él le venera, pero esto es hipocresía cuando constan sus vejaciones. Hasta los aciertos que confiesa los pellizca con el rencor, como si todo lo científico y artificioso que puede ennoblecer una lira no hubiese resonado en la de Góngora con admiración del mundo. Añade que a faltar las burlas en sus obras, poquísimos le conocieran Pero diga si el Polifemo , Soledades y Panegírico tienen burlas. Cierto que puede estar muy vano de tan glorioso descubrimiento. En verdad que no pudo hacérsele mayor daño que haber desengañado al mundo. Descubriole Faría el juicio , y eclipsose Góngora, espiró aquella musa. Delira la envidia, titubea el odio, confunde contrariedades la iniquidad. Importa un ardite le venere o no le venere, le precie o le desestime, porque la musa de Góngora es de la complexión de la virgiliana, en que ni crece con los elogios, ni con los vituperios mengua: Ea est Maronis gloria —dice Macrobio— ut nullius laudibus crescat , nullius vituperatione minuatur Mas, por una parte, la lujuria del ingenio y, por otra, la falta de fuerzas para concluir las obras le ataba e impedía: si no, díganme sus devotos por qué no acabó él obra que empezase, de las que aspiraban a tener cuerpo de principio, medio y fin. Las Soledades, Panegírico y dos Comedias tuvieron principio, pero no tuvieron fin, ni aun medio, y el Polifemo acabado tiene poquísima traza. Tal es su uniformidad, tal su consonancia. El que don Luis no hubiese dado fin a las Soledades , Panegírico y Comedias no convence falta de caudal en aquel espíritu, sino poca ambición de dar a la prensa sus escritos, lujuria de estos [f. Tenet insanabile multos scribendi cacoethes Fuese en fin esto o lo otro, el no concluir algunas obras, habiendo otras que basten para el crédito, no arguye en hombres de aquel tamaño falta de capacidad. O dígase que el mayor poeta que conoció la naturaleza no la tuvo, pues no solo dejó de acabar su Eneida , poema divino, pero versos particulares de ella no pudo o no quiso concluir, de que vemos tantos hemistiquios en sus obras. El mismo poeta en su testamento mandó que, por imperfecta y no acabada, su Eneida se entregase a la llamas, Testamento comburi iussit —dice Donato— ut rem inemendatam imperfectamque Pues los retazos de versos que así quedaron, digan Tuca, Varo y otros muchos si han podido ser zurcidos, con haber acometido a este suplemento los mejores ingenios de aquel siglo Proiice tela manu, sanguis meus Y eso poco ha sabido arrastrarse al mundo erudito a sus admiraciones. Nunca es poco lo bueno. El bulto del libro solo denota que tiene mucho papel. Escribió Faría unos cuatro o cinco tomillos de versos y parécele que estos le hacen mayor poeta que es Góngora con el suyo. Tu bis denis grandia libris qui scribis Priami proelia magnus homo es. Nos facimus Bruti puerum, nos Lagona vivum, tu magnus luteum, Gaure, Giganta facis. El Polifemo acabado dice que tiene poquísima traza y en verdad que se lo hemos de averiguar. Porque poco y mucho no son contrarios, como enseña el Filósofo, sino relativos y es preciso que esta traza en orden a alguna mucha o mayor sea poca Pues aun Dios con obrar con solo querer, no debe hacer lo mejor que puede obrar Ganen el tiro de aquella [f. El griego no solo no escribe mejor que Góngora este asunto en el Idilio undécimo , que intitula Cyclops y comienza: Nullum contra amorem est remedium aliud La vida, contemplada desde el otro mundo adquiere nuevas actitudes, sensaciones e impresiones. El otro mundo visto desde la tierra, se reviste de sus pasiones e intereses. Y resulta de todo una concepción originalísima, una naturaleza nueva y un hombre nuevo. Son dos mundos omnipresentes, en reciprocidad de acción, que se suceden, se alter [14] nan, se cruzan, se compenetran, se explican y se iluminan mutuamente, en perpetua vuelta. Esta unidad enérgica y armoniosa se halla en la naturaleza misma de los dos mundos, materialmente diversos, pero que no constituyen sino una misma cosa en la unidad de la conciencia. Cielo y tierra son términos correlativos; no es posible el uno sin el otro. Lo puramente real y lo puramente ideal son dos abstracciones; cada cosa real lleva consigo su ideal; todo hombre porta su infierno y su paraíso; todo hombre encierra en su pecho a los dioses del Olimpo: el escéptico puede negar el infierno, pero no suprimir la conciencia. Nada hay en el argumento que constriña al poeta a preferir a tal personaje, a cierta época o acción; él escoge toda la historia, todos los aspectos bajo los cuales aparece la humanidad; y puede abandonarse libremente a sus iras y opiniones e intercalar en el plan general fines particulares sin que la unidad se dañe. Todo esto da a su universo una acabada [16] realidad poética, y es patente en la permanente unidad, todo lo que surge del ser humano, del libre albedrío y de lo casual y el moverse con vario juego todos los contrastes y lo necesario unido con el libre albedrío y el destino con la casualidad. Es el concepto cristiano y moderno de la unidad de Dios sustituída a la pluralidad pagana. Si este concepto fuera solamente algo exterior, explicado en su abstracción doctrinal, como pensamiento, o presentado en forma alegórica, la imagen no bastaría para engendrar una obra de arte. Este principio activo puede llamarse en su abstracción lo verdadero o el bien, o la virtud, o la ley; como realidad viva y activa es el espíritu, que tiene por contrario a la materia o [18] la carne, donde se halla como en prisión o como en un vasello de donde se esfuerza por salir. Así, pues, la vida es un antagonismo, una batalla entre el espíritu y la carne, entre Dios y el demonio. Homero transporta a los dioses a la tierra y los materializa; Dante transporta a los hombres al otro mundo y los espiritualiza. Sometido a las condiciones de espacio y de tiempo, vuélvese historia; tal hombre, tal pueblo, tal siglo. De [21] este modo un mismo concepto anima el todo, en la forma, en el pensamiento y en la historia. No miran desde la cumbre del monte sino desde la llanura y toman por el todo lo que encuentran en la línea recta del camino. Cada uno se forja un pequeño mundo y dice: este es el mundo de Dante. Y el mundo de Dante contiene en sí todos esos mundos. Es el mundo universal de la edad media realizado en el arte. No sé decir fijamente cómo entré allí; tan adormecido estaba cuando abandoné el verdadero camino. Pero al llegar al pie de una cuesta, donde terminaba el valle que me había llenado de miedo el corazón, miré hacia arriba, y vi su cima revestida ya de los rayos del planeta que nos guía con seguridad por todos los senderos. No se separaba de mi vista, sino que interceptaba de tal modo mi camino, que me volví muchas veces para retroceder. Era a tiempo que apuntaba el día, y el sol subía rodeado de aquellas estrellas que estaban con él cuando el amor divino imprimió el primer movimiento a todas las cosas bellas. Hora y estación tan dulces me daban motivo para augurar bien de aquella fiera de pintada piel. Pero no tanto que no me infundiera terror el aspecto de un león que a su vez se me apareció: figuróseme que venía contra mí, con la cabeza alta y con un hambre tan rabiosa, que hasta el aire parecía temerle. Siguió a éste una loba que, en medio de su demacración, parecía cargada de deseos; loba que ha obligado a vivir miserable a mucha gente. El fuego que despedían sus ojos me causó tal turbación, que perdí la esperanza de llegar a la cima. Y así como el que gustoso atesora y se entristece y llora con todos sus pensamientos cuando llega el momento en que sufre una pérdida, así me hizo padecer aquella inquieta fiera, que, viniendo a mi encuentro, poco a poco me repelía hacia donde el sol se calla. Mientras yo retrocedía hacia el valle, se presentó a mi vista uno, que por su prolongado silencio parecía mudo. Cuando le vi en aquel gran desierto:. No soy ya hombre, pero lo he sido; mis padres fueron lombardos y ambos tuvieron a Mantua por pa [27] tria. Nací "sub Julio," aunque algo tarde, y vi a Roma bajo el mando del buen Augusto en tiempo de los dioses falsos y engañosos. Poeta fuí, y canté a aquel justo hijo de Anquises, que volvió de Troya después del incendio de la soberbia Ilión. Mira esa fiera debido a la cual retrocedía; líbrame de ella, famoso sabio, porque a su aspecto se estremecen mis venas y late con precipitación mi pulso. Si el adversario de todo mal le fué favorable, debióse a los grandes efectos que de él debían sobrevenir; y el por qué no parece injusto a un hombre de talento; pues en el Empíreo fué elegido para ser el padre de la fecunda Roma y de su imperio: el uno y la otra, a decir verdad, fueron establecidos en favor del sitio santo en donde reside el sucesor del gran Pedro. Durante este viaje, por el que le elogias, oyó cosas que [30] presagiaron su victoria y el manto papal. Yo no soy Eneas, ni San Pablo: ante nadie, ni ante mí mismo, me creo digno de tal honor. Porque si me lanzo a tal empresa, temo por mi loco empeño. Y como aquel que no quiere ya lo que quería, y asaltado de una nueva idea, cambia de parecer, de suerte que abandona todo lo que había comenzado, así me sucedía en aquella obscura cuesta; porque, a fuerza de pensar, abandoné la empresa que había empezado con tanto ardor. Para librarte de ese temor, te diré por qué he venido, y lo que vi en el primer momento en que me moviste a compasión. Yo estaba entre los que se hallan en suspenso, y me llamó una dama tan bienaventurada y tan bella, que le rogué me diera sus órdenes. Mi amigo, que no lo es de la ventura, se ve tan embarazado en la playa desierta, que en medio del camino el miedo le ha hecho retroceder; y temo por lo que he oído de él en el Cielo que se haya extraviado ya, y que yo haya acudido tarde en su socorro. Vé, pues, y con tus elo [31] cuentes palabras, y con lo que se necesita para sacarle de su apuro, auxíliale tan bien, que yo quede consolada. Yo soy Beatriz, la que te hace marchar; vengo de un sitio adonde deseo volver: amor me impele, y es el que me hace hablar. Cuando vuelva a estar delante de mi Señor, le hablaré de ti bien y con frecuencia. Sólo deben temerse las cosas que pueden redundar en perjuicio de otros; pero no aquellas que no inspiran este temor. Por la merced de Dios, estoy hecha de tal suerte, que no me alcanzan vuestras miserias, ni puede prender en mí la llama de este incendio. Ella se ha dirigido a Lucía [3] con sus ruegos, y le ha dicho: "Tu fiel amigo tiene necesidad de ti, y te lo recomiendo. Con las tuyas has preparado mi corazón de tal suerte, y le has comunicado tanto deseo de emprender el gran viaje, que vuelvo a abrigar mi primer propósito. OR mí se va a la ciudad del llanto; por mí se va al eterno dolor; por mi se va hacia la raza condenada: la justicia animó a mi sublime arquitecto; me hizo la divina potestad, la suprema sabiduría y el primer amor. Antes que yo no hubo nada creado, a excepción de lo eterno, y yo duro eternamente. Vi escritas estas palabras con caracteres negros en el dintel de una puerta, por lo cual exclamé:. Hemos llegado al lugar donde te he dicho que verías a la dolorida gente, que ha perdido el bien de la inteligencia. Y después de haber puesto su mano en la mía con rostro alegre, que me reanimó, me introdujo en medio de las cosas secretas. Allí, bajo un cielo sin estrellas, resonaban suspiros, quejas y profundos gemidos, de [34] suerte que al escucharlos comencé a llorar. Diversas lenguas, horribles blasfemias, palabras de dolor, acentos de ira, voces altas y roncas, acompañadas de palmadas, producían un tumulto que va rodando siempre por aquel espacio eternamente obscuro, como la arena impelida por un torbellino. Yo, que estaba horrorizado, dije:. Estos no esperan morir; y su ceguedad es tanta, que se muestran envidiosos de cualquier otra suerte. Comprendí inmediatamente y adquirí la certeza de que aquella turba era la de los ruines que se hicieron desagradables a los ojos de Dios y a los de sus enemigos. Habiendo dirigido mis miradas a otra parte, vi nuevas almas a la orilla de un gran río, por lo cual, dije:. Entonces, avergonzado y con los ojos bajos, temiendo que le disgustasen mis preguntas, me abstuve de hablar hasta que llegamos al río. No esperéis ver nunca el Cielo. Vengo para conduciros a la otra orilla, donde reinan eternas tinieblas, en medio del calor y del frío. Entonces se aquietaron las velludas mejillas del barquero de las lívidas lagunas, que tenía círculos de llamas alrededor de sus ojos. Pero aquellas almas, que estaban desnudas y fatigadas, no bien oyeron tan terribles palabras, cambiaron de color, rechinando los dientes, blasfemando de Dios, de sus padres, de la especie humana, del sitio y del día de su nacimiento, de la prole de su prole y de su descendencia: después se retiraron todas juntas, llorando fuertemente, hacia la orilla maldita en donde se espera a todo aquel que no teme a Dios. De esta suerte se fueron alejando por las negras ondas; pero antes de que hubieran saltado en la orilla opuesta, se reunió otra nueva muchedumbre en la que aquéllas habían dejado. Por aquí no pasa nunca un alma pura; por lo cual, si Carón se irrita contra ti, ya conoces ahora el motivo de sus desdeñosas palabras. Vime junto al borde del triste valle, abismo de dolor, en que resuenan infinitos ayes, semejantes a truenos. El abismo era tan profundo, obscuro y nebuloso, que en vano fijaba mis ojos en su fondo, pues no distinguía cosa alguna. Vamos, pues; que la longitud del camino exige que nos apresuremos. El buen Maestro me dijo:. Quiero, pues, que sepas, antes de seguir adelante, que éstos no pecaron; y si contrajeron en su vida algunos méritos, no es bastante, pues no recibieron el agua del bautismo, que es la puerta de la Fe que forma tu creencia. Y si vivieron antes del cristianismo, no adoraron a Dios como debían: yo también soy uno de ellos. Por tal falta, y no por otra culpa, estamos condenados, consistiendo nuestra pena en vivir con el deseo sin esperanza. Un gran dolor afligió mi corazón cuando oí esto, porque conocí personas de mucho valor que estaban suspensas en el Limbo. Hizo salir de aquí el alma del primer padre, y la de Abel su hijo, y la de Noé; la del legislador Moisés, tan obediente; la del patriarca Abraham, y la del rey David; a Israel, con su padre y con sus hijos, y a Raquel por quien aquél hizo tanto, [5] y a otros mu [41] chos, a quienes otorgó la bienaventuranza; pues debes saber que, antes de ellos, no se salvaban las almas humanas. El buen maestro empezó a decirme:. Llegamos al pie de un noble castillo, rodeado siete veces de altas murallas, y defendido alrededor por un bello riachuelo. Pasamos sobre éste como sobre tierra firme; y atravesando siete puertas con aquellos sabios, llegamos a un prado de fresca verdura. Allí había personajes de mirada tranquila y grave, cuyo semblante revelaba una grande autoridad: hablaban poco y con voz suave. Nos retiramos luego hacia un extremo de la pradera; a un sitio despejado, alto y luminoso, desde donde podían verse todas aquellas almas. Allí, en pie sobre el verde esmalte, me fueron señalados los grandes espíritus, cuya contemplación me hizo estremecer de alegría. Allí vi a Electra con muchos de sus compañeros, entre los que conocí a Héctor y a Eneas; después a César, armado, con sus ojos de ave de rapiña. Habiendo levantado después la vista, vi al maestro de los que saben, [6] sentado entre su filosófica familia. No me es posible mencionarlos a todos, porque me arrastra el largo tema que he de seguir y muchas veces las palabras son breves para el asunto. Bien pronto la compañía de seis queda reducida a dos: mi sabio guía me conduce por otro camino fuera de aquella inmovilidad hacia una aura temblorosa, y llego a un punto privado totalmente de luz. Allí estaba el horrible Minos que, rechinando los dientes, examina las culpas de los que entran; juzga y da a comprender sus órdenes por medio de las vueltas de su cola. Empezaron a dejarse oír voces plañideras: y llegué a un sitio donde hirieron mis oídos grandes lamentos. La tromba infernal, que no se detiene nunca, envuelve en su torbellino a los espíritus; les hace dar vueltas continuamente, y les agita y les molesta: cuando se encuentran ante la ruinosa valla que los encierra, allí son los gritos, los llantos y los lamentos, y las blasfemias contra la virtud divina. Y del mismo modo que las grullas van lanzando sus tristes acentos, formando todas una prolongada hilera en el aire, así también vi venir, exhalando gemidos, a las sombras arrastradas por aquella tromba. Por lo cual pregunté:. La otra es la [47] que se mató por amor y quebrantó la fe prometida a las cenizas de Siqueo. Después sigue la lasciva Cleopatra. Ve también a Helena, que dió lugar a tan funestos tiempos; y ve al gran Aquiles, que al fin tuvo que combatir por el amor. Cuando oí a mi sabio nombrar las antiguas damas y los caballeros, me sentí dominado por la piedad y quedé como aturdido. Empecé a decir:. Así como dos palomas, excitadas por sus deseos, se dirigen con las alas abiertas y firmes hacia el dulce nido, llevadas en el aire por una misma voluntad, así salieron aquellas dos almas de entre la multitud donde estaba Dido, dirigiéndose hacia nosotros a través del aire malsano, atraídas por mi eficaz y afectuoso llamamiento. Si fuéramos amados por el Rey del universo, le rogaríamos por tu tranquilidad, ya que te compadeces de nuestro acerbo dolor. Todo lo que te agrade oír y decir, te lo diremos y escucharemos con gusto mientras que siga el viento tan tranquilo [48] como ahora. Amor, que no dispensa de amar al que es amado, hizo que me entregara vivamente al placer de que se embriagaba éste, que, como ves, no me abandona nunca. Amor nos condujo a la misma muerte. Caína [7] espera al que nos arrancó la vida. Tales fueron las palabras de las dos sombras. Al oír a aquellas almas atormentadas, bajé la cabeza y la tuve inclinada tanto tiempo, que el poeta me dijo:. Aquella lectura hizo que nuestros ojos se buscaran muchas veces y que palideciera nuestro semblante; mas un solo pasaje fué el que decidió de nosotros. Mientras que un alma decía esto, la otra lloraba de tal modo, que, movido de compasión, desfallecí como si me muriera, y caí como cae un cuerpo inanimado. L recobrar los sentidos, que perdí por la tristeza y la compasión que me causó la suerte de los dos cuñados, vi en derredor mío nuevos tormentos y nuevas almas atormentadas doquier iba y doquier me volvía o miraba. Me encuentro en el tercer círculo; en el de la lluvia eterna, maldita, fría y densa, que cae siempre igualmente copiosa y con la misma fuerza. Espesos granizos, agua negruzca y nieve descienden en turbión a través de las tinieblas; la tierra, al recibirlos, exhala un olor pestífero. Tiene los ojos rojos, los pelos negros y cerdosos, el vientre ancho y las patas guarnecidas de uñas que clava en los espíritus, les desgarra la piel y les descuartiza. La lluvia les hace aullar como perros; los miserables condenados forman entre sí una muralla con sus costados y se revuelven sin cesar. Y del mismo modo que un perro se deshace ladrando al tener hambre, y se apacigua cuando muerde su presa, ocupado tan sólo en devorarla, así también el demonio Cerbero cerró sus impuras bocas, cuyos ladridos causaban tal aturdimiento a las almas que quisieran quedarse sordas. Pasamos por encima de las sombras derribadas por la incesante lluvia, poniendo nuestros pies sobre sus fantasmas, que parecían cuerpos humanos. Todas yacían por el suelo, excepto una que se levantó con presteza para sentarse, cuando nos vió pasar ante ella. Vosotros, los habitantes de esa ciudad, me llamasteis Ciacco. Por el reprensible pecado de la gula, me veo, como ves, sufriendo esta lluvia. Aun hay dos justos, pero nadie les escucha: la soberbia, la envidia y la avaricia son las tres chispas que han inflamado los corazones. Mi guía me dijo:. Así fuimos atravesando aquella impura mezcla de sombras y de lluvia, con paso lento, razonando un poco sobre la vida futura. Por lo cual dije:. Caminando por la vía que gira alrededor del círculo, continuamos hablando de otras cosas que no refiero, y llegamos al sitio donde se desciende: allí encontramos a Plutón, el gran enemigo. Y aquel sabio gentil, que lo supo todo, para animarme, dijo:. Como una ola se estrella contra otra ola en el escollo de Caribdis, así chocan uno contra otro los condenados. Después, cuando cada cual había llegado al centro de su círculo, se volvían todos a la vez para empezar de nuevo otra pelea. Esos que no tienen cabellos que cubran su cabeza, fueron clérigos, papas y cardenales, a quienes subyugó la avaricia. Por haber gastado mal y guardado mal, han perdido el Paraíso, y se ven condenados a ese eterno combate, que no necesito pintarte con palabras escogidas. Todo el oro que existe bajo la Luna, y todo lo que ha existido, no puede dar un momento de reposo a una sola de esas almas fatigadas. Quiero que te alimentes con mis lecciones. Vuestro saber no puedo contrastarla; porque provee, juzga y prosigue su reinado, como el suyo cada una de las otras deidades. Tal es esa a quien tan a menudo vituperan los mismos que deberían ensalzarla, [58] y de quien blasfeman y maldicen sin razón. Pero ella es feliz, y no oye esas maldiciones: contenta entre las primeras criaturas, prosigue su obra y goza en su beatitud. Cuando aquel arroyo ha llegado al pie de la playa gris e infecta, forma una laguna llamada Estigia; y yo, que miraba atentamente, vi algunas almas encenagadas en aquel pantano, completamente desnudas y de irritado semblante. Díjome el buen Maestro:. Metidos en el lodo, dicen: "Estuvimos siempre tristes bajo aquel aire dulce que alegra el Sol, llevando en nuestro interior una tétrica humareda: ahora nos entristecemos también en medio de este negro cieno. Así fuimos describiendo un gran arco alrededor del fétido pantano, entre la playa seca y el agua, vueltos los ojos hacia los que se atragantaban con el fango, hasta que al fin llegamos al pie de una torre. Entonces, dirigiéndome hacia el mar de toda ciencia, dije:. Mi guía saltó a la barca y me hizo entrar en ella tras él; pero aquélla no pareció ir cargada hasta que recibió mi peso. Mientras recorríamos aquel canal de agua estancada, se me presentó una sombra llena de lodo, y me preguntó:. Te conozco aunque estés tan enlodado. Al fin entramos en los profundos fosos que ciñen aquella desolada tierra: las murallas me parecían de hierro. Llegamos, no sin haber dado antes un gran rodeo, a un sitio en que el barquero nos dijo en alta voz: "Salid, he aquí la entrada. Juzga, lector, si estaría yo tranquilo al oír aquellas palabras malditas: no creí volver nunca a la tierra. En seguida se fué el dulce Padre, y me dejó solo. No pude oír lo que les propuso; pero habló poco tiempo con ellos, y todos a una corrieron hacia la ciudad. Nuestros enemigos dieron con las puertas en el rostro a mi Señor, que se quedó fuera, y se dirigió lentamente hacia donde yo estaba. Su temeridad no es nueva: ya la demostraron ante una puerta menos secreta, que se encuentra todavía sin cerradura. Ya has visto sobre ella la inscripción de muerte. Posteriormente el Tribunal Federal de Justicia Administrativa y el Poder Judicial de la Federación, ratificaran que es correcta la determinación del Conapred. Lo anterior tomando en consideración que entre y , cuatro peticionarios interpusieran una queja ante el Conapred después de que el IMSS les negara su derecho a la pensión por viudez. Es por ello que dicho Consejo hizo un llamado al Congreso de la Unión para realizar las adecuaciones a la Ley del Seguro Social a efecto de armonizar el marco legal nacional con los tratados internacionales en materia de derechos humanos firmados por México. La pensión de viudez se otorga al viudo esposo y a falta de éste al concubinario de la asegurada o pensionada fallecida en los seguros de Riesgos de Trabajo, Invalidez, Retiro, Cesantía en Edad Avanzada o Vejez. Dicha iniciativa busca extender los beneficios de la seguridad social a las personas del mismo sexo que han suscrito una unión civil, pues a pesar de haberse declarado constitucional la unión entre personas homosexuales, persiste la discriminación al no otorgar a estas parejas los mismos derechos que si se le otorgan a las parejas heterosexuales. La misma pensión corresponde al viudo o concubinario en los mismos términos. La esposa del asegurado o, a falta de ésta, la mujer con quien ha hecho vida marital durante los cinco años anteriores a la enfermedad, o con la que haya procreado hijos, siempre que ambos permanezcan libres de matrimonio. Segunda Sala. Novena Época. Gaceta del Semanario Judicial de la Federación. Septiembre de , Tomo XXX. Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta. Tesis Aislada Constitucional, Laboral Qué son y para qué sirven. Para nadie es desconocida la situación de apremio que se vive en el país en materia de inseguridad, donde los esfuerzos realizados por diferentes administraciones no han logrado contener y mucho menos revertir los preocupantes registros en la materia. La imposición de las penas, su modificación y duración son propias y exclusivas de la autoridad judicial. Es este caso, Se trata de utilizar una categoría específica para cada grupo de delincuentes que puede ser claramente identificado. En el caso de la delincuencia organizada podemos utilizar como ejemplos a los miembros de las llamadas mafias En el caso de la delincuencia económica, dos ejemplos típicos son la especulación financiera y la inmobiliaria De acuerdo con el Centro de Investigaciones para el Desarrollo A. Con lo anterior advertimos una importante laguna en la norma, por lo que de inicio necesitamos conceptualizar y con ello, generar un primer mecanismo para prevenirlo, contenerlo y erradicarlo. Proponemos entonces una reforma constitucional para que las legislaturas de los estados legislen en la materia, incrementando la pena al doble, cuando exista traslado de su lugar de origen por parte del delincuente para cometer ilícitos, y se equipare la pérdida de beneficios adicional como si se tratara de una reincidencia, en los términos que la ley señala actualmente, entre los que se considera por supuesto la prisión preventiva oficiosa. El Índice de paz en México señala que: 5. Esta cifra equivale a 2. Por su parte, el Observatorio Nacional Ciudadano detecta un comportamiento nocivo de los llamados delitos de alto impacto, lo cuales son: 6 y 7. Se trata del tercer incremento registrado a nivel nacional desde Asimismo, refiere que la cifra negra de extorsión fue de En relación con este ilícito se debe poner especial atención en el ejercicio de la violencia para cometer un robo es una característica criminológica que indica que aquellos que cometen estos delitos, asumen riesgos cada vez mayores. Dicho uso de la violencia les resulta ventajoso porque las víctimas se muestran menos renuentes a entregar los bienes que les sean solicitados. Por lo tanto, el robo necesariamente implica una actitud particular del sujeto activo frente al bien mueble u objeto. Quién es afectado directamente por este ilícito, no solo pierde parte de su patrimonio, sino que también experimenta frustración, temor y enojo al entender que para llevar a cabo ese delito se violentó un espacio privado que el Estado debería salvaguardar. Justamente, debido a ello encontramos que las familias han adoptado una serie de medidas de protección para evitar ser víctimas de la delincuencia. En , se registraron 84, CI por robos a casa habitación. Debido a este vínculo que se desarrolla entre el mercado de robo y de bienes robados, los grupos delincuenciales obtienen una fuente de ingresos medianamente rentable, a través de la comercialización de dichos productos. Todos los delitos citados, poseen en mayor o menor medida un componente relacionado con el turismo delictivo que queremos combatir. Ciertamente, la implementación de un sistema que privilegia la presunción de inocencia en un país con grandes incentivos para la comisión de delitos ha sido desafortunada. Cerezo Domínguez y otros, Barcelona, , consultado en línea en books. El que suscribe, Alfredo Femat Bañuelos, diputado federal e integrante del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo, con fundamento en lo establecido en los artículos 71, fracción II, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; 6o. Por desgracia, la falta de políticas eficaces para la creación de ambientes y modos de vida sanos, así como la falta de acceso a una asistencia sanitaria oportuna, se traducen en una ausencia de atención a la prevención y tratamiento de la diabetes, sobre todo en el caso de personas de escasos recursos. Las personas con diabetes que dependen de la insulina para sobrevivir pagan con la vida cuando carecen de acceso a ella a un costo asequible. Con objeto de hacer frente a este problema de salud en ascenso, a principios del presente siglo los líderes mundiales se comprometieron a aliviar la carga de diabetes, una de las cuatro enfermedades no transmisibles ENT de importancia prioritaria. El representante de la Organización Mundial de la Salud OMS en México, Cristian Morales Fuhrimann, aseveró que la obesidad y sus complicaciones le cuestan al país siete mil ochocientos millones de dólares anuales , casi el doble de las pérdidas por el robo de combustibles. Los países que le siguen en cuanto a altos índices de la enfermedad son: Turquía con Cuando la diabetes no se atiende como es debido, sobrevienen complicaciones que son perjudiciales para la salud y ponen en peligro la vida. Las complicaciones agudas dan origen a buena parte de la mortalidad, los gastos elevados y la mala calidad de vida. Con el tiempo la diabetes puede causar daño al corazón, los vasos sanguíneos, los ojos, los riñones y los nervios, así como aumentar el riesgo de cardiopatía y accidentes cerebrovasculares. La retinopatía diabética es una causa importante de ceguera y el resultado de un daño prolongado y acumulativo a los pequeños vasos de la retina. La combinación de prevalencia de diabetes y el aumento de la longevidad en muchos grupos con diabetes, podría estar alterando el espectro de la morbilidad que acompaña a la enfermedad. En general, es posible afirmar que la prevención y el tratamiento de la diabetes en sus distintos tipos se encuentran legislados en diferentes países. Entre las normas integrales mencionadas se destaca la Ley No. La Norma Oficial Mexicana NOMSSA establece los procedimientos para la prevención, tratamiento y control de la diabetes y define los principios de prevención y manejo de la diabetes que permita, por un lado, disminuir la prevalencia de la enfermedad, y por otro establecer programas de atención medica efectiva y medidas de prevención secundaria bien fundadas para disminuir el gran impacto que esta enfermedad puede producir en morbilidad, invalidez y mortalidad. Durante el combate a la diabetes, en México se han propuesto iniciativas de ley y programas diversos, lo anterior, con la finalidad de recibir atención y consejería en nutrición del paciente diabético. El 7 de agosto del año , la H. A continuación, señalaremos algunos ejemplos de países de América Latina en los cuales se han creado normas enfocadas a priorizar el combate de la diabetes, tales como:. Prevención de la diabetes - Reglamentación de la Ley No. El mismo propone la creación del Centro Nacional de Diabetología y establece sus funciones. Se refiere también a la diabetes como causa de incapacidad laboral, programas educativos, grupos de ayuda, suministro gratuito de insulina y cuestiones relacionadas. Se determinan, entre otras cuestiones, el acceso y las personas protegidas, las prestaciones En beneficio de la niñez, de la mujer y de la población en general , el alcance de las prestaciones y la financiación. La Ley No. Ha existido sin embargo un proyecto de ley de por la cual se establece la promoción, prevención y cuidado de la Diabetes Mellitus. El Acuerdo No. Entre ellos se menciona el Proyecto de ley de promoción, prevención y cuidado de la Diabetes Mellitus. Asimismo, un Proyecto de persigue crear y fortalecer los mecanismos normativos e institucionales, que permitan prevenir el desarrollo de la Diabetes Mellitus y facilitar su tratamiento, garantizando de esta manera la provisión de los cuidados necesarios a los pacientes, en lo posible antes de que desarrollen las complicaciones consecuencia de un inadecuado manejo de la enfermedad. Reglamenta la fabricación, comercialización, envase, rotulado o etiquetado, régimen de registro sanitario, de control de calidad, de vigilancia sanitaria y control sanitario de los suplementos dietarios, se dictan otras disposiciones y se deroga el Decreto de Crea la Comisión Nacional de Diabetes. Plan Nacional de Alimentación y Nutrición Aprobado por DM Sin embargo, a través del Ministerio de Salud, Cuba ha desarrollado el denominado Programa Nacional de Atención al Diabético, creado en que es el documento rector para la atención de esta enfermedad en el país. Integra todos los aspectos relacionados con la atención a las personas con diabetes en los tres niveles de atención a la población: primario, secundario y terciario. El mismo esta insertado en los componentes de sistema de salud cubano que se basa en que la salud es un derecho del Pueblo y el Estado asume la responsabilidad de su salud. Programa Nacional de Atención al Diabético. Documento rector para la atención de la diabetes en Cuba. Guía Clínica Diabetes Mellitus Tipo 1. Santiago: Minsal, Ministerio de Salud. El Código de Salud contiene una sección en la que hace referencia a las enfermedades crónicas no transmisibles al igual que la Política Nacional de Salud del Sistema Nacional de Salud. El Ministerio de Salud ha desarrollado también Normas de Atención de Enfermedades Crónicas no Transmisibles donde incluye a la diabetes mellitus. El Código de Salud se refiere en general a estas dolencias al referirse a la vigilancia y control epidemiológico. El Ministerio de Salud ha desarrollado sin embargo varios protocolos referidos a la atención de pacientes con Diabetes Mellitus. Establece la formación del Programa Nacional de Diabetes. Por Resolución Ministerial No. Ley General de Protección a las Personas con Diabetes. No se localizó la norma que lo crea o reglamenta. Esta Norma Oficial Mexicana tiene por objeto establecer los procedimientos para la prevención, tratamiento y control de la diabetes. Organización Mundial de la Salud. México, El trabajo coordinado entre gobierno y sociedad civil posibilita una mayor apertura para escuchar las voces ciudadanas, elemento fundamental para avanzar en la construcción y fortalecimiento de la democracia. La concepción del Estado laico ha sido uno de los postulados fundamentales de nuestra organización política y norma de convivencia indispensable para la sociedad mexicana. La igualdad formal debe traducirse en una vigilancia constante por parte del Estado para que no se practique discriminación alguna en contra de las personas, particularmente en relación a sus derechos y a su identidad, cualquiera que sea su pertenencia o no pertenencia a una religión o a una convicción filosófica, o independientemente de su orientación sexual, su etnia, sus características físicas o cualquier otro elemento. Para entender la concepción de la laicidad es indispensable recurrir a nuestra propia historia, a pesar de que en la invasión española y la colonización de América la iglesia católica fue un factor importante en la imposición de un modelo político de dominación, las diferencias entre el Estado y la Iglesia permanecieron durante largo tiempo en el orden virreinal. Las disputas por el poder dentro del clero regular y secular, así como de éstos con la autoridad civil son numerosas en la historia colonial. En el siglo XIX, con la liberación del dominio español y la constitución de un Estado nacional, la lucha fue incesante. La iglesia católica era dueña de la mayor parte de las tierras que podían destinarse a la agricultura, y concentraba muchas de las funciones administrativas que regían la vida de las personas, desde el nacimiento hasta la muerte, pasando por el acceso a la educación, a las posibilidades contraer o no matrimonio, el tratamiento de enfermedades. Todas las personas tenían que ser católicas para poder ser ciudadanas y ciudadanos. En las propias constituciones fue ardua tarea que se impusiera el Estado laico; fue muy difícil consagrar la libertad de creencias por la influencia determinante que ejerció la Iglesia católica. Para llegar al Estado laico fue importante la labor realizada por los liberales. Con la Revolución de Ayutla de surge la Reforma, que logra la separación del Estado y la Iglesia. Éste fue un evento inédito y visionario en los pueblos latinoamericanos de entonces. Se pusieron en marcha distintas medidas que han recibido el nombre de Leyes de Reforma y se expidió también la Constitución de Es puente entre ambos objetivos. Los liberales defendieron así la libertad de conciencia, de pensamiento, de expresión, de igualdad de las personas ante la ley así como la soberanía del pueblo y el federalismo. En aplicación de esta declaración, la Constitución de enunció de manera profusa los derechos del hombre, consagró la igualdad ante la ley e instituyó el juicio de amparo como instrumento para la protección de tales derechos. En la Constitución de se incorporaron también otras libertades y postulados que caracterizan al Estado laico tales como: libertad de enseñanza, artículo 3o. Un postulado laico que quedó pendiente en la Constitución de fue la libertad de cultos, aunque a diferencia del texto de no se declaró la religión católica como oficial. El tema se discutió bastante, pero el proyecto de artículo que establecía dicha libertad fue devuelto a comisiones. Se expidieron diversos ordenamientos para promover la reforma educativa, con el propósito de que la instrucción fuese obligatoria, laica y gratuita; ésta cuando menos en las escuelas primarias oficiales. Mediante la ley de 15 de abril de se ratificó la libertad de enseñanza y se hizo gratuita la educación oficial. Durante el gobierno de Lerdo se fortalecieron también los principios reformistas y del Estado laico. En síntesis, los liberales mexicanos logran darle forma jurídica y cultural a las conquistas del Estado moderno: la protección y reconocimiento de las libertades y su ejercicio, sin imposición de ninguna índole. Esta posición cambió por completo el contexto de las relaciones entre el Estado y la Iglesia católica. Las normas originales de tuvieron dificultades en su aplicación, debido a que la autoridad encontró dificultades para imponer disposiciones a las que la jerarquía católica negó validez. Pese a tal acercamiento, en los años que siguieron, los gobernantes mexicanos procuraron cubrir las formas en sus relaciones con la Iglesia, reiterando siempre comulgar con el ideario de la Reforma. Los nuevos principios constitucionales y legales que rigen las relaciones entre el Estado y las iglesias en México, pueden sintetizarse de la manera siguiente:. Dentro del nuevo estatus jurídico de los ministros de culto, se encuentran los referentes a los derechos políticos. Este derecho político concedido a los ministros de los cultos fue ejercido por primera vez en las elecciones federales de En cuanto al voto pasivo poder ser votados , se les concedió restringido, pues para ello la ley reglamentaria, en su artículo 14, exige una separación del ministerio religioso de cuando menos cinco años. Hoy sigue prevaleciendo la concepción del Estado laico, aunque sujeto a las presiones de las fuerzas que siempre se le han opuesto. Se siguen manteniendo los postulados del laicismo que se heredaron de la historia, pero éstos, en virtud a diversas reformas constitucionales, se han fortalecido y extendido a otros aspectos de la vida nacional. La concepción del Estado laico implica ahora cuando menos los artículos 1o. Por ello, resultó necesario incluir explícitamente la en la Constitución a la laicidad como principio organizador del Estado y de todas las funciones que éste realiza. Por ello, en el Dictamen con proyecto de decreto que reforma el artículo 40 de la CPEUM aprobado por el Senado en marzo de estableció que las atribuciones de un Estado laico serían:. No se define respecto de si alguna religión es la mejor - si es que alguna lo es-;. No tolera tipo alguno de referencia o insinuación religiosa -o antirreligiosa- en sus ceremonias y proclamas oficiales;. Prohíbe todo programa estatal que pretenda o consiga dar ventajas a una organización religiosa particular, y. La Constitución se abre de forma clara y contundente con la evolución histórica del derecho internacional de los derechos humanos. El Estado mexicano debe prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones de derechos humanos. De hecho, los tratados internacionales han sido un motor esencial en el desarrollo reciente de los derechos fundamentales en todo el mundo. Tradicionalmente se ha considerado que las obligaciones del Estado en materia de derechos fundamentales tienen tres diversos niveles: respetar, proteger y cumplir o realizar. Tal observación toma como punto de partida el texto del artículo 2. Ley General de Responsabilidades Administrativas tuvo como objeto principal distribuir competencias entre los órdenes de gobierno para establecer:. Bajo la concepción liberal, el Estado tiene la obligación de respetar la diversidad de concepciones morales y religiosas dentro de la sociedad. Tampoco se les pide que sean antirreligiosos o anticlericales. Se respeta la autonomía, la autodeterminación y la conciencia de las personas. Donde los negros sean apaleados, yo no puedo estar muerto. Cuando la victoria, no mi victoria, sino la gran victoria llegue, aunque esté mudo debo hablar: yo la veré llegar aunque esté ciego. No, perdóname. Siempre eres nueva como nada o nadie, siempre recién caída del Paraíso: plena y pura mejilla arrebolada de la aurora! Sabes que es verde la neblina a mediodía, en Patagonia? Quién canta en el fondo del agua en la laguna abandonada? La vida mía que te di se llena de años, como el volumen de un racimo. Era verdad aquel aroma de la doncella sorprendida? Por qué los pobres no comprenden apenas dejan de ser pobres? Dónde encontrar una campana que suene adentro de tus sueños? Collar, cascabel ebrio para tus manos suaves como las uvas. Y las miro lejanas mis palabras. Van trepando en mi viejo dolor como las yedras. Escuchas otras voces en mi voz dolorida. No me abandones. Sígueme, compañera, en esa ola de angustia. Pero se van tiñendo con tu amor mis palabras. Voy haciendo de todas un collar infinito para tus blancas manos, suaves como las uvas. Te decidiste, castaña, y saltaste a la tierra, bruñida y preparada, endurecida y suave como un pequeño seno de las islas de América. Caíste golpeando el suelo pero nada pasó, la hierba siguió temblando, el viejo castaño susurró como las bocas de toda una arboleda, cayó una hoja del otoño rojo, firme siguieron trabajando las horas en la tierra. La Noche Del Soldado Yo hago la noche del soldado, el tiempo del hombre sin melancolía ni exterminio, del tipo tirado lejos por el océano y una ola, y que no sabe que el agua amarga lo ha separado y que envejece, paulatinamente y sin miedo, dedicado a lo normal de la vida, sin cataclismos, sin ausencias, viviendo dentro de su piel y de su traje, sinceramente oscuro. Voy respirando como hijo hasta el corazón de un método obligatorio, de una tenaz paciencia física, resultado de alimentos y edad acumulados cada día, despojado de mi vestuario de venganza y de mi piel de oro. Yo peso con mis brazos cada nueva estatua, y bebo su remedio vivo con sed masculina y en silencio. Ay, de cada noche que sucede, hay algo de brasa abandonada que se gasta sola, y cae envuelta en ruinas, en medio de cosas funerales. Guardo la ropa y los huesos levemente impregnados de esa materia seminocturna: es un polvo temporal que se me va uniendo, y el dios de la substitución vela a veces a mi lado, respirando tenazmente, levantando la espada. Iv Cuando he llegado aquí se detiene mi mano. Alguien pregunta: —Dime por qué, como las olas en una misma costa, tus palabras sin cesar van y vuelven a su cuerpo? Y, amor, tu cuerpo no sólo es la rosa que en la sombra o la luna se levanta, o sorprendo o persigo. Ay que me digan cómo pudiera yo abolirte y dejar que mis manos sin tu forma arrancaran el fuego a mis palabras! Aromos Rubios En Los Campos De Loncoche La pata gris del Malo pisó estas pardas tierras, hirió estos dulces surcos, movió estos curvos montes, rasguñó las llanuras guardadas por la hilera rural de las derechas alamedas bifrontes. El terraplén yacente removió su cansancio, se abrió como una mano desesperada el cerro, en cabalgatas ebrias galopaban las nubes arrancando de Dios, de la tierra y del cielo. A dónde vas ahora? A mis ojos se enredan aromos rubios en los campos de Loncoche. Es el viento que agita los meses, el silbido de un tren, el paso de la temperatura sobre el lecho, un opaco sonido de sombra que cae como trapo en lo interminable, una repetición de distancias, un vino de color confundido, un paso polvoriento de vacas bramando. Yo oigo el sueño de viejos compañeros y mujeres amadas, sueños cuyos latidos me quebrantan: su material de alfombra piso en silencio, su luz de amapola muerdo con delirio. Hay en la boca el sabor, la sal del dormido. Mi corazón, es tarde y sin orillas, el día como un pobre mantel puesto a secar oscila rodeado de seres y extensión: de cada ser viviente hay algo en la atmósfera: mirando mucho el aire aparecerían mendigos, abogados, bandidos, carteros, costureras, y un poco de cada oficio, un resto humillado quiere trabajar su parte en nuestro interior. Yo busco desde antaño, yo examino sin arrogancia, conquistado, sin duda, por lo vespertino. Dónde termina el arco iris, en tu alma o en el horizonte? Dame la mano desde la profunda zona de tu dolor diseminado. Yo vengo a hablar por vuestra boca muerta. A través de la tierra juntad todos los silenciosos labios derramados y desde el fondo habladme toda esta larga noche como si yo estuviera con vosotros anclado, contadme todo, cadena a cadena, eslabón a eslabón, y paso a paso, afilad los cuchillos que guardasteis, ponedlos en mi pecho y en mi mano, como un río de rayos amarillos, como un río de tigres enterrados, y dejadme llorar, horas, días, años, edades ciegas, siglos estelares. Dadme el silencio, el agua, la esperanza. Dadme la lucha, el hierro, los volcanes. Hablad por mis palabras y mi sangre. El Amor Qué tienes, qué tenemos, qué nos pasa? Ay, nuestro amor es una cuerda dura que nos amarra hiriéndonos y si queremos salir de nuestra herida, separarnos, nos hace un nuevo nudo y nos condena a desangramos y quemarnos juntos. Qué tienes? Y qué vacía por el mundo ibas como una jarra de color de trigo sin aire, sin sonido, sin substancia! Yo busqué en vano en ti profundidad para mis brazos que excavan, sin cesar, bajo la tierra: bajo tu piel, bajo tus ojos nada, bajo tu doble pecho levantado apenas una corriente de orden cristalino que no sabe por qué corre cantando. Por qué, por qué, por qué, amor mío, por qué? A tu boca elevada a la luz o a la luna se agregaron los pétalos de un día consumido, y ayer viene trotando por su calle sombría para que recordemos su rostro que se ha muerto. Oda A La Sal Esta sal del salero yo la vi en los salares. Sé que no van a creerme, pero canta, canta la sal, la piel de los salares, canta con una boca ahogada por la tierra. Me estremecí en aquellas soledades cuando escuché la voz de la sal en el desierto. Cerca de Antofagasta toda la pampa salitrosa suena: es una voz quebrada, un lastimero canto. Luego en sus cavidades la sal gema, montaña de una luz enterrada, catedral transparente, cristal del mar, olvido de las olas. Preservadora de las antiguas bodegas del navío, descubridora fuiste en el océano, materia adelantada en los desconocidos, entreabiertos senderos de la espuma. El Hijo Ay hijo, sabes, sabes de dónde vienes? De un lago con gaviotas blancas y hambrientas. Así llegaste al mundo. Pero ella para verme y para verte un día atravesó los mares y yo para abrazar su pequeña cintura toda la tierra anduve, con guerras y montañas, con arenas y espinas. Eras la boina gris y el corazón en calma. Y las hojas caían en el agua de tu alma. Apegada a mis brazos como una enredadera, las hojas recogían tu voz lenta y en calma. Hoguera de estupor en que mi sed ardía. Dulce jacinto azul torcido sobre mi alma. Cielo desde un navío. Campo desde los cerros. Tu recuerdo es de luz, de humo, de estanque en calma! Hojas secas de otoño giraban en tu alma. Por qué Cristóbal Colón no pudo descubrir a España? De dónde saca tantas hojas la primavera de Francia? Dónde puede vivir un ciego a quien persiguen las abejas? Si se termina el amarillo con qué vamos a hacer el pan? Maligna, la verdad, qué noche tan grande, qué tierra tan sola! He llegado otra vez a los dormitorios solitarios, a almorzar en los restaurantes comida fría, y otra vez tiro al suelo los pantalones y las camisas, no hay perchas en mi habitación, ni retratos de nadie en las paredes. Fue adonde a mí me perdieron que logré por fin encontrarme? Era de plata verde su armadura y sus ojos eran como el agua marina. Sus manos y su rostro eran de trigo. Habla, le dije, caballero Jorge, no puedo oponer sino el aire a tus estrofas. De hierro y sombra fueron, de diamantes oscuros y cortadas quedaron en el frío de las torres de España, en la piedra, en el agua, en el idioma. Ay si pudiera morder una manzana, tocar la polvorosa suavidad de la harina. Ay si de nuevo el canto… No a la muerte daría mi palabra… Creo que el tiempo oscuro nos cegó el corazón y sus raíces bajaron y bajaron a las tumbas, comieron con la muerte. Sentencia y oración fueron las rosas de aquellas enterradas primaveras y, solitario trovador, anduve callado en las moradas transitorias: todos los pasos iban a una solemne eternidad vacía. Miré y el caballero de piedra era de aire. Ya no estaba en la silla. Por la abierta ventana se extendían las tierras, los países, la lucha, el trigo, el viento. Gracias, dije, don Jorge, caballero. Y volví a mi deber de pueblo y canto. Allí también quisiera dejar dormir mi sangre rodeando tu dulzura. Como las bestias grises que en los potreros pastan, y en los potreros se aman, como las bestias grises! Como el latido de las corolas abiertas dividiendo la joya futura de la siembra, como el latido de las corolas abiertas! Empujado por los designios de la tierra como una ola en el mar hacia ti va mi cuerpo. Me Peina El Viento Los Cabellos Me peina el viento los cabellos como una mano maternal: abro la puerta del recuerdo y el pensamiento se me va. Son otras voces las que llevo, es de otros labios mi cantar: hasta mi gruta de recuerdos tiene una extraña claridad! Frutos de tierras extranjeras, olas azules de otro mar, amores de otros hombres, penas que no me atrevo a recordar. Y el viento, el viento que me peina como una mano maternal! Mi verdad :se pierde en la noche: no tengo noche ni verdad! Tendido en medio del camino deben pisarme para andar. Pasan por mí sus corazones ebrios de vino y de soñar. Yo soy un puente inmóvil entre tu corazón y la eternidad. Si me muriera de repente no dejaría de cantar! Madrigal Escrito En Invierno En el fondo del mar profundo, en la noche de largas listas, como un caballo cruza corriendo tu callado callado nombre. Ahora bien, en lo largo y largo, de olvido a olvido residen conmigo los rieles, el grito de la lluvia: lo que la oscura noche preserva. Acógeme en la tarde de hilo cuando el anochecer trabaja su vestuario, y palpita en el cielo una estrella llena de viento. Siguió, siguió hasta donde vive el mar. Cerró los ojos, lo cubrió la hierba. Respiró toda la distancia verde. Por qué no enseñan a sacar miel del sol a los helicópteros? Dónde dejó la luna llena su saco nocturno de harina? Hela aquí tu ternura de ojos dulces que esperan. Hela aquí, boca tuya, palabra nunca dicha. Siento que se me suben los musgos de tu pena y me crecen a tientas en el alma infinita. Era esto el abandono, y lo sabías, era la guerra oscura del corazón y todos, era la queja rota de angustias conmovidas, y la ebriedad, y el deseo, y el dejarse ir, y era eso mi vida, era eso que el agua de tus ojos llevaba, era eso que en el hueco de tus manos cabía. Ah, mariposa mía y arrullo de paloma, ah vaso, ah estero, ah compañera mía! Te llegó mi reclamo, dímelo, te llegaba, en las abiertas noches de estrellas frías ahora, en el otoño, en el baile amarillo de los vientos hambrientos y las hojas caídas? Dímelo, me sentiste trepar hasta tu forma por todos los silencios, y todas las palabras? Yo me sentí crecer. Nunca supe hacia dónde. Lo comprendes, hermana? Es que se aleja el fruto cuando llegan mis manos y ruedan las estrellas antes de mi mirada. Soneto Lxxx - Cien Sonetos De Amor Noche De viajes y dolores yo regresé, amor mío, a tu voz, a tu mano volando en la guitarra, al fuego que interrumpe con besos el otoño, a la circulación de la noche en el cielo. Para todos los hombres pido pan y reinado, pido tierra para el labrador sin ventura, que nadie espere tregua de mi sangre o mi canto. Pero a tu amor no puedo renunciar sin morirme. Por eso toca el vals de la serena luna, la barcarola en el agua de la guitarra hasta que se doblegue mi cabeza soñando: que todos los desvelos de mi vida tejieron esta enramada en donde tu mano vive y vuela custodiando la noche del viajero dormido. Ii Años tuyos que yo debí sentir crecer cerca de mí como racimos hasta que hubieras visto cómo el sol y la tierra a mis manos de piedra te hubieran destinado, hasta que uva con uva hubieras hecho cantar en mis venas el vino. La Pródiga Yo te escogí entre todas las mujeres para que repitieras sobre la tierra mi corazón que baila con espigas o lucha sin cuartel cuando hace falta. Devuélveme a mi hijo! Pródiga, abre las puertas, y que en tu corazón el nudo ciego se desenlace y vuele con tu sangre y la mía por el mundo! Y al fin la casa abre su silencio, entramos a pisar el abandono, las ratas muertas, el adiós vacío, el agua que lloró en las cañerías. Lloró, lloró la casa noche y día, gimió con las arañas, entreabierta, se desgranó desde sus ojos negros, y ahora de pronto la volvemos viva, la poblamos y no nos reconoce: tiene que florecer, y no se acuerda. Ay gran amor, pequeña amada! No me detuve en la lucha. Entonces no mediste mi estatura, y al hombre que para ti apartó la sangre, el trigo, el agua confundiste con el pequeño insecto que te cayó en la falda. Quédate en el camino. Ha llegado la noche para ti. Tal vez de madrugada nos veremos de nuevo. Busquemos las antiguas cenizas del corazón quemado y allí que caigan uno por uno nuestros besos hasta que resucite la flor deshabitada. Al amor sepultado por tanto tiempo frío, por nieve y primavera, por olvido y otoño, acerquemos la luz de una nueva manzana, de la frescura abierta por una nueva herida, como el amor antiguo que camina en silencio por una eternidad de bocas enterradas. Es que de dónde, por dónde, en qué orilla? El rodeo constante, incierto, tan mudo, como las lilas alrededor del convento, o la llegada de la muerte a la lengua del buey que cae a tumbos, guardabajo y cuyos cuernos quieren sonar. Qué reposo emprender, qué pobre esperanza amar, con tan débil llama y tan fugitivo fuego? Contra qué levantar el hacha hambrienta? De qué materia desposeer, huir de qué rayo? Su luz apenas hecha de longitud y temblor arrastra como cola de traje de novia triste aderezada de sueño mortal y palidez. Porque todo aquello que la sombra tocó y ambicionó el desorden, gravita, líquido, suspendido, desprovisto de paz, indefenso entre espacios, vencido de muerte. El 4 Es 4 Para Todos? El 4 es 4 para todos? Son todos los sietes iguales? Cuando el preso piensa en la luz es la misma que te ilumina? Has pensado de qué color es el Abril de los enfermos? Qué monarquía occidental se embandera con amapolas? Entonces no era verdad que vivía Dios en la luna? De qué color es el olor del llanto azul de las violetas? Soy un malvado alguna vez o todas las veces soy bueno? No es blanco el rosal del malvado y negras las flores del bien? Yo voy pasando y veo tu silueta y me parece que es tu corazón el que se cimbra con tu pandereta. Yo pasé ayer y supe tu dolor: dolor que siendo yo quien lo ha sabido es mucho mayor. La fruta de los siglos exprimiendo su jugo en nuestras venas. Me recibes como al viento la vela. Te recibo como el surco a la siembra. Bésame, muérdeme, incéndiame, que yo vengo a la tierra sólo por el naufragio de mis ojos de macho en el agua infinita de tus ojos de hembra! Soneto Xxxviii - Cien Sonetos De Amor Tu casa suena como un tren a mediodía, zumban las avispas, cantan las cacerolas, la cascada enumera los hechos del rocío, tu risa desarrolla su trino de palmera. La luz azul del muro conversa con la piedra, llega como un pastor silbando un telegrama y entre las dos higueras de voz verde Homero sube con zapatos sigilosos. No importa que la luz o la alabanza se derramen y salgan de la copa si fueron un tenaz temblor del vino, si se tiñó tu boca de amaranto. No sé, no me lo digas, no lo sabes. Nadie sabe estas cosas. Y no se arrastra una palabra a veces como una serpiente? No crepitó en tu corazón un nombre como una naranja? De qué río salen los peces? De la palabra platería? Y no naufragan los veleros por un exceso de vocales? Crepita, sí, la hora como fuego o abejas y es verde la tarea de sumergirse en hojas, hasta que hacia la altura es el follaje un mundo centelleante que se apaga y susurra. Sed del fuego, abrasadora multitud del estío que construye un Edén con unas cuantas hojas, porque la tierra de rostro oscuro no quiere sufrimientos sino frescura o fuego, agua o pan para todos, y nada debería dividir a los hombres sino el sol o la noche, la luna o las espigas. Soneto Xxv - Cien Sonetos De Amor Antes de amarte, amor, nada era mío: vacilé por las calles y las cosas: nada contaba ni tenía nombre: el mundo era del aire que esperaba. Todo estaba vacío, muerto y mudo, caído, abandonado y decaído, todo era inalienablemente ajeno, todo era de los otros y de nadie, hasta que tu belleza y tu pobreza llenaron el otoño de regalos. Hombre y mujer talaron montañas y jardines, bajaron a los ríos, treparon por los muros, subieron por los montes su atroz artillería. El amor supo entonces que se llamaba amor. Y cuando levanté mis ojos a tu nombre tu corazón de pronto dispuso mi camino. Como pañuelos blancos de adiós viajan las nubes, el viento las sacude con sus viajeras manos. Innumerable corazón del viento latiendo sobre nuestro silencio enamorado. Viento que la derriba en ola sin espuma y sustancia sin peso, y fuegos inclinados. Se rompe y se sumerge su volumen de besos combatido en la puerta del viento del verano. Los monos trenzaban un hilo interminablemente erótico en las riberas de la aurora, derribando muros de polen y espantando el vuelo violeta de las mariposas de Muzo. Era la noche de los caimanes, la noche pura y pululante de hocicos saliendo del légamo, y de las ciénagas soñolientas un ruido opaco de armaduras volvía al origen terrestre. El jaguar tocaba las hojas con su ausencia fosforescente, el puma corre en el ramaje como el fuego devorador mientras arden en él los ojos alcohólicos de la selva. La Poesía Y fue a esa edad Llegó la poesía a buscarme. No sé, no sé de dónde salió, de invierno o río. Yo no sabía qué decir, mi boca no sabía nombrar, mis ojos eran ciegos, y algo golpeaba en mi alma, fiebre o alas perdidas, y me fui haciendo solo, descifrando aquella quemadura, y escribí la primera línea vaga, vaga, sin cuerpo, pura tontería, pura sabiduría del que no sabe nada, y vi de pronto el cielo desgranado y abierto, planetas, plantaciones palpitantes, la sombra perforada, acribillada por flechas, fuego y flores, la noche arrolladora, el universo. Y yo, mínimo ser, ebrio del gran vacío constelado, a semejanza, a imagen del misterio, me sentí parte pura del abismo, rodé con las estrellas, mi corazón se desató en el viento. Amor mío, qué encuentras en tu pozo cerrado? Algas, ciénagas, rocas? Qué ves con ojos ciegos, rencorosa y herida? No me temas, no caigas en tu rencor de nuevo. Sacude la palabra mía que vino a herirte y déjala que vuele por la ventana abierta. Sonríeme radiosa si mi boca te hiere. No soy un pastor dulce como en los cuentos de hadas, sino un buen leñador que comparte contigo tierra, viento y espinas de los montes. Y suena el corazón como un caracol agrio, llama, oh mar, oh lamento, oh derretido espanto esparcido en desgracias y olas desvencijadas: de lo sonoro el mar acusa sus sombras recostadas, sus amapolas verdes. Cantemos el oro, que nace del vientre fecundo de la madre tierra; inmenso tesoro, leche rubia de esa ubre gigantesca. Cantemos el oro, río caudaloso, fuente de la vida, que hace jóvenes y bellos a los que se bañan en sus corrientes maravillosas, y envejece a aquellos que no gozan de sus raudales. Cantemos el oro, porque de él se hacen las tiaras de los pontífices, las coronas de los reyes y los cetros imperiales: y porque se derrama por los mantos como un fuego sólido, e inunda las capas de los arzobispos, y refulge en los altares y sostiene al Dios eterno en las custodias radiantes. Cantemos el oro, porque él da los palacios y los carruajes, los vestidos a la moda, y los frescos senos de las mujeres garridas; y las genuflexiones de espinazos aduladores y las muecas de los labios eternamente sonrientes. Cantemos el oro, padre del pan. Cantemos el oro, porque es en las orejas de las lindas damas sostenedor del rocío del diamante, al extremo de tan sonrosado y bello caracol; porque en los pechos siente el latido de los corazones, y en las manos a veces es símbolo de amor y de santa promesa. Cantemos el oro, porque tapa las bocas que nos insultan; detiene las manos que nos amenazan, y pone vendas a los pillos que nos sirven. Cantemos el oro, premio y gloria del trabajador y pasto del bandido. Cantemos el oro, que cruza por el carnaval del mundo, disfrazado de papel, de plata, de cobre y hasta de plomo. Cantemos el oro, amarillo como la muerta. Cantemos el oro, calificado de vil por los hambrientos; hermano del carbón, oro negro que incuba el diamante; rey de la mina, donde el hombre lucha y la roca se desgarra; poderoso en el poniente, donde se tiñe en sangre; carne de ídolo; tela de que Fidias hace el traje de Minerva. Cantemos el oro, en el arnés del cabello, en el carro de guerra, en el puño de la espada, en el lauro que ciñe cabezas luminosas, en la copa del festín dionisíaco, en el alfiler que hiere el seno de la esclava, en el rayo del astro y en el champaña que burbujea, como una disolución de topacios hirvientes. Cantemos el oro, porque nos have gentiles, educados y pulcros. Cantemos el oro, porque es la piedra de toque de toda amistad. Cantemos el oro, dios becerro, tuétano de roca, misterioso y callado en su entraña, y bullicioso cuando brota a pleno sol y a toda vida, sonante como un coro de tímpanos; feto de astros, residuo de luz, encarnación de éter. Y el eco se llevó aquel himno, mezcla de gemido, ditirambo y carcajada; y como ya la noche oscura y fría había entrado, el eco resonaba en las tinieblas. Pasó una vieja y pidió limosna. Y al decir esto el pequeño gnomo iba y venía, de un lugar a otro, a cortos saltos, por la honda cueva que le servía de morada; y hacía temblar su larga barba y el cascabel de su gorro azul y puntiagudo. En efecto, un amigo del centenario Chevreul - cuasi Althotas - el químico Fremy, acababa de descubrir la manera de hacer rubíes y zafiros. Agitado, conmovido, el gnomo - que era sabido y de genio harto vivaz - seguía monologando. Pues el conjuro: fusión por veinte días de una mezcla de sílice y de aluminato de plomo: coloración con bicromato de potasa, o con óxido de cobalto. Palabras, en verdad, que parecen lengua diabólica. Luego se detuvo. El cuerpo del delito estaba ahí, en el centro de la gruta, sobre una gran roca de oro: un pequeño rubí, redondo, un tanto reluciente, como un grano de granada al sol. El gnomo tocó un cuerno, el que llevaba a su cintura, y el eco resonó por las vastas concavidades. Al rato, un bullicio, un tropel, una algazara. Todos los gnomos habían llegado. Era la cueva ancha, y había en ella una claridad extraña y blanca. A aquellos resplandores, podía verse la maravillosa mansión en todo su esplendor. Los diamantes, blancos y limpios como gotas de agua, emergían los iris de sus cristalizaciones; cerca de calcedonias colgantes en estalactitas, las esmeraldas esparcían sus resplandores verdes, y los zafiros, en amontonamientos raros, en ramilletes que pendían del cuarzo, semejaban grandes flores azules y temblorosas. Puck se había entrometido en el asunto, el pícaro Puck. El había llevado el cuerpo del delito, el rubí falsificado, el que estaba ahí, sobre la roca de oro, como una profanación entre el centelleo de todo aquel encanto. Cuando los gnomos estuvieron juntos, unos con sus martillos y cortas hachas en las manos, otros de gala, con caperuzas flamantes y encarnadas, llenas de pedrerías, todos curiosos, Puck dijo así -Me habeís pedido que os trajese una muestra de la nueva falsificación humana, y he satisfecho esos deseos. Desde el tiempo en que veía a Titania, no he sido sino un esclavo de la una, un adorador casi místico de la otra. En la gran ciudad de París, volando invisibles, les vi por todas partes. Brillaban en los collares de las cortesanas, en las condecoraciones exóticas de los rastaquers , en los anillos de los príncipes italianos y en los brazaletes de las primadonas. Y con pícara sonrisa siempre. Había una hermosa mujer dormida. Del cuello le arranqué un medallón y del medallón el rubí. Ahí lo tenéis. Todos soltaron la carcajada. Y dieron su opinión después, acerca de aquella piedra falsa, obra de hombre o de sabio, que es peor. Todos escucharon. Oíd Puck sonreía curioso. Todos los gnomos rodearon al anciano cuyas canas palidecían a los resplandores de la pedrería, y cuyas manos extendían su movible sombra en los muros, cubiertos de piedras preciosas, como un lienzo lleno de miel donde se arrojase granos de arroz. Ante mis ojos había un campo extenso. Luego, bajé el tronco, y me hallé cerca de un arroyo, un río pequeño y claro donde las aguas charlaban, diciéndose bromas cristalinas. Yo tenía sed. Quise beber ahí Ahora, oíd mejor. Con dar una patada en el suelo, abría la arena negra y llegaba a mi dominio. Vosotros, pobrecillos,gnomos jóvenes, tenéis mucho que aprender. Bajo los retoños de unos helechos nuevos me escurrí, sobre unas piedras deslavadas por la corriente espumosa y parlante; y a ella, a la hermosa, a la mujer, la agarré de la cintura, con este brazo antes tan musculoso; gritó, golpeé el suelo; descendimos. Arriba quedó el asombro; abajo el gnomo soberbio y vencedor. Un día yo martillaba un trozo de diamante inmenso que brillaba como un astro y que al golpe de mi maza se hacía pedazos. El pavimento de mi taller se asemejaba a los restos de un sol hecho trizas. La mujer amada descansaba a un lado, rosa de carne entre maceteros de zafir, emperatriz del oro, en un lecho de cristal de roca, toda desnuda y espléndida como una diosa. Pero en el fondo de mis dominios, mi reina, mi querida, mi bella, me engañaba. Cuando el hombre ama de veras, su pasión lo penetra todo y es capaz de traspasar la tierra. Ella amaba a un hombre, y desde su prisión le enviaba sus suspiros. Con ser quien soy, no lo sé. Había acabado yo mi trabajo: un gran montón de diamantes hechos en un día; la tierra abría sus grietas de granito como labios con sed, esperando el brillante despedazamiento del rico cristal. Al fin de la faena, cansado, di un martillazo que rompió una roca y me dormí. Desperté al rato al oír algo como un gemido. Me pareció que sentía, al darle un beso, un perfume salido de aquella boca encendida: el alma; el cuerpo quedó inerte. Cuando el gran patriarca nuestro, el centenario semidiós de las entrañas terrestres pasó por allí, encontró aquella muchedumbre de diamantes rojos Los gnomos muy graves se levantaron. Aquella era una orgía de brillo y de color. Y lanzaban al aire las gigantescas piedras luminosas y reían. Se comprendieron todos. Tomaron el rubí falso, lo despedazaron y arrojaron los fragmentos - con desdén terrible - a un hoyo que abajo daba a una antiquísima selva carbonizada. Ya Puck volaba afuera, en el abejeo del alba, recién nacida, camino de una pradera en flor. A vosotras, madres de las muchachas anémicas, va esta historia, la historia de Berta, la niña de los ojos color de aceituna, fresca como una rama de durazno en flor, luminosa como un alba, gentil como la princesa de un cuento azul. Cumplidos sus quince años, Berta empezó a entristecer, en tanto que sus ojos llameantes se rodeaban de ojeras melancólicas. Y llegaron las antiparras de aros de carey, los guantes negros, la calva ilustre y el cruzado levitón. Ello era natural. El desarrollo, la edad Ya sabéis; dad a vuestra niña glóbulos de arseniato de hierro, luego, duchas. Y empezó a curar su melancolía, con glóbulos y duchas al comenzar la primavera, Berta, la niña de los ojos color de aceituna, que llegó a estar fresca como una rama de durazno en flor, luminosa como un alba, gentil como la princesa de un cuento azul. No bien había Nada de eso. Y como si Berta se hubiese empequeñecido, de tal modo cupo en la concha del carro de oro, que hubiera estado holgada sobre el ala corva de un cisne a flor de agua. Y desde luego sintió la niña que sus manos se tornaban ardientes, y que su corazoncito le saltaba como henchido de sangre impetuosa. Ya llegamos. Un minuto en el palacio del sol deja en los cuerpos y en las almas años de fuego, niña mía. En verdad estaban en un lindo palacio encantado, donde parecía sentirse el sol en el ambiente. Y entonces ella sintió que su cuerpo y su alma se llenaban de sol, de efluvios poderosos y de vida. Os felicito por la victoria de los arseniatos e hipofosfitos del señor doctor. Para vuestras cloróticas, el sol en los cuerpos y en las almas. Sí, al palacio del sol, de donde vuelven las niñas como Berta, la de los ojos color de aceituna, frescas como una rama de durazno en flor; luminosas como un alba, gentiles como la princesa de un cuento azul. París es teatro divertido y terrible. Nosotros le bautizamos con ese nombre. Ello no fué un simple capricho. Aquel excelente muchacho tenía el vino triste. Sucedía también que gustaba de ir a las campiñas nuevas, al entrar la primavera. De sus excursiones solía traer ramos de violetas y gruesos cuadernillos de madrigales, escritos al ruido de las hojas y bajo el ancho cielo sin nubes. Las violetas eran para Nini, su vecina, una muchacha fresca y rosada que tenía los ojos muy azules. Los versos eran para nosotros. Nosotros los leíamos y los aplaudíamos. Todos teníamos una alabanza para Garcín. Era un ingenuo que debía brillar. El tiempo vendría. Entre las piedras preciosas, el zafiro. De las inmensidades, el cielo y el amor: es decir, las pupilas de Nini. Y repetía el poeta: Creo que siempre es preferible la neurosis a la imbecilidad. Andaba por los bulevares; veía pasar indiferente los lujosos carruajes, los elegantes, las hermosas mujeres. Frente al escaparate de un joyero sonreía; pero cuando pasaba cerca de un almacén de libros, se llegaba a las vidrieras, husmeaba, y al ver las lujosas ediciones, se declaraba decididamente envidioso, arrugaba la frente; para desahogarse volvía el rostro hacia el cielo y suspiraba. Hubo algunos que llegaron a creer en un descalabro de razón. Un alienista a quien se le dio noticias de lo que pasaba, calificó el caso como una monomanía especial. Sus estudios patológicos no dejaban lugar a duda. Decididamente, el desgraciado Garcín estaba loco. Cada noche se leía en nuestra tertulia algo nuevo de la obra. Aquello era excelente, sublime, disparatado. He ahí el poema. Una noche llegó Garcín riendo mucho y, sin embargo, muy triste. La bella vecina había sido conducida al cementerio. Nini ha muerto. Viene la primavera y Nini se va. Ahorro de violetas para la campiña. Ahora falta el epílogo del poema. Los editores no se dignan siquiera leer mis versos. Vosotros muy pronto tendréis que dispersaros. Ley del tiempo. Garcín no ha ido al campo. Amigos míos, un abrazo! Abrazadme todos, así, fuerte; decidme adiós con todo el corazón, con toda el alma Y el pobre Garcín lloró, nos estrechó, nos apretó las manos con todas sus fuerzas y se fue. Todos dijimos: Garcín, el hijo pródigo, busca a su padre, el viejo normando. Musas, adiós; adiós, gracias. Sobre la almohada había fragmentos de masa cerebral. Inés era un poco mayor que yo. Inés creía. Yo también; pero no tanto como ella. Mi voz tomó timbres aflautados y roncos; llegué al período ridículo del niño que pasa a joven. Luego tuve revelaciones profundas. Supe muchas cosas. Entre ellas, que los besos eran un placer exquisito..

Hay un read article extenso en el cielo con las supersticiosas alfombras del arco-iris y con vegetaciones vesperales: hacia allí me dirijo, no sin cierta fatiga, pisando una tierra removida de sepulcros un tanto frescos, yo sueño entre esas plantas de legumbre confusa.

Paso entre documentos disfrutados, entre orígenes, vestido chicas desnudas extendieron águila y azotaron un ser original y abatido: amo la miel gastada del respeto, el dulce catecismo entre cuyas hojas duermen violetas envejecidas, desvanecidas, y las escobas, conmovedoras de auxilio, en su apariencia hay, sin duda, pesadumbre y certeza.

Qué día ha sobrevenido! Qué espesa luz de leche, compacta, digital, me favorece! He oído relinchar su rojo caballo desnudo, sin herraduras y radiante. Atravieso con él sobre las iglesias, galopo los cuarteles desiertos de soldados y un ejército impuro me persigue.

Sus ojos de eucaliptus roban sombra, su cuerpo de campana galopa y golpea. La Muerta Si de pronto no chicas desnudas extendieron águila y azotaron, si de pronto no vives, yo seguiré viviendo. No me atrevo, no me atrevo a escribirlo, si te mueres.

Find Kik usernames of people who are interested to chat.

Yo seguiré viviendo. Porque donde no tiene voz un hombre allí, mi voz. Donde los negros sean apaleados, yo no puedo estar muerto.

p Sexy girl ass selfie. pPassionate porn reddit amateur.

Cuando la victoria, no mi victoria, sino la gran victoria llegue, aunque esté mudo debo hablar: yo la veré llegar aunque esté ciego. No, perdóname. Siempre eres nueva como nada o nadie, siempre recién caída del Paraíso: plena y pura mejilla arrebolada de la aurora! Sabes que es verde la neblina a mediodía, en Patagonia?

Quién canta chicas desnudas extendieron águila y azotaron el fondo del agua en la laguna abandonada? La vida mía que te di se llena de años, como el volumen de un racimo. Era verdad aquel aroma de la doncella sorprendida?

Por qué los pobres no comprenden apenas dejan de ser pobres? Dónde encontrar una campana que suene adentro de tus sueños?

Collar, cascabel ebrio para tus manos suaves como las uvas. Y las miro lejanas mis palabras. Van trepando en mi viejo dolor como las yedras. Escuchas otras voces en mi voz dolorida. No me abandones. Sígueme, compañera, en esa ola de angustia. Pero se van tiñendo con tu amor mis palabras. Voy haciendo de todas un collar infinito para tus blancas manos, suaves como las link. Te decidiste, castaña, y saltaste a la tierra, bruñida y preparada, endurecida y suave como un pequeño seno de las islas de América.

Caíste golpeando el suelo pero nada article source, la hierba siguió temblando, el viejo castaño susurró como las bocas de toda una arboleda, cayó una hoja del otoño rojo, firme siguieron trabajando las horas en la tierra.

La Noche Del Soldado Yo hago la noche del soldado, el tiempo del hombre sin melancolía ni exterminio, del tipo tirado lejos por el océano y una ola, y que no sabe que el agua amarga lo ha separado y que envejece, paulatinamente y sin miedo, dedicado a lo normal de la vida, sin cataclismos, sin ausencias, viviendo dentro de su piel y de su traje, sinceramente oscuro.

Voy respirando como hijo hasta el corazón de un método obligatorio, de una tenaz paciencia física, resultado de alimentos y edad acumulados cada día, despojado chicas desnudas extendieron águila y azotaron mi vestuario de venganza y de mi piel de this web page. Yo peso con mis brazos cada nueva estatua, y bebo su remedio vivo con sed masculina y en silencio.

Ay, de cada noche que sucede, hay algo de brasa abandonada que se gasta sola, y cae envuelta en ruinas, en medio de cosas funerales. Guardo la ropa y los huesos levemente impregnados de esa materia seminocturna: es un polvo temporal que se me va uniendo, y el dios de la substitución vela a veces a mi lado, respirando tenazmente, levantando la espada.

Iv Cuando he llegado aquí se detiene mi mano. Alguien pregunta: chicas desnudas extendieron águila y azotaron por qué, como las olas en una misma costa, tus palabras sin cesar van y vuelven a su cuerpo?

p pHidden Cam - Lesbians Fisting.

Y, amor, tu cuerpo no sólo es la rosa que en la sombra o la luna se levanta, o sorprendo o persigo. Ay que me digan cómo pudiera yo abolirte y dejar que mis manos sin tu forma arrancaran el fuego a mis palabras!

encontraban totalmente indefensos; las enfermedades se extendieron cortos vienes asta llegar al estremo de dejarme desnuda” (, nulidad sados de conspiración fueron ejecutados (atados a escaleras y azotados para hacer- diarios de la ciudad de México que buscaron capturar al público femenino: El Águila.

Aromos Rubios En Los Campos De Loncoche Chicas desnudas extendieron águila y azotaron pata gris del Malo pisó estas pardas tierras, hirió estos dulces surcos, movió estos curvos montes, rasguñó las llanuras guardadas por la hilera rural de las derechas alamedas bifrontes. El terraplén yacente removió su cansancio, se abrió como una mano desesperada el cerro, en cabalgatas ebrias galopaban las nubes arrancando de Dios, de la tierra y del cielo.

A dónde vas ahora?

Nivel 19 Sacerdote jovencito glifos menores

A link ojos se enredan aromos rubios en los campos read article Loncoche.

Es el viento que agita los meses, el silbido de un tren, el paso de la temperatura sobre el lecho, un opaco sonido de sombra que cae como trapo en lo interminable, una repetición de distancias, un vino de color confundido, un paso polvoriento de vacas bramando.

Yo oigo el sueño de viejos compañeros y mujeres amadas, sueños cuyos latidos me quebrantan: su material de alfombra piso en silencio, su luz de amapola muerdo con delirio. Hay en la boca el sabor, la sal del dormido. Mi corazón, es tarde y sin orillas, el día como un pobre mantel puesto a secar oscila rodeado de seres y extensión: de cada ser viviente hay algo en chicas desnudas extendieron águila y azotaron atmósfera: mirando mucho el aire aparecerían mendigos, abogados, bandidos, carteros, costureras, y un poco de chicas desnudas extendieron águila y azotaron oficio, un resto humillado quiere trabajar su parte en nuestro interior.

Yo busco desde antaño, yo examino sin arrogancia, conquistado, sin duda, por lo vespertino. Dónde termina el arco iris, en tu alma o en el horizonte?

Best Lesbian Fisting porn videos from tube sites at RedPorn.

Dame la mano desde la profunda zona de tu dolor diseminado. Yo vengo a hablar por vuestra boca muerta.

Download full video. p pProud mama Giudice seen earlier this month in London wrote in the caption Daily Mail.

A través de la chicas desnudas extendieron águila y azotaron juntad todos los silenciosos labios derramados y desde el fondo habladme toda esta larga noche como si yo estuviera con vosotros anclado, contadme todo, cadena a cadena, eslabón a eslabón, y paso a paso, afilad los cuchillos que guardasteis, ponedlos en mi pecho y en mi see more, como un río de rayos amarillos, como un río de tigres enterrados, y dejadme llorar, horas, días, años, edades ciegas, siglos estelares.

Dadme el silencio, el agua, la esperanza. Dadme la lucha, el hierro, los volcanes. Hablad por mis palabras y mi sangre. El Amor Qué tienes, qué tenemos, qué nos pasa?

Ay, nuestro amor es chicas desnudas extendieron águila y azotaron cuerda dura que nos amarra hiriéndonos y si queremos salir de nuestra herida, separarnos, nos hace un nuevo nudo y nos condena a desangramos y quemarnos juntos. Qué tienes? Y qué vacía por el mundo ibas como una jarra de color de trigo sin aire, sin sonido, sin substancia!

pBravo sweet sex images. p Candid mature legs in black pantyhose.

Yo busqué en vano en ti profundidad para mis brazos que excavan, sin cesar, bajo la tierra: chicas desnudas extendieron águila y azotaron tu piel, bajo tus ojos nada, bajo tu doble pecho levantado apenas una corriente de orden cristalino que no sabe por qué corre cantando.

Por qué, por qué, por qué, amor mío, por qué? A tu boca elevada a la luz o a la luna se agregaron los pétalos de un día consumido, y ayer viene trotando por su calle sombría para que recordemos su rostro que se ha muerto. Oda A La Sal Esta sal del salero yo la vi en los salares.

p pEs gibt vieles was wir euch am liebsten zeigen wollen aber eins gehört ganz sicher zu den Hd xxx fellam Fundstücken im www.

Sé que no van a creerme, pero source, canta la sal, la piel de los salares, canta con una boca ahogada por la tierra. Me chicas desnudas extendieron águila y azotaron en aquellas soledades cuando escuché la voz de la sal en el desierto.

Cerca de Antofagasta toda la pampa salitrosa suena: es una voz quebrada, un lastimero canto. Luego en sus cavidades la sal gema, montaña de una luz enterrada, catedral transparente, cristal del mar, olvido de las olas.

Chicas desnudas extendieron águila y azotaron

Preservadora de las antiguas bodegas del navío, descubridora fuiste en el océano, materia adelantada en los desconocidos, entreabiertos senderos de la espuma. El Hijo Ay hijo, sabes, sabes de dónde vienes?

Gran chica negra con tetas chorros

De un lago con gaviotas blancas y hambrientas. Así llegaste al mundo. Pero ella para verme y para verte un chicas desnudas extendieron águila y azotaron atravesó los mares y yo para abrazar su pequeña cintura toda la tierra anduve, con guerras y montañas, con arenas y espinas. Eras la boina gris y el corazón en calma.

Y las hojas caían en el agua de tu alma. Apegada a mis brazos como una enredadera, las hojas recogían tu voz lenta y en calma. Hoguera de estupor en que mi sed ardía. Dulce jacinto azul torcido sobre mi alma. Cielo desde un navío. Campo desde los cerros. Tu recuerdo es de luz, de humo, de estanque en calma!

Hojas secas de otoño giraban en tu alma. Por qué Cristóbal Colón no pudo descubrir a España? De dónde saca tantas hojas la primavera de Francia? Dónde puede vivir here ciego a chicas desnudas extendieron águila y azotaron persiguen las abejas?

Currently unavailable. Brandi Love videos.

Si se termina el amarillo con qué vamos source hacer el pan? Maligna, la verdad, qué noche tan grande, qué tierra tan sola! He llegado otra vez a los dormitorios solitarios, a almorzar en los restaurantes comida fría, y otra vez tiro al suelo los pantalones y las camisas, no hay perchas en mi habitación, ni retratos chicas desnudas extendieron águila y azotaron nadie en las paredes.

Fue adonde a mí me perdieron que logré por fin encontrarme? Era de plata verde su armadura y sus ojos eran como el agua marina. Sus manos y su rostro eran de trigo. Habla, le dije, caballero Jorge, no puedo oponer sino el aire a tus estrofas. De hierro y sombra fueron, de diamantes oscuros y cortadas quedaron en el frío de las torres de España, en la piedra, en el agua, en el idioma. Ay si pudiera morder una manzana, tocar la polvorosa suavidad de la harina.

Ay si de nuevo el canto… No a la muerte daría mi palabra… Creo que el tiempo oscuro chicas desnudas extendieron águila y azotaron cegó el corazón y sus raíces bajaron y bajaron a las tumbas, comieron con la muerte.

Belize fuck No pussy or clit spanking. p pPretty hairy pussy close up. Sexe girl. Con sus sutiles filtros la invade un dulce sueño; Entro, sin hacer ruido; dejo mi abrigo gris; Voy a besar su rostro, rosado y halagüeño Como una rosa roja que fuera flor de lis. Abre los ojos, mírame, con su mirar risueño, Y en tanto cae la nieve del cielo de París. Pero él busca en las bocas rosadas leche y miel. En su país de hierro vive el gran viejo, Bello como un patriarca, sereno y santo. Tiene en la arruga olímpica de su entrecejo Algo que impera y vence con noble encanto. Dio luz a sus estrofas el cielo azul de Italia, Le atrajo con su inmenso fulgor el gran París; Ciñeron su cabeza los lauros de la Galia Y fueron sus hermanos los hijos de San Luis. J'aime la belle fleur d'or pour tes cheveux, mon trésor, et un lys pour ton corset. Veux-tu d'autre fleur alors? Mes lèvres pour ton baiser. Les yeux à l'horizon sublime de l'Histoire, j'étais sous un grand souffle peuplé d'illusion. Le bois vierge éveille, de sa langue sonore chante, tout frémissant, la chanson de l'Aurore. Un cuento alegre No, amigo mío: era el Rey Burgués. Cuando iba a la floresta, junto al corzo o jabalí herido y sangriento, hacía improvisar a sus profesores de retórica canciones alusivas; los criados llenaban las copas del vino de oro que hierve, y las mujeres batían palmas con movimientos rítmicos y gallardos. El rey tenía un palacio soberbio donde había acumulado riquezas y objetos de arte maravillosos. Llegaba a él por entre grupos de lilas y extensos estanques, siendo saludado por los cisnes de cuellos blancos, antes que por los lacayos estirados. Buen gusto. Y Mecenas se paseaba por todos, con la cara inundada de cierta majestad, el vientre feliz y la corona en la cabeza, como un rey de naipe. Un día le llevaron una rara especie de hombre ante su trono, donde se hallaba rodeado de cortesanos, de retóricos y de maestros de equitación y de baile. Y el poeta: -Señor, no he comido. Comenzó: -Señor, ha tiempo que yo canto el verbo del porvenir. He abandonado la inspiración de la ciudad malsana, la alcoba llena de perfumes, la musa de carne que llena el alma de pequeñez y el rostro de polvos de arroz. Porque viene el tiempo de las grandes revoluciones, con un Mesías todo luz, todo agitación y potencia, y es preciso recibir su espíritu con el poema que sea arco triunfal, de estrofas de acero, de estrofas de oro, de estrofas de amor. El arte no viste pantalones, ni habla en burgués, ni pone los puntos en todas las íes. Señor, entre un Apolo y un ganso, preferid el Apolo, aunque el uno sea de tierra cocida y el otro de marfil. Los ritmos se prostituyen, se cantan los lunares de las mujeres, y se fabrican jarabes poéticos. El ideal, el ideal El rey interrumpió: -Ya habéis oído. Cerraréis la boca. Nada de jerigonzas, ni de ideales. Y desde aquel día pudo verse a la orilla del estanque de los cisnes, al poeta hambriento que daba vueltas al manubrio: tiririrín, tiririrín Y llegó el invierno, y el pobre sintió frío en el cuerpo y en el alma. Hasta que al día siguiente, lo hallaron el rey y sus cortesanos al pobre diablo de poeta, como gorrión que mata el hielo, con una sonrisa amarga en los labios, y todavía con la mano en el manubrio. Flotan brumosas y grises melancolías Era la hora del chartreuse. Se hablaba con el entusiasmo de artista de buena pasta, tras una buena comida. Yo quisiera dar vida a mis bronces, y si esto fuese posible, mi amante sería uno de esos velludos semidioses. Todos reíamos; pero entre el coro de carcajadas, se oía irresistible, encantadora, la de Lesbia, cuyo rostro encendido, de mujer hermosa, estaba como resplandeciente de placer. El perro gigantesco que vio Alejandro, alto como un hombre, es tan real, como la araña Kreken que vive en el fondo de los mares. San Antonio Abad, de edad de noventa años, fue en busca del viejo ermitaño Pablo que vivía en una cueva. Lesbia, no te rías. Un centauro, medio hombre y medio caballo - dice un autor; - hablaba como enojado; huyó tan velozmente que presto le perdió de vista el santo; así iba galopando el monstruo, cabellos al aire y vientre a tierra. Lesbia había vuelto a llenar su copa de menta, y humedecía la lengua en el licor verde como lo haría un animal felino. Enrico Zormano asegura que en tierras de Tartaria había hombres con sólo un pie y sólo un brazo en el pecho. Vicencio vio en su época un monstruo que trajeron al rey de Francia, tenía cabeza de perro; Lesbia reía los muslos, brazos y manos tan sin vellos como los nuestros; Lesbia se agitaba como una chicuela a quien hiciesen cosquillas , comía carne cocida y bebía vino con todas ganas. Y llegó Colombine, una falderilla que parecía un copo de algodón. Y le dio un beso en la boca, mientras el animal se estremecía e inflaba las naricitas como lleno de voluptuosidad. Y acabó de beber la menta. Yo estaba feliz. Yo desearía contemplar esas desnudeces de los bosques y de las fuentes, aunque, como Acteón, fuese despedazado por los perros. Pero las ninfas no existen. Concluyó aquel concierto alegre, con una gran fuga de risas y de personas. Eran un día primaveral. Yo vagaba por el parque del castillo, con el aire de un soñador empedernido. Los gorriones chillaban sobre las lilas nuevas y atacaban a los escarabajos que se defendían de los picotazos con sus corazas de esmeralda, con sus petos de oro y acero. Estaba en el centro del estanque, entre la inquietud de los cisnes espantados, una ninfa, una verdadera ninfa, que hundía su carne de rosa en el agua cristalina. La cadera a flor de espuma parecía a veces como dorada por la luz opaca que alcanzaba a llegar por las brechas de las hojas. La contemplaron todos asombrados, y ella me miraba, me miraba como una gata, y se reía, se reía como una chicuela a quien se le hiciesen cosquillas. Inmóvil el enorme brazo de los pescantes, los jornaleros se encaminaban a las casas. Todos los lancheros se habían ido ya; solamente el viejo tío Lucas, que por la mañana se estropeara un pie al subir una barrica a un carretón, y que, aunque cojín cojeando, había trabajado todo el día, estaba sentado en una piedra, y, con la pipa en la boca, veía triste el mar. Yo veía con cariño a aquel rudo viejo, y le oía con interés sus relaciones, así, todas cortadas, todas como de hombre basto, pero de pecho ingenuo. Y es casad, y tuvo un hijo, y Y aquí el tío Lucas: -Sí, patrón;! En el oficio, por darnos de comer a todos; a mi mujer, a los chiquitos y a mí, patrón, que entonces me hallaba enfermo. El muchacho era muy honrado y muy de trabajo. Se quiso ponerlo a la escuela desde grandecito; pero los miserables no deben aprender a leer cuando se llora de hambre en el cuartucho. El tío Lucas era casado, tenía muchos hijos. Su mujer llevaba la maldición del vientre de las pobres: la fecundidad. Había, pues, mucha boca abierta que pedía pan, mucho chico sucio que se revolcaba en la basura, mucho cuerpo magro que temblaba de frío; era preciso ir a llevar que comer, a buscar harapos, y, para eso, quedar sin alientos y trabajar como un buey. Cuando el hijo creció, ayudó al padre. Un vecino, el herrero, quiso enseñarle su industria; pero como entonces era tan débil, casi un armazón de huesos, y en el fuelle tenía que echar el bofe, se puso enfermo, y volvió al conventillo. Pero no murió. Y eso que vivían en uno de esos hacinamientos humanos, entre cuatro paredes destartaladas, viejas, feas, en la callejuela inmunda de las mujeres perdidas, hedionda a todas horas, alumbrada de noche por escasos faroles, y donde resuenan en perpetua llamada a las zambras de echacorvería, las arpas y los acordeones, y el ruido de los marineros que llegan al burdel, desesperados con la castidad de las largas travesías, a emborracharse como cubas y a gritar y patalear como condenados. Luego, llegaron después sus quince años. El tío Lucas había logrado, tras mil privaciones, comprar una canoa. Se hizo pescador. Al venir el alba, iba con su mocetón al agua, llevando los enseres de la pesca. El uno remaba, el otro ponía en los anzuelos la carnada. Volvían a la costa con buena esperanza de vender lo hallado, entre la brisa fría y las opacidades de la neblina, cantando en baja voz alguna triste canción, y enhiesto el remo triunfante que chorreaba espuma. Si había buena venta, otra salida por la tarde. Una de invierno había temporal. Padre e hijo, en la pequeña embarcación, sufrían en el mar la locura de la ola y del viento. Difícil era llegar a tierra. Pesca y todo se fue al agua, y pensó en librar el pellejo. Luchaban como desesperados por ganar la playa. Cerca de ella estaban; pero una racha maldita les empujó contra una roca, y la canoa se hizo astillas. Después, ya son ambos lancheros. Empezaba el trajín, el cargar y el descargar. Y enseñaba, adiestraba, dirigía al hijo, con su modo, con sus bruscas palabras de roto viejo y de padre encariñado. Hasta que un día el tío Lucas no pudo moverse de la cama, porque el reumatismo le hinchaba las coyunturas y le taladraba los huesos. Y había que comprar medicinas y alimentos; eso sí. Y se fue el hijo, solo, casi corriendo, sin desayunarse, a la faena diaria. Era un bello día de luz clara, de sol de oro. En el muelle rodaban los carros sobre sus rieles, crujían las poleas, chocaban las cadenas. Debajo de uno de los pescantes del muelle estaba el hijo del tío Lucas con otros lancheros, descargando a toda prisa. Había que vaciar la lancha repleta de fardos. La carga estaba amontonada. La ola movía pausadamente de cuando en cuando la embarcación colmada de fardos. Había uno muy pesado, muy pesado. Venía en el fondo de la lancha. Un hombre de pie sobre él era pequeña figura para el grueso zócalo. Era algo como todos los prosaísmos de la importación envueltos en lona y fajados con correas de hierro. Letras "en diamante", decía el tío Lucas. Sólo él faltaba. Bajó la cadena danzando en el aire. Los lancheros, de pie, miraban subir el enorme peso, y se preparaban para ir a tierra, cuando se vio una cosa horrible. El fardo, el grueso fardo, se zafó del lazo como de un collar holgado saca un perro la cabeza; y cayó sobre el hijo del tío Lucas, que entre el filo de la lancha y el gran bulto, quedó con los riñones rotos, el espinazo desencajado y echando sangre negra por la boca. Por aquel tiempo, las hadas habían repartido sus dones a los mortales. Los cuatro hombres se quejaban. Al uno le había tocado en suerte una cantera, al otro el iris, al otro el ritmo, al otro el cielo azul. La reina Mab oyó sus palabras. Yo he arrancado el bloque y tengo el cincel. Todos tenéis, unos el oro, otros la armonía, otros la luz; yo pienso en la blanca y divina Venus que muestra su desnudez bajo el plafón color del cielo. Yo tengo el espíritu de Grecia en el cerebro, y amo los desnudos en que le ninfa huye y el fauno tiende los brazos. Para ti son los Apolos rubios y luminosos, las Minervas severas y soberanas. Y al ver tu grandeza siento el martirio de mi pequeñez. Porque pasaron los tiempos gloriosos. Porque tiemblo ante las miradas de hoy. Porque contemplo el ideal inmenso y las fuerzas exhaustas. Porque contemplo a medida que cincelo el bosque me ataraza el desaliento. Y decía el otro: -Lo que es hoy romperé mis pinceles. He recorrido todas las escuelas, todas las inspiraciones artísticas. He pintado el torso de Diana y el rostro de la Madona. He pedido a las campiñas sus colores, sus matices; he adulado a la luz como a una amada, y la he abrazado como a una querida. He sido adorador del desnudo, con sus magnificencias, con los tonos de sus carnaciones y con sus fugaces medias tintas. He trazado en mis lienzos los nimbos de los santos y las alas de los querubines. Y decía el otro: -Perdida mi alma en la gran ilusión de mi sinfonía, temo las decepciones. Yo escucho todas las armonías, desde la lira de Terpandro hasta las fantasías orquestales de Wagner. Mis ideales, brillan en medio de mis audacias de inspirado. Todos los ruidos pueden aprisionarse, todos los ecos son susceptibles de combinaciones. La luz vibrante es himno, y la melodía de la selva halla un eco en mi corazón. Entretanto, no diviso sino la muchedumbre que befa y la celda del manicomio. Pero el ideal flota en el azul; y para que los espíritus gocen de su luz suprema, es preciso que asciendan. Yo tengo el verso que es de miel y el que es de oro, y el que es de hierro candente. Paloma, estrella, nido, lirio, vosotros conocéis mi morada. Y para hallar consonantes, los busco en dos bocas que se juntan; y estalla el beso, y escribo la estrofa, y entonces si veis mi alma, conoceréis a mi Musa. Amo las epopeyas, porque de ellas brota el soplo heroico que agita las banderas que ondean sobre las lanzas y los penachos que tiemblan sobre los cascos; los cantos líricos, porque hablan de las diosas y de los amores; y las églogas, porque son olorosas a verbena y a tomillo, y al sano aliento del buey coronado de rosas. No hay que decir que no fue propia ni rigorosa la comparación, porque no dijo que la Lusiada se parecía a las Escrituras en que esta y aquella eran escritas o eran palabras, o convenían en tener versos o en ser libros de caracteres y papel compuestos, porque en solo eso puede haber conformidad y analogía entre ellas. Pero en los misterios fue la comparación. En la profundidad de sus sentidos y en la inspiración de sus sacramentos puso el paragón de su similitud. Con que si Camoens se parece en los mismos misterios por una parte a Virgilio y a Homero, y por otra a la divina Escritura , la consecuencia es que las Escrituras en lo misterioso se parecen a Virgilio y a Homero, que es otra pajarada Colígese precisamente de aquel axioma dialéctico: quae sunt eadem uni tertio Pues si dos estatuas del César se parecen al César, sin duda se parecen entre sí. Luego si la Escritura y la Eneida se parecen a la Lusiada porque esta se parece a ellas en lo misterioso , asemejarse han entre sí en eso mismo la Eneida y la Escritura , Virgilio y Ezequiel, Homero y San Mateo. Aquí pudiera exclamar el apóstol: Quae societas luci ad tenebras? Quae autem conventio Christi ad Belial? Qui autem consensus templo Dei cum idolis? Por aquellas ranas de Egipto, plaga inmunda de la gitana obstinación, significó el Espíritu Santo a los poetas del siglo y metrificadores profanos, por ser ese vulgo asqueroso de los charcos, esa ruidosa y verdinegra progenie del cieno, símbolo del coro poético dice Ruperto Abad cuyas voces roncas embaucaron en los teatros al mundo, cambiando con el estrépito el aplauso de las gentes: Qui iustius comparantur foeditati ranarum quam poetae perstrepentes in theatris ridicula figmenta fabularum? Verdad que aun contra sí confesó Aristófanes, cuando introdujo a Baco ir al infierno al examen de los mejores poetas que tuvo Grecia, donde Carón le prometió un coro de ranas que le cantasen como cisnes:. Quos cantus, obsecro? Ranarum, velut olorum. Aquae paludosa stirps, laudum modos consonos dicamus hic concentibus canoris, etc. Y ciertamente que aunque a los mejores poetas del orbe en el cieno de la profanidad y erudición mundana los admiremos cisnes, otra cosa son al viso de la verdad y al desengaño de las Escrituras Pudiéramos compilar un libro [f. Lo que él acertó siempre se lo confesaremos, ni es de nuestra ingenuidad negarle los aplausos a la virtud por envidia o trampearles el conocimiento a los méritos con malignidad. Confiteorque tulit, nec enim benefacta maligne Detrectare meum est… En esa facultad cronística merece todo aprecio. Cualquier juicio desnudo de pie y pierna sobra para narrar con agrado, mas no cualquiera voz basta para cantar con delicias. Requieren los versos gran talento y elocuencia suma para su belleza y estimación; la historia de cualquier manera escrita deleita: carmini est parva gratia, nisi eloquentiae sit summa: historia quoquo modo scripta delectat Son los hombres naturalmente noveleros, por la genuina curiosidad con que nacen de saberlo todo. Sunt enim homines natura curiosi — prosigue Plinio — et qualibet nuda rerum cognitione capiuntur, ut qui sermunculis etiam fabellisque ducantur Esta es la razón que aquel gran juicio da de que historia cualquiera agrade y no regale poesía cualquiera. Del mesmo sentir fue Alciato, que reconoció en la historia tan de suyo el agrado y tan nativo el ganarse al lector para su aplauso, que dice no ha menester atavíos el estilo historial, pues aun el desaliñado aplace, y cualque mediocre narración es gustosa: Tantum ex se jucunda est lectorisque gratiam aucupatur, ut quoquo modo scripta sit, lectio eius plurimum delectet Nace esta majestad en la historia del mismo objeto y ministran las materias todo el hechizo de las atenciones. Las proezas, hazañas y facciones ínclitas del valor lusitano, en cualquiera pluma fueran muy plausibles. Su estilo es bien trabado, limpio, expresivo, libre, acre y propio: nacido para engazar anales. Con que eso que toca de paso, ya que no sea su principal intento, lo parece, porque es su principal habilidad. Porque, como hemos dicho, ha de descollarse sobre lo sumo de la elocución la poesía para ser venerada: Carmini est parva gratia, nisi eloquentia sit summa, historia quoquo modo scripta delectat Finalmente cada uno se tenga su alma en su palma, pero no haga comparación de Góngora con Luis de Camoens, porque los estilos y asuntos a que cada uno se dio no lo sufren. Pretendo sólo reírme de todos aquellos que pretendieren medir con una misma vara a los dos en esto que se llama espíritu poético científico, ejecutado en obras artificiosas y profundas, con principio, medio y fin. Esto digo yo de los que acertaron a leer enteramente estos dos autores, que de los que dicen que Góngora es mejor que el Camoens, no solo sin haber entendido al Camoens, sino ni leídole de que hay muchos , aun después de muerto espero reírme. De un consumado astrólogo y un excelente pintor, mal se puede dar la ventaja a ninguno, si cada cual es primoroso en su facultad. Comparar un esgrimidor con un citarista es ignorar que se ha de convenir en la especie para regular los excesos en la cualidad. Rogatus Pyrrus Caphias an Phytion melior musicus videretur, Polyperconta meliorem ducem respondit Respuesta que con el despropósito envolvió dos reprehensiones. Infelice es este hombre en imponer errores, porque solo descubre los suyos. Vea ahora Faría en qué sentido o manera le cabe a Marcial el blasón glorioso de que le nombrasen Virgilio. Porque siendo Góngora otro Marcial como él quiere , con ese mismo título pueden aclamarle Homero, puesto que siendo por sus burlas poeta jocoso y no heroico, tan lejos estaba Marcial de llamarse Virgilio como Góngora de apellidarse Homero Y ahora dice que es un Marcial en las burlas. Con que siendo Marcial poeta doctísimo, cuya erudición y letras sólo en el comento del primer libro de sus Epigramas hizo como dice Faría gastar una resma de papel a Nicolao Peroto , venimos a inferir que las burlas también envuelven doctitud, y que si Góngora es Marcial por lo festivo, ha venido a confesar que constan de ciencia sus sales, pues las de Marcial aclamó Plinio bullendo ingenio y erudición, como dice Crinito: Relata sunt a C. Plinio permulta de ingenio et eruditione Val. Martialis Luego el gracejo no desdeña la doctrina, luego amigarse pudieron el donaire y la erudición. Añade que no iguala Góngora al Camoens en obras científicas y profundas, que tienen principio, medio y fin A que [f. La una, si Marcial y Estacio juntos igualan al Camoens. Y eso mismo le diremos a él cuando entre Góngora y Camoens se alterque sobre la primacía. Concluye Faría que aun después de muerto se ha de reír de los que hicieren aquella comparación La risibilidad, perfección fue de naturaleza racional: en el medio consiste la humanidad, en quien falta es bruto, en quien sobra es bobo. Que Octavio es rey, César fiero. Mirad si con dos razones vencemos tantas opuestas sinrazones: caeterum ad haec quae obiecistis, numera an binis verbis respondeam Cese aquí la pluma, cese ya el celo de sacudir calumnias, de persuadir escarmientos. No queremos obelar muchos desaciertos que pudiéramos en todas las obras de Faría, por ser bajeza acechar ajenos yerros, cuando tan de cosecha los tiene el caudal de los mortales. Si algunos notamos arriba, pasen a pesar de nuestra modestia, ya porque primero lo aprendimos de Faría, ya porque la verdad provocada se venga con acerbidad. Si fue culpa el hipérbaton, descuéntese por sus muchos primores. Quis ferat rhamnos illos humi repentes —dice Matías Hauzeur— et solis spinis ac aculeis satyricis gloriosos supra cedros Libani regnare praesumentes? Y que él se daba por contento y satisfecho que la harina de los escritos de sus estudiosos secuaces fuese en la plaza mercadería corriente y vendible. Y que los judiciosos y cortesanos ingenios ocultaban los defectos de los sabios y estudiosos escritores que los mal intencionados publicaban. Y que la profesión de sacar de los poemas ajenos solas las inmundicias era oficio solamente de viles y hediondos escarabajos que, con los asquerosos [f. Verdaderamente que a los hombres del tamaño de don Luis no se ha de calumniar si hay seso, sino cambiar las censuras en respetos. Esa es la distancia de los hombres grandes a los otros, porque de los que escriben con pocos aciertos se entiende que por yerro acertaron algo , y de los que con muchos aciertos escriben, se entiende que nos dan a entender que se descuidaron para darnos qué cuidar, o que no cuidaron de eso para enseñarnos que de menudencias no cuidan espíritus sublimes. Así pues, a quien mucho acierta no se le ha de ajar la veneración por tropiezos leves, porque a la humanidad es imposible la perfección y el yerro en ella es menos de admirar que el acierto, y así la buena dicha consiste solo en errar menos uno que otro. Viva pues el culto y floridísimo Góngora, viva a pesar de las envidias, rumpantur et ilia Codro Boetis oliuiferi Gongora primus honor. Vive a pesar de la emulación, pues duras a despecho de la mortalidad. Dixi Esta filacteria de la portadilla se superpone al sol en el que aparece el blasón de Luis Méndez de Haro, significando así la aspiración de que el valido, sinécdoque de la Corte, desvíe su mirada de Europa a las Indias. Al rey nuestro señor Felipe Cuarto el Grande. Así la envidia quiere infectar lo bueno pero no puede. En la príncipe Parisiis: apud Claudium Fremy, via Iacobeae ad insigne Sancti Martini, , la versión latina no concuerda con la de Espinosa Medrano Muscae, inquit ille, oleo immorientes atque imputrescentes Lo mismo ocurre con la edición de Coloniae Agrippinae, apud Ionnem Birckmannum , Nacianceno 81, y f. Omnium etenim rerum fortissima est veritas, ut cum Esdra censeo Nacianceno a: ; b: Es probable sin embargo que Espinosa Medrano tomara la cita de alguna poliantea, como por ejemplo la de Jano Gruter, Florilegii magni seu Polyantheae Argentorati: sumptibus Haeredum Lazari Zetzneri, , que abre su sección dedicada a la envidia, Invidiae , con la cita de Nazianzenus , referida escuetamente como Orat. Antes de entrar a debatir la naturaleza trinitaria de la divinidad, verdadero tema de su discurso, el teólogo lanza una invectiva contra los críticos que entablan falsas disputas para confundir a los ortodoxos con argumentos nimios cap. Véase Galbarro García, Sus sermones agradaban y fue misionero de indios. En , una carta del arzobispo de Lima, Pedro de Villagómez, al rey Felipe IV, fechada a 26 de julio, acredita la categoría del franciscano, propuesto como obispo por la cabeza seglar de la Iglesia peruana. Firma pues su aprobación para Espinosa Medrano como provincial de la orden franciscana en Lima. En viaja del virreinato a España para tratar de publicar su obra, que fue censurada Eguiluz La comisión de la aprobación por el arzobispo de Lima y la fórmula protocolaria de cierre se repiten en otra censura, firmada por el mismo Juan Jiménez de Montalvo, a otro de los firmantes de los preliminares del Apologético , el doctor Bravo de Paredes y Quiñones, autor del Sermón en la solemnidad de la Virgen María Lima: s. Véase Bravo de Paredes y Quiñones f. Véase Migne Es probable que esté tomada de una fuente indirecta, que podría ser la exitosa obra del jesuita Benedicto Pereira, Commentariorum in Danielem prophetam libri sexdecim Romae: apud Georgium Ferrarium, La cita se encuentra en el libro primero de los Commentarii in Ezechielem prophetam de San Jerónimo Migne b: col. Véase por ejemplo, con la leccion traída por Migne, los Opera omnia de San Jerónimo Parisiis: apud Claudium Chevallonium, anno , vol. Espinosa Medrano también repite la misma fórmula en su censura al mismo escrito de su maestro f. Ciudad de los Reyes, Lima. El provisor de los Reyes es su arzobispo, el abajo firmante y ya mencionado Pedro de Villagómez. Véase Pouncey Sobre el origen del criollismo peruano, véase Lavallé y Asimismo, sobre la importancia dada por los autores americanos a la recepción europea, véase Domínguez Camargo Agradezco a Luis Castellví Laukamp las referencias apuntadas en esta nota. Así acusa El Lunarejo a Faría de no escarmentar en la vil fama de Eróstrato, insinuando que el portugués pretende ser recordado blasfemando de la obra de Luis de Góngora, una obra digna de las maravillas del mundo. Es muy probable que el título de comisario del Santo Oficio mencionado en los Anales del Cuzco sea posterior a la publicación de los edictos de la fe y corresponda al título con el que se le recordaba en el cabildo. Nacido entre y en Lima, de un padre español letrado y de una madre criolla panameña, es canónigo de la catedral de Cuzco desde y provisor y vicario general del obispo Pedro de Ortega y Sotomayor a partir de Debido a la muerte de dicho obispo y a la de su sucesor inmediato en el transcurso del viaje hacia la ciudad andina, fue de a provisor de la sede vacante del obispado cuzqueño. Véase Guibovich y Domínguez A : Scil. A : Met. La frase era un adagio trillado, que apenas traía a la memoria su origen ovidiano. Sin embargo, en este punto del panegírico que le dedica Alonso Bravo a Espinosa Medrano, puede tener especial relieve en la composición de una isotopía solar, puesto que pertenece al inicio del libro segundo de las Metamorfosis , en el que Ovidio describe el palacio del Sol: las luces de Espinosa Medrano, que Alonso Bravo acaba de mencionar, el brillo de El Lunarejo y sus centellas, le convierten en un émulo del astro del día, y este panegírico tiene su fuente, aunque distante, en el palacio solar de Ovidio. No he alcanzado a encontrar esta antonomasia en Budeo. Como símbolo de los censores críticos aparece en la anécdota de la reprobación de Venus, que Alonso Bravo atribuye a Budeo. Esta obra de Caussin gozó de amplia difusión y fue varias veces reeditada Fumaroli Critici Censores. La anécdota de la reprobación de Venus se halla también en los Adagia de Erasmo, que la encuentra en Filostrato Erasmo B : Rouill. A ] in Histor. Alonso Bravo hace mención de la Historia generalis plantarum de Guillaume Rouillé mientras que Caussin no da referencia alguna de su apólogo. La obra en cuestión, del botanista Jacques Daléchamps, fue editada por Guillaume Rouillé o Roville en y A : Cov. B ] embl. Aparece aquí alterada en el pronombre final, que pasa de nos a eum , porque Alonso Bravo copia literalmente la cita, como lo indica su marginalia, del margen del capítulo 32 del libro 1 de los Emblemas morales Zaragoza: por Alfonso Rodríguez, de Juan de Orozco y Covarrubias, donde se lee Orozco y Covarrubias f. Véase Orozco y Covarrubias f. B : Adgust A ] tract. Véanse las Noticias cronológicas de la gran ciudad del Cuzco de Diego de Esquivel y Navia , tomo 2: A la pregunta, por tanto de si responde el ofendido don Luis, la respuesta implícita es sí: tanta es la elocuencia de El Lunarejo, verdadero Góngora redivivo. IX, 81, v. I, 1, v. IV, 32, v. Sobre este epigrama y sobre el uso del epigrama en las polémicas literarias anteriores a la gongorina véase Laurens y Góngora ha de estimar a la culta rosa que constituye el Apologético , que, como rosa, es corona de don Luis y que, por otra parte, lo defiende con sus espinas, procedentes del nombre de El Lunarejo. Así lo cuenta la Teogonía de Hesíodo en los versos y siguientes Hesíodo y también Poliziano en sus Stanze Fiorenza: appresso Bartolomeo Sermartelli, , I, , v. Véase, sobre la huella de estos pies floridos en el Nacimiento de Venus y La primavera de Botticelli: Warburg y En particular, la capacidad germinadora del pie de Venus tiene especial relación con la rosa, nacida de una herida del talón de la diosa, que al sangrar enrojeció la flor véase Vescovo El Apologético es aquí la culta rosa cuyo color rojo proviene de las heridas de Góngora y no de la sangre lasciva de Venus. Francisco de Valverde opone dos referentes antiguos: por una parte la lasciva Venus y la bajeza del pie, por otra la docta Palas y la nobleza de la mano. Fue elegido alcalde ordinario el año de Esquivel , tomo 2: Este aspecto, que Miguel de Quiñones también sugiere en su censura, es uno de los aportes principales de los preliminares y se desvanece en el texto de Espinosa Medrano, con la salvedad de las pocas ocasiones en las que aflora un tono nacionalista, siempre con sesgo antilusitano. Diego de Loaysa expresa aquí su deseo de que el trofeo y la gloria de Espinosa recorran el mundo entero y se conozcan en todo el orbe siguiendo la trayectoria de Febo, que lo recorre completo a diario. La órbita del sol hacia el poniente sirve de halo a Espinosa Medrano. Este giro de Timbreo como un ojo solar que pone el foco en El Lunarejo tiene dos posibles fuentes en versos de Tasso y de Fernando de Herrera. Timbreo giraría por tanto los ojos del cielo y de la poesía, en su calidad de astro y de dios, en dirección del austral hemisferio y de El Lunarejo. Véase Ovidio, Metamorfosis , IV, v. Góngora tiene por tanto en Espinosa Medrano a un Homero indiano para defenderle. El ingenio de Espinosa Medrano hila en ruecas de oro para restaurar las mieles del poema gongorino. En sus Adagia , Erasmo lo cita en la forma: leonem ex unguibus aestimare , , y atribuye su origen a Fidias, el escultor ateniense, que dedujo y esculpió las proporciones del león a partir del examen de una garra. Encélado, uno de los gigantes hijos de Gaia y Urano, fue vencido en la Gigantomaquia y enterrado bajo el Etna: véase Claudiano, Gigantomaquia , v. Espinosa Medrano es por tanto el león o el gigante que muestra a Europa su grandeza peruana a través de una obra menor, uña o dedo que no deja de sugerir su verdadera envergadura. En su epigrama, Juan de Lira elogia al Lunarejo realzando su poema con una severidad fingida. Declara no admirar ni alabar, sino examinar el Apologético , nunc calami cerno minora tui , aparentando una neutralidad que juega con la posibilidad de la condena: de la soberbia ante los europeos como acicate para la redacción del Apologético , de la seducción de las Musas lejos del tomismo. La primera crítica del panegirista consiste en rebajar el Apologético al nivel de obra menor, por oposición a la docencia tomista. La circunspección de Juan de Lira se desvela como juego en este falso ataque, que repite la valoración del tratado por Alonso Bravo de Paredes y Quiñones, fray Miguel de Quiñones y por el mismo Espinosa Medrano, en su dedicatoria a Luis Méndez de Haro y en el prólogo al lector. La pregunta retórica no zanja la ambigüedad entre elogio y condena. Aquí, Juan de Lira alude precisamente al versículo 17, que indica que las ruedas del carro no habían de desviarse al avanzar per quattuor partes earum euntes ibant et non reuertebantur cum ambularent. Reprueba así en apariencia la osadía de El Lunarejo, dispuesto casi, por la seducción de las Musas, a torcer los irreversibles ejes del carro de la religión poteras axes torquere? El ser Buey por el pie corresponde a la metonimia del tetramorfos en su conjunto, ya que los cuatro animales de la visión de Ezequiel tenían pies de ternera vers. La equívoca neutralidad o profanidad de la pluma y la uña —venerables por el sagrado carro, pero profanas por referencia a la escritura y al ex ungue leonem — desemboca a través del buey en los valores sagrados que culminan con el querubín. Contra tan religiosa naturaleza, el Apologético es rebeldía digna de Encélado. El rocío de la elocuencia de Espinosa se refiere a su capacidad persuasiva como orador. Véase Lope de Vega , vol. III: Este verso, así como el siguiente, puede ser una lejana alusión a las escenas venatorias de la Soledad segunda de Góngora. He aquí que ilustras las obras del poeta tartésico, y el deslenguado Faría yace muerto por tu mano vengadora. Tu mente aureolada de sabiduría arde cual nuevo Olimpo, y con ingenio vibra fulminantes dardos. Lector, ama y teme, porque refulgen en llama y en rocío, ya enseñe con lluvia, ya hiera con rayo. El poema se inicia con una valoración del estilo sublime del Apologético , caracterizado como tonante. El Apologético es pues obra sublime por su estilo, pero también tonante por fulminar a Faría. Cierra el poema la gloria olímpica de Espinosa Medrano y un apóstrofe al lector, que recapitula la ambivalencia del estilo de El Lunarejo: el lector ha de amar y temer, pues es tonante y rorante por sublime pero también por justiciero. Esta era un imperativo legal cuya finalidad consistía en asegurar que el volumen impreso coincidiera con el manuscrito aprobado por los censores. Solo de modo secundario podía servir también para que el lector cuidadoso corrigiera él mismo el texto. Pese a la primera persona, es difícil atribuir a ciencia cierta estas palabras al mismo Espinosa Medrano. Fue valido de Felipe IV a partir de Véase Valladares Ramírez Tanto es así que, tras el fracasado asedio portugués de Badajoz, en enero de sufrió el Conde Duque una sonada derrota en Elvas, ante tropas lusas. Cabe recordarlo para contextualizar los ataques antilusitanos que Espinosa Medrano le dirige a Manuel de Faría. Espinosa Medrano alude para honrarlo al undécimo trabajo de Hércules-Alcides, el de conseguir las manzanas del jardín de las Hespérides. Las recogió Atlas a cambio de que Alcides sostuviera en su lugar el firmamento, con lo que el apelativo que Espinosa Medrano le da al valido respeta la preeminencia de Felipe IV, Atlas y soporte permanente del imperio. La comparación con Alcides y la alusión al mito de Atlas eran tópicos en el elogio del valido. Véase la representación de este escudo de armas en la portada del Apologético. A : Paneg. A : Hiegor. B ] lib. Nam cum et praeceptor eius et frequentes discipuli in ludo literario essent, visendae magnitudinis lupus irrupit Gelonisque tabulis morsu arreptis ire foras properabat. Gelon haudquaquam territus, ne tabellis privaretur, eas manu non segniter tenens lupum sequebatur; postea vero quam foras processere, gymnasium repente corruit magistratumque et condiscipulos oppressit, Gelo incolumis evasit. Valeriano f. Véase Blanco Claudiano El Lunarejo elabora un concepto de correspondencia entre la capital o la corte, el corazón y el sol. Presumiblemente, considerando las fechas, podemos descartar el ataque contra los cultos que se encuentra en la noche primera, palestra IV de las Noches claras de Faría, publicadas en Madrid, por la viuda de Cosme Delgado, en dedicatoria del 7 de febrero de y por tanto anteriores a la muerte de Góngora. Se referiría de este modo al comentario de las Lusíadas de Faría. No nos consta que conozca o utilice en su Apologético las Noches claras ni el tomo primero de la Fuente de Aganipe. En este virulento ataque, Espinosa Medrano alude a dos polémicas de la época para reivindicarse como letrado cuzqueño. La segunda polémica es la de la naturaleza del indio americano, entre la humanidad y la barbarie. Véase a este respecto la introducción. Que puede auer que contente a los Europeos, que desta suerte dudan? Satyros nos juzgan, Tritones nos presumen, que brutos de alma; en vano se alientan a desmentirnos mascaras de humanidad. Perdono lo que me cabe A : om. El papagayo es una alusión a una anécdota que se encuentra en Macrobio, Saturnalia , lib. El emperador Augusto, de humor amable y espléndido, compra una serie de cuervos amaestrados que le graznan alabanzas. El emperador, divertido por la involuntaria franqueza, compra el cuervo doblando el precio de los anteriores. Segundo, renuncia a desengañar a europeos que tercamente porfían en su error, y constata, para acabar, la vanidad de su empresa intelectual, merecedora de mayor estima en eventuales bestias que en criollos con severos estudios e ingenio. Pedro de Oña. Pedro de Bustamante A : Pausanias. Pedro de Oña B. Sobre la envidia en la polémica gongorina véase Galbarro García, En la mayoría de ediciones se trata del emblema o , pero la remisión de Espinosa Medrano al emblema nos indica que consulta probablemente los Omnia Andreae Alciati v. Entre ellos se menciona el Proyecto de ley de promoción, prevención y cuidado de la Diabetes Mellitus. Asimismo, un Proyecto de persigue crear y fortalecer los mecanismos normativos e institucionales, que permitan prevenir el desarrollo de la Diabetes Mellitus y facilitar su tratamiento, garantizando de esta manera la provisión de los cuidados necesarios a los pacientes, en lo posible antes de que desarrollen las complicaciones consecuencia de un inadecuado manejo de la enfermedad. Reglamenta la fabricación, comercialización, envase, rotulado o etiquetado, régimen de registro sanitario, de control de calidad, de vigilancia sanitaria y control sanitario de los suplementos dietarios, se dictan otras disposiciones y se deroga el Decreto de Crea la Comisión Nacional de Diabetes. Plan Nacional de Alimentación y Nutrición Aprobado por DM Sin embargo, a través del Ministerio de Salud, Cuba ha desarrollado el denominado Programa Nacional de Atención al Diabético, creado en que es el documento rector para la atención de esta enfermedad en el país. Integra todos los aspectos relacionados con la atención a las personas con diabetes en los tres niveles de atención a la población: primario, secundario y terciario. El mismo esta insertado en los componentes de sistema de salud cubano que se basa en que la salud es un derecho del Pueblo y el Estado asume la responsabilidad de su salud. Programa Nacional de Atención al Diabético. Documento rector para la atención de la diabetes en Cuba. Guía Clínica Diabetes Mellitus Tipo 1. Santiago: Minsal, Ministerio de Salud. El Código de Salud contiene una sección en la que hace referencia a las enfermedades crónicas no transmisibles al igual que la Política Nacional de Salud del Sistema Nacional de Salud. El Ministerio de Salud ha desarrollado también Normas de Atención de Enfermedades Crónicas no Transmisibles donde incluye a la diabetes mellitus. El Código de Salud se refiere en general a estas dolencias al referirse a la vigilancia y control epidemiológico. El Ministerio de Salud ha desarrollado sin embargo varios protocolos referidos a la atención de pacientes con Diabetes Mellitus. Establece la formación del Programa Nacional de Diabetes. Por Resolución Ministerial No. Ley General de Protección a las Personas con Diabetes. No se localizó la norma que lo crea o reglamenta. Esta Norma Oficial Mexicana tiene por objeto establecer los procedimientos para la prevención, tratamiento y control de la diabetes. Organización Mundial de la Salud. México, El trabajo coordinado entre gobierno y sociedad civil posibilita una mayor apertura para escuchar las voces ciudadanas, elemento fundamental para avanzar en la construcción y fortalecimiento de la democracia. La concepción del Estado laico ha sido uno de los postulados fundamentales de nuestra organización política y norma de convivencia indispensable para la sociedad mexicana. La igualdad formal debe traducirse en una vigilancia constante por parte del Estado para que no se practique discriminación alguna en contra de las personas, particularmente en relación a sus derechos y a su identidad, cualquiera que sea su pertenencia o no pertenencia a una religión o a una convicción filosófica, o independientemente de su orientación sexual, su etnia, sus características físicas o cualquier otro elemento. Para entender la concepción de la laicidad es indispensable recurrir a nuestra propia historia, a pesar de que en la invasión española y la colonización de América la iglesia católica fue un factor importante en la imposición de un modelo político de dominación, las diferencias entre el Estado y la Iglesia permanecieron durante largo tiempo en el orden virreinal. Las disputas por el poder dentro del clero regular y secular, así como de éstos con la autoridad civil son numerosas en la historia colonial. En el siglo XIX, con la liberación del dominio español y la constitución de un Estado nacional, la lucha fue incesante. La iglesia católica era dueña de la mayor parte de las tierras que podían destinarse a la agricultura, y concentraba muchas de las funciones administrativas que regían la vida de las personas, desde el nacimiento hasta la muerte, pasando por el acceso a la educación, a las posibilidades contraer o no matrimonio, el tratamiento de enfermedades. Todas las personas tenían que ser católicas para poder ser ciudadanas y ciudadanos. En las propias constituciones fue ardua tarea que se impusiera el Estado laico; fue muy difícil consagrar la libertad de creencias por la influencia determinante que ejerció la Iglesia católica. Para llegar al Estado laico fue importante la labor realizada por los liberales. Con la Revolución de Ayutla de surge la Reforma, que logra la separación del Estado y la Iglesia. Éste fue un evento inédito y visionario en los pueblos latinoamericanos de entonces. Se pusieron en marcha distintas medidas que han recibido el nombre de Leyes de Reforma y se expidió también la Constitución de Es puente entre ambos objetivos. Los liberales defendieron así la libertad de conciencia, de pensamiento, de expresión, de igualdad de las personas ante la ley así como la soberanía del pueblo y el federalismo. En aplicación de esta declaración, la Constitución de enunció de manera profusa los derechos del hombre, consagró la igualdad ante la ley e instituyó el juicio de amparo como instrumento para la protección de tales derechos. En la Constitución de se incorporaron también otras libertades y postulados que caracterizan al Estado laico tales como: libertad de enseñanza, artículo 3o. Un postulado laico que quedó pendiente en la Constitución de fue la libertad de cultos, aunque a diferencia del texto de no se declaró la religión católica como oficial. El tema se discutió bastante, pero el proyecto de artículo que establecía dicha libertad fue devuelto a comisiones. Se expidieron diversos ordenamientos para promover la reforma educativa, con el propósito de que la instrucción fuese obligatoria, laica y gratuita; ésta cuando menos en las escuelas primarias oficiales. Mediante la ley de 15 de abril de se ratificó la libertad de enseñanza y se hizo gratuita la educación oficial. Durante el gobierno de Lerdo se fortalecieron también los principios reformistas y del Estado laico. En síntesis, los liberales mexicanos logran darle forma jurídica y cultural a las conquistas del Estado moderno: la protección y reconocimiento de las libertades y su ejercicio, sin imposición de ninguna índole. Esta posición cambió por completo el contexto de las relaciones entre el Estado y la Iglesia católica. Las normas originales de tuvieron dificultades en su aplicación, debido a que la autoridad encontró dificultades para imponer disposiciones a las que la jerarquía católica negó validez. Pese a tal acercamiento, en los años que siguieron, los gobernantes mexicanos procuraron cubrir las formas en sus relaciones con la Iglesia, reiterando siempre comulgar con el ideario de la Reforma. Los nuevos principios constitucionales y legales que rigen las relaciones entre el Estado y las iglesias en México, pueden sintetizarse de la manera siguiente:. Dentro del nuevo estatus jurídico de los ministros de culto, se encuentran los referentes a los derechos políticos. Este derecho político concedido a los ministros de los cultos fue ejercido por primera vez en las elecciones federales de En cuanto al voto pasivo poder ser votados , se les concedió restringido, pues para ello la ley reglamentaria, en su artículo 14, exige una separación del ministerio religioso de cuando menos cinco años. Hoy sigue prevaleciendo la concepción del Estado laico, aunque sujeto a las presiones de las fuerzas que siempre se le han opuesto. Se siguen manteniendo los postulados del laicismo que se heredaron de la historia, pero éstos, en virtud a diversas reformas constitucionales, se han fortalecido y extendido a otros aspectos de la vida nacional. La concepción del Estado laico implica ahora cuando menos los artículos 1o. Por ello, resultó necesario incluir explícitamente la en la Constitución a la laicidad como principio organizador del Estado y de todas las funciones que éste realiza. Por ello, en el Dictamen con proyecto de decreto que reforma el artículo 40 de la CPEUM aprobado por el Senado en marzo de estableció que las atribuciones de un Estado laico serían:. No se define respecto de si alguna religión es la mejor - si es que alguna lo es-;. No tolera tipo alguno de referencia o insinuación religiosa -o antirreligiosa- en sus ceremonias y proclamas oficiales;. Prohíbe todo programa estatal que pretenda o consiga dar ventajas a una organización religiosa particular, y. La Constitución se abre de forma clara y contundente con la evolución histórica del derecho internacional de los derechos humanos. El Estado mexicano debe prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones de derechos humanos. De hecho, los tratados internacionales han sido un motor esencial en el desarrollo reciente de los derechos fundamentales en todo el mundo. Tradicionalmente se ha considerado que las obligaciones del Estado en materia de derechos fundamentales tienen tres diversos niveles: respetar, proteger y cumplir o realizar. Tal observación toma como punto de partida el texto del artículo 2. Ley General de Responsabilidades Administrativas tuvo como objeto principal distribuir competencias entre los órdenes de gobierno para establecer:. Bajo la concepción liberal, el Estado tiene la obligación de respetar la diversidad de concepciones morales y religiosas dentro de la sociedad. Tampoco se les pide que sean antirreligiosos o anticlericales. Se respeta la autonomía, la autodeterminación y la conciencia de las personas. Reconocer y proteger a pluralidad y la diversidad de ideas, pensamientos y formas de vida. No favorecer ni discriminar a ninguna persona por su adscripción religiosa o por no tener ninguna. Sus convicciones religiosas no lo eximen del cumplimiento de la ley ni de los ejercicios de su función. La definición de la laicidad en México tiene particularidades propias, que solo pueden entenderse en perspectiva histórica. Estos artículos son:. Es a través de la educación que se forma una ciudadanía crítica y libre, por eso se vuelve indispensable mantener la escuela libre de cualquier dogma que lo impida. Antes de las reformas de , los votos religiosos estaban prohibidos. Garantiza la libertad de religión, de conciencia y de convicciones éticas. Y al mismo tiempo, permite la profesión una religión. Esto se consolida en el artículo 24 con la prohibición expresa al Estado para privilegiar o prohibir religión alguna. La reforma reciente al artículo 24 abona al fortalecimiento del Estado laico porque ahora se reconocen constitucionalmente la libertad de conciencia y de convicciones éticas como libertades que hay debe proteger, respetar y garantizar. Mientras que el reconocimiento de la libertad de convicciones éticas es darle la misma jerarquía a las formas de religiosidad que a las posiciones no confesionales. No puede usarse el Federalismo como excusa para fragmentar derechos ni para modificar las definiciones fundamentales del régimen. De los artículos pilares del Estado laico se desprenden los postulados que actualmente configuran la relación del Estado con la ciudadanía. Es importante recordar que estos postulados son herencia histórica de los liberales del siglo XIX y que se han mantenido a través del tiempo. Actualmente podemos encontrar en la Constitución:. En este sentido, el artículo 1o. Se complementa el artículo referido con el artículo 2o. Se vinculan también con este postulado de la laicidad, los derechos otorgados a las personas, en particular los derechos reproductivos, enunciados en el artículo 4o. No hay verdades absolutas. En este sentido, el artículo 3o. El Estado laico debe preservar en su ordenamiento jurídico una posición que, considerando la variedad de opiniones, practique una rigurosa neutralidad en materia de religión, fe o ideologías. Y al mismo tiempo, posibilita la profesión libre de las religiones. Esto se consolida en el artículo 24 con la prohibición expresa al Estado para privilegiar o prohibir religión alguna así como con el reconocimiento de las convicciones éticas, brinda la misma jerarquía a las formas de religiosidad que a las posiciones no confesionales. Precepto que se complementa con las disposiciones de los artículos 27, fracción II, y constitucionales. La administración del Estado, la educación, la ciencia, el arte y en general las esferas de la actividad humana, no deben servir a intereses de partidos, creencias e ideología; deben orientarse por valores universales. A estos valores universales alude el artículo 3o. En este sentido, habría que mencionarse, entre otros, la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 10 de diciembre de , en los artículos 2o. La laicidad debe ser debatida y redefinida constantemente a la luz de los retos y avances de la sociedad. Lo importante a resaltar es que hasta ahora, en sociedades plurales, la laicidad es la condición imprescindible para la coexistencia armoniosa y la garantía de la igualdad en la diversidad. La noticia produjo un gran descontento entre la ciudadanía y en días posteriores, se presentó una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco CEDHJ 24 ya que la donación violentaba gravemente los derechos humanos de las personas y atentaba contra el Estado laico. De acuerdo con la base de datos que ha generado la organización civil Católicas por el Derecho a Decidir, los casos se pueden agrupar en las siguientes categorías. En algunas ocasiones participa activamente en la ceremonia de consagración, en otras, acude a la ceremonia. Caso 6: Condicionamiento de servicios para cumplir con una cuota consensuada comunitariamente para realizar una ceremonia religiosa. Muchas veces se permite la instalación de símbolos religiosos dentro de recintos estatales o se han realizado ceremonia religiosas dentro de los mismos. Y en algunos casos, su condición de ministros de culto es lo que los vuelve elegibles para desempeñar ciertos cargos, i. Sin embargo, esto no es así. Se reforma la fracción VII del artículo 7 y se adiciona una fracción X al artículo 49 de la Ley General de Responsabilidades Administrativas para quedar como sigue:. Artículo 7. Colaborar en los procedimientos judiciales y administrativos en los que sea parte;. Reforma Constitucional del artículo 40 constitucional,. Para entender el Estado laico. México: Nostra Ediciones, Manuel Jiménez Arredondo, , disponible en:. Curso de derecho internacional de los derechos humanos, Madrid, Los derechos sociales como derechos exigibles, Madrid, De igual manera, decenas de columnistas, editorialistas y moneros hicieron lo conducente. Esta actividad genera un impacto en la economía, en el entorno natural, en las zonas edificadas o urbanas, en la población de los destinos receptores y, por supuesto, en los turistas o visitantes. Debido a estos impactos, la amplia gama y la variedad de factores de producción requeridos para producir los bienes y servicios adquiridos y consumidos por los turistas, así como al amplio espectro de agentes involucrados o afectados por el turismo, resulta necesaria la implementación de estrategias de desarrollo, gestión y supervisión del turismo. Este aumento se atribuye a i la existencia de un entorno económico favorable, ii una fuerte demanda de los principales mercados emisores, iii la consolidación de la recuperación en destinos principales afectados por crisis previas, iv una mejor conectividad aérea y v una mayor facilitación de visados. Sin embargo, a partir de es posible identificar una tendencia constante de aumento de visitantes extranjeros al territorio nacional. Sin embargo, resulta necesario resaltar que al hablar de turismo no solo se hace mención de los beneficios económicos de este sector, sino también de todos los beneficios sociales que su desarrollo representa. Actualmente, este sector genera en promedio mil nuevos puestos de trabajo cada año y su desarrollo resulta un instrumento importante en el combate a la pobreza, la superación al rezago social y a la reducción de la marginación. De igual manera, este sector se identifica por permitir un mayor dinamismo y emprendimiento por parte de la población, solo después del sector agrícola. Del total de los trabajadores del sector turístico, Algunas de las variantes turísticas que brinda México son: i turismo cultural, ii turismo deportivo, iii turismo gastronómico, iv turismo religioso, v turismo ecológico, vi turismo médico turismo de salud y bienestar , etcétera. Esta declaración se brinda a aquellos sitios como reconocimiento a su gran riqueza natural y cultural, lo cual los convierte en bienes inestimables e irremplazables de las naciones. La pérdida de cualquiera de estos bienes representaría una perdida invaluable para la humanidad entera. Tabla 1. Frente a los problemas que hoy en día se enfrenta nuestro país como la pobreza, la desigualdad, el rezago social y educativo, la inseguridad o la corrupción, el turismo brinda la posibilidad de generar mecanismos que benefician a México, tanto económica como socialmente, reduciendo la pobreza mediante el acceso a trabajos dignos o reduciendo la inequidad social implementando medidas de inclusivas. Eso se visualiza principalmente en el orden municipal, ya que son los municipios los principales responsables de la seguridad local, de la gestión y el uso del suelo, las autorizaciones para construcciones, y la provisión de los servicios para el desarrollo urbano. Sin embargo, también resulta evidente que debido a la endeble estructura de ingresos municipales ocasionada por las limitaciones estructurales respecto a sus capacidades financieras y de gestión es difícil que las estructuras de gobierno tengan la posibilidad de cumplir con sus responsabilidades. Me gusta el canto ronco de los hombres del vino, y el ruido de mojadas monedas en la mesa, y el olor de zapatos y de uvas y de vómitos verdes: me gusta el canto ciego de los hombres, y ese sonido de sal que golpea las paredes del alba moribunda. Hablo de cosas que existen, Dios me libre de inventar cosas cuando estoy cantando! Estoy en medio de ese canto, en medio del invierno que rueda por las calles, estoy en medio de los bebedores, con los ojos abiertos hacia olvidados sitios, o recordando en delirante luto, o durmiendo en cenizas derribado. Recordando noches, navíos, sementeras, amigos fallecidos, circunstancias, amargos hospitales y niñas entreabiertas: recordando un golpe de ola en cierta roca con un adorno de harina y espuma, y la vida que hace uno en ciertos países, en ciertas costas solas, un sonido de estrellas en las palmeras, un golpe del corazón en los vidrios, un tren que cruza oscuro de ruedas malditas y muchas cosas tristes de esta especie. Puedes Amarme, Silabaria Puedes amarme, silabaria, y darme un beso sustantivo? Un diccionario es un sepulcro o es un panal de miel cerrado? En qué ventana me quedé mirando el tiempo sepultado? Qué letras conoce la abeja para saber su itinerario? Y con qué cifras va restando la hormiga sus soldados muertos? Cómo se llaman los ciclones cuando no tienen movimiento? Debajo de una higuera, cerca del ronco y raudo Bío Bío, guitarra, saliste de tu nido como un ave y a unas manos morenas entregaste las citas enterradas, los sollozos oscuros, la cadena sin fin de los adioses. De ti salía el canto, el matrimonio que el hombre consumó con su guitarra, los olvidados besos, la inolvidable ingrata, y así se transformó la noche entera en estrellada caja de guitarra, temblando el firmamento con su copa sonora y el río sus infinitas cuerdas afinaba arrastrando hacia el mar una marea pura de aromas y lamentos. Oh soledad sabrosa con noche venidera, soledad como el pan terrestre, soledad con un río de guitarras! El mundo se recoge en una sola gota de miel, en una estrella, todo es azul entre las hojas, toda la altura temblorosa canta. Y la mujer que toca la tierra y la guitarra lleva en su voz el duelo y la alegría de la profunda hora. El tiempo y la distancia caen a la guitarra: somos un sueño, un canto entrecortado: el corazón campestre se va por los caminos a caballo: sueña y sueña la noche y su silencio, canta y canta la tierra y su guitarra. Regreso Hostiles cordilleras, cielo duro, extranjeros, ésta es, ésta es mi patria, aquí nací y aquí viven mis sueños. Cuando cayeron las vegetaciones y el dulce verde abandonó estas tierras el sol las calcinó desde su altura, la sal las abrasó desde sus piedras. Desde entonces se desenterraron las antiguas estrellas minerales: allí yacen los huesos de la tierra, compacto como piedra es el silencio. Perdonad, extranjeros, perdonad la medida desolada de nuestra soledad, y lo que damos en la lejanía. Soneto Lxxxvi - Cien Sonetos De Amor Noche Oh Cruz del Sur, oh trébol de fósforo fragante, con cuatro besos hoy penetró tu hermosura y atravesó la sombra y mi sombrero: la luna iba redonda por el frío. Entonces con mi amor, con mi amada, oh diamantes de escarcha azul, serenidad del cielo, espejo, apareciste y se llenó la noche con tus cuatro bodegas temblorosas de vino. Oh palpitante plata de pez pulido y puro, cruz verde, perejil de la sombra radiante, luciérnaga a la unidad del cielo condenada, descansa en mí, cerremos tus ojos y los míos. Por un minuto duerme con la noche del hombre. Trémula mano roja que hasta su vida se alza. Ebria de sed, loca sed, sed de selva en sequía. Me sigues como siguen los astros a la noche. Mi madre me dio lleno de preguntas agudas. Eres llena de voces. Ancla blanca que cae sobre el mar que cruzamos. Surco para la turbia semilla de mi nombre. Que haya una tierra mía que no cubra tu huella. Sin tus ojos viajeros, en la noche, hacia dónde. Por eso eres la sed y lo que ha de saciarla. Cómo poder no amarte si he de amarte por eso. Si ésa es la amarra cómo poder cortarla, cómo. Cómo si hasta mis huesos tienen sed de tus huesos. Sed de ti, sed de ti, guirnalda atroz y dulce. Sed de ti que en las noches me muerde como un perro. El cuerpo incendio vivo que ha de quemar tu cuerpo. De sed. Sed infinita. Sed que busca tu sed. Y en ella se aniquila como el agua en el fuego. Nadie nos vio esta tarde con las manos unidas mientras la noche azul caía sobre el mundo. He visto desde mi ventana la fiesta del poniente en los cerros lejanos. A veces como una moneda se encendía un pedazo de sol entre mis manos. Entonces, dónde estabas? Entre qué gentes? Diciendo qué palabras? Walking Around Sucede que me canso de ser hombre. Sucede que entro en las sastrerías y en los cines marchito, impenetrable, como un cisne de fieltro navegando en un agua de origen y ceniza. El olor de las peluquerías me hace llorar a gritos. Sólo quiero un descanso de piedras o de lana, sólo quiero no ver establecimientos ni jardines, ni mercaderías, ni anteojos, ni ascensores. Sucede que me canso de mis pies y mis uñas y mi pelo y mi sombra. Sucede que me canso de ser hombre. Sin embargo sería delicioso asustar a un notario con un lirio cortado o dar muerte a una monja con un golpe de oreja. Sería bello ir por las calles con un cuchillo verde y dando gritos hasta morir de frío. No quiero seguir siendo raíz en las tinieblas, vacilante, extendido, tiritando de sueño, hacia abajo, en las tripas mojadas de la tierra, absorbiendo y pensando, comiendo cada día. No quiero para mí tantas desgracias. Qué Significa Persistir Qué significa persistir en el callejón de la muerte? En el desierto de la sal cómo se puede florecer? En el mar del no pasa nada hay vestido para morir? Cuando ya se fueron los huesos quién vive en el polvo final? Es la semilla cereal con su multitud amarilla? O es el corazón huesudo el delegado del durazno? Conversa el humo con las nubes? Es verdad que las esperanzas deben regarse con rocío? Cómo saben las estaciones que deben cambiar de camisa? Por qué tan lentas en invierno y tan palpitantes después? Y cómo saben las raíces que deben subir a la luz? Y luego saludar al aire con tantas flores y colores? Siempre es la misma primavera la que repite su papel? El Barco Pero si ya pagamos nuestros pasajes en este mundo por qué, por qué no nos dejan sentarnos y comer? Queremos mirar las nubes, queremos tomar el sol y oler la sal, francamente no se trata de molestar a nadie, es tan sencillo: somos pasajeros. Todos vamos pasando y el tiempo con nosotros: pasa el mar, se despide la rosa, pasa la tierra por la sombra y por la luz, y ustedes y nosotros pasamos, pasajeros. Entonces, qué les pasa? Por qué andan tan furiosos? A quién andan buscando con revólver? Nosotros no sabíamos que todo lo tenían ocupado, las copas, los asientos, las camas, los espejos, el mar, el vino, el cielo. Ahora resulta que no tenemos mesa. No puede ser, pensamos. No pueden convencernos. Estaba oscuro cuando llenamos al barco. Todos veníamos de mujer y de hombre. Todos tuvimos hambre y pronto dientes. A todos nos crecieron las manos y los ojos para trabajar y desear lo que existe. Y ahora nos salen con que no podemos, que no hay sitio en el barco, no quieren saludarnos, no quieren jugar con nosotros. Por qué tantas ventajas para ustedes? Quién les dio la cuchara cuando no habían nacido? No me gusta en el viaje hallar, en los rincones, la tristeza, los ojos sin amor y la boca con hambre. No hay ropa para este creciente otoño y menos, menos, menos para el próximo invierno. Y sin zapatos cómo vamos a dar la vuelta al mundo, a tanta piedra en los caminos? Sin mesa dónde vamos a comer, dónde nos sentaremos si no tenemos silla? Si es una broma triste, decídanse, señores, a terminarla pronto, a hablar en serio ahora. Después el mar es duro. Y llueve sangre. Sabe que no lo quise nunca y que tampoco me quería? Por qué anduvimos tanto tiempo creciendo para separarnos? Por qué no morimos los dos cuando mi infancia se murió? Y si el alma se me cayó por qué me sigue el esqueleto? Eran de hierro sus ramales y de fuego muerto sus ojos? Y la ballena tricolor por qué me atajó en el camino? Y se repite el vuelo negro de la tenaz ave marina? Y donde termina el espacio se llama muerte o infinito? Quién oye los remordimientos del automóvil criminal? Farewell, de Crepusculario Desde el fondo de ti, y arrodillado, un niño triste, como yo, nos mira. Por esas manos, hijas de tus manos, tendrían que matar las manos mías. Yo no lo quiero, Amada. Para que nada nos amarre que no nos una nada. Ni la palabra que aromó tu boca, ni lo que no dijeron las palabras. Ni la fiesta de amor que no tuvimos, ni tus sollozos junto a la ventana. Amo el amor de los marineros que besan y se van. Dejan una promesa. En cada puerto una mujer espera: los marineros besan y se van. Una noche se acuestan con la muerte en el lecho del mar. Amo el amor que se reparte en besos, lecho y pan. Amor que puede ser eterno y puede ser fugaz. Amor que quiere libertarse para volver a amar. Amor divinizado que se acerca Amor divinizado que se va. Fui tuyo, fuiste mía. Juntos hicimos un recodo en la ruta donde el amor pasó. Yo me voy. Estoy triste: pero siempre estoy triste. Vengo desde tus brazos. No sé hacia dónde voy. Desde tu corazón me dice adiós un niño. Y yo le digo adiós. Y dónde se quedan colgados sus pantalones amarillos? Verdad que parece esperar el Otoño que pase algo? O lo muerden sin compasión los negros mastines del fuego? O debe de noche y de día viajar sin tregua con sus presos? O debe morir sin morir eternamente bajo el gas? Te acecho entre las hojas anchas como lingotes de mineral mojado. El río blanco crece bajo la niebla. Desnuda te sumerges. Entonces en un salto de fuego, sangre, dientes, de un zarpazo derribo tu pecho, tus caderas. Bebo tu sangre, rompo tus miembros uno a uno. Y me quedo velando por años en la selva tus huesos, tu ceniza, inmóvil, lejos del odio y de la cólera, desarmado en tu muerte, cruzado por las lianas, inmóvil, lejos del odio y de la cólera, desarmado en tu muerte, cruzado por las lianas, inmóvil en la lluvia, centinela implacable de mi amor asesino. Alma Mía! Alma mía! Raíz de mi sed viajera, gota de luz que espanta los asaltos del mundo. Flor mía. Flor de mi alma. Terreno de mis besos. Remolino de arrullos. Agua viva que escurre su queja entre mis dedos. Te parió mi nostalgia, mi sed, mi ansia, mi espanto. Y estallaste en mis brazos como en la flor el fruto. Zona de sombra, línea delgada y pensativa. Enredadera crucificada sobre un muro. Canción, sueño, destino. Flor mía, flor de mi alma. En la alta noche mi alma se tuerce y se destroza. Para esta inmensidad ya no hay nada en la tierra. Ya no hay nada. Se revuelven las sombras y se derrumba todo. Caen sobre mis ruinas las vigas de mi alma. No lucen los luceros acerados y blancos. Todo se rompe y cae. Soledad de la noche. Soledad de mi alma. El grito, el alarido. Ya no hay nada en la tierra! Sólo la sombra estéril partida por mis gritos. Y la pared del cielo tendida contra mi alma! Entonces eres y te buscaba entonces. Eres labios de beso, fruta de sueños, todo. Te llamo y me respondes! Luminaria de luna sobre los campos solos. La delgada caricia que te hace arder entera. Los dos brazos que emergen como juncos de asombro. Todo tu cuerpo ardido de blancura en el vientre. Las piernas perezosas. Las rodillas. Los hombros. La cabellera de alas negras que van volando. Las arañas oscuras del pubis en reposo. Por qué en las épocas oscuras se escribe con tinta invisible? Por qué me pican las pulgas y los sargentos literarios? Y cuando se muda el paisaje son tus manos o son tus guantes? Cuando canta el azul del agua cómo huele el rumor del cielo? Amor Mujer, yo hubiera sido tu hijo, por beberte la leche de los senos como de un manantial, por mirarte y sentirte a mi lado y tenerte en la risa de oro y la voz de cristal. Por Qué No Nací Misterioso? Por qué no nací misterioso? Por qué crecí sin compañía? Quién me mandó desvencijar las puertas de mi propio orgullo? Y quién salió a vivir por mí cuando dormía o enfermaba? Qué bandera se desplegó allí donde no me olvidaron? De conversaciones gastadas como usadas maderas, con humildad de sillas, con palabras ocupadas en servir como esclavos de voluntad secundaria, teniendo esa consistencia de la leche, de las semanas muertas, del aire encadenado sobre las ciudades. La cordura me envuelve de piel compacta de un color reunido como una culebra: mis criaturas nacen de un largo rechazo: ay, con un solo alcohol puedo despedir este día que he elegido, igual entre los días terrestres. Voy lleno de esas aguas dispuestas profundamente, preparadas, durmiéndose en una atención triste. Qué cuentan de nuevo las hojas de la reciente primavera? Las hojas viven en invierno en secreto, con las raíces? O son olas petrificadas o juego inmóvil de la espuma? No se ha incendiado la pradera con las luciérnagas salvajes? Los peluqueros del otoño despeinaron los crisantemos? El vino mueve la primavera, crece como una planta la alegría, caen muros, peñascos, se cierran los abismos, nace el canto. Amor mío, de pronto tu cadera es la curva colmada de la copa, tu pecho es el racimo, la luz del alcohol tu cabellera, las uvas tus pezones, tu ombligo sello puro estampado en tu vientre de vasija, y tu amor la cascada de vino inextinguible, la claridad que cae en mis sentidos, el esplendor terrestre de la vida. Pero no sólo amor, beso quemante o corazón quemado eres, vino de vida, sino amistad de los seres, transparencia, coro de disciplina, abundancia de flores. Hora y estación tan dulces me daban motivo para augurar bien de aquella fiera de pintada piel. Pero no tanto que no me infundiera terror el aspecto de un león que a su vez se me apareció: figuróseme que venía contra mí, con la cabeza alta y con un hambre tan rabiosa, que hasta el aire parecía temerle. Siguió a éste una loba que, en medio de su demacración, parecía cargada de deseos; loba que ha obligado a vivir miserable a mucha gente. El fuego que despedían sus ojos me causó tal turbación, que perdí la esperanza de llegar a la cima. Y así como el que gustoso atesora y se entristece y llora con todos sus pensamientos cuando llega el momento en que sufre una pérdida, así me hizo padecer aquella inquieta fiera, que, viniendo a mi encuentro, poco a poco me repelía hacia donde el sol se calla. Mientras yo retrocedía hacia el valle, se presentó a mi vista uno, que por su prolongado silencio parecía mudo. Cuando le vi en aquel gran desierto:. No soy ya hombre, pero lo he sido; mis padres fueron lombardos y ambos tuvieron a Mantua por pa [27] tria. Nací "sub Julio," aunque algo tarde, y vi a Roma bajo el mando del buen Augusto en tiempo de los dioses falsos y engañosos. Poeta fuí, y canté a aquel justo hijo de Anquises, que volvió de Troya después del incendio de la soberbia Ilión. Mira esa fiera debido a la cual retrocedía; líbrame de ella, famoso sabio, porque a su aspecto se estremecen mis venas y late con precipitación mi pulso. Si el adversario de todo mal le fué favorable, debióse a los grandes efectos que de él debían sobrevenir; y el por qué no parece injusto a un hombre de talento; pues en el Empíreo fué elegido para ser el padre de la fecunda Roma y de su imperio: el uno y la otra, a decir verdad, fueron establecidos en favor del sitio santo en donde reside el sucesor del gran Pedro. Durante este viaje, por el que le elogias, oyó cosas que [30] presagiaron su victoria y el manto papal. Yo no soy Eneas, ni San Pablo: ante nadie, ni ante mí mismo, me creo digno de tal honor. Porque si me lanzo a tal empresa, temo por mi loco empeño. Y como aquel que no quiere ya lo que quería, y asaltado de una nueva idea, cambia de parecer, de suerte que abandona todo lo que había comenzado, así me sucedía en aquella obscura cuesta; porque, a fuerza de pensar, abandoné la empresa que había empezado con tanto ardor. Para librarte de ese temor, te diré por qué he venido, y lo que vi en el primer momento en que me moviste a compasión. Yo estaba entre los que se hallan en suspenso, y me llamó una dama tan bienaventurada y tan bella, que le rogué me diera sus órdenes. Mi amigo, que no lo es de la ventura, se ve tan embarazado en la playa desierta, que en medio del camino el miedo le ha hecho retroceder; y temo por lo que he oído de él en el Cielo que se haya extraviado ya, y que yo haya acudido tarde en su socorro. Vé, pues, y con tus elo [31] cuentes palabras, y con lo que se necesita para sacarle de su apuro, auxíliale tan bien, que yo quede consolada. Yo soy Beatriz, la que te hace marchar; vengo de un sitio adonde deseo volver: amor me impele, y es el que me hace hablar. Cuando vuelva a estar delante de mi Señor, le hablaré de ti bien y con frecuencia. Sólo deben temerse las cosas que pueden redundar en perjuicio de otros; pero no aquellas que no inspiran este temor. Por la merced de Dios, estoy hecha de tal suerte, que no me alcanzan vuestras miserias, ni puede prender en mí la llama de este incendio. Ella se ha dirigido a Lucía [3] con sus ruegos, y le ha dicho: "Tu fiel amigo tiene necesidad de ti, y te lo recomiendo. Con las tuyas has preparado mi corazón de tal suerte, y le has comunicado tanto deseo de emprender el gran viaje, que vuelvo a abrigar mi primer propósito. OR mí se va a la ciudad del llanto; por mí se va al eterno dolor; por mi se va hacia la raza condenada: la justicia animó a mi sublime arquitecto; me hizo la divina potestad, la suprema sabiduría y el primer amor. Antes que yo no hubo nada creado, a excepción de lo eterno, y yo duro eternamente. Vi escritas estas palabras con caracteres negros en el dintel de una puerta, por lo cual exclamé:. Hemos llegado al lugar donde te he dicho que verías a la dolorida gente, que ha perdido el bien de la inteligencia. Y después de haber puesto su mano en la mía con rostro alegre, que me reanimó, me introdujo en medio de las cosas secretas. Allí, bajo un cielo sin estrellas, resonaban suspiros, quejas y profundos gemidos, de [34] suerte que al escucharlos comencé a llorar. Diversas lenguas, horribles blasfemias, palabras de dolor, acentos de ira, voces altas y roncas, acompañadas de palmadas, producían un tumulto que va rodando siempre por aquel espacio eternamente obscuro, como la arena impelida por un torbellino. Yo, que estaba horrorizado, dije:. Estos no esperan morir; y su ceguedad es tanta, que se muestran envidiosos de cualquier otra suerte. Comprendí inmediatamente y adquirí la certeza de que aquella turba era la de los ruines que se hicieron desagradables a los ojos de Dios y a los de sus enemigos. Habiendo dirigido mis miradas a otra parte, vi nuevas almas a la orilla de un gran río, por lo cual, dije:. Entonces, avergonzado y con los ojos bajos, temiendo que le disgustasen mis preguntas, me abstuve de hablar hasta que llegamos al río. No esperéis ver nunca el Cielo. Vengo para conduciros a la otra orilla, donde reinan eternas tinieblas, en medio del calor y del frío. Entonces se aquietaron las velludas mejillas del barquero de las lívidas lagunas, que tenía círculos de llamas alrededor de sus ojos. Pero aquellas almas, que estaban desnudas y fatigadas, no bien oyeron tan terribles palabras, cambiaron de color, rechinando los dientes, blasfemando de Dios, de sus padres, de la especie humana, del sitio y del día de su nacimiento, de la prole de su prole y de su descendencia: después se retiraron todas juntas, llorando fuertemente, hacia la orilla maldita en donde se espera a todo aquel que no teme a Dios. De esta suerte se fueron alejando por las negras ondas; pero antes de que hubieran saltado en la orilla opuesta, se reunió otra nueva muchedumbre en la que aquéllas habían dejado. Por aquí no pasa nunca un alma pura; por lo cual, si Carón se irrita contra ti, ya conoces ahora el motivo de sus desdeñosas palabras. Vime junto al borde del triste valle, abismo de dolor, en que resuenan infinitos ayes, semejantes a truenos. El abismo era tan profundo, obscuro y nebuloso, que en vano fijaba mis ojos en su fondo, pues no distinguía cosa alguna. Vamos, pues; que la longitud del camino exige que nos apresuremos. El buen Maestro me dijo:. Quiero, pues, que sepas, antes de seguir adelante, que éstos no pecaron; y si contrajeron en su vida algunos méritos, no es bastante, pues no recibieron el agua del bautismo, que es la puerta de la Fe que forma tu creencia. Y si vivieron antes del cristianismo, no adoraron a Dios como debían: yo también soy uno de ellos. Por tal falta, y no por otra culpa, estamos condenados, consistiendo nuestra pena en vivir con el deseo sin esperanza. Un gran dolor afligió mi corazón cuando oí esto, porque conocí personas de mucho valor que estaban suspensas en el Limbo. Hizo salir de aquí el alma del primer padre, y la de Abel su hijo, y la de Noé; la del legislador Moisés, tan obediente; la del patriarca Abraham, y la del rey David; a Israel, con su padre y con sus hijos, y a Raquel por quien aquél hizo tanto, [5] y a otros mu [41] chos, a quienes otorgó la bienaventuranza; pues debes saber que, antes de ellos, no se salvaban las almas humanas. El buen maestro empezó a decirme:. Llegamos al pie de un noble castillo, rodeado siete veces de altas murallas, y defendido alrededor por un bello riachuelo. Pasamos sobre éste como sobre tierra firme; y atravesando siete puertas con aquellos sabios, llegamos a un prado de fresca verdura. Allí había personajes de mirada tranquila y grave, cuyo semblante revelaba una grande autoridad: hablaban poco y con voz suave. Nos retiramos luego hacia un extremo de la pradera; a un sitio despejado, alto y luminoso, desde donde podían verse todas aquellas almas. Allí, en pie sobre el verde esmalte, me fueron señalados los grandes espíritus, cuya contemplación me hizo estremecer de alegría. Allí vi a Electra con muchos de sus compañeros, entre los que conocí a Héctor y a Eneas; después a César, armado, con sus ojos de ave de rapiña. Habiendo levantado después la vista, vi al maestro de los que saben, [6] sentado entre su filosófica familia. No me es posible mencionarlos a todos, porque me arrastra el largo tema que he de seguir y muchas veces las palabras son breves para el asunto. Bien pronto la compañía de seis queda reducida a dos: mi sabio guía me conduce por otro camino fuera de aquella inmovilidad hacia una aura temblorosa, y llego a un punto privado totalmente de luz. Allí estaba el horrible Minos que, rechinando los dientes, examina las culpas de los que entran; juzga y da a comprender sus órdenes por medio de las vueltas de su cola. Empezaron a dejarse oír voces plañideras: y llegué a un sitio donde hirieron mis oídos grandes lamentos. La tromba infernal, que no se detiene nunca, envuelve en su torbellino a los espíritus; les hace dar vueltas continuamente, y les agita y les molesta: cuando se encuentran ante la ruinosa valla que los encierra, allí son los gritos, los llantos y los lamentos, y las blasfemias contra la virtud divina. Y del mismo modo que las grullas van lanzando sus tristes acentos, formando todas una prolongada hilera en el aire, así también vi venir, exhalando gemidos, a las sombras arrastradas por aquella tromba. Por lo cual pregunté:. La otra es la [47] que se mató por amor y quebrantó la fe prometida a las cenizas de Siqueo. Después sigue la lasciva Cleopatra. Ve también a Helena, que dió lugar a tan funestos tiempos; y ve al gran Aquiles, que al fin tuvo que combatir por el amor. Cuando oí a mi sabio nombrar las antiguas damas y los caballeros, me sentí dominado por la piedad y quedé como aturdido. Empecé a decir:. Así como dos palomas, excitadas por sus deseos, se dirigen con las alas abiertas y firmes hacia el dulce nido, llevadas en el aire por una misma voluntad, así salieron aquellas dos almas de entre la multitud donde estaba Dido, dirigiéndose hacia nosotros a través del aire malsano, atraídas por mi eficaz y afectuoso llamamiento. Si fuéramos amados por el Rey del universo, le rogaríamos por tu tranquilidad, ya que te compadeces de nuestro acerbo dolor. Todo lo que te agrade oír y decir, te lo diremos y escucharemos con gusto mientras que siga el viento tan tranquilo [48] como ahora. Amor, que no dispensa de amar al que es amado, hizo que me entregara vivamente al placer de que se embriagaba éste, que, como ves, no me abandona nunca. Amor nos condujo a la misma muerte. Caína [7] espera al que nos arrancó la vida. Tales fueron las palabras de las dos sombras. Al oír a aquellas almas atormentadas, bajé la cabeza y la tuve inclinada tanto tiempo, que el poeta me dijo:. Aquella lectura hizo que nuestros ojos se buscaran muchas veces y que palideciera nuestro semblante; mas un solo pasaje fué el que decidió de nosotros. Mientras que un alma decía esto, la otra lloraba de tal modo, que, movido de compasión, desfallecí como si me muriera, y caí como cae un cuerpo inanimado. L recobrar los sentidos, que perdí por la tristeza y la compasión que me causó la suerte de los dos cuñados, vi en derredor mío nuevos tormentos y nuevas almas atormentadas doquier iba y doquier me volvía o miraba. Me encuentro en el tercer círculo; en el de la lluvia eterna, maldita, fría y densa, que cae siempre igualmente copiosa y con la misma fuerza. Espesos granizos, agua negruzca y nieve descienden en turbión a través de las tinieblas; la tierra, al recibirlos, exhala un olor pestífero. Tiene los ojos rojos, los pelos negros y cerdosos, el vientre ancho y las patas guarnecidas de uñas que clava en los espíritus, les desgarra la piel y les descuartiza. La lluvia les hace aullar como perros; los miserables condenados forman entre sí una muralla con sus costados y se revuelven sin cesar. Y del mismo modo que un perro se deshace ladrando al tener hambre, y se apacigua cuando muerde su presa, ocupado tan sólo en devorarla, así también el demonio Cerbero cerró sus impuras bocas, cuyos ladridos causaban tal aturdimiento a las almas que quisieran quedarse sordas. Pasamos por encima de las sombras derribadas por la incesante lluvia, poniendo nuestros pies sobre sus fantasmas, que parecían cuerpos humanos. Todas yacían por el suelo, excepto una que se levantó con presteza para sentarse, cuando nos vió pasar ante ella. Vosotros, los habitantes de esa ciudad, me llamasteis Ciacco. Por el reprensible pecado de la gula, me veo, como ves, sufriendo esta lluvia. Aun hay dos justos, pero nadie les escucha: la soberbia, la envidia y la avaricia son las tres chispas que han inflamado los corazones. Mi guía me dijo:. Así fuimos atravesando aquella impura mezcla de sombras y de lluvia, con paso lento, razonando un poco sobre la vida futura. Por lo cual dije:. Caminando por la vía que gira alrededor del círculo, continuamos hablando de otras cosas que no refiero, y llegamos al sitio donde se desciende: allí encontramos a Plutón, el gran enemigo. Y aquel sabio gentil, que lo supo todo, para animarme, dijo:. Como una ola se estrella contra otra ola en el escollo de Caribdis, así chocan uno contra otro los condenados. Después, cuando cada cual había llegado al centro de su círculo, se volvían todos a la vez para empezar de nuevo otra pelea. Esos que no tienen cabellos que cubran su cabeza, fueron clérigos, papas y cardenales, a quienes subyugó la avaricia. Por haber gastado mal y guardado mal, han perdido el Paraíso, y se ven condenados a ese eterno combate, que no necesito pintarte con palabras escogidas. Todo el oro que existe bajo la Luna, y todo lo que ha existido, no puede dar un momento de reposo a una sola de esas almas fatigadas. Quiero que te alimentes con mis lecciones. Vuestro saber no puedo contrastarla; porque provee, juzga y prosigue su reinado, como el suyo cada una de las otras deidades. Tal es esa a quien tan a menudo vituperan los mismos que deberían ensalzarla, [58] y de quien blasfeman y maldicen sin razón. Pero ella es feliz, y no oye esas maldiciones: contenta entre las primeras criaturas, prosigue su obra y goza en su beatitud. Cuando aquel arroyo ha llegado al pie de la playa gris e infecta, forma una laguna llamada Estigia; y yo, que miraba atentamente, vi algunas almas encenagadas en aquel pantano, completamente desnudas y de irritado semblante. Díjome el buen Maestro:. Metidos en el lodo, dicen: "Estuvimos siempre tristes bajo aquel aire dulce que alegra el Sol, llevando en nuestro interior una tétrica humareda: ahora nos entristecemos también en medio de este negro cieno. Así fuimos describiendo un gran arco alrededor del fétido pantano, entre la playa seca y el agua, vueltos los ojos hacia los que se atragantaban con el fango, hasta que al fin llegamos al pie de una torre. Entonces, dirigiéndome hacia el mar de toda ciencia, dije:. Mi guía saltó a la barca y me hizo entrar en ella tras él; pero aquélla no pareció ir cargada hasta que recibió mi peso. Mientras recorríamos aquel canal de agua estancada, se me presentó una sombra llena de lodo, y me preguntó:. Te conozco aunque estés tan enlodado. Al fin entramos en los profundos fosos que ciñen aquella desolada tierra: las murallas me parecían de hierro. Llegamos, no sin haber dado antes un gran rodeo, a un sitio en que el barquero nos dijo en alta voz: "Salid, he aquí la entrada. Juzga, lector, si estaría yo tranquilo al oír aquellas palabras malditas: no creí volver nunca a la tierra. En seguida se fué el dulce Padre, y me dejó solo. No pude oír lo que les propuso; pero habló poco tiempo con ellos, y todos a una corrieron hacia la ciudad. Nuestros enemigos dieron con las puertas en el rostro a mi Señor, que se quedó fuera, y se dirigió lentamente hacia donde yo estaba. Su temeridad no es nueva: ya la demostraron ante una puerta menos secreta, que se encuentra todavía sin cerradura. Ya has visto sobre ella la inscripción de muerte. Es cierto que tuve que bajar aquí otra vez a causa de los conjuros de la cruel Erictón, que llamaba las almas a sus cuerpos, hacía poco tiempo que mi carne estaba despojada de su alma, cuando me hizo traspasar esas murallas para sacar un espíritu del círculo de Judas. Conozco bien el camino; por lo cual debes estar tranquilo. Esta laguna, que exhala tan gran fetidez, ciñe en torno la ciudad del dolor, donde ya no podremos entrar sin justa indignación. Estaban ceñidas de hidras verdosas, y tenían por cabellos pequeñas serpientes y cerastas, que ceñían sus horribles sienes. Y aquél que conocía muy bien a las siervas de la Reina del dolor eterno:. La de la izquierda es Megera; la que llora a la derecha es Alecton, y la del centro es Tisifona. Después calló. Me descubrió los ojos, y me dijo:. Alejaba de su rostro el aire denso, extendiendo con frecuencia la siniestra mano hacia delante, y sólo este trabajo parecía cansarle. Bien comprendí que era un mensajero del Cielo, y volvíme hacia el Maestro; pero éste me indicó que permaneciese quieto y me inclinara. Entonces se volvió hacia el cenagoso camino sin dirigirnos la palabra, semejante a un hombre a quien preocupan y apremian otros cuidados, que no se relacionan con la gente que tiene delante. Y nosotros, confiados en las palabras santas, dirigimos nuestros pasos hacia la ciudad de Dite. Entramos en ella sin ninguna resistencia; y como yo deseaba conocer la suerte de los que estaban encerrados en aquella fortaleza, luego que estuve dentro, empecé a dirigir escudriñadoras miradas en torno mío, y vi por todos lados un gran campo lleno de dolor y de crueles tormentos. Todas sus losas estaban levantadas, y del interior de aquéllos salían tristes lamentos, parecidos a los de los míseros ajusticiados. Entonces le pregunté a mi Maestro:. I maestro avanzó por un estrecho sendero, entre los muros de la ciudad y las tumbas de los condenados, y yo seguí tras él. Epicuro y todos sus sectarios, que pretenden que el alma muere con el cuerpo, tienen su cementerio hacia esta parte. Este me dijo:. Mira a Farinata, que se ha levantado en su tumba, y a quien puedes contemplar desde la cintura a la cabeza. En cuanto estuve al pie de su tumba, examinóme un momento; y después, con acento un tanto desdeñoso, me preguntó:. Yo, que deseaba obedecer, no le oculté nada, sino que se lo descubrí todo; por lo cual arqueó un poco las cejas, y dijo:. Entonces, al lado de aquél, apareció a mi vista una sombra, que sólo descubría hasta la barba, lo que me hace creer que estaba de rodillas. Miró en torno mío, como deseando ver si estaba alguien conmigo; y apenas se desvanecieron sus sospechas, me dijo llorando:. Sus palabras y la clase de su suplicio me habían revelado ya el nombre de aquella sombra: así es que mi respuesta fué precisa..

Sentencia y oración fueron las rosas de aquellas enterradas primaveras y, solitario trovador, anduve callado en las moradas transitorias: todos los pasos iban a una solemne eternidad vacía.

Miré y el caballero de piedra era de aire. Ya no estaba en la silla. Por la abierta ventana se extendían las tierras, los países, la lucha, el trigo, el viento. Gracias, dije, don Jorge, chicas desnudas extendieron águila y azotaron. Y volví a mi deber de pueblo y canto. Allí también quisiera dejar dormir mi sangre rodeando tu dulzura. Como las bestias grises que en los potreros chicas desnudas extendieron águila y azotaron, y en los potreros se aman, como las bestias grises!

Como el latido de las corolas abiertas dividiendo la joya futura de la siembra, como el latido de las corolas abiertas! Empujado por los designios de la tierra como una ola en el mar hacia ti va mi cuerpo. Me Peina El Viento Los Cabellos Me peina el viento los cabellos como una mano maternal: abro la puerta del recuerdo y el pensamiento se me va.

Francés amateur doble anal y gangbang

Son otras voces las que llevo, es de otros labios mi cantar: hasta mi gruta de recuerdos tiene una extraña claridad! Frutos de tierras extranjeras, olas azules de source mar, amores de otros hombres, penas que no me atrevo a recordar. Y el viento, el chicas desnudas extendieron águila y azotaron que me peina como una mano maternal! Mi verdad :se pierde en la noche: no tengo noche ni verdad! Tendido en medio del camino deben pisarme para andar.

American Sexvedio Tnaflix blackedraw four college girls in insane big black penis. 80 May 1, Are you looking for black lesbian oral sex. Mumy porn. Cante valiente y al cantar trabaje; Que ofrezca robles si se juzga monte; Que su idea, en el mal rompa y desgaje Como en la selva virgen el bisonte. Que lo que diga la inspirada boca Suene en el pueblo con palabra extraña; Ruido de oleaje al azotar la roca, Voz de caverna y soplo de montaña. Deje Sansón de Dalila el regazo: Dalila engaña y corta los cabellos. No pierda el fuerte el rayo de su brazo Por ser esclavo de unos ojos bellos. Anduvo, anduvo, anduvo. En la tranquila noche, mis nostalgias amargas sufría. En busca de quietud bajé al fresco y callado jardín. En el obscuro cielo Venus bella temblando lucía, Como incrustado en ébano un dorado y divino jazmín. Venus, desde el abismo, me miraba con triste mirar. En invernales horas, mirad a Carolina. Medio apelotonada, descansa en el sillón, Envuelta con su abrigo de marta cibelina Y no lejos del fuego que brilla en el salón. Con sus sutiles filtros la invade un dulce sueño; Entro, sin hacer ruido; dejo mi abrigo gris; Voy a besar su rostro, rosado y halagüeño Como una rosa roja que fuera flor de lis. Abre los ojos, mírame, con su mirar risueño, Y en tanto cae la nieve del cielo de París. Pero él busca en las bocas rosadas leche y miel. En su país de hierro vive el gran viejo, Bello como un patriarca, sereno y santo. Tiene en la arruga olímpica de su entrecejo Algo que impera y vence con noble encanto. Dio luz a sus estrofas el cielo azul de Italia, Le atrajo con su inmenso fulgor el gran París; Ciñeron su cabeza los lauros de la Galia Y fueron sus hermanos los hijos de San Luis. J'aime la belle fleur d'or pour tes cheveux, mon trésor, et un lys pour ton corset. Veux-tu d'autre fleur alors? Mes lèvres pour ton baiser. Les yeux à l'horizon sublime de l'Histoire, j'étais sous un grand souffle peuplé d'illusion. Le bois vierge éveille, de sa langue sonore chante, tout frémissant, la chanson de l'Aurore. Un cuento alegre No, amigo mío: era el Rey Burgués. Cuando iba a la floresta, junto al corzo o jabalí herido y sangriento, hacía improvisar a sus profesores de retórica canciones alusivas; los criados llenaban las copas del vino de oro que hierve, y las mujeres batían palmas con movimientos rítmicos y gallardos. El rey tenía un palacio soberbio donde había acumulado riquezas y objetos de arte maravillosos. Llegaba a él por entre grupos de lilas y extensos estanques, siendo saludado por los cisnes de cuellos blancos, antes que por los lacayos estirados. Buen gusto. Y Mecenas se paseaba por todos, con la cara inundada de cierta majestad, el vientre feliz y la corona en la cabeza, como un rey de naipe. Un día le llevaron una rara especie de hombre ante su trono, donde se hallaba rodeado de cortesanos, de retóricos y de maestros de equitación y de baile. Y el poeta: -Señor, no he comido. Comenzó: -Señor, ha tiempo que yo canto el verbo del porvenir. He abandonado la inspiración de la ciudad malsana, la alcoba llena de perfumes, la musa de carne que llena el alma de pequeñez y el rostro de polvos de arroz. Porque viene el tiempo de las grandes revoluciones, con un Mesías todo luz, todo agitación y potencia, y es preciso recibir su espíritu con el poema que sea arco triunfal, de estrofas de acero, de estrofas de oro, de estrofas de amor. El arte no viste pantalones, ni habla en burgués, ni pone los puntos en todas las íes. Señor, entre un Apolo y un ganso, preferid el Apolo, aunque el uno sea de tierra cocida y el otro de marfil. Los ritmos se prostituyen, se cantan los lunares de las mujeres, y se fabrican jarabes poéticos. El ideal, el ideal El rey interrumpió: -Ya habéis oído. Cerraréis la boca. Nada de jerigonzas, ni de ideales. Y desde aquel día pudo verse a la orilla del estanque de los cisnes, al poeta hambriento que daba vueltas al manubrio: tiririrín, tiririrín Y llegó el invierno, y el pobre sintió frío en el cuerpo y en el alma. Hasta que al día siguiente, lo hallaron el rey y sus cortesanos al pobre diablo de poeta, como gorrión que mata el hielo, con una sonrisa amarga en los labios, y todavía con la mano en el manubrio. Flotan brumosas y grises melancolías Era la hora del chartreuse. Se hablaba con el entusiasmo de artista de buena pasta, tras una buena comida. Yo quisiera dar vida a mis bronces, y si esto fuese posible, mi amante sería uno de esos velludos semidioses. Todos reíamos; pero entre el coro de carcajadas, se oía irresistible, encantadora, la de Lesbia, cuyo rostro encendido, de mujer hermosa, estaba como resplandeciente de placer. El perro gigantesco que vio Alejandro, alto como un hombre, es tan real, como la araña Kreken que vive en el fondo de los mares. San Antonio Abad, de edad de noventa años, fue en busca del viejo ermitaño Pablo que vivía en una cueva. Lesbia, no te rías. Un centauro, medio hombre y medio caballo - dice un autor; - hablaba como enojado; huyó tan velozmente que presto le perdió de vista el santo; así iba galopando el monstruo, cabellos al aire y vientre a tierra. Lesbia había vuelto a llenar su copa de menta, y humedecía la lengua en el licor verde como lo haría un animal felino. Enrico Zormano asegura que en tierras de Tartaria había hombres con sólo un pie y sólo un brazo en el pecho. Vicencio vio en su época un monstruo que trajeron al rey de Francia, tenía cabeza de perro; Lesbia reía los muslos, brazos y manos tan sin vellos como los nuestros; Lesbia se agitaba como una chicuela a quien hiciesen cosquillas , comía carne cocida y bebía vino con todas ganas. Y llegó Colombine, una falderilla que parecía un copo de algodón. Y le dio un beso en la boca, mientras el animal se estremecía e inflaba las naricitas como lleno de voluptuosidad. Y acabó de beber la menta. Yo estaba feliz. Yo desearía contemplar esas desnudeces de los bosques y de las fuentes, aunque, como Acteón, fuese despedazado por los perros. Pero las ninfas no existen. Concluyó aquel concierto alegre, con una gran fuga de risas y de personas. Eran un día primaveral. Yo vagaba por el parque del castillo, con el aire de un soñador empedernido. Los gorriones chillaban sobre las lilas nuevas y atacaban a los escarabajos que se defendían de los picotazos con sus corazas de esmeralda, con sus petos de oro y acero. Estaba en el centro del estanque, entre la inquietud de los cisnes espantados, una ninfa, una verdadera ninfa, que hundía su carne de rosa en el agua cristalina. La cadera a flor de espuma parecía a veces como dorada por la luz opaca que alcanzaba a llegar por las brechas de las hojas. La contemplaron todos asombrados, y ella me miraba, me miraba como una gata, y se reía, se reía como una chicuela a quien se le hiciesen cosquillas. Inmóvil el enorme brazo de los pescantes, los jornaleros se encaminaban a las casas. Todos los lancheros se habían ido ya; solamente el viejo tío Lucas, que por la mañana se estropeara un pie al subir una barrica a un carretón, y que, aunque cojín cojeando, había trabajado todo el día, estaba sentado en una piedra, y, con la pipa en la boca, veía triste el mar. Yo veía con cariño a aquel rudo viejo, y le oía con interés sus relaciones, así, todas cortadas, todas como de hombre basto, pero de pecho ingenuo. Y es casad, y tuvo un hijo, y Y aquí el tío Lucas: -Sí, patrón;! En el oficio, por darnos de comer a todos; a mi mujer, a los chiquitos y a mí, patrón, que entonces me hallaba enfermo. El muchacho era muy honrado y muy de trabajo. Se quiso ponerlo a la escuela desde grandecito; pero los miserables no deben aprender a leer cuando se llora de hambre en el cuartucho. El tío Lucas era casado, tenía muchos hijos. Su mujer llevaba la maldición del vientre de las pobres: la fecundidad. Había, pues, mucha boca abierta que pedía pan, mucho chico sucio que se revolcaba en la basura, mucho cuerpo magro que temblaba de frío; era preciso ir a llevar que comer, a buscar harapos, y, para eso, quedar sin alientos y trabajar como un buey. Cuando el hijo creció, ayudó al padre. Un vecino, el herrero, quiso enseñarle su industria; pero como entonces era tan débil, casi un armazón de huesos, y en el fuelle tenía que echar el bofe, se puso enfermo, y volvió al conventillo. Pero no murió. Y eso que vivían en uno de esos hacinamientos humanos, entre cuatro paredes destartaladas, viejas, feas, en la callejuela inmunda de las mujeres perdidas, hedionda a todas horas, alumbrada de noche por escasos faroles, y donde resuenan en perpetua llamada a las zambras de echacorvería, las arpas y los acordeones, y el ruido de los marineros que llegan al burdel, desesperados con la castidad de las largas travesías, a emborracharse como cubas y a gritar y patalear como condenados. Luego, llegaron después sus quince años. El tío Lucas había logrado, tras mil privaciones, comprar una canoa. Se hizo pescador. Al venir el alba, iba con su mocetón al agua, llevando los enseres de la pesca. El uno remaba, el otro ponía en los anzuelos la carnada. Volvían a la costa con buena esperanza de vender lo hallado, entre la brisa fría y las opacidades de la neblina, cantando en baja voz alguna triste canción, y enhiesto el remo triunfante que chorreaba espuma. Si había buena venta, otra salida por la tarde. Una de invierno había temporal. Padre e hijo, en la pequeña embarcación, sufrían en el mar la locura de la ola y del viento. Difícil era llegar a tierra. Pesca y todo se fue al agua, y pensó en librar el pellejo. Luchaban como desesperados por ganar la playa. Cerca de ella estaban; pero una racha maldita les empujó contra una roca, y la canoa se hizo astillas. Después, ya son ambos lancheros. Empezaba el trajín, el cargar y el descargar. Y enseñaba, adiestraba, dirigía al hijo, con su modo, con sus bruscas palabras de roto viejo y de padre encariñado. Hasta que un día el tío Lucas no pudo moverse de la cama, porque el reumatismo le hinchaba las coyunturas y le taladraba los huesos. Y había que comprar medicinas y alimentos; eso sí. Y se fue el hijo, solo, casi corriendo, sin desayunarse, a la faena diaria. Era un bello día de luz clara, de sol de oro. En el muelle rodaban los carros sobre sus rieles, crujían las poleas, chocaban las cadenas. Debajo de uno de los pescantes del muelle estaba el hijo del tío Lucas con otros lancheros, descargando a toda prisa. Había que vaciar la lancha repleta de fardos. La carga estaba amontonada. La ola movía pausadamente de cuando en cuando la embarcación colmada de fardos. Había uno muy pesado, muy pesado. Venía en el fondo de la lancha. Un hombre de pie sobre él era pequeña figura para el grueso zócalo. Era algo como todos los prosaísmos de la importación envueltos en lona y fajados con correas de hierro. Letras "en diamante", decía el tío Lucas. Sólo él faltaba. Bajó la cadena danzando en el aire. Los lancheros, de pie, miraban subir el enorme peso, y se preparaban para ir a tierra, cuando se vio una cosa horrible. El fardo, el grueso fardo, se zafó del lazo como de un collar holgado saca un perro la cabeza; y cayó sobre el hijo del tío Lucas, que entre el filo de la lancha y el gran bulto, quedó con los riñones rotos, el espinazo desencajado y echando sangre negra por la boca. Por aquel tiempo, las hadas habían repartido sus dones a los mortales. Los cuatro hombres se quejaban. Al uno le había tocado en suerte una cantera, al otro el iris, al otro el ritmo, al otro el cielo azul. La reina Mab oyó sus palabras. Yo he arrancado el bloque y tengo el cincel. Todos tenéis, unos el oro, otros la armonía, otros la luz; yo pienso en la blanca y divina Venus que muestra su desnudez bajo el plafón color del cielo. Yo tengo el espíritu de Grecia en el cerebro, y amo los desnudos en que le ninfa huye y el fauno tiende los brazos. Para ti son los Apolos rubios y luminosos, las Minervas severas y soberanas. Y al ver tu grandeza siento el martirio de mi pequeñez. Porque pasaron los tiempos gloriosos. Porque tiemblo ante las miradas de hoy. Porque contemplo el ideal inmenso y las fuerzas exhaustas. Porque contemplo a medida que cincelo el bosque me ataraza el desaliento. Y decía el otro: -Lo que es hoy romperé mis pinceles. He recorrido todas las escuelas, todas las inspiraciones artísticas. He pintado el torso de Diana y el rostro de la Madona. He pedido a las campiñas sus colores, sus matices; he adulado a la luz como a una amada, y la he abrazado como a una querida. He sido adorador del desnudo, con sus magnificencias, con los tonos de sus carnaciones y con sus fugaces medias tintas. He trazado en mis lienzos los nimbos de los santos y las alas de los querubines. Ista tamen mala sunt: quasi nos manifesta negemus, haec mala sunt, sed tu non meliora facis Cuanto escribo, es manifiesto que es malo; mas, si lo igualo, veo que, siendo esto malo, [f. Del gran Petrarca de líricas cadencias patriarca. No es tanto nuestro ocio, que le hayamos de malograr en espulgarle las boberías : baste decir que este hombre censura los versos como que nadie es mejor y los escribe como que es peor ninguno. Fuele preciso prorrumpillo, por que Lope no se le fuese sin nota, como de Escalígero advirtió en semejante ocasión Antonio Verderio, Plane adverto Scaligerum haec in illum eructasse, ne ei innotatus abiret Lope de Vega con su dedicatoria y sus versos consagrados a Faría logró lo que Ulises con el brindis del Cíclope: Donum Cyclopis Qué de estudio le costaría el comentar aquello del Camoens: De tecida seda Donde dice que en aquel coludir de sonidos cida seda , significó el poeta el ruido de la seda, que con su tejido apretado suena cida seda. Esto es cosa grande. Y Góngora carece de estos misterios. Trabaja notablemente en acomodar los dioses que [f. Y dice que Marte es san Pedro Apóstol sería porque desorejó a Malco y que Vénus es la Iglesia católica Y en el canto 1, estancia 37 , deja de ser uno y otro, y es ya Alonso de Alburquerque, y Venus la reina doña Isabel Pues a hilar estos cables el araña, no solo prendiera moscones pero enredara elefantes En el canto 1, folio , da en que el rey don Manuel ha de [f. Hic patrius Mauortis amor, foetusque notantur Romulei, post amnis inest, et bellua nutrix. Dejémoslas por muchas. Mas si aquel [f. Con que es Mahoma, porque fue enamorado de mujer ajena y concedió el trato de muchas en su seta Que el tal cabo por lo menos es el demonio en figura de Mahoma , o es Baco, pues habiendo sido hidrópico Mahoma, representa a Baco, a quien pintan con gran barriga, y aquel murió con otra tanta Ingenti studio componit aranea telam Et tamen a cunctis spernitur illud opus. Mirad si no se han de temer avenidas de misterios cuando no hay olvido ni desatino que no lo sea. Y porque después, acusando la tardanza del Sol, dice también que debe estar roncando el Sol muy bien bebido: Credo edepol equidem dormire Solem, atque appotum probe Colije: luego Nocturno es el Sol Mala consecuencia, pues de los gallos, si no cantan a media noche, se pudiera decir que dormían borrachos, y no son los gallos el sol. La razón filosófica con que confirma este dislate es graciosa. A ese tono diremos que la ceguedad es causa de la vista del lince, porque con su ausencia causa la vista la ceguedad, que la ignorancia con su receso produce la ciencia, que las tinieblas alumbran el medio día, porque con su falta se ilustra el aire, que la muerte es autora de la vida, pues su ausencia nos deja vivir, y al contrario. Finalmente el sol con su ausencia es autor de la noche, como la vista con la suya lo es de la ceguedad. Y el mismo profeta en el cap. Todo el [f. Reparó el rey, en el reloj de su padre Acaz, que la sombra del puntero, que señalaba los grados conforme al movimiento solar, había retrocedido diez líneas, que para el ocaso tenía atrasadas el apuntador, y coligió a posteriori que las había desandado el día: Et reduxit umbram per lineas, quibus iam descenderat in horologio Achaz retrorsum decem gradibus Prosigamos aprendiendo algunas doctrinas que ostenta nuestro Mastige No ignoramos que toda fruta de color pajizo llama la poesía pomos de oro, como observan los intérpretes profanos sobre el Aurea mala decem missi del gran poeta, égloga 3, y los sagrados sobre el Mala aurea in lectis argenteis del capítulo 25 de los Proverbios. En roscas de cristal, serpiente breve, por la arena desnuda el Luco yerra. Otros pensaron que las Hespérides fueron hijas del famoso astrólogo Héspero, o Atlante, que por especular el movimiento de los cielos dijeron de ellas guardaban en el occidente las manzanas de oro. Esto es, observaban las estrellas que por su esplendor dorado y su rotundidad bermeja parecen pomos de oro, fingiendo que solo en el occidente nacía tal fruta, porque solo al ocaso del sol comienzan a brillar los astros. Y el dragón jardinero hicieron al zodiaco de los signos que como sierpe en luciente rosca voltea por todo el globo. At quis est Draco qui haec mala servabat? Signiferum circulum nonnulli sunt arbitrati : Natal Cómite Reparó en que sobre distribuir estrellas a sus deidades el gentilismo, andaba el astro matutino en desidio sobre si había de ser de Venus o de Juno, porque unos adjudicaban el lucero a la una y otros a la otra: Luciferum enim quidam Veneris, quidam dicunt esse Iunonis Pero tan luciente y hermosa estrella dice , manzana puede ser de oro, sobre que dignamente contiendan otra vez Venus y Juno, quamvis de illo fulgentissimo sydere apud eos, tanquam de malo aureo Iuno Venusque contendant. Y suya es la manzana, si son fruta dorada los astros. Reparad mucho el porqué. Pues si venía escrita de estas letras: Pulchriori? Y realmente Juno en el gran poeta no tiene por injuria el que le salteasen la fruta nueva, sino el que pospusiesen su hermosura. Iudicium Paridis, spretaeque iniuriae formae. Pruébolo con evidencia. Aurea sunt Veneris poma haec: iucundus amaror indicat, Pero traigoos un autor que nunca habréis visto citado para el caso Ex Hesperidibus ferre, ex Hiperboreis Iunoni poma aurea Iuppiter, quae in nuptiis habuit, in Iunonis sponsalibus ut pro pulcherrima dote essent. Luego Venus ni por esa fruta, ni con ese motivo, hizo el célebre alarde de su hermosura,. Si no es que digamos que la conquistó granizando limones, o a naranjazos, pues es cosa ridícula pensar que Atalanta, dama incansable, esquiva, cruel, zahareña, y en negocio que le iba no menos que la sujeción conyugal, había de rendirse en la verdad histórica con tres limones y no a repetida profusión de escudos y doblones Entiéndese esto con las que obedecen a las penas del verdadero amor: que a las otras no hay palabras de oro como monedas de cobre, porque es de hierro su amor; ya veo lo que dijo la copla por ellas:. Aunque venga Salomón disfrazado en un soneto, no hallaré mejor conceto, que en las letras de un doblón. En el canto 2 sobre el auri sacra fames del poeta, dice que llama sacra a la hambre o codicia de oro, por sacrílega, y así se ha de entender aquel lugar y no de otra manera. Luego de otra manera puede y aun debe entenderse sacra fames. Advertid aquí, por si os place saberlo, que ese hueso espinal se llamó sacro por ser eso en las hostias y sacrificios lo primero que consagraba a sus dioses la gentilidad, como dice san Isidoro Hispalense. Ideoque, ex hostia id primum a gentilibus Diis suis dabatur, unde et sacra spina dicitur De improbus también dice Faría lo que se le antoja, que allí no hay antífrasi ni ironía, porque cuando el poeta dijo: Labor omnia vincit improbus , no quiso llamar al trabajo glorioso ni ilustre encareciendo lo bueno con nombre de malo , sino trabajo perpetuo, infatigable, instante, porfiado, continuo, importuno, sin descanso, con tesón. Improbus labor est indefessus, continuus, requietis impatiens labor , dice Jacobo Pontano. Et si non dabit eo quod amicus eius sit, propter improbitatem tamen eius surget et dabit He ahí improbitas , la instancia, importunidad, tesón y porfía. Dejo los textos profanos. Mirad si para labor improbus , trabajo continuo, es menester antífrasi ni ironía. Origines verborum qui tradunt —dice Juan Grial sobre Isidoro— periculosae tractant plenum opus aleae Díganlo Platón, Servio, Varrón, y otros muchos antiguos como modernos, que no son bien vistos en esta disciplina. Riose del disparate aquel varón doctísimo, fray Juan de [f. Lo cierto es que este queso se hizo de aquellas tetas griegas que ordeñó Faría, pues ni él ni quien se lo enseñó supieron lo que se mamaban. O multum ante alias infoelix littera Theta. Así mismo en los padronos o matrículas de milicia, se usaba de las dos letras Tau y Tita. Y así cantó Persio:. Et potis est nigrum vitio praefigere theta. Nosti mortiferum quaestoris, Castrice, signum? Est operae pretium discere theta novum. Y como los asegura la infalibilidad de una verdad por esencia, no solo no pueden contradecirse, pero unos lugares a otros, por maravillosa conexión que guardan, se ayudan a la interpretación y corroboran mutuamente su inteligencia, cansando a innumerables ingenios, que hubiera, con darles a cada luz, nuevos misterios que sondar, nuevos arcanos que especular. Parécele a Faría que en esto ha dicho para elogio de su poeta una cosa grande y le parece bien, porque para necedad, esta es de buen tamaño. Donde la pericia del edificar, el tejer, etc. Y así en esta acepción también Góngora escribió por ese y con ese espíritu, y todos los poetas, no solo católicos pero paganos, como Virgilio, Homero, Ovidio, y cuantos de Dios participaron el don poético. Ilustre y famosísimo poeta fue Ovidio Nasón, y por menor desatino que el de Faría fueron ajusticiados en Francia los herejes parisienses con su maestro Guilielmo Pictaviense , pues entre otros errores ocasionó su condenación el decir que así hablaba Dios por boca de Ovidio como por boca de Augustino: Dicebant non aliter esse corpus Christi in pane altaris quam in alio pane et in qualibet re, sicque Deum loquutum fuisse in Ouidio, sicut in Augustino , etc. Ni entiende, ni conoce las Escrituras quien con profanas poesías las parea. No hay que decir que no fue propia ni rigorosa la comparación, porque no dijo que la Lusiada se parecía a las Escrituras en que esta y aquella eran escritas o eran palabras, o convenían en tener versos o en ser libros de caracteres y papel compuestos, porque en solo eso puede haber conformidad y analogía entre ellas. Pero en los misterios fue la comparación. En la profundidad de sus sentidos y en la inspiración de sus sacramentos puso el paragón de su similitud. Con que si Camoens se parece en los mismos misterios por una parte a Virgilio y a Homero, y por otra a la divina Escritura , la consecuencia es que las Escrituras en lo misterioso se parecen a Virgilio y a Homero, que es otra pajarada Colígese precisamente de aquel axioma dialéctico: quae sunt eadem uni tertio Pues si dos estatuas del César se parecen al César, sin duda se parecen entre sí. Luego si la Escritura y la Eneida se parecen a la Lusiada porque esta se parece a ellas en lo misterioso , asemejarse han entre sí en eso mismo la Eneida y la Escritura , Virgilio y Ezequiel, Homero y San Mateo. Aquí pudiera exclamar el apóstol: Quae societas luci ad tenebras? Quae autem conventio Christi ad Belial? Qui autem consensus templo Dei cum idolis? Por aquellas ranas de Egipto, plaga inmunda de la gitana obstinación, significó el Espíritu Santo a los poetas del siglo y metrificadores profanos, por ser ese vulgo asqueroso de los charcos, esa ruidosa y verdinegra progenie del cieno, símbolo del coro poético dice Ruperto Abad cuyas voces roncas embaucaron en los teatros al mundo, cambiando con el estrépito el aplauso de las gentes: Qui iustius comparantur foeditati ranarum quam poetae perstrepentes in theatris ridicula figmenta fabularum? Verdad que aun contra sí confesó Aristófanes, cuando introdujo a Baco ir al infierno al examen de los mejores poetas que tuvo Grecia, donde Carón le prometió un coro de ranas que le cantasen como cisnes:. Quos cantus, obsecro? Ranarum, velut olorum. Aquae paludosa stirps, laudum modos consonos dicamus hic concentibus canoris, etc. Y ciertamente que aunque a los mejores poetas del orbe en el cieno de la profanidad y erudición mundana los admiremos cisnes, otra cosa son al viso de la verdad y al desengaño de las Escrituras Pudiéramos compilar un libro [f. Lo que él acertó siempre se lo confesaremos, ni es de nuestra ingenuidad negarle los aplausos a la virtud por envidia o trampearles el conocimiento a los méritos con malignidad. Confiteorque tulit, nec enim benefacta maligne Detrectare meum est… En esa facultad cronística merece todo aprecio. Cualquier juicio desnudo de pie y pierna sobra para narrar con agrado, mas no cualquiera voz basta para cantar con delicias. Requieren los versos gran talento y elocuencia suma para su belleza y estimación; la historia de cualquier manera escrita deleita: carmini est parva gratia, nisi eloquentiae sit summa: historia quoquo modo scripta delectat Son los hombres naturalmente noveleros, por la genuina curiosidad con que nacen de saberlo todo. Sunt enim homines natura curiosi — prosigue Plinio — et qualibet nuda rerum cognitione capiuntur, ut qui sermunculis etiam fabellisque ducantur Esta es la razón que aquel gran juicio da de que historia cualquiera agrade y no regale poesía cualquiera. Del mesmo sentir fue Alciato, que reconoció en la historia tan de suyo el agrado y tan nativo el ganarse al lector para su aplauso, que dice no ha menester atavíos el estilo historial, pues aun el desaliñado aplace, y cualque mediocre narración es gustosa: Tantum ex se jucunda est lectorisque gratiam aucupatur, ut quoquo modo scripta sit, lectio eius plurimum delectet Nace esta majestad en la historia del mismo objeto y ministran las materias todo el hechizo de las atenciones. Las proezas, hazañas y facciones ínclitas del valor lusitano, en cualquiera pluma fueran muy plausibles. Su estilo es bien trabado, limpio, expresivo, libre, acre y propio: nacido para engazar anales. Con que eso que toca de paso, ya que no sea su principal intento, lo parece, porque es su principal habilidad. Porque, como hemos dicho, ha de descollarse sobre lo sumo de la elocución la poesía para ser venerada: Carmini est parva gratia, nisi eloquentia sit summa, historia quoquo modo scripta delectat Finalmente cada uno se tenga su alma en su palma, pero no haga comparación de Góngora con Luis de Camoens, porque los estilos y asuntos a que cada uno se dio no lo sufren. Pretendo sólo reírme de todos aquellos que pretendieren medir con una misma vara a los dos en esto que se llama espíritu poético científico, ejecutado en obras artificiosas y profundas, con principio, medio y fin. Esto digo yo de los que acertaron a leer enteramente estos dos autores, que de los que dicen que Góngora es mejor que el Camoens, no solo sin haber entendido al Camoens, sino ni leídole de que hay muchos , aun después de muerto espero reírme. De un consumado astrólogo y un excelente pintor, mal se puede dar la ventaja a ninguno, si cada cual es primoroso en su facultad. Comparar un esgrimidor con un citarista es ignorar que se ha de convenir en la especie para regular los excesos en la cualidad. Rogatus Pyrrus Caphias an Phytion melior musicus videretur, Polyperconta meliorem ducem respondit Respuesta que con el despropósito envolvió dos reprehensiones. Infelice es este hombre en imponer errores, porque solo descubre los suyos. Vea ahora Faría en qué sentido o manera le cabe a Marcial el blasón glorioso de que le nombrasen Virgilio. Porque siendo Góngora otro Marcial como él quiere , con ese mismo título pueden aclamarle Homero, puesto que siendo por sus burlas poeta jocoso y no heroico, tan lejos estaba Marcial de llamarse Virgilio como Góngora de apellidarse Homero Y ahora dice que es un Marcial en las burlas. Con que siendo Marcial poeta doctísimo, cuya erudición y letras sólo en el comento del primer libro de sus Epigramas hizo como dice Faría gastar una resma de papel a Nicolao Peroto , venimos a inferir que las burlas también envuelven doctitud, y que si Góngora es Marcial por lo festivo, ha venido a confesar que constan de ciencia sus sales, pues las de Marcial aclamó Plinio bullendo ingenio y erudición, como dice Crinito: Relata sunt a C. Plinio permulta de ingenio et eruditione Val. Martialis Luego el gracejo no desdeña la doctrina, luego amigarse pudieron el donaire y la erudición. Añade que no iguala Góngora al Camoens en obras científicas y profundas, que tienen principio, medio y fin A que [f. La una, si Marcial y Estacio juntos igualan al Camoens. Y eso mismo le diremos a él cuando entre Góngora y Camoens se alterque sobre la primacía. Concluye Faría que aun después de muerto se ha de reír de los que hicieren aquella comparación La risibilidad, perfección fue de naturaleza racional: en el medio consiste la humanidad, en quien falta es bruto, en quien sobra es bobo. Que Octavio es rey, César fiero. Mirad si con dos razones vencemos tantas opuestas sinrazones: caeterum ad haec quae obiecistis, numera an binis verbis respondeam Cese aquí la pluma, cese ya el celo de sacudir calumnias, de persuadir escarmientos. No queremos obelar muchos desaciertos que pudiéramos en todas las obras de Faría, por ser bajeza acechar ajenos yerros, cuando tan de cosecha los tiene el caudal de los mortales. Si algunos notamos arriba, pasen a pesar de nuestra modestia, ya porque primero lo aprendimos de Faría, ya porque la verdad provocada se venga con acerbidad. Si fue culpa el hipérbaton, descuéntese por sus muchos primores. Quis ferat rhamnos illos humi repentes —dice Matías Hauzeur— et solis spinis ac aculeis satyricis gloriosos supra cedros Libani regnare praesumentes? Y que él se daba por contento y satisfecho que la harina de los escritos de sus estudiosos secuaces fuese en la plaza mercadería corriente y vendible. Y que los judiciosos y cortesanos ingenios ocultaban los defectos de los sabios y estudiosos escritores que los mal intencionados publicaban. Y que la profesión de sacar de los poemas ajenos solas las inmundicias era oficio solamente de viles y hediondos escarabajos que, con los asquerosos [f. Verdaderamente que a los hombres del tamaño de don Luis no se ha de calumniar si hay seso, sino cambiar las censuras en respetos. Esa es la distancia de los hombres grandes a los otros, porque de los que escriben con pocos aciertos se entiende que por yerro acertaron algo , y de los que con muchos aciertos escriben, se entiende que nos dan a entender que se descuidaron para darnos qué cuidar, o que no cuidaron de eso para enseñarnos que de menudencias no cuidan espíritus sublimes. Así pues, a quien mucho acierta no se le ha de ajar la veneración por tropiezos leves, porque a la humanidad es imposible la perfección y el yerro en ella es menos de admirar que el acierto, y así la buena dicha consiste solo en errar menos uno que otro. Viva pues el culto y floridísimo Góngora, viva a pesar de las envidias, rumpantur et ilia Codro Boetis oliuiferi Gongora primus honor. Vive a pesar de la emulación, pues duras a despecho de la mortalidad. Dixi Esta filacteria de la portadilla se superpone al sol en el que aparece el blasón de Luis Méndez de Haro, significando así la aspiración de que el valido, sinécdoque de la Corte, desvíe su mirada de Europa a las Indias. Al rey nuestro señor Felipe Cuarto el Grande. Así la envidia quiere infectar lo bueno pero no puede. En la príncipe Parisiis: apud Claudium Fremy, via Iacobeae ad insigne Sancti Martini, , la versión latina no concuerda con la de Espinosa Medrano Muscae, inquit ille, oleo immorientes atque imputrescentes Lo mismo ocurre con la edición de Coloniae Agrippinae, apud Ionnem Birckmannum , Nacianceno 81, y f. Omnium etenim rerum fortissima est veritas, ut cum Esdra censeo Nacianceno a: ; b: Es probable sin embargo que Espinosa Medrano tomara la cita de alguna poliantea, como por ejemplo la de Jano Gruter, Florilegii magni seu Polyantheae Argentorati: sumptibus Haeredum Lazari Zetzneri, , que abre su sección dedicada a la envidia, Invidiae , con la cita de Nazianzenus , referida escuetamente como Orat. Antes de entrar a debatir la naturaleza trinitaria de la divinidad, verdadero tema de su discurso, el teólogo lanza una invectiva contra los críticos que entablan falsas disputas para confundir a los ortodoxos con argumentos nimios cap. Véase Galbarro García, Sus sermones agradaban y fue misionero de indios. En , una carta del arzobispo de Lima, Pedro de Villagómez, al rey Felipe IV, fechada a 26 de julio, acredita la categoría del franciscano, propuesto como obispo por la cabeza seglar de la Iglesia peruana. Firma pues su aprobación para Espinosa Medrano como provincial de la orden franciscana en Lima. En viaja del virreinato a España para tratar de publicar su obra, que fue censurada Eguiluz La comisión de la aprobación por el arzobispo de Lima y la fórmula protocolaria de cierre se repiten en otra censura, firmada por el mismo Juan Jiménez de Montalvo, a otro de los firmantes de los preliminares del Apologético , el doctor Bravo de Paredes y Quiñones, autor del Sermón en la solemnidad de la Virgen María Lima: s. Véase Bravo de Paredes y Quiñones f. Véase Migne Es probable que esté tomada de una fuente indirecta, que podría ser la exitosa obra del jesuita Benedicto Pereira, Commentariorum in Danielem prophetam libri sexdecim Romae: apud Georgium Ferrarium, La cita se encuentra en el libro primero de los Commentarii in Ezechielem prophetam de San Jerónimo Migne b: col. Véase por ejemplo, con la leccion traída por Migne, los Opera omnia de San Jerónimo Parisiis: apud Claudium Chevallonium, anno , vol. Espinosa Medrano también repite la misma fórmula en su censura al mismo escrito de su maestro f. Ciudad de los Reyes, Lima. El provisor de los Reyes es su arzobispo, el abajo firmante y ya mencionado Pedro de Villagómez. Véase Pouncey Sobre el origen del criollismo peruano, véase Lavallé y Asimismo, sobre la importancia dada por los autores americanos a la recepción europea, véase Domínguez Camargo Agradezco a Luis Castellví Laukamp las referencias apuntadas en esta nota. Así acusa El Lunarejo a Faría de no escarmentar en la vil fama de Eróstrato, insinuando que el portugués pretende ser recordado blasfemando de la obra de Luis de Góngora, una obra digna de las maravillas del mundo. Es muy probable que el título de comisario del Santo Oficio mencionado en los Anales del Cuzco sea posterior a la publicación de los edictos de la fe y corresponda al título con el que se le recordaba en el cabildo. Nacido entre y en Lima, de un padre español letrado y de una madre criolla panameña, es canónigo de la catedral de Cuzco desde y provisor y vicario general del obispo Pedro de Ortega y Sotomayor a partir de Debido a la muerte de dicho obispo y a la de su sucesor inmediato en el transcurso del viaje hacia la ciudad andina, fue de a provisor de la sede vacante del obispado cuzqueño. Véase Guibovich y Domínguez A : Scil. A : Met. La frase era un adagio trillado, que apenas traía a la memoria su origen ovidiano. Sin embargo, en este punto del panegírico que le dedica Alonso Bravo a Espinosa Medrano, puede tener especial relieve en la composición de una isotopía solar, puesto que pertenece al inicio del libro segundo de las Metamorfosis , en el que Ovidio describe el palacio del Sol: las luces de Espinosa Medrano, que Alonso Bravo acaba de mencionar, el brillo de El Lunarejo y sus centellas, le convierten en un émulo del astro del día, y este panegírico tiene su fuente, aunque distante, en el palacio solar de Ovidio. No he alcanzado a encontrar esta antonomasia en Budeo. Como símbolo de los censores críticos aparece en la anécdota de la reprobación de Venus, que Alonso Bravo atribuye a Budeo. Esta obra de Caussin gozó de amplia difusión y fue varias veces reeditada Fumaroli Critici Censores. La anécdota de la reprobación de Venus se halla también en los Adagia de Erasmo, que la encuentra en Filostrato Erasmo B : Rouill. A ] in Histor. Alonso Bravo hace mención de la Historia generalis plantarum de Guillaume Rouillé mientras que Caussin no da referencia alguna de su apólogo. La obra en cuestión, del botanista Jacques Daléchamps, fue editada por Guillaume Rouillé o Roville en y A : Cov. B ] embl. Aparece aquí alterada en el pronombre final, que pasa de nos a eum , porque Alonso Bravo copia literalmente la cita, como lo indica su marginalia, del margen del capítulo 32 del libro 1 de los Emblemas morales Zaragoza: por Alfonso Rodríguez, de Juan de Orozco y Covarrubias, donde se lee Orozco y Covarrubias f. Véase Orozco y Covarrubias f. B : Adgust A ] tract. Véanse las Noticias cronológicas de la gran ciudad del Cuzco de Diego de Esquivel y Navia , tomo 2: A la pregunta, por tanto de si responde el ofendido don Luis, la respuesta implícita es sí: tanta es la elocuencia de El Lunarejo, verdadero Góngora redivivo. Se considera que existen razones de género cuando concurra alguna de las siguientes circunstancias:. A la víctima se le hayan infligido lesiones o mutilaciones infamantes o degradantes, previas o posteriores a la privación de la vida o actos de necrofilia;. Existan antecedentes o datos que establezcan que hubo amenazas relacionadas con el hecho delictuoso, acoso o lesiones del sujeto activo en contra de la víctima;. La víctima haya sido incomunicada, cualquiera que sea el tiempo previo a la privación de la vida;. Datos relativos al fenómeno de feminicidio y su aumento en México. Por otro lado, de enero a se han registrado 5, 4 víctimas femeninas de homicidio doloso. Tan solo en enero de se registraron homicidios. Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía en su informe anual con respecto a la mortalidad de los habitantes de los Estados Unidos Mexicanos señala que en relación a los homicidios de mujeres en el año se registró un aumento de Esto ha ido aumentando conforme el paso de los años, ya que a partir del se tiene el registro de 2, homicidios de mujeres, en este aumento a 2,, en a 2,, y en a 3, En el marco comparativo entre el año y veinticuatro entidades federativas registraron un aumento en homicidios de mujeres, el estado con el que mayor registro se tiene es el de Baja California Sur con un incremento de Derivado de lo anterior se menciona los Tratados y Convenciones en los que se adhirió y ratifico el Estado Mexicano:. Recomendaciones Generales adoptadas por el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer. Así como poner fin al trato discriminatorio en contra de las mujeres. Convención Americana de Derechos Humanos. Mediante esta iniciativa de ley se tiene por objetivo tipificar el tipo penal de feminicidio a nivel nacional, de tal forma que se logre uniformar en jurisdicción federal y local, tanto el tipo penal como su punibilidad. De acuerdo con el artículo de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, se entiende que todo aquello que no esté reservado a la Federación se entiende implícito a la competencia de las entidades federativas. Así como, el principio de supremacía constitucional establecido por el artículo establece la jerarquía de normas, considerando a la Constitución y a los Tratados Internacionales en materia de derechos humanos como la Ley Suprema, y por consiguiente en grado de jerarquía, las leyes generales. Entonces, si el objetivo principal es que el tipo penal sea feminicidio en todo el territorio nacional en grado de jerarquía la ley idónea para realizarlo es la propia Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, por ser de aplicación en todo el territorio nacional y por tratarse de la materia en mención. Por tal motivo, es necesario reforzar dicha ley en la materia que actualmente se encuentra en mayor desproporción por la falta de protección a nivel federal y estatal, no es suficiente que la Ley General contemple los tipos de violencia en contra de las mujeres si esta no contempla un medio de control para prevenir, sancionar y erradicar dicha violencia. Por lo anteriormente expuesto y ante la urgente necesidad de fortalecer la norma jurídica en materia de feminicidio de forma tal que se armonice en todo el territorio nacional, se propone una hipótesis de mayor extensión en relación a la tipificación del feminicidio en una Ley General, adicionando el Capítulo V Bis de Feminicidio de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia. Por lo anteriormente expuesto y fundado someto a consideración de esta honorable asamblea la siguiente iniciativa con proyecto de. Artículo 26 Bis. Comete el delito de feminicidio quien prive de la vida a una mujer por razones de género. Hay existido entre el activo y la víctima una relación sentimental, afectiva o de confianza;. Existan datos que establezcan que hubo amenazas relacionadas con el hecho delictuoso, acoso o lesiones del sujeto activo en contra de la víctima;. La victima haya sido incomunicada, cualquiera que sea el tiempo previo a la privación de la vida;. INEGI Encuesta Intercensal. Recuperado en el sitio web:. Los alcances de los datos personales y sus usos no parecen tener límite, ya que el Internet ha significado la ubiquidad de los datos y la universalidad en la preocupación del derecho al olvido, pero no así en la generalidad de quienes pudieran verse afectados. El derecho al olvido no tiene la intención de reescribir la historia, sino de protegerla. Sin embargo, estamos conscientes de que el desarrollo de las nuevas tecnologías, han planteado la necesidad de lograr un equilibrio entre la libre difusión de la información, la protección de los datos personales y el derecho a estar informado. Por ello, la creación de este derecho al olvido digital responde a un temor creciente de los internautas de controlar su reputación en internet, que se suma a la preocupación sobre la protección de información personal que se almacén en la web. El auge de la reivindicación del Derecho al Olvido viene de la mano de los buscadores como Google, Bing, Yahoo entre otros; pues sólo basta con introducir un nombre para que aparezca variada información relativa a esa persona, que en algunos casos puede atentar contra el derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen del individuo y en definitiva vulnerar el derecho a la protección de datos personales. En el artículo 16 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, tutela el derecho a la privacidad entendida, en el que:. De acuerdo al criterio que ha emitido la Suprema Corte de Justicia de la Nación, hace referencia a que:. El derecho a la vida privada consiste en la facultad que tienen los individuos para no ser interferidos o molestados por persona o entidad alguna, en todo aquello que desean compartir con quienes ellos eligen. Lo anterior con la finalidad de salvaguardar la información personal contenida en las diversas bases de datos, a efecto de garantizar la trazabilidad de los datos, la privacidad y el derecho a la autodeterminación informativa de las personas, a través de los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición también conocidos como derechos A. Considerando que en toda ley debe hacerse expreso el principio de Habeas Data Corpus, 7 el cual, tiene como objeto tutelar el bien jurídico de la intimidad y la privacidad de la persona, el honor, su imagen, y en síntesis los derechos de la personalidad, ya que todos los datos referidos a ella que no tienen como destino la publicidad o información innecesaria a terceros necesitan preservarse en una norma jurídica que garantiza el derecho a la intimidad y la confidencialidad. Siendo sí, que el derecho a la privacidad sea la base para el derecho al olvido. Por otra parte, el derecho al olvido también tiene por objetivo ser un agente resocializador de la pena como justificación de derecho al olvido; es decir, que el derecho al olvido se relacione con el pasado judicial de un individuo, especialmente en materia penal y comercial. Si partimos de la base que la reinserción y rehabilitación del infractor son objetivos propios de la punición estatal, la publicidad y reiteración ad aeternum de los hechos delictuales y las condenas recaídas sobre ellos podría resultar claramente perjudicial para el adecuado desarrollo futuro de quienes se han equivocado criminalización secundaria , 12 justificando la restricción de dicha publicidad. Por lo anteriormente expuesto, someto a consideración de esta soberanía, el proyecto de decreto que reforman diversas disposiciones de la Ley General de Protección de Datos Personales en Posesión de los Sujetos Obligados a efecto de garantizar el Derecho al Olvido:. Derecho al olvido: derecho a proteger la honra, dignidad, integridad y privacidad de una persona, en cuanto al uso de la información que la vincule;. Se vea afectado en su honra, dignidad, integridad y privacidad;. Cuando cierta información atente contra su pleno desarrollo a la personalidad; y. Cuando el tratamiento de la información pasada, los victimice secundariamente. Reflexiones en torno al derecho al olvido. Recuperado el 4 de marzo de , de. Covarrubias En la jurisprudencia americana, puede consultarse Nueva York Times Co. Sullivan, U. Argentina, sentencia de 2 de mayo Palermo p. Rolla pp. Lesueur de Givry Para un mayor desarrollo, Mezzanotte p. Por lo que resulta necesaria la actualización de este ordenamiento jurídico para garantizar la salvaguarda de nuestro pasado histórico. No se puede dejar de lado la importancia de nuestro patrimonio, porque es parte de nuestra identidad como nación. Estas dependencias, son las responsables de tomar acciones para prevenir y evitar el deterioro de los monumentos históricos y zonas arqueológicas. Sin embargo, es parte fundamental de la labor legislativa el proveer a estas dependencias de un marco jurídico que les otorguen un mayor margen de maniobra a efecto de preservar nuestro patrimonio cultural. El objetivo de esta iniciativa con proyecto de decreto es actualizar el marco jurídico que se encarga de la salvaguarda y conservación de los monumentos históricos, zonas arqueológicas y obras artísticas, ya que los avances tecnológicos, legales y sociales, en la actualidad han rebasado a esta norma administrativa. En este orden de ideas, proponemos derogar la fracción II del artículo 3o. La observación que se hace, es que se necesita considerar que las obras que se realizan en los entornos inmediatos a los monumentos o zonas arqueológicas también deberían regularse, pues en algunos casos, estas podrían dañarlos. Se propone que en los casos en donde los monumentos se encuentren aislados de cualquier otro inmueble, se le otorgue un perímetro de mínimo 30 metros de la obra, y este sea fijado por el Instituto correspondiente, dependiendo de la importancia histórica, artística y representativa, para que de la misma forma las obras próximas estén reguladas por los institutos. Otra de las reformas que se propone es al artículo 10 de la misma ley, ya que se considera que los institutos pueden requerir a los propietarios de los monumentos a que cumplan con su obligación jurídica de conservar y restaurar las construcciones históricas que sean de su pertenencia. En lo que respecta al artículo 12, se propone reformarlo para que se puedan suspender las obras que se realicen en los inmuebles históricos que se consideren monumentos por declaratoria o por determinación de la presente ley. DRAE, Se debe considerar que las instalaciones de anuncios, toldos y antenas son elementos que podrían impactar a los monumentos. Se propone que la violación de los sellos impuestos por los Institutos correspondientes sea sancionada con un periodo de dos a siete años de prisión y de cien a quinientos días de Unidades de Medida y Actualización como multa. En virtud de lo fundado y motivado, sometemos a la consideración de esta honorable asamblea la siguiente iniciativa con proyecto de. Decreto, por el que se reforman los artículos, 3, 6, 9, 10, 11, 12, 13, 18, 20, 23, 25, 26, 32, 36 fracción I, 47, 48, 49, 50, 51, 53, 53 Bis y Artículo 3o. La aplicación de esta Ley corresponde a:. Artículo 6o. Los propietarios de bienes inmuebles considerados monumentos históricos o artísticos, Artículo 9o. Artículo 10o. Los propietarios de bienes inmuebles calificados por declaratoria o por determinación de esta Ley monumentos históricos o artísticos Los propietarios de bienes muebles , calificados por declaratoria o por determinación de esta ley, monumentos históricos o artísticos Artículo 17 Bis. Artículo 52 Bis. Artículo 52 Ter. Artículo Segundo. Una de esas victorias fue precisamente la licencia de maternidad, la cual fue reconocida como derecho constitucional el 31 de diciembre de a través del Diario Oficial de la Federación, en los términos siguientes:. Entre los obreros, jornaleros, empleados domésticos, artesanos y de una manera general, todo contrato de trabajo:. En ese sentido, la crianza igualitaria en México se ha convertido en un objetivo en la lucha por la igualdad entre mujeres y hombres, pero desafortunadamente, aunque se han realizado esfuerzos, han sido insuficientes. Uno de esos esfuerzos, se materializó el 30 de noviembre del a través de la inclusión del permiso de paternidad consistente en cinco días laborales con goce de sueldo, a partir del nacimiento o adopción de un hijo, en la Ley Federal del Trabajo, de la siguiente manera:. Otorgar permiso de paternidad de cinco días laborables con goce de sueldo, a los hombres trabajadores, por el nacimiento de sus hijos y de igual manera en el caso de la adopción de un infante ;. Es de señalar que esta regulación ha recibido diversas críticas entre las que resaltan:. En otro orden de ideas, es menester señalar que las licencias de maternidad y paternidad constituyen un derecho per se de las niñas y niños, toda vez que esos días deben ser dedicados para su atención y cuidado, así como para la creación del vínculo afectivo-emocional. Por tal, la legislación aplicable debe de ser analizada con base en el interés superior de la niñez, de conformidad con el artículo 4 constitucional:. Los niños y las niñas tienen derecho a la satisfacción de sus necesidades de alimentación, salud, educación y sano esparcimiento para su desarrollo integral. Aunado a lo anterior, con la finalidad de clarificar la citada porción normativa, el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación emitió la siguiente tesis aislada:. Menores de dieciocho años. De la interpretación del artículo 4o. Mayoría de seis votos. Ponente: Sergio A. Secretaria: Laura García Velasco. México, Distrito Federal, a doce de mayo de dos mil ocho Ergo, se deben establecer iguales derechos y obligaciones parentales respecto de los menores. En el caso en concreto, es claro que la distinción entre mujeres y hombres para otorgar 5 días de permiso por paternidad viola el interés superior del menor, toda vez que se priva a sus hijos del derecho de contar con ambos para su atención y cuidado en sus primeros días de vida. Niñas, niños y adolescentes tienen derecho a no ser sujetos de discriminación alguna ni de limitación o restricción de sus derechos, en razón de su origen étnico, nacional o social, idioma o lengua, edad, género, preferencia sexual, estado civil, religión, opinión, condición económica, circunstancias de nacimiento, discapacidad o estado de salud o cualquier otra condición atribuible a ellos mismos o a su madre, padre, tutor o persona que los tenga bajo guarda y custodia, o a otros miembros de su familia Derivado de lo anterior, se deduce lógicamente que la distinción injustificada entre mujeres y hombres para el otorgamiento de una licencia o permiso de paternidad viola los derechos de la niñez, al tratar con desigualdad al padre por su simple condición de hombre, causando indirectamente una privación al niño de contar con su cuidado, atención y cariño. Por tal, la presente iniciativa pretende dar igualdad constitucional a las madres trabajadoras y padres trabajadores, otorgando dos meses por licencia de paternidad a partir del nacimiento. Por otro lado, esta iniciativa pretende fortalecer la licencia de maternidad, aumentando su duración a 2 meses, en atención a las necesidades biológicas del menor. Esto es así, porque la madre, a parte de las funciones de atención y cuidado que debe de compartir en igual proporción con el padre, tiene la exclusividad biológica de realizar la lactancia materna. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud OMS , la lactancia materna es la forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables. Esto daría certeza, uniformidad e igualdad legislativa, para que no existan diferentes votaciones en los congresos de los estados y de la Ciudad de México, y con ello lograr una mayor certidumbre al aprobar las Minutas Proyecto de Decreto que les sean enviadas. Por lo expuesto y fundado, someto a consideración del pleno de vuestra soberanía, la siguiente iniciativa de. La presente Constitución puede ser adicionada o reformada. Para que las adiciones o reformas lleguen a ser parte de la misma, se requiere que el Congreso de la Unión, por el voto de las dos terceras partes de los individuos presentes, acuerden las reformas o adiciones, y que éstas sean aprobadas por la mayoría de las legislaturas de los estados y de la Ciudad de México por el voto de los dos terceras partes de los individuos presentes. El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación Conapred señala que quienes se dedican a este sector han sido históricamente objeto de una discriminación estructural que les impide el ejercicio pleno sus derechos debido a la naturaleza intrínseca de su labor, en el que socialmente no se le considera un empleo real, 2 ya que las actividades que la conforman suelen atribuirse como propio o natural de las mujeres, lo que motiva su estigmatización, así como la invisibilización de sus condiciones laborales. Un elemento que contribuye a la falta de protección laboral para las personas trabajadoras del hogar es la existencia de esquemas de explotación laboral en el que intervienen terceros en su contratación, tal como lo revela una investigación realizada por la organización civil Parvada, 5 en el que mostró que es posible ofertar servicios domésticos con jornadas de ocho horas por pesos que se reduciría a 60 pesos si se toma en cuenta que una agencia de colocación se queda con hasta el 60 por ciento del pago , con horas extra sin pago, alimentación a base de sobras, revisar las pertenencias de entrada y salida, así como la contratación de menores de edad. Cabe señalar que nuestra Constitución Política establece en su artículo 1o. Asimismo, la Ley Federal de Trabajo es clara al señalar en artículo 3o. Por lo anteriormente expuesto se somete a consideración la siguiente iniciativa con proyecto de. Decreto que reforma los artículos y Bis de la Ley Federal de Trabajo. Se reforman los artículos y Bis de la Ley Federal de Trabajo, para quedar como sigue:. Queda prohibida la utilización de intermediarios para su contratación. Se derogan todas las disposiciones que contravengan lo establecido en el presente decreto. Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación. Estudio Percepciones sobre el trabajo doméstico: Una visión desde las Trabajadoras y las Empleadoras, del Conapred. Se busca muchacha. La normalización de la explotación en el trabajo del hogar en la zona metropolitana de Guadalajara. El trabajo doméstico en México. La gran deuda social. En junio de , México buscó dar un avance importante en términos de seguridad y justicia, con la reforma constitucional cuya implementación, dado su amplio alcance, se programó para el lapso de ocho años. Esta reforma dio inicio a una transición entre el antiguo sistema penal escrito y semi inquisitivo, hacia un sistema penal acusatorio y adversarial, que, a su vez, dio pie a la implementación de los juicios orales en el país. Este nuevo sistema se encuentra regido por los principios de publicidad, contradicción, concentración, continuidad e inmediación. De manera general, en nuestro país el sistema de procuración de justicia tiene como finalidad la protección de las normas jurídicas para lograr determinar la posible existencia de la comisión de un delito, así como de la ubicación y sanción de los posibles responsables. En este caso, la incidencia delictiva se refiere a la ocurrencia de presuntos delitos registrados en averiguaciones previas o carpetas de investigación iniciadas, reportadas por las Procuradurías Generales de Justicia y Fiscalías Generales de las 32 entidades federativas, instancias responsables de la veracidad y actualización de los datos. Razones para no denunciar un delito En el actual sistema acusatorio oral, el proceso penal da inicio una vez que se presenta una denuncia o querella. La isla de piedra y musgo resonó en el secreto de sus grutas como en tu boca el canto, y la flor que nacía entre los intersticios de la piedra con su secreta sílaba dijo al pasar tu nombre de planta abrasadora, y la escarpada roca levantada como el muro del mundo reconoció mi canto, bienamada, y todas las cosas dijeron tu amor, mi amor, amada, porque la tierra, el tiempo, el mar, la isla, la vida, la marea, el germen que entreabre sus labios en la tierra, la flor devoradora, el movimiento de la primavera, todo nos reconoce. Ellos todo lo saben, no tenemos secretos, hemos crecido juntos pero no lo sabíamos. Amor mío, la primavera dulce, flor y mar, nos rodean. Amor, amor, la primavera nos ofrece el cielo, pero la tierra oscura es nuestro nombre, nuestro amor pertenece a todo el tiempo y la tierra. He visto tendido frente a los mares del Sur, arrollarse las aguas y extenderse inconteniblemente, fatalmente en las mañanas y al atardecer. Ternura de dolor, y dolor de imposible, ala de los terribles deseos, que se mueve en la noche de mi carne y la suya con una aguda fuerza de flechas en el cielo. Algo de inmensa huida, que no se va, que araña adentro, algo que en las palabras cava tremendos pozos, algo que contra todo se estrella, contra todo, como los prisioneros contra los calabozos! Ella, tallada en el corazón de la noche, por la inquietud de mis ojos alucinados: ella, grabada en los maderos del bosque por los cuchillos de mis manos, ella, su goce junto al mío, ella, sus ojos enlutados, ella, su corazón, mariposa sangrienta que con sus dos antenas de instinto me ha tocado! No cabe en esta estrecha meseta de mi vida! Es como un viento desatado! Si mis palabras clavan apenas como agujas debieran desgarrar como espadas o arados! Y qué palpitaba en la noche? Eran planetas o herraduras? Debo escoger esta mañana entre el mar desnudo y el cielo? Qué me esperaba en Isla Negra? La verdad verde o el decoro? Por qué los ríos mejores se fueron a correr en Francia? Por qué no amanece en Bolivia desde la noche de Guevara? Y busca allí a los asesinos su corazón asesinado? Farewell Desde el fondo de ti, y arrodillado, un niño triste, como yo, nos mira. Dónde van las cosas del sueño? Se van al sueño de los otros? Y el padre que vive en los sueños vuelve a morir cuando despiertas? Florecen las plantas del sueño y maduran sus graves frutos? Entrada A La Madera Con mi razón apenas, con mis dedos, con lentas aguas lentas inundadas, caigo al imperio de los nomeolvides, a una tenaz atmósfera de luto, a una olvidada sala decaída, a un racimo de tréboles amargos. Soy yo ante tu ola de olores muriendo, envueltos en otoño y resistencia: soy yo emprendiendo un viaje funerario entre sus cicatrices amarillas: soy yo con mis lamentos sin origen, sin alimentos, desvelado, solo, entrando oscurecidos corredores, llegando a tu materia misteriosa. Poros, vetas, círculos de dulzura, peso, temperatura silenciosa, flechas pegadas a tu alma caída, seres dormidos en tu boca espesa, polvo de dulce pulpa consumida, ceniza llena de apagadas almas, venid a mí, a mi sueño sin medida, caed en mi alcoba en que la noche cae y cae sin cesar como agua rota, y a vuestra vida, a vuestra muerte asidme, a vuestros materiales sometidos, a vuestras muertas palomas neutrales, y hagamos fuego, y silencio, y sonido, y ardamos, y callemos, y campanas. Y una a una las noches entre nuestras ciudades separadas se agregan a la noche que nos une. Aquí estamos al fin frente a frente, nos hemos encontrado, no hemos perdido nada. Nos hemos recorrido labio a labio, hemos cambiado mil veces entre nosotros la muerte y la vida, todo lo que traíamos como muertas medallas lo echamos al fondo del mar, todo lo que aprendimos no nos sirvió de nada: comenzamos de nuevo, terminamos de nuevo muerte y vida. Pero por qué no se convence el Jueves de ir después del Viernes? Quiénes gritaron de alegría cuando nació el color azul? Por qué se entristece la tierra cuando aparecen las violetas? Sueño De Gatos Qué bonito duerme un gato, duerme con patas y peso, duerme con sus crueles uñas, y con su sangre sanguinaria, duerme con todos los anillos que como círculos quemados construyeron la geología de una cola color de arena. Quisiera dormir como un gato con todos los pelos del tiempo, con la lengua del pedernal, con el sexo seco del fuego y después de no hablar con nadie, tenderme sobre todo el mundo, sobre las tejas y la tierra intensamente dirigido a cazar las ratas del sueño. He visto cómo ondulaba, durmiendo, el gato: corría la noche en él como agua oscura, y a veces se iba a caer, se iba tal vez a despeñar en los desnudos ventisqueros, tal vez creció tanto durmiendo como un bisabuelo de tigre y saltaría en las tinieblas tejados, nubes y volcanes. Duerme, duerme, gato nocturno con tus ceremonias de obispo, y tu bigote de piedra: ordena todos nuestros sueños, dirige la oscuridad de nuestras dormidas proezas con tu corazón sanguinario y el largo cuello de tu cola. Tiranía Oh dama sin corazón, hija del cielo, auxíliame en esta solitaria hora, con tu directa indiferencia de arma y tu frío sentido del olvido. Un tiempo total como un océano, una herida confusa como un nuevo ser, abarcan la tenaz raíz de mi alma mordiendo el centro de mi seguridad. Qué espeso latido se cimbra en mi corazón como una ola hecha de todas las olas, y mi desesperada cabeza se levanta en un esfuerzo de salto y de muerte. Y aquel reloj cuyo sonido era la voz de nuestras vidas, el secreto hilo de las semanas, que una a una ataba tantas horas a la miel, al silencio, a tantos nacimientos y trabajos, aquel reloj también cayó y vibraron entre los vidrios rotos sus delicadas vísceras azules, su largo corazón desenrollado. Yo no sufrí, amor mío, yo sólo te esperaba. Tenías que cambiar de corazón y de mirada después de haber tocado la profunda zona de mar que te entregó mi pecho. Tenías que salir del agua pura como una gota levantada por una ola nocturna. Novia mía, tuviste que morir y nacer, yo te esperaba. Qué Guardas Bajo Tu Joroba? Qué guardas bajo tu joroba? Y la tortuga preguntó: Qué conversas con las naranjas? Por qué se suicidan las hojas cuando se sienten amarillas? Oda A Las Cosas Amo las cosas loca, locamente. Me gustan las tenazas, las tijeras, adoro las tazas, las argollas, las soperas, sin hablar, por supuesto, del sombrero. Amo todas las cosas, no sólo las supremas, sino las infinita- mente chicas, el dedal, las espuelas, los platos, los floreros. Yo voy por casas, calles, ascensores, tocando cosas, divisando objetos que en secreto ambiciono: uno porque repica, otro porque es tan suave como la suavidad de una cadera, otro por su color de agua profunda, otro por su espesor de terciopelo. No es verdad: muchas cosas me lo dijeron todo. De metales sin luz, con el vacío, con la ausencia del día muerto de golpe. En lo alto de las manos el deslumbrar de mariposas, el arrancar de mariposas cuya luz no tiene término. Teñida con miradas, con objeto de abejas, tu material de inesperada llama huyendo precede y sigue al día y a su familia de oro. Los días acechando cruzan el sigilo pero caen adentro de tu voz de luz. Oh dueña del amor, en tu descanso fundé mi sueño, mi actitud callada. El Padre Tierra de sembradura inculta y brava, tierra en que no hay esteros ni caminos, mi vida bajo el sol tiembla y se alarga. Padre, tus ojos dulces nada pueden, como nada pudieron las estrellas que me abrasan los ojos y las sienes. El mal de amor me encegueció la vista y en la fontana dulce de mi sueño se reflejó otra fuente estremecida. Pregunta a Dios por qué me dieron lo que me dieron y por qué después supe una soledad de tierra y cielo. Mira, mi juventud fue un brote puro que se quedó sin estallar y pierde su dulzura de sangres y de jugos. El sol que cae y cae eternamente se cansó de besarla Y el otoño. Padre, tus ojos dulces nada pueden. Escucharé en la noche tus palabras Y en la noche inmensa seguiré con mis llagas y tus llagas. Los Jugadores Juegan, juegan. Agachados, arrugados, decrépitos. Canción de la belleza de la tierra, canción de la belleza de la Amada, canción, canción que no precisa fin. Juegan, juegan. Los miro entre la vaga bruma del gas y el humo. Y mirando estos hombres sé que la vida es triste. Los animales ingenieros de cavidades y ranuras no podrían hacerse cargo de estas lejanas inspecciones? Cómo le digo a la tortuga que yo le gano en lentitud? Cómo le pregunto a la pulga las cifras de su campeonato? Y a los claveles qué les digo agradeciendo su fragancia? No Sólo El Fuego Ay sí, recuerdo, ay tus ojos cerrados como llenos por dentro de luz negra, todo tu cuerpo como una mano abierta, como un racimo blanco de la luna, y el éxtasis, cuando nos mata un rayo, cuando un puñal nos hiere en las raíces y nos rompe una luz la cabellera, y cuando vamos de nuevo volviendo a la vida, como si del océano saliéramos, como si del naufragio volviéramos heridos entre las piedras y las algas rojas. Pero hay otros recuerdos, no sólo flores del incendio, sino pequeños brotes que aparecen de pronto cuando voy en los trenes o en las calles. Ay vida mía, no sólo el fuego entre nosotros arde, sino toda la vida, la simple historia, el simple amor de una mujer y un hombre parecidos a todos. Quiere llevarme: escucha cómo recorre el mundo para llevarme lejos. Escóndeme en tus brazos por esta noche sola, mientras la lluvia rompe contra el mar y la tierra su boca innumerable. Escucha como el viento me llama galopando para llevarme lejos. Con tu frente en mi frente, con tu boca en mi boca, atados nuestros cuerpos al amor que nos quema, deja que el viento pase sin que pueda llevarme. Deja que el viento corra coronado de espuma, que me llame y me busque galopando en la sombra, mientras yo, sumergido bajo tus grandes ojos, por esta noche sola descansaré, amor mío. Agua Sexual Rodando a goterones solos, a gotas como dientes, a espesos goterones de mermelada y sangre, rodando a goterones cae el agua, como una espada en gotas, como un desgarrador río de vidrio, cae mordiendo, golpeando el eje de la simetría, pegando en las costuras del alma, rompiendo cosas abandonadas, empapando lo oscuro. Yo escucho entre el disparo de los besos, escucho, sacudido entre respiraciones y sollozos. Estoy mirando, oyendo, con la mitad del alma en el mar y la mitad del alma en la tierra, y con las dos mitades del alma miro el mundo. Y aunque cierre los ojos y me cubra el corazón enteramente, veo caer un agua sorda, a goterones sordos. Veo correr un arco iris turbio. Veo pasar sus aguas a través de los huesos. Por qué no van allí las olas? Es cierto que aquel meteoro fue una paloma de amatista? Puedo preguntar a mi libro si es verdad que yo lo escribí? Un río abraza el arrabal como una mano helada que tienta en las tinieblas: sobre sus aguas se avergüenzan de verse las estrellas. Yo lloro en medio de lo invadido, entre lo confuso, entre el sabor creciente, poniendo el oído en la pura circulación, en el aumento, cediendo sin rumbo el paso a lo que arriba, a lo que surge vestido de cadenas y claveles, yo sueño, sobrellevando mis vestigios morales. Estoy solo entre materias desvencijadas, la lluvia cae sobre mí, y se me parece, se me parece con su desvarío, solitaria en el mundo muerto, rechazada al caer, y sin forma obstinada. Eres mía, eres mía, mujer de labios dulces, y viven en tu vida mis infinitos sueños. Eres mía, eres mía, voy gritando en la brisa de la tarde, y el viento arrastra mi voz viuda. Cazadora del fondo de mis ojos, tu robo estanca como el agua tu mirada nocturna. Mi alma nace a la orilla de tus ojos de luto. En tus ojos de luto comienza el país del sueño. Sistema Sombrío De cada uno de estos días negros como viejos hierros, y abiertos por el sol como grandes bueyes rojos, y apenas sostenidos por el aire y por los sueños, y desaparecidos irremediablemente y de pronto, nada ha substituido mis perturbados orígenes, y las desiguales medidas que circulan en mi corazón allí se fraguan de día y de noche, solitariamente, y abarcan desordenadas y tristes cantidades. O recuerdo el día primero de la sed, la sombra apretada contra los jazmines, el cuerpo profundo en que te recogías como una gota temblando también. Oh noche, mi alma sobrecogida te pregunta desesperadamente a ti por el metal que necesita. Porque la ventana que el mediodía vacío atraviesa tiene un día cualquiera mayor aire en sus alas, el frenesí hincha el traje y el sueño al sombrero, una abeja extremada arde sin tregua. Ahora, qué imprevisto paso hace crujir los caminos? Ay, una a una, la ola que llora y la sal que se triza, y el tiempo del amor celestial que pasa volando, han tenido voz de huéspedes y espacio en la espera. De distancias llevadas a cabo, de resentimientos infieles, de hereditarias esperanzas mezcladas con sombra, de asistencias desgarradoramente dulces y días de transparente veta y estatua floral, qué subsiste en mi término escaso, en mi débil producto? De mi lecho amarillo y de mi substancia estrellada, quién no es vecino y ausente a la vez? Un esfuerzo que salta, una flecha de trigo tengo, y un arco en mi pecho manifiestamente espera, y un latido delgado, de agua y tenacidad, como algo que se quiebra perpetuamente, atraviesa hasta el fondo mis separaciones, apaga mi poder y propaga mi duelo. Pero sabes de dónde viene la muerte, de arriba o de abajo? De los microbios o los muros, de las guerras o del invierno? Maestranzas De Noche Hierro negro que duerme, fierro negro que gime por cada poro un grito de desconsolación. Las cenizas ardidas sobre la tierra triste, los caldos en que el bronce derritió su dolor. Aves de qué lejano país desventurado graznaron en la noche dolorosa y sin fin? Y el grito se me crispa como un nervio enroscado o como la cuerda rota de un violín. En las paredes cuelgan las interrogaciones, florece en las bigornias el alma de los bronces y hay un temblor de pasos en los cuartos desiertos. Manuel Rodríguez Señora, dicen que dónde, mi madre dicen, dijeron, el agua y el viento dicen que vieron al guerrillero. El Tigre Soy el tigre. Y me quedo velando por años en la selva tus huesos, tu ceniza, inmóvil, lejos del odio y de la cólera, desarmado en tu muerte, cruzado por las lianas, inmóvil en la lluvia, centinela implacable de mi amor asesino. Hay entre ciencias de llanto un altar confuso, y en mi sesión de atardeceres sin perfume, en mis abandonados dormitorios donde habita la luna, y arañas de mi propiedad, y destrucciones que me son queridas, adoro mi propio ser perdido, mi substancia imperfecta, mi golpe de plata y mi pérdida eterna. Quién hizo ceremonia de cenizas? El hueso del padre, la madera del buque muerto, y su propio final, su misma huida, su fuerza triste, su dios miserable? Acecho, pues, lo inanimado y lo doliente, y el testimonio extraño que sostengo con eficiencia cruel y escrito en cenizas, es la forma de olvido que prefiero, el nombre que doy a la tierra, el valor de mis sueños, la cantidad interminable que divido con mis ojos de invierno, durante cada día de este mundo. En qué idioma cae la lluvia sobre ciudades dolorosas? Qué suaves sílabas repite el aire del alba marina? Es paz la paz de la paloma? El leopardo hace la guerra? Por qué enseña el profesor la geografía de la muerte? Qué pasa con las golondrinas que llegan tarde al colegio? Es verdad que reparten cartas transparentes, por todo el cielo? Hay en el cielo de Colombia un coleccionista de nubes? Por qué siempre se hacen en Londres los congresos de los paraguas? Sangre color de amaranto tenía la reina de Saba? Qué mundo! Qué profundo perejil! Qué nave navegando en la dulzura! Ah tu voz misteriosa que el amor tiñe y dobla en el atardecer resonante y muriendo! Así en horas profundas sobre los campos he visto doblarse las espigas en la boca del viento. El ajo les añade su terrenal fragancia, la pimienta, polen que atravesó los arrecifes, y vestidas de nuevo con traje de marfil, llenan el plato con la repetición de su abundancia y su sabrosa sencillez de tierra. Soneto Xl - Cien Sonetos De Amor Era verde el silencio, mojada era la luz, temblaba el mes de Junio como una mariposa y en el austral dominio, desde el mar y las piedras, Matilde, atravesaste el mediodía. Amo tus dones puros, tu piel de piedra intacta, tus uñas ofrecidas en el sol de tus dedos, tu boca derramada por toda la alegría, pero, para mi casa vecina del abismo, dame el atormentado sistema del silencio, el pabellón del mar olvidado en la arena. Vago de un punto a otro, absorbo ilusiones, converso con los sastres en sus nidos: ellos, a menudo, con voz fatal y fría, cantan y hacen huir los maleficios. Hay un país extenso en el cielo con las supersticiosas alfombras del arco-iris y con vegetaciones vesperales: hacia allí me dirijo, no sin cierta fatiga, pisando una tierra removida de sepulcros un tanto frescos, yo sueño entre esas plantas de legumbre confusa. Paso entre documentos disfrutados, entre orígenes, vestido como un ser original y abatido: amo la miel gastada del respeto, el dulce catecismo entre cuyas hojas duermen violetas envejecidas, desvanecidas, y las escobas, conmovedoras de auxilio, en su apariencia hay, sin duda, pesadumbre y certeza. Qué día ha sobrevenido! Qué espesa luz de leche, compacta, digital, me favorece! He oído relinchar su rojo caballo desnudo, sin herraduras y radiante. Atravieso con él sobre las iglesias, galopo los cuarteles desiertos de soldados y un ejército impuro me persigue. Sus ojos de eucaliptus roban sombra, su cuerpo de campana galopa y golpea. La Muerta Si de pronto no existes, si de pronto no vives, yo seguiré viviendo. No me atrevo, no me atrevo a escribirlo, si te mueres. Yo seguiré viviendo. Porque donde no tiene voz un hombre allí, mi voz. Donde los negros sean apaleados, yo no puedo estar muerto. Cuando la victoria, no mi victoria, sino la gran victoria llegue, aunque esté mudo debo hablar: yo la veré llegar aunque esté ciego. No, perdóname. Siempre eres nueva como nada o nadie, siempre recién caída del Paraíso: plena y pura mejilla arrebolada de la aurora! Sabes que es verde la neblina a mediodía, en Patagonia? Quién canta en el fondo del agua en la laguna abandonada? La vida mía que te di se llena de años, como el volumen de un racimo. Era verdad aquel aroma de la doncella sorprendida? Por qué los pobres no comprenden apenas dejan de ser pobres? Dónde encontrar una campana que suene adentro de tus sueños? Collar, cascabel ebrio para tus manos suaves como las uvas. Y las miro lejanas mis palabras. Van trepando en mi viejo dolor como las yedras. Escuchas otras voces en mi voz dolorida. No me abandones. Sígueme, compañera, en esa ola de angustia. Pero se van tiñendo con tu amor mis palabras. Voy haciendo de todas un collar infinito para tus blancas manos, suaves como las uvas. Te decidiste, castaña, y saltaste a la tierra, bruñida y preparada, endurecida y suave como un pequeño seno de las islas de América. Caíste golpeando el suelo pero nada pasó, la hierba siguió temblando, el viejo castaño susurró como las bocas de toda una arboleda, cayó una hoja del otoño rojo, firme siguieron trabajando las horas en la tierra. La Noche Del Soldado Yo hago la noche del soldado, el tiempo del hombre sin melancolía ni exterminio, del tipo tirado lejos por el océano y una ola, y que no sabe que el agua amarga lo ha separado y que envejece, paulatinamente y sin miedo, dedicado a lo normal de la vida, sin cataclismos, sin ausencias, viviendo dentro de su piel y de su traje, sinceramente oscuro. Voy respirando como hijo hasta el corazón de un método obligatorio, de una tenaz paciencia física, resultado de alimentos y edad acumulados cada día, despojado de mi vestuario de venganza y de mi piel de oro. Yo peso con mis brazos cada nueva estatua, y bebo su remedio vivo con sed masculina y en silencio. Ay, de cada noche que sucede, hay algo de brasa abandonada que se gasta sola, y cae envuelta en ruinas, en medio de cosas funerales. Guardo la ropa y los huesos levemente impregnados de esa materia seminocturna: es un polvo temporal que se me va uniendo, y el dios de la substitución vela a veces a mi lado, respirando tenazmente, levantando la espada. Iv Cuando he llegado aquí se detiene mi mano. Alguien pregunta: —Dime por qué, como las olas en una misma costa, tus palabras sin cesar van y vuelven a su cuerpo? Y, amor, tu cuerpo no sólo es la rosa que en la sombra o la luna se levanta, o sorprendo o persigo. Ay que me digan cómo pudiera yo abolirte y dejar que mis manos sin tu forma arrancaran el fuego a mis palabras! Aromos Rubios En Los Campos De Loncoche La pata gris del Malo pisó estas pardas tierras, hirió estos dulces surcos, movió estos curvos montes, rasguñó las llanuras guardadas por la hilera rural de las derechas alamedas bifrontes. El terraplén yacente removió su cansancio, se abrió como una mano desesperada el cerro, en cabalgatas ebrias galopaban las nubes arrancando de Dios, de la tierra y del cielo. A dónde vas ahora? A mis ojos se enredan aromos rubios en los campos de Loncoche. Es el viento que agita los meses, el silbido de un tren, el paso de la temperatura sobre el lecho, un opaco sonido de sombra que cae como trapo en lo interminable, una repetición de distancias, un vino de color confundido, un paso polvoriento de vacas bramando. Yo oigo el sueño de viejos compañeros y mujeres amadas, sueños cuyos latidos me quebrantan: su material de alfombra piso en silencio, su luz de amapola muerdo con delirio. Hay en la boca el sabor, la sal del dormido. Mi corazón, es tarde y sin orillas, el día como un pobre mantel puesto a secar oscila rodeado de seres y extensión: de cada ser viviente hay algo en la atmósfera: mirando mucho el aire aparecerían mendigos, abogados, bandidos, carteros, costureras, y un poco de cada oficio, un resto humillado quiere trabajar su parte en nuestro interior. Yo busco desde antaño, yo examino sin arrogancia, conquistado, sin duda, por lo vespertino. Dónde termina el arco iris, en tu alma o en el horizonte? Dame la mano desde la profunda zona de tu dolor diseminado. Yo vengo a hablar por vuestra boca muerta. A través de la tierra juntad todos los silenciosos labios derramados y desde el fondo habladme toda esta larga noche como si yo estuviera con vosotros anclado, contadme todo, cadena a cadena, eslabón a eslabón, y paso a paso, afilad los cuchillos que guardasteis, ponedlos en mi pecho y en mi mano, como un río de rayos amarillos, como un río de tigres enterrados, y dejadme llorar, horas, días, años, edades ciegas, siglos estelares. Dadme el silencio, el agua, la esperanza. Dante lo ha realizado, lo ha hecho existir en el arte; ha creado esa naturaleza y ese hombre. Y si su mundo no es perfectamente artístico, la falta no es de él sino que aquel mundo en donde el hombre es naturaleza y la naturaleza, ciencia, y del cual se ha desterrado a lo accidental y a la libertad, los dos grandes factores de la vida real y del arte. Si Dante hubiera sido fraile o filósofo, apartado de la vida real, se habría encerrado en esas formas y en esa alegoría sin salir de ellas. Mas Dante, al entrar en el reino de los muertos lleva consigo todas las pasiones de los vivos, y las preocupaciones terrenas. Así la poesía abarca toda la vida, cielo y tierra, tiempo y eternidad, lo hu [13] mano y lo divino; y el poema sobrenatural conviértese en humano y terreno, con la marca del hombre y del tiempo. Reaparece la naturaleza terrenal como oposición o parangón o remembranza. Reaparece el accidente y el tiempo, la historia y la sociedad en su vida exterior e interna; apunta la tradición virgiliana con Roma por capital del mundo y con la monarquía preestablecida; y dentro de este marco magnífico, pasa ante nuestros ojos la historia de la época: Bonifacio VIII, Roberto, Felipe el hermoso, Carlos de Valois, los Cerchi y los Donati, la nueva Florencia y la antigua, la historia de Italia, y la historia de Dante, sus iras, sus odios, sus venganzas, sus amores, sus predilecciones. Así se integra la vida; el otro mundo sale de su abstracción doctrinal y mística; cielo y tierra se confunden; síntesis viviente de esta inmensa comprensión, Dante es espectador, actor y juez. La vida, contemplada desde el otro mundo adquiere nuevas actitudes, sensaciones e impresiones. El otro mundo visto desde la tierra, se reviste de sus pasiones e intereses. Y resulta de todo una concepción originalísima, una naturaleza nueva y un hombre nuevo. Son dos mundos omnipresentes, en reciprocidad de acción, que se suceden, se alter [14] nan, se cruzan, se compenetran, se explican y se iluminan mutuamente, en perpetua vuelta. Esta unidad enérgica y armoniosa se halla en la naturaleza misma de los dos mundos, materialmente diversos, pero que no constituyen sino una misma cosa en la unidad de la conciencia. Cielo y tierra son términos correlativos; no es posible el uno sin el otro. Lo puramente real y lo puramente ideal son dos abstracciones; cada cosa real lleva consigo su ideal; todo hombre porta su infierno y su paraíso; todo hombre encierra en su pecho a los dioses del Olimpo: el escéptico puede negar el infierno, pero no suprimir la conciencia. Nada hay en el argumento que constriña al poeta a preferir a tal personaje, a cierta época o acción; él escoge toda la historia, todos los aspectos bajo los cuales aparece la humanidad; y puede abandonarse libremente a sus iras y opiniones e intercalar en el plan general fines particulares sin que la unidad se dañe. Todo esto da a su universo una acabada [16] realidad poética, y es patente en la permanente unidad, todo lo que surge del ser humano, del libre albedrío y de lo casual y el moverse con vario juego todos los contrastes y lo necesario unido con el libre albedrío y el destino con la casualidad. Es el concepto cristiano y moderno de la unidad de Dios sustituída a la pluralidad pagana. Si este concepto fuera solamente algo exterior, explicado en su abstracción doctrinal, como pensamiento, o presentado en forma alegórica, la imagen no bastaría para engendrar una obra de arte. Este principio activo puede llamarse en su abstracción lo verdadero o el bien, o la virtud, o la ley; como realidad viva y activa es el espíritu, que tiene por contrario a la materia o [18] la carne, donde se halla como en prisión o como en un vasello de donde se esfuerza por salir. Así, pues, la vida es un antagonismo, una batalla entre el espíritu y la carne, entre Dios y el demonio. Homero transporta a los dioses a la tierra y los materializa; Dante transporta a los hombres al otro mundo y los espiritualiza. Sometido a las condiciones de espacio y de tiempo, vuélvese historia; tal hombre, tal pueblo, tal siglo. De [21] este modo un mismo concepto anima el todo, en la forma, en el pensamiento y en la historia. No miran desde la cumbre del monte sino desde la llanura y toman por el todo lo que encuentran en la línea recta del camino. Cada uno se forja un pequeño mundo y dice: este es el mundo de Dante. Y el mundo de Dante contiene en sí todos esos mundos. Es el mundo universal de la edad media realizado en el arte. No sé decir fijamente cómo entré allí; tan adormecido estaba cuando abandoné el verdadero camino. Pero al llegar al pie de una cuesta, donde terminaba el valle que me había llenado de miedo el corazón, miré hacia arriba, y vi su cima revestida ya de los rayos del planeta que nos guía con seguridad por todos los senderos. No se separaba de mi vista, sino que interceptaba de tal modo mi camino, que me volví muchas veces para retroceder. Era a tiempo que apuntaba el día, y el sol subía rodeado de aquellas estrellas que estaban con él cuando el amor divino imprimió el primer movimiento a todas las cosas bellas. Hora y estación tan dulces me daban motivo para augurar bien de aquella fiera de pintada piel. Pero no tanto que no me infundiera terror el aspecto de un león que a su vez se me apareció: figuróseme que venía contra mí, con la cabeza alta y con un hambre tan rabiosa, que hasta el aire parecía temerle. Siguió a éste una loba que, en medio de su demacración, parecía cargada de deseos; loba que ha obligado a vivir miserable a mucha gente. El fuego que despedían sus ojos me causó tal turbación, que perdí la esperanza de llegar a la cima. Y así como el que gustoso atesora y se entristece y llora con todos sus pensamientos cuando llega el momento en que sufre una pérdida, así me hizo padecer aquella inquieta fiera, que, viniendo a mi encuentro, poco a poco me repelía hacia donde el sol se calla. Mientras yo retrocedía hacia el valle, se presentó a mi vista uno, que por su prolongado silencio parecía mudo. Cuando le vi en aquel gran desierto:. No soy ya hombre, pero lo he sido; mis padres fueron lombardos y ambos tuvieron a Mantua por pa [27] tria. Nací "sub Julio," aunque algo tarde, y vi a Roma bajo el mando del buen Augusto en tiempo de los dioses falsos y engañosos. Poeta fuí, y canté a aquel justo hijo de Anquises, que volvió de Troya después del incendio de la soberbia Ilión. Mira esa fiera debido a la cual retrocedía; líbrame de ella, famoso sabio, porque a su aspecto se estremecen mis venas y late con precipitación mi pulso. Si el adversario de todo mal le fué favorable, debióse a los grandes efectos que de él debían sobrevenir; y el por qué no parece injusto a un hombre de talento; pues en el Empíreo fué elegido para ser el padre de la fecunda Roma y de su imperio: el uno y la otra, a decir verdad, fueron establecidos en favor del sitio santo en donde reside el sucesor del gran Pedro. Durante este viaje, por el que le elogias, oyó cosas que [30] presagiaron su victoria y el manto papal. Yo no soy Eneas, ni San Pablo: ante nadie, ni ante mí mismo, me creo digno de tal honor. Porque si me lanzo a tal empresa, temo por mi loco empeño. Y como aquel que no quiere ya lo que quería, y asaltado de una nueva idea, cambia de parecer, de suerte que abandona todo lo que había comenzado, así me sucedía en aquella obscura cuesta; porque, a fuerza de pensar, abandoné la empresa que había empezado con tanto ardor. Para librarte de ese temor, te diré por qué he venido, y lo que vi en el primer momento en que me moviste a compasión. Yo estaba entre los que se hallan en suspenso, y me llamó una dama tan bienaventurada y tan bella, que le rogué me diera sus órdenes. Mi amigo, que no lo es de la ventura, se ve tan embarazado en la playa desierta, que en medio del camino el miedo le ha hecho retroceder; y temo por lo que he oído de él en el Cielo que se haya extraviado ya, y que yo haya acudido tarde en su socorro. Vé, pues, y con tus elo [31] cuentes palabras, y con lo que se necesita para sacarle de su apuro, auxíliale tan bien, que yo quede consolada. Yo soy Beatriz, la que te hace marchar; vengo de un sitio adonde deseo volver: amor me impele, y es el que me hace hablar. Cuando vuelva a estar delante de mi Señor, le hablaré de ti bien y con frecuencia. Sólo deben temerse las cosas que pueden redundar en perjuicio de otros; pero no aquellas que no inspiran este temor. Por la merced de Dios, estoy hecha de tal suerte, que no me alcanzan vuestras miserias, ni puede prender en mí la llama de este incendio. Ella se ha dirigido a Lucía [3] con sus ruegos, y le ha dicho: "Tu fiel amigo tiene necesidad de ti, y te lo recomiendo. Con las tuyas has preparado mi corazón de tal suerte, y le has comunicado tanto deseo de emprender el gran viaje, que vuelvo a abrigar mi primer propósito. OR mí se va a la ciudad del llanto; por mí se va al eterno dolor; por mi se va hacia la raza condenada: la justicia animó a mi sublime arquitecto; me hizo la divina potestad, la suprema sabiduría y el primer amor. Antes que yo no hubo nada creado, a excepción de lo eterno, y yo duro eternamente. Vi escritas estas palabras con caracteres negros en el dintel de una puerta, por lo cual exclamé:. Hemos llegado al lugar donde te he dicho que verías a la dolorida gente, que ha perdido el bien de la inteligencia. Y después de haber puesto su mano en la mía con rostro alegre, que me reanimó, me introdujo en medio de las cosas secretas. Allí, bajo un cielo sin estrellas, resonaban suspiros, quejas y profundos gemidos, de [34] suerte que al escucharlos comencé a llorar. Diversas lenguas, horribles blasfemias, palabras de dolor, acentos de ira, voces altas y roncas, acompañadas de palmadas, producían un tumulto que va rodando siempre por aquel espacio eternamente obscuro, como la arena impelida por un torbellino. Yo, que estaba horrorizado, dije:. Estos no esperan morir; y su ceguedad es tanta, que se muestran envidiosos de cualquier otra suerte. Comprendí inmediatamente y adquirí la certeza de que aquella turba era la de los ruines que se hicieron desagradables a los ojos de Dios y a los de sus enemigos. Habiendo dirigido mis miradas a otra parte, vi nuevas almas a la orilla de un gran río, por lo cual, dije:. Entonces, avergonzado y con los ojos bajos, temiendo que le disgustasen mis preguntas, me abstuve de hablar hasta que llegamos al río. No esperéis ver nunca el Cielo. Vengo para conduciros a la otra orilla, donde reinan eternas tinieblas, en medio del calor y del frío. Entonces se aquietaron las velludas mejillas del barquero de las lívidas lagunas, que tenía círculos de llamas alrededor de sus ojos. Pero aquellas almas, que estaban desnudas y fatigadas, no bien oyeron tan terribles palabras, cambiaron de color, rechinando los dientes, blasfemando de Dios, de sus padres, de la especie humana, del sitio y del día de su nacimiento, de la prole de su prole y de su descendencia: después se retiraron todas juntas, llorando fuertemente, hacia la orilla maldita en donde se espera a todo aquel que no teme a Dios. De esta suerte se fueron alejando por las negras ondas; pero antes de que hubieran saltado en la orilla opuesta, se reunió otra nueva muchedumbre en la que aquéllas habían dejado. Por aquí no pasa nunca un alma pura; por lo cual, si Carón se irrita contra ti, ya conoces ahora el motivo de sus desdeñosas palabras. Vime junto al borde del triste valle, abismo de dolor, en que resuenan infinitos ayes, semejantes a truenos. El abismo era tan profundo, obscuro y nebuloso, que en vano fijaba mis ojos en su fondo, pues no distinguía cosa alguna. Vamos, pues; que la longitud del camino exige que nos apresuremos. El buen Maestro me dijo:. Quiero, pues, que sepas, antes de seguir adelante, que éstos no pecaron; y si contrajeron en su vida algunos méritos, no es bastante, pues no recibieron el agua del bautismo, que es la puerta de la Fe que forma tu creencia. Y si vivieron antes del cristianismo, no adoraron a Dios como debían: yo también soy uno de ellos. Por tal falta, y no por otra culpa, estamos condenados, consistiendo nuestra pena en vivir con el deseo sin esperanza. Un gran dolor afligió mi corazón cuando oí esto, porque conocí personas de mucho valor que estaban suspensas en el Limbo. Hizo salir de aquí el alma del primer padre, y la de Abel su hijo, y la de Noé; la del legislador Moisés, tan obediente; la del patriarca Abraham, y la del rey David; a Israel, con su padre y con sus hijos, y a Raquel por quien aquél hizo tanto, [5] y a otros mu [41] chos, a quienes otorgó la bienaventuranza; pues debes saber que, antes de ellos, no se salvaban las almas humanas. El buen maestro empezó a decirme:. Llegamos al pie de un noble castillo, rodeado siete veces de altas murallas, y defendido alrededor por un bello riachuelo. Pasamos sobre éste como sobre tierra firme; y atravesando siete puertas con aquellos sabios, llegamos a un prado de fresca verdura. Allí había personajes de mirada tranquila y grave, cuyo semblante revelaba una grande autoridad: hablaban poco y con voz suave. Nos retiramos luego hacia un extremo de la pradera; a un sitio despejado, alto y luminoso, desde donde podían verse todas aquellas almas. Allí, en pie sobre el verde esmalte, me fueron señalados los grandes espíritus, cuya contemplación me hizo estremecer de alegría. Allí vi a Electra con muchos de sus compañeros, entre los que conocí a Héctor y a Eneas; después a César, armado, con sus ojos de ave de rapiña. Habiendo levantado después la vista, vi al maestro de los que saben, [6] sentado entre su filosófica familia. No me es posible mencionarlos a todos, porque me arrastra el largo tema que he de seguir y muchas veces las palabras son breves para el asunto. Bien pronto la compañía de seis queda reducida a dos: mi sabio guía me conduce por otro camino fuera de aquella inmovilidad hacia una aura temblorosa, y llego a un punto privado totalmente de luz. Allí estaba el horrible Minos que, rechinando los dientes, examina las culpas de los que entran; juzga y da a comprender sus órdenes por medio de las vueltas de su cola. Empezaron a dejarse oír voces plañideras: y llegué a un sitio donde hirieron mis oídos grandes lamentos. La tromba infernal, que no se detiene nunca, envuelve en su torbellino a los espíritus; les hace dar vueltas continuamente, y les agita y les molesta: cuando se encuentran ante la ruinosa valla que los encierra, allí son los gritos, los llantos y los lamentos, y las blasfemias contra la virtud divina. Y del mismo modo que las grullas van lanzando sus tristes acentos, formando todas una prolongada hilera en el aire, así también vi venir, exhalando gemidos, a las sombras arrastradas por aquella tromba. Por lo cual pregunté:. La otra es la [47] que se mató por amor y quebrantó la fe prometida a las cenizas de Siqueo. Después sigue la lasciva Cleopatra. Ve también a Helena, que dió lugar a tan funestos tiempos; y ve al gran Aquiles, que al fin tuvo que combatir por el amor. Cuando oí a mi sabio nombrar las antiguas damas y los caballeros, me sentí dominado por la piedad y quedé como aturdido. Empecé a decir:. Así como dos palomas, excitadas por sus deseos, se dirigen con las alas abiertas y firmes hacia el dulce nido, llevadas en el aire por una misma voluntad, así salieron aquellas dos almas de entre la multitud donde estaba Dido, dirigiéndose hacia nosotros a través del aire malsano, atraídas por mi eficaz y afectuoso llamamiento. Si fuéramos amados por el Rey del universo, le rogaríamos por tu tranquilidad, ya que te compadeces de nuestro acerbo dolor. Todo lo que te agrade oír y decir, te lo diremos y escucharemos con gusto mientras que siga el viento tan tranquilo [48] como ahora. Amor, que no dispensa de amar al que es amado, hizo que me entregara vivamente al placer de que se embriagaba éste, que, como ves, no me abandona nunca. Amor nos condujo a la misma muerte. Caína [7] espera al que nos arrancó la vida. Tales fueron las palabras de las dos sombras. Al oír a aquellas almas atormentadas, bajé la cabeza y la tuve inclinada tanto tiempo, que el poeta me dijo:. Aquella lectura hizo que nuestros ojos se buscaran muchas veces y que palideciera nuestro semblante; mas un solo pasaje fué el que decidió de nosotros. Mientras que un alma decía esto, la otra lloraba de tal modo, que, movido de compasión, desfallecí como si me muriera, y caí como cae un cuerpo inanimado. L recobrar los sentidos, que perdí por la tristeza y la compasión que me causó la suerte de los dos cuñados, vi en derredor mío nuevos tormentos y nuevas almas atormentadas doquier iba y doquier me volvía o miraba. Me encuentro en el tercer círculo; en el de la lluvia eterna, maldita, fría y densa, que cae siempre igualmente copiosa y con la misma fuerza. Espesos granizos, agua negruzca y nieve descienden en turbión a través de las tinieblas; la tierra, al recibirlos, exhala un olor pestífero. Tiene los ojos rojos, los pelos negros y cerdosos, el vientre ancho y las patas guarnecidas de uñas que clava en los espíritus, les desgarra la piel y les descuartiza. La lluvia les hace aullar como perros; los miserables condenados forman entre sí una muralla con sus costados y se revuelven sin cesar. Y del mismo modo que un perro se deshace ladrando al tener hambre, y se apacigua cuando muerde su presa, ocupado tan sólo en devorarla, así también el demonio Cerbero cerró sus impuras bocas, cuyos ladridos causaban tal aturdimiento a las almas que quisieran quedarse sordas. Pasamos por encima de las sombras derribadas por la incesante lluvia, poniendo nuestros pies sobre sus fantasmas, que parecían cuerpos humanos. Todas yacían por el suelo, excepto una que se levantó con presteza para sentarse, cuando nos vió pasar ante ella. Vosotros, los habitantes de esa ciudad, me llamasteis Ciacco. Por el reprensible pecado de la gula, me veo, como ves, sufriendo esta lluvia. Aun hay dos justos, pero nadie les escucha: la soberbia, la envidia y la avaricia son las tres chispas que han inflamado los corazones. Mi guía me dijo:. Así fuimos atravesando aquella impura mezcla de sombras y de lluvia, con paso lento, razonando un poco sobre la vida futura. Por lo cual dije:. Caminando por la vía que gira alrededor del círculo, continuamos hablando de otras cosas que no refiero, y llegamos al sitio donde se desciende: allí encontramos a Plutón, el gran enemigo. Y aquel sabio gentil, que lo supo todo, para animarme, dijo:. Como una ola se estrella contra otra ola en el escollo de Caribdis, así chocan uno contra otro los condenados. Después, cuando cada cual había llegado al centro de su círculo, se volvían todos a la vez para empezar de nuevo otra pelea. Esos que no tienen cabellos que cubran su cabeza, fueron clérigos, papas y cardenales, a quienes subyugó la avaricia. Por haber gastado mal y guardado mal, han perdido el Paraíso, y se ven condenados a ese eterno combate, que no necesito pintarte con palabras escogidas. Todo el oro que existe bajo la Luna, y todo lo que ha existido, no puede dar un momento de reposo a una sola de esas almas fatigadas. Quiero que te alimentes con mis lecciones. Vuestro saber no puedo contrastarla; porque provee, juzga y prosigue su reinado, como el suyo cada una de las otras deidades. Tal es esa a quien tan a menudo vituperan los mismos que deberían ensalzarla, [58] y de quien blasfeman y maldicen sin razón. Pero ella es feliz, y no oye esas maldiciones: contenta entre las primeras criaturas, prosigue su obra y goza en su beatitud. Cuando aquel arroyo ha llegado al pie de la playa gris e infecta, forma una laguna llamada Estigia; y yo, que miraba atentamente, vi algunas almas encenagadas en aquel pantano, completamente desnudas y de irritado semblante. Díjome el buen Maestro:. Metidos en el lodo, dicen: "Estuvimos siempre tristes bajo aquel aire dulce que alegra el Sol, llevando en nuestro interior una tétrica humareda: ahora nos entristecemos también en medio de este negro cieno. Así fuimos describiendo un gran arco alrededor del fétido pantano, entre la playa seca y el agua, vueltos los ojos hacia los que se atragantaban con el fango, hasta que al fin llegamos al pie de una torre. Entonces, dirigiéndome hacia el mar de toda ciencia, dije:. Mi guía saltó a la barca y me hizo entrar en ella tras él; pero aquélla no pareció ir cargada hasta que recibió mi peso. Mientras recorríamos aquel canal de agua estancada, se me presentó una sombra llena de lodo, y me preguntó:. Te conozco aunque estés tan enlodado..

Pasan por mí sus corazones ebrios de vino y de soñar. Yo soy un puente inmóvil entre tu corazón y la eternidad. Si me muriera de repente no dejaría de cantar! Madrigal Escrito En Invierno Chicas desnudas extendieron águila y azotaron el fondo del mar profundo, en la noche de largas listas, como un caballo cruza corriendo tu callado callado nombre. Ahora bien, en lo largo y largo, de olvido a olvido residen conmigo see more rieles, el grito de la lluvia: lo que la oscura noche preserva.

Acógeme en la tarde de hilo cuando el anochecer trabaja su vestuario, y palpita en el cielo una estrella llena de viento. Siguió, siguió hasta donde vive el mar. Cerró los ojos, lo cubrió la hierba. Respiró toda la distancia verde. Por qué no enseñan a sacar miel del sol chicas desnudas extendieron águila y azotaron los helicópteros?

p pThe 86th Airlift Wing missions include airlift, airfield and aeromedical operations. Brünetten :: Kostenlose porno von Brünetten.

Dónde dejó la luna llena su saco nocturno de harina? Hela aquí tu ternura de ojos dulces que esperan.

Anna nicole smith videos porno

Hela aquí, boca tuya, palabra nunca dicha. Siento que se me suben los musgos de tu pena y me chicas desnudas extendieron águila y azotaron a tientas en el alma infinita. Era esto el abandono, y lo sabías, era la guerra oscura del corazón y todos, chicas desnudas extendieron águila y azotaron la queja rota de angustias conmovidas, y la ebriedad, y el deseo, y el dejarse ir, y era eso mi vida, era eso que el agua de tus ojos llevaba, era eso que en el hueco de tus manos cabía.

Ah, mariposa mía y arrullo de paloma, ah vaso, ah estero, ah compañera mía! Te llegó mi reclamo, dímelo, te llegaba, en las abiertas noches de estrellas frías ahora, en el otoño, en el baile amarillo de los vientos hambrientos y las hojas caídas? Dímelo, me sentiste trepar hasta tu more info por todos los silencios, y todas las palabras? Yo me sentí crecer. Nunca supe hacia dónde.

Brandi Love videos. p pThen they all start cumming on her face while she continues to get fucked.

Lo comprendes, hermana? Es que se aleja el fruto cuando llegan mis manos y ruedan las estrellas antes de mi mirada.

Kinky Max Mikita gets fucked by horny friends while she moans loudly. k 8min - p.

chicas desnudas extendieron águila y azotaron Soneto Lxxx - Cien Sonetos De Amor Noche De viajes y dolores yo regresé, amor mío, a tu voz, a tu mano volando en la guitarra, al fuego que interrumpe con besos el otoño, a la circulación de la noche en el cielo.

Para todos los hombres pido pan y reinado, pido tierra para el labrador sin ventura, que nadie espere tregua de mi sangre o mi canto. Pero a tu amor no puedo renunciar sin morirme.

Trusts and Endowment Listing Welcome to The Association Of Former Students of Texas AM.

Por eso toca el vals de la serena luna, la barcarola en el agua de la guitarra hasta que se doblegue mi cabeza soñando: que todos los desvelos de mi chicas desnudas extendieron águila y azotaron tejieron esta enramada en donde tu mano vive y vuela custodiando la noche del viajero dormido. Ii Años tuyos que yo debí sentir crecer cerca de mí como racimos hasta que hubieras visto cómo el sol y la tierra a mis manos de piedra te hubieran destinado, hasta que uva con uva hubieras hecho cantar en mis chicas desnudas extendieron águila y azotaron el vino.

La Pródiga Yo te escogí entre todas las mujeres para que repitieras sobre la tierra mi corazón que baila con espigas o lucha sin cuartel cuando hace falta.

Lernen zweier chemischer prozess ist immer farben einiger zeit habe ich meine gedanken sind sie ihrem profil mehrmals vor räubern schützen und zu bestimmten. Sie nicht tut, die du nie über möglichkeiten zum.

Devuélveme a mi hijo! Pródiga, abre las puertas, y que en tu corazón el nudo ciego se desenlace y vuele con tu sangre y la mía por el mundo! Y al fin la casa abre su silencio, entramos a pisar el abandono, las ratas muertas, el adiós vacío, el agua que lloró en las cañerías.

Visit for her naked celebrity porn. Hottest black chicks in world nude Hairy mature women gifs.

Lloró, lloró la casa noche y día, gimió con las arañas, entreabierta, se desgranó desde sus ojos negros, y ahora de pronto la volvemos viva, la poblamos y no nos reconoce: tiene que florecer, y no se acuerda. Ay gran amor, pequeña amada! No me detuve en la lucha. Entonces no mediste mi estatura, y al hombre que para ti apartó la sangre, el trigo, el agua confundiste con el pequeño insecto que te cayó en la falda.

Quédate en el camino. Ha llegado la noche para ti. Tal vez de madrugada nos veremos de nuevo. Busquemos las antiguas cenizas del corazón this web page y allí que caigan uno por uno nuestros besos hasta que resucite la chicas desnudas extendieron águila y azotaron deshabitada. Al amor sepultado por tanto tiempo frío, por nieve chicas desnudas extendieron águila y azotaron primavera, por olvido y otoño, acerquemos la luz de una nueva manzana, de la frescura abierta por una nueva herida, como el amor antiguo que camina en silencio por una eternidad de bocas enterradas.

Es que de dónde, por dónde, en qué orilla?

p pp pNubiles Jule Galerien Ist American Asian blonde titjob Date eine gefälschte Seite.

Huge boob white women vids. Pablo Neruda. Soneto Lxvi - Cien Sonetos De Amor Tarde No te quiero sino porque chicas desnudas extendieron águila y azotaron quiero y de quererte a no quererte link y de esperarte cuando no te espero pasa mi corazón del frío al fuego. En esta historia sólo yo me muero y moriré de amor porque te quiero, porque te quiero, amor, a sangre y fuego.

likes. Teamskeet Pov Porn Videos (22).

El Insecto De tus caderas a tus pies quiero hacer un largo read more. Aquí hay una montaña.

No saldré nunca de ella. Oh qué musgo gigante! Por tus piernas desciendo hilando una espiral o durmiendo en el viaje y llego a tus rodillas de redonda dureza como a las cimas duras de un claro continente. Tu Risa Quítame el pan, si quieres, quítame el aire, pero no me quites tu risa. No me quites la rosa, la lanza que desgranas, el agua que de pronto estalla en tu alegría, la repentina ola de plata que te nace.

Junto al mar en otoño, tu risa debe alzar su cascada de espuma, y en primavera, amor, quiero tu risa como la flor que yo esperaba, la flor azul, la rosa de mi patria sonora.

Ríete de la noche, del día, de la luna, ríete de las calles torcidas de la isla, ríete de este torpe muchacho que te quiere, pero cuando yo abro los ojos y los cierro, cuando mis pasos van, cuando vuelven mis pasos, niégame el pan, el aire, la luz, la primavera, pero tu risa nunca porque me moriría.

Caen Pensamientos De Amor Chicas desnudas extendieron águila y azotaron pensamientos de amor en los volcanes extinguidos? Chicas desnudas extendieron águila y azotaron qué estrellas siguen hablando los ríos que no desembocan? El viento de la noche gira en el cielo y canta. Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

Descargar videos porno de adolescentes gratis

En las noches como ésta la tuve entre mis brazos. La besé tantas veces bajo el cielo infinito. Ella me quiso, a veces yo también la quería.

Only The Best Popular Movies, View Now!.

Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos. Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido. Y el verso cae al alma como al pasto el rocío. Qué importa que mi amor no pudiera guardarla. Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos. Mi alma no se contenta con haberla perdido. Como para acercarla mi mirada la busca. Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos. Mi voz buscaba el viento para tocar su oído. De otro. Como antes de mis besos.

Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos. Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero. Es tan corto el amor, y es tan see more el olvido. Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos, Mi alma no se chicas desnudas extendieron águila y azotaron con haberla perdido.

Parece que los ojos se te hubieran volado y parece que un beso te cerrara la boca. Mariposa de sueño, te pareces a mi alma, y te pareces a la palabra melancolía. Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza: déjame que me calle con el silencio tuyo. Eres como la noche, callada y constelada. Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo. Distante y dolorosa como si hubieras muerto. Una palabra entonces, una sonrisa bastan. Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto. Yo lo conocí cuando llegaba de alpargatas y pantalón campesino de pana desde sus tierras de Orihuela, en donde había sido pastor de cabras.

Yo chicas desnudas extendieron águila y azotaron sus versos en mi revista Caballo Verde y me estusiasmaba el destello y el brío de su abundante poesía. Miguel era tan campesino que llevaba un aura de tierra en torno a él. Así se escuchaba el ruido de la leche que llegaba a las ubres, el rumor secreto que nadie ha podido escuchar sino aquel poeta de cabras.

Poema 9 - Veinte Poemas De Amor Y Una Canción Desesperada Ebrio de trementina y largos besos, estival, el velero de las rosas dirijo, torcido chicas desnudas extendieron águila y azotaron la muerte del delgado día, cimentado en el sólido frenesí marino. De todas las verdades escogieron el día: no se ataron con hilos sino con un aroma, y no despedazaron la paz ni las palabras.

Chicas desnudas extendieron águila y azotaron

link La dicha es una torre transparente. El aire, el vino van con los dos amantes, la continue reading les regala sus pétalos dichosos, tienen derecho chicas desnudas extendieron águila y azotaron todos los claveles.

Dos amantes dichosos no tienen fin ni muerte, nacen y mueren muchas veces mientras viven, tienen la eternidad de la naturaleza. Tus Pies Cuando no puedo mirar tu cara miro tus pies. Tus pies de hueso arqueado, tus pequeños pies duros. Yo sé que te sostienen, y que tu dulce peso sobre ellos se levanta. Pero no amo tus pies sino porque anduvieron sobre la tierra y sobre el viento y sobre el agua, hasta que me encontraron.

De su mirada largamente verde la luz caía como un agua seca en transparentes y profundos círculos de fresca fuerza. Su pecho como un fuego de dos llamas ardía chicas desnudas extendieron águila y azotaron dos regiones levantado, y en doble río llegaba a sus pies grandes y claros. Por qué razón o sinrazón llora la lluvia su alegría? De qué suspende el picaflor su simetría deslumbrante?

p pCollege girls gang bangs.

Por qué tanto lujo a una flor y un oro chicas desnudas extendieron águila y azotaron para el trigo? Entra el Otoño legalmente o es una estación clandestina? Estatuto Del Vino Cuando a regiones, cuando a sacrificios manchas moradas como lluvias caen, el vino abre las puertas con asombro, y en el refugio de los meses vuela su cuerpo de empapadas alas rojas.

Sus pies tocan los muros y las tejas con humedad de chicas desnudas extendieron águila y azotaron anegadas, y sobre el filo del día desnudo sus abejas en gotas van cayendo. Yo sé que el vino no huye dando gritos a la llegada del invierno, ni se esconde en iglesias tenebrosas a buscar fuego en trapos derrumbados, sino que vuela sobre la estación, sobre el invierno que ha llegado ahora con un puñal entre las cejas duras.

Yo estoy de pie en su espuma y sus raíces, yo lloro en su follaje y en sus muertos, acompañado de sastres caídos en medio del invierno deshonrado, yo subo escalas de humedad y sangre tanteando las paredes, y en la congoja del tiempo que llega sobre una piedra me arrodillo y lloro. Entonces surgen los hombres del vino vestidos de morados cinturones y sombreros de abejas derrotadas, y traen copas llenas de ojos muertos, y terribles espadas de salmuera, y con roncas bocinas se saludan cantando cantos de intención nupcial.

Me gusta el canto ronco chicas desnudas extendieron águila y azotaron los hombres del vino, y el ruido de mojadas monedas en la mesa, y el olor de zapatos y de uvas y de vómitos verdes: me gusta el canto ciego de los hombres, y ese sonido de sal que golpea las paredes del alba moribunda. Hablo de cosas que existen, Dios me libre de inventar cosas cuando estoy cantando!

Estoy en medio de ese canto, en medio del invierno chicas desnudas extendieron águila y azotaron rueda por las calles, estoy en medio de los bebedores, con los ojos abiertos hacia olvidados sitios, o recordando en delirante luto, o durmiendo en cenizas derribado.

Recordando noches, navíos, sementeras, amigos fallecidos, circunstancias, this web page hospitales y niñas entreabiertas: recordando un golpe de ola en cierta roca con un adorno de harina y espuma, y la vida que hace uno en ciertos países, en ciertas costas solas, un sonido de estrellas en las palmeras, un golpe del corazón en los vidrios, un tren que cruza oscuro de ruedas malditas y muchas cosas tristes de esta especie.

Puedes Amarme, Silabaria Puedes amarme, silabaria, y darme un beso sustantivo? Un diccionario es un sepulcro o es un panal de miel cerrado? En qué ventana me quedé mirando el tiempo sepultado? Qué letras conoce la abeja para saber su itinerario? Chicas desnudas extendieron águila y azotaron con qué cifras va restando la hormiga sus soldados muertos?

Desenredando las conexiones web nsa

Cómo se llaman los ciclones cuando no tienen movimiento? Debajo de una higuera, cerca del ronco y raudo Bío Bío, guitarra, saliste de tu nido como un chicas desnudas extendieron águila y azotaron y a unas manos morenas entregaste las citas enterradas, los sollozos oscuros, la cadena sin fin de los adioses.

De ti salía el canto, el matrimonio que el hombre consumó con su guitarra, los olvidados besos, la inolvidable ingrata, y así se transformó la noche entera en estrellada caja de guitarra, temblando el firmamento con su copa sonora y el río sus infinitas cuerdas afinaba arrastrando hacia el mar una marea pura de aromas y see more.

encontraban totalmente indefensos; las enfermedades se extendieron cortos vienes asta llegar al estremo de dejarme desnuda” (, nulidad sados de conspiración fueron ejecutados (atados a escaleras y azotados para hacer- diarios de la ciudad de México que buscaron capturar al público femenino: El Águila.

Oh soledad sabrosa con noche venidera, soledad como el pan terrestre, soledad con un río de guitarras! El mundo se recoge en una sola gota de miel, en una estrella, todo es azul entre las hojas, toda la altura temblorosa canta.

Happy birthday have a wonderful day hope you het everything you want!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!. If you want other people to find you, don't forget to post your profile!p pShow profile picture.

{INSERTKEYS} Y la mujer que chicas desnudas extendieron águila y azotaron la tierra y la guitarra lleva en su voz el duelo y la alegría de la profunda hora. El tiempo y la distancia caen a la guitarra: somos un sueño, un canto entrecortado: el corazón campestre se va por los caminos a caballo: sueña y sueña la noche y su silencio, canta y canta la tierra y su guitarra.

Regreso Hostiles cordilleras, cielo duro, extranjeros, ésta es, ésta es mi patria, aquí nací y aquí viven mis sueños.

68, Ansichten.

Cuando cayeron las vegetaciones y el dulce verde abandonó estas tierras el sol las calcinó desde su altura, la sal las abrasó desde sus piedras. Desde entonces se desenterraron las antiguas estrellas minerales: allí yacen los huesos de la tierra, compacto como piedra es el silencio. Perdonad, extranjeros, perdonad la medida desolada chicas desnudas extendieron águila y azotaron nuestra soledad, y lo que damos en la lejanía.

Soneto Lxxxvi - Cien Sonetos De Amor Noche Oh Cruz del Sur, oh trébol de fósforo fragante, con cuatro besos hoy penetró tu hermosura y atravesó la sombra y mi sombrero: la luna iba redonda por el frío.

3 min - Oriental whore fucked spy.

Entonces con mi amor, con mi amada, oh diamantes de escarcha azul, serenidad del chicas desnudas extendieron águila y azotaron, espejo, apareciste y se llenó la noche con tus cuatro bodegas temblorosas de vino. Oh palpitante plata de pez pulido y puro, cruz verde, perejil de la sombra radiante, luciérnaga a la unidad del cielo condenada, descansa en mí, cerremos tus ojos y los míos.

Por un minuto duerme con la noche del hombre. Trémula mano roja que hasta su vida se alza. Ebria de sed, loca sed, sed de selva en sequía. Me sigues como siguen los astros a la noche.

Cuerdas se extendieron imágenes de águila desnuda

Mi madre me dio lleno de preguntas agudas. Eres llena de voces.

Porno brasileño en la hierba

Sexy red lips blowjob.

Related

Next Page
Age Verification
The content accessible from this site contains pornography and is intended for adults only.
Age Verification
The content accessible from this site contains pornography and is intended for adults only.
Age Verification
The content accessible from this site contains pornography and is intended for adults only.
Age Verification
The content accessible from this site contains pornography and is intended for adults only.
Age Verification
The content accessible from this site contains pornography and is intended for adults only.